Conecta con nosotros

Pablo Neruda

El sepelio inverosímil

Germán Rodas Chaves

Publicado

en

El 23 de septiembre de 1973 dejó para siempre el tráfago de la vida Neptalí Reyes Basoalto.  En sus instantes finales el poeta-conocido en la historia por su seudónimo de Pablo Neruda-no dejó de repetir “los están fusilando…los están fusilando”.

Doce días antes de su muerte, el bardo chileno-entre sollozos y aflicción-se enteró de los acontecimientos que provocaron la muerte de su amigo el Presidente Salvador Allende y, pese a su enfermedad, tuvo plena discernimiento de los sucesos que enfrentaba su Patria a propósito de la instauración de uno de los regímenes más nefastos en la historia de los pueblos latinoamericanos.

Neruda–quien inicialmente para ocultar a sus familiares su vocación literaria utilizó tal individualización en homenaje al escritor checo Juan Neruda, autor de los cuentos de la Mala Straná-nació en 1904 al sur de Chile, en Parral. Inició su carrera literaria produciendo, entre 1920 y 1923, su libro Crepusculario, de cuyo texto me estremece la lectura del poema Farewell, entre cuyos renglones cortos se lee: “Por esa vida que arderá en sus venas/ tendrían que amarrarse nuestras vidas…/”

En 1924 produjo un manojo de versos llamado “Veinte poemas de amor y una canción desesperada”; aquel poemario que trae en una de sus carillas los versos que dicen: “Me gustas cuando callas, porque estas como ausente/ y me oyes desde lejos y mi voz no te toca…/   Luego, en el contexto de un trabajo arduo y fenomenal, siguió publicando su incomparable producción literaria que le condujo, en 1971, a ser galardonado con el premio Nobel de Literatura.  

Con los sucesos del 11 de septiembre de 1973, que provocaron todo tipo de persecuciones y prohibiciones, el sepelio de Neruda se constituyó en un acto inverosímil, pues su pueblo no solamente acudió a depositar sus restos en el Cementerio General y a llorar por su partida, sino que, además, se convocó, en el mismo lugar, para rendir homenaje a los caídos en el golpe militar–entre otros a Allende y a Víctor Jara-así como para denunciar al mundo la represión de aquellos días.

El sepelio de Neptalí Reyes fue, entonces, un desfile en homenaje a la vida, al poeta, a quienes le habían acompañado en sus ilusiones, a los militantes que entregaron su existencia víctimas de la furia dictatorial. Un cortejo fúnebre que adicionalmente desafió la muerte, a propósito de la presencia de la soldadesca que se apostó a lo largo de dicho cortejo.

Fue tal entierro, también, un acto de solidaridad con el poeta que días atrás soportó la humillante invasión a su casa en la Isla Negra, allí donde en medio de su agonía escribiera el “testamento de la acusación”.

El funeral de Neruda sirvió para que el vate siguiera combatiendo junto a Allende y a otros caídos-a pesar de estar orillados junto a la muerte- a favor de sus ideales y de la ilusión de una nueva alborada, conforme fueron y siguen siendo las expectativas de miles y miles de hombres y mujeres de su Patria y de toda “nuestra América”.

RECOMENDAMOS