Conecta con nosotros

Voz de la Península

Pensando en Antonio Mediz Bolio

Carlos Bojórquez Urzaiz

Publicado

en

Palabras pronunciadas por su autor frente al busto de don Antonio Mediz Bolio en ocasión de su aniversario luctuoso celebrado en los patios de Bellas Artes el 13 de septiembre de 2019

Frente al busto del Maestro, esta mañana avivamos la admiración que merece don Antonio Mediz Bolio, el poeta hecho de luz que nos congrega, con el acento triste de su muerte, acaecida en 1957, pero cuyo caudal permanece en el brillo del poema que fue su vida y corresponde nada menos que al canto universal que rodeó con su verbo incendiario y delicado, que eligió al pueblo maya para anidarse en su alma y a través de su idioma imaginar la más aguda prosa poemática y trazar las razones íntimas de Chilám Balam, expresando insinuaciones tenues, historias mansas o insurrectas, con bellos matices y admirable filosofía.

La cúspide de su obra literaria, Mediz Bolio la supo relacionar de manera natural con su biografía, germinando como maíz de la misma mazorca, y aunque hubo voces que intentaron, y seguramente pretenden insistir en los instantes fatigados que atravesó en su camino, en los cuales su actuación pública pudo relacionarlo con sectores de la reacción, nada, nada sin embargo consiguió perturbar su consagración universal como escritor yucateco, cumbre a la que ascendió con su obra fundamental, La Tierra del Faisán y del Venado. Por lo demás, tampoco nada ni nadie fue capaz de retraerlo del rompimiento histórico que hizo con su clase social de origen y aun con los privilegios de su condición étnica, para sumarse, sin concesiones de ningún tipo, como un intelectual al servicio de la Revolución mexicana, con anticipado interés en la defensa del pueblo maya.

Pero esta mañana de recuerdos, para los efectos de atenuar un poco el peso de su ausencia física, deseo expresar la necesidad de acercarnos a la obra de Antonio Mediz Bolio con la misma ternura con que nos describe el delicado trabajo de las abejas, atesorando miel de las flores de xtabentún que crecen en el Oriente de la Península, antes de destilar ese finísimo licor. Don Antonio Mediz Bolio apuntaba:

“En los claros del monte en medio de los árboles y junto a las cercas en que se trenza el xtabentún, se construyen los colmenares rústicos, aplanando los troncos huecos en que hacen sus panales las abejas de Yucatán, pequeñas y doradas, cuyo aguijón  rudimentario es inofensivo…Los indios cuidan pacientemente los colmenares y llegado el tiempo las castran con particular delicadeza. Luego destilan la miel  clarísima y perfumada y el producto es la bebida  aristócrata y fina que se llama como la flor de donde viene”  

        Sin embargo, las abejas, la miel y las flores del terruño que ocuparon algunas de las mejores páginas de sus Ocho Ensayos Mayistas, que Mediz Bolio dejó preparados para su publicación, pero que nunca los vio impresos a causa de su muerte repentina en 1957, y por no haberse editado sino hasta el año de 1970, con estudio preliminar del poeta Huberto Lara y Lara; no son sólo asuntos relacionados con el arte de destilar xtabentún, que en sí misma es una valiosísima aportación etnográfica y literaria; sino porque en la labor colectiva de las abejas don Antonio Mediz Bolio observaba el trabajo unido e igualitario del pueblo maya, y el probable destino que Yucatán tendría si asumiéramos como tarea de todos el bienestar común, con ese sentido colectivista que observó entre las diminutas abejas. Por esta brevísima metáfora del Poeta de Ochil vale la pena hacer nuestra la propuesta de Leopoldo Peniche Vallado y Humberto Lara y Lara, en el sentido de que el arte en tanto emana del pueblo, es patrimonio del pueblo. Para hacer realidad este ideal, acaso la Secretaría de la Cultura y las Artes pueda gestionar ante la Universidad Autónoma de Yucatán para que pongan al alcance de todos en la Biblioteca Virtual de Yucatán el bellísimo tributo bibliográfico editado por el Alma Mater que son las Obras Selectas de Antonio Mediz Bolio, compilado y analizado por un grupo de expertos de nuestra Universidad que con su bondad característica, me permitieron integrarme a ellos y conformar un tomo intitulado, La Familia Mediz Bolio en la tradición literaria de Yucatán. Mantener en circulación la obra de Antonio Mediz Bolio, al alcance de todos sin el mínimo aislamiento, es la mejor ofrenda que podemos hacer para que don Antonio continúe vivo entre nosotros.

Crónicas de Ixil

LA GENTE: MI AMIGO BALSAMO

Miguel Ángel Orilla

Publicado

en

Aquí le presento a Bernabé Pech, en una escena cotidiana de Ixil. Tras la ruda y calurosa jornada de trabajo, este campesino retorna con su cargamento de leña cortada en lejanos montes del pueblo, acompañado de su fiel perro malix. “Bálsamo “, como le apodamos en la comunidad, es un hombre trabajador y frente a los tiempos difíciles que viven, no se raja. Con su actitud parece decir: “al mal tiempo buena cara”.

También es tricitaxista y albañil con lo que se ayuda para sostener a su familia. Desde estas líneas de Informe Fracto, saludo a “Bálsamo” y le deseo salud, por su ejemplo de trabajo y buena persona.

Continuar Leyendo

Voz de la Península

La CODHEY supervisa hospitales públicos

Avatar

Publicado

en

A fin de documentar las condiciones de servicios públicos y proponer mejoras en beneficio de los ciudadanos, del 11 al 20 de noviembre, personal del Departamento de Supervisión Permanente a Organismos Públicos de la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Yucatán (CODHEY) visitará ocho hospitales públicos de la entidad.

En busca de posibles necesidades y áreas de oportunidad

En un comunicado, el presidente de la CODHEY, Miguel Óscar Sabido Santana, aseguró que la información recabada por el personal será procesada y, tras su análisis, se entregará a la Secretaría de Salud a manera de diagnóstico de las principales necesidades y áreas de oportunidad encontradas, a fin de que sean mejoradas las  condiciones de esos hospitales y ofrezcan un mejor servicio a los ciudadanos.

Sabido Santana ha pedido al personal de los hospitales brindar las facilidades a los Visitadores de la CODHEY, quienes están debidamente identificados, para así obtener información lo más apegada a la realidad.

La supervisión se realizará en los hospitales: General de Valladolid, Comunitario de Peto, General de Ticul, General de Tekax, San Carlos de Tizimín, Psiquiátrico de Yucatán, Materno Infantil y Agustín O’Horán en Mérida.

A propósito, en los últimos años las entidades públicas de salud han sido denunciadas por presuntos casos de negligencia y malos tratos, por lo que se ha pedido reiteradamente la intervención de las autoridades correspondientes.

Continuar Leyendo

Voz de la Península

Henequén

Carlos Bojórquez Urzaiz

Publicado

en

Hace alrededor de un mes las autoridades yucatecas hicieron saber que el henequén, la ancestral fibra dura que durante más de un siglo fijó los destinos económicos y políticos del estado, está en la mira de China, por el interés que el gigante asiático tiene en desarrollar productos amigables con el medio ambiente, y desde luego para trazar una estrategia que lo aleje del consumo de fibras sintéticas, sujetas a las oscilaciones del precio internacional del petróleo. Inclusive el titular de la Secretaria Fomento Económico y Trabajo, Ernesto Herrera Novelo, declaró en octubre pasado que han visitado Yucatán personas de China y aun de países europeos, interesadas en comprar nuestra fibra en cantidades considerables.

 El nicho de mercado se antoja sugestivo, aunque debe señalarse que la prospección se ve seriamente limitada por la capacidad productiva de henequén registrada en 2019, en cuatro mil pequeños productores, cultivando igual número de hectáreas. Estas cifras son muy similares a las que se ofrecieron en 2013, cuando la anterior administración estatal dio a conocer su programa Peso por peso, presentado en Motul. Con esperanzas de ver renacer si quiera un grano del antiguo Oro Verde, señalamos que posiblemente ese programa no hiciera resurgir los paisajes de henequén con pencas clavadas en el horizonte, ni los campesinos que se ocupan de este ramo serían redimidos por completo, después de una larga historia de explotación. En aquel año, como en este, se pensó asentar el centro de acopio de fibra dura en Motul, corazón de la ex zona henequenera desde los tiempos fieros de la dictadura de Porfirio Díaz y sus personeros yucatecos.

 Y es que el tema del henequén ofrece muchas aristas para su análisis y proyección, que no debe perder de vista el prolongado intervalo de tiempo existente entre el cultivo de un vástago y los cortes de las primeras pecas, que demora alrededor de siete años, lo que implica el pago de salarios a campesinos y demás operarios, durante más de un lustro, sin obtener ganancias. Seguramente Herrera Novelo está diseñado algún esquema económico que permita salvar este escollo, previo a la exportación de henequén a China.

De cualquier modo vale la pena recordar que la industria henequenera organizada, con antecedentes prehispánicos en cultivos y manufacturas, inició en 1830 con la formación de la Compañía para el Cultivo y Beneficio del Henequén, fundada con un capital de 7,500 pesos, dividido en 30 acciones de 250 pesos cada una y suscritas por 28 personas acaudaladas de Mérida, siendo presidente Benito Aznar y secretario Joaquín G. Rejón. Esta compañía adquirió y fomentó la primera hacienda henequenera denominada Chacsinkín, a pocas leguas de Mérida, pagando por ella la suma de 838 pesos: dos y medio reales. La primera siembra fue de 800 “mecates” (32 hectáreas). El objeto de la Compañía era “promover, aumentar y perfeccionar el plantío, cultivo y manufactura del henequén, y facilitar su expendio”, según rezaba el artículo primero de su reglamento.

A partir de aquel año la industria henequenera inició su vida organizada, nació la primera hacienda y se marcó la decisiva significación que tendría en la vida peninsular el agave yucateco. El auge henequenero, bajo el régimen de servidumbre en las haciendas,  produjo tanta riqueza como pronosticó el Obispo Leandro Rodríguez de la Gala en 1870, quien en un arranque de entusiasmo, de cara a los primeros repuntes de la fibra, llegó a aseverar que se ganaría suficiente para comprar en el exterior los alimentos que hicieran falta. Y se cumplió a pie juntillas el vaticinio del religioso, exactamente durante los estertores del porfiriato, produciendo índices que colocaron a Yucatán como el Estado con mayores exportaciones agrícolas a través del agave. Como se sabe, los frutos y el beneficio de este jugoso negocio, no tocaron a los mayas productores, ni la Revolución o la Reforma Agraria impidieron que manos sin escrúpulos acapararan las fortunas que el henequén produjo.

El actual capítulo del henequén, iniciado en el sexenio pasado y traído a de nuevo a cuento por el secretario Ernesto Herrera Novelo, tendrá que considerar que “la historia es la maestra de la vida”, para no tropezar con las mismas piedras.    

Continuar Leyendo

BOLETÍN FRACTO

RECOMENDAMOS