Conecta con nosotros

Apuntes librescos

Historiadores de Yucatán

Rolando Bello Paredes

Publicado

en

El bibliófilo campechano Gustavo Martínez Alomía publicó, a principios del siglo XX (la primera edición es de 1906), el libro “Historiadores de Yucatán”, con el subtítulo “Apuntes biográficos y bibliográficos de los Historiadores de esta Península desde su descubrimiento hasta fines del siglo XIX”. Encontré una nueva edición de 2010, promovida por el Comité Organizador de la Conmemoración del Bicentenario del Inicio del Movimiento de Independencia Nacional y del Centenario del Inicio de la Revolución Mexicana, del gobierno de Campeche 2009-2015. Los editores de ahora la consideran “una obra básica para la historia regional”, de la que “muy pocos tienen conocimiento de ella, resultando a la fecha un clásico en la historia regional”.

El eminente pedagogo Rodolfo Menéndez dice de la obra: “Es una paciente, laboriosa y felicísima recopilación, o reunión en un solo cuerpo, de todos los datos repartidos en diferentes libros, muy antiguos, ya casi agotados, y en periódicos y revistas, y los que verbalmente ha podido recoger el autor relativos a cuantos individuos se han ocupado en el estudio de la historia de Yucatán”.

El autor Martínez Alomía ofrece fichas breves de cada historiador, con algunos datos biográficos, así como las obras publicadas. El registro de la obra, es proporcionado por el maestro Menéndez, que se reproduce a continuación, para los lectores de Informe Fracto:

– “Siglo XVI. Códices mayas, Libros de Chilán Balam, Makuk Pech, Crónica de Calkiní, Juan Díaz, Cosme de Burgos, Gaspar Antonio Xiu, Alonso Solana, Relaciones, Diego de Landa, Cartas de Indias.

– Siglo XVII. Diego Fernández de Velazco, Antonio de Ciudad Real, Bernardo Lizana, Pedo Sánchez de Aguilar, Juan Cano Gaitán, Francisco Cárdenas Valencia, Nicolás Lizarraga, Diego López Cogolludo, Francisco Ayeta.

– Siglo XVIII. Juan Villagutierre Sotomayor, Andrés Quiles Galindo, Andrés Avendaño, Joaquín Vedoya, Antonio Solís Barbosa, José Nicolás de Lara, Agustín Castro, Arturo O´neil y O´kelly, Ceferino Gutiérrez, W. Roberston.

– Siglo XIX. Bartolomé Granado Baeza, José Martínez de la Pedrera, Juan José González, Lorenzo de Zavala, Estanislao Carrillo, Juan Pío Pérez, B.M. Norman, Gerónimo Castillo, John Lloyds Stephens, José Ma. Regil E, Justo Sierra, Vicente Calero, Juan José Hernández, Eligio Ancona, Crescencio Carrillo y Ancona, Carlos Brasseur de Bourbourg, Joaquín Baranda, Desiderio Charnay, Fréderic Waldeck, Santiago Méndez, Charles Fancourt, M. Fridrichsshal, José Antonio Gómez Zorrilla, Juan Suárez Navarro, Serapio Baqueiro, Cesáreo Fernández Duro, Policarpo A. Echánove, Pedro Manuel de Regil, Víctor Malte Brun, Herbert Spencer, Jeorge Efraín Squier, José Ma. Oliver y Casares, Juan Francisco Molina Solís, Yanuario Manzanilla, Alejandro Villaseñor, José Fernández Ramírez, Felipe Pérez Alcalá, Lázaro Pavía, Henry C. Mercer, José Julián Peón”.

Martínez Alomía revela también una “estafa maestra” ocurrida a mediados del siglo XIX, cuando el Congreso del estado le “asignó” a Juan Miguel de Lozada, mediante decreto de 20 de marzo de 1852, la suma de 150 pesos mensuales, “para que escribiera y publicara una Historia de Yucatán desde el año de 1840”. Cuenta: “Casi un año disfrutó Lozada de la pensión sin escribir una sola página, hasta que un nuevo Gobierno creado a raíz del reconocimiento del plan de Guadalajara, derogó en orden de 14 de febrero de 1853 el decreto anterior”.

Para los estudiosos de las cosas de Yucatán, el libro de Martínez Alomía resulta una obra de partida para profundizar en los historiadores de Yucatán y en sus libros; una obra, como apuntó Rodolfo Menéndez, de gran “importancia bibliográfica”.

Debería ser continuada, con los historiadores del siglo XX, siguiendo la clasificación de Martínez Alomía, acaso hoy por alguna institución de educación superior, como la Universidad Autónoma de Yucatán, por conducto de su Facultad de Ciencias Antropológicas, y en la que no faltarían, entre otros, los siguientes nombres:

– Alfredo Barrera Vásquez, Antonio Betancourt Pérez, Robert S. Chamberlain, Santiago Pacheco Cruz, Jorge Rubio Mané, Rodolfo Ruz Menéndez, Eric S. Thompson, Silvio Zavala, Dulce María Sauri Riancho, José Luis Sierra Villarreal, Sergio Quezada, Luis Ramírez Aznar, Roldán Peniche Barrera, Faulo Sánchez Novelo.

– Alberto Ruz Lhullier, Alfredo Barrera Rubio, William Brito Sansores, Alfonso Villa Rojas, Manuel Pasos Peniche, Renán Irigoyen Rosado, Fidelio Quintal Martín, Robert Redfield, Eduardo Urzaiz Rodríguez, Manuel Sarkisyanz, Sylvanus Griswold Morley.

– Anthony P. Andrews, Geoffrey E. Braswell, Edward B. Kurjack, Fernando Robles Castellanos, Marilyn A. Masson, Jorge I. Castellanos Canché, John F. Chuchiak IV, Manuela Cristina García Bernal, Stella María González Cicero, Tsubasa Okoshi Harada, Arturo Güemes Pineda, Raquel Barceló Quintal, Gilbert M. Joseph, Sarah A. Buck, Inés Ortiz Yam.

Novela para otoño. El escritor español y académico de la Real Academia Española, Arturo Pérez-Reverte anunció para septiembre próximo, su nueva novela: “Sidi. Un relato de frontera”. En el portal de libros, “Zenda. Autores, libros y compañía” (visto el 25 de junio de 2019), se lee el siguiente párrafo promocional: “Sidi es una historia de exilio y frontera, de lucha por sobrevivir en un territorio hostil, indeciso y de fuerzas encontradas. Narra la aventura de un guerrero que, obligado al destierro, cabalga para buscarse la vida con una hueste que lo respeta y lo sigue. Su carácter y sus hechos de armas lo convertirán en una auténtica leyenda viva”.

Pérez-Reverte ha “mal acostumbrado” a sus seguidores y cada año presenta una nueva obra. El año anterior, culminó la trilogía de Lorenzo Falcó, “ex contrabandista de armas, espía sin escrúpulos, agente de los servicios de inteligencia”, con la novela “Sabotaje”. Antes fueron “Falcó” y “Eva”; las tres ambientadas durante la guerra civil española. Este año, publicó además el libro “Una historia de España”, que reunió 91 artículos periodísticos que aparecieron durante más de cuatro años en su columna “Patente de corso” de una revista español. “Una historia de España”, confesó Pérez-Reverte, fue “concebida para divertirme, releer y disfrutar; un pretexto para mirar atrás desde los tiempos remotos hasta el presente, reflexionar un poco sobre ello y contarlo por escrito de una manera poco ortodoxa”. Ha publicado otras novelas, como “El club Dumas”, “La tabla de Flandes”, “La piel del tambor”, “La Reina del Sur”, “El tango de la guardia vieja”, “Hombres buenos”, las siete de “Las aventuras del Capitán Alatriste”, todas exitosas.

Alexander von Humboldt. Este año se celebra el 250 aniversario del nacimiento de Friedrich Wilhelm Heinrich Alexander Freiherr von Humboldt (Berlín, 14 de septiembre de 1769-ibidem, 6 de mayo de 1859). Alexander von Humboldt, viajero incansable, botánico y dibujante, es reconocido como el “fundador de la geografía política moderna”. Visitó la Nueva España (México) a principios de siglo XIX. Llegó a Acapulco el 22 de marzo de 1803, y abandonó el territorio nacional, desde Veracruz, el 7 de marzo de 1804, rumbo a La Habana, Cuba y Estados Unidos.

En 2015, el historiador José N. Iturriaga publicó “Saberes y delirios. Una “novela sobre la aventura mexicana de Humboldt”. Narra el tiempo que permaneció en la Nueva España, con base a escritos y cartas de Humboldt, y los lugares visitados, como Acapulco, la Capital de la Nueva España, Pachuca, Hidalgo, el Bajío, Guanajuato, Michoacán, Veracruz, y combina la historia con la de un personaje femenino que investiga a Humboldt para su tesis doctoral.

El polímata barón Alexander von Humboldt bebió Xtabentún, en la ciudad de México, a principios del siglo XIX, según escribe Iturriaga, en su novela “Saberes y Delirios”. El párrafo es como sigue: Con sus compañeros de viaje, Aimé Bonpland, médico, biólogo y naturalista francés, y Carlos Montúfar, noble peruano, “disfrutaban el paisaje a la vez que una rara bebida que hasta ese momento desconocían, un licor anisado y endulzado con miel de abeja llegado del remoto Yucatán con el exótico nombre maya de Xtabentún”.

Traspunte. Frase del escritor estadounidense, John Ernst Steinbeck (1902-1968), autor entre otras novelas de “Las uvas de la ira” y “Al este del Edén”, Premio Nobel de Literatura 1962:

– “Por el grosor del polvo en los libros de una biblioteca pública puede medirse la cultura de un pueblo”.

Apuntes librescos

Nobel de Literatura 2018 y 2019

Rolando Bello Paredes

Publicado

en

Luego del escándalo de 2018, la Academia Sueca otorgó dos premios en 2019, a los escritores, la polaca Olga Tokarczuk, el de 2018, y el austriaco Peter Handke el de 2019. A la primera, por la “imaginación narrativa que con pasión enciclopédica representa el cruce de fronteras como una forma de vida”; y al segundo, por el “ingenio lingüístico con que ha explorado la periferia y la especificidad de la experiencia humana”.

El jurado de este año ha estado compuesto por cuatro miembros del Comité (Anders Olsson, Per Wästberg, Kritina Lugn y Jesper Svenbro) y un refuerzo de cinco especialistas externos (Mikaela Blomqvist, Rebecka Kärde, Kristoffer Leandoer, Henrik Petersen y Gun-Britt Sundström). Cinco hombres y cuatro mujeres: todos suecos (The Washington Post – Post Opinión, 10 octubre 2019).

Tokarczuk es la segunda mujer polaca en recibir la distinción, antes fue la poeta Wislawa Szymborska, en 1966, “por su poesía que con precisión irónica permite que los contextos histórico y biológico salgan a la luz en los fragmentos de la realidad humana”. Otros polacos distinguidos con el Nobel de Literatura: 1905, Henryk Sienkiewicz, “por sus méritos sobresalientes como un escritor épico”; 1924, Władysław Reymont, “por su gran épica nacional, Los campesinos”; 1978, Isaac Bashevis Singer, “por su arte narrativo apasionado que, con raíces en una tradición cultural judía polaca, traen a la vida las condiciones humanas universales”; 1980, Czesław Miłosz, “quien con una lucidez no comprometedora expresa la condición expuesta del hombre en un mundo de conflictos graves”.

Handke es el segundo austriaco en recibir el premio, antes lo fue la novelista Elfriede Jelinek, en 2004, “por su flujo musical de voces y contra-voces en novelas y obras teatrales que, con extraordinario celo lingüístico, revelan lo absurdo de los clichés de la sociedad y su poder subyugante”.

El Nobel de Literatura se ha otorgado solo a 15 mujeres, incluyendo a Tokarczuk. Las otras catorce son: 

– Selma Lagerlof (1909, sueca), Grazia Deledda (1926, italiana), Sigrid Undset (1928, danesa), Pearl S. Buck (1938, norteamericana), Gabriela Mistral (1945, chilena), Nelly Sachs (1966, alemana), Nadine Gordimer (1991, sudafricana).

– Chloe Anthony Wofford (Toni Morrison, 1993, norteamericana), Wisla Szymborska (1996, polaca), Elfriede Jelinek (2004, austriaca), Doris Lessing (2007, británica), Herta Müller (2009, rumana), Alice Munro (2013, canadiense), y Svetlana Aleksiévich (2015, rusa).

La obra publicada de Olga Tokarczuk: La ciudad en los espejos (1989), El viaje de los hombres del Libro (1993), E. E. (1995), Un lugar llamado antaño (1996), El ropero (1997), Casa diurna, casa nocturna (1998), Relatos navideños (2000), La muñeca y la perla (2000), Concierto de varios tambores (2001), Historias últimas (2004), Anna In en los sepulcros del mundo (2006), Los corredores (2007- novela ganadora del Premio Literario Nike 2008), Ara a través de los huesos de los difuntos (2009), El momento del oso (2012), Los libros de Jacob (2014 – novela histórica ganadora del Premio Literario Nike 2015), Sobre los huesos de los muertos (2016), Alma perdida (2017), Relatos bizarros (2018).

Y la de Peter Handke, entre otros: Novela y relatos: Los avispones (1966), El vendedor ambulante (1967), Bienvenida al Consejo de Administración (1967), El miedo del portero ante el penalty (1970), Carta breve para un largo adiós (1972), Don Juan contado por él mismo (2004), Kali (2007), La noche del Morava (2008), La gran caída (2011).Teatro: Insultos al público (1966), Gaspar (1967), El pupilo quiere ser tutor (1969), Los hermosos días de Aranjuez (2012).Ensayo y anotaciones: Cuando desear todavía era útil (1974), El peso del mundo. Un diario 1975-1977 (1977), Historia del lápiz (1982), Fantasías de la repetición (1984), Ensayo sobre el cansancio (1989), Ensayo sobre el lugar silencioso (2012), Ensayo sobre el loco de las setas. Una historia en sí misma (2013). Poesía: Contra el sueño profundo (1977), Por los pueblos (1981).

Tokarczuk sólo tiene tres libros traducidos al español: Un lugar llamado antaño, Sobre los huesos de los muertos, y de próxima aparición, Los errantes. Hay más de Handke.

En 2017, el Nobel de Literatura fue para el escritor japonés Kazuo Ishiguro (de nacionalidad británica a partir de 1982), “por sus novelas de gran fuerza emocional han descubierto el abismo bajo nuestro ilusorio sentido de conexión con el mundo”. Una de sus novelas afamadas es Los restos del día (The remains of the day) (1989). La más reciente es El gigante enterrado (2015). La primera fue llevada en 1993 a la “pantalla grande”, en una muy buena versión, interpretada por dos excelentes actores, Emma Thompson y Anthony Hopkins, y dirigida por el estadounidense James Ivory. Según mis registros, otros dos japoneses han recibido el Premio Nobel de Literatura: Yasunari Kawabata, en 1968, autor de La casa de las bellas durmientes, y Kenzaburō Ōe, en 1994, autor de La presa, su primera novela.

La entrega de los premios 2018 y 2019 tendrá lugar el siguiente martes 10 de diciembre, en una ceremonia en la Sala de Conciertos de Estocolmo, Suecia.

Horas después del anuncio del Premio Nobel de Literatura, falleció la escritora y crítica literaria, Sara Danius, primera mujer en dirigir la Academia Sueca, encargada del otorgamiento anual de la distinción literaria. 

La prensa informó: “Sucedió a Peter Englund en el cargo más importante de la institución, que en 300 años de historia desempeñaría por primera vez una mujer. Bajo su dirección, la Academia Sueca realizó elecciones polémicas para el Nobel de Literatura: la bielorrusa Svetlana Alexievich, el cantautor estadunidense Bob Dylan y el británico Kazuo Ishiguro. Y la crisis histórica tras las acusaciones de abusos sexuales y de filtraciones vertidas en noviembre de 2017 por 18 mujeres en Dagens Nyheter, el principal diario sueco, contra una persona muy vinculada a la Academia.” (Excélsior 12 octubre 2019).

Alfred Nobel falleció precisamente el 10 de diciembre de 1886. “En su testamento firmado el 27 de noviembre de 1895 en el Club Sueco-Noruego de París, Nobel instituye con su fortuna un fondo con el que se premiaría a los mejores exponentes en la Literatura, Fisiología o Medicina, Física, Química y de Paz. Se calcula que su fortuna en el momento de su muerte era de 33 000 000 coronas, de las que legó a su familia apenas 100 000 coronas. El resto fue destinado a los Premios Nobel” (Wikipedia).

Sobre los premios Nobel, únicamente tres mexicanos lo han recibido: Alfonso García Robles, Nobel de la Paz, en 1982; Octavio Paz, de Literatura, en 1990; Mario Molina, correceptor junto con el neerlandés Paul J. Crutzen y el estadounidense Frank Sherwood Rowland, el Premio Nobel de Química, en 1995.

(Al día siguiente del anuncio del Nobel de Literatura 2018 y 2019, acudí a una librería nacional, instalada en una plaza comercial meridana, y desafortunadamente no encontré el libro de Olga Tokarczuk, Sobre los huesos de los muertos. Dice el promocional: “Escrito bajo la forma de un thriller negro, Sobre los huesos de los muertos es un libro que muestra la complejidad del ser humano y las contradicciones que habitan en el fondo de su alma. Las acciones de esta novela de corte policiaco se desarrollan en una provincia montañosa de Polonia. Está protagonizada por Janina Duszejko, una mujer jubilada que intenta resolver el homicidio de varios cazadores. La autora cuestiona tanto la falta de respeto del hombre hacia la naturaleza como el peligro del radicalismo ambientalista, por muy buenas que sean sus intenciones. El libro constituyó un gran éxito editorial en Polonia”. Se me informó que en los próximos días llegará, al igual que los otros libros de ella y de Peter Handke).

Tiempos recios. La más reciente obra del Premio Nobel de Literatura 2010, Mario Vargas Llosa, Tiempos recios, se encuentra ya en librerías, desde el pasado martes 8 de octubre.

En la promoción de la novela: “Una historia de conspiraciones políticas e intereses encontrados durante la Guerra Fría. Una mentira que pasó por verdad y cambió el devenir de América Latina”. Agrega: “En esta novela apasionante, que conecta con la aclamada La Fiesta del Chivo, Mario Vargas Llosa funde la realidad con dos ficciones: la del narrador que libremente recrea personajes y situaciones, y la diseñada por aquellos que quisieron controlar la política y la economía de un continente manipulando su historia”.

El primer párrafo de la novela, publicado en el portal del periódico colombiano El Espectador:

– “Aunque desconocidos del gran público y pese a figurar de manera muy poco ostentosa en los libros de historia, probablemente las dos personas más influyentes en el destino de Guatemala y, en cierta forma, de toda Centroamérica en el siglo XX fueron Edward L. Bernays y Sam Zemurray, dos personajes que no podían ser más distintos uno del otro por su origen, temperamento y vocación”.

Cronista. El periodista antropólogo José Germán Pasos Tzec, quien es autor del libro Travestis, Transgéneros y Transexuales de Mérida: Escenarios y Pasarelas, espacios de expresión y represión de la diversidad genérica, fue designado, el pasado 3 de octubre, como cronista oficial y vitalicio del colectivo Lésbico, Gay, Bisexual, Travesti, Transexual, Transgénero e Intersexual (LGBTTTI).

Dice la promoción del libro: “A través de referencias hemerograficas, bibliográficas, notas periodísticas, entrevistas de primera y segunda mano, datos presenciales y muchas fotos, el autor realizó este ejercicio periodístico con el afán de acercar a sus lectores a la realidad de los Transgéneros”.

Traspunte. Pregunta y respuesta a los bibliófilos, bibliómanos, bibliópatas y/o enfermos del libro, en reportaje de Daniel Heredia, “Diez libros sobre libros (III), en portal Zenda (6 noviembre 2013):

– “¿Codicia poseer una encuadernación antropodérmica con la piel de su actriz (o actor) favorita para acariciarla todas las noches con las yemas de los dedos? Y no se acongoje por esta última pregunta, en la Francia y el Reino Unido de los siglos XVII y XVIII era costumbre usar la piel de los criminales ejecutados para encuadernar libros”.

Continuar Leyendo

Apuntes librescos

Personajes de novela negra

Rolando Bello Paredes

Publicado

en

En la revista digital WMagazin (vista el 11 septiembre 2019) leí la nota de Winston Manrique Sabogal, “Salander, Harry Potter, Offred y otros 15 personajes literarios inolvidables del siglo XXI”, en la que “crea una antología de seres de ficción que forman parte del imaginario colectivo casi como unas personas más y dignas criaturas que reflejan estos tiempos”. Menciona –por supuesto además de los que titulan la información– a manera de ejemplos para invitar a la lectura:

– “A Anton Chigurh lo creó el escritor estadounidense Cormac McCarthy en la novela No es país para viejos,  en 2005. Es un psicópata asesino, enigmático, frío, de fácil discurso filosófico, irascible y siempre a punto de activarse como máquina de matar con los actos más violentos y, a veces, impredecibles”. 

– “A Briony Tallis la creó el escritor inglés Ian McEwan en la novela Expiación, en 2001. Es una adolescente de 13 años, la hermana pequeña de Cecilia y León, que sueña con ser escritora y crea pequeñas obras de teatro para su familia”.

– “A Daniel Sempere le dio vida el escritor español Carlos Ruiz Zafón en la novela La sombra del viento, en 2001. Es el primer libro de la tetralogía El cementerio de los libros olvidados que completan El juego del ángel (2008), El prisionero del cielo (2011) y El laberinto de los espíritus (2016). Transcurre en la Barcelona que va de la era industrial hasta después de la Guerra Civil española”.

– “A Elizabeth Costello la creó el escritor surafricano y Nobel de Literatura J. M. Coetzee en la novela Elizabeth Costello, de 2003. Se trata de una escritora australiana ya mayor que habla, escribe, reflexiona y teoriza sobre los derechos de los animales, los claroscuros del ser humano en su cotidianidad, el mal, el sexo, el erotismo y la creación literaria y artística en general”.

Sabogal invita a publicar el personaje literario favorito de los lectores, y esta columna acepta el convite. Los míos, son creados por autores de novela negra, lectura de mis preferencias, junto con la novela histórica. Algunos son, sin de orden de importancia:

– El Comisario Salvo Montalbano, creado por el recién fallecido escritor italiano Andrea Camilleri. Montalbano nació en 1994 con la novela La forma del agua. Wikipedia informa que “trabaja en la localidad de Vigata, en la provincia de Montelusa (dos nombres inventados que en realidad corresponden a Porto Empédocle y la provincia de Agrigento respectivamente). El comisario Montalbano es un personaje peculiar, muy sagaz, funcionario celoso, representante de la Policía estatal, respetuoso con la ley —aunque no duda en romperla cuando se trata de resolver sus casos—, lector voraz, y gran amante de la gastronomía y de su propia tierra siciliana. Mantiene una relación sentimental desde hace muchos años (con algunos altibajos) con Livia Burlando, la cual reside en Génova” (ver Informe Fracto, Apuntes librescos, 31 julio 2019).

– El inspector Harry Hole, protagonista de las novelas del noruego Jo Nesbo. Apareció en 1997 en la primera novela Flaggermusmannen, en español, El Murciélago. “Hole es un detective brillante e impulsado con métodos poco ortodoxos, un clásico cañón suelto en la fuerza policial”. Así lo describe Mariola Díaz-Cano Arévalo, en el portal “Actualidad Literatura”: “Le dio treinta y dos años y un físico imponente de vikingo al uso: 194 centímetros de estatura, por supuesto rubio y de ojos claros siempre enrojecidos, orejas grandes, pelo cortado al cepillo y, en teoría, aspecto poco atractivo. Lo vistió descuidadamente con vaqueros, camisetas, cazadoras o abrigos y botas Dr. Martens. Y con esa pinta y envergadura más bien te imaginas a una mala bestia de las de cambiarse de acera si te la cruzas. El nombre que le puso, Harry, se lo tomó prestado a su jugador de fútbol favorito y el apellido, al jefe de la policía local del pueblo de su abuela, donde veraneaba de niño”.

– El inspector de policía Martin Beck, en las novelas de Maj Sjöwall y Per Wahlöö, a quien se le atribuye la “paternidad de la novela negra sueca”. Aurora Intxausti, en el artículo “Diez novelas para Martin Beck (El País 12 agosto 2013), lo pinta así: “Su apariencia tiene algo de siniestra, sus ojos azul grisáceo marcan aún más su rostro demacrado. Guapo no es, ni tampoco atractivo. Más bien del montón, aunque algunas mujeres le encuentran guapo. Es un fumador compulsivo de cigarrillos Florida, bebe cantidades ingentes de café y su alimentación es nefasta. Desconoce por completo la dieta mediterránea. Su vida, en general, no tiene orden ni concierto. No goza de buena salud, sus resfriados son continuos y el estómago le juega malas pasadas. Esos dolores hacen que no sea un hombre de buen humor”.

– El Detective Hieronymus “Harry” Bosch, que apareció por primera vez en 1992, en la novela El eco negro del escritor estadounidense Michael Connelly.” “”Harry” [apunta Wikipedia], como es comúnmente conocido por sus amigos y compañeros, es un veterano policía de homicidios del Departamento de Policía de los Ángeles. Su nombre Hieronymous Bosch, es el mismo que el del gran pintor flamenco del siglo XV llamado comúnmente como El Bosco, esto es debido a que a su madre le gustaba mucho el cuadro El jardín de las delicias de este pintor, hasta el punto de darle a su hijo el nombre del autor. La actitud de Harry es la de un policía cansado de todo lo que hay alrededor de su profesión, obsesivo y triste, pero honesto y firme en sus pensamientos. Bosch es un hombre normal en el mundo de los homicidios, le agobia la burocracia del Departamento; un policía de los antiguos pero que no reniega del todo de la tecnología”.

– El psiquiatra criminal Sebastian Bergman, personaje de los suecos Michael Hjorth y Hans Rosenfeldt. Dice la editorial Planeta: “Torturado y con una inteligencia fuera de serie. Brusco, mujeriego, borde y autodestructivo, pero brillante y totalmente adictivo: Querrás saber más de él, conocerlo y acompañarle en su camino”. Los tiempos en la “Unidad de Homicidios han terminado y ahora dedica su tiempo a impartir conferencias y a escribir libros”. Otra referencia en el portal “Detectives del libro”: “Sebastian Bergman es psicólogo criminalista en Suecia. Sus relaciones con sus padres no fueron buenas, abandonó su casa en Västerås, Suecia, con 19 años y no volvió. Estudió psicología. En Carolina del Norte se especializó en asesinos en serie. Fue profesor en la Universidad de Estocolmo. Ha trabajado 20 años como psicólogo criminal. Ha escrito varios libros. Una tragedia marcó su vida. Tiene pesadillas recurrentes que ha intentado superar con el alcohol, las drogas y conquistando mujeres de las que huye a la mañana siguiente. En la actualidad tiene 54 años. No es guapo, tiene cara de bulldog, el pelo le ralea, oscila entre el sobrepeso y la obesidad. Pese a ello es un seductor. Vive en un apartamento caro y lujoso en Grev Magnigatan en Östermalm, Estocolmo. Sus ingresos provienen de los derechos de autor de sus obras”.

Nora Linde y Thomas Andreasson, creados por la escritora sueca Viveca Sten. En el portal “serienegra.es”, se lee: Nora Linde. “Abogada de un banco recién entrada en la cuarentena. Tiene que hacer malabarismos para compaginar su trabajo con el cuidado de sus dos hijos, Adam, de 12, y Simon, de 8, a quienes la separación de sus progenitores ha desequilibrado. Lo que más placer le procura es aprovechar el buen tiempo para ir a la casa de veraneo que tiene en Sandhamn”. Thomas Andreasson. “Inspector de la policía de Nacka, que tiene bajo su jurisdicción el archipiélago al que pertenece Sandhamn. Constante y resolutivo, se dedica en cuerpo y alma a su trabajo. Es amigo de la infancia de Nora Lein, de quien busca con frecuencia la opinión sobre alguna investigación en curso y a la que en ocasiones implica más de lo que le gustaría en sus casos”.

– El detective Charlie Parker, protagonista de las novelas del escritor  irlandés John Connolly. Es un expolicía obsesionado con encontrar al asesino de su mujer y su hija. Cuenta con la ayuda de sus amigos, Louis –negro, republicano y asesino profesional– y Ángel –pareja de Louis, ladrón retirado. Parker –publica la editorial Planeta- “es un antihéroe que carga con sus culpas y remordimientos; sin embargo, la conexión que él es capaz de establecer con el mundo sobrenatural lo diferencia del resto de sus colegas literarios”. Connolly escribe: “Es un hombre lleno de dolor y rabia, pero por otro lado tiene una gran empatía: ha sufrido tanto que es incapaz de aguantar y permitir que otros sufran de manera similar”.

Montecristo. El conde de Montecristo de Alejandro Dumas cumplió 175 años. El Dr. Emiliano Canto Mayén, en su ensayo “Mi reino es grande como el Mundo: El Conde de Montecristo en Mérida y la ciudad de México”, publicado en la revista Península, número 2, julio-diciembre 2017, informa: “El miércoles 28 de agosto de 1844 apareció en la sección del folletín del Journal de Débats Politiques et Littéraires, de París, la primera entrega de El conde de Montecristo […] en aquel momento Alejandro Dumas publicaba simultáneamente cinco novelas en distintos periódicos parisinos: El conde de Montecristo, en el Journal de Débats; La reina Margot, en La Presse; La guerra de las mujeres, Veinte años después, en Le Siècle, y un relato de costumbres para Le Globe”

Y en relación con la novela negra, este año se cumplen 178 años de la publicación de la que es considerada como la “primera novela policiaca en la historia de la literatura”. Se trata del relato Los crímenes de la calle Morgue, del escritor norteamericano Edgar Allan Poe. Él lo llamó “cuento de raciocinio”. En Los crímenes… aparece también por primera vez su personaje, el detective C. Augusto Dupin. Poe dice en el cuento: Dupin perteneció a una familia tan ilustre como honrada… Los libros constituían su único lujo… tenía la rareza de profesar a la noche un amor extraordinario: la noche era su pasión… tenía una aptitud analítica especial. Parecía deleitarse en ejercerla y confesaba sin reparo el placer que sentía en ello”.

Traspunte. Dos frases del historiador y ensayista escocés, Thomas Carlyle, en el portal Zenda (4 noviembre 2018):

1. “Los libros son amigos que nunca decepcionan”.

2. “La verdadera universidad de hoy en día es una colección de libros”.

Continuar Leyendo

Apuntes librescos

México necesita lectores

Rolando Bello Paredes

Publicado

en

El Inegi informó: “De cada 100 personas, 42 declararon haber leído al menos un libro en los últimos doce meses. En 2015 la proporción era de 50 por cada 100 personas. El promedio de libros leídos por la población de 18 años y más en los últimos doces meses, fue de 3.3 obras” (Comunicado de prensa número 190/19 de 23 de abril de 2019).

En 2016, el Inegi informó que el promedio de libros leídos en México por la población adulta en el año anterior, había sido de 3.8 ejemplares. Y en febrero de 2017, que 45 personas, de una población de 18 y más años alfabeta, declararon leer al menos un libro en los últimos doce meses.

La información estadística revela el fracaso de las instituciones nacionales educativas y culturales en sus intenciones por fomentar y promover la lectura en México. Algo mal se sigue haciendo en ese sentido, cuando el promedio de lectura es de apenas 3.3 libros cada año. Habría que revisar todo, incluyendo la recientemente anunciada “Estrategia Nacional de Lectura”. Casi empezar de cero, elaborar diagnósticos precisos, y consecuentemente, programas racionales, con metas y objetivos medibles, recursos suficientes y personal capacitado, cuando menos. Y por supuesto, llevarlos a la práctica. Urge: México necesita lectores, para elevar el nivel educativo y cultural de la sociedad nacional.

El Módulo sobre Lectura (Molec), que levanta el Inegi, tiene como objetivo “generar información estadística sobre el comportamiento lector de la población adulta que reside en áreas de 100 mil y más  habitantes en México, y con ello, conocer las principales características de la práctica de la lectura en el país, información relevante que contribuirá en el fomento de la lectura”.

Algunos datos de Molec 2018, obtenidos en febrero último:

a). En los últimos cinco años, el porcentaje de población que leyó algún material considerado por el Molec (libros, revistas, periódicos, historietas o páginas de Internet, foros o blogs) presentó un decremento cercano a los 10 puntos porcentuales: 84.2% en 2015 contra 74.8% en 2019.  

b). El 67.7% de la población alfabeta lee materiales distintos a libros como son revistas, periódicos, historietas o páginas de Internet foros o blogs.

c). El 78.1% de los hombres fue lector de alguno de estos materiales, mientras que en las mujeres lectoras la proporción fue de 71.7 por ciento.

d). Las principales razones declaradas por las que la población no lee fueron: falta de tiempo (47.9%) y falta de interés (21.7 por ciento).

e). El grupo con mayor declaración de lectura de alguno de estos materiales cuenta con al menos un grado  de educación superior. Más del 90% de esta población es lectora ya sea de libros, revistas, periódicos, historietas o páginas de internet, foros o blogs.

f). Más de tres cuartas partes de la población lectora considera que comprende “todo” o “la mayor parte” de lo que lee, mientras que el 21.3% comprende “la mitad” o “poco” del contenido de la lectura.

g). El motivo principal para la lectura de libros y revistas es por entretenimiento, mientras que la lectura de periódicos se asocia más al interés por cultura general.

h). La temática más leída en los libros fue literatura con 42.5%, seguido de los relacionados con alguna materia o profesión, libro de texto o de uso universitario (34.1%) y de temas de autoayuda, superación personal o religioso (26.6 por ciento). 

En Yucatán, según el Plan Estatal de Desarrollo 2018-2024, existe la estrategia en materia de “acceso universal a la cultura”, denominada “Fomentar la producción literaria y el hábito de la lectura”, que contiene siete “líneas de acción”, entre ellas:

i). “Motivar la generación, edición y publicación de medios escritos (libros, revistas, periódicos, entre otros), procurando la producción incluyente y con contenido dirigido a grupos en situación de vulnerabilidad, así como la generación de obras inéditas en diferentes géneros literarios, de investigación y divulgación científica”.

ii). “Crear colecciones incluyentes en formatos económicos”.

iii). “Desarrollar acciones que garanticen la distribución de los libros editados y coeditados en formato impreso y digital abarcando todas las regiones del estado, así como el mercado nacional e internacional”.

iv). “Estimular el acceso a la lectura en lugares no convencionales como áreas hospitalarias, cárceles, orfanatos, entre otros”.

v). “Desarrollar actividades de fomento a la lectura dirigidos a toda la población, pero con énfasis a niños, personas con discapacidad y grupos específicos que tengan limitaciones para acceder a medios escritos”.

Después de la publicación del Plan, en marzo último, no se tiene noticia pública de alguna actividad gubernamental en la materia.

Porvenir. En el ensayo de Armando Petrucci, “Leer por leer: un porvenir para la lectura”, contenido en el libro “Historia de la lectura en el mundo occidental”, de Guglielmo Cavallo y Roger Chartier:

– “Un porvenir para la lectura, entendida como una actividad cultural o de deleite para el hombre alfabetizado, está asegurado, en la medida en que es cierto que en el futuro próximo continuará la otra actividad comunicativa fundamental, propia de las sociedades alfabetizadas: la de la escritura. Hasta que dure la actividad de producir textos a través de la escritura (en cualquiera de sus formas), seguirá existiendo la actividad de leerlos, al menos en alguna proporción (sea máxima o mínima) de la población mundial”.

Lectoras. Datos obtenidos del artículo del periodista Peio H. Riaño, “Muchas lectoras, poco autoras” (El País, 5 julio 2019): “La encuesta de Growth From Knowledge revisa los hábitos lectores internacionales y demuestra que, en el mundo, hay más lectoras. En España las lectoras diarias son el 40% y ellos son el 25%. En Holanda, ellas son el 30% y ellos el 14%. En Alemania la relación es de 31-19”.

Toni Morrison. Premio Nobel de Literatura en 1993, Chloe Anthony Wofford, más conocida como Toni Morrison, falleció el pasado lunes 5 en la ciudad de Nueva York. Sus obras: “Ojos azules (1970), “Sula” (1973), “La canción de Salomón” (1977), “La isla de los caballeros” (1981), “Beloved” (1987), “Jazz” (1992), “Paraíso” (1997), “Amor” (2003), “Una bendición” (2008), “Volver” (2012), “La noche de los niños” (2015), “El origen de los otros” (2017). Por “La canción de Salomón” recibió el Premio Nacional de la Crítica, y por “Beloved”, el Pulitzer.

Fue la primera mujer negra en recibir la distinción del Nobel de Literatura. “La academia sueca fundamentó su decisión de otorgarle el premio en que con “su arte narrativo impregnado de fuerza visionaria y poesía ofrece una pintura viva de un aspecto esencial de la realidad norteamericana” (El País 6 agosto 2019).

La periodista Andrea Aguilar, en 2009, trazó esta estampa de Morrison: “A lápiz y de madrugada. Así es como empezó a escribir Toni Morrison a finales de los sesenta cuando era una recién divorciada madre de dos niños pequeños. Pasaba el resto del día trabajando en una editorial. Han pasado 30 años desde aquello pero la escritora, ganadora del Premio Nobel de Literatura en 1993, se mantiene fiel a sus costumbres. “Al principio pensaba que escribía a esas horas por los niños, pero con el tiempo comprendí que me gusta. Escribo a lápiz y luego paso a ordenador los distintos trozos y voy corrigiendo” (El País 25 abril 2009).

Museos Vaticanos. En diciembre de 2016, el Papa Francisco designó a la primera mujer en dirigir los Museos Vaticanos, Barbara Jatta. Era la vicedirectora y anteriormente había  dirigido la Biblioteca Vaticana. Es la primera vez que esto ocurría en su más de 500 años de historia museística. En recién entrevista con la revista española “El País Semanal” (11 agosto 2019), dijo que los visitantes a los museos  han llegado al número de seis millones al año; que “los museos son la belleza que se percibe con los ojos, con el alma si quiere, pero la biblioteca es lo invisible. Es la belleza oculta de las ideas”; y que “la Capilla Sixtina es del Papa y no se alquila”.

Traspunte. Sic transit gloria mundi. Carlos I de España y V de Alemania. Nació en Gante, Bélgica, el 24 de febrero de 1500, y falleció en Yuste, Cáceres, el 21 de noviembre de 1558. Hijo de Juana la Loca y de Felipe el Hermoso y nieto de los Reyes Católicos y del emperador Maximiliano I de Austria. Fue Rey de España y Emperador del Sacro Imperio. En su imperio, se dice, no se ponía el sol.

Nadie, entonces, podría imaginar que al cabo de los siglos, sic transit gloria mundi, acabaría siendo figura emblemática de un delicioso dulce de chocolate.

Continuar Leyendo

BOLETÍN FRACTO

RECOMENDAMOS