Conecta con nosotros

Voz de la Península

A sus 14 años estudiará Ingeniería Biomédica en una universidad de Yucatán

Avatar

Publicado

en

Foto: https://vanguardia.com.mx/articulo/nino-genio-revela-su-secreto-para-entrar-la-unam

A su corta edad, Carlos cuenta con un destacado historial académico.

Con tan sólo 14 años, Carlos Santamaría Díaz ingresará a la Universidad Anáhuac Mayab para cursar su segunda licenciatura, Ingeniería Biomédica.

“Me encanta el mundo de las células, explorar y descubrir cómo funciona”, respondió Carlos ante la pregunta de por qué eligió esta carrera.

De acuerdo con un comunicado de la Universidad Anáhuac Mayab , Carlos es el primer alumno de esta edad en ser admitido en la institución. Él asume este nuevo reto como parte de su prolífica vida académica; su curiosidad y su perfil autodidacta lo han llevado a retarse siempre a sí mismo.

Debido a la contingencia por el COVID-19, el adolescente, originario de Cuernavaca, cursará este semestre en línea, pero aun así, él y su familia planean cambiar su residencia a Mérida en próximos meses, apenas lo permita el semáforo sanitario. “Lo primero que haré al llegar a Yucatán será ir a la playa y velear”, reveló.

A su corta edad cuenta con un destacado historial académico, ya que a los 9 años cursó un Diplomado de Química analítica en la Facultad de Química de la UNAM; y a los 10 años cursó otro diplomado en Bioquímica y Biología molecular, así como la materia de Álgebra Superior.

También a los 10 años cursó por invitación el primer semestre de Ciencias Genómicas en el Centro de Ciencias Genómicas de la UNAM Cuernavaca; y ese año acreditó la primaria y secundaria en el INEA de la SEP. Estudió el bachillerato en línea para poder aplicar a tiempo en la UNAM y, con eso, convertirse en el primero niño de 11 años en ser admitido a la Licenciatura en Física Biomédica. Aunado a lo anterior, ha tomado dos cursos en el Instituto de Materiales UNAM, uno en Microscopía Electrónica y otro en Superconductores.

Aun con su admirable trayectoria, no todo ha sido miel sobre hojuelas para el adolescente. En septiembre de 2019, denunció por acoso y difamación a un profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM. Noticia que levantó fuerte criticas en redes sociales.

Ahora Carlos ha optado por emprender una nueva etapa en su vida, concitando la admiración de muchos jóvenes y adultos. 

“En la universidad estamos muy entusiasmados de contar con un alumno como Carlos, quien ha depositado su confianza en nuestra institución. Considero que es un gran compromiso, pero también una gran oportunidad el poder contribuir a su formación, al igual que lo hacemos con todos los estudiantes que forman parte de nuestra comunidad universitaria”, señaló el Ing. Juan Antonio Anaya, coordinador de Ingeniería Biomédica de la Universidad Anáhuac Mayab.

También te puede interesar: Victoria y Adhara, infancia que da la cara por México

Bocadillos

Comisión Local de Búsqueda

Rolando Bello Paredes

Publicado

en

La crisis sanitaria del Coronavirus-Covid 19 sigue en la preocupación social y gubernamental. El mensaje ejecutivo en las redes: “El Coronavirus es altamente contagioso, letal y sigue allá afuera, por lo que es fundamental continuar colaborando y practicando la responsabilidad individual, respetando dichas medidas de higiene y prevención, pues de hacerlo no solo nos protegemos a nosotros mismos y a nuestros seres queridos, sino que ayudaremos a salvar vidas“.

El exhorto es permanente, para seguir “cumpliendo con 3 las medidas indispensables, que son el uso correcto del cubrebocas, la sana distancia y el continuo lavado de manos”.

Sin embargo, hay otros asuntos que merecen la atención de la autoridad estatal. Uno de ellos se refiere a la Comisión Local de Búsqueda. Los Poderes Ejecutivo y Legislativo de Yucatán tardaron más de un año en cumplir con las disposiciones de la Ley General en Materia de Desaparición Forzada de Personas, Desaparición Cometida por Particulares y del Sistema Nacional de Búsqueda de Personas.

La omisión legislativa concluyó cuando el Ejecutivo publicó el Decreto 177/2020 por el que se regula la Comisión de Búsqueda de Personas (ver Diario Oficial del estado de fecha 5 de febrero de 2020).

La Comisión de Búsqueda de Personas del estado de Yucatán, señala el decreto, “es un órgano desconcentrado de la Secretaría General de Gobierno, con autonomía técnica y de gestión, que tiene por objeto impulsar, ejecutar, coordinar y dar seguimiento a las acciones de búsqueda, localización e identificación de personas desaparecidas y no localizadas en el estado, de conformidad con lo dispuesto en la ley general”.

Ahora, el Ejecutivo publicó el Decreto 272/2020 por el que se modifica el Decreto 177/2020 por el que se  regula la Comisión de Búsqueda de Personas del Estado de Yucatán, que entró en vigor el pasado miércoles 5 (ver Diario Oficial del estado de fecha 4 de agosto de 2020).

En éste se dispone que “el gobernador deberá nombrar al director de la Comisión de Búsqueda de Personas del Estado de Yucatán, conforme al procedimiento previsto en este decreto, en un plazo no mayor a trescientos sesenta días naturales, contados a partir de su entrada en vigor”.

Podría esperar casi un año después de su vigencia, es decir, es un asunto no prioritario para la administración pública 2018-2024.

La secretaría General de Gobierno aún no emite la convocatoria “dirigida a los colectivos de víctimas de desaparición forzada, a personas expertas y a organizaciones de la sociedad civil especializadas en la materia”, para obtener propuestas de candidatos a dirigir la comisión. 

Sin una persona que lidere al órgano desconcentrado, la Comisión seguirá sin funcionar efectivamente, contraviniendo las disposiciones legales de la materia.

La Federación ha dispuesto la entrega a las Comisiones Locales de Búsqueda de un subsidio para “implementar el Proyecto Ejecutivo que contribuya a las acciones de búsqueda y localización de Personas Desaparecidas o No Localizadas” en las entidades federativas.

De estos recursos y su ejercicio también deberá rendir cuentas el gobierno yucateco.

Educación. Tres notas educativas relevantes:

a). “Impulso Escolar”. Que el gobierno del estado ya “entregó 269 mil 295 paquetes escolares para los estudiantes de las escuelas primarias en Mérida y en los municipios del interior del estado” (Novedades Yucatán, 20 septiembre 2020).

Recuérdese que el actual Ejecutivo estatal continuó con el programa “Bienestar Escolar”, iniciado en la administración del gobernador Rolando Zapata Bello, ahora con la denominación de “Impulso Escolar”.

Durante el gobierno del estado 2012-2018, de acuerdo al VI Informe de Gobierno, se entregaron más de 1 millón 105 mil paquete escolares. Y sólo en el ciclo escolar 2017-2018, se ejerció un total de 86 millones 723 mil 222 pesos para el beneficio de los estudiantes de escuelas públicas de educación primaria y secundaria de todos los municipios y sus comisarías, así como zonas urbanas de Mérida.

b). SNTE. El gobernador Mauricio Vila Dosal se reunió con el líder del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Alfonso Cepeda Salas, según breve párrafo del boletín palaciego de prensa del pasado miércoles 23, reproducido por los medios de comunicación de la entidad. En 2019, hubo otra reunión de ambos dirigentes, esa vez en Palacio de Gobierno. En ambas, Vila Dosal y Cepeda Salas ofrecieron coordinarse en materia de educación.

El boletín de hoy señala que el Ejecutivo “abordó los retos que en materia educativa existen actualmente ante la pandemia del Coronavirus y refrendó la disposición de continuar trabajando en coordinación por el bien del magisterio yucateco”.

Los miles de maestros yucatecos esperarían más información de la reunión sindical, principalmente, los compromisos adquiridos por el gobierno del estado con el poderoso SNTE.

c). Comida chatarra. El diputado del PAN, Manuel Díaz Suárez, quiere que la leyes de educación y de salud “prohíban en las escuelas la venta, distribución o regalos de alimentos con alto contenido de sodio, azúcar y grasa (comida chatarra) a niños menores de 12 años” (La Jornada Maya, 25 septiembre 2020).

En agosto último, el diario La Verdad informó que “el cierre de cooperativas y tiendas escolares ocasionará una pérdida para directivos de escuelas y autoridades de la Segey de entre 8 y 10 millones de pesos diarios”, y denunció: “La Segey que encabeza Loreto Villanueva es la principal promotora de la comercialización de bebidas y comida chatarra en las escuelas de Mérida, en una abierta violación de los derechos de la infancia”.

Por lo visto, el diputado Díaz Suárez quiere acabar, con su iniciativa, con el negocio de la comida chatarra en las escuelas.

Recursos federales. El gobernador del estado pidió apoyo a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) para revisar el proyecto de presupuesto de egresos federal para 2021 “en lo referente a las participaciones y aportaciones a los estados” (Boletín palaciego, “El Gobernador Mauricio Vila Dosal solicita a la Secretaría de Hacienda federal revisar presupuesto de estados para el 2021”, 22 septiembre 2020).

Sin aportar elementos o datos específicos solicitó que las “participaciones y aportaciones de 2021 sean igual a 2020 en términos reales”.

La petición de ayuda económica acaso debió formularse a la Cámara de Diputados, ya que el proyecto de presupuesto ha sido presentado por el Ejecutivo federal, y será aquélla la que resolverá en definitiva en su oportunidad, no la SHCP.

Lo que sabe hasta hoy, según las cifras iniciales proporcionadas por la Secretaría de Administración y Finanzas, es que Yucatán recibiría en 2021 recursos presupuestales federales por la suma de 81,764.2 millones de pesos.

Partidos políticos. El presidente de la República pretende que los partidos políticos, vía la renuncia al 50 por ciento de su financiamiento público, financien la adquisición de la vacuna contra Covid-19 (La Razón, 5  septiembre 2020).

Por disposición constitucional y legal, “los partidos políticos son entidades de interés público, y tienen como fin “promover la participación del pueblo en la vida democrática, contribuir a la integración de los órganos de representación política y, como organizaciones de ciudadanos, hacer posible el acceso de éstos al ejercicio del poder público”.

Es obligación del Estado mexicano, “atender los problemas de salud que afectan a la sociedad en general, así como establecer los mecanismos necesarios para que todas las personas tengan acceso a los servicios de salud”. La Constitución le atribuye esta responsabilidad, de manera concurrente, a la Federación y a las entidades federativas.

Como se observa los partidos políticos tienen otros fines y obligaciones. No les corresponde garantizar a toda persona el derecho constitucional a la protección de la salud. Esto es de la competencia de los gobiernos de la Federación y de las entidades federativas.

Juicio a los “ex”. En el Facebook de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (24 septiembre 2020), aparece el “Proyecto del ministro Luis María Aguilar sobre la consulta popular 1/2020, que será discutido en la sesión de 1 de octubre”.

El resolutivo único:

– “Es inconstitucional la materia de consulta popular a que este expediente se refiere”.

– “Notifíquese al Senado de la República y, en su oportunidad, archívese el presente asunto como concluido”.

Ad litteram. En la revista española Historia y Vida, número 512, noviembre de 2010, “Lo que realmente molestaba a Cánovas”:

– Antonio Cánovas del Castillo, presidente del Consejo de Ministros de España durante la mayor parte del siglo XIX, fue un auténtico galán. Un día, unas cortesanas le pidieron por enésima vez un favor al tiempo que se disculpaban por ello:

“¡Ay, don Antonio! Debe usted de estar harto de nosotras, porque no hacemos más que pedirle cosas”.

El político conservador les matizó:

– “Señoras, a mí las mujeres no me molestan por lo que me piden, sino por lo que me niegan”.

Continuar Leyendo

Voz de la Península

Un “sobre” con una historia dentro: el Hotel Itzá

Edgar A. Santiago Pacheco

Publicado

en

El arqueólogo James Deetz escribió en 1977 una obra que ha llamado profundamente nuestra atención. Se titula en español, Pequeñas cosas olvidadas: una arqueología de la vida americana temprana, en ella proponía que la historia se registra de diversas maneras, que el pasado se puede comprender mejor en su complejidad, al estudiar las cosas pequeñas que a menudo se dejan pasar, objetos como puertas, lápidas, silbatos, botones, monedas, entre otros, ya que llenan las grietas de los grandes eventos históricos y representan la existencia de una vida cotidiana.

Desde esa perspectiva pensemos entonces en la historia como una telaraña, con decenas de rutas para llegar al centro de ella o simplemente para recorrer una parte. Los vestigios dejados por la vida cotidiana son en este sentido una vía para retornar al pasado desde nuestro presente. 

Un vistoso “sobre” con un logotipo en inglés en muy buen estado de conservación, cercano al año de 1950, fue nuestro camino para acercarnos a un edificio todavía recordado por algunos meridanos, que ocupó un lugar principal en cierto momento de la historia de la ciudad, de él habíamos oído y leído como un punto de referencia y reunión de ciertos grupos sociales. 

Nos referimos al Hotel Itzá, el mejor de la ciudad en la tercera década del siglo XX, según varias opiniones. Notable por su gran terraza y claustro, lo encontramos anunciado en diversas guías locales, nacionales e incluso extranjeras como el Terry’s guide to Mexico a new standard guidebook to the Mexican Republic en 1935 o la Strang´s guide to Yucatan en 1948. Incluso mereció una mención en la Guía y planos de la ciudad de México, DF y la república mexicana y sus alrededores, editados por la Asociación de Publicidad para Fomentar el Turismo en la República Mexicana en 1935. 

Por esos años, sus paredes se vieron vestidas por la expresión más temprana que se conoce de un mural en Yucatán de tema histórico. Pues hemos hallado noticia de que el pintor tixpehualense Miguel Tzab Trejo plasmó en ellas su primer encargo muralístico–en 1932-, un alto relieve policromado con motivos del arte maya, destruido durante una remodelación del edificio. 

Las guías mencionadas y otras, ubicaban el hotel propiedad de don Rafael Regil Casares, situado, si nos apegamos a la nomenclatura de 1864 ordenada por Comisario Imperial José Salazar Ilarregui, en la calle primera norte cruce con la primera oriente, o, utilizando la actual, en la calle 59 por 58 no. 495, también reconocida en algún momento como la Esquina de la Culebra. Esquina que en su lado sur albergó a la Librería Católica del español Don Francisco Gómez Pérez por allá de 1875. 

Antes de ser el reconocido Hotel Itzá, encontramos un par de menciones sobre esta casa que nos muestran su trascendencia en la memoria de la ciudad. Sobre ella escribió don Santiago Burgos Brito en las Memorias de Julián Rosales, que fue sede de la escuela de Jurisprudencia en la primera década del siglo XX, “ocupaba un departamento alto de la casa de los señores Regil, hoy Hotel Itzá, no con holgura suficiente pero tampoco con demasiadas apreturas”. En 1921, la casa ya propiedad de la rama familiar Regil Espinosa, fue local de la Universidad Iberoamericana, la cual ocupó la planta alta y en los bajos en una esquina funcionaba la farmacia de don Pedro Pablo Pinto. Esta escuela privada impartió enseñanza primaria y superior, y el curso completo de preparatoria.

Llama la atención su cercanía temporal con la fundación de la Universidad Nacional del Sureste, por lo que nos parece un proyecto educativo alterno de una parte de la sociedad yucateca, que no cuajó, ya que si bien en su prospecto de Estatutos de 1922 anuncia cursos profesionales de Jurisprudencia, Medicina, Farmacia, Ingeniería, Dentistería, Comercio y también de Música, Canto y Pintura, no encontramos evidencia de que hayan iniciado.

Las descripciones del hotel en las guías mencionadas, nos permiten, sin perder de vista su origen de publicidad comercial, imaginárnosla, como sigue: 

“… típica mansión colonial con 300 años de antigüedad, reconvertida en un confortable y encantador hotel. Con un atractivo patio con palmas, árboles de naranjo y flores. Patio-comedor con menú mexicano, español y platillos típicos de Yucatán. Terraza con jardín en la azotea”. [Así como] conocer los servicios que ofrecía: “Glamorosa mansión colonial en el corazón de Mérida. Todas las comodidades y conveniencias modernas. Amplias, confortables, frescas hhabitaciones protegidas, baños privados, camas cómodas, mosquiteros. Amplios patios llenos de flores, terrazas soleadas para andar. Famoso restaurante con especialidades españolas mexicanas y yucatecas. Vinos raros, agua potable pura. Tarifas de hotel muy moderadas servicio perfecto asegurado”.

En algún momento de mediados del siglo XX, los servicios de hotel se extendieron al de agencia de viajes, ya que en su sede anuncia el negocio de los reconocidos promotores de turismo hermanos Díaz Triay, quienes ponían a disposición el teléfono 25-20 del Hotel Itzá. En su propaganda ofrecían lo que sigue:

“Planea visitar Yucatán, déjenos ayudarlo con su itinerario. Será un placer proporcionar toda la información sobre el costo de su recorrido, alojamiento en hotel. Los mejores lugares para ver, etc. Somos muy recomendados por personas importantes en los EE. UU.

Organizamos tours a cualquiera de las zonas arqueológicas de Yucatán.

Fiestas de pesca en alta mar. Caza mayor para grupos o clubes.

Permítanos ayudarlo a planificar sus vacaciones de invierno.

Escríbenos y haremos el resto! (Strang’s guide to Yucatán [1948])  

Pero más allá de los anuncios comerciales, es posible el recrear los espacios del Itzá gracias a la mención que de él hacen algunos viajeros que lo incluyen en la escritura de sus recuerdos de viajes, esas líneas perdidas en añejos textos que nos remiten a la primera mitad del siglo XX.

 Aldo Baroni periodista compañero de Lázaro Cárdenas y su gabinete en el recorrido que hicieron de Veracruz a Yucatán, en los meses de julio y agosto de 1937, en su texto Yucatán editado por Botas, escribe del hotel, además de recordar las delicias de la cocina del Itzá: 

“El Secretario de Educación despacha en los bajos del Hotel Itzá, que es el lugar más fresco de la casa gracias a las aletas vertiginosas de los abanicos eléctricos que cuelgan del techo de vigas de Zapote Centenario. (…) está instalado en un ancho portal, en forma de “L”, con vista a un patio que lanza hacia el cielo, bordeando las altas paredes ciclópeas, las ágiles columnas plateadas de unas palmas reales. Cierra los arcos que separan el restaurante del patio una reja poderosa.

En el hotel… lo único indígena interesante que hay son las reliquias mayas que ha coleccionado el dueño, un Regil cuyos antepasados vinieron a Yucatán ya con título de Castilla y buenas doblas españolas en sus arcas”. 

Por su parte María Luisa Ocampo en sus recuerdos traspalados al papel en 1941, bajo el título de Diez días en Yucatán, escribe: 

Varias personas nos invitan a cenar al restaurant del Hotel Itzá. Comedor “pocho” lleno de adornos: máscaras e imitaciones de jade, idolillos, vasijas. 

Nos encaminamos al Hotel Itzá, la antigua casa de los Regil. Nos reciben amablemente…los dueños del hotel. Nos muestran en el Hall una mesilla de juego incrustada de marfil y piedras preciosas. En los corredores de arriba hay sillas turcas de un estilo espantoso, ídolos, jades, una gran colección arqueológica. En los cuartos de los pasajeros [sic] candiles soberbios y algunos muebles de palo de rosa; en el comedor todavía se conserva el Menú del banquete que se sirvió al emperador Maximiliano y, por último, una especie de cuadro vaciado en yeso que representa un cadáver tendido en una batea y los deudos con recipientes en la mano en la actitud de beber”.

También el reconocido escritor Gabriel Ferrer de Mendiolea en el volumen VI de la Enciclopedia Yucatanense, le dedica unas líneas. Señalando: 

“No contamos con hoteles de alta categoría, pero sí cómodos y limpios; el Itzá, adaptado en una antigua casa señorial, atiborrada de muebles y objetos de épocas pasadas”. Por nuestra parte alcanzamos a ver el edificio de este hotel, convertido por breve tiempo en un cine, El Internacional, en los noventa del siglo pasado. 

Hoy es asiento de pequeños comercios, que verán reducida su clientela ante el embate de las nuevas disposiciones de vialidad, que buscan como objetivo final limitar el acceso de la ciudadanía común a su centro histórico y dejárselos al turismo nacional y extranjero, y por añadidura a los grandes empresarios de este ramo.

Continuar Leyendo

Voz de la Península

Ofrecen taller para la gestión de proyectos culturales

Avatar

Publicado

en

Imágenes: UADY

Respuesta positiva de empresas creativas     

Mérida, Yucatán, 25 de septiembre de 2020.- Talleristas, gestores culturales, artistas independientes, estudiantes y docentes del medio local ampliaron sus conocimientos y competencias en el ámbito de la gestión cultural por medio del taller de “Gestión y Desarrollo de Proyectos Culturales”, organizado por el Programa Institucional de Cultura para el Desarrollo (PICDE) de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY).  

En el curso, impartido por Daniel Rivas Urcelay, el especialista en Gestión Cultural y Políticas Culturales, se establecieron alianzas estratégicas que permitirán una mayor difusión de las distintas iniciativas culturales y artísticas que existen actualmente en el estado, teniendo a la UADY como plataforma y vínculo de dichos emprendimientos.  

El responsable del PICDE, Raúl Lara Quevedo, comentó que los teatros, galerías, empresas culturales y creativas buscan orientación y apoyo para obtener herramientas para mejorar sus intervenciones así como acciones artísticas, en especial en estos momentos de emergencia sanitaria.  

“Es ante esta necesidad que se ofrece el taller de gestión a todos los interesados en ampliar sus conocimientos, además de que para la Universidad el sector cultural es un invaluable aliado para fortalecer el tejido social y redefinir las dinámicas de convivencia”, apuntó.  

Subrayó que la UADY visibiliza a las empresas e industrias creativas como un motor fundamental para la reactivación de una convivencia social.  

“Este taller habla de esa voluntad de servirle a la comunidad y profesionalizar sus servicios a través de la experiencia de nuestra institución”, recalcó Lara Quevedo.  

Declaró que con estas acciones se reafirma la capacidad, el profesionalismo y la alta calidad con la que cuenta la UADY para desarrollar proyectos de impacto social a través del arte y la cultura.  

Para conocer sobre este y otros talleres, se puede visitar la página de Facebook de Cultura UADY o a través del correo cultura@correo.uady.mx 

Continuar Leyendo

BOLETÍN FRACTO

RECOMENDAMOS