Conecta con nosotros

Voz de la Península

Crean cuenta del #Metoo en Mérida: mujeres denuncian casos de violencia sexual

Lilia Balam

Publicado

en

En sus primeras horas de actividad, la cuenta en Twitter compartió alrededor de 59 denuncias anónimas de acoso, abuso sexual y violación.

A poco más de 24 horas de su creación, la cuenta de Twitter Metoo Mérida (@metoomerida) ya habría recibido cerca de 150 denuncias de mujeres por diversos delitos sexuales, informaron quienes administran el sitio.

La cuenta fue abierta la madrugada del martes 14 de enero con el primer tweet indicando que la idea surgió por inspiración de la cuenta “Metoo Cancún”. El objetivo es “visibilizar el machismo y el abuso” a los que están expuestas las mujeres, manifestaron los administradores en una entrevista realizada vía Twitter.

“Consideramos preocupante la impunidad ante estos delitos en Yucatán: es completamente alarmante el número de casos que hay en los cuales las víctimas no han sido escuchadas o han sido revictimizadas para después ser ignoradas”, apuntaron.

Informaron que el primer día de actividad, de las aproximadamente 150 denuncias, la mayoría fue contra estudiantes de entre 20 y 30 años de universidades privadas. Fueron publicadas 59 quejas de delitos contra la intimidad y la imagen personal (pornovenganza), acoso, abuso sexual y violación, señalando a 42 hombres como los presuntos responsables.

Señalaron también que la mayoría de las víctimas no acuden a las autoridades estatales a denunciar por temor, de tal suerte que prefieren hacerlo de manera anónima vía redes sociales.

Pese al corto tiempo de estar activa, la cuenta ya fue blanco de amenazas e intentos de hackeo. También fueron creadas páginas como “Anonimus Mid” (@AnonimusMid) que critican abiertamente al movimiento.

Con todo, afirmaron que la iniciativa también ha sido aplaudida por muchas ciudadanas: “Hemos recibido varias amenazas. Nos han tratado de infundir miedo para cerrar la página, pero también hemos recibido mucho apoyo de parte de las mujeres”. A través de tweets, también reiteraron que continuará la labor de denuncia.

Apps con la que puedes pedir ayuda si estás en peligro

Voz de la Península

Piden justicia para joven que falleció tras ser atropellado por una patrulla

Avatar

Publicado

en

Foto: http://infolliteras.com/2020/09/18/cerraron-carretera-merida-tixkokob-familiares-y-vecinos-de-marvin-jimenez-madrigal-quien-fue-atropellado-presuntamente-por-una-patrulla-de-la-secretaria-de-seguridad-publica-ssp-el-domingo-pasado/

La madrugada del domingo una patrulla atropelló a Marvin Jiménez Madrigal en la colonia Francisco Villa Oriente. Aunque en un comunicado, la SSP aseguró que estaba fuera de peligro, el joven falleció ayer.

Mérida, Yucatán, 18 de septiembre del 2020.-  La madrugada del domingo una patrulla de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), atropelló a Marvin Jiménez Madrigal en la colonia Francisco Villa Oriente. Aunque en un comunicado, la dependencia aseguró que estaba fuera de peligro, el joven falleció ayer. Su familia, vecinos y vecinas bloquearon la carretera Mérida – Tixkokob para exigir justicia.

Hacia las 7 horas, el grupo colocó piedras, ramas y cuerdas en la mencionada vía. En el sitio, la madre del fallecido, María Santos Madrigal Sánchez explicó que su hijo tenía 29 años y trabajaba en una tienda de autoservicio hasta que pasó el incidente. Aseguró que el vehículo 6619 del Sector Oriente conducía a exceso de velocidad y con las luces apagadas, por lo cual el joven no notó que se aproximaba.

Tras el siniestro, Marvin no fue trasladado al Hospital General “Agustín O’Horán” en una ambulancia, pues según el personal médico, llegó a bordo de una patrulla. Además, estaba inconsciente,  afirmó Madrigal Sánchez, quien rechazó la “versión oficial” que brindó la corporación en un boletín, en el cual se afirmaba que el joven estaba fuera de peligro.

La madre de Marvin también comentó que al intentar denunciar el hecho en el Ministerio Público, elementos de la Policía Estatal le pidieron su teléfono celular bajo el argumento de que debían verificar el número de la unidad involucrada en el siniestro, pero solo borraron la evidencia que contenía el dispositivo.

Por esas irregularidades, Madrigal Sánchez consideró que los uniformados se están encubriendo, pues aún no tiene información de la detención de algún policía involucrado en los hechos.

El bloqueo ocasionó una fuerte congestión vehicular, por lo cual acudieron varias patrullas de la SSP para dialogar con las y los manifestantes. Posteriormente se presentó un comandante de la dependencia, quien se comprometió a atender el asunto. La madre de Marvin accedió a acudir con el servidor público a la sede de la SSP, con lo cual concluyó la protesta. 

También te puede interesar: Patrulla de la SSP atropella a peatón

Continuar Leyendo

Voz de la Península

Más de 17 mil personas han tenido COVID-19 en Yucatán

Lilia Balam

Publicado

en

Foto: https://espanol.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/index.html

80 por ciento se ha recuperado, es decir, más de 13 mil personas.

Mérida, Yucatán, 17 de septiembre del 2020.- 17 mil 142 personas tenido COVID-19 este año. 80 por ciento, es decir, 13 mil 862, se han recuperado de la enfermedad, informó la Secretaría de Salud de Yucatán (SSY).

En las últimas 24 horas se confirmaron 81 diagnósticos: 46 en Mérida; 13 en Tizimín; tres en Chichimilá, Izamal, Progreso y Tahmek; dos en Kanasín y Tinum; uno en Espita, Maxcanú, Santa Elena, Umán y Valladolid; y uno foráneo.

También se reportaron nueve fallecimientos. Perdieron la vida dos mujeres y cuatro hombres de la capital yucateca, un varón de Valladolid, uno de Telchac Puerto y uno de Motul. Desde abril, han ocurrido dos mil 217 decesos a causa del padecimiento. 246 pacientes se encuentran en hospitalización, 817 tienen síntomas leves.

Se puede consultar información sobre la enfermedad en la página http://www.coronavirus.yucatan.gob.mx. También están a disposición la línea telefónica (800 982 2826), y los chats de Whatsapp en español (999 200 8489) y en maya (9991 40 6622), para obtener diagnóstico automatizado; y la aplicación “Meditoc”, tanto en Apple Store como en Play Store.

Continuar Leyendo

Crónicas de La Colonia Yucatán

Septiembre, recuerdo de dos huracanes que impusieron su fuerza en este poblado

José Antonio Ruiz Silva

Publicado

en

Se acercan dos fechas importantes que traen a la memoria acontecimientos que golpearon la economía de la Colonia Yucatán, dejando susto y miedo entre los habitantes y que impactaron enormemente las instalaciones de las empresas madereras. Nos referimos a la presencia de dos huracanes- Beulah y Gilberto– que será imposible arrancarnos de la memoria a lo largo de nuestra vida.

Del huracán Beulah que nos visitó en septiembre de 1967, no contamos aún con noticias escritas, pero muchos que rondamos los 60 años y que en ese entonces tendríamos 12 años de edad, recordamos vívidamente episodios fijados en nuestra memoria como retratos de aquella tragedia. Recuerdo que esa noche se efectuaría un baile con motivo de las Fiestas Patrias, festejo que comprensiblemente no se llevó a cabo, y seguramente los músicos y sus ayudantes también fueron resguardados como casi toda la población en las grandes bodegas de las fábricas.

Afortunadamente en ambos meteoros no hubo heridos ni muertes que lamentar, salvo los considerables daños que los fuertes vientos y lluvias causaron en nuestras viviendas, la escuela, la iglesia y  las fábricas. Las fotos que acompañan esta crónica son cortesía del P. John Patrick Martin, muy conocido por todos, quien amablemente nos las proporcionó para el primer libro de la Colonia Yucatán publicado en julio de 2011.

El huracán Gilberto 1988. (Hace 27 años)

Es importante agregar que Gilberto fue quizás el huracán más intenso jamás observado en la cuenca del Atlántico, hasta que sobrevino  el Huracán Wilma en 2005 que probablemente lo superó. Gilberto tocó tierra en la península de Yucatán el 14 de septiembre como un huracán de categoría cinco. Del libro, Colonia Yucatán: decadencia y migración (la historia de sus hombres y mujeres exitosos) publicado en el 2013, y con información proporcionada por el ingeniero Jonathan González Martínez, último gerente general de las empresas madereras de 1984 a 1995, extraemos parte de la presencia del ciclón  Gilberto en la Colonia Yucatán:

gilberto, poderoso ciclón de triste historia en su paso por colonia yucatán. El día 14 de septiembre de 1988, nos enteramos que un gran huracán de categoría 5 pasaría  por Colonia Yucatán y que traía vientos sostenidos de mas de 270 kilómetros por hora y ráfagas de mas de 300 kms por hora, sin duda nos esperaba un desastre. Días antes nos habíamos empezado a preparar comprando lonas y grandes plásticos para cubrir tableros y maquinaria importante y delicada que no debería mojarse y el mero día, a las 7 de la noche, ordené suspender todas las actividades, suplicando el resguardo de las gentes en sus casas. La verdad es que toda esa noche no pude conciliar el sueño, pues quería estar pendiente de todo lo que estuviera sucediendo minuto a minuto. Desde que se empezaron los trabajos de previsión, encendí una pequeña grabadora y fuí narrando a cada momento lo que estaba sucediendo, (esa narración no la regrabé y finalmente se deterioró la cinta). El día 14 desde temprano, apenas hubo algo de luz, y sin haber pegado los ojos ni un instante durante toda la noche, estuve observando desde la terraza de la casa que habitaba frente al parque, las ráfagas de viento huracanado que arrastraba árboles completos, láminas y cuanto material se había desprendido. Para ese momento a la  casa entraba el agua a chorros, por un boquete que se había originado por la caida de la antena de radio, que el viento había partido a la mitad, la cual ahora descansaba sobre la cubierta de la recámara principal. Afuera se observaban árboles y postes caídos, pero lo más impresionante era el fuerte zumbar del viento derrumbando cuanto obstáculo se le interponía, es difícil describir la emoción que uno sentía a ese momento. Durante la breve tregua que proporcionó el paso del ojo del huracán llegó a visitarme Manuel Núñez, administrador de las Plantas, para informarme sobre los daños que había observado desde fuera de las edificaciones de la fábrica. Con el nerviosismo natural para esos momentos tensos, me relató que se habían volado por completo las techumbres de una de las naves de la fabrica de Triplay, que habían postes recargados en los muros y que se estaba filtrando el agua en las oficinas; en fin; toda una tragedia. Le sugerí que regresara  a su casa y estuviera pendiente de su familia; él me insistió en que yo me saliera de la casa y me pusiera a salvo en la iglesia que estaba a un costado y que aparentemente estaba resistiendo. Agradecí diciéndole convencido que aquí me sentía seguro. Hasta ese momento no imaginaba lo que seguiría después del ojo, pues en mi mente no cabía más devastación. Afortunadamente no estaba solo, tenía un acompañante fiel que se moría de miedo con los ruidos, mi perro Rocky, al cual había rescatado durante la madrugada de su casita, que se encontraba obstruida por una gran rama de un árbol de aguacate; y al escuchar sus “gemidos” fui por él, removí como pude la rama y lo traje conmigo al interior de la casa, donde  permaneció toda la jornada, temblando y echado junto a  mí. Así transcurrió ese largo día hasta que cerca de las cinco de la tarde cesaron los vientos huracanados y pude salir a revisar  las instalaciones de las fábricas. Ahí estaba ya reunido un gran grupo de trabajadores preguntándome qué acciones tomaría la empresa después de esta devastación. Les pregunté si sabían de personas lesionadas, contestándome que no, pero que sus casas estaban en gran parte destruidas. Les aconsejé que, dadas las circunstancias, por el momento no había otra cosa mas importante que regresar a cuidar de sus familias y tratar de reconstruir lo que se pudiera; sobre todo los techos, porque seguiría lloviendo. Les pedí que hicieran una relación de los materiales que les serían necesarios para proporcionárselos, si los teníamos a la mano. Por lo demás les sugerí que en cuanto se hiciera un recuento de los daños y se analizara la posibilidad de reiniciar los trabajos, se les llamaría, que estuvieran pendientes. En esos momentos no tenía ni la más leve idea de lo que sucedería, pues los daños según pude observar a la ligera, no eran cosa pequeña, y no niego que durante varios días no se me quitó la idea, de que estos eran los últimos días de vida de esta gran fuente de trabajo. A pesar de que las fábricas estaban aseguradas contra daños causados por meteoros de esta naturaleza, la aseguradora hizo todo cuanto fue posible para no asumir sus obligaciones y tan sólo cubrió una ínfima cantidad que no alcanzó ni para techar las naves. De tal forma que volvimos a esgrimir la misma argumentación con los directivos, para evitar el cierre definitivo. Para entonces ya se habían invertido más recursos en la adquisición de nueva maquinaria y equipo, y no era conveniente perder tanto dinero sobre todo cuando ya estábamos en una ruta ascendente. Finalmente accedieron, pues Nacional Financiera ofreció apoyos económicos, que nunca fluyeron y dejaron embarcados a los directivos con otro gran paquete. Había que trabajar duro, redoblar esfuerzos y mantenernos dentro de la línea de la productividad. Así se los hice saber a los trabajadores, a los directivos del Sindicato y a los  empleados de confianza, y en verdad se los dije, con toda la sinceridad que pude haber sacado desde muy dentro de mi. Fueron tan grandes los daños que ocasionó el huracán a las instalaciones de las fábricas, que los trabajos de reconstrucción tardaron casi dos meses y la producción se fue recuperando muy de poco en  poco, pues las refacciones no llegaban y era necesario superar el estrés económico que teníamos en ese momento. En esta dura situación sentimos que los trabajadores se mostraron solidarios, acordando cobrar únicamente medio salario durante los trabajos de reconstrucción , lo cual consideré siempre como una acción de gran valor.

Continuar Leyendo

RECOMENDAMOS