Conecta con nosotros

Editorial

Noviembre, mes de los muertos

Indalecio Cardeña Vázquez

Publicado

en

Y los muertos llegan otra vez a las distintas regiones de nuestro país, retornan también a nuestra península yucateca. La muerte tiene permiso –como diría Edmundo Valadez– para estar de nuevo con los vivos, todo un mes, noviembre, llegan la madrugada del día 1 y se irán la noche del 30, para retornar al año siguiente.

La muerte llega para mostrarnos su descolorido rostro, aunque ahora los vivos se maquillen para intentar asemejarse a ella, resultando entonces una muerte florida, pero falsa. Está de regreso con su esquelético cuerpo, aunque ahora en este final de la segunda década del tercer milenio, ya no cause tanto temor, superada por nuestra terrible realidad: decenas de muertes cada día. Pareciera que ahora la muerte misma se concede permiso todos los días del año para pasearse, y hacer su macabra cosecha diaria.

La muerte llega convertida también en mercancía, ni ella escapa a la globalización y la era digital, regresa combinada con otras ideas mortuorias de otros países, otras naciones. Los pensamientos luctuosos de las diversas regiones de nuestro país se entremezclan en ocasiones, y no podía ser de otro modo, porque las diversas sociedades que forman nuestra nación, están vivas.

Los muertos retornan tercamente, puntuales cada año, para estar con nosotros, aunque el significado cultural de su rememoración se diluya poco a poco, amenazando con quedar de ellos únicamente el oropel, lo vistoso, aquello que pueda ser explotado folklórica y comercialmente.

Que los mexicanos nos burlamos de la muerte, es algo que se decía, aunque ahora pareciera que nos burlamos de la vida.

Y en este tiempo, es conveniente recordar el origen que todos sabemos de estas fiestas. Es el resultado de la combinación cultural de costumbres, del pensamiento religioso indígena y europeo, porque los días de muertos son una conmemoración religiosa, con un profundo contenido filosófico que se nos escapa, que no alcanzamos a comprender.

Octavio Paz en su obra “El laberinto de la soledad”, dice: Para los antiguos mexicanos la oposición entre muerte y vida no era tan absoluta como para nosotros. La vida se prolongaba en la muerte. Y a la inversa. La muerte no era el fin natural de la vida, sino fase de un ciclo infinito. Vida y muerte eran estadios de un proceso cósmico que se repetía insaciable.

Los estudios históricos y antropológicos acerca de los mayas, aztecas y demás pueblos originarios de México, ilustran profusamente este aspecto.

Investigaciones recientes como las de Elsa Malvido, de la Dirección de Estudios Históricos del INAH, apuntan incluso, que la fiesta del día de muertos en nuestro país es de orígenes profundamente católicos y no prehispánicos. La especialista expresa que el altar de muertos, las calaveras azucaradas y los panes con forma de hueso, son tradiciones que provienen del medioevo católico europeo, así como que los festejos del 1 y 2 de noviembre no provienen del mundo indígena ni de la tradición prehispánica.

Con la llegada del cristianismo, las ideas religiosas indígenas se modificaron totalmente. Paz nos dice al respecto: El sacrificio y la idea de salvación que antes era colectivo, se vuelven personales. La libertad se humaniza, encarna en los hombres. La muerte de Cristo salva a cada hombre en lo particular. Cada uno de nosotros es el Hombre y en cada uno están depositadas las esperanzas y posibilidades. La redención es obra personal.

Para los cristianos, señala Paz, la muerte es un tránsito, un salto mortal entre dos vidas: la temporal y la ultraterrena. El sabio mayista Alberto Ruz Lhuillier, indica que para los mayas antiguos, la muerte era el regreso a un mundo, a una “patria lejana”, como actualmente dicen los mayas quichés. Y es así, con estas herencias, con estos antecedentes culturales que nos definen a los mexicanos, de acuerdo a nuestra particular raíz en este amplio mosaico cultural, étnico, que constituye nuestra nación, que se festeja a los muertos en las diversas partes de México, es así que se come con ellos, se llevan flores, comida y música incluso a los panteones, y se suele integrar a esta conmemoración una nueva gama de seres macabros.

En Yucatán, de acuerdo a la religiosidad popular, mezcla de ideas mayas y cristianas, estos días son tres, y se denominan genéricamente como Janal Pixán, o comida de las ánimas. El 31 de octubre, es para las ánimas infantiles, el 1 de noviembre para los difuntos adultos, y el día 2 para todos los santos. Un relato popular refiere que todas las almas llegan en procesión nocturna la medianoche del 31 de octubre, para amanecer el 1 de noviembre, portando cada una de ellas una vela, y que este iluminado contingente fantasmal no debe ser visto por alguna persona porque le será entregada una vela que amanecerá convertida en un hueso humano y  ese inoportuno testigo enfermará y morirá.

Una mesa donde se colocan flores, retratos de los ya eternos ausentes recordados, comidas y bebidas que ellos  preferían, agua, frutas, juguetes para los niños, incienso, velas, bujías coloridas para los infantes, una mesa pequeña, aparte, con algunos de estos presentes, excepto la foto, para el ánima sola, aquella de la que nadie se acuerda, pero que acude también en esta oportunidad, es la ofrenda que se coloca en las casas estos días.

La comida y la bebida son para que las almas recuperen sus fuerzas y convivan con los vivos. Los mayas prehispánicos consideraban que el alma de los muertos podían experimentar miedo, hambre, cansancio, soledad, sed, y otras características de los vivos, podían tener incluso apremios económicos para pagar el transporte hacia el lugar donde se dirigían todos los fallecidos.

Quizás el colorido de estos días, estos innumerables relatos y costumbres, esta apariencia festiva tras la que subyace un respeto hacia la muerte, nos esté mostrando en realidad el temor que experimentamos al término de la vida, y entonces con un rasgo muy humano optamos por conmemorar aquello que nos atemoriza, amparados en nuestros valores culturales.

Editorial

Una coalición para España

José Miguel García Vales

Publicado

en

El domingo 10 de noviembre, los españoles acudieron de nuevo a las urnas para intentar aclarar la correlación de fuerzas y desbloquear la situación política que ha mantenido a España con un gobierno provisional desde marzo de este año. Y el resultado estuvo lejos de poner las cosas en orden. La fragmentación del parlamento, el conflicto catalán y el ascenso de la extrema derecha hacen que formar un gobierno estable sea más complicado.

Al igual que las elecciones generales de abril, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), fue el vencedor del proceso, alcanzando 120 escaños (tres menos que en abril), equivalente al 28.0% del total de los sufragios. De acuerdo al sistema parlamentario de gobierno español, para formar gobierno se requiere una mayoría absoluta de 176 escaños. Esto obliga a que el partido que obtuvo más votos y más diputados acuerde con otros partidos políticos su apoyo para lograr una mayoría. En el proceso anterior no se lograron acuerdos para formar gobierno, por lo que fue necesario repetir elecciones.

Como adelantamos, ahora formar gobierno es más complicado por la dificultad de articular una mayoría. Si en abril el bloque de la izquierda (PSOE-Unidas Podemos) tenía una base de 165 escaños, después de las elecciones de domingo ese bloque está formado por 158 diputados (120 del PSOE, 35 de Unidas Podemos y 3 de Más País). Por el lado de la derecha, en las elecciones de primavera tuvieron 147 diputados entre el Partido Popular, Ciudadanos y Vox. En otoño, este bloque tiene una representación de 150 diputados. Es decir, los bloques ideológicos y de representación nacional tienen una diferencia de 8 diputados. Para superar la franja de 176 diputados y tener una mayoría, se debe llegar a acuerdos con partidos de diferentes posiciones ideológicas y otros que representan a las distintas regiones españolas.

Así, hay 23 escaños entre independentistas catalanes (anticapitalistas, republicanos y de derecha), 12 entre partidos vascos (PNV y EH Bildu), 2 por las Islas Canarias, 2 por Navarra, 1 por Galicia, 1 por Cantabria y 1 por Teruel. Esta dispersión geográfica, es la más diversa que se ha presentado en el Congreso Español. Sumando a los partidos nacionales, hace un total de 16 partidos, cuando en abril de 2019 fueron 13 y en las elecciones de 2016 habían sido 9 partidos.

A simple vista, la posibilidad de sumar apoyos que permitan formar un gobierno es reducida. Sin embargo, PSOE y Unidas Podemos dieron un primer paso comprometiéndose a un gobierno de coalición. El mismo que intentaron negociar entre abril y septiembre y que se empeñaron en dinamitar. Entonces, el acuerdo se rompió al no ponerse de acuerdo en los ministerios (secretarías de Estado) y las competencias que asumirían Unidas Podemos, así como la postura ante el conflicto catalán. Pero, ante el crecimiento electoral de la derecha y especialmente de Vox -un partido ultraderechista con tesis contarías a la inmigración, los derechos de las mujeres, los servicios públicos o las identidades existentes en España-, el acuerdo que no fue posible en 5 meses se concretó en menos de 48 horas.

PSOE y Unidas Podemos firmaron un documento en el que definen sus prioridades para conformar un gobierno “rotundamente progresista”: 1) creación de empleo digno, estable y de calidad, 2) política social con escuelas de 0-3 años, salud pública, sostenibilidad de las pensiones, derecho a la vivienda, ciencia como motor de la innovación y lucha contra la corrupción, controlar casas de apuestas, 3) lucha contra el cambio climático, 4) fortalecer pequeñas y medianas empresas y autónomos, 5) derecho a la muerte digna y eutanasia, 6) cultura como derecho y fomento al deporte, 7) políticas feministas, 8) revertir la despoblación, 9) garantizar la convivencia en Cataluña dentro de la Constitución y 10) justicia fiscal y equilibrio presupuestario.

De concretase, sería el primer gobierno de coalición desde la Segunda República en los años treinta, previa al golpe de estado franquista. De acuerdo a reportes de prensa, la coalición no es bien vista por el sector empresarial. Sin embargo, la Unión Europea celebra que el cuarto país más importante del continente pueda formar gobierno.

Se prevé que los debates parlamentarios para la formación de gobierno sean entre el 16 y el 20 de diciembre. Para entonces se habrán hecho la consultas con el Rey Felipe IV, con el fin de proponer un candidato. En una primera votación, se debe alcanzar la mayoría de los 176 diputados. En caso de no lograrlo, basta tener más síes que no es, con las respectivas abstenciones que permitan las sumas para formar gobierno.

En caso de que el PSOE y Unidas Podemos logren formar gobierno, sería el segundo país más importantes de Europa con un gobierno de izquierda, pues Alemania está gobernada por la gran coalición de cristiano demócratas de Merkel y socialistas, Francia por los liberales de Macron e Italia con los apoyos del Movimiento 5 Estrellas y el Partido Democrático; todo en espera de que sucede con el Brexit y las elecciones británicas.

España tiene ante sí los retos comunes de crear empleo y prosperidad social para sus habitantes, de contribuir a la construcción de Europa y restablecer la convivencia territorial (Cataluña, falta de infraestructuras en ciertas regiones y evitar que otras zonas pierdan población). No hay otro camino que la coalición. Una coalición que también pare a la extrema derecha.

Continuar Leyendo

Editorial

El caso Isstey, un atentado contra los trabajadores yucatecos

Mario Alejandro Valdez

Publicado

en

Creado en 1976 por el gobernador Francisco Luna Kan –en tiempos del llamado “desarrollo estabilizador”, cuando el Estado aún  no renunciaba a sus obligaciones sociales-, el Instituto de Seguridad Social de los Trabajadores de Estado de Yucatán (ISSTEY) continúa hoy en día siendo un modelo de institución en cuanto al tema por su eficiencia, cobertura y calidad. Pese a ello, las visiones neoliberales que hoy permean en el Gobierno del Estado de Yucatán, han decretado su extinción, para lo que se ha montado una amplia campaña mediática.

Se inició, desde hace meses, la paulatina interrupción de algunos de sus servicios y, recientemente, se afectó de manera significativa los pagos de cientos de jubilados y pensionados. Esto último, probablemente decidido por un burócrata de mediano escalafón, ha sido la gota que derramó el vaso, y que ha generado una serie de protestas que ya impactaron a nivel nacional, prendiendo un foco rojo en la gestión de Mauricio Vila Dosal.

Desde que inició la actual administración, algunos funcionarios, pero sobre todo algunos “escribidores” de esos de “a tanto la línea”, comenzaron a plantear el tema de la quiebra financiera del ISSTEY. De este modo, repitiendo las frases, sin gran sustento ni argumentación, empezó a informarse que el gobierno estaba diseñando un plan para la reestructuración del Instituto, sugiriendo que el modelo era “inviable”, y que ya “todo el país” había abandonado ese esquema de seguridad social. Los “jilgueros” repetían, sin datos, insistimos, que el quebranto del ISSTEY se debía al uso de sus fondos como “caja chica” por gobiernos anteriores, sin aportar la fuente de esta grave información.

Una primera “reestructuración” se pretendió en términos legales, intentando aminorar el monto de las pensiones al calcularlas en UMAS, pero la tentativa, que hubiera afectado a menos del 10 por ciento de las obligaciones del Instituto, en detrimento de los derechos de trabajadores que laboraron por más de 30 años, sobre todo en el ramo educativo, fue parada en seco cuando los “sesudos” asesores jurídicos del Ejecutivo se percataron que ello violaría disposiciones específicas de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Retirado el aberrante proyecto, la campaña mediática arreció, y a otro “brillante” se le ocurrió afectar las percepciones de los jubilados, ahora sí de todos los niveles, esferas y condiciones, lo que explotó en una serie de movilizaciones que ya llegaron a oídos del presidente Andrés López Obrador, y están presentes todos los días en el corazón de nuestra Ciudad de Mérida.

Ahora bien ¿qué hay sobre el tema del quebranto financiero? Debemos distinguir varios aspectos en este sentido: primero, efectivamente, sabemos que TODOS los gobiernos estatales han hecho uso discrecional de los recursos del ISSTEY precisamente porque es, en principio, una institución sana y equilibrada, sustentable a partir de las aportaciones de los derechohabientes y la comercialización de sus servicios (Centros Comerciales, guarderías, Centro Vacacional); segundo, este manejo irregular de las finanzas del ISSTEY ha sido aprobado por las distintas Juntas de Gobierno, que en reiteradas ocasiones han aceptado terrenos u otros bienes muy por encima del valor del mercado para el pago de las deudas que ha contraído la Secretaría de Hacienda –bajo cualquier denominación que haya tenido-, al retener las cuotas de los derechohabientes y no transferirlas a la institución; tercero, a pesar de que la estructura del ISSTEY se diseñó de manera sustentable –aún en tiempos en los que ese concepto no era común-, diversos gobiernos estatales han dispuesto de la misma como parte de su organigrama, creando puestos innecesarios, pagando salarios desproporcionados y colocando a parientes, amigos y paniaguados, en detrimento de las finanzas y de la calidad de los servicios de la institución.

Recientemente, y sólo después de que el caso ISSTEY ha cobrado dimensiones políticas, un grupo de diputados afines al Ejecutivo interpuso denuncias por los supuestos malos manejos, pero podemos adelantar que, si esas acusaciones tienen un curso legal adecuado, NO arrojarán mayores resultados, ya que obviamente los manejos se dieron en apego a la normativa y disposiciones administrativas, por lo que los fraudes, de haber existido, estarán perfectamente velados detrás de miles de documentos adecuadamente sustentados. El problema del ISSTEY no está en el robo de sus fondos, sino en la aceptación, como pago de deuda, de bienes ajenos a su interés y funciones, monstruosamente sobrevalorados, en perjuicio de los derechohabientes. Pero todo, seguramente, bajo impecables formas legales.

Entonces, las denuncias sobre malos manejos en el ISSTEY deberían dirigirse contra sus más altos directivos y, sobre todo, contra las Juntas de Gobierno que tomaron decisiones que afectaron y afectan el patrimonio de todos los derechohabientes. El curso de estas denuncias, y su desahogo favorable en algo resarcirá las finanzas de la institución, pero realmente ese no es el punto toral. El problema de fondo, es que el actual gobierno neoliberal de Yucatán pretende cancelar sus responsabilidades legales para con los más de 20 mil burócratas estatales y municipales, activos, pensionados y jubilados, que gozan de los derechos creados por la Ley del ISSTEY, y que aportaron y aportan cotidianamente cuotas más que suficientes para garantizar esos beneficios. Una política de austeridad real, y no la simulación que en la práctica vemos día a día, denuncias bien sustentadas y bien gestionadas, así como un rescate financiero en condiciones favorables, permitirán en el corto plazo al ISSTEY marchar a plenitud. Pero eso sería contrario al “librito” neoliberal que dirige los pasos de nuestro gobernador, pues, al parecer, lo social no es su fuerte. ¿Será que al menos su olfato político lo impulse a rectificar?

Continuar Leyendo

A propósito de…

Shino Watabe

Cristina Martin Urzaiz

Publicado

en

A propósito de la resistencia de los seres humanos y su capacidad para superar escollos que parecen insalvables, me encontré con la obra de la artista plástica Shino Watabe, quien perdió parcialmente el sentido de la vista como efecto de una enfermedad en el nervio óptico, no así su talento y creatividad.

Conocí el trabajo de Watabe en la muestra “Territorios Explorados” que tuvo lugar en la galería Arte Binario del Centro Nacional de las Artes, como parte del proyecto Arte y Discapacidad que incluye exposiciones, presentaciones y la entrega de financiamiento para proyectos específicos.

La artista nacida en Tokio, que radica en México desde 1990, ha señalado: “cuando adquirí la discapacidad visual pensé que era el fin de mi vida y de mi carrera, sin embargo, hoy es mi mayor fortaleza” Y, en efecto,  resulta casi una contradicción  entender el quehacer de un artista visual sin el sentido de la vista; no obstante, puede ser.

La discapacidad de Shino Watabe viene desde 2008, cuando requirió de un proceso de aprendizaje y adaptación,  hasta llegar al punto en que se encuentra actualmente. Mediante la experimentación de nuevas formas de hacer, ha producido obras que pueden percibirse con todos los sentidos, a fin de no excluir del disfrute del arte plástico a quienes, como ella, viven con debilidad visual.

De esa forma, ha creado piezas que, además, de verse, pueden tocarse e incluso olerse. Utiliza diversos materiales para privilegiar las texturas. Contrariamente a lo que sucede con la mayoría de las exposiciones, en “Territorios Explorados” (y otras anteriores de la misma Watabe)   no sólo está permitido sino  se invita a recorrer las obras con los dedos, con las manos y hasta acercar la nariz para percibir los aromas.

Es el caso de “Aroma asociado a los recuerdos”, un autorretrato de 2019 en técnica mixta sobre madera, en la parte derecha del cuadro la pintora plasmó un ramo de flores que, además de relieves y texturas huele a perfume. Al acercar la nariz se percibe la fragancia, que también queda en las yemas de los dedos  después de tocarlo.

Watabe se pinta desnuda, pero no es una característica que haya adoptado a raíz de su condición visual: “Requiem para la antigua yo” de 2003, “Amor como de canción antigua” de 2013,  “Entre las flores que me traes” de 2018, en técnica mixta sobre madera, ya con los relieves característicos de la actualidad. En todos se hace acompañar por flores. 

Otro de los elementos recurrentes en la muestra son el agua y sus habitantes: carpas, corales, ranas, renacuajos. En ellos despliega el ingenio de combinar diversos materiales para  dotar de  volúmenes, relieves y tramas a las obras, de tal manera que puedan percibirse los detalles al transitarlas con los dedos.

En “Carpas”, por ejemplo, se aprecian las irregularidades de la piel de los peces. Lo mismo sucede en “Fulgor de esperanza” y “Libertad que resplandece”. Es impresionante la minuciosidad del trabajo en “Coral” de 2013, donde pueden verse y palparse cada uno de los milimétricos filamentos.

Shino Watabe ha dicho que uno de los mayores miedos que enfrentó al conocer el diagnóstico médico fue la advertencia de que paulatinamente perdería la memoria de la apariencia de las cosas. Ella se negó a aceptar el olvido y pintó escenas para obligarse a mantenerlas vivas en el recuerdo. Al recorrer la exposición, es posible advertir que una de ellas es la danza, dado el número de cuadros sobre el tema.

En “Mirarte”, obra que se escogió como imagen de la exposición en el CNA, se observa a una persona abriendo sus ojos con los dedos índice y medio, para “ver mejor” y lleva a reflexionar que la autora, perdió parcialmente la habilidad de ver con los ojos para mirar con todo su ser.

Continuar Leyendo

BOLETÍN FRACTO

RECOMENDAMOS