Conecta con nosotros

Arte y ciencia

Sara Gómez, pionera de cinematografía femenina

Sandra Guerra Maseda

Publicado

en

Sara Gómez Yera,(1943-1974) nació el 8 de noviembre en La Habana y fue la primera mujer directora de la industria del cine cubano. Sara ingresó tempranamente en el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográfica de Cuba (ICAIC), creado el mismo año del triunfo de la revolución en 1959.  Formó parte de la generación que cambiaría  la estética y la praxis cinematográfica hasta entonces realizada en la isla. Su obra responde a ese contexto de transformaciones profundas en todos los ámbitos de la vida que significó la épica de la revolución cubana.

En aquellos años sesenta se comenzó a vertebrar un modelo propio de socialismo que tenía como aspiración última construir una sociedad más justa e igualitaria. Con este trasfondo se ha dicho que la obra de Sara es una crónica particular de aquellos jóvenes que vivieron y crearon en las primeras décadas de la Revolución cubana.  Su cine transgresor no sólo fue descolonizador y de denuncia de los problemas a los que se enfrentaba la nueva sociedad como consecuencia de los males heredados de un pasado reciente de capitalismo y subdesarrollo, sino iba más allá para ahondar en las heridas profundas de Cuba como nación, al abordar temas como la discriminación hacia la mujer, la violencia machista, el prejuicio religioso y racial, en este sentido también fue pionera en el debate racial y feminista desde la óptica cinematográfica. Reivindica el legado africano en Cuba, sobre todo para rescatar esa cultura marginada en la Cuba prerrevolucionaria.

Cuestionó su propia realidad desde su origen de mujer negra en una sociedad empoderamente machista y blanca y se impuso a fuerza de talento y criterio propio. Su estética ha sido estudiada con aportes formales del neorrealismo italiano y el free cinema, del lenguaje del “tercer cine” didáctico y rebelde, como cine antropológico, desde el testimonio en el género documental y la ficción realista siempre cuestionadora de la realidad. Su obra representa una visión crítica alejada de ciertos dogmatismos y discursos triunfalistas a los que algunos se acercaban desde el arte.

 Pese a su fallecimiento prematuro a causa del asma a los 31 años en 1974,  Sara Gòmez llegó a realizar un total de dieciocho documentales y un largometraje, De cierta manera, (1974) donde mezcla la ficción con el documental y en el que contrasta los nuevos valores y la formación del hombre nuevo en la Cuba revolucionaria y la resistencia al cambio de sectores antes marginados, la película no pudo concluirla porque su deceso ocurre cuando el trabajo estaba en la fase de postproducción.  Entre sus documentales destacan Iré a Santiago (1964), un recorrido por la memoria histórico-cultural de esa ciudad del oriente de Cuba. La trilogía que filmó en la Isla de la Juventud entre los años 68 y 69: En la otra isla; Una isla para Miguel, y la Isla del Tesoro. En los dos primeros enfoca su mirada en la vida de jóvenes con problemas sociales que entre 1965 y 1967 poblaron  esa Isla asistiendo a un programa de reeducación. En el documental Guanabacoa, crónica de mi familia(1966) confronta con desenfado el medio y la sociedad en la creció. Y tenemos sabor, (1967), recoge los diversos estilos de la música popular cubana de raíces africanas y define el mestizaje de instrumentos musicales autóctonos.

En su filmografía, se pueden encontrar puntos convergentes con la trayectoria  cinematográfica de Ousmane Sembéne el padre del cine africano. Aunque ambos no eran contemporáneos generacionalmente, pero sí hicieron cine  en la misma época de los años sesenta. Sembéne criticó algunas costumbres populares de viejo arraigo de  su  Senegal natal, se opuso a los cánones establecidos y clamaba  por una renovación cultural como predecesora de las transformaciones sociales y económicas. También en la manera de diseñar un estilo cinematográfico populista, didáctico y a la vez moderno en sus técnicas que fuera accesible a  todos. 

Manuel Herrera cineasta de su generación ha expresado sobre Sara que algunos referían que intelectualmente era del movimiento de la negritud, pero que él que siempre estuvo y trabajó muy cerca de ella, creía que no era así, solo que se sentía atraída por esta corriente en su aspecto cultural no ideológico. Sara era esencialmente cubana: “con una cubanía donde se mezclaban en un fundidor todas las cosas que en este mundo han sido”.

Apuntes librescos

La Papisa Juana

Rolando Bello Paredes

Publicado

en

La historia es rechazada por la iglesia Católica. Niega la existencia de una papisa Juana. Según la relación publicada en la popular Wikipedia, desde el primero, San Pedro (“Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia”, Mateo 16:18), hasta el actual, Francisco, la iglesia Católica ha sido regida por 266 Papas, quienes tienen otros títulos como “santo padre, sumo pontífice, romano pontífice, pontífice máximo, vicario de Cristo, sucesor de Pedro y siervo de los siervos de Dios”.

Todos hombres, ninguna mujer. El sacerdocio de mujeres en la iglesia Católica es asunto definitivo y absoluto: está prohibido. Resulta inexplicable, en los tiempos modernos, el temor de la iglesia Católica a las mujeres.

Donna W. Cross, escritora estadounidense, cuenta en su novela La Papisa, la historia de Juana, hija de Gudrun y del canónigo Gerbert, nacida en la aldea de Ingelheim, en el año 814. Al nacer, su padre dijo al saber que era una niña, que “es un castigo de Dios. Un castigo por mis pecados”. Narra el aprendizaje de las primeras letras, su hermano Mateo le enseñó a leer y escribir, cosa insólita en ese tiempo, y la instrucción inicial a cargo del griego Esculapio.

Luego, su huida de la casa paterna, y su inclusión en la escuela de Dorstadt, de la que escapa para refugiarse con los hermanos de Fulda, ya convertido en Juan Ánglico, para poder permanecer en la abadía benedictina, en la que adquirió conocimientos de medicina, en la enfermería del lugar, con el hermano Benjamín.

A punto de revelarse su condición de mujer, por la visita inesperada de su padre, Juan Ánglico huye de Fulda, para dirigirse a Roma, en donde se introduce en el “Patriarchum, el enorme palacio que alojaba la residencia papal así como la gran cantidad de oficinas administrativas que constituían el gobierno en Roma”, para hacerse cargo de la salud del Papa Sergio.

En Roma, cuenta la novelista Cross, “sus deberes cotidianos incluían asistir a misa en la pequeña iglesia anexa a la escuela. Después de la comida al mediodía y de una breve siesta (ya que era costumbre en el sur dormir durante las horas de más calor), iba a la enfermería, donde pasaba el resto del día atendiendo a los enfermos. Su conocimiento de las artes médicas la ponía en buena posición porque la práctica de la medicina allí no estaba ni remotamente tan avanzada como en Franconia. Los romanos sabían poco de las propiedades curativas de hierbas y plantas, y nada del estudio de la orina para diagnosticar o tratar enfermedades. Los éxitos de Juana en aquel campo habían hecho que sus servicios tuvieran mucha demanda”.

Juan Ánglico convive con los papas Sergio y León, antes de ser elegido papa de Roma, obispo de la sede romana, “por la voluntad de Dios y del pueblo romano”. Cuenta Donna W. Cross que la elección del papa era distinta al procedimiento actual, el Cónclave, a cargo del Colegio Cardenalicio de la iglesia Católica.

En ese entonces, “de acuerdo con la antigua costumbre, formalmente reconocida en la constitución del año 824, todos los romanos, legos y clérigos, participaban en la elección de un nuevo papa”. Era una asamblea abierta que presidían el arcipreste, el archidiácono y el primicerius, “el triunvirato de funcionarios que por tradición gobernaba la ciudad sede vacante, es decir, durante el intervalo entre la muerte de un papa y la elección del siguiente”.

Por sus acciones, distintas a los anteriores papas, Juan Ánglico era llamado “Papa populi; el papa del pueblo”. “Había puesto a una gran cantidad de hombres de la milicia papal a trabajar en la construcción de escuelas, hospicios y casas de refugio. Había dedicado su tiempo y atención (y la mayor parte de los recursos financieros del papado) a esos proyectos seculares mientras dejaba decaer las iglesias de la ciudad”. Instituyó una escuela para mujeres, a la que denominó Escuela de Santa Catalina, y reconstruyó el acueducto Marciano.

En el “santo día de la Rogativa”, Juana, el papa Juan Ánglico, falleció luego de dar a luz a su hijo y de Geroldo, su protector en los tiempos de Fulda. Narra la escritora estadounidense Cross:

– “Deus Misereatur. ¡El Papa está poseído por el demonio!”.

Enseguida procedieron a exorcizarla: “Exorcizo te, immundissime spiritus, omnis incursio adversarii, omne phantasma…”.

Uno grito: “¡Un milagro! Otro exclamó: “Brujería”.

En la “nota de la autora”, la novelista Cross informa que son escasas las fuentes documentales que afirmen la existencia de la papisa Juana. “Hoy la postura oficial de la Iglesia es que Juana fue una invención de los reformistas protestantes, que intentaban denunciar la corrupción papal. Pero la historia de Juana empezó a mencionarse siglos antes de que naciera Martin Lutero”.

Agrega que “hay pruebas circunstanciales difíciles de explicar si no hubiera habido nunca una papisa. Un ejemplo es el llamado Examen de la Silla”. Explica Cross:

– “Cada papa recién elegido se sentaba en la sella stercoraria (silla estercórea), que estaba agujerada por el centro como una tasa de váter actual, y donde se examinaban sus genitales para dar prueba de su masculinidad. Después, el examinador (normalmente un diácono) informaba solemnemente al pueblo reunido: Mas nobis nominus est, Nuestro nominado es hombre”.

Donna W. Cross informa que “la Iglesia católica no niega la existencia de la silla agujereada, ya que existe en Roma hasta el día de hoy. Ni nadie niega el hecho de que fuera usada durante siglos en la ceremonia de coronación papal”.

En tono prosaico, en la afamada Wikipedia se lee:

La suplantación de Juana obligó a la Iglesia a proceder a una verificación ritual de la virilidad de los papas electos.

Un eclesiástico estaba encargado de examinar manualmente los atributos sexuales del nuevo pontífice a través de una silla perforada.

Acabada la inspección, si todo era correcto, debía exclamar:

Duos habet et bene pendentes 

En español:

Tiene dos, y cuelgan bien”.

Liber pontificalis. El Liber pontificalis es citado en la novela de Donna W. Cross, La Papisa. “El Liber Pontificalis o Libro pontifical es una compilación de reseñas biográficas de los primeros papas, desde san Pedro hasta Esteban V”, papa de 885 a 891” (Wikipedia). Cross dice que “los estudiosos han calificado como documento de propaganda”.

En una “vieja copia” del Liber pontificalis, informa Cross, en hay un relato del papado de Juana. “Ese artículo es evidentemente una interpolación posterior, torpemente agregada al cuerpo del principal texto. No obstante, esto no lo hace necesariamente falso; un escribiente posterior, convencido por el testimonio de cronistas menos sospechosos políticamente, puede haberse sentido moralmente obligado a corregir el registro oficial. Blondel, el historiador protestante que examinó el texto en 1647, concluyó que el artículo sobre Juana fue escrito en el siglo XIV. Basó su opinión en variaciones de estilo y letra, elementos de prueba que, en el mejor de los casos, son subjetivos”.

Se atribuye la autoría de Liber pontificalis, a Anastasio, “bibliotecario de la Sede Romana en el siglo IX y durante cinco días antipapa”.

En Wikipedia se lee: “Las biografías de los papas siguientes, que abarcan hasta el año 625 con Bonifacio V, presentan datos más fiables desde un punto de vista histórico aunque continúan presentando algunos errores, ya que la compilación biográfica siguió realizándose con una importante dilación temporal respecto al pontificado reseñado.

“Esta situación cambiará a partir del pontificado de Honorio I, en el que las entradas son contemporáneas de los correspondientes papados al incorporarse al Liber Pontificalis poco tiempo después de la muerte de cada pontífice, por lo que, a pesar de no estar libre de los prejuicios de los compiladores, los datos resultan ser más exactos.

“El Liber Pontificalis fue reeditado entre 1886 y 1892, en dos volúmenes de gran erudición, por Louis Duchesne”.

Traspunte. En la novela de Donna W. Cross, La Papisa (Salamandra, España, 2010), algunas ideas detestables sobre la mujer, dominantes durante largos siglos:

– “El cabello de una mujer es la red con la que Satán pesca el alma de un hombre”.

– “El marido es la cabeza de la esposa; por ello, que las esposas se sometan a sus maridos en todo”.

– “Por naturaleza, las mujeres son incapaces de razonar. Sus humores naturales, que son fríos y húmedos, no son apropiados para la actividad cerebral. No pueden comprender los conceptos espirituales y morales más altos”.

– “El tamaño del cerebro de una mujer y su útero son inversamente proporcionales; en consecuencia, cuanto más aprenda una joven, menos probable es que conciba hijos”.

“En la resurrección, las imperfecciones de las mujeres serían remediadas porque todos los seres humanos renacerían como hombres”.

Continuar Leyendo

Arte y ciencia

Twitter bloqueará enlaces que promuevan la violencia y el odio

Avatar

Publicado

en

Foto: https://www.eltiempo.com/tecnosfera/novedades-tecnologia/memes-y-otras-reacciones-de-por-que-twitter-se-cayo-387230

La medida comenzó a aplicarse desde el 30 de julio

La compañía Twitter anunció que desde el 30 de julio, puso en marcha una nueva medida que consiste en bloquear todo tipo deenlaces que dirijan a páginas web que promueven la violencia y el odio.

Ahora, los usuarios de dicha red social recibirán un aviso de advertencia de la compañía cuando hagan clic en un enlace de tal tipo o bien la liga se bloqueará inmediatamente para que no pueda ser tuiteado.

“Si hemos bloqueado un enlace verá un mensaje de error cuando intenta incluirlo en su tuit o mensaje directo o en su perfil. El mensaje dice: ‘No puede completar esta acción porque Twitter o nuestros socios identificaron este enlace como potencialmente dañino. Visite nuestro Centro de ayuda para obtener más información'”, informa la compañía en su Centro de ayuda.

De acuerdo con el anuncio, serán bloqueados los enlaces que manejen contenido relacionado con ‘malware’, intentos de ‘phishing’, enlaces de spam, así como aquellos que violan las normas de la compañía, como enlaces que incluyen terrorismo y extremismo violento, explotación sexual infantil, violencia, conducta odiosa, información privada o material pirateado, entre otras cosas.

Para identificar este tipo de enlaces, la compañía explico que recibe información de proveedores externos especializados en contrarrestar spam y ‘malware’. También se apoya del intercambio de información que realiza con otras compañías de la industria y ONGs, la tecnología interna y tuits reportados.

Indico, que para decidir si bloquean o introducen el aviso de advertencia en un enlace compartido a través de la plataforma, analizan la gravedad del contenido de la página web, el contexto y la intención aparente del enlace compartido y la fuente de la URL en cuestión.

Las cuentas que compartan el contenido bloqueado por la compañía “pueden estar sujetas a medidas de cumplimiento adicionales, incluida la suspensión”, según ha afirmado Twitter.

No obstante, si los usuarios creen que un enlace ha sido bloqueado por error o reciben equivocadamente un aviso podrán informar a la compañía a través de un formulario.

Continuar Leyendo

Arte y ciencia

Inaugura Cuba planta de producción de pépti-dos sintéticos, primera de su tipo en el país

MARIETA CABRERA

Publicado

en

Directivos del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología explicaron al Presidente cubano las características de la nueva planta de producción.

En medio de la compleja situación económica de Cuba, agravada por la Covid-19 y por esa otra pandemia que es el bloqueo de Estados Unidos contra la Isla, fue inaugurada una planta de producción de péptidos sintéticos en el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), prestigiosa institución científica cubana.

Dicha planta, primera de su tipo en el país, amplía las posibilidades de producir medicamentos por la tecnología de síntesis química a nivel industrial. La materialización de proyectos de investigación como este, que favorece la producción nacional de los principios activos que necesita como soporte la industria biotecnológica cubana, a fin de depender cada vez menos de la importación, “es el camino que vamos a seguir transitando”, expresó el Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, en breves declaraciones a la prensa, tras la apertura de la nueva instalación.

Directivos del mencionado centro informaron a colegas de medios nacionales que la planta producirá, en un primer momento, el fármaco Jusvinza (conocido anteriormente con el nombre CIGB-258), el cual se ha administrado a más de 70 pacientes con Covid-19 en estado grave y crítico, y la sobrevida ha sido del 94.1 por ciento. Este medicamento cubano ha demostrado capacidad para reducir la inflamación tan marcada que ocurre en esos enfermos, mediada por los altos niveles de citocinas proinflamatorias.

Oscar Cruz Gutiérrez, subdirector de producción del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología, explicó al Presidente cubano, según reseñó el diario Granma, que la obra ofrece al país un nuevo sistema productivo y le otorga además potencialidades para ayudar a otras naciones hermanas que soliciten el Jusvinza.

La capacidad de la planta permite producir hoy hasta 250 mil dosis del fármaco, lo cual satisface la demanda del mercado nacional y ofrece la posibilidad de exportar, en opinión de especialistas de la mencionada institución científica.

Otros medicamentos innovadores creados en los laboratorios del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología serán también producidos en las instalaciones recién inauguradas; por ejemplo, el CIGB-814, para la artritis reumatoide, y el CIGB-300, una molécula para el tratamiento del cáncer de cuello uterino.

Que se haya mantenido la ejecución de la planta en las difíciles circunstancias impuestas por la pandemia, evocaba el mandatario cubano, tiene mucho que ver con el desarrollo de la ciencia promovido por el Comandante en Jefe Fidel Castro durante el llamado Período Especial, que tuvo lugar desde finales de los años ochenta e inicio de los noventa del siglo XX. Se refería a la aguda crisis de implicaciones fundamentalmente económicas y sociales que enfrentó Cuba, como consecuencia del derrumbe del campo socialista y el recrudecimiento del bloqueo de Estados Unidos, entre otras causas.

En aquellas circunstancias, el líder cubano fomentó la creación de varias instituciones que integraron el Polo Científico, y que en la actualidad forman parte del Grupo de las Industrias Biotecnológica y Farmaucética de Cuba (BioCubaFarma).

Pero esa visión de Fidel, que cifraba las esperanzas de la naciente Revolución cubana en el desarrollo científico y tecnológico, había sido expresada por él mucho antes, en un discurso pronunciado el 15 de enero de 1960, apenas un año después del triunfo.

Aquella noche, en el acto por el XX aniversario de la Sociedad Espeleológica de Cuba, el líder cubano sentenció: “El futuro de nuestra patria tiene que ser necesariamente un futuro de hombres de ciencia, tiene que ser un futuro de hombres de pensamiento, porque precisamente es lo que más estamos sembrando; lo que más estamos sembrando son oportunidades a la inteligencia…”.

Y es precisamente ese capital humano formado durante más de 60 años –y que se halla en todos los centros de investigación del país, como reconocía el Presidente Miguel Díaz-Canel–, lo que hace posible cada éxito de la ciencia cubana.

También te puede interesar: Epidemia de dengue hemorrágico de 1981, un crimen que el pueblo cubano no olvida

Continuar Leyendo

BOLETÍN FRACTO

RECOMENDAMOS