Conecta con nosotros

Arte y ciencia

¿Hemos perdido la educación laica?

Enrique Rodríguez Balam

Publicado

en

Cuando hablamos de laicidad, nos referimos a Estados que se concibieron como fundamento de grupos liberales para garantizar la libertad de culto. Hablamos de tolerancia religiosa, libertad y respeto a los Derechos Humanos. Las Leyes de Reforma, por ejemplo, sirvieron para desbrozar el terreno sobre el cual iniciaron su avance las iglesias protestantes, en detrimento de la hegemonía que hasta ese entonces ostentaba la Iglesia Católica. Quizás por ello no sea obra de la casualidad, que año con año en conmemoración del natalicio del presidente Benito Juárez, diversas confesiones protestantes marchen hasta su monumento para dejarle arreglos florales.

Por lo tanto, es erróneo pensar que el Estado laico promueve el ateísmo, o peor aún, que condena credos religiosos. Todo lo contrario: la ley de libertad de cultos defiende la idea que cada persona puede elegir y practicar la religión que desee. Por ello, conviene establecer una distinción entre Estados confesionales, Ateísmo de Estado y Estados laicos. Costa Rica, por ejemplo, es el único país de América que, en el apartado 75 de su Constitución de 1949, establece al catolicismo como su religión oficial.

Por otro lado, y si de ateísmo de Estado hablamos, habrá que echar un vistazo a la historia para recordar que países como Cuba, la Unión Soviética, la República Federal Socialista de Yugoslavia, entre otros, fueron Estados anti confesionales. Hoy en día, 161 de los 193 estados miembros de la ONU, se declaran estados laicos. Precisa recordar, ya metidos en ello, que México fue el primer país cuya Constitución estableció el laicismo estatal.

Por tanto, al hablar de educación laica, debemos hacerlo refiriéndonos  a un sistema independiente de cualquier elemento religioso, que se basa en el conocimiento científico. Es decir, ningún sistema educativo bajo un Estado laico, puede utilizar religión, creencia o variante de espiritualidad alguna, como sustento epistémico y metodológico en el proceso enseñanza-aprendizaje.

Nadie se gradúa como ingeniero o químico apelando al catecismo como base de sus conocimientos. En ese sentido, ni el Estado ni la educación, vulneran su laicidad porque está garantizada por la Constitución mexicana, pero también por el sistema educativo que se construye sobre las bases del Estado.

Sin embargo, lo anterior no excluye el hecho que algún docente, bajo una mala interpretación, pudiendo extralimitar su libertad de cátedra, incurra en actitudes que resulten incómodas para quienes reciben su formación escolar. Bajo un contexto así, tan molesto resulta un profesor que insista en leer la Biblia en clase, como el que un docente ponga a meditar a sus alumnos, o que un catedrático enseñe agronomía con un saastún para predecir dónde sembrar.

No obstante, y en honor a la justicia, también deberíamos reconocer que en las instituciones educativas más prestigiosas de este país han transitado sacerdotes, teólogos, académicos protestantes, maestros de pueblos originarios con valiosos saberes, así como grandes pensadores ateos. Tan afortunadas convergencias, sólo se pueden entender gracias a la existencia de un Estado laico, a un marco de tolerancia religiosa y no a uno de discriminación.

Por lo dicho hasta el momento, considero que no debemos preocuparnos por la ruptura del Estado o la educación laica, siempre que no se vea transgredida por imposición del mismo Estado y su sistema educativo. No obstante, debemos estar alertas ante cualquier persona que dentro del contexto formativo se deje guiar por la ignorancia, la falta de respeto, el hostigamiento y la intolerancia. Eso siempre será reprochable. Por ello, es necesario seguir con la construcción de vías institucionales en estricta vigilancia hacia este tipo de conductas para sancionarlas y evitar que ocurran, por parte de directivos, docentes, pero también de alumnos.

Arte y ciencia

Rusia comienza ensayos para combinar vacunas Sputnik V y AstraZeneca

Avatar

Publicado

en

Foto: https://www.elfinanciero.com.mx/resizer/fR3nTLGINjud0vgAfLsL94sSKoo=/1200x630/cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/elfinanciero/OPUDTMRBHFESZCWOCTUTP74BGU.jpg

El estudio de este “cóctel de vacunas” incluirá a 150 voluntarios y revisará la inocuidad de la mezcla de responder al virus y sus posibles efectos secundarios.

El Fondo de Inversión Directa de Rusia (FIDR), anunció que los ensayos de la combinación del primer componente de la vacuna rusa anticovid Sputnik V y el fármaco producido por la farmacéutica británica AstraZeneca, han iniciado en el país. El estudio se realizará en cinco instalaciones médicas en Moscú y San Petersburgo.

“El FIDR se congratula por la autorización del Ministerio de Sanidad de Rusia para realizar ensayos clínicos conjuntos en territorio ruso del empleo combinado del primer componente de la vacuna Sputnik V y la vacuna producida por AstraZeneca”, señaló la institución en su canal de Telegram.

Según el registro nacional de pruebas clínicas aprobadas, el estudio de este “cóctel de vacunas” incluirá a 150 voluntarios y revisará la inocuidad de la mezcla de responder al virus y sus posibles efectos secundarios. Las fases I y II de los ensayos clínicos podrían durar hasta marzo de 2022.

El Centro Gamaleya, desarrollador de la Sputnik V, ha dicho que su fármaco utiliza distintos adenovirus humanos como vectores en sus dos componentes, el primero de ellos puede ser utilizado como un preparado monodosis, al que se le dio el nombre de Sputnik Light.

El empleo de dos vectores distintos proporciona una inmunidad más prolongada que las vacunas de dos dosis que utilizan un mismo vector, afirman los científicos rusos.

El FIDR, que promociona y comercializa la vacuna Sputnik V en el exterior, indicó que desde febrero ya se realizan ensayos clínicos con la combinación de la Sputnik Light y de la AstraZeneca en Argentina, Azerbaiyán, Emiratos Árabes Unidos y otros países.

“La vacuna Sputnik Light puede emplearse en combinación con otras vacunas para elevar la eficacia de éstas también contra las nuevas cepas que aparecen como resultado de las mutaciones del virus”, recalcó el FIDR en un comunicado.

También te puede interesar: México envía a Rusia prueba piloto de envasado de la vacuna contra COVID-19 Sputnik V

Continuar Leyendo

Arte y ciencia

Cada 30 segundos muere en el mundo una persona por hepatitis o sus complicaciones

Avatar

Publicado

en

• Se transmite por contaminación de agua y alimentos con materia fecal, contacto con sangre contaminada y por vía sexual, informa Roberto Vázquez Campuzano

En México es una enfermedad bien vigilada.

Producida por un virus que provoca inflamación en el hígado y genera cáncer en este órgano, cirrosis e incluso la muerte, la hepatitis prevalece y de acuerdo con cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada 30 segundos muere una persona por esta infección o sus complicaciones.

“Existen 325 millones de personas viviendo con esa enfermedad en el orbe y nueve de cada diez no saben que la padecen, asegura Roberto Vázquez Campuzano, profesor de la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM.

Hay quienes no presentan síntomas e ignoran que están infectados. Sin embargo, cuando se presentan incluyen fiebre, fatiga, pérdida de apetito, náusea, vómitos, dolor abdominal, orina oscura, heces color arcilla, dolor en las articulaciones e ictericia (coloración amarillenta de la piel y los ojos).

En caso de ser crónica comienzan a aparecer de dos semanas a seis meses después de haberse infectado; si es crónica, es probable que los experimente varios años después y provoca complicaciones como cirrosis (cicatrización del hígado), insuficiencia hepática y cáncer de hígado. El diagnóstico y el tratamiento tempranos las previenen.

A propósito del Día Mundial de la Hepatitis, que se conmemora el 28 de julio, el también director del Departamento de Enfermedades Emergentes y Urgencias del Instituto de Diagnóstico y Referencia Epidemiológicos (InDRE) de la Secretaría de Salud, explica: existen cinco tipos de hepatitis con grado progresivo de gravedad (A, B, C, D y E) y más de 20 virus asociados a este padecimiento. “Los cinco tipos provienen de virus diferentes, pero causan la misma enfermedad, con diferente evolución”.

En México la tipo A tiene una prevalencia de aproximadamente 70 por ciento en el país, lo que significa que siete de cada diez personas hemos tenido contacto con este virus que se transmite por la contaminación de agua o alimentos con materia fecal, lo cual es común. La infección se adquiere durante la infancia, la mayoría de los niños no desarrolla síntomas y pasa inadvertida.

En la B, la prevalencia es de 4.5 por ciento; menos de 0.2 por ciento son portadores crónicos. De los niños menores de cinco años que la adquieren, destaca el universitario, 90 por ciento se convierten en portadores crónicos, y la mayoría va a desarrollar cirrosis o cáncer. Por eso es importante aplicarles la vacuna pentavalente.

Para la hepatitis C es el dos por ciento. Aquí el problema más grave es que 85 por ciento de quienes sufren la infección se convierten en portadores crónicos y tienen riesgo de desarrollar cirrosis o carcinoma hepatocelular (cáncer de hígado) de 15 a 25 años después de la infección.

“Sobre hepatitis D, en 30 años trabajando con esta enfermedad, no he visto un solo caso en México, no sabemos cuál es la prevalencia porque está estrechamente asociada al virus de hepatitis B. En el caso de hepatitis E estimamos que la prevalencia en México es de 15 por ciento, y también se transmite por vía fecal-oral”, agrega.

Luego de añadir que la transmisión también puede ser por vía sexual o sanguínea, Vázquez Campuzano asevera: la hepatitis es una enfermedad bien vigilada en México, toda vez que existe un Programa Nacional de Vigilancia Epidemiológica de Hepatitis A, B, C y de otros virus.

Para prevenirla hay que tener, principalmente, buenos hábitos higiénicos: lavarse las manos, comer alimentos que no se cocinen en la vía pública porque la materia fecal está pulverizada en el ambiente; desinfectar frutas y verduras, tener cuidado al entrar en contacto con la sangre y usar métodos barrera en las relaciones sexuales, recomienda el especialista.

Cortar la cadena de transmisión

El Día Mundial de la Hepatitis es una iniciativa estratégica cada 28 de julio y el lema este año es “la hepatitis no puede esperar”. Y así es: si podemos detectarla y darle tratamiento a una persona infectada con estos virus, podemos cortar la cadena de transmisión. Por ello es importante concientizarnos y tener información, refiere.

Las hepatitis virales representan una elevada carga de enfermedad y mortalidad a nivel mundial. Se estima que 57 por ciento de los casos de cirrosis hepática y 78 por ciento de los de cáncer primario de hígado se deben a infecciones por los virus de la hepatitis B o C.

En 2010 la 63 Asamblea Mundial de la Salud designó el 28 de julio como el Día Mundial contra la Hepatitis y solicitó una respuesta integral en la lucha contra esta enfermedad. Desde entonces, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la OMS llevan a cabo una serie de acciones para unir esfuerzos y establecer estrategias, a fin de combatirla a nivel global y regional.

La dosis de vacunación al nacer, durante las primeras 24 horas, es clave para prevenir la transmisión del virus de la hepatitis B (VHB) de madre a hijo; la vacunación infantil de rutina es la mejor estrategia para lograr la inmunidad.

Los países de América registran progreso en la eliminación de la hepatitis B de madre a hijo y en la transmisión en la primera infancia; es la región con la menor seroprevalencia del VHB crónico en niños de cinco años.

También te puede interesar: Hallan moléculas que podrían tratar el cáncer y enfermedades de la retina

Continuar Leyendo

Arte y ciencia

Sinkeuel, 125 años de reses bravas

Indalecio Cardeña Vázquez

Publicado

en

Fundada a fines del siglo XIX,  en 1896, hace una centuria y cuarta, Sinkeuel es la décima ganadería de reses bravas más antigua de México. La primera es Atenco fundada en la primera mitad del siglo XVI, en 1522, por un primo de Hernán Cortés, en el actual estado de México.

El actual propietario de Sinkeuel, don Juan Castillo González señala que, el nombre de la ganadería procede de una palabra maya formada por los vocablos “sineh,” que significa “estirar o restirar,” y “keuel” que quiere decir  “piel”, por lo que unidos estos dos vocablos dan como resultado la palabra maya Sinkeuel que significa “piel estirada o restirada”.

En relación con la historia de la ganadería, don Juan Castillo refiere que en el siglo XVIII, el 6 de mayo del año de 1783, el cura rector del Sagrario de la Catedral de Mérida, Pbro. Manuel J. González, obtuvo el permiso del Gobernador, Roberto Rivas Betancourt Montalvo y Galeana, para poblar de ganado vacuno un sitio denominado Chunchucmil, distante seis leguas al noroeste de Maxcanú.

Cuarenta años después, en 1823, falleció el Pbro. González, y Mateo Reyes compró entonces a los herederos del padre González, la hacienda Chunchucmil  en 9,039 pesos y siete reales.

Después, en 1843, Simón Peón Cano le compró a Reyes por 43, 484 pesos, las propiedades denominadas ya entonces “Haciendas de campo”: Dzidzibachi, San Mateo, Yalcacab, San Miguel Chunchucmil y su abrevadero Popolá, las cuales tenían en conjunto más de cinco mil cabezas de ganado vacuno, según apunta don Juan Castillo.

El ganadero precisa que Sinkeuel adquirió ese nombre porque en ese lugar, desde finales del siglo XVIII, hasta mediados del siglo XIX, constantemente había pieles de vacuno, extendidas para poder resecarlas. En esa época, finales del siglo XVIII, mediados del siglo XIX, no había en Yucatán buenas curtiembres por lo que dichas pieles, después de resecarse se empacaban y mandaban a Europa donde eran curtidas y se traían de nuevo listas para ser utilizadas.

Don Juan Castillo indica que cuando Simón Peón compró esas propiedades a mediados del siglo XIX, el ganado era totalmente criollo pero con cierta bravura y que ya se había hecho famoso, pues regularmente era lidiado de esa manera tan especial que narra  John Stephens, en su libro “Crónica de un viaje a Yucatán”, donde menciona a los toros de Sinkeuel que eran lidiados en las ferias de los pueblos de Yucatán, y en Mérida también, especialmente en las fiestas de Santa Lucía y  Santiago.

Al fallecer Simón Peón, sus propiedades pasaron a sus hijos José María y Rafael Peón Losa, correspondiéndole a éste último las haciendas ganaderas, incluido Sinkeuel, destaca don Juan Castillo.

La Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia (ANCTL), indica en su portal de internet que a finales del siglo XIX, en 1896 Rafael Peón Losa fundó esta casa ganadera de Sinkeuel en el mismo sitio donde ahora se encuentra, con vacas criollas de la región y un semental de la ganadería de Murube, España.

La ANCTL agrega que en 1905 se trajeron a Sinkeuel, otros dos sementales más de Murube. Esta ganadería se presentó en El Toreo de la ciudad de México el 5 de febrero de 1909 con seis novillos para Pascual González Almanseño, Joaquín Delgado Vela y José Mejías Bienvenida Chico. A Sinkeuel se le concedió el cartel el jueves 16 de febrero de 1911, cuando lidió ocho toros, también en El Toreo de la Condesa, para Vicente Segura, Eligio Hernández El Serio, Pedro López, Rodolfo Rodarte, Jesús Tenes, Harper B. Lee (americano), Pascual Bueno y Samuel Solís.

La Asociación Nacional de Criadores de Toros de Lidia, señala que cuando Rafael Peón Losa Rafael falleció en 1925, legó la ganadería a sus dos hijas, Bertha y María Cristina Peón. En 1934 se le agregaron a Sinkeuel dos sementales de la ganadería de San Mateo.

Manolete toreó dos veces en Mérida, Yucatán, la primera fue el 22 de diciembre de 1946, en esa ocasión fueron astados de Sinkeuel los que lidió el Califa de Córdoba. Posteriormente, Manolete dijo que la mejor faena de su carrera había sido la que le dio a “Farolito” de Sinkeuel, que había sido el toro más noble que había lidiado.

La sangre de Sinkeuel se refrescó en 1954, señala la ANCTL, con dos sementales  de Rancho Seco. Esta agrupación ganadera precisa, que en 1959 compró la ganadería don Juan Castillo Castillo, quien en 1965 agregó un semental de San Mateo y, en 1968, dos de la ganadería de Jesús Cabrera.

Cuando don Juan Castillo Castillo falleció el 4 de octubre de 1976, su hijo don Juan Castillo González heredó la ganadería, siendo su actual dueño, quien en 1980, agregó dos sementales de Jesús Cabrera indica la mencionada asociación ganadera.

Mucha es la historia de Sinkeuel que escapa a la brevedad de estas líneas, como la participación del mayoral español Antonio Pedroza, quien tuvo una participación  de suma importancia en la formación de Sinkeuel como ganadería de reses bravas.

Muchos han sido igualmente los toreros célebres que han lidiado ejemplares de Sinkeuel, como Manolete, referido líneas arriba, y muchas son también las faenas memorables que ha brindado Sinkeuel.

Una de las faenas célebres de esta ganadería, es la del indulto de “Lunero”, un noble ejemplar toreado por David Silveti (1955 – 2003) en la Plaza Mérida, el 31 de enero de 1988, tarde en la que alternó con Jesús Solórzano (1942 – 2017) y Joaquín Bernardo (1935), quienes lidiaron un encierro de Sinkeuel. Mérida, Yuc., 26 de julio de 2021

Continuar Leyendo

RECOMENDAMOS