Conecta con nosotros

Arte y ciencia

Felipe Blanco o el elogio a modestia

René Villaboy

Publicado

en

La inmensa modestia que caracterizó a Felipe Blanco me imposibilita empezar estas palabras reseñando su vida anterior a cuando lo conocí. Sólo supe por otros que fue cura, un sacerdote rebelde a la usanza de Hidalgo y Morelos. Como ellos, Felipe cambió los hábitos por las armas contra la injusticia, la miseria y la explotación. Así también pude oír que dedicó la mayor parte de su vida-incansablemente-a luchar por la causa de los pobres y el triunfo de las ideas justas en Centroamérica. Tuve referencias que fue un colaborador y guerrillero de los movimientos insurgentes de Guatemala y México, y que escribió varios textos sobre alimentación sana. Nunca, durante más de un mes en que tuve el privilegio de compartir con él, se jactó de su pasado y menos aun me impuso sus años y su increíble historia de vida frente a mi recién comenzada existencia académica. Siempre en mi oídos retumbaba su diáfana voz al llamarme Maestro.

Lo conocí en enero de 2012, cuando llegué por primera vez a Guatemala para impartir clases de Historiografía General y Latinoamericana en la Licenciatura en Historia que la Universidad de La Habana tiene allí, en colaboración con la Fundación Guillermo Torriello.  Era la primera vez que salía al extranjero, y de paso mi primer contacto con el mundo indígena y con las secuelas de los procesos revolucionarios frustrados en los años 90 del pasado siglo XX. Sólo hoy logro percibir que las incertidumbre que me causaba todo aquello, fueron percibidas en silencio por el personaje que centra estas notas.

Era un grupo diverso a los que unía la lucha revolucionaria, de izquierda, y sobre todo el compromiso social de interpretar y leer la historia desde los de abajo. En aquel colectivo, que asumió el nombre del verbo de la revolución guatemalteca, Manuel Galich, estaban presentes con la misma disciplina y avidez de conocimientos que el resto de los demás, dos personas adultas mayores.  Dos seres que tomaban la idea de graduarse como historiadores con la misma entrega y pasión con que habían asumido antes muchas otras pasiones de su vida. Incluidas las de colgar los hábitos de sacerdote y monja, respectivamente, y entregarse para siempre a la causa de los pobres desde la práctica revolucionaria. Eran Felipe Blanco y su inseparable compañera Isabel.

Felipe, como otros de aquel conjunto de estudiantes, se dedicó de manera muy a especial a disipar las tantas angustias que me embargaban al estar por primera vez-con 29 años-al frente de una materia cuyos discípulos en su mayoría eran mayores que yo. De su mano bebí café a lo chapín, demasiado ligero para nuestra intensa forma de consumirlo. Pero su amabilidad y la sonrisa con que acompañó siempre cada taza, me hacían disipar la añoranza por lo que creía como café verdadero.

Igualmente recuerdo que en su carro, que le quedaba inmenso, me llevó a varios pueblos en las afueras de la ciudad, al estadio de pelota, al mapa de Guatemala a relieve, todo con el simple propósito de que conociera otras realidades más allá de la vida urbana, o para que yo no estuviera solo mientras no daba clases. Jamás olvidaré los almuerzos que compartimos, algunos hechos por él bajo las reglas de la diabetes, y otros que le llevé a la casa que ocupaba. Siempre con una vitalidad que se sobreponía a sus años, se movía y me acompañaba con un celo y una bondad increíble a cada lugar que se le ocurrió o que yo le pedía.

Fui privilegiado testigo de su devoción por su Isabel, cuando incluso por esos días sufrió un accidente en la pierna que le impedía asistir a las clases. Escuchaba y copiaba las lecciones por los dos, y luego la instruía como si fuera el propio maestro. Conocí al Felipe cumplidor de cada seminario o evaluación que un bisoño profesor cubano le imponía, y pude comprobar cuanta claridad y conocimiento atesoraba con una modestia impecable. Fue Felipe Blanco, quien por primera vez me llevó a un Walt Mart, en Guatemala, y recuerdo como si fuera hoy que al estacionar su auto en los bajos de la imponente reciento, me advirtió: profesor va entrar a la boca del capitalismo.

Lamentablemente cuando volví años después a la tierra del Quetzal, para examinar los ejercicios finales del Colectivo Galich, Felipe ya no estaba. Supe que se había ido a México, con su amada Isabel. Extrañé entonces el poder verlo defender su título de historiador, y mucho más sentí su ausencia en el Aula Magna de la Universidad de La Habana cuando finalmente aquel grupo recibió sus títulos de graduados. Nunca más supe de Felipe, aunque sinceramente tampoco logré olvidarme de él.

A través de las redes sociales recibí la triste noticia de que ya se nos ha ido para siempre. Falleció el 24 de septiembre en una humilde comunidad de Chiapas, junto a su compañera de luchas y de la vida, y junto al pueblo que amo. Pero soy de los que piensa que su ministerio y su personalidad no terminan al cerrar los ojos, Felipe nos dio lecciones de vida que lo hacen inmortal.         

Continuar Leyendo

Arte y ciencia

Juan Cordero en Yucatán

Indalecio Cardeña Vázquez

Publicado

en

La presencia del destacado pintor mexicano Juan Cordero en Yucatán (nacido en Teziutlán, entonces Veracruz, ahora Puebla, 1824), coincide con uno de los períodos más florecientes y dinámicos de la vida cultural del estado. Llegó a esta tierra precedido de una gran fama, pues su nombre era reconocido en todo el país y fuera de él.

En la ciudad de México y en los estados de Veracruz y posiblemente en Puebla, trató a numerosos yucatecos a los cuales habría retratado (entre ellos a don Santiago Méndez, a los generales Felipe Navarrete y Manuel Cepeda Peraza, y a integrantes de la familia Peón, entre otras personas), y de esta convivencia nació el interés del artista por conocer nuestra tierra y a su gente.

A fines de 1868, el general Cepeda Peraza se encontraba en la capital del país, y sabiendo del próximo viaje de Cordero a Yucatán le dio una carta recomendándolo con el Lic. Gabriel Aznar, funcionario del Instituto Literario, misma que le entregó a su destinatario a su llegada a esta ciudad.

Enterados los redactores del periódico “Biblioteca de Señoritas”, de la llegada de Cordero, a través del artista yucateco Santiago Bolio, publicaron en su edición del 5 de diciembre de 1868 lo siguiente: “… ¡Bienvenido sea entre nosotros el genio que tantos aplausos merecidos ha cosechado ya en su gloriosa carrera de artista!”.

Algunas semanas después, don Francisco Sosa, uno de los redactores de este periódico expresó: “… se ha callado demasiado, ha habido demasiada indolencia de parte de nuestra sociedad para dar la bienvenida a uno de esos hombres que han colocado en alto el nombre de nuestra patria en el punto que para ella deseamos … en cuanto al mérito de sus obras, hable la fama que publica su nombre por el mundo … hable por último nuestra sociedad que acaba de enriquecerse con los hermosos cuadros que instantáneamente por decirlo así, brotan de su prodigiosa mano…”

Y Sosa añadió: “Cordero al visitar Yucatán, lo ha hecho por las relaciones que había contraído en Méjico con muchos hijos del país; por simpatía a ellos y a nuestro suelo. Cordero no ha venido a hacer fortuna, el ínfimo precio a que hace tan hermosas obras lo indica suficientemente. Sabe la verdadera situación de nuestra sociedad, comprende que por aquí se ama todo lo bello y lo grande, pero escasean los recursos…”

El autor, para terminar su artículo reprodujo un poema que José Peón Contreras dedicó al pintor mexicano, del cual se presenta aquí una de sus estrofas:

Empero ¿he de callar si tus creaciones

con los ojos del alma he contemplado?

si a ignotas y bellísimas regiones

en alas de tu gloria me has llevado?

y cómo no pedirle vibraciones

al insonoro laúd, cuando extasiado

creí sentir en su recinto estrecho

cien corazones conmover mi pecho?

A Cordero le debió resultar muy grata esta primera estancia en Yucatán, pues repitió sus visitas durante muchos inviernos. En 1871 el periódico oficial publicó que “una vez más” había llegado a Mérida. En 1873 no sólo estuvo en el estado, sino que en compañía del destacado fotógrafo Manuel Espinosa Rendón se trasladó a Campeche, donde también dejó abundante producción. Posiblemente su última visita haya sido en 1876. Cordero falleció en la ciudad de México en 1884.

Probablemente Juan Cordero visitó Yucatán unas diez ocasiones y sus estancias se habrían prolongado uno o dos meses. Por la rapidez con la que realizaba sus trabajos, la mayoría sencillos retratos, no es de extrañar que hubiera dejado cerca de doscientas o trescientas obras en Yucatán, de las cuales aún se conservan numerosas piezas en la ciudad de Mérida. En especial la Pinacoteca del Estado “Juan Gamboa Guzmán”, dependiente del Centro INAH Yucatán, tiene varios cuadros, esto es, retratos efectuados por este prestigiado pintor mexicano decimonónico.

Autorretrato de Cordero (1847).

Continuar Leyendo

Arte y ciencia

Enjuague bucal desarrollado por científicos, una novedosa técnica para detectar Covid-19

Avatar

Publicado

en

Foto: Martin López/ Pexels.

De acuerdo con los científicos a cargo del proyecto, mediante gárgaras se recoge una mayor muestra de fluidos del paciente que con el raspado nasal, por lo que aumenta la efectividad de diagnóstico.

Científicos turcos han desarrollado una técnica para obtener saliva con un enjuague bucal para las pruebas de Covid-19. Tiene la ventaja de evitar las molestias que genera la extracción de muestras de la nariz o la garganta con hisopo y, además, es más precisa.

“Esta técnica nos permite usar las gárgaras en lugar de tomar muestras por la nariz para diagnosticar la Covid-19. Así la sensibilidad del test aumenta unas veinte veces”, afirmó a la Agencia Efe el doctor Tanil Kocagöz, director del programa en la Universidad de Acibadem en Estambul.

¿En qué consiste? En diluir una pastilla de un concentrado molecular en un tubo de agua, con el que el paciente realizará un enjuague bucal para recoger la muestra del test.

“Los microorganismos se van a concentrar alrededor de las partículas de polímero (concentrado molecular). Sacamos la muestra con una jeringa y la introducimos en un test de Covid-19″, explica Kocagöz.

De acuerdo con los científicos, con esta técnica a base de gárgaras se recoge una mayor muestra de fluidos del paciente que mediante el raspado nasal de otros test de coronavirus, por lo que aumenta la efectividad de diagnóstico en los test de antígenos, también conocidos como test rápidos.

Otro beneficio de esta técnica es que les permite una menor exposición al contagio a los trabajadores de la salud que realizan test de Covid-19, debido al menor contacto con el paciente durante la prueba.

“El método puede facilitar el trabajo de diagnóstico en aeropuertos, servicios de urgencia o domicilios“, señaló la universidad en un comunicado.

Sin embargo, los científicos no han revelado cuándo se empezará a implementar el nuevo método en Turquía, donde el número de casos de Covid-19 ha aumentado desde finales del verano.

Austria, Alemania o Israel, son otros países que también han desarrollado pruebas mediante gárgaras y enjuague bucal.

Continuar Leyendo

Arte y ciencia

Apostarán por las ciclovías en Mérida

Avatar

Publicado

en

Se construirán 71.7 kilómetros de vías en diferentes puntos de la ciudad.

Mérida, Yucatán, 19 de octubre de 2020.- Para tener una movilidad urbana segura y sustentable en Mérida y su zona metropolitana, reducir los riesgos de contagio de COVID-19 y reactivar la economía, el Gobierno del Estado y el Ayuntamiento de Mérida implementarán el Plan de Infraestructura de Ciclovías, con el cual se construirán 71.7 km de ciclovías generando 280 empleos directos y 700 indirectos.

Estas nuevas vías permitirán que los yucatecos puedan trasladarse en distancias cortas en menor tiempo sin contaminar el medio ambiente y fomentando un estilo de vida saludable, indicaron las autoridades locales.

El paquete de proyectos de infraestructura está basado en estándares internacionales y, con una inversión de 111 millones de pesos, busca contribuir a la reactivación económica de Yucatán mediante la generación de fuentes de trabajo y una alternativa de movilidad más segura y saludable para los que transitan en bicicleta, con los más de 130 kilómetros de ciclovías articuladas que se tendrán. 

Entre los beneficios del Plan enumerados por las autoridades municipales y estatales, figuran reducir el riesgo de contagio de COVID-19, crear una alternativa de transporte amigable con el medio ambiente, permitir el ahorro en la economía familiar y generar un estilo de vida saludable al practicar ejercicio, así como crear fuentes de empleo y mayores oportunidades para el autoempleo.

Además, integra dos elementos estratégicos a nivel metropolitano: articular la infraestructura ciclista y lograr la integración de corredores estructurantes de movilidad. Con ello, se busca solucionar de forma integral y pertinente la necesidad de estructurar una red ciclista que permita usar distintos medios de movilidad y mejore la accesibilidad universal, poniendo como prioridad al peatón como usuario más vulnerable de la calle, y por último al automóvil particular.

El gobernador Mauricio Vila Dosal señaló que el Plan está pensado a largo plazo, pues no sólo será una intervención que resuelva una necesidad inmediata, sino que transformaría significativamente la movilidad de Mérida y de su zona metropolitana. El proyecto responde a diversos sectores de la sociedad civil que querían que sus gobiernos inviertan en formas seguras de desplazarse por la ciudad, agregó. 

El funcionario recordó que en el 2018, la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (SEDATU), ubicó a Yucatán como uno de los estados con menor gasto público federal enfocado en infraestructura ciclista, ocupando la posición 19 a nivel nacional; y con la inversión anunciada, se pretende cambiar este panorama y que el estado ocupe los primeros lugares de México.

El proyecto reordenaría el espacio público, actualmente dominado por el transporte motorizado, brindándole mayor seguridad a quienes se desplazan a pie o por medio de la bicicleta, al tiempo que con la infraestructura ciclista generada por este, representará una oportunidad de ahorro para muchas familias, pues al privilegiar el uso de la bicicleta se ahorran los gastos que genera un automóvil entre seguro, combustible, mantenimiento y también ahorros en el transporte público, recalcó. 

Por otra parte, Vila Dosal puntualizó que este tipo proyectos genera algunas molestias temporales durante el periodo de su construcción, que en este caso será de noviembre de este año a finales de marzo del próximo, por lo que pidió a la población su apoyo para adoptar este Plan y recordar que es en beneficio de todos. 

¿QUÉ ZONAS SERÁN INTERVENIDAS?

Como parte de este esquema se intervendrán las Zonas Paseo de Montejo-Entronque Dzibilchaltún con 15 nuevos kilómetros que conectan con los 17 ya existentes, sumando así más de 30 kilómetros de ciclovía continua. 

Abarcará en calles desde el Remate de Paseo de Montejo hasta dicho entronque, pasando por Prolongación de Montejo y la Carretera de Progreso, además que conecta varias ciclovías existentes como la de Dzibilchaltún, Komchén y Temozón. 

En la zona Norponiente de Mérida se edificarán 21.15 nuevos kilómetros, que más los 10 existentes actualmente, sumarán poco más de 30 kilómetros de ciclovía. Se intervendrán diversos puntos para conectar Francisco de Montejo, se pasará por la Glorieta de la Mestiza desde Periférico, las gasolineras gemelas, la avenida Canek, la calle 128 y la avenida Colón. 

Mientras que, en las Zonas Norte de Mérida – Ucú, se construirán 15.5 kilómetros de ciclovía que vienen a sumarse a los 7.75 en existencia para tener poco más de 23 kilómetros en este punto. Ahí, se podrá conectar con ciclovías existentes en Caucel, Francisco de Montejo y la zona de fraccionamiento de Las Américas, de manera que se haga un circuito para acercarse a otros puntos. 

Por último, en la Zona Sur de la ciudad se edificarán 20 nuevos kilómetros que se conectan a los 30 existentes, logrando un circuito de 50 kilómetros de vía segura para los ciclistas. Los puntos a considerarse en esta zona serán la calle 50 hasta X’matkuil, así como la vía 86 que bordea el aeropuerto. Aunado a ello, se conectará con ciclovías existentes como la de las comisarías de esta región. 

Los tramos propuestos responden a una necesidad de conectividad en toda su extensión, incrementando el acceso a oportunidades de empleo y también a la “micromovilidad”, la cual abarca los trayectos cotidianos a nivel barrial para satisfacer las necesidades básicas en distancias cortas, que actualmente presenta un elevado uso del transporte privado para recorridos de menos de 5 minutos, con esto se pretende disminuir las emisiones de Gases de Efecto Invernadero (GEI) y la congestión vehicular por recorridos cortos.

Al respecto, el director del Instituto de Movilidad y Desarrollo Urbano Territorial (IMDUT), Aref Karam Espósitos, explicó que como parte de este proyecto, en algunos tramos se construirá el confinamiento para separar del carril de automóviles, mientras que en otros estará integrado a éste, pero con la debida señalización para que se respeten los espacios, todo ello dependerá de las calles a intervenir. 

Continuar Leyendo

RECOMENDAMOS