Conecta con nosotros

Arte y ciencia

Entrevista con el escritor chileno Alejandro Zambra

Ricardo Pat

Publicado

en

El poeta y narrador chileno Alejandro Zambra cuya vida ha estado llena de letras, nos comparte lo que fue vivir parte de la etapa de transición en Chile tras el golpe de estado que puso en el poder a Augusto Pinochet, lo que sin duda tuvo mella en lo que fueron los esfuerzos de él y sus colegas de generación.

Por cortesía de nuestros amigos de Editorial Planeta concertamos una cita con este multipremiado escritor para platicar acerca de dos interesantes obras: “No Leer” y “Tema Libre”. Una cita importante a la que acudimos con mucho gusto, ya que estamos hablando de un autor cuya obra ha sido traducida a veinte lenguas y relatos suyos han aparecido en revistas como The New Yorker, The Paris Review, Granta, Tin House, Harper’s y McSweeney’s.

En “No Leer” y “Tema Libre” compartes anécdotas que describen todo lo que implicó para ti dedicarte a las letras

Claro, de algún modo hay un deseo de explicar los inicios justo porque son más colectivos de lo que parecen, yo me siento parte de un grupo grande que se ha mantenido en contacto a lo largo del tiempo y nunca he sentido que escribir sea algo tan individual aunque es algo muy individual en algún punto y leer también, pero siempre me ha gustado esa lo sumamente privado y lo social, como los textos se van poniendo en circulación como si hablar del yo siempre hay un nosotros construyéndose y al revés, como cualquier cosa que suene colectiva también tiene un lado individual.

¿Sientes que de alguna forma la etapa de transición que vivió tu país de alguna forma tuvo mella en lo que fueron los esfuerzos de ustedes?

Sí creo que fue muy, por una parte al comienzo costaba formular una historia, un relato porque creo que muchos teníamos la sensación de que la historia era algo que le había sucedido a nuestros padres, que ellos había sido los protagonistas y nosotros los personajes secundarios que estaba en un rincón haciendo dibujos. “Luego cachamos que no, que éramos los protagonistas y que había cierta comodidad en no querer serlo, o sea como que había cierta distancia que nosotros  mismos habíamos construido, entonces eso era una transición, que se expresaba en muchos niveles, lo digo para contextualizar, o sea porque cuando en teoría volvió la democracia a Chile era un momento muy complejo y muy frágil, Pinochet seguía en el poder, estaba al mando de las fuerzas armadas, luego fue senador vitalicio, era un país que en teoría había recuperado la democracia, pero ni siquiera nosotros sabíamos muy bien lo que era la democracia, lo confundíamos incluso con la adolescencia, porque en la adolescencia tenías permiso para llegar más tarde a la casa entonces bueno, eso era algo así como libertad y a veces confundías eso con lo que estaba pasando en el país, pero era un momento muy cargado, muy complejo, muy melancólico, oficialmente se decía que no, que se había acabado la dictadura y al otro día estaba todo bien, pero no…

Quizá por un anhelo de ya dejar atrás el pasado…

Claro y el pacto era ese, el pacto era no escarbar en los asesinatos, no escarbar en la tortura, todo eso finalmente sí se hizo, pero tomó mucho tiempo, era una democracia muy falsa, muy rara la de los años noventa.

Me imaginó que todo eso los golpeó y de alguna forma definió muchas cosas

Claro y a la vez como tú dices una transición  yo lo relaciono con la adolescencia porque la adolescencia también es una transición…

Claro

Y también en otros aspectos,  por ejemplo la relación el papel, con la materialidad de los libros, era un momento en que todavía se escribía trabajos a máquina, y aparecían los computadores mucho antes de internet, difundir lo que hacíamos alcanzó a ser todavía algo artesanal, con muy poquitas editoriales en general los primeros libros que sacábamos todos eran…

Mimeografiados o fotocopiados

Claro y juntando plata con un amigo, que sé yo, entonces no había muchas  formas de difundir lo que hacíamos.

Me gustaría retroceder un poco en el tiempo para saber…

Retroceder aún más…

Aún más, porque en uno de los libros narras cuando tomaste la decisión de estudiar o tener algo que ver con lo que implicaba el escribir, el leer y demás, pero  tu desde niño ¿Eras un lector voraz o de niño tenías otros sueños, otras ideas?

Otros sueños sí, exacto…

¿Cuándo decidiste que escribir era lo tuyo?

No sé en  qué momento lo decidí pero sí quería hacer otras cosas, y sobre todo relacionadas con la música, la música era mi pasión cuando muy niño, me interesaba, aprendí a tocar la guitarra…

¿Qué escuchabas?

No pues escuchaba de todo, pero sobre todo estaba ligado a la creación, me interesaba, desde muy chico aprendí a tocar guitarra, a los siete años, y bueno, la broma que hago es que a los siete años tocaba la guitarra como nadie y que ahora toco la guitarra como niño de siete años (RISAS), porque en algún momento me estanqué, no seguí y mi primera sensaciones literarias también tiene que ver con la música, no necesariamente con la música que me gustaba sino también con esa música como entre oídas así en la radio, las letras, de eso hay también un ensayo al final en “Tema Libre”, como esas imágenes que de pronto aparecían en una canción que no te gustaba pero que te comunicaban algo, por ahí, mi aproximación a la literatura en realidad no estaba al comienzo muy ligada a los libros, para mí fue algo una elección totalmente mía, por supuesto que había estímulo, mi abuela materna por ejemplo era muy buena relatora de historia y siempre nos apoyaba y nos incentivaba a escribir, desde muy chico sí escribía, eso sí lo recuerdo con precisión y luego tenía un prejuicio positivo digamos hacía los libros, sí me volví un lector voraz pero no desde un comienzo, y luego creo que lo que pasó es que fracasé en otras cosas y la escritura siempre estuvo ahí y de pronto se transformó en un oficio, porque también había ya, hacía mucho rato se había instalado como un hábito, como que me gustaba escribir, no necesariamente quería ser escritor digamos, creo que también hubo momentos como de mucha fragilidad en que la escritura siempre estuvo ahí y siempre fue una compañía y de pronto como que me aferré a eso.

Me parece que eres una persona que todo lo cotidiano lo conviertes en escritura, a mí parece muy rico, sobre todo en estos dos libros donde compartes muchas cosas vivenciales pero de una forma que nos metes dentro de la historia, como si estuviéramos sentados escuchando tu conferencia.

Ah que bueno, que bueno que ese sea el efecto, creo que este libro “Tema Libre” reúne textos que son muy distintos entre sí, justo por eso, porque la primera parte son puras conferencias y que yo escribí pensando en ese auditorio, pensando en no aburrir, por una parte, por la otra no aburrirme y tratar de decir algo mínimamente significativo en relación a los temas que son medio difusos, pero es un libro sobre todo en esa primera parte, a propósito de la lectura y la escritura y luego hay unos cuentos entremedio que no estaban en ningún  otro libro y que había escrito yo antes y con los cuales tenía una relación compleja, como si no sabía si me gustaban o no, en una de las conferencias hablo mal de esos cuentos y digo que son malos y que nos los voy a publicar nunca y en la segunda los publico. (RISAS). Me gusta ese roce también, esa contradicción y el final que es la parte mexicana del libro, la tercera parte es muy reciente y disfruté mucho de escribir esos textos porque los necesitaba porque creo que no son de mí, sino de lo que he vivido pero justo porque creo que hay temas en los que todos hemos pensado, por ejemplo los terremotos.

¿De qué formas nos invitarías a disfrutar de la lectura de “No Leer” y “Tema Libre”?

Yo disfruto de la existencia de estos libros, pero hay otros mejores (RISAS). Lo que yo trato cuando escribo es descubrir coas, al momentos de escribirlas uno va cambiando de plan porque no lo sabes todo antes de escribir, y aspiro y espero que ese diálogo, que en el fondo fue un diálogo mío monológico se comparta porque finalmente creo que hablo de cosas sobre las que todos tenemos una intuición o alguna opinión, entonces lo que yo creo que se puede esperar es un libro que se puede responder, me parece que todos los libros requieren alguna clase de respuesta, este libro sí hace unas proposiciones que uno podría aceptar o rechazar, pero aceptarla o rechazarla siempre pasa por una toma de posición personal.

OTRAS OBRAS DE ALEJANDRO ZAMBRA:

Poesía Bahía Inútil (1998)

Mudanza (2003)

El inclasificable volumen Facsímil (2015)

Bonsái (2006)

La vida privada de los árboles (2007)

Formas de volver a casa (2011)

Mis documentos (2014)

Continuar Leyendo
Clic para comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Arte y ciencia

¿Miedo al urólogo? gánale al cáncer de próstata

Freddy Pacheco Tucuch

Publicado

en

El cáncer es un conjunto de enfermedades que se pueden originar en cualquier parte del cuerpo, ya que cada una de las células de nuestro cuerpo tiene ciertas funciones específicas. Las células normales se dividen de forma ordenada y mueren cuando se han desgastado o se dañan, dando paso a que nuevas células ocupen su lugar. El cáncer se origina cuando las células comienzan a crecer sin control, formando nuevas células que desplazan a las normales. Los diferentes tipos de cáncer tienen algunas similitudes, pero son diferentes por la manera en que crecen y se propagan. En consecuencia, también responden a tratamientos de diferente manera: algunos tipos de cáncer se tratan mejor con cirugía, mientras otros responden mejor a medicamentos (quimioterapias).

La próstata se encuentra debajo de la vejiga y delante del recto; su tamaño cambia con la edad. En los hombres más jóvenes, la próstata tiene el tamaño aproximado de una nuez. No obstante, su tamaño puede incrementarse con la edad. La función principal de la próstata, junto con los testículos y vesículas seminales, es producir semen. El cáncer de próstata se origina cuando sus células comienzan a crecer sin control. La mayoría de los cánceres de próstata son adenocarcinomas, es decir, se desarrollan a partir de células de la misma glándula. Otros tipos de cáncer de próstata incluyen: sarcomas, tumores neuroendocrinos, carcinomas de células pequeñas y carcinomas de células transicionales.

Los factores de riesgo relacionados con este tipo de cáncer, según la American Cancer Society, son los siguientes: la edad avanzada (50 años o más) donde se reporta entre 6 a 10 casos en hombres mayores de 65 años; las alteraciones genéticas heredadas parecen indicar algún riesgo, pero son responsables de un pequeño porcentaje de los casos en general. El cáncer de próstata ocurre con más frecuencia en hombres de raza negra y en hombres del caribe con ascendencia africana, y finalmente, algunos casos pueden tener algún factor genético de antecedentes familiares.

El cáncer de próstata es la causa más frecuente de mortalidad en hombres, con un 16% de incidencia en México. Las tasas de incidencia más altas se ubican en Austria y América del Norte, y las más bajas en países asiáticos.

Diversas fuentes, como el IMSS, INCan, Globocan reportan que 13 de cada 100 mil hombres de 20 años y más ,mueren de este tipo de cáncer en México; el 70% de los casos relacionados con el cáncer de próstata se presenta en hombres de países desarrollados; es el 2° cáncer más común en varones de todo mundo y 67 años es la edad promedio en la que se diagnostica.

Entre las principales medidas de prevención, para reducir el riesgo de cáncer prostático, se recomienda, que, al cumplir los 40 años de edad, todo hombre asintomático debe evaluar con frecuencia la condición de su próstata; cuidar el peso corporal realizando actividad física regularmente; llevar una alimentación con alto contenido de ciertos vegetales como jitomates, col, brócoli, frijoles, soya y otras legumbres.

Sin embargo, es de vital importancia mantenerse atento a síntomas de crecimiento prostático: necesidad de orinar urgente, dificultad para empezar a orinar, aumento en el número de ocasiones en las orinas durante 24 horas, disminución del calibre y fuerza del chorro de la orina, y terminar de orinar por goteo.

El doctor José Arturo Rodríguez Rivera, urólogo por la universidad de Guadalajara, recomienda realizarse desde los 30 años determinación en sangre de los niveles de antígeno prostático y un ecosonograma. A partir de los 40, hay que agregar el tacto rectal y a los 50 años, estas revisiones deben realizarse cada año.

Continuar Leyendo

Arte y ciencia

Perros logran detectar cáncer en personas

Avatar

Publicado

en

Un nuevo estudio publicado en el Journal of the American Osteopathic, reveló que investigadores lograron entrenar con éxito a tres perros para que pudieran detectar, a través de su olfato, el cáncer de pulmón en pacientes que lo padecen. Para realizar el exitoso estudio, los científicos del Lake Erie College entrenaron durante ocho semanas a los perros Beagle, una raza que es conocida por “sus genes receptores olfativos superiores”, con el fin de poder identificar diferentes muestras de sangre de adultos sanos y otras con células de pacientes con cáncer de pulmón.

Cuando los perros no detectaban nada extraño en la muestra, seguían de largo, pero si olfateaban el cáncer, se sentaban en el lugar. Después de este entrenamiento, los investigadores se dieron cuenta de que los perros habían acertado en un 97% en la detección del cáncer de pulmón, según publicó la revista People.

“Todavía queda mucho trabajo por delante, pero estamos progresando”, aseguró Thomas Quinn, uno de los investigadores del estudio.

Debido al éxito que tuvo la investigación, los científicos ya han empezado otra prueba para entrenar a los perros con la finalidad de detectar otros tipos de cáncer, como el de mama y colon. Sin embargo, esta vez la realizan a través de muestras de aliento de los pacientes, en lugar de sangre.

La idea es poder descubrir cuáles son los biomarcadores que alertan a los perros para saber que existe el cáncer en el aliento o en las muestras de sangre, y utilizarlos para poder crear nuevas tecnologías, parecidas a las pruebas de embarazo, que puedan detectar fácilmente la enfermedad.

“Actualmente parece que los perros tienen una mejor capacidad natural para detectar el cáncer que nuestra tecnología más avanzada”, aseguró el científico Quinn.

“Una vez que averigüemos lo que saben y cómo pueden llegar a eso, podremos alcanzarlos”, aseguró.

Los investigadores pretenden usar esa tecnología para poder identificar a los pacientes de cáncer en etapa temprana. “La detección temprana del cáncer es una de las mejores maneras de mejorar los resultados que tienen los pacientes, y los métodos actuales de detección precoz dependen de equipos de imagenología muy costosos que pueden ser un obstáculo para las comunidades rurales y vulnerables”, finalizó el investigador.

Continuar Leyendo

Arte y ciencia

Semen congelado funciona fuera de la Tierra

Avatar

Publicado

en

Investigadores de Dexeus Mujer y de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC) demostraron en un estudio que el semen congelado mantiene su viabilidad en condiciones de ingravidez en el espacio, por lo que podría servir para hacer reproducciones de la especie humana fuera de la Tierra.

El estudio se hizo con diez muestras de semen de diez voluntarios sanos y cada una de ellas se dividió en dos fracciones: una para el estudio en condiciones de microgravedad y otra de control.Todas se congelaron en nitrógeno líquido a -196º C y las fracciones para el experimento se introdujeron en un tanque específico para transporte aéreo colocado en una avioneta del Aeroclub Barcelona-Sabadell, especializada en vuelos acrobáticos para estudios científicos.

La avioneta hizo 20 parábolas para someter las muestras a condiciones de microgravedad durante 8 segundos en cada parábola, utilizando la técnica de la caída libre “que produce unas condiciones de ingravidez totalmente equiparables a las que se dan en vuelos espaciales y que experimenta un astronauta en órbita”, explicó el profesor de la UPC, Antoni Pérez-Poch.

Tras estas maniobras, el esperma fue descongelado y analizado, y las fracciones se compararon con las fracciones de control de cada donante, que fueron descongeladas y analizadas en paralelo, para ver si había variado su capacidad fértil, su concentración, movilidad, vitalidad, morfología, apoptosis y fragmentación del ADN espermático.

Los resultados revelaron que no había diferencias significativas en ninguno de estos parámetros entre las fracciones sometidas a la microgravedad y las que se mantuvieron en condiciones de gravedad terrestre.

“La concordancia en la vitalidad y la fragmentación del ADN fue del 100%, de un 90% en movilidad y concentración y de un 80% en la morfología”, según explicó la doctora que lideró el trabajo, Montserrat Boada. “Las pequeñas diferencias están probablemente más relacionadas con la heterogeneidad de las muestras de esperma que con la exposición a las condiciones de microgravedad”, precisó.

Boada informó que ahora quieren hacer nuevos experimentos con más cantidad de muestras y una exposición más larga a la microgravedad.

“El estudio quería demostrar si se puede desplazar esperma congelado de la Tierra al espacio. Luego veremos si se fecundaría correctamente, si se podría implantar y si darían lugar a un embarazo. Este el primer paso de un proyecto más grande que es saber qué capacidades de reproducción tendríamos fuera de la Tierra”, concluyó Boada.

Continuar Leyendo

BOLETÍN FRACTO

RECOMENDAMOS