Conecta con nosotros

Arte y ciencia

Identidad y olores sociales

César Benítez

Publicado

en

En recientes fechas, en nuestra ciudad, se estrenó la película del director surcoreano Bong Joon-ho “Parásitos”. En dicho filme se nos presenta la triste realidad de la marginación y la segregación social desde la perspectiva del humor negro y ácido así como del drama.

Entre sus últimas declaraciones, el director hizo una mención sobre cómo se suscitan la lucha entre las clases sociales, y cómo incluso el olor de las personas determina una condición social o clase. Sin duda, Bong Joon-ho nos ha ofrecido un punto de vista realmente interesante para abordar los estudios sobre la desigualdad e identidad social, ya que en varias escenas, es el “olor” lo que viene a determinar o a marcar la idea de estatus social.

De acuerdo a la teoría antropológica, enfocada en el estudio de los sentidos y la sensibilidad, se considera que el medio esta configurado no sólo con las características naturales del ambiente, sino también con las modificaciones que el hombre ha producido en ese medio, así como la cultura misma. Entendemos por lo anterior, que los sentidos nos permiten conectarnos al mundo y cada uno da un matiz o aspecto del conglomerado de la realidad, es decir, que cada sentido interpreta la realidad a su “modo”.

El hombre, de acuerdo a sus necesidades, posibilidades e intereses, adapta y toma el mundo (entorno) a “su manera” y es debido a lo anterior que cada contexto social, temporal, cultural, etc., es totalmente diferente a los demás, incluso entre los individuos que pertenecen a un mismo grupo social. Ante este panorama, se puede mencionar que los sentidos permiten al ser humano desarrollar ciertas habilidades o características sociales, que le harán tener una identidad o al menos un aspecto que facilite su identificación con relación a los “otros”.

El olfato es el sentido que nos vincula al entorno, integrando a nuestro cuerpo aquello que no podemos ver ni palpar, sino únicamente percibir olores de elementos y artículos, de la vegetación, animales, de la comida, del entorno urbano, de todo aquello presente en nuestras actividades diarias y cotidianas. Es por eso que en cierta manera podemos referir que existen “olores” que nos identifican: el del hogar, el de la calle, el de los padres, el de la iglesia, el de los hijos, el de la humedad, etc.

Sin duda alguna la condición social igualmente influye en la generación de “olores personales” o colectivos, ya que la capacidad adquisitiva determina directamente lo que compramos y consumimos sobre nosotros mismo así como nuestros usos y costumbres: la calidad de los jabones corporales, del detergente y suavizantes. El olor que se impregna por nuestras actividades diarias como el aroma del café, el olor a tabaco o el de las emisiones de los carros y autobuses.

Aromas característicos de estilos de vida, son por ejemplo lo que portan las personas que vienen y son de comunidades y acostumbran cocinar con leña, dejando esa marca aromática manifiesta sobre su ropa, su cabello y su cuerpo y que los hace fácilmente identificables cuando los olemos. Les sentimos ese “olor a pueblo” de esa leña consumida por el fuego que se trasforma en humo adherido a las personas y recordándonos la vida del campo y de la comunidad. Y qué decir del trabajador urbano, que día a día cruza por las calles, atravesándose entre autobuses y automóviles, llevándose consigo el olor de esas emisiones de gases de los vehículos.

Por otro lado la gente con poder adquisitivo, que puede invertir en perfumes y fragancias “de lujo” para tener un aroma refinado, exquisito, aroma que se conserva porque ellos viajan diariamente dentro de su automóvil, con el aire acondicionado, minimizando la presencia del sudor, lo cual permite conservar la esencia original del perfume y cuando se presentan ante los demás impactan por el la fragancia que emanan. Cabe destacar también a las personas dedicadas a la actividad física, que consagran varias horas al día a los gimnasios, o aquellos trabajadores cuya labor se desarrolla al aire libre, bajo el sol, a temperaturas que les hace sudar.

Más ejemplos podríamos citar, como la del trabajador de los talleres mecánicos que se impregna con olor a aceites, solventes y combustible, o la persona que labora en restaurantes y/o cocina y su aroma está saturado de aceites, especies así como del gas emanado de la combustión en la estufa.

La antropología de los sentidos puede permitir día a día, identificar no solamente diferentes fragancias, aromas, olores y hedores de la cotidianidad, sino también reconocer a una persona a la distancia por el tipo de su perfume, a recordar a alguna familiar por algún detalle con cierto aroma que llevaba sobre el mismo o en su habitación. Nos abre la posibilidad de imaginar cómo estuvo el día de una persona: si estuvo fumando, si tomo café o té, incluso si estuvo con alguien más y se combinaron sus aromas.

Si bien nuestros sentidos se han ido atrofiando con relación al de nuestros antepasados, no podemos negar que el desarrollo de nuestra mente humana nos permitió que las habilidades sirvan  para identificar individuos, momentos, lugares, y tome otro sentido, uno más sistemático, el cual nos permite leer e identificar a la persona, su grupo o condición social, y ¿por qué no? su edad, estado de ánimo, sus hábitos de higiene y muchas cosas interesantes más.

También te puede interesar: Ser gay y “geek”, una lucha de inclusión desde otras fronteras

Arte y ciencia

Variante británica del coronavirus sería más mortal que la que originó la pandemia: Boris Johnson

Avatar

Publicado

en

Foto: AFP

El primer ministro Boris Johnson dio a conocer esta información basándose en datos iniciales aún por precisar.

El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, advirtió que la variante británica del coronavirus, considerada mucho más contagiosa que las anteriores, también puede estar asociada a una mayor mortalidad.

“Ahora también parece haber algunos indicios de que la nueva variante, la que se identificó por primera vez en Londres y el sureste [de Inglaterra], puede estar asociada a una mayor mortalidad”, aseguró.

En el caso de hombres de unos 60 años, la mortalidad en el país era anteriormente de 10 pacientes por mil enfermos y actualmente estaría entre 13 y 14 por mil, explicó el principal consejero científico del ejecutivo, Patrick Vallance.

Subrayó, no obstante, “que hay mucha incertidumbre en torno a estas cifras” y que se requiere “más trabajo para tener una comprensión precisa”. 

“Obviamente es preocupante que haya habido un aumento de la mortalidad, así como un aumento de la transmisibilidad, como parece ser el caso hoy en día”, añadió.

Como se recordará, expertos habían señalado que nada parecía indicar que la nueva variante hallada originalmente en el sur de Inglaterra provocara formas más graves de la enfermedad o que fuera resistente a las vacunas. Pero estas nuevas declaraciones, pese a que aún no hay datos contundentes, comienzan a generar más incertidumbre.

Respecto a las vacunas, el primer ministro de Reino Unido aseguró, sin embargo, que “todos los indicios actuales siguen demostrando que las dos vacunas que utilizamos actualmente siguen siendo eficaces tanto contra la antigua variante como contra esta nueva variante”.

Cabe destacar que esta variante británica ya ha sido detectada en al menos 60 países y territorios a pesar de las crecientes restricciones impuestas a los viajes.

También te puede interesar: Lo que se sabe sobre la nueva cepa del coronavirus

Continuar Leyendo

Arte y ciencia

La educación ante la incertidumbre

Otto Cuauhtémoc Castillo González

Publicado

en

«Si se quiere salvar al planeta y a la especie se requiere en primer lugar confiar en el ser humano y en sus capacidades para transformar el mundo que le rodea y mantener el equilibrio necesario entre la naturaleza y la sociedad, lo que significa en segundo lugar confiar en la ciencia como herramienta imprescindible para revelar los vínculos necesarios entre todo lo existente y las causas de los fenómenos a fin de poder modificar o amortiguar los efectos, a pesar de la complejidad, el caos, la incertidumbre que minaron el principio determinista mecanicista.»

Con la frase descrita supra, la doctora Mirta Casañas Díaz, nacida en Matanzas, Cuba, abre una serie de elementos clave para el porvenir y finalidad de la educación. No perdamos de vista que la gran ola de voces antiderechos y de intolerancia continuan, incesantes, hiriendo a la sociedad, y acrecentando la brecha de desigualdad. Este sistema económico que vivimos día a día no está roto, sino que fue diseñado de tal forma que las personas en situación de vulnerabilidad sean quienes produzcan, pero que las ganancias y beneficios sean únicamente del pequeño grupo de gente privilegiada. Hace poco, Animal Político publicó un reportaje en que se demostraba que las grandes víctimas del Covid 19 es la gente proletaria, la clase trabajadora, aquella que difícilmente tiene garantizados sus derechos humanos: Eso es el capitalismo.

«Si se quiere salvar al planeta y a la especie se requiere en primer lugar confiar en el ser humano», nos dice la filósofa cubana; así como la fórmula de Hobbes sentenciaba que el lobo de la humanidad es la propia humanidad, me parece que su salvación está en sí misma. Tenemos que confiar en nuestras capacidades para transformar—no consumir—el mundo que habitamos, siempre procurando la balanza entre la naturaleza y la sociedad. ¿No sería la educación la llave final de la intrincada maquinaria social? El marxismo demuestra la transitoriedad del sistema capitalista, su naturaleza enajenante y la imposibilidad de resolver en su marco los problemas y violaciones a derechos humanos que afectan al mundo hoy. Para la filósofa cubana, no basta con tener una posición optimista ante el conocimiento, sino que se requiere reconocer las posibilidades de las personas de conocer la esencia de los fenómenos y en correspondencia poder transformarlos, considerando la estructura socioeconómica y clasista de la sociedad.

Las palabras de la doctora Mirta Casañas cumplen su cometido y resuenan incesantes en quién las lea. Entonces, no hay duda que la educación es el eslabón fundamental para el devenir histórico de la humanidad «a pesar de la complejidad, el caos y la incertidumbre».

Continuar Leyendo

Arte y ciencia

Con libro, presentan rasgos de la cultura yucateca a la niñez

Avatar

Publicado

en

FOTOGRAFIAS CORTESIA DE LA SEGEY

Yucatán, la entidad donde vivo apoya formación académica de miles de estudiantes.

Ticul, Yucatán, 22 de enero de 2021.- Con la distribución de más de 39 mil ejemplares de “Yucatán, la entidad donde vivo”, la Secretaría de Educación del Gobierno del Estado (Segey), proporciona herramientas didácticas de calidad al alumnado de las primarias públicas, privadas o de los sistemas Indígena y Especial en la región.

Representantes de zonas escolares del sur de la entidad recibieron de la titular de la Segey, Loreto Villanueva Trujillo, los libros de texto gratuitos en formato físico, que se suman a los recursos que permitirán a maestras, maestros y estudiantes, cimentar nuevos conocimientos y desarrollar un sentido de pertenencia comunitaria.

“Realizar este libro ha sido una experiencia muy bonita. Nos ayudaron maestros en activo y docentes jubilados; todos estuvieron muy pendientes de que el plan de estudios de tercer grado estuviera correctamente ligado”, indicó la funcionaria, acompañada de la subsecretaria de Gobierno y Desarrollo Político, Carmen González Martín.

Como resultado de una labor interdisciplinaria entre historiadores, personas expertas en proyectos tanto pedagógicos como educativos, docentes frente a grupo y profesionales en diseño, comunicación visual y escrita, este trabajo editorial contiene elementos didácticos innovadores que facilitan su comprensión.

“En lo personal, me parece que hubo muchas mejoras: las fotografías que tiene son de acuerdo al estado, muchas son fotografías actuales; los niños están encantados con este material, trae actividades para iniciar el día, para saber qué es lo que saben de Yucatán; las costumbres, más que nada, que se han ido perdiendo, las tiene muy marcadas”, comentó Trinidad Alcocer Aguilar, profesora de la escuela “Carlos Carrillo Vega”, turno vespertino.

Personal docente de tercer año de primaria coincide en que fue un acierto incluir actividades interactivas en este volumen de la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos (Conaliteg), pues motivan a las y los alumnos, y despiertan su interés en profundizar sobre los temas concernientes a su estado, desde los ámbito cultural, histórico y social.

“Tiene mucha calidad; me llamó la atención el bloque donde mencionan a la Unesco y el cuidado del medio ambiente. Trae material recortable, que a los niños les gusta mucho; por ejemplo, la Catedral, que es para que armen; ese material les gusta mucho a mis alumnos, porque pueden recortar y pegar”, señaló Alcocer Aguilar.

Para mamás, papás y tutores, quienes refuerzan la tarea del profesorado en casa, contar con un libro que afiance el orgullo por pertenecer a Yucatán brinda ventajas que se reflejarán positivamente, no sólo en el aprovechamiento escolar, sino también en el aspecto personal.

“Me encanta esta materia; yo he visto cómo se han perdido muchas costumbres y algo que a mí me gustó de este libro es la portada; está genial el hecho de ver a una persona de mi cultura, con el traje regional y dos animales que son nuestro símbolo. Que no solamente nos conozcan por la pirámide de Chichén, es una manera de mostrarle a nuestro hijos que hay muchas más cosas en Yucatán y que se sientan orgullosos”, expresó Josué García Manzanero, papá de Santiago García Camacho, alumno del tercer grado, grupo A, del referido colegio.

En las siguientes semanas, personal de la Segey visitará todos los municipios de la entidad para distribuir ejemplares. Cada comunidad organizará la logística para proporcionar estos materiales y apoyos, con todas las medidas de prevención que señalan las autoridades sanitarias. 

También te puede interesar: Presentan proyecto para fomentar la lectura

Continuar Leyendo

RECOMENDAMOS