Conecta con nosotros

Arte y ciencia

Identidad y olores sociales

César Benítez

Publicado

en

En recientes fechas, en nuestra ciudad, se estrenó la película del director surcoreano Bong Joon-ho “Parásitos”. En dicho filme se nos presenta la triste realidad de la marginación y la segregación social desde la perspectiva del humor negro y ácido así como del drama.

Entre sus últimas declaraciones, el director hizo una mención sobre cómo se suscitan la lucha entre las clases sociales, y cómo incluso el olor de las personas determina una condición social o clase. Sin duda, Bong Joon-ho nos ha ofrecido un punto de vista realmente interesante para abordar los estudios sobre la desigualdad e identidad social, ya que en varias escenas, es el “olor” lo que viene a determinar o a marcar la idea de estatus social.

De acuerdo a la teoría antropológica, enfocada en el estudio de los sentidos y la sensibilidad, se considera que el medio esta configurado no sólo con las características naturales del ambiente, sino también con las modificaciones que el hombre ha producido en ese medio, así como la cultura misma. Entendemos por lo anterior, que los sentidos nos permiten conectarnos al mundo y cada uno da un matiz o aspecto del conglomerado de la realidad, es decir, que cada sentido interpreta la realidad a su “modo”.

El hombre, de acuerdo a sus necesidades, posibilidades e intereses, adapta y toma el mundo (entorno) a “su manera” y es debido a lo anterior que cada contexto social, temporal, cultural, etc., es totalmente diferente a los demás, incluso entre los individuos que pertenecen a un mismo grupo social. Ante este panorama, se puede mencionar que los sentidos permiten al ser humano desarrollar ciertas habilidades o características sociales, que le harán tener una identidad o al menos un aspecto que facilite su identificación con relación a los “otros”.

El olfato es el sentido que nos vincula al entorno, integrando a nuestro cuerpo aquello que no podemos ver ni palpar, sino únicamente percibir olores de elementos y artículos, de la vegetación, animales, de la comida, del entorno urbano, de todo aquello presente en nuestras actividades diarias y cotidianas. Es por eso que en cierta manera podemos referir que existen “olores” que nos identifican: el del hogar, el de la calle, el de los padres, el de la iglesia, el de los hijos, el de la humedad, etc.

Sin duda alguna la condición social igualmente influye en la generación de “olores personales” o colectivos, ya que la capacidad adquisitiva determina directamente lo que compramos y consumimos sobre nosotros mismo así como nuestros usos y costumbres: la calidad de los jabones corporales, del detergente y suavizantes. El olor que se impregna por nuestras actividades diarias como el aroma del café, el olor a tabaco o el de las emisiones de los carros y autobuses.

Aromas característicos de estilos de vida, son por ejemplo lo que portan las personas que vienen y son de comunidades y acostumbran cocinar con leña, dejando esa marca aromática manifiesta sobre su ropa, su cabello y su cuerpo y que los hace fácilmente identificables cuando los olemos. Les sentimos ese “olor a pueblo” de esa leña consumida por el fuego que se trasforma en humo adherido a las personas y recordándonos la vida del campo y de la comunidad. Y qué decir del trabajador urbano, que día a día cruza por las calles, atravesándose entre autobuses y automóviles, llevándose consigo el olor de esas emisiones de gases de los vehículos.

Por otro lado la gente con poder adquisitivo, que puede invertir en perfumes y fragancias “de lujo” para tener un aroma refinado, exquisito, aroma que se conserva porque ellos viajan diariamente dentro de su automóvil, con el aire acondicionado, minimizando la presencia del sudor, lo cual permite conservar la esencia original del perfume y cuando se presentan ante los demás impactan por el la fragancia que emanan. Cabe destacar también a las personas dedicadas a la actividad física, que consagran varias horas al día a los gimnasios, o aquellos trabajadores cuya labor se desarrolla al aire libre, bajo el sol, a temperaturas que les hace sudar.

Más ejemplos podríamos citar, como la del trabajador de los talleres mecánicos que se impregna con olor a aceites, solventes y combustible, o la persona que labora en restaurantes y/o cocina y su aroma está saturado de aceites, especies así como del gas emanado de la combustión en la estufa.

La antropología de los sentidos puede permitir día a día, identificar no solamente diferentes fragancias, aromas, olores y hedores de la cotidianidad, sino también reconocer a una persona a la distancia por el tipo de su perfume, a recordar a alguna familiar por algún detalle con cierto aroma que llevaba sobre el mismo o en su habitación. Nos abre la posibilidad de imaginar cómo estuvo el día de una persona: si estuvo fumando, si tomo café o té, incluso si estuvo con alguien más y se combinaron sus aromas.

Si bien nuestros sentidos se han ido atrofiando con relación al de nuestros antepasados, no podemos negar que el desarrollo de nuestra mente humana nos permitió que las habilidades sirvan  para identificar individuos, momentos, lugares, y tome otro sentido, uno más sistemático, el cual nos permite leer e identificar a la persona, su grupo o condición social, y ¿por qué no? su edad, estado de ánimo, sus hábitos de higiene y muchas cosas interesantes más.

También te puede interesar: Ser gay y “geek”, una lucha de inclusión desde otras fronteras

Continuar Leyendo
Clic para comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arte y ciencia

Bailar, sanar, y envejecer con dignidad, la discoteca diurna de Seúl

César Benítez

Publicado

en

Hablar de envejecer es pensar en llegar a una etapa en la que las personas tienen un perfil reflexivo, introspectivo y dedicado más a ser espectador y participar de manera pasiva en las diversas situaciones del ámbito social. En  el mejor de los escenarios, significa vivir con los hijos y nietos, quedado al cuidado de los mismos, recibiendo atención, cariño, paciencia y dedicación.

Sin embargo, muchas veces la gente mayor se enfrente a otra realidad: soledad, abandono, indiferencia, enfermedades y otras tantas cosas, que van convirtiendo la experiencia de envejecer en una especie de castigo, que induce a estas personas a caer en la depresión o a experimentar muertes completamente  indignas.

Seúl, la grandiosa ciudad de Corea del Sur, actualmente enfrentando está una situación que llama la atención, ya que su población ha envejecido considerablemente, puesto que se estima que cerca del 14.2% de la población total, tiene una edad de 65 años o más. Ante tal panorama, era de esperarse que muchas de estas personas atravesaran por situaciones negativas como abandono, la soledad, violencia física y explotación económica, llevándolos a terminar sus últimos años en condiciones precarias o paupérrimas.

Para hacer frente a dicha situación, el Gobierno de Seúl, a través del Ministerio de Salud y Bienestar Social, pusieron en marcha un programa dirigido a incentivar y activar a la población de personas mayores de 65 años a través de una DISCOTECA DIURNA, un centro recreativo en el cual los participantes pueden convivir con gente de su edad, bailar y realizar algunas otras actividades físicas, con la finalidad de que puedan mantenerse animados, activos y sentirse nuevamente integrados socialmente.

Si bien la dinámica de la discoteca es establecer una coreografía para que las personas la interpreten y lleven a cabo, también se les menciona que ellos son libres de bailar o moverse como puedan o deseen. Las ventajas de dicha actividad son significativas, pues los propios participantes han declarado que tomar esta “terapia” de baile los ayuda, no sólo a mantenerse activos, sino tqmbien a socializar, a conocer nuevas personas, a ampliar su círculo social y compartir intereses, ya que recordemos que muchos de ellos viven en el abandono o ya no cuentan con familia y/o una pareja que les brinde apoyo y los escuche. Algunos participantes han declarado que gracias a esta actividad han podido volver a establecer lazos afectivos con otras personas, pues enviudaron tiempo atrás y habían pasado el tiempo sin el amor de una pareja.

Es significativo descubrir como una actividad que puede parecer tan simple y sencilla como es bailar, puede llegar a tener impacto positivo e importante en ciertas personas, dado que la gente mayor de Seúl han podido encontrar un espacio donde se sienten cómodos, integrados, atendidos, escuchados y visibilizados nuevamente por la sociedad y en el cual sienten recuperar la dignidad y el respeto que merecen ante una realidad contemporánea que llega a desestimar y a descalificar la importancia a las personas mayores, por considerar que “ya no son productivos”, relegándolos a los estratos inferiores de la arquitectura laboral.

Ojala que modelos como de acompañamiento social como estos puedan ser adoptados en México y en otras partes del mundo, pues hasta el momento, Seúl es el único lugar en el cual se desarrolla dicha actividad que reivindica y dignifica a las personas mayores a través del arte.

También te puede interesar: Esfuerzos para priorizar el desarrollo integral del adulto mayor

Continuar Leyendo

Arte y ciencia

Develan las “Expresiones” humanas a través de la escultura

Lilia Balam

Publicado

en

Durante un mes, seis artistas exhibirán piezas de barro que rinden tributo a la figura humana en Le Cirque Galería.

Mérida, Yucatán, 17 de enero del 2020.- Desde un rincón de Le Cirque Galería, una suerte de arlequines contorsionistas miran desafiantes a los curiosos asistentes. Compiten con una serie de personillas en incómodas posturas de yoga, unos majestuosos bustos de mujeres mayas y otras siluetas en la exposición “Expresiones”, en la que seis artistas rinden tributo a la figura humana a través de la escultura.

La exhibición fue idea del maestro Manuel Lizama, quien en entrevista confesó que tiene varios conocidos que trabajan el modelado de barro, pero desde hacía mucho tiempo no veía ninguna exposición de esa técnica.

“Era importante reunir está obra variada para demostrar la calidad de la labor, así como las formas y definiciones de cada uno, porque nos da una idea de que los artistas yucatecos están trabajando y luchando para que su obra llegué al público. Los artistas necesitan que se les promueva, para que otras personas sigan adelante y no se desanimen”, sostuvo.

Los intentos de dar ánimos no son para menos: Efraín Novelo, Héctor Ibarra Buendía y Liliana Sánchez Ruiz coincidieron en que modelar barro de alta temperatura no es sencillo en Yucatán, primero porque no es fácil conseguir la materia prima (el material de alta calidad generalmente se debe comprar en Oaxaca o Zacatecas), y segundo, porque no se cuenta con los hornos adecuados para trabajarla.

“Mucha gente no valora la diferencia entre una pieza hecha con barro de baja calidad de Ticul y una artística, elaborada con tiempo, con un proceso de investigación, de práctica, de errores. Incluso a veces pregunta por qué tiene que pagar tanto por una pieza y es por todo el trabajo que se le ha invertido”, sentenció Novelo.

Pese a los obstáculos, los artistas se muestran optimistas y aseguran que esa práctica no desaparecerá, en tanto sea retomada por otras personas y las técnicas sean difundidas. Con “Expresiones” los escultores pretenden mostrar la obra yucateca y aportar un granito de arena para que sea valorada en su justa dimensión.

Además de Lizama, Novelo, Ibarra Buendía y Sánchez Ruiz, participan en la exposición Luis Manuel May Kú y Dominic Greco. La muestra estará abierta hasta el próximo 14 de febrero, día en que se realizará un Open House en la galería.

También te puede interesar: HISTORIA Y MITOS SOBRE LOS PIRATAS EN YUCATÁN EN EXPOSICIÓN

Continuar Leyendo

Arte y ciencia

Óvulos y espermatozoides artificiales, pronto serían una realidad

Avatar

Publicado

en

Todo parece indicar que en este 2020, un programa de investigación de la Clínica MarGen podría sorprendernos con un nuevo avance.

La Clínica MarGen,con sede en Granada, España, desarrolla un programa de investigación enfocado en la creación de espermatozoides y óvulos artificiales a partir de células madre.  

El objetivo del programa es facilitar la procreación con el propio material genético, tanto a mujeres con ausencia total o mala calidad de óvulos, como a hombres que carecen de células productoras de espermatozoides, señaló el científico checo, Jan Tesarik, líder del programa.

La disponibilidad de los tratamientos dependerá de su financiación, especificó Tesarik: “Con unos diez millones de euros (que aún no están asegurados) creo que podría ser en 2020, no mucho más tarde”.

“En los últimos años hemos desarrollado diferentes tratamientos que mejoran la probabilidad de éxito en reproducción asistida de mujeres mayores con sus propios óvulos. Sin embargo, ninguno logra la tasa de embarazo de 80% que se consigue con los óvulos donados”, ha añadido el médico.

Con este nuevo método, la tasa de embarazos dependerá de la salud de las células madre disponibles y será difícil de igualar con la donación de óvulos.

Vale la pena destacar que Jan Tesarik fue pionero en lograr el nacimiento de niños a partir de óvulos fecundados “sin espermatozoides”.

También te puede interesar: Descubren cómo crear embriones humanos sin necesidad de óvulos o esperma

Continuar Leyendo

RECOMENDAMOS