Conecta con nosotros

Voz de la Península

Cenote San Ignacio de Chocholá, Yucatán

Carlos Evia Cervantes

Publicado

en

Yucatán cuenta con una gran cantidad de cenotes y grutas, la mayoría de una belleza indescriptible. Algunos de estos lugares ya están saturados con turistas y la estancia en ellos se puede convertir en una espera incómoda. Otros han elevado sus tarifas a precios que los extranjeros pagan con facilidad, pero los mexicanos los hacen con dificultad. Sin embargo, el buen viajero puede encontrar lugares que siendo igualmente bellos, aún no están atiborrados de gente y conservan precios razonables. Este es el caso del cenote San Ignacio de Chocholá, población que se encuentra a sólo 30 kilómetros al suroeste de Mérida, sobre la carretera a la ciudad de Campeche.

Historia

Hace más de treinta años don Carlos Aldana Canul (┼) adquirió un terreno muy cerca de la plaza de Chocholá. En su propiedad encontró una cueva que albergaba el cenote, no muy grande pero sí muy bello. Armado de paciencia y entusiasmo lo fue acondicionando para poder entrar a él sin peligro. Poco a poco la gente supo del cenote y lo visitaban cada vez con más frecuencia, hasta convertirse en un centro de recreación ampliamente conocido. En la actualidad su belleza no sólo es disfrutada por los habitantes de esta población, sino también por gente de otras partes de Yucatán, de México y de otros países.

Hay una anécdota que forma parte de la historia de este cenote, y que muy poca gente conoce. La importancia de este episodio reside en la trascendencia que el hecho tiene hasta el día de hoy. En el año de 1992 estaba vigente un convenio entre la Sociedad Espeleológica de Cuba y la Facultad de Ciencias Antropológicas de la Uady. El objetivo de dicho acuerdo era la capacitación de maestros y alumnos de la Facultad por los experimentados espeleólogos cubanos. El cenote San Ignacio fue escogido para hacer prácticas de topografía en su interior. El equipo estaba conformado Pedro Delgado, Riger Herrera, Edgar Medina y Luis Santiago. Fungían como responsables de la expedición los maestros Alberto Pérez y Carlos Evia. El geólogo cubano Roberto Gutiérrez Domech fue quien dirigió la práctica.

La mañana del 17 de junio del citado año, nos recibió el señor Carlos Aldana y manifestó su beneplácito por la labor que habíamos propuesto realizar. Lo que pensamos que sería un trabajo sencillo, porque la cueva es ciertamente es pequeña, resultó que no sería así. Para tomar las medidas del perímetro de la gruta, fue necesario introducirnos en los muy pequeños conductos que están alrededor del cenote. Estalactitas, estalagmitas y columnas obstaculizaban nuestro camino. También hubo partes con muy poca altura debido a las piedras que cayeron en tiempos remotos. Retorciéndonos como gusanos nos introdujimos en tales recovecos y finalmente logramos tomar todos los datos necesarios para hacer el plano. El señor Aldana, quien estuvo presente todo el tiempo de nosotros, nos invitó a almorzar en su restaurante que está en el mismo sitio. Dos semanas después le llevamos el plano a don Carlos Aldana y cumplimos así con el servicio prometido.

También te puede interesar: Las cuevas de Yucatán en la mirada de Antonio Núñez Jiménez

Un año más tarde, en una nueva visita que hicimos al cenote, el señor Aldana nos comentó que el plano le había sido de extraordinaria utilidad, ya que las autoridades municipales de aquel tiempo quisieron despojarlo de su terreno argumentado que la gruta quedaba debajo de la calle adyacente a la propiedad de don Carlos, y que por lo tanto era terreno público. Gracias al plano topográfico se pudo demostrar que eso no era real y así se ganó el litigio. El cenote San Ignacio quedó en manos de su verdadero dueño. Este hecho fortuito consolidó aún más la amistad entre los exploradores cubanos y mexicanos quienes siempre hemos resaltado el enfoque social de la espeleología y no sólo el estudio geológico del subsuelo.

La cueva y el cenote

Para entrar a San Ignacio a través de la caverna, hay que bajar por una escalinata de unos ocho metros en plano inclinado, y al final el visitante llega a un recinto subterráneo con un ambiente iluminado muy agradable. Hay un área seca en la que el visitante puede sentarse a contemplar las cristalinas aguas de la cueva o admirar las abundantes figuras pétreas que se han formado en las paredes y el techo, como lo hace mucha gente.

Para aquel que quiera meterse al agua debe de saber que hay una parte en la que el nivel del agua es muy bajo, como un chapoteadero, y que paulatinamente se va haciendo más honda hasta llegar a la otra sección, que corresponde al centro del cuerpo de agua, el cual puede alcanzar un poco más de los cinco metros y es ideal para lanzarse de clavado.

El agua del cenote se encuentra siempre limpia y cristalina; el espejo del agua tiene veinte metros de largo por siete de ancho, dimensiones que permiten nadar y bucear con amplitud. El paisaje subacuático está compuesto por las formaciones naturales propias de las cuevas y por varios ejemplares de los peces típicos de las aguas subterráneas.

Calidad ecológica

El cenote San Ignacio es un sitio muy confortable y guarda una relación apropiada con el medio ambiente, ya que con mucho ingenio los administradores han logrado compensar el impacto de la actividad económica con instalaciones adecuadas, ya que sobre la superficie de la tierra hay extensas áreas verdes y un ambiente natural donde las aves son las únicas que rompen el silencio del día.

Además del cenote, el visitante puede disfrutar de variados platillos yucatecos en su amplio e higiénico restaurante, decorado al estilo mexicano clásico. También se expenden refrescantes jugos de frutas locales que calmarán la sed del mediodía. El personal que está a cargo es la familia del amigo Carlos Aldana, que hoy día descansa en paz.

El lugar cuenta con otros servicios a disposición del cliente tales como palapas con camastros de reposo, para descansar después de su relajante baño en el cenote San Ignacio. Están a disposición juegos infantiles, baños, vestidores, renta de hamacas y todo para pasar un día inolvidable al lado de la familia, pareja o amigos. A partir de las once horas del día y hasta las cinco de la tarde van llegando los turistas nacionales y extranjeros a este paraíso escondido que está al poniente del centro de la población.

Seguridad

El acceso a esta cueva es fácil y seguro, al llegar a la bóveda hay una tenue iluminación que permite desplazarse con seguridad. El descenso gradual del nivel del agua, ofrece al visitante un nivel alto de seguridad y comodidad. Por si lo anterior no bastara, en este peculiar nicho ecológico se ha tomado la precaución de no vender bebidas alcohólicas en su restaurante porque ello crearía la posibilidad de que algún cliente, en estado inconveniente, insistiera en entrar al cenote, lo que pondría en riesgo su vida, situación estudiada estadísticamente por el Grupo Espeleológico Ajau de Yucatán.

Voz de la Península

Incrementan robos a transportistas en el país.

Avatar

Publicado

en

Foto: https://www.tyt.com.mx/nota/se-mantiene-al-alza-el-robo-a-transportistas-en-septiembre

Durante el séptimo mes del año se cometieron 42 robos a transportistas por día. Empresas pierden hasta 17 millones de pesos diariamente por robo a autotransporte, informó el GMSI.

Ciudad de México a 21 de septiembre de 2020.- El incremento de robo a transportistas por parte de células criminales vinculadas a cárteles, se ha vuelto un verdadero viacrucis para los choferes de vehículos de carga en diversas carreteras del país, aseguró Javier Robles, director corporativo de Relaciones Públicas y Ventas de Grupo Multisistemas de Seguridad Industrial (GMSI).

De acuerdo con datos proporcionados por la Fiscalía General de la República (FGR), y la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, tan sólo en julio de 2020 se cometieron mil 311 robos contra transportistas, es decir 42.3 robos por día. Esto pone de manifiesto que el crimen organizado está intentando recuperar a como dé lugar el terreno perdido durante el confinamiento sanitario, indicó Robles a través de un boletín.

Aunado a esa situación, la supresión del subsidio para el Fortalecimiento del Desempeño en Materia de Seguridad (FORTASEG), recurso destinado a mejorar las condiciones laborales y equipamiento de los policías municipales, deja en total desventaja a los cuerpos de seguridad ante el crimen organizado, el cual podría incrementar su campo de acción y la disputa de plazas en las distintas comunidades del país, afectando tanto a la población civil como a la industria del autotransporte que no ha terminado de recuperarse del embate económico de la COVID-19, agregó el director corporativo de Relaciones Públicas de GMSI.

“Dentro del ámbito de la seguridad sabemos que muchos de los robos a autotransporte ya están pactados y dirigidos por grupos criminales que han infiltrado al personal de las empresas. Los delincuentes siempre están en busca de oportunidades, en México hay una cultura muy pobre sobre la prevención del delito, las compañías toman decisiones hasta que ya se ven afectadas por la delincuencia, pero en realidad ese tipo de acciones se deberían de implementar de una manera previsora”, aseguró el experto.

La  última Encuesta Nacional de Victimización a Empresas realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), indicó que el robo al autotransporte representa el 10 por ciento de los delitos cometidos contra todas las empresas que transportan algún tipo de mercancía por las diversas carreteras y autopistas del país, en donde los criminales han logrado coludirse con los cuerpos policiacos estatales o municipales y al mismo tiempo han aprovechado matemáticamente la falta de elementos en la Guardia Nacional, pues el despliegue de los 90 mil elementos que conforman dicha corporación, por las 32 entidades federativas que conforman la República, solo alcanzan a cubrir 176 coordinaciones regionales de un total de 266, factor que resulta insuficiente para brindar mayor seguridad al sector del autotransporte.

“Hoy más que nunca, las compañías deben crear sistemas globales de seguridad que les permitan enfrentar desde entornos cambiantes como el que vivimos con la COVID-19, hasta poder hacerle frente al cibercrimen, la delincuencia organizada y otras amenazas que puedan dañar el patrimonio de las empresas. Es por ello que la seguridad se debe plantear desde el ámbito corporativo para fortalecer todas las áreas y definir procedimientos mediante manuales para generar planes de acción coordinados con el recurso humano y crear una cultura de la prevención”, enfatizó Robles.

De igual forma el Directivo de GMSI hizo hincapié en que es de vital importancia que esos protocolos se lleven a cabo de manera puntual y no se queden solamente en el papel.

 “Nosotros siempre recomendamos que, en un almacén o un centro de distribución, por ejemplo, el personal operativo y los guardias de seguridad no hagan uso de teléfonos móviles. Con ello se evita que puedan tener contacto externo con la delincuencia organizada e informar de los cargamentos o materias que trasladarán los transportistas. A veces resulta muy notoria la complicidad del personal con los hampones, ya que un ladrón común no sabría cómo desvincular la caja del tráiler que robó y tampoco conducir una unidad pesada con tanta facilidad, como lo hacen ellos”.

Datos recabados por INEGI y por el SESNSP han determinado que en México diariamente se pierden 17 millones de pesos por el robo de mercancías al sector del autotransporte, acción que en promedio ocurre cada 45 minutos en las carreteras del país.

“Además de un trabajo coordinado con las autoridades, las empresas mexicanas deben dejar de ser reactivas para volverse preventivas. El involucramiento de los líderes empresariales será vital en la promoción de la seguridad en sus empresas, mediante el cumplimiento de certificaciones, procesos de sinergia en áreas clave, pero sobre todo en los procesos de reclutamiento y selección de personal, pues de ello dependerá, en gran medida, poder hacer frente a los entornos de inseguridad que vive actualmente la industria”, finalizó Robles. 

Continuar Leyendo

Voz de la Península

Harán actividades virtuales para exigir la despenalización del aborto en Yucatán

Lilia Balam

Publicado

en

Imagen de Facebook

A diferencia de otros estados, donde se realizarán marchas para exigir que el aborto no se sancione, en Yucatán colectivas feministas llevarán a cabo actividades virtuales durante el fin de semana para conmemorar el #28S.

Mérida, Yucatán, 23 de septiembre del 2020.- Colectivas feministas locales se unirán al Día de Acción Global contra la despenalización del aborto y realizarán actividades virtuales para exigir que el aborto no se sancione. A diferencia de otros estados del país, en Yucatán no se llevarán a cabo marchas.

A través de un comunicado, las agrupaciones recordaron que desde el V Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe, realizado en 1990 en Argentina, se organizan movilizaciones el 28 de septiembre para pedir a los gobiernos la no criminalización de la interrupción voluntaria del embarazo.

Sin embargo, ante la pandemia de COVID-19, las organizaciones yucatecas optaron por llevar a cabo actividades virtuales para brindar información sobre el aborto, “concientizar a la población y poder acabar con el estigma, pero sobre todo, la discriminación hacia las mujeres que deciden interrumpir voluntariamente su embarazo, siendo esto una problemática de salud pública, que no ha sido atendida por los distintos órganos de gobierno”.

El próximo sábado 26 de septiembre será la primera jornada, la cual será inaugurada a las 16 horas. A las 17 horas se realizará el conversatorio “Mitos y realidades del aborto”. A las 20 horas se hablará sobre el “Aborto en mujeres que mujeres que ejercen trabajo sexual en cantinas”.

El domingo 27 a las 17 horas se llevará a cabo la charla “Tejer cuidados: redes de apoyo para un aborto seguro, amoroso y feminista”. De 17 a 20 horas se efectuará el taller “En mi cuerpo yo decido”, y a las 19 horas se desarrollará la dinámica “Poesía libre: maternidad deseada y aborto legal, seguro y gratuito”.

La última jornada será el lunes 28. A  las 18 horas se leerá poesía y también se realizará la plática “Y tú, ¿cómo habitas el internet?”. Finalmente, se llevará a cabo la mesa panel “Criminalización del aborto”, a las 19 horas. Todas las actividades serán transmitidas en la página de Facebook: “Foro Rumbo al 28 S, Yucatán 2020” (https://www.facebook.com/Foro28SYucatan)

Algunas de las colectivas organizadoras son Igualdad Sustantiva Yucatán; Sé la diferencia y Medicina por el derecho a decidir; Comando trans interseccional; Colectiva Barahunda; Casa Colibrí, Valladolid; Contingenta Siempreviva; Red de Resistencia y Rebeldía Jo’; y la Unidad de Atención Sicológica, Sexológica y Educativa para el Crecimiento Personal, A.C. (UNASSE).

Dichas agrupaciones recordaron que entre las peticiones emprendidas por las mujeres en Yucatán, se encuentran despenalizar el aborto, regular el derecho de todas las mujeres para interrumpir un embarazo no deseado, garantizar que se propicie la educación sexual libre de estereotipos sexistas y homo-lesbo-trans-bi-fobia, así como incluir al aborto en la agenda de salud pública.

Continuar Leyendo

La política en Yucatán

Introspección histórica: la formación de los grupos de poder

Mario Alejandro Valdez

Publicado

en

Mural alusivo a la conquista de Yucatán, de don Fernando Castro Pacheco. Salón de la Historia del Palacio de Gobierno de Yucatán

Las sociedades contemporáneas están estructuradas minuciosamente en diversos grupos formales e informales. Desde la familia -el grupo básico-hasta las asociaciones de cientos de miles e incluso millones de miembros como las religiones, los sindicatos y los partidos políticos. Las personas pertenecemos a distintas membrecías, muchas de las cuales se entrecruzan frecuentemente, de tal modo que los miembros de una misma familia pueden pertenecer a distintos grupos religiosos, diferentes partidos políticos y diversas asociaciones laborales, sin dejar por eso de ser miembros del mismo grupo familiar. Pero esa complejidad de la vida actual no ha sido siempre, y en los orígenes de la sociedad yucateca, al mediar el siglo XVI, las estructuras eran, en principio, más simples, al menos en el terreno formal.

Recordemos que el último intento de conquista liderado por el viejo Francisco de Montejo transcurrió a lo largo de poco más de un lustro, de 1540 a 1546, enfrentando inmediatamente la feroz rebelión de Valladolid, que se extendió hasta la primavera de 1547. Cuando el humo de las batallas se disipó, poco más de un centenar de españoles conformaban el poder de aquella joven sociedad colonial, estando asentados en cuatro poblaciones principales: la ciudad de Mérida, capital provincial, y las villas de Campeche, Valladolid y Bacalar. Poco más de la mitad de aquellos primeros vecinos vivían en Mérida, en tanto que casi todos los demás se repartían, en partes iguales, en Campeche y Valladolid, mientras Bacalar contaba apenas con una decena de habitantes peninsulares.

En las siguientes décadas del siglo XVI se fueron delimitando las características principales de aquellas poblaciones españolas primigenias: Mérida pronto mostró su vocación ganadera, subordinando a sus intereses a las poblaciones mayas circundantes, en un radio de unos 50 kilómetros, y siendo, por supuesto, asiento de las burocracias civiles y religiosas, con sus respectivos séquitos; Campeche, con sus relaciones comerciales con Veracruz, se convirtió en una población próspera, sede, además, de la burocracia militar, extendiendo su influencia algunas decenas de kilómetros en su derredor. Ambas poblaciones, entonces, fueron también incorporando importantes cantidades de sirvientes y artesanos mayas y mestizos, así como una significativa población esclava de origen africano. Valladolid, en cambio, quedó marcada por la cruenta rebelión de 1546-1547, y se encerró en sí misma, restringiendo su actividad a la explotación moderada-ante el temor de un nuevo alzamiento-de la encomienda, institución que permitía al vecino español gozar de los productos del trabajo indígena. Las propiedades de los vallisoletanos eran más bien modestas, y por lo general se contentaban con los generalmente escasos tributos que recibían en forma de cera, miel, maíz, gallinas y productos similares. Bacalar, por su parte, simplemente no fructificó, quedando todo el territorio que hoy integra el Estado de Quintana Roo como parte de la mítica “montaña”, tierra de nadie, lo mismo refugio para mayas, mestizos y africanos, botín de piratas europeos, y lugar de aventuras y desventuras de españoles ambiciosos o caídos en desgracia.

Así se conformaron los primeros grupos de poder en el Yucatán colonial: Mérida con su élite de encomenderos, ganaderos y burócratas, generalmente bien dispuesta a recibir y congeniar con los funcionarios enviados por la Corona desde España; Campeche con sus grupos locales de comerciantes y militares, y un constante flujo poblacional de recién llegados, y que en términos generales buscaban mantener una relativa autonomía de las élites meridanas y de los funcionarios españoles; Valladolid cerrada, conservadora, con su pequeña élite de encomenderos empobrecidos pero imaginados como nobles descendientes de los verdaderos conquistadores, habiendo desarrollado un temor extremo ante los mayas que los rodeaban abrumadoramente, repudiando el mestizaje-que, por otro lado, se difundía por los canales biológicos aunque se rechazara en términos ideológicos-y manteniéndose casi en resistencia ante los grupos dominantes de Mérida y Campeche. El cuadro se completaba con el elemento religioso, que comenzó a actuar en la península antes aún de la conquista, y las relaciones con los líderes mayas que, de manera más bien extralegal, también conformaban un grupo de poder.

A lo largo de un siglo, de 1547 a 1648, así se fue desarrollando el ámbito político de Yucatán. Como hemos señalado en anteriores introspecciones, la pandemia de fiebre amarilla, que ocasionó la muerte de decenas de miles de personas -entre una tercera parte y la mitad de toda la población de aquellos tiempos-, modificó sustancialmente aquel statu quo, por lo que se hace necesario un corte metodológico a nuestro acercamiento. Para precisar este primer momento, en nuestra siguiente introspección abordaremos el caso de la conformación de la Iglesia como una estructura de poder para así ir definiendo con mayor puntualidad los contornos de aquel Yucatán original.

Continuar Leyendo

RECOMENDAMOS