Conecta con nosotros

MAESTRA ILUSTRE

Ángela González de Menéndez

Carlos Bojórquez Urzaiz

Publicado

en

Nacida en La Habana el 4 de septiembre de 1844, pero avecinada en Yucatán desde 1869, en mayo de 1872 doña Ángela González de Menéndez ocupó la dirección del Liceo de Niñas de Valladolid La Esperanza. Con anterioridad había diseminado en Tixcocob las semillas de la educación femenina, pero ante la carencia de una escuela para señoritas, varios miembros distinguidos de la sociedad vallisoletana solicitaron a la maestra Ángela que instituyera una en Zací.

Una vez inaugurado el Liceo, los vecinos con posibilidades de hacerlo inscribieron a sus hijas en el plantel de primaria inferior y superior que abrió sus puertas. Ayudaron a la nueva directora su esposo y hermano político, Antonio y Rodolfo Menéndez de la Peña. En breve comenzaron a observarse avances entre las alumnas de una y otra sección, evaluadas a través de los exámenes efectuados en 1873. Como en la actualidad, en aquellos años Valladolid era considerado el lugar del interior donde más aprecio se tenía por la educación pública. Todos se interesaron: autoridades, padres de familia y los mismos alumnos y alumnas, mostraban entusiasmo ante la presencia de estos mentores cubanos. Incluso los exámenes de 1873 llamaron la atención por un innovador curso denominado, Lecciones de cosas, a cargo de Rodolfo Menéndez, incorporado por vez primera en un programa de exámenes en Yucatán.

Los encuentros escolares de fin de cursos, eran un acontecimiento meritorio, puesto que familias enteras asistían a presenciar las pruebas literarias que sustentaban. Presentaban atención a cuanto se preguntaba y a cuanto respondían, en todas las asignaturas. Elogiaban las composiciones poéticas y los discursos de las señoritas y los estudiantes del Liceo Hidalgo, que a la sazón era el colegio para varones. La entrega de premios adquiría solemnidad, ya que se realzaba el empeño de los profesores, celebrando los días de la fiesta educativa como fiestas populares o patrióticas.

El nuevo curso escolar contó con aprobación general de los vallisoletanos, aumentando el número de alumnas y realizando mejoras en los exámenes finales. La Directora de La Esperanza fue felicitada por las autoridades al ser premiada, como resultado de sus esfuerzos a favor de la niñez. Felipe Pérez Alcalá escribió lo siguiente en 1874:

El Liceo dirigido por doña Ángela González de Menéndez, instalado en un amplio, ventilado y cómodo local, se rige por un buen sistema. Cada señorita tiene su bufete independiente y exclusivo. Los textos de enseñanza son escogidos con acierto. El Liceo posee una esfera terráquea y otra celeste y mapas de las diversas partes del mundo y también de la República y del Estad…El Liceo se sostiene principalmente por los hijos de Valladolid, no obstante la gran penuria y el abatimiento profundo de la población. Las alumnas son tratadas con finura, gracia y delicadeza y respondían sin embarazo, con naturalidad, y la sonrisa en los labios…”

Cumplido el tiempo que ofreció permanecer en Valladolid, doña Ángela se trasladó a Izamal donde fueron solicitados sus servicios educativos. Y el día 15 de enero de 1875 fue admitida su renuncia a la dirección de La Esperanza, por lo cual el gobierno de Eligio Ancona pagó varios sueldos que le adeudaban. El jefe político de Zací, Carlos Moreno Navarrete, otorgó una certificación donde consta que doña Ángela González estuvo al frente de aquel insigne Liceo, velando por la educación de las niñas vallisoletanas. El Ayuntamiento dejó constancia de gratitud, en otro documento donde expresó:

“Desempeñó su encargo con estricta puntualidad, honradez y perseverancia. Tanto los padres de familia como las autoridades, quedaron plenamente satisfechas del buen éxito que alcanzaron sus trabajos, así como el haber presentado con regularidad los exámenes prevenidos por las leyes“.

Quienes tuvieron la suerte de haber sido alumnas de la profesora Ángela y de los hermanos Antonio y Rodolfo Menéndez, quizás fueron semillas en los posteriores años de adelanto educativo que experimentó Valladolid.  

Continuar Leyendo
Clic para comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

BOLETÍN FRACTO

RECOMENDAMOS