Conecta con nosotros

Madre América: Ecuador

DEPENDENCIA E INDUSTRIALIZACIÓN

Juan J. Paz y Miño Cepeda

Publicado

en

La teoría de la dependencia, en la cual el sociólogo André Gunder Frank (1929-2005) fue la figura principal-aunque tuvo notables intelectuales que la cultivaron en toda Latinoamérica (entre otros: Theotonio Dos Santos, Ruy Muro Marini, Celso Furtado, Enzo Faletto, Fernando Henrique Cardoso)-, adquirió decisiva influencia en la región durante la década de 1970. Incluso en los ambientes de la izquierda académica de la época (el marxismo había ganado la hegemonía intelectual) se la tuvo como el complemento necesario a la teoría del imperialismo de V.I. Lenin. Pero quien la popularizó no fue un científico social, sino el reconocido periodista y literato uruguayo Eduardo Galeano (1940-2015), a través de su libro Las venas abiertas de América Latina (1971), de cuya interpretación el mismo autor se distanció años más tarde, admitiendo sus limitaciones sobre el tema cuando escribió la obra.

De acuerdo con los dependentistas, América Latina ingresó al mundo capitalista a partir de la conquista europea. Su economía no fue autónoma sino sujeta a la evolución de la economía de España y Portugal (las potencias colonizadoras más importantes). El proceso independentista aflojó esa dependencia, pero la región cayó bajo la dependencia de Inglaterra durante el siglo XIX. En el tránsito al siglo XX hubo un momento de autonomía, pero América Latina finalmente pasó a depender de los EEUU, primer gigante imperialista. En forma esquemática, las sucesivas dependencias consolidaron la relación metrópoli/satélites, bajo la cual ambos polos del mismo imán caminaron juntos en el proceso mundial de afirmación del capitalismo como sistema; pero mientras las metrópolis se “desarrollaron”, los satélites también lo hicieron, pero no en forma ascendente, sino en forma descendente: es decir, se “subdesarrollaron”. De modo que desarrollo y subdesarrollo son dos caras de la misma moneda. Y la única forma de romper la dependencia (condicionamiento estructural de la potencia externa a las economías internas latinoamericanas) era superar el capitalismo y caminar al socialismo.

Tan sugestiva teoría, tuvo un impacto formidable. Hubo investigadores que sostuvieron, con impecable rigurosidad, la existencia de “capitalismo” en América Latina desde la época colonial, como lo hizo Fernando Velasco (1949-1978), un joven economista ecuatoriano, brillante intelectual y político, en su tesis “Ecuador: subdesarrollo y dependencia” (1981), que años después se convirtió en un libro de amplio uso universitario. Pocos críticos, como otro ecuatoriano radicado en México y profesor de la UNAM, el sociólogo Agustín Cueva (1937-1992), desmontó y rechazó la famosa “teoría de la dependencia”.

En esencia, la concepción había sobrevalorado las relaciones internacionales y descuidado los procesos latinoamericanos internos. En realidad, al examinar los orígenes del subdesarrollo, sin duda la dependencia es un factor que no cabe descuidar, pero responde, ante todo, a la evolución propia de las economías de cada país.

Sistemas agrarios, rurales, basados en las haciendas, estancias, plantaciones y latifundios, se consolidaron desde el siglo XVIII y se prolongaron hasta bien entrado el siglo XX. Las incipientes “burguesías” comerciales y bancarias no alteraron las economías atrasadas, de servidumbre campesina e indígena y, sin duda, “pre-capitalistas”. Tampoco los primeros esfuerzos industriales, que destacaron a México, Brasil o Argentina al comenzar el siglo XX.

En Ecuador, sólo el liberalismo radical, que acaudilló Eloy Alfaro, se preocupó, por primera vez, de la industrialización del país. En 1909 un Mensaje de ese presidente al Congreso abogaba por el “prudente proteccionismo” y la aprobación de una “Ley de Protección Industrial”, para seguir el ejemplo de los EEUU y de Inglaterra. El mismo año, el mandatario dictó un Decreto concediendo “el uso de ríos, cascadas y de todas las aguas que corren por cauces naturales, á los empresarios que implantaren cualquier establecimiento fabril en que se emplee fuerza hidráulica ó fuerza eléctrica”; además, exoneró de impuestos a todo recurso que facilite la industrialización. Adicionalmente, Alfaro se preocupó por fomentar la minería y la explotación del petróleo, que para la época empezaba a mover a las primeras compañías imperialistas.

Pero, si bien al comenzar el siglo XX nacieron algunas manufacturas, particularmente en la ciudad puerto de Guayaquil, el país siguió atrasado y rural. No fue la “dependencia” la que marcó ese “subdesarrollo” sino la vigencia del régimen oligárquico interno, bajo el cual no interesó el mercado nacional, sino las fáciles rentas derivadas de la superexplotación de la fuerza de trabajo, con peones y sembradores en la Costa y conciertos y huasipungueros en la Sierra. Los sueños de Alfaro tampoco se cumplieron porque el Estado no se transformó en promotor capitalista, ya que la iniciativa empresarial quedó sólo en manos privadas, con lo cual la industrialización no llegó.

En 1925, la Revolución Juliana del Ecuador inauguró el largo camino de superación del régimen oligárquico y la construcción de una economía social, que privilegió la atención a los trabajadores y clases medias. Pero, apenas esbozó un principio de reforma agraria, que no se cumplió. Y dictó un Decreto que nuevamente buscó la industrialización del país, exonerando a los empresarios de todo impuesto fiscal o municipal, así como imponiendo aranceles a los productos extranjeros que podían competir con las industrias, a las que se liberó las importaciones. Tampoco Ecuador se industrializó, porque a las elites rectoras de la economía nacional no les interesó cambiar el régimen agrario y rural, de cuyo fácil rentismo gozaban.

Tuvo que llegar el “desarrollismo” de la década de 1960 para que Ecuador, como ocurrió con otros países latinoamericanos, se transformara y empezara, realmente, su modernización capitalista.

En un interesante libro de Alejandro Lipschutz (1883-1980) titulado Marx y Lenin en la América Latina y los problemas indigenistas (Premio Casa de las Américas, 1974), este célebre médico e investigador (nació en Letonia, pero vivió en Chile) demostró que la concentración de tierras en Chile, causante de las desigualdades visible al comenzar los sesenta, era peor que la que tuvo Rusia antes de la Revolución de octubre de 1917, con la cual se inició el socialismo en ese país. Si se guía por los datos del Ecuador de la Junta Nacional de Planificación de la época, se encontrará que la situación en este país era peor aún que la de Chile. De modo que el capitalismo seguía estrangulado por la situación existente en el campo. Eso explica que, bajo el programa norteamericano “Alianza para el Progreso”, y los postulados de la CEPAL sobre industrialización sustitutiva de importaciones, el desarrollismo ecuatoriano, inaugurado por la Junta Militar (1963-1966), que de todos modos fue reaccionaria y pronorteamericana (aunque en el país la atrasada elite empresarial la tildó siempre de “comunista”), implantara la reforma agraria, promoviera la industria, protegiera a los empresarios e impulsara el definitivo despegue capitalista del Ecuador.

La historia latinoamericana y ecuatoriana demostró que por simple iniciativa privada, la industria no prosperó, sino que fue necesario el intervencionismo activo del Estado para que despegara. Ese proceso desarrollista duró hasta la década de 1970. Sin embargo, el neoliberalismo, despertado desde la década de 1980, alteró el progreso económico y social de América Latina, incluso afectando el crecimiento industrial, pues benefició a las economías especulativas del sector financiero y comercial.

Madre América: Ecuador

2021: Elecciones en Ecuador

Adalberto Santana

Publicado

en

La desestabilización política, económica y social en la región latinoamericana en nuestros días, es alentada para legitimar golpes de Estado. Tal como fue en el caso de Bolivia en noviembre de 2019,  por  el Secretario General de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro. Triste personaje que aliado a las derechas regionales parece apuntarse nuevamente en el caso de Ecuador para evitar y obstruir el triunfo del candidato  de la coalición Unión por la Esperanza (UNES). Recordemos que Andrés Arauz, fue ministro de Economía en el gobierno del ex presidente Rafael Correa y figura con las mayores probabilidades de obtener la presidencia de ese país sudamericano.

En las elecciones del 7 de febrero de 2021, a las que están convocados más de 13 millones de ciudadanos ecuatorianos, se disputan tanto la presidencia como la elección de los representantes al Parlamento Andino y 137 Asambleístas para el mismo período 2021–2025. En esos comicios figuran 16 aspirantes a ocupar el Palacio de Corondelet: Andrés Arauz (Unión por la Esperanza), Lucio Gutiérrez (Partido Sociedad Patriótica), Gerson Almeida (Ecuatoriano Unido), Isidro Romero (Partido Avanza), Carlos Sagnay (Partido Fuerza), Ximena Peña (Alianza País), Xavier Hervas (Izquierda Democrática), Pedro Freile (Movimiento Amigo), César Montúfar (Alianza Honestidad), Yaku Pérez (Pachakutik), Giovanny Andrade (Unión Ecuatoriana), Gustavo Larrea (Democracia Sí), Guillermo Lasso (Alianza CREO-PSC), Guillermo Celi (Partido SUMA), Juan Velasco (Movimiento Construye) y Paúl Carrasco (Juntos Podemos).

En los más recientes comicios realizados en Bolivia en 2019, Luis Almagro y la Secretaría General de la OEA, también operaron junto con las derechas bolivianas para evitar el triunfo del Movimiento al Socialismo (MAS). Sin embargo, finalmente ganó el candidato de las izquierdas, victoria que fue inobjetable por el gran respaldo de la mayoría de los ciudadanos del Estado Plurinacional de Bolivia,  pese a la guerra sucia que contra Luis Alberto Arce Catacora impulsaron los partidos de las derechas bolivianas y sus aliados externos como Almagro y el gobierno estadounidense de Donald Trump.

Ahora contra el candidato más popular de Ecuador, el correísta Andrés Arauz, hay también toda una campaña para impedir su triunfo. Tal como el mismo ex presidente Rafael Correa lo ha denunciado:

Lenín Moreno sabe que no tendrá donde esconderse, es de las peores basuras que ha parido nuestra América y ya fue a marcar tarjeta con Almagro en la OEA, probablemente para pedir permiso para suspender elecciones o cualquier cosa. Seguramente para pedir refugio allá, porque si pierde las elecciones sabe muy bien que no tendrá dónde esconderse por la represión, el saqueo y porque el corrupto siempre fue él”.

Incluso en ese tono de afirmaciones, el mismo ex mandatario sudamericano que ha tenido que vivir en el exilio producto de las traiciones y  persecución del actual mandatario ecuatoriano: “Lenín Moreno terminará preso si la justicia así lo dictamina, pero puedo asegurar que es un corrupto. Solo por traición a la Patria, por autorizar la entrada de la policía británica a nuestra Embajada y vender a Assange por 30 monedas”.

Pensemos que hace poco había dos ex presidentes en el exilio Evo Morales de Bolivia, que tras la  gran derrota de las derechas bolivianas pudo regresar del exilio argentino y mexicano. En tanto que Correa ha continuado en el exilio impuesto por Lenin Moreno. Personaje que después de ganar  las elecciones de su país de 2017  apoyado por el mismo partido del correísmo, Alianza País, decidió traicionar ya en el poder  a su antecesor y plegarse a los políticas neoliberales todavía impulsadas por los gobiernos neoconservadores de Colombia, Chile, Perú y Brasil. A la par de ejercer una brutal persecución que ejerció “Lenin el malo”, y que se desarrolló contra sus antiguos camaradas teniendo algunos de ellos que buscar el camino del exilio. Rafael Correa se refugió en Bélgica y Ricardo Patiño el ex canciller de Ecuador en México. De la misma manera que el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, le brindó asilo a Gabriela Rivadeneira, ex presidenta de la Asamblea Nacional de la República del Ecuador (2013-2017), tras asilarse en la Embajada de México en Quito por la persecución del gobierno de Moreno. Ver: “Crisis en Ecuador: quién es Gabriela Rivadeneira, la destacada figura del ‘correísmo’ que pidió refugio a México.”  https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-50036804

A la serie de campañas sucias contra Andrés Arauz, también se han sumado diversos medios de información, destacando la ultraderechista revista colombiana  Semana, que divulgó una serie de fake news (noticias falsas) al afirmar que la guerrilla colombiana (Ejército de Liberación Nacional) estaba financiando la campaña del más popular candidato a la presidencia ecuatoriana. Incluso promoviendo un video donde se le hace una “objetiva” entrevista a Lenin Moreno donde el propósito principal y subliminal es descalificar a la UNES, Arauz y a Correa.

Pero lo que se puede inferir que todas estas campañas de las derechas latinoamericanas en su guerra sucia de propaganda anti Andrés Arauz y contra los candidatos de la  UNES, es para impedir su virtual triunfo. Todo esto pone de manifiesto el claro temor de los sectores derechistas ecuatorianos que ven cada vez más cercana su derrota y el nuevo  triunfo de las fuerzas progresistas en Ecuador. Situación muy semejante  a las campañas que las fuerzas neoconservadoras lanzaron en las elecciones de México y Argentina en  2018 contra Andrés Manuel López Obrador y Alberto Fernández, candidatos progresistas que resultaron ganadores como también aconteció con  el triunfo arrollador de Luis Arce Catacora en Bolivia en 2020.

De ahí que las derechas  ecuatorianas sin querer queriendo,  han tenido que hacer lo que apunta el refrán para que no sea una sorpresa su nueva derrota: “Cuando las barbas de tu vecino veas cortar, pon las tuyas a remojar”.

Continuar Leyendo

Madre América: Ecuador

La independencia del “estado de Quito”

Germán Rodas Chaves

Publicado

en

El 4 de diciembre de 1811 se instaló el “Soberano Congreso de Quito” compuesto por 18 miembros, en representación del Cabildo, del clero, de las ordenes religiosas, de la nobleza, de los barrios de Quito y de las poblaciones de Ibarra, Otavalo, Latacunga, Ambato, Riobamba, Guaranda y Alausí. El Congreso en referencia, asimismo, el 11 de diciembre del mismo año, declaró la independencia del Estado de Quito frente a España.

Adicionalmente, este mismo Congreso Constituyente, el 15 de febrero de 1812, promulgó la Constitución denominada “Artículos del pacto solemne de sociedad y unión entre las provincias que forman el Estado de Quito”.

Las deliberaciones del Congreso de Quito se produjeron en el contexto de abiertas confrontaciones entre quienes defendían los intereses de la metrópoli y quienes las combatían. Tal contradicción provocó que los criterios divergentes y de confrontación se expresaran en posiciones extremas y radicales.

En efecto, los seguidores de Carlos y Pedro Montufar, quienes fueron denominados montufaristas, habían expresado la validez histórica de la independencia frente a España, no obstante, al mismo tiempo, señalaron la conveniencia de seguir fieles a Fernando Vll. De otro lado, la “bancada congresil”, conocida como la de los “Sanchistas”, adhirió y defendió la propuesta del marques de la Villa de Orellana, Jacinto Sánchez, quien reclamó la independencia integral frente a España y de sus Reyes y propugnó un gobierno Republicano, formulando, de esta manera, una actitud de absoluta ruptura con el coloniaje.

La circunstancia descrita expresó una confrontación trascendental entre los monárquicos y los republicanos, realidad que debe ser valorada en su dimensión histórica, pues estuvo atravesada no sólo por intereses y reacomodos internos, sino por una carga ideológica de enorme significación que denotaba, de una parte, la adhesión a las ideas de cambio y, de otro lado, la presencia de composturas conservadoras.

Tal fue el denuedo en la confrontación, que los llamados Sanchistas abandonaron el Congreso de Quito y se instalaron en otra localidad, en la Latacunga, desconociendo el Pacto Solemne y al Gobierno. Luego, con un ejército al mando del cubano Francisco Calderón avanzaron hacia Quito con el objetivo de imponer sus ideas.

La confrontación  entre las fracciones señaladas favoreció, finalmente, para que las tropas realistas –movilizadas desde Santa Fe de Bogotá y desde Lima- retomaran el control de las diversas regiones que habían adherido a la propuesta y a las determinaciones emanadas en el Congreso de Quito.

En suma, las contradicciones de los Patriotas fueron aprovechadas para debilitar y, luego, derrotar al movimiento libertario. En este entorno llegó el fin de la “Revolución Quiteña”, ciudad símbolo de esta lucha, a la que las tropas encargadas de impedir la independencia la reconquistaron el 8 de noviembre de 1812.

Continuar Leyendo

Madre América: Ecuador

Cubano precursor de la independencia del Ecuador

José Antonio Quintana García

Publicado

en

A la ciudad de Guayaquil arribó el cubano Francisco Xavier Calderón, al parecer cuando el siglo XVIII  expiraba, la fecha exacta aún es desconocida por los historiadores. Había nacido en La Habana el 3 de diciembre de 1770. Era hijo del español José Calderón, natural de Santur, provincia de Navarra y de la habanera María Ignacia Díaz Núñez.

A pesar de su juventud, venía a desempeñar un alto cargo en la burocracia colonial, el de Ministro Contador de las Reales Cajas y Tesorero Oficial. Buen partido era para las jóvenes casaderas de Guayaquil. Muchas debieron fijar sus ojos en el apuesto funcionario. Pero sólo una de ellas llamaba su atención. Se llamaba Manuela de Jesús. En verdad él casi le doblaba la edad, pues ella había nacido el 8 de junio de 1784. La atracción recíproca creció durante sus visitas a Francisco Ventura de Garaycoa y Romay,  Capitán de Maestranza del Astillero y Factor de la Real Renta del Tabaco, natural de La Coruña, en Galicia, quien aceptó la relación amorosa.

El suegro era una de las personalidades más influyentes de Guayaquil, dado el desempeño de importantes cargos: Capitán de milicias, Alcalde ordinario, Procurador General, Maestre de Campo, casado con María Paula Eufemia de Llaguno procrearon 21 hijos.

Cuenca

En 1800, Francisco fue nombrado Tesorero Real de las Cajas de Cuenca. Antes de partir contrajo nupcias con Manuela, en el mes de marzo. Ella quedó embarazada al poco tiempo y el 6 de enero de 1801 nacía Mercedes, la primogénita, bautizada en la Iglesia Matriz de Guayaquil, ciudad donde vio la luz primera.

Para realizar el largo viaje en mulo, por caminos casi intransitables, debían vencer unos 200 kilómetros de distancia, o quizás más debido a lo abrupto del terreno. Por este motivo esperaron que la niña estuviera fuerte. En 1802  el matrimonio se reunió Cuenca,  ciudad fundada el 12 de abril de 1557 por el capitán Gil Ramírez Dávalos, quien cumplía órdenes del virrey español Andrés Hurtado de Mendoza,  como este era natural de la ciudad de Cuenca, en España, así quedó nombrado el nuevo poblado.

 Se hospedaron en una amplia casa que pertenecía a Margarita Torres, mujer de Francisco Paulino Ordóñez. El inmueble estaba ubicado de la Calle Real (hoy Bolívar), en la esquina opuesta al templo de San Agustín (que después fue reemplazado con el de San Alfonso)

El nuevo año de 1806 comienza feliz para Francisco y Manuela, el 6 de enero nace una robusta hija Baltazara Josefa. Al día siguiente las familias cuencanas felicitan al matrimonio que acude a la Catedral para bautizar a la niña, oficio que realiza el doctor Mariano Isidro Crespo, cura rector del templo. El padrino doctor Manuel Días de Avecillas, y testigos Pedro Heredia y Domingo Bustos.

El ambiente político que encontró Francisco en Cuenca era favorable a la independencia de España. Todavía los vecinos de la ciudad recordaban los sucesos del 25 de marzo de  1795 cuando en diferentes lugares  aparecieron letreros alegóricos a la libertad. Entre los sospechosos  detenidos por las autoridades estaban Paulino Ordóñez, Fernando Salazar y Piedra y Joaquín Tobar. Como ya hemos dicho en la vivienda de la esposa del primero de ellos se hospedó el cubano con su familia.

Acerca de la incorporación de Francisco al movimiento independentista ha relatado Rodolfo Pérez Pimentel, cronista vitalicio de Guayaquil:

Cuando iba a estallar la revolución del 10 de Agosto en Quito…el Capitán Juan Salinas, comprometió secretamente en Quito al Sargento Mayor Mariano Pozo, riobambeño de 36 años de edad, para que propagara las ideas independentistas en Cuenca, ciudad a la que tenía que viajar con una escolta de catorce soldados a su mando, a relevar a los que estaban en esa urbe. El 8 de Agosto arribaron a Cuenca y según parece el Sargento Pozo conversó con Calderón, noticiándole de los aprestos revolucionarios, que solo se conocieron días después cuando el posta Blas Santos llevó la nueva al interventor de la Renta de Correos Joaquín Tovar, regándose la novedad en toda la ciudad.

Una carta enviada a Pozo desde Quito fue requisada por José Neyra y Vélez, que la entregó al Gobernador Melchor Aymerich, quien pidió a García-Calderón que le cediera los caudales públicos a su cargo, con  el pretexto de levantar tropas e iniciar la marcha sobre Quito, pero como no presentó las respectivas libranzas legales, éste se negó”.

La actitud del cubano eran en extremo audaz y podía constarle la vida, no sólo el cargo público que desempeñaba. Los hechos sucedieron con velocidad vertiginosa. El 24 de agosto había invitado a almorzar con su familia al  Alcalde de Cabildo Fernando Guerrero de Salazar y Piedra, y de pronto irrumpió el Teniente de Milicias Manuel Rodríguez y Villagómez. Los detuvo y los trasladó al Cuartel donde permanecieron hasta el 5 de septiembre, día en que fueron remitidos a Guayaquil.

Como represalia, además, le fueron confiscadas sus propiedades. Dejaban en la miseria a Manuela y a sus pequeños hijos. Recibió maltratos en Guayaquil por órdenes del cruel Bartolomé Cucalón. El ensañamiento no concluyó en esta ciudad. A pie, junto a otros insurrectos, fue trasladado a Quito, donde el calvario continuó. Gracias a la intervención de amigos influyentes logró la libertad. Ya no habría marcha atrás. Buscó a las huestes independentistas y se incorporó a ellas.

Francisco Calderón encontró en Quito a las fuerzas revolucionarias divididas. Un partido sólo acataba órdenes del Marqués de Selva Alegre y de su hijo, y el otro las del Marqués de Villa Orellana. Calderón pertenecía a este último partido, y era, como ha expresado el historiador Camilo Destruge, el brazo derecho del líder de la facción.

 Las rivalidades y enconos llegaron a tal extremo con motivo del primer Congreso Constituyente, que se reunió en Quito el 1ro de enero de 1812, que los ocho diputados de la minoría vencida, se trasladaron a Latacunga el 24 de Febrero, y reunidos allí comenzaron a dictar decretos y disposiciones, como si constituyeran un cuerpo soberano .En tanto, Calderón estaba acampado en Alausí, al mando de una pequeña tropa. Recibió la orden de que incorporase a sus hombres a quienes quedaban en Guaranda, luego de la retirada de Arredondo, y se presentara a toda prisa en Quito. Para cumplir el mandato del partido sanchista, así denominaban a los seguidores del Marqués de Villa Orellana, dictó una proclama dirigida a los montufaristas que comenzaba así:

Quiteños ¡albricias! El día de vuestra libertad se acerca. La estatua gigantesca del despotismo va a desaparecer precipitada. Las cadenas que habéis arrastrado ya se rompen…”

Sanchistas y montufaristas llegaron a un acuerdo transitorio, pues el rencor en apariencias sofocado, reverdecería con funestas consecuencias más tarde. Calderón al frente ya de un reforzado contingente entró en Quito, donde el ejército republicano fue reorganizado y  al cubano lo designaron su Comandante en Jefe.

Desde el punto de vista estratégico resultaba de primer orden marchar a Cuenca y desalojar de allí a los españoles. La partida no se postergó y al frente de las huestes libertadoras integradas por 1500 combatientes marchaba Calderón. Salieron de Quito el primero de abril de 1812. En el trayecto entre Lacatunga y Ambato sumaron 600 soldados. Y en Riobamba y  Guaranda completaron, con nuevos ingresos, la columna llegó a tres mil hombres. En Achupallas, Calderón  dividió en tres columnas a su ejército. Una bajo su mando directo, otra dirigida por el teniente coronel Feliciano Checa y la restante por el Sargento Mayor Manuel Aguilar. El primer encuentro con los realistas ocurrió en Paredones, donde desde una montaña recibieron el fuego artillero. Sin embargo, cuando vieron que los insurrectos avanzaban resueltamente los defensores de la Corona se retiraron, sin causar significativas bajas.

La columna libertadora siguió hasta Culebrillas. Allí acamparon. Aprovecharon el descansado para interrogar a los prisioneros del combate anterior e informarse de la situación del enemigo en el poblado de Biblián. Decido a tomarlo ordenó Calderón proseguir la marcha, amenazada constantemente por grupos de indios, armados con piedras y palos que aparecían y desaparecían en la cima de las montañas.  Quiso presentarles batalla, pero sus capitanes se negaron, aludiendo a que los caminos estaban muy lodosos. Cometió el error de aceptar la actitud de sus subordinados y continuaron avanzando hasta Bibián, donde acamparon tres días.

El 24 de junio logró las primeras victorias; sin embargo, la desunión brotó de su estado mayor. Algunos oficiales no estaban de acuerdo con la férrea disciplina que estableció el cubano y lo destituyeron de la jefatura del Ejército Libertador. Acató la resolución y partió en calidad de comandante de las fuerzas del Norte en Ibarra. Con seiscientos hombres reinició los combates por la independencia de Ecuador y, en Pasto, cuando pretendía expulsar a los realistas que dirigía el coronel Juan Sámano, fue derrotado y cayó en poder del enemigo que, sin perder tiempo, lo fusiló aquel 1ro de diciembre de 1812.

Luego de este infausto suceso, la familia quedó en la pobreza. Entre los pocos bienes del Coronel Calderón que le fueron embargados, estaba un hato en Sancay, sus muebles, hasta los vestidos y todo fue rematado en provecho del erario. Su hijo Abdon siguió el ejemplo para convertirse en el “niño héroe” de la batalla de Pichincha.  

Continuar Leyendo

BOLETÍN FRACTO

RECOMENDAMOS