Conecta con nosotros

Arte y ciencia

El XXXVII Congreso Internacional de la Latin American Studies Association: Nuestra América: Justicia e inclusión, con buena participación de investigadores mexicanos

Ginón Bojórquez

Publicado

en

Boston fue testigo de uno de los eventos académicos más importantes para el intercambio de ideas a nivel internacional, organizado por una de las asociaciones más grandes de estudios latinoamericanos, cuya membresía  reúne a más de 12,000 socios.

Del 24 al 27 de mayo tuvieron lugar las sesiones de trabajo de este congreso, con 39 ejes temáticos, relacionados con Nuestra América, entre ellos se puede destacar: asuntos de género, sexualidades y estudios LGBT, Instituciones y procesos políticos, lenguas y literaturas indígenas, medios de comunicación y cultura popular, migración, desplazamientos, entre muchos otros seleccionados bajo el eje principal de esta edición que fue: “Nuestra América: Justicia e inclusión”.

Durante los cuatro días de sesiones, académicos de diferentes partes del mundo, detallaron los desafíos de la disparidad social, económica, racial, étnica, de género, sexual y de otro tipo; así como la necesidad de promover soluciones creativas para superarla. Se determinó la importancia de la escolaridad, el activismo y la política en este aspecto.

Las interacciones y la cooperación también informaron iniciativas para conectar el congreso LASA 2019 con las comunidades latinoamericanas en Boston, así como la rica mezcla de instituciones y organizaciones académicas, creativas, comunitarias y políticas de estas zonas. En este sentido, el congreso 2019 se vio como un puente para LASA 2020 en México, donde será la siguiente sede, y de este modo, simbolice la unidad y la dependencia mutua entre las diferentes partes de América.

Durante las sesiones de trabajo los académicos mexicanos tuvieron una importante participación, contando con la asistencia de investigadores de instituciones como la UNAM, El Instituto Mora, Universidad Autónoma del Estado de Morelos, CIESAS, UAM, Universidad Autónoma Baja California, Universidad Autónoma de Tlaxcala, Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, El Colegio de Michoacán, Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) México, Universidad Veracruzana, de Yucatán. En el programa se encontraban dos participaciones de nuestros estado, una de la Universidad Autónoma de Yucatán y otra del Campus Mérida de la Universidad José Martí de Latinoamérica. También se organizó un panel especial nombrado Interactions Across Social Sectors in Mérida, Yucatán, organizado Genny D Ballard del Centre College, quien a pesar de no pertenecer a una institución yucateca, presentó interés en la capital de Yucatán.

Los académicos mexicanos tuvieron oportunidad de intercambiar ideas con investigadores de otras instituciones como la Universidad de Harvard, Yale, Princeton, Darthmon, La Universidad de Barcelona, La Universidad Católica de Chile, entre otras.

Lamentablemente nuestros hermanos cubanos no tuvieron la misma dicha, debido a la irracional negativa norteamericana de conceder visados a un nutrido grupo de intelectuales de la isla, muchos de ellos académicos imprescindibles para la discusión sistemática de la noción de Nuestra América acuñada por el apóstol José Martí, por lo que se pudo notar la ausencia de los investigadores del Centro de Estudios Martianos.  Sobre este vergonzoso asunto, la presidenta de LASA, Lynn Stephen, precisó que 1.118 cubanos radicados en la isla y fuera de ella están asociados a esta organización de estudios latinoamericanos, y dirigen sus investigaciones a temas relacionados con la isla. La presidenta apuntó también que afectó, la ausencia de dichos investigadores, la realización de dos paneles importantes dedicados a José Martí;  estudios acerca de la juventud en la isla, el papel de las universidades en la actualización del modelo económico del país, entre otros muchos temas que estaban previstos discutirse en el congreso”.

A partir de México 2020, LASA continuará reuniéndose fuera de los Estados Unidos hasta que se produzca un cambio significativo para los inmigrantes y los visitantes y eruditos internacionales.

Al presentar propuestas para las sesiones (paneles, mesas redondas y talleres), los miembros de LASA tienen el fuerte incentivo de garantizar una representación diversa a través de la inclusión de las minorías, las mujeres y los estudiantes graduados, y de reflejar la diversidad regional y disciplinaria de los miembros de LASA.

Arte y ciencia

Música nueva de Hombre Radio

Gigio Ortiz

Publicado

en

Del el vecino estado ve de Campeche llega a Mérida Sincronía, el nuevo sencillo de Hombre Radio. Una experiencia sonora imperdible.

Hace unos meses, tuve le oportunidad de compartir escenario con una banda que desde que me puse a investigar para conocer un poco de su música, me dejaron con la mandíbula caída y el oído atento.

Hombre Radio me tomó por sorpresa al escucharlos en vivo. Con la energía que proyectan en el escenario y su excelente ejecución en escena, definitivamente me cautivaron y en ese momento me convertí en seguidor de la banda. Además, Hombre Radio tiene un increíble sonido de estudio y en vivo son impecables.

Definitivamente, quería conocer más de ellos y estar al pendiente de sus nuevos lanzamientos, y de esa manera, hoy podemos deleitarnos el oído con su más nuevo sencillo Sincronía estrenado este pasado 17 de enero y que suena increíble.

De esta manera Hombre Radio arranca el 2020 con su singularísima  Sincronía, una canción en la que buscan una estética más relajada y melancólica, rasgos que se hacen notar desde los primeros acordes del sintetizador acompañados de la batería en un ritmo constante que proyectan una espacialidad enorme, como una gran bodega vacía pero cálida a la vez; que nos puede resultar tan atemorizante como familiar.

Sincronía habla acerca de los vínculos que formamos al entrar en contacto con nuevas personas, de cómo el intercambio de energía entre dos seres de manera bilateral, hace que vibremos a frecuencias similares e inevitablemente estemos en “sincronía” por el resto de nuestras vidas. Es una reflexión bastante profunda pero cierta en todos los sentidos, porque cada vez que nos topamos con nuevas personas en nuestro camino, formamos historias y recuerdos de los momentos que compartimos que de alguna manera dejarán una huella en nosotros y cada vez que nos topemos de nuevo, esos recuerdos compartidos nos harán estar en una sincronía infinita.

También te puede interesar: Paréntesis lo más nuevo de Pargo

Sincronía fue incluida en varias listas de reproducción de Spotify bastante importantes y de circulación nacional, como por ejemplo #DistritoIndie y #NovedadesIndie. El sencillo se grabó en CR Studios en la ciudad de Campeche, mezclada por Coco Romero y masterizada por Ed Garnet en la CDMX.

Escucha “Sincronía” de Hombre Radio aquí:  https://spoti.fi/2GeecB5 

Para no perderte sus presentaciones y nuevos estrenos visita sus redes sociales:

Facebook: https://www.facebook.com/HombreRadioMx/

Instagram: https://www.instagram.com/hombreradiomx

Youtube:  https://bit.ly/2tIvHGT

Twitter: https://twitter.com/HombreRadioMx

Continuar Leyendo

Arte y ciencia

En instrumentos musicales, precio no significa calidad: experto

Lilia Balam

Publicado

en

El laudero Eduardo Castaño Nogueras encabezó el segundo Conversatorio sobre construcción y mantenimiento de instrumentos de cuerda, organizado por la ESAY.

El precio no está ligado a la calidad cuando se trata de instrumentos musicales: es necesario verificar que éstos cumplan con una serie de requisitos para determinar si vale la pena el costo. Este fue uno de los tantos consejos que el laudero Eduardo Castaño Nogueras compartió con jóvenes estudiantes de artes musicales, así como con profesores e instrumentistas, en el marco del segundo Conversatorio sobre construcción y mantenimiento de instrumentos de cuerda, organizado por la Escuela Superior de Artes de Yucatán (ESAY).

El foro se realizó con la finalidad de guiar a los interesados en la adquisición y cuidado de un instrumento de cuerda. Castaño Nogueras precisó algunos puntos a los asistentes sobre cómo detectar que su violín o viola está bien montada o correctamente construida. También reiteró que el precio del instrumento no determina su calidad.

“Es importante que los músicos estén contentos con el instrumento porque será su compañero de vida durante su desarrollo profesional. Entonces, mientras más informados estén, tienen la seguridad de que pueden tener un mejor instrumento en sus manos”, sostuvo.

El especialista, quien reside y labora en Querétaro, propuso a la ESAY realizar el conversatorio, ya que entre los músicos yucatecos hay una gran necesidad de capacitarse en estos temas.

“Muchos músicos de la región no tienen contacto con un laudero, porque generalmente están en otros lugares. Yucatán tiene ahí un área de oportunidad, pues hay muy pocos especialistas y es bueno que los estudiantes sepan cómo hay que cuidar un instrumento para darle atención ellos mismos o acudir con un especialista cuando se requiera”, señaló, por su parte, el coordinador académico de la licenciatura en Artes Musicales de la ESAY, Yohualli Rosas Pineda.

De acuerdo con el coordinador, en la Escuela Superior de Artes de Yucatán se están formando 25 estudiantes de cuerdas frotadas. A lo largo del año se programarían otros conversatorios y foros para capacitar a alumnos, profesores e instrumentistas de alientos de madera.

También te puede interesar: Debate antiquísimo: ¿qué es mejor, un buen instrumento o un buen equipo?

Continuar Leyendo

Apuntes librescos

Lic. Julio Mejía Salazar Apuntes biográficos

Rolando Bello Paredes

Publicado

en

El abogado Felipe Escalante Ceballos publicó, bajo el sello editorial de la “Compañía Editorial de la Península, SA de CV”, el libro Julio Mejía Salazar. Biografía, en el que enfatiza que se redactó “como un reconocimiento al que en su época fue considerado el mejor litigante de Yucatán –y, según estimo, también fue el mejor en todo el sureste de nuestro país- don Julio Mejía Salazar”.

La edición contiene treinta y dos textos del Lic. Escalante Ceballos, un anexo fotográfico, y unos apuntes biográficos del Lic. Mejía Salazar, de mi autoría y que reproduzco a continuación:

        El Lic. Julio Mejía Salazar fue, sin duda, el mejor penalista de Yucatán, durante la segunda mitad del siglo XX y principios del XXI. Ejerció la profesión durante más de siete décadas, a partir de su graduación como abogado en 1941, y hasta su fallecimiento en 2012. 

Por su destacada trayectoria como litigante, no sólo en la rama penal, fue distinguido por el Poder Público, al entregarle la primera Medalla al Mérito Jurídico “Rafael Matos Escobedo”, cuyo objeto es “otorgar un justo reconocimiento a los profesionales del Derecho, que hayan realizado aportaciones trascendentes en los campos de la docencia o de la investigación jurídica, en el ámbito legislativo o jurisdiccional o en el ejercicio cotidiano del derecho, que constituyan un ejemplo para las personas dedicadas al estudio y práctica de la ciencia jurídico”.

En su discurso de aceptación y agradecimiento de la presea, D. Julio, abogado a cabalidad, manifestó:

“En materia penal, los códigos procesales federal y estatal, disponen que son irrevocables y causan ejecutoria: Las sentencias cuando hayan sido consentidas expresamente o cuando, concluido el término que la ley señala para interponer algún recurso, no se haya interpuesto; Las definitivas dictadas en los procedimientos sumarios; Y aquellas respecto de las cuales la Ley no conceda medio alguno de impugnación.

– “Como siempre me he desempeñado como abogado litigante, en todas las materias del Derecho, tengo conocimiento de cuándo y cómo es impugnable una sentencia definitiva.

– “La resolución de la Comisión Dictaminadora de la Medalla al Mérito Jurídico, tiene el carácter de irrevocable y definitiva, es inapelable y no admite recurso alguno; Además, se trata de un proceso sumario;  Así que, por supuesto, no la impugnaré.

– “La acato, con agradecimiento. Es, sin duda, una distinción al trabajo que he realizado cotidianamente durante las últimas siete décadas de mi vida”.

El jurista yucateco Rafael Matos Escobedo (1893.1967) se desempeñó como Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, y D. Julio gozó de su amistad, como apuntó el día de la condecoración: “Acepto la Medalla, porque además lleva el nombre de un destacado jurista yucateco, Rafael Matos Escobedo, con quien tuve encuentros profesionales, él como Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, y yo como abogado litigante; y también otros encuentros cordiales, ambos como amigos y paisanos, en mi Bufete Jurídico, que en más de una ocasión, distinguió con su presencia”.

Por decisión unánime de la comisión dictaminadora de la primera Medalla al Mérito Jurídico “Rafael Matos Escobedo”, en 2009, fue otorgada al abogado Julio Mejía Salazar. En el acuerdo se expresó: “Su talento jurídico y experiencia acumulada a lo largo de los años de intenso estudio y aplicación en los tribunales nacionales, conocido por su excelencia litigiosa en el Foro Yucateco, le permite el dominio de las distintas áreas de aplicación del Derecho. Y es, sin duda, distinguido penalista yucateco de los siglos XX y XXI”.

Y para el otorgamiento se tuvo en cuenta que “es una persona intachable, con una trayectoria notable en la ciencia del Derecho, tanto como litigante y como Notario, y por sus aportaciones jurídicas a la sociedad civil”.

El Poder Público le rindió entonces un merecido homenaje cuando cumplía más de seis décadas de ejercicio profesional. Ese día, como en otros más, fue un hombre feliz, satisfecho con su labor de defensa de los derechos de muchas personas, y reconocido también por la sociedad yucateca.

        D. Julio nació en esta ciudad de Mérida, Yucatán, el 9 de agosto de 1915 y falleció el 17 de mayo de 2012, a la edad de 96 años. Sus padres fueron los señores Eusebio Mejía Orozco y Damiana Salazar Aguilar, y sus hermanos fueron Eusebio, maestra Aída, Francisco, maestra María Jesús, y Dr. Ignacio Mejía Salazar.

Contrajo matrimonio con Dña. Margarita Cáceres Gómez, procreando siete hijos: Abogada Luz Margarita, Abogado Julio (ya fallecido), Abogado Jorge Eusebio, CP. Patricia Elizabeth, Profesora María Guadalupe, Arquitecta Aída Gabriela, y CP. María Sofía. Sus hijos políticos son: Abogado Jorge Alberto Heredia Trujillo, Sandra Méndez Pérez, Carmen Torres, Abogado Rolando Bello Paredes, Ingeniero Jorge Moguel Manzur, Licenciado Pedro Magaña Pacheco y CP. Mario Ancona Euán. Al fallecer, tenía veintiún nietos y catorce bisnietos.

Realizó sus estudios de educación primaria en las Escuelas “Jesús García” e “Hidalgo”; de educación secundaria en la Escuela “Adolfo Cisneros Cámara”; de bachillerato en el “Instituto Literario del Sureste”; y sus estudios profesionales en la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad de Yucatán. Se tituló como Abogado, sustentando examen los días 16 y 17 de enero de 1941, presentando el tema “Breve estudio jurídico encaminado a hacer pronta la tramitación de los juicios”, siendo sus sinodales los Abogados Max Peniche Vallado, Carlos Cámara Gómez, Pastor Bautista Novelo, Hernán Canto Echeverría y Manuel Castillo Solís.

En la década de los años sesenta del siglo pasado fue integrante de los prestigiosos despachos jurídicos de los Abogados Carlos Cámara Gómez en esta ciudad de Mérida y Antonio Guerra Leal, de la ciudad de México, Distrito Federal.

Desde el 25 de mayo de 1951 y hasta su fallecimiento, se desempeñó como Notario Público, Titular de la Notaría Pública Número 39 del Estado. Ejerció la fe pública -y la abogacía- con estricto apego a la ley, sin ninguna mancha, durante más de sesenta años.

Durante su ejercicio profesional como Abogado, fue tal su reconocimiento que asesoró legalmente a los Gobernadores del estado de Yucatán: José González Beytia (1946-1951); Agustín Franco Aguilar (1958-1964); Luís Torres Mesías (1964-1970); Carlos Loret de Mola Mediz (1970-1976); Graciliano Alpuche Pinzón (1982-1984); y Víctor Manuel Cervera Pacheco, en los períodos (1984-1988 y 1995-2001).

Nunca quiso aceptar un cargo público, prefirió la independencia del profesional del Derecho. Sin embargo, los mencionados titulares del Poder Público de la entidad solicitaron sus servicios legales, desde el gobierno de José González Beytia hasta el de Víctor Cervera Pacheco. A todos atendió profesionalmente, sin valerse en otros momentos de una pretendida, falsa influencia política. Nunca la necesitó. Al contrario, estoy convencido de que alguno que otro gobernador se prestigió con el apoyo legal brindado por D. Julio.

        Sin embargo, se desempeñó durante 24 años, durante el período de 1964 a 1988, como Secretario de la Comisión Electoral del Estado, entidad que se ocupaba de la organización de las elecciones locales. Coordinó, así, las elecciones de los gobernadores Carlos Loret de Mola Mediz, Francisco Luna Kan, Graciliano Alpuche Pinzón y Víctor Manzanilla Schaffer.

Durante el segundo mandato de Cervera Pacheco (1995-2001), intervino sagaz e inteligentemente en una de las primeras Controversias Constitucionales que atendía la Suprema Corte de Justicia de la Nación, después de la respectiva reforma constitucional al artículo 105 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Fue la planteada por el entonces alcalde de Mérida, Patricio Patrón Laviada, en contra del Poder Ejecutivo estatal, por un asunto de recursos públicos federales que se entregaban a los ayuntamientos. La demanda no prosperó, la Corte le dio la razón al Ejecutivo y no al ayuntamiento de Mérida. El abogado del Ejecutivo del Estado fue D. Julio Mejía Salazar.

        D. Julio atendía su clientela y amigos en su acreditado Bufete Jurídico, ubicado en el cruce de las calles 61 y 66, en el centro de la ciudad de Mérida, todos los días, con excepción de los sábados. Desde el viernes por la tarde, viajaba a Tekax, en donde fomentaba un rancho. Al retornar el domingo, acudía por la noche a su despacho para preparar los asuntos de la semana que iniciaba. 

        Su Bufete Jurídico estaba estratégicamente ubicado en el centro de la ciudad, ya que, como se recuerda, en el edificio conocido como El Ateneo Peninsular, en el costado norte, (enfrente de la Plaza Grande, de Mérida), funcionaban los juzgados de primera instancia, civiles y familiares, y el Tribunal Superior de Justicia; así como también las oficinas del Catastro y del registro Público de la Propiedad del estado, que se ubicaban en la parte superior del edificio del Bazar García Rejón. No tan distantes del centro, estaban los juzgados penales, en donde funcionaba también la Penitenciaría Juárez.

Acudía a su Bufete Jurídico, en busca de su asesoría legal, toda clase de personas: jueces, abogados, magistrados, amigos, gobernadores y exmandatarios, diputados, políticos, servidores públicos, campesinos, obreros. A todos los trató igual, a los poderosos y a los olvidados por el poder. Su capacidad e inteligencia siempre estuvo al servicio de quien solicitó de su asistencia legal.

        Y no todo era trabajo en el caso de D. Julio, es inolvidable su brindis de fin de año, desde las seis de la tarde hasta las doce de la noche. Un excelente coñac para celebrar el año nuevo. Recuerdo entre otros, en diversos momentos: abogado y Notario Público Charles Goff Rendón, abogado Jorge Medina Alonzo, abogado Felipe Escalante Ceballos, empresario y CP. Ricardo Dájer Nahúm, abogado José Alayola Duarte, abogado y magistrado Alfredo Navarrete Ruiz del Hoyo, abogado Mario Carrillo Lavalle, abogado y exalcalde de Mérida Carlos Ceballos Traconis, abogado y exProcurador de Justicia del estado Raúl Cambranis Laucirica, abogado y Notario Público Antonio Bolaños Parra, abogado y exsenador de la República Edgardo Medina Alonzo, abogados Salvador y Antonio Camino Mediz. Félix Fáller padre e hijo.

El campechano Rubén Darío, Dr. Gabriel y abogado Rolando Zapata Bello, abogada Irma Tió de Escalante, abogada Carmita Alonzo de Carrillo, abogado Rafael Acosta Solís, empresario Ovidio Jasso Sáenz, empresaria Maricarmen García Noemí de Jasso, licenciado Pedro Castro, abogado Efrén Santana Fraga, abogado Roger Medina Chacón, abogada y Notario Público Aida Alicia Gamboa, abogado y exProcurador de Justicia del estado Humberto Rodríguez Rojas, ingeniero Carlos Albornoz.

En una ocasión apareció un tipo pintoresco que deambulaba en el centro de la ciudad, que respondía al nombre de El Marquesito. Esa noche el licenciado Mejía puso en la mesa una botella de Courvasier X. O. y al servirla a los asistentes, le tocó una copa al cantante del trío que amenizaba la reunión. El “primera voz”, al beber el exquisito coñac ofrecido por D. Julio, comentó: “Estaba bueno el roncito”. El abogado Mejía protestó por el comentario, por la notoria diferencia entre el coñac servido y un ron, a lo que El Marquesito respondió: “No seas tacaño, Julio, a ti esta botellas no te cuestan, te las regalan”.

        D. Julio era un platicador ameno. Alrededor de una mesa de cantina, con su bebida favorita, whisky etiqueta negra, contaba diversas anécdotas de su vida profesional y de la actividad política estatal y nacional. Hay recuerdos de él con varios amigos, por ejemplo: Abogado Max Peniche Vallado, abogado Enrique Monsreal Cámara, poeta Humberto Lara y Lara, escritor Leopoldo Peniche Vallado, abogado Manuel Pasos Peniche, poeta Clemente López Trujillo, escritor Roldán Peniche Barrera, abogados Alayola Duarte, Medina Alonzo y Notario Público Carlos Peniche Escalante.

        Además, D. Julio era un lector convencido. No sólo de textos jurídicos; siempre recomendaba leer las resoluciones de la Corte, dictadas durante la 5ª Época, cuya colección engalanaba los muros de su Bufete Jurídico. Era reconocida su atracción por la historia nacional. Era uno de los abogados yucatecos que mejor había examinado la obra gubernamental del presidente Porfirio Díaz.

        Su larga y relevante trayectoria profesional de litigios, destacadamente en materia penal, generó interesantes, curiosas, ejemplares, anécdotas, que son relatas por el abogado Felipe Escalante Ceballos, quien compartió el prestigiado Bufete Jurídico del Lic. Mejía Salazar, y que constituyen la parte sustantiva de la presente edición.

        D. Julio, un gran hombre, falleció el 17 de mayo de 2012, hace ya siete años. El Foro yucateco aún no tiene, a punto de iniciar la tercera década del siglo XXI, a otro distinguido abogado penalista como lo fue el Lic. Julio Mejía Salazar, a quien siempre se le recuerda con respeto, aprecio y admiración.

También te puede interesar: La Reina del Crimen

Continuar Leyendo

BOLETÍN FRACTO

RECOMENDAMOS