Conecta con nosotros

Editorial

Mérida ¿Nos hundimos o hacia dónde vamos?

Avatar

Publicado

en

Rubén TORRES MARTÍNEZ

Joel ENRÍQUEZ SÁNCHEZ

Ya desde el siglo XVII en plena colonia, Carlos de Singüenza y Góngora (1992, 162) narraba y advertía de la fuerza del agua para una ciudad como la entonces capital de la Nueva España; en sus Relaciones Históricas, de Singüenza y Góngora explica el porqué de una rebelión que se pudo evitar si las autoridades virreinales hubiesen atendido, entre otras cosas, el problema de lluvias excesivas en la otrora capital mexica. Más recientemente Héctor de Mauleón (2015) en una excelente crónica nos informa que la ciudad de México estuvo inundada por espacio de cinco años en ese mismo siglo XVII, cuando en 1629 una tromba azotó por espacio de treinta y seis horas la ciudad. Esto a la larga costó la vida de alrededor de treinta mil individuos. Tres siglos y medio después el problema de las lluvias sigue tan amenazante como en la época virreinal, y nuestras autoridades continúan o tomando decisiones equivocadas o bien aplicando la lógica del avestruz, es decir, esconder la cabeza.     

Es por ello que no sea de extrañar que cada año durante temporada de lluvias la CDMX  sea nota de ocho planas en todo el país; sin embargo no se trata de un fenómeno que afecte exclusivamente a la CDMX, sino a todo el territorio del país. A mediado de 2017 la noticia del socavón que le costó la vida a dos ciudadanos (Juan Mena Romero de 33 años y, Juan Mena Ruíz, de 65 años) en el Paso Express rumbo a Cuernavaca fue harta conocida.

En el municipio de García del estado de Nuevo León, desde agosto de 2018 se han dado constantes apariciones de socavones que ha obligado a decenas de familias a abandonar sus hogares y buscar refugio en alguna otra parte. Como si fuera una broma tétrica y de mal gusto en la capital yucateca, justamente en la histórica colonia García Gineres, en días pasados se dio la aparición de otro enorme socavón.  Los ejemplos anteriores muestran que el problema de la aparición de socavones se da en distintas orografías y como ahora veremos, muchas veces obedecen a factores humanos y comunes que bien podrían ser evitados.

Lluvia, calor y árboles. Reblandecimiento del subsuelo.  

Resulta sorprendente que nadie esté comentando el tema del reblandecimiento de la tierra; el fenómeno de los socavones no está ocurriendo exclusivamente por “lluvias excesivas”, como nos han querido hacer creer tanto autoridades como medios de comunicación; el reblandecimiento de la tierra se debe principalmente al hecho del talado irracional de cientos, miles de árboles, de un día a otro para priorizar construcciones. Los árboles tienen la función de asentar y amarrar, por decirlo coloquialmente, la tierra. Ejemplificando, los deslaves de los cerros sólo ocurren cuando se han podado árboles y se han realizado construcciones en su lugar sin asegurar el fortalecimiento del subsuelo mediante la plantación de nuevos árboles; esta historia es harta conocida en nuestro país. Veamos la situación que actualmente vive la zona de Santa Fe, lugar de altísima plusvalía en la CDMX, con el deslave de los cerros que ha provocado la inhabilitación de varios hogares.

La administración de Mancera en la CDMX taló más de 18 mil árboles, sin reponerlos en su integralidad. El gobierno actual de Sheiubaum guarda un extraño silencio al respecto. Los arboles además de permitir la firmeza del suelo y subsuelo, son también reguladores naturales de la temperatura ambiental. Otro buen ejemplo es la ciudad de Mérida, donde conforme avance la temporada las temperaturas tenderán a incrementarse. Ya en 2017 las temperaturas alcanzaron 40.8 grados y una sensación térmica de 52.8. Lo interesante es observar cómo en el centro histórico las temperaturas son dos o hasta tres grados más elevadas que en el resto de la ciudad; la explicación es muy evidente cuando observamos que en el centro histórico de la Ciudad Blanca, no existen áreas verdes suficientes; todo se ha llenado de cemento.

Además proyectos como el de la “Parque de la Plancha” que vendría a refrescar una parte importante del centro histórico meridiano, no termina de cuajar, siempre amenazado por intereses inmobiliarios, de centros comerciales, e incluso de vecinos, la mayoría extranjeros, que demandan “derechos diferenciados”. Un estudio de López Santillán y Bolio de 2015 mostraba cómo Mérida es quizás la ciudad de la república mexicana con menos espacios verdes públicos; lo anterior se compensa, afortunadamente, con los jardines y terrazas privadas, que muchas familias aún conservan, pero ¿hasta cuándo?   

A nivel global, en la India, se comienzan a hacer habituales las oleadas de calor -causadas por el Cambio Climático-. La oleada de calor del año pasado mató a más de 2.500 seres humanos, evento que por no ocurrir en ningún país del llamado “primer mundo” no es digno de comentar en los medios.

En este 2019 en México ya tuvimos una primer ola de calor considerable; más de 16 estados – CDMX, Coahuila, Nuevo. León, San Luis potosí, Hidalgo, Puebla, Veracruz, Tabasco, Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Morelos, Michoacán, Querétaro, Nayarit, Jalisco, Campeche, Yucatán.- marcaron temperaturas que se aproximaron a los 40 grados. Aquí también vale la pena volver a preguntar: ¿Y a quien le importa? ¿Quién lo comenta? ¿Qué estamos haciendo al respecto?

Cuando hablamos de naturaleza, todo suele estar interconectado, y como dice un célebre dicho hispano “al cabo de los años mil, vuelven las aguas por donde solían ir”. Ello explicaría ciertos fenómenos climatológicos, pero el asunto es más complejo de lo que se suele pensar.

¿Recuerdan que la gran Tenochtitlán era un lago? ¿Sabían que La ciudad de los palacios ha sufrido diversas y numerosas inundaciones a lo largo de los siglos? Del otrora lago donde algún día un águila se posó sobre un nopal devorando una serpiente, no queda absolutamente nada; ya todos los ríos y canales se volvieron depósitos de aguas sucias, se encuentran entubados y vale la pena preguntase: si obstruyéramos nuestras vías sanguíneas, ¿Qué pasaría? ¿Cómo reaccionaría nuestro cuerpo? ¿Qué pasaría con nuestro organismo? Este ejercicio metafórico es válido cuando recordamos que en el 2013 la ciudad se quedó sin agua porque no llovió y el río Cutzamala se secó; paralelamente se talan árboles al por mayor para satisfacer la demanda de vivienda en una ciudad sobrepoblada y se construyen líneas de Metrobus, que poco o nada consideran en torno a la necesidad de un crecimiento urbano ecológico y sustentable.

Es por ello que no es de extrañar que el 70% del agua dulce en la CDMX, esté contaminada; una vez más resalta la importancia de los árboles en los centros urbanos ya que estos son los encargados de captar agua para los mantos acuíferos mediante el aire. Aquí aparece un segundo problema, que no por ello es secundario: La contaminación ambiental, donde el etanol y el dióxido de azufre, por señalar algunos de los elementos, terminan por incorporarse a los mantos acuíferos, y con ello la contaminación llega directamente a nuestras aguas.  Y nadie lo está comentando.

Global-local. Los socavones que vienen. 

A nivel global se continúa con una explotación desmedida de recursos naturales sin ocuparnos de la renovación de los mismos; peor aún, la explotación ya no está siquiera considerando asuntos esenciales como no contaminar a cielo abierto (los casos mexicanos y brasileño son emblemáticos al respecto). De igual manera en el mar se han prendido alarmas por la acelerada extinción de algunas especies en los últimos 20 años. En el último año se ha escuchado mucho sobre la vaquita marina gracias al compromiso de un actor de talla internacional como Leonardo Di Caprio, pero ¿Quién se está ocupando del Pepino de mar, del Salmón real, de la Foca monje del mediterráneo, del Atún azul o de la Nutria marina, por solo mencionar unos cuantos? La WWF ha declarado 14 especies marinas en peligro inminente de extinción, de las cuales 7 están en mares mexicanos. Sin lugar a dudas algo estamos haciendo mal, muy mal, en nuestro país. Un análisis panorámico, que abarque distintos aspectos, y multi-disciplinario, desde distintas ópticas y disciplinas, es urgente.   

Los distintos socavones que están apareciendo a todo lo ancho y largo del país son sólo la punta del iceberg; esto no es nuevo, basta una simple búsqueda por internet para observar que por ejemplo entre 2010 y 2014 se dieron casi 300 socavones tan solo en la capital del país.   

En la Facultad de Ciencias de la UNAM, se ha conformado un pequeño grupo en Hidrogeología, que hacen una estadística que nos indica que la CDMX se ha hundido más de 15 metros desde el terremoto de 1985; los escalones que cada determinado tiempo se le agregan al Ángel de la Independencia testimonian de ello; ¿La causa? No sólo son las lluvias, es la mala planeación, la sobreexplotación, la degradación y destrucción del hábitat natural de la CDMX, la contaminación y, claro está, el cambio climático.

En Yucatán, la ciudad Blanca, continúa creciendo a pasos agigantados, aparecen como champiñones de un día al otro, casas, departamentos, conjuntos habitacionales, centros comerciales y hasta campos de golf y lagos artificiales. Deberíamos voltear a ver lo que está sucediendo en otras ciudades debido a que los procesos urbanos no se planean, ni se proyectan, ni se diseñan. Lo del socavón en García Gineres no debería minimizarse, en verdad debe ponerse atención a ello. Mérida, Yucatán, la península, estamos aún a tiempo para no repetir los errores que ya han costado patrimonio y vidas en otros estados del país.

Continuar Leyendo
Clic para comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Editorial

Crisis ambiental, las cosas por su nombre

José Miguel García Vales

Publicado

en

Hay que llamar a las cosas por su nombre. Sin eufemismos. Sin palabras que oculten la realidad. Esa es la convicción detrás de la decisión del periódico inglés The Guardian, de modificar sus reglas de estilo para redactar noticias que “describan la crisis ambiental que enfrenta el mundo”.

The Guardian explica que mantener el uso del concepto “cambio climático”, elimina la capacidad de entender en toda su dimensión los fenómenos que ocurren y están desestabilizando la vida humana, con toda su necesidad de aprovechamiento de los recursos naturales, y, desde luego, afectando al resto de los sistemas vivos del planeta. La voz “cambio”, tiene una connotación positiva. Se “cambia” al elegir una nueva alternativa política. Se  prefiere “cambiar” de trabajo, para poder desarrollarse profesionalmente en otra actividad. The Guardian la describe, como una palabra que también puede entenderse pasiva. El cambio se debe a una transformación “natural” y no a la acción humana.

En la nota que emitieron para justificar el cambio editorial, recuerdan que personajes como Antonio Guterres, Secretario General de la ONU, Angela Merkel, canciller alemana, e incluso el Papa Francisco, han descrito la situación actual, como una “crisis climática”.

Las palabras importan, porque la realidad importa. Hacer este ajuste en nuestro vocabulario, tal vez, y me resigno a pensar que tal vez, puede servir para hacer un ajuste en las decisiones políticas de los gobiernos, sobre cómo encarar la crisis ambiental, y en cada individuo, cómo reducir el impacto energético y de consumo en cada decisión cotidiana.

En ese sentido, hablemos con franqueza.

La semana pasada el Gobierno de la Ciudad de México, dio un ejemplo de cómo ocultar una realidad de crisis climática. La innegable pésima calidad del aire capitalina, se escondió detrás de protocolos, contingencias o el debate entre si la causa fueron los incendios o la emisión de gases contaminantes por los automóviles.

Pero ese ejemplo, derivado de una condición temporal en la que se combinaron varios factores, se repite en momentos que la agenda pública no presenta tanto interés.

Es el caso de Yucatán.

Al momento de escribir este editorial, la estación SDS01 de la Secretaría de Desarrollo Sustentable del Gobierno del Estado, no se encuentra reportando los datos de monitoreo a la página del Sistema Nacional de Información de la Calidad del Aire.

Sin embargo, en días pasados llegó a reportar, en determinados momentos del transcurso del 15 de mayo, límites de hasta 96 µg/m3 de las partículas PM2.5, las mismas partículas dañinas que se reportaron en la CDMX. De acuerdo a la NOM-025-SSA1-2014, estas partículas rebasan los límites permitidos cuando a lo largo de 24 horas alcanzan valores superiores a 45 µg/m3. El miércoles pasado, el promedio en dicha estación de monitoreo fue de 33 µg/m3. De acuerdo a la NOM, la calidad del aire de Mérida estaría por debajo de los límites máximos. Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud, establece que el límite máximo debería ser 24 µg/m3. Si tomamos en cuenta esta clasificación, Mérida se encuentra en condiciones no saludables.

Las causas se pueden ubicar en incendios, quema de basura, la emisión de gases industriales y, desde luego, la combustión del motor de los automóviles. Tenemos el beneficio de que estos gases se dispersan, al no tener barreras naturales, como en la capital mexicana. Pero el problema existe y no lo queremos ver.

Como tampoco vemos en tu totalidad la falta de soluciones para la contaminación del manto freático, la baja capacidad estatal para la recolección de residuos sólidos, la reducción de la población de abejas, deforestación, entre otros muchos problemas.

Bien haríamos, sociedad, nuestras autoridades y las empresas, si modificamos nuestro marco mental y de lenguaje, tal y como hizo The Guardian. Por lo pronto, Informe Fracto se suma, con convicción, a nombrar las cosas por su nombre, crisis ambiental.

Un dato

En el documento Programa de gestión para mejorar la calidad del aire del estado de Yucatán 2018-2027 (ProAire), se detalla que entre en los años 2014, 2015 y 2016, en Mérida se rebasaron los límites promedio anuales permitidos por la NOM-025-SSA1-2014 de contaminantes de las Partículas PM 2.5, establecido en 12 µg/m3. Es decir, aún con una normatividad laxa como es la mexicana, la calidad del aire en Mérida es mala. Cabe resaltar que en ProAire, se establecen 6 estrategias y 14 medidas con el objetivo de reducir las causas y efectos de la contaminación del aire.

Continuar Leyendo

Gotero de letras

La Aurora, inicio y derrumbe de una industria

Carlos Bojórquez Urzaiz

Publicado

en

El teatro situado en el ex telar La Aurora, y las mujeres mayas que pregonan sus bordados en el  parque principal, a salto de mata para burlar la vigilancia, forman parte de antiguas tradiciones de Valladolid, que si bien se recuerdan poco, nos trasladan a los tiempos dorados de la producción algodonera. Pero más allá de esta aparente separación entre la reminiscencia del pasado y presente palpitante, el ex telar y las bordadoras ambulantes, representan etapas y formas de vida de la actual Sultana de Oriente.

Por eso es bueno recordar que el edificio acondicionado como teatro, en el cruce de las calles 42 con 33 del Barrio de la Candelaria, originalmente fue asiento de la fábrica de hilos y tejidos de algodón La Aurora, que funcionó entre 1833 y 1847, con el impulso de Pedro Sániz de Baranda y los herederos de Juan L Mac-Gregor, prominentes campechanos que avizoraron nuevos horizontes para el algodón cultivado por los mayas de Valladolid.

Como se sabe, durante la dominación colonial, los españoles aprovecharon sin regulaciones el algodón en rama y las manufacturas tejidas y bordadas por las mujeres mayas, que llegaron a codiciarse tanto, que cuando se consumó la independencia y ocurrieron cambios económicos, Pedro Sániz y los herederos de Mac-Gregor decidieron fundar La Aurora, que fue el primer telar de vapor en México. La renovada tecnología, así como las instalaciones modernas, con máquinas para  secar, despepitar y tejer, y los más de  117 obreros que laboraban en La Aurora, no fue sino reflejo del sensible incremento de los cultivos algodoneros de los mayas, en tierras adyacentes a sus milpas, e incluso substituyendo el maíz, atraídos por la demanda  de esta fibra que  vendían a precios irrisorios a la flamante empresa asentada en Zací.    

El desmoronamiento de La Aurora hacia el año de 1847, seguramente estuvo relacionado con la gran rebelión del pueblo maya,  la mal llamada Guerra de Castas, que incluyó en sus filas insurrectas a los productores de algodón, quienes activaron su potencial de rebeldía contra la empresa que mal pagaba sus cultivos, ocasionando el cierre definitivo de la primera fábrica de algodón movida con vapor en el país. Y se ha dicho hasta el cansancio: la Historia es maestra de la vida, y debiera leerse este ejemplo para entender que para lograr empresas exitosas es necesario aparejar el éxito económico con el trato humano de las personas que laboran en ellas. Caso contrario, otras auroras terminarán cerrando sus puertas como ésta, que habiendo nacido en Valladolid y siendo pionera de la industria nacional, actualmente es apenas un recuerdo. 

Continuar Leyendo

A propósito de…

Respire sólo si es necesario

Cristina Martin Urzaiz

Publicado

en

A propósito de la carencia de un ambiente adecuado  para vivir, hoy fue mi cuerpo, literalmente, el que dictó el tema de mi columna. Me disponía a escribir acerca un asunto relacionado con las redes sociales, cuando los ojos me empezaron a arder y llorar, de tal forma que me fue imposible seguir escribiendo, lo que me obligó a   modificarlo todo.

Decir que en la Ciudad de México nos estamos ahogando puede parecer una exageración, aunque el diccionario de la Real Academia acepta como una de las acepciones de la palabra ahogar: “Sentir sofocación o ahogo”, de tal forma que si muchos sentimos sofocación, podemos asegurar que nos ahogamos.  Aquí cada vez más, respirar es peligroso para la salud.

Que este conglomerado es como una olla rodeada de montañas, lo que dificulta la dispersión de los materiales contaminantes, es algo sabido desde hace mucho tiempo; que, junto con el Estado de México, representa la mayor aglomeración del país, también lo sabemos; que la cantidad de vehículos que circulan diariamente generan miles de contaminantes, para nadie es noticia.

Hay, sin embargo, algunas novedades que invitan a salir corriendo y no parar hasta que sintamos entrar el aire normalmente a los pulmones, sensación que empieza a ser un recuerdo lejano en esta urbe.

Uno de esos datos aterradores es que solamente 9 días en lo que va del año, el aire ha sido bueno para la realización de todo tipo de actividades, según el Índice Metropolitano de la Calidad del Aire (IMECA). Otro es que, a partir del incremento de la temperatura, se han multiplicado los incendios; 15 de ellos tuvieron lugar el pasado 11 de mayo, día en que también se registraron 30 en municipios conurbados del Estado de México. Decir que huele a quemado no es una metáfora.

Aun en esas circunstancias, las autoridades no se decidían a aplicar la Contingencia Ambiental, que establece una serie de restricciones para mejorar la calidad del aire, debido a que el protocolo estipula que el programa de emergencia se  detona a partir de los 151 puntos. No en 149, ni en 148. Así la visibilidad sea escasa a pocos metros, por la cantidad de partículas suspendidas, ni aunque los ojos ardan y lloren, duela la garganta y se advierta sofocación tras caminar algunos pasos. Si el indicador no rebasa 150, no hay nada que hacer. Fue hasta el martes por la mañana, luego de varios días de respirar polución, cuando resolvieron declarar la emergencia.

De acuerdo con datos del INEGI hay 4.7 millones de vehículos automotores registrados en la Ciudad de México, el doble que en el año 2000; mientras que en el Estado de México llegan a 7 millones; lo que significa que la planta vehicular de esa entidad aumentó 6 veces en los últimos 18 años, en tanto que la población creció sólo 2 por ciento. Sin duda los vehículos se reproducen más rápido que los seres humanos. Hay casas que cuentan con 4 ó 5 unidades y sólo dos habitantes.

Hace 30 años se aplicó por primera vez el programa Hoy No Circula, que limitaba el tráfico de automóviles particulares en un 20 por ciento cada día. Desde entonces, la población creció un 9 por ciento, los automóviles 219 por ciento.

En tanto, los vehículos de transporte público, “microbuses”, que en su mayoría han dejado atrás el tiempo de vida útil, no deben pasar prueba alguna de emisión de contaminantes. En el Estado de México la mayoría de estas unidades rebasa los 30 años de servicio; esas chatarras son chimeneas ambulantes, además de un peligro para los usuarios, por sus malas condiciones mecánicas.

Y por si la concentración humana y vehicular no fuera suficiente, los desarrolladores inmobiliarios siguen su marcha imparable hacia la devastación del medio ambiente. Como ejemplo, el pasado 9 de mayo, habitantes del barrio de Xoco, en la alcaldía de Benito Juárez, una zona céntrica de la capital, dieron a conocer, durante una protesta en las calles, que la constructora Mitikah derribó 54 árboles para abrir la entrada hacia dos torres de 35 pisos, sin los permisos de construcción correspondientes, según confirmó la gobernadora de la ciudad Claudia Sheinbaum. Esta práctica depredadora ha sido una constante de los edificadores de conjuntos habitacionales y comerciales.

Finalmente, el martes, las autoridades declararon la urgencia y plantearon una serie de recomendaciones, algunas de ellas difíciles de aplicar y hasta de entender. Sugirieron utilizar medios de transporte no contaminantes,  entre ellos la bicicleta y caminar. Aunque advirtieron, contradictoriamente,  que niños, adultos mayores, personas con enfermedades respiratorias o  cardiovasculares deben limitar “esfuerzos prolongados al aire libre”.

Alertaron sobre la necesidad de permanecer en ambientes interiores, cerrar puertas y ventanas y colocar toallas mojadas para sellar rendijas en lugares donde se perciban los efectos de los incendios.

La SEP ordenó la suspensión de actividades fuera del aula para los niños, lo cual resultaba ya innecesario dado que el martes empezaron las celebraciones del día del maestro y el miércoles 15 de mayo es día feriado en las escuelas. ¿Qué será de los niños de esta generación habituados a desarrollarse en departamentos de 40 metros, sin la posibilidad de salir al parque o a la calle ante el temor de la inseguridad y tampoco al patio de la escuela por la polución?

Frente a la eventualidad de no contar con las condiciones atmosféricas compatibles con la vida en la CDMX, habrá que acostumbrarse a vivir en habitaciones selladas, pero, sobre todo, a respirar poco y solamente cuando sea estrictamente necesario.

Continuar Leyendo

RECOMENDAMOS