Conecta con nosotros

Voz de la Península

Señalan mala atención en clínica del IMSS de Progreso, piden mejorar el servicio

Lilia Balam

Publicado

en

Foto: https://yucatanahora.mx/wp-content/uploads/2020/04/imss-progreso.jpg

La estudiante Ana Laura Contreras Abad denunció públicamente que no recibió la atención adecuada en el recinto, y exigió la mejora del servicio en la Unidad de Medicina Familiar Número 2.

Mérida, Yucatán, 14 de septiembre del 2021.- La estudiante universitaria Ana Laura Contreras Abad denunció públicamente que no recibió la atención adecuada en la Unidad de Medicina Familiar (UMF) Número 2 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), ubicada en Progreso. Por ello, exhortó a que se mejoren los servicios para garantizar el respeto al derecho a la salud de la ciudadanía.

De acuerdo con la joven, los hechos ocurrieron el pasado jueves 12 de agosto hacia las 15 horas, cuando la estudiante se encontraba en un restaurante en la playa de Progreso: pisó una tabla de madera y se le clavó una astilla grande en la planta del pie. El personal del establecimiento intentó sacar el fragmento con un cortaúñas, pero Ana comenzó a sentir un fuerte dolor y le pareció que esa no era la manera de tratar la herida. Entonces le sugirieron buscar atención en la UMF del IMSS.

Acudió acompañada de su mamá. Conforme se aproximaba a la clínica, el malestar se intensificaba y se le dificultaba más caminar, pero confiaba en que le brindarían atención rápida. En cuanto llegaron, la madre de Ana entró al recinto para buscar una silla de ruedas. Tardó cerca de 15 minutos en lograr que le dieran una y no le ofrecieron apoyo para trasladar a la joven.

“Mi mamá tiene un problema de la espalda, así que no era la persona idónea para empujar la silla, pero nadie le ofreció ayuda. Con trabajo me intentó llevar a la rampa para subir al lugar, pero al llegar vimos que estaba bloqueada  porque era ‘zona de contagio’. Entonces tuve que subir los escalones y para eso, me tuve que colgar de mi mamá. Estaba la doctora enfrente de nosotras, yo prácticamente llegué gritando y en ningún momento hizo el intento por ayudarnos, solo nos observaba”, detalló la joven en entrevista.

FOTOGRAFÍAS DE ANA LAURA CONTRERAS ABAD

Ana le reclamó a la médica por no haberlas apoyado. La profesionista le contestó que “no podía tomar esa actitud”. “Prácticamente me insinuó que podía acudir a otro sitio. Me pareció horrible ese trato, porque era evidente que yo tenía mucho dolor y la doctora tenía una actitud muy indiferente”, dijo la estudiante.

Minutos después le hicieron el procedimiento a la joven. Al concluir, uno de los enfermeros le dijo que aparentemente, un pedazo de la astilla se había quedado adentro de su pie, pero “no lo habían querido sacar porque tenían que practicarle un corte y ahí no podían hacerlo”.

Posteriormente la médica le recetó un antibiótico y la vacuna antitetánica pero no mencionó nada del fragmento restante. Solamente cuando Ana le preguntó al respecto, comentó que “posiblemente” quedaba un pedazo más de madera incrustado, pero no le realizó estudios ni confirmó nada. Le recomendó esperar unos días y “si sentía algo raro”, debía checarse con un especialista.

Le indicaron que pasara a otra zona para que la inyectaran, pero luego el personal “la invitó a salir”. Ella permaneció afuera de la clínica mientras su madre averiguaba lo de la vacuna. Pasaron unos minutos y finalmente, le dijeron que no la tenían disponible y debía trasladarse a otra UMF.

Ana fue a la UMF número 59 del IMSS. Ahí tampoco contaban con la dosis, pero el personal gestionó que se le colocara una de las inyecciones para mujeres embarazadas.

Pasaron los días, pero las molestias en el pie de la estudiante no disminuyeron. El 20 de agosto acudió a la UMF número 59 y ahí, tras hacerle estudios con rayos X, le confirmaron que todavía tenía una parte de la astilla enterrada.

“La doctora también palpó mi pie y me dijo que era muy perceptible, pues se veía algo de color negro en mi pie. Me mandó a cirugía, pero la programaron hasta el 22 de septiembre, casi un mes después. Yo no podía esperar tanto, había riesgo de infección. Opté porque me retiraran la astilla en un hospital particular”, explicó.

Actualmente Ana está en recuperación y está evaluando la posibilidad de presentar una queja contra la UMF de Progreso por la mala atención y el desabasto de la vacuna, pues también supo que otros y otras derechohabientes han tenido problemas en ese recinto.

“Algunas personas que esperaban ingresar me comentaron que ese lugar ofrece mal servicio. En mi caso, me sentí revictimizada, y sí he considerado poner una queja en la Comisión Nacional de Derechos Humanos, por esa mala actitud médica. Se quedó una parte de la pieza de madera adentro de mi pie y el procedimiento ni siquiera era complicado. Se me pudo haber infectado y tener otras complicaciones”, precisó la joven.

Ana hizo un llamado a que las autoridades tomen cartas en el asunto. Recalcó que actualmente hay un déficit en el sistema de salud pública y aún falta mucho por mejorar para tener un servicio óptimo.

Cabe mencionar que la Comisión de Arbitraje Médico del Estado de Yucatán (CODAMEDY), recibió 17 quejas contra el IMSS en el 2018; 22 en el 2019; y 12 en el 2020, es decir, dicha institución ha acumulado 51 quejas en los últimos tres años. 

También te puede interesar: Alia necesita un trasplante de médula ósea, pero el IMSS se lo niega

Continuar Leyendo
Clic para comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Voz de la Península

Tras denuncia pública, investigarán protocolos de atención en la clínica del IMSS de Progreso

Lilia Balam

Publicado

en

Foto: https://www.yucatanalamano.com/wp-content/uploads/2019/05/IMSS2.jpeg

La estudiante Ana Laura Contreras Abad denunció públicamente que no recibió la atención adecuada en el recinto. El IMSS contestó que iniciará la investigación correspondiente para determinar si hubo omisiones en el protocolo del manejo médico de la joven.

Mérida, Yucatán, 15 de septiembre del 2021.- Luego de que la estudiante universitaria Ana Laura Contreras Abad denunciara públicamente que no recibió atención adecuada en la Unidad de Medicina Familia (UMF), Número 2 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), ubicada en Progreso, dicha dependencia anunció que iniciará la investigación correspondiente para determinar si existieron omisiones en el protocolo del manejo médico de la paciente.

Como se comunicó en Informe Fracto, los hechos ocurrieron el pasado 12 de agosto. La joven se lesionó: un pedazo de madera se le quedó incrustado en el pie. De acuerdo con lo que comentó en entrevista para este medio, no pudo subir con silla de ruedas al consultorio de la UMF, porque la rampa de acceso estaba bloqueada. Además, ningún miembro del personal la ayudó para subir las escaleras, a pesar de que no podía caminar bien y de que su madre, quien la acompañaba, tiene problemas en la espalda.

Por otro lado, se le quedó un trozo de la astilla en el pie, pero no le hicieron estudios para confirmar en qué condición estaba y le comentaron que “si sentía algo raro” debía acudir a los servicios de salud. La clínica no contaba con vacunas antitetánicas, por lo cual Ana tuvo que acudir a la UMF número 59, donde tampoco tenían el insumo, pero gestionaron que se le aplicara una de las dosis destinadas a mujeres embarazadas.

En ese recinto le confirmaron que sí tenía un fragmento de madera en el pie, y le programaron una cirugía para un mes después, por lo cual Ana decidió realizarse el procedimiento en una clínica particular, por temor a una infección.

Al respecto, el IMSS emitió una tarjeta informativa, en la cual confirmó que en Atención Médica Continua de la UMF número dos se brindaron servicios a Ana Laura. Sobre la vacuna, aseguró que “se le dio seguimiento” en la UMF número 59, la cual es la unidad de adscripción de la joven.

La dependencia se comprometió a realizar la investigación correspondiente a fin de determinar si hubo omisiones en el protocolo del manejo médico a la paciente. A través del documento, afirmó que velará por brindar atención “con calidad y oportunidad” a las y los usuarios.

También te puede interesar: Señalan mala atención en clínica del IMSS de Progreso, piden mejorar el servicio

Continuar Leyendo

Voz de la Península

Retrasos en proyecto de transporte en periférico: iniciará operaciones en noviembre

Avatar

Publicado

en

El proyecto fue anunciado por autoridades estatales el pasado mes de marzo, previo a las campañas electorales, y se prometió que estaría listo en verano.

Mérida, Yucatán, 14 septiembre 2001.- Aunque previo a las campañas electorales de este año, el Gobierno del Estado anunció que en verano iniciaría operaciones una nueva ruta de transporte público que recorrería el Anillo Periférico de Mérida, dicha promesa no se cumplirá: esta mañana la autoridad local anunció que ese proyecto arrancará el próximo mes de noviembre.

A través de un comunicado, el Instituto de Movilidad y Desarrollo Urbano Territorial (Imdut), explicó que el impacto económico de la pandemia del coronavirus derivó en afectaciones en las cadenas de suministro de la industria de la construcción y con ello, se demoraron algunas obras de infraestructura, y trámites administrativos ante instancias del Gobierno Federal.

También argumentó que las condiciones meteorológicas, que han generado fuertes lluvias desde mediados del mes de mayo, también contribuyeron en el retraso de las obras necesarias.

“Se ha pospuesto para el próximo mes de noviembre la entrada en operaciones la nueva ruta de transporte ‘Vaivén’, que unirá a más de 129 colonias que colindan con el Anillo Periférico de la capital yucateca”, informó.

No obstante, la dependencia estatal aseguró que la construcción de la infraestructura que se requiere para dicho proyecto avanza a buen paso y los trámites que se tienen que hacer ante algunos organismos federales, como el Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras), para la administración de los recursos que ya están en orden.  

El Imdut remarcó la importancia de que toda la infraestructura que se requiere para la operación de esta nueva ruta esté totalmente lista, porque eso representa la seguridad de las y los peatones y de quienes harán uso de este servicio.

En su comunicado, el Instituto especificó que también se registraron retrasos en los procesos normativos con Banobras, entre otras instancias del Gobierno Federal, para poder contar con los recursos y permisos, los cuales también ya fueron solventados.

De igual forma, se realizaron diversos trámites para dar cumplimiento a varias normativas, especificaciones técnicas y permisos solicitados por empresas paraestatales como Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE), los cuales ya fueron complementados, añadió el Imdut.

Todo esto ha permitido que la construcción de la infraestructura como el caso de puentes peatonales, bahías, intersecciones, nuevas laterales, paseos peatonales, isletas de acenso y descenso, así como la instalación de 68 paraderos en el Periférico, entre otros ya tenga avances visibles.

 Adicionalmente, se repavimentaron más de 10 kilómetros de las zonas más críticas del Anillo Periférico, lo cual además de beneficiar a los automovilistas que transitan por esa vía cotidianamente, también permitirá a la nueva ruta “Va y Ven” transitar de manera más segura. 

También te puede interesar: Por fin habrá una ruta de autobús que conectará el Periférico de Mérida

Continuar Leyendo

Voz de la Península

Cosas del idioma maya

José M. Tec Tun

Publicado

en

Foto de Juan Fermín Santos Cortés

Existe en los pueblos de Yucatán, un conocimiento ancestral heredado de los mayas. Me refiero a la elaboración de la cal de manera artesanal, elemento indispensable para la edificación de las construcciones que hoy admiramos en los sitios arqueológicos de: Uxmal, Chichen Itzá, Kabah, Sayil, Labnah, Ekbalam y otros. Esta pequeña nota informativa, corresponde a un ensayo realizado en 1983, cuando estudiábamos la Licenciatura en Antropología Social. En aquellos tiempos se realizaban trabajos de campo aprovechando el periodo vacacional de Semana Santa y mi equipo optó por realizar la investigación correspondiente en Espita. El equipo universitario lo conformábamos tres estudiantes, jóvenes que soñábamos con ser investigadores: Juan José Castillo Domínguez, del municipio de Abalá, Juan Fermín Santos Cortés, de Izamal y su servidor José Manuel Tec Tun. El trabajo consistió en hacer un registro de las actividades productivas de los habitantes de Espita y nos involucramos con la gente del campo, quienes amablemente nos brindaron la información requerida. Visitamos una milpa y el rancho San José Cab, a unos cuatro kilómetros de la cabecera municipal. Allá nos preguntaron si sabíamos cómo se elabora la cal y, como mostramos nuestra cara sorprendida, entendieron que simplemente no sabíamos de qué nos estaban hablando. Entonces nos invitaron a ver cómo se prepara un horno para la elaboración la cal, es decir cómo se prepara una calera. Así pudimos documentar la elaboración de tan apreciado producto. 

Después de haber tumbado los árboles para hacer una milpa, se separan las maderas gruesas y duras para elaborar la cal, luego se limpia un terreno como de dos metros cuadrados, se van escorando los troncos de manera circular, dejando un orificio en el centro de la pirámide donde será introducido el fuego, una vez levantada la pirámide de troncos, con una altura aproximada de 2 metros, se procede a escorar sobre los troncos las piedras finamente partidas, lo cual alcanza una altura aproximada de un metro. Una vez finalizada la pirámide se espera que haya un buen día, de mucho sol y viento que presagia lluvia. Entonces se le prende fuego y se espera que se consuma en su totalidad, si al caso quedaran residuos de la madera se retiran y se espera que caiga la lluvia para que “la piedra calcinada florezca y brote la cal viva”, en esos términos se expresan los que lo elaboran. También comentaban que la gente mayor conserva la creencia de que las paredes y los techos de las iglesias sólo pueden ser reparadas utilizando la cal viva porque con ese material fueron construidas.

Acompañan este texto, dos fotografías tomadas por el compañero Juan Fermín Santos Cortés. En aquellos días se usaban cámaras mecánicas, a las que se les adaptaba un flash de cubito que alcanzaba para imprimir cuatro imágenes únicamente, y se utilizaban rollos de película fotográfica para 12 o 24 imágenes. Por lo anterior, puedo asegurar que las fotos que aún conservo son verdaderas joyas históricas. 

En esta ocasión, nuestro vocabulario maya estará relacionado con el proceso de elaboración de la cal artesanal.

Foto de Juan Fermín Santos Cortés

PALABRA MAYA SIGNIFICADO
Ta’an Cal
Tóok ta’an Quemar la Cal
Kuxul ta’an, Kuxa’an ta’an Cal viva
T’ab k’áak’ Prender el fuego
Tu’upul k’áak’ Consumir el fuego
Iik’ El viento
K’a’amkach iik’ Viento fuerte
U yiik’al cháak El viento que presagia lluvia
Sujuy ta’an Cal virgen
Ch’ak che’ Cortar la madera
Yéey che’ Seleccionar la madera
Púut che’ Acarrear la madera
Tsol che’ Escorar la madera
Yéey tuunich Seleccionar la piedra
Púut tuunich Acarrear la piedra
Pa’ tuunich Romper la piedra
Ts’ej tuunich Sacar lascas de la piedra
Tsol tuunich Escorar la piedra
Tóop’ol ta’an Brotar la cal
Náaxche’, náajche’ Tizón
Táajche’ Antorcha

Han pasado 38 años de haber hecho este registro, espero que los espiteños conserven ese conocimiento ancestral y lo sigan transmitiendo a las nuevas generaciones. JMT. Mérida, Yucatán, 14 de septiembre de 2021.

Continuar Leyendo

RECOMENDAMOS