Conecta con nosotros

Arte y ciencia

Aprender a tocar un instrumento como experiencia de vida

Gigio Ortiz

Publicado

en

 Puntos básicos e importantes que se deben considerar cuando se desea adentrar en el mundo de la ejecución musical. Tocar un instrumento es el sueño de muchos que otros tantos pueden consumar, con dedicación y disciplina.

Si no todas las personas seguramente la mayoría pasamos por una etapa musical en la que nos atrapó la magia del sonido. Musical en el sentido de empezar a tomar conciencia de la música que se escucha, y de adquirir ciertos gustos y preferencias musicales. De la misma manera uno se comienza a identificar con un estilo musical o una corriente artística, representada por un cantante o banda específica. Durante esta etapa aparece una vocecita en nuestra mente que nos pide expresarnos de una manera un poco más proactiva y sentirnos parte del mensaje que recibimos por medio de la música. Surge una inquietud de explorar nuestras ideas y sentimientos que se manifiestan queriendo aprender a tocar un instrumento.

Algunas convertimos esa inquietud en un estilo de vida y otros pasan por esta etapa desarrollando habilidades musicales que más tarde quedan enterradas en su subconsciente pero que quizás conservan una gran validez e importancia en su desarrollo humano.

Ahora bien, aparte del reto que puede representar aprender a tocar un instrumento, existe otro gran obstáculo que crea gran frustración y que puede hacer peligrar nuestra curiosidad musical: no contar con la herramienta adecuada (instrumento) que nos permita explotar nuestras ideas. Es de gran importancia contar con una herramienta que tenga las mínimas características para aprender, claro, muchas veces los padres son los que costean este instrumento, y a menos de que las posibilidades económicas lo permitan, no desean gastar miles y miles de pesos en algo que puede ser una simple fiebre pasajera de los adolescentes. Afortunadamente en la actualidad existen numerosas opciones en cuanto instrumentos musicales se refiere, que no son un gran golpe para el bolsillo y aportan buena calidad en cuanto a comodidad y sonido. Estos dos factores son determinantes a la hora de querer aprender a tocar. Si queremos adquirir un instrumento, debemos siempre buscar reseñas escritas o videos de demostración que nos permitan tener una idea clara del producto que vamos a adquirir.

En el instante que por primera vez tomamos en nuestras manos una guitarra, un bajo, una batería, una teclado, un violín o una flauta, es necesario sentir que el instrumento está formando parte de nosotros, sentirlo como una extensión de nuestro cuerpo y que el proceso de aprendizaje sea tan intuitivo como teórico y práctico, ya que invertiremos tiempo y dinero en clases particulares o tutoriales en línea, pero principalmente pasaremos incontables horas de práctica en nuestra habitación y es extremadamente importante que nos preocupemos por sacarle el mejor sonido a nuestro instrumento.

Y ya que hablamos de la importancia de sentirnos cómodos a la hora de aprender y practicar, el siguiente punto del aprendizaje es también crucial y divertido: necesitamos escuchar muchísima música. Porque aunque a veces nos casamos con un género musical y no queramos escuchar nada que se salga de nuestros gustos, siempre es enriquecedor tanto auditiva como técnicamente, adentrarnos un poco en terreno desconocido para ampliar nuestro abanico de recursos en el momento de tocar. Todos los géneros musicales tienen un mérito escondido, y aprender un poco de lo que está más allá de nuestra zona de confort, sin duda nos puede hacer crecer como instrumentistas.

Otro aspecto que debe considerarse en el momento en decidimos aprender a tocar un instrumento, y que complementa los puntos anteriores, es el que comprendo como el más importante: divertirse. Vamos a pasar muchas horas practicando, tocando canciones de nuestros artistas favoritos o componiendo las nuestra música, y si el proceso no nos parece divertido, las dificultades que se nos puedan presentar pueden generar frustración al grado que hagamos a un lado nuestra guitarra y nunca jamás la volvamos a agarrar.  Aprender a tocar tiene que ser un proceso con desafíos, pero sobre todo lleno de satisfacciones que nos impulsen a mejorar día con día en nuestra ejecución y a crecer como seres humanos. ¡A vivir y a disfrutar la música!

Arte y ciencia

Turismo en Yucatán ante la oferta y el mercantilismo cultural

César Benítez

Publicado

en

El turismo es también conocido como la industria sin chimeneas, lo que no significa que sea menos agresiva o voraz que otros ramos de la industria. Barrios Salas, se refiere a este fenómeno como “la fuerza que induce al contacto cultural, (y) es una poderosa fuerza contemporánea inductora de contacto entre culturas que modelan un nuevo marco para las relaciones interétnicas. Genera un sentido sobre los otros, es decir, sobre la realidad sociocultural de otros pueblos que son visitados”. Por otro lado Daniel J. Boorstin mencionaba que el Turismo es “un mundo manufacturado, trivial e inauténtico”, definición que no está del todo alejado de la naturaleza real de dicho fenómeno.

En otras palabras, el turismo es concepción artificial de una cultura o sociedad, percibida por otra cultura o sociedad, encarnada por los visitantes. Si bien, la actividad turística busca difundir, dar a conocer y promocionar la cultura o ciertas características o reproducciones de la cultura local, también se tiene que considerar que en mayor o menor medida se lucra con dicha cultura. Evidentemente mientras más se lucre con esta actividad, más cuestionable será la naturaleza de esta actividad, sobre todo si la ganancia generada por la venta cultural no se destina o refleja directamente en el grupo social protagonista de la cultura, el cual está siendo mercantilizado.

La política turística del estado bajo dicha óptica se ha fortalecido significativamente durante esta administración estatal, tanto que las máximas autoridades, comenzando por el gobernador, la secretaria Michelle Friedman y hasta el alcalde de Mérida, han dedicado gran parte de su tiempo a viajar alrededor del mundo en el último año, supuestamente para fortalecer la imagen del estado a nivel internacional.

Desarrollar el potencial turístico del estado, parece ser uno de los principales objetivos de esta administración, lo cual ha queda claro desde el principio de la misma, cuando comenzaron ciertos eventos como “el festival de la veda” el cual se llevó a cabo entre febrero y marzo de este año, con la finalidad de apoyar a los pescadores y a sus familias a tener un ingreso durante el periodo de veda del mero y otras especies marinas, en tanto que se promocionaban las playas de toda la costa del estado, como Telchac Puerto, San Crisanto, Sisal y otros sitios costeros más.

Hace menos de un mes en la ciudad de Mérida se llevó a cabo la polémica “Cumbre de los Premios Nobel por la Paz”,  actividad que, según el gobierno estatal, habría de dejar una considerable derrama económica gracias al turismo cultural, ya que se sostenía que la presencia de los laureados atraería a propios y extraños hacia la capital del estado. Hasta el día de hoy aún no queda del todo claro cuál fue verdaderamente el beneficio económico de dicho evento, el cual culminó sus actividades con el concierto del cantante puertorriqueño Ricky Martín, concierto que vendió, y muy bien, las entradas a precios verdaderamente elevados, al menos para cualquier ciudadano promedio de la clase media. Tratando de ser objetivos vale la pena señalar que entre la Cumbre de los Premios Nobel y extinto Festival de la Cultura Maya que encabezaba el polémico señor Jorge Esma, la única diferencia es el tiempo que duraron uno y otro, pues ambos se caracterizaron por ser eventos carísimos, en los cuales sólo se presentaron personas que desde su zona de confort y privilegios hablaban de cómo resolver problemas sociales, sólo que uno buscaba la “paz” y el otro, “la reivindicación del pueblo maya yucateco”. Sin embargo, debemos decirlo con franqueza, ambos justificaron su naturaleza bajo la premisa de “posicionar a Yucatán a niveles internacionales”

Mes con mes escuchamos o leemos notas y publicidad relacionadas con ferias variadas, organizadas por la Secretaría de Turismo de Yucatán o el Ayuntamiento de Mérida, enfocadas en diversos temas regionales como: “la feria del panucho”, la “feria de la guayabera”, “la feria del pib” y otras tantas de la misma línea, a tal grado que pronto leeremos sobre la “feria de la botana cantinera” o acaso la de “las galletas globitos con café”. Sin duda alguna nos encontramos frente al más claro y descarado ejemplo de mercantilismo cultural, en el cual la tradición y la identidad yucateca son vistas como bienes de consumo.

Como habría mencionado en otros tiempos el destacado sociólogo Pierre Bordieu, estamos viviendo la mercantilización y comercialización de la identidad, “de lo falso y lo auténtico, de lo cultural, lo artístico, lo religioso, lo político, lo afectivo y lo económico” se están llevando muchas prácticas y tradiciones a niveles casi teatrales con la única finalidad de hacerlas más “interesantes”, mas “vendibles” a los consumistas culturales extranjeros.

Poner nuestra identidad, nuestros usos y costumbres ante una vitrina de un mercado de depredadores del patrimonio popular no es, quizás, lo más acertado, pues poco a poco la demanda por nuevas experiencias, nuevos eventos y situaciones, nuevos recorridos o nuevos espacios, llevará a los grupos locales a implementar e introducir nuevos elementos, rutinas o productos a las prácticas “originales” haciendo con esto una pantomima o caricaturizando los rituales y ritos tal como podemos mencionar el caso de las “bodas mayas,” la “festividad del fuego nuevo maya” y tantas expresiones histriónicas de la identidad local.

Continuar Leyendo

Arte y ciencia

Trastorno obsesivo-compulsivo, un padecimiento que no debe ignorarse

Avatar

Publicado

en

La Organización Mundial de la Salud (OMS) califica el Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) como una de las veinte enfermedades más discapacitantes. Se caracteriza por ocasionar pensamientos intrusivos, recurrentes y persistentes, que producen inquietud, aprensión, temor o preocupación, y conductas repetitivas denominadas compulsiones, dirigidas a reducir la ansiedad asociada.

En realidad, muchas de las personas que padecen este trastorno no acuden con un especialista para su atención, a pesar de la mucha angustia y los pensamientos obsesivos con los que deben lidiar de forma cotidiana.

1er Encuentro de Personas con Obsesiones y Compulsiones en Mérida

Con la finalidad de sensibilizar a la sociedad yucateca sobre este tema y brindar alternativas a posibles pacientes, este sábado se realizó el 1er Encuentro de Personas con Obsesiones y Compulsiones en la Ex Penitenciaría Juárez. Se abordaron tres padecimientos que comparten síntomas con el TOC: Trastorno de Ansiedad por Enfermedad o Hipocondriasis; Trastorno por Arrancamiento de Cabello o Tricotilomanía; y Trastorno por Acumulación.

El encuentro fue dirigido por la doctora Yidha Ortiz, especialista en Trastorno Obsesivo Compulsivo y Trastornos del Espectro Obsesivo, quien brindó información científica acerca de estos padecimientos y sus adecuados manejos.

El evento se destacó por permitir al público conocer más allá de lo que dicen los libros, ya que se pudieron escuchar relatos y experiencias de vida de algunos asistentes, quienes enfatizaron los cambios que registraron a partir de atenderse con un especialista.

El TOC suele empezar a manifestarse durante la infancia o la adolescencia. Su evolución suele ser progresiva, aunque puede aparecer también de forma repentina por estrés o ante un acontecimiento concreto que actúa como desencadenante.  Por ello es importante estar atentos al comportamiento de nuestros seres cercanos, así como comprenderlos y animarlos a recibir un tratamiento.

¿Quieres conocer más sobre los síntomas del TOC? Visita esta liga: https://mayocl.in/2HqQEc4

¿Eres de Mérida y quieres estar enterado del próximo encuentro de personas con TOC? Checa esta página: https://bit.ly/2BstQGJ

Continuar Leyendo

Arte y ciencia

Capacidad para decodificar mensajes

Daína Perera Fernández

Publicado

en

El cerebro es el elemento principal del sistema nervioso central. Él está constituido por los dos hemisferios cerebrales y de las estructuras que los conectan.

La lectura y el cerebro son dos conceptos que están fuertemente relacionados, ya que la lectura facilita la decodificación del lenguaje y el pensamiento simbólico. Las palabras son imágenes metales que existen en nuestro cerebro de forma inconsciente y han sido aprendidas gracias a experiencias previas. Hasta ahora se pensaba que la lectura afectaba únicamente al hemisferio izquierdo, el cual está encargado de la producción del lenguaje, pero gran parte de su comprensión se produce en el hemisferio derecho. Son muchos los estudios realizados sobre las funciones cerebrales y los efectos que la lectura tiene sobre este. No todos ellos son completamente confiables ni ofrecen una información verídica o comprobable.

En muchas ocasiones he encontrado en Facebook imágenes de textos cuyas letras están desordenadas o contienen números. Decenas de virales en las redes sociales dicen que si eres capaz de leer estos textos es porque tienes una inteligencia sobrenatural, y acto seguido animan al lector diciendo que sólo una de cada 100 personas son capaces de decodificar tales mensajes. El mismo viral de las redes, expone que no importa el orden en el que las letras estén escritas, la única cosa importante es que la primera y la última letra estén escritas en la posición correcta. El resto pueden estar totalmente desordenado y aun así podrás leerlo sin problemas, porque no leemos cada letra en sí misma sino cada palabra como un todo. Pero lo cierto es que esta afirmación no es completamente acertada, existen otros factores que facilitan la lectura de textos desordenados. Entonces ¿cuáles son las causas reales que permiten al cerebro procesar y descifrar esta información?

Para aclarar las dudas sobre este tema, será mejor basarnos en dos ejemplos:

Ejemplo #1:

C13R70 D14 D3 V3R4N0 3574B4 3N L4 PL4Y4 0853RV4ND0 4 D05 CH1C45 8R1NC4ND0 3N 14 4R3N4, 357484N 7R484J4ND0 MUCH0 C0N57RUY3ND0 UN C4571LL0 D3 4R3N4 C0N 70RR35, P454D1Z05 0CUL705 Y PU3N735.

Primeramente, es más fácil descifrar el texto si tenemos conocimiento del contexto, o el tema sobre el cual estamos leyendo. Segundo, si logramos reconocer la palabra, es muy probable que podamos leer el texto en su totalidad. Si nos referimos al texto que usamos como ejemplo, igual podemos apreciar que las palabras son cortas, compuestas por un máximo de cuatro sílabas. Por otro lado, los números que sustituyen las letras tienen una grafía muy similar a estas, lo que hace más fácil su reconocimiento (conocimiento previo). Igualmente podemos notar que son palabras de uso cotidiano, no hay palabras de un lenguaje elevado o complejo.

Ejemplo #2:

Cdunao la myaor patre de la gtnee ceíra en un uvsienro eaemntsecnile ectátiso e inmoivl, la pgnteura de si etse tinea, o no, un piiipcnro era rmltaneee una ciuetósn de ccaeartr msetacfíio o tcíoogleo.

Para empezar, usa muy pocas palabras largas. Las conjunciones, artículos y preposiciones que dan orden y sentido a las frases permanecen inalteradas. Finalmente, muchas de las palabras con letras desordenadas se han modificado de manera que se mantengan los sonidos vocálicos originales, lo cual facilita mucho su comprensión. Para rematar, ninguna de las palabras desordenadas ha terminado formando otra palabra que sí existe y pueda dar lugar a equívoco.

Con el desarrollo tecnológico y el fácil acceso a las redes sociales, es muy sencillo hacer publicaciones sin una base científica. No debemos, como lectores, hacer eco de todo lo que leemos ni dar crédito a cuanta información encontramos. Es muy importante consultar fuentes confiables y verificar la originalidad del escrito. Virales como estos, hacen que fijemos en nuestra mente un conocimiento incierto y lo compartamos con el resto de la sociedad.  La nociones lingüísticas no son simple pacotilla. 

Continuar Leyendo

BOLETÍN FRACTO

RECOMENDAMOS