Conecta con nosotros

Francia

Atentado contra la República

Gabriel Zapata González

Publicado

en

El pasado fin de semana, decenas de miles de franceses tomaron las calles parisinas para reivindicar el derecho de la libre expresión, uno de los pilares más importantes que sostiene un gobierno republicano. La razón de la protesta derivó del asesinato terrorista de Samuel Paty, profesor en el Collège du Bois-D’Aulne de Conflants-Sainte-Honorine, municipio de 35,000 habitantes al noroeste de París. En una de sus clases con relación a la libertad de expresión, proyectó a sus alumnos imágenes caricaturescas del profeta Mahoma, lo que generó molestias en la comunidad musulmana.

Samuel Paty, en su responsabilidad social de enseñar los diversos procesos histórico-religiosos de Francia y su inferencia en la formación de uno de los países más incluyentes del mundo, enfrentó a un hombre armado con un cuchillo de 32 cm, el cual lo decapitó, luego fotografió su cadáver y posteriormente subió el doloroso contenido a Twitter con diversas notas: “en el nombre de Alá, el todo misericordioso” y dirigido a “Macron, el dirigente de los infieles”. “He ejecutado a uno de tus perros del infierno que han osado rebajar a Mahoma”

El trágico suceso levantó tanta indignación y terror dentro de la sociedad del Río Sena, que ha sido víctima de múltiples ataques del radicalismo islámico, tales como el fatídico ataque del 13 de noviembre de 2015, que desencadenó explosiones y tiroteos sobre las principales calles de París y la detonación en 2011 de Charlie Hebdo, un semanario satírico francés de izquierdas, que imprimió, al igual que el Profesor Paty, imágenes caricaturescas de Mahoma.

Esto, aunado a la política de fronteras abiertas del gobierno francés, para recibir a miles de refugiados debido a los conflictos regionales del norte de África, y al incremento de la práctica religiosa del Corán dentro de la sociedad francesa, han sentado las bases para el auge de discursos políticos xenófobos y de extrema derecha en Francia. La principal rival de Macron en su proceso de reelección de 2022, tuiteó después del catastrófico acontecimiento que “Francia debe expulsar a todos los islamistas y cerrar todas las mezquitas.

El actual Presidente de la República Francesa, Emmanuel Macron llegó al poder derrotando, mediante un contienda electoral de dos vueltas, a Marine Le Pen, líder del Frente Nacional, que dentro de su estructura y plataforma política incluye la reivindicación de la cultura francesa, la salida de la nación de la Unión Europea y terminar con la política de fronteras abiertas, que contiene una ayuda social y económica a los refugiados de las zonas de conflicto.

Las minorías raciales luchan constantemente contra la estigmatización en los países europeos victimas del terrorismo. La generalización de una cultura como la musulmana lastima la narrativa de la Francia moderna, donde,  según el Pew Research Center (PRC), en Francia había en 2016 unos 5,72 millones de musulmanes, en torno al 8,8 % de la población, que participan de una manera pacífica y activa en la vida económica y política de la nación gala.

Movimientos sociales y políticos aprovecharán el suceso del islamismo radical para instaurar una agenda proteccionista y esparcir falsos rumores que utilizaran en la contienda electoral del 2022. El gobierno francés se ha posicionado como un líder con capacidad de persuadir sobre la agenda mundial, sin la necesidad de recurrir a la fuerza o a la coacción, capaz de frenar el populismo nacionalista que cada vez se inmiscuye en democracias funcionales de Europa. Los valores europeos, el equilibrio de la justicia social y las libertades económicas estarán en juego, otra vez.

RECOMENDAMOS