Conecta con nosotros

Voz de la Península

“Una laguna negra”: la sombría realidad de las megagranjas porcícolas en Yucatán

Lilia Balam

Publicado

en

Fotografías de Lilia Balam

El jueves se estrenará el documental “Una laguna negra”, dirigido por la cineasta Maricarmen Sordo, que plasma la lucha de la población maya de Kinchil contra la contaminación y el desequilibrio social ocasionado por las megagranjas porcícolas establecidas en esa comunidad.

Mérida, Yucatán, 5 de enero de 2021.- Todo comenzó en mayo del 2018, cuando trabajadoras y trabajadores del campo de Kinchil detectaron la desaparición de ganado. Intrigados, comenzaron la búsqueda de los ejemplares, hasta llegar a terrenos aledaños a la megagranja de cerdos de Kekén establecida en el municipio. Ahí encontraron una laguna negra.

Primero la confundieron con lodo, pero el olor era demasiado penetrante para que se tratara de eso. Desconocían su origen, pues nunca habían visto algo similar en la zona. La población de esa comunidad maya comenzó a investigar y descubrió no sólo las afectaciones al medio ambiente que ocasionaba la operación de la granja porcícola, sino las malas prácticas en las que incurría la empresa, como el despojo de terrenos.

El pueblo se organizó e inició la ardua lucha legal para resguardar sus derechos. De Toda esa batalla, así como del desastre ecológico y social causado por las megagranjas de cerdos, da cuenta el documental “Una laguna negra”, dirigido por la cineasta yucateca Maricarmen Sordo, que se estrenará el próximo jueves a las 15 horas en redes sociales. “Es un asunto bastante grave. Encontrar la laguna fue el principio de la amenaza que sintieron los habitantes de Kinchil, pero no sólo se trata de eso y de la contaminación ambiental, sino del ataque directo de la empresa al estilo de vida y a las formas ancestrales de trabajar de la población”, puntualizó la directora en una rueda de prensa.

Fotografías de Lilia Balam

Las y los protagonistas del documental son integrantes del Consejo Maya del Poniente de Yucatán Chik’in-Já, conformado para defender el territorio afectado por las granjas y las tradiciones del pueblo maya, en peligro ante el “extractivismo feroz, alentado mediante políticas de Estado”.

Carlos Yamá Ventura, uno de los miembros del Consejo, recordó que la compañía llegó a la población con promesas de empleo digno y elevar la calidad de vida de los pobladores, pero una década después sólo se ha obtenido precarización laboral, enfrentamientos por la tenencia de la tierra y contaminación grave en los ecosistemas de la zona.

Sobre este último punto, Alberto Rodríguez Pisté, otro integrante de Chik’in-Já, subrayó que la empresa sigue vertiendo aguas negras en el monte maya y en el manto freático, afectando a una de las reservas hidrológicas más importantes del país.

“El agua cristalina de los cenotes mayas se sigue manchando con excretas de cerdo, son productos tóxicos y nadie está haciendo algo para evitarlo. Nuestra naturaleza, nuestras abejas que están cerca de la granja, están siendo afectadas. Y las autoridades y directivos de la compañía saben qué está pasando”, apuntó.

En este punto coincidió Yamá Ventura, quien precisó que la contaminación de la zona ha afectado la producción de miel, con mermas del 30 al 40%. Además, aunque el estado es rico en agua, “está sucia”.

Fotografías de Lilia Balam

Las y los pobladores emprendieron por ello la batalla legal, en la que han sido testigos de distintas irregularidades por parte de las autoridades. Actualmente hay demandas contra la megagranja ante la Secretaría de Desarrollo Sustentable (SDS), la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) y la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), pero han avanzado muy lentamente e incluso algunas llegaron a tribunales mediante juicios de amparo.

Tanto Yamá Ventura como Rodríguez Pisté señalaron que el documental da voz a la población y muestra cómo tanto las autoridades como la empresa han intentado ocultar las afectaciones provocadas por la megagranja.

“La lucha sigue. Ellos le apuestan al cansancio, al desprestigio […]. Sabemos que la SDS, la SEMARNAT y la PROFEPA tratan de legitimar [a la empresa]. Pero nuestra lucha va más allá del derecho indígena contra una empresa. Está centrada contra el sistema mismo, contra el Estado. Sabemos de las relaciones de la compañía, de los tráficos de influencias en todos los niveles de gobierno. Pero corremos ese riesgo, estamos en nuestra comunidad tratando de sobrevivir, pues no nos queda de otra, es nuestra agua”, advirtió Yamá Ventura.

Finalmente, Maricarmen Sordo hizo un llamado a concientizar sobre los efectos a largo plazo que puede tener la contaminación causada por las granjas en la entidad, y la importancia de difundir obras con este tipo de temáticas para informar a las y los habitantes.

Fotografías de Lilia Balam

Cabe mencionar que la cineasta cuenta con seis años de experiencia y ha trabajado en más de 20 cortometrajes de ficción y documental, como el multipremiado “¿Qué les pasó a las abejas?”. “Una laguna negra” es la primera obra en la que se desempeña como directora.

En el documental, que dura 20 minutos, la producción está a cargo de Andrea Buenfil Sosa; producción en línea, Alberto Rodríguez; investigación y guión, Patricio Eleisegui; asistencia de fotografía, Roberto “Toby” Carvajal; sonido directo, Adriana Otero y Jason Ramno; música original, Víctor Cancino; edición y color, Jairo Mukul; asesoría legal, Eduardo Arenas; y la colaboración del Consejo Maya del Poniente de Yucatán Chik’in-Já. Se podrá ver en distintas plataformas de Internet que se pueden consultar en la página: https://www.facebook.com/Una-laguna-negra-Documental-103774351657560

También te puede interesar: Seguirá suspendida la mega granja porcícola de Homún

Bocadillos

Yucatán: polo de desarrollo científico

Rolando Bello Paredes

Publicado

en

Casi treinta años tardó Yucatán en su pretensión de convertirse en un polo de desarrollo científico. Antes de 2012, el último gobierno estatal que impulsó la investigación científica fue el que presidió el Dr. Francisco Luna Kan (1976-1982)

Nada, o casi nada, se hizo durante las administraciones públicas de Graciliano Alpuche Pinzón, Víctor Cervera Pacheco, Víctor Manzanilla Schaffer, Dulce María Sauri Riancho, Federico Granja Ricalde, y Patricio Patrón Laviada.

Durante la administración del último, y con Carmen Solís Robleda como Secretaria de Educación, se creó el Consejo de Ciencia y Tecnología de Yucatán -CONCITEY-, antecedente de la Secretaría de Investigación, Innovación y Educación Superior, establecida en el gobierno de Rolando Zapata Bello.

Durante el gobierno del Dr. Luna Kan se realizaron serios esfuerzos para promover la investigación, con la creación en la entidad de los siguientes organismos:

a). Centro Regional de Productividad del Sureste, b). Centro de Capacitación para el Desarrollo Regional del Sureste, c). Centro Regional de Capacitación Peninsular, d). Centro de Investigación Científica de Yucatán, y e). Centro de Investigación y Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional.

La autoridad ejecutiva alentó también la actividad que desarrollaban los Centro de Investigaciones Agropecuarias de la Península de Yucatán, con sedes en Muna y en Mocochá; el Instituto Nacional de Investigaciones sobre Recursos Bióticos, y la Delegación Regional del Conacyt.

En las últimas tres décadas, la obra más importante y trascendente en la materia, emprendida por el poder público en Yucatán, es sin duda el Parque Científico y Tecnológico. Su principal organizador e impulsor es el distinguido académico Raúl Godoy Montañez, quien fue Rector de la UADY, y en el que confiaron instituciones nacionales y estatales, para que la entidad sea un efectivo polo de desarrollo de la ciencia y la tecnología, que contribuya al avance social de la colectividad yucateca.

Hoy, el gobierno de Mauricio Vila Dosal ha dado continuidad, al menos, al desarrollo del Parque Científico y Tecnológico, y al Instituto de Investigación Científica y Estudios Avanzados Chicxulub  (IICEAC).

En el segundo informe “de resultados” informó que se integraron al Parque Científico y Tecnológico: a). La Litoteca Nacional de la industria de hidrocarburos, que “se encarga de investigar y desarrollar técnicas que permitan la exploración y extracción de petróleo en el país”. b). La empresa yucateca Kishur, que “combina la innovación en la agroindustria mediante el procesamiento y transformación de semillas y hojas de ramón para el desarrollo de nuevos productos y servicios agroalimentarios”.

En anteriores Bocadillos de 2018, se destacó que el gobierno de Yucatán (2012-2018) creó el IICEAC, como un órgano desconcentrado de la Secretaría de Investigación, Innovación y Educación Superior, cuyo objeto es “realizar investigación, divulgación científica y formación de recursos especializados en ciencias de la Tierra, planetarias y biológicas”.

Se localiza en el Parque Científico y Tecnológico de Yucatán y cuenta con un conjunto de laboratorios, una Litoteca y el Museo de Ciencias Chicxulub.

En el documento del segundo informe se comunicó que el IICEAC firmó convenios con el Fondo Nacional de Fomento al Turismo, para “realizar estudios de geología y geofísica en el proyecto del Tren Maya”. Los tramos en lo que sea trabaja son: Tramo 3: Calkiní-Izamal; Tramo 4: Izamal-Cancún; y, Tramo 5 Cancún-Tulúm.

El IICEAC realiza, desde diciembre último y hasta el presente mes de febrero, sendos seminarios de investigación, como: “Chicxulub, estudios del anillo de picos”, “Cuenca de impacto Chicxulub, plataforma de Yucatán: secuencia carbonatada paleógena, pozo Yaxcopoil-1”, “Detección de riesgos someros con atributos sísmicos en el Complejo Cantarell”, “Estimación de propiedades petrofísicas a escala sísmica usando redes neuronales”, “Análisis de núcleos de la secuencia carbonatada Cretácica, pozo Yaxcopoil-1, Chicxulub”.

En su portal, el IICEAC informa que “los programas de investigación Chicxulub comprenden un amplio espectro multidisciplinario, que incluye estudios en la península de Yucatán y Golfo de México. Los programas de investigación y construcción de los laboratorios forman parte de la colaboración institucional con las instituciones de investigación y educación superior, en particular con la Universidad Nacional Autónoma de México y la Universidad Autónoma de Yucatán, en el marco de los programas de cooperación nacional e internacional, los planes de desarrollo peninsular y el sistema de investigación e innovación SIIDETEY

Cuenta con el Museo de Ciencias Chicxulub, en cuyas salas se recorren los “hallazgos y estudios – como el hallazgo de una delgada capa de arcilla condujo a identificar la frontera entre las eras del Mesozoico y Cenozoico y el paso de la era de los dinosaurios a la era de los mamíferos”.

El IICEAC dice que “el elemento que une los diversos campos de investigación es el impacto Chicxulub. Los estudios sobre el cráter Chicxulub, formado hace 66 millones de años en la plataforma de Yucatán, han ampliado las líneas de investigación en ciencias planetarias, paleontología, geofísica, geología y geoquímica, las cuales recientemente convergen – complementando y ampliando – las misiones planetarias en el sistema solar”.       

Publica trimestralmente una “Gaceta Chicxulub”, en la que, por ejemplo en el V3-4/2020, se señala que “como parte de las acciones el Consorcio de Universidades por la Ciencia, del cual el IICEAC es parte, ha construido una red de colaboración nacional e internacional. Su programa de conferencias ha permitido analizar y discutir diferentes temas y estudios, incluyendo vacunas, migración, cambio climático, extinciones e innovaciones y desarrollos tecnológicos. El uso de las capacidades de telecomunicación ha sido fundamental para este programa y los ciclos de documentales de divulgación y otras actividades en la red de colaboración”.

Para el establecimiento del IICEAC el gobierno yucateco firmo un convenio con la Universidad Nacional Autónoma de México. Su director es el Dr. Jaime Urrutia Fucugauchi, ingeniero geofísico, especialista en Paleomagnetismo y Geofísica Nuclear, y ha realizado estudios sobre la extinción de organismos, impactos meteóricos y en especial sobre el cráter de Chicxulub.

La coordinación de las actividades del IICEAC está a cargo de la Secretaría de Investigación, Innovación y Educación Superior, específicamente de la Dirección General de Investigación e Innovación, encabezada por el Ing. Ricardo Bello Bolio.

Así las cosas, el Parque Científico y Tecnológico y el Instituto de Investigación Científica y Estudios Avanzados Chicxulub, constituyen indiscutibles polos del desarrollo científico de Yucatán.

El segundo “de resultados”. Con nuevas reglas, comparecieron ante diputados locales, varios secretarios de despacho para el análisis del segundo “de resultados”. Las informaciones periodísticas  del martes 23, resultaron insuficientes para saber si funcionó o no el nuevo sistema de comparecencias. Destaco tres datos expresados por los secretarios del Ejecutivo:

1. Seguridad Pública. Que el programa “Yucatán Seguro” tiene un “atraso de tres meses”, pero  no se proporcionó más información para saber en qué consiste el retraso, qué no se hizo y cómo afecta a la sociedad (La Jornada Maya).

En el documento del segundo informe, el Ejecutivo tampoco proporcionó información suficiente del avance de Yucatán Seguro. Dijo que “al cierre del 2020, ya se han comprometido los 2,620 millones de pesos en acciones concretas para reforzar la seguridad en Yucatán. No dijo nada más.

2. Educación. Que el 60% de los estudiantes sigue en clases a distancia, los demás serán “invitados a reincorporarse cuando todo se normalice” (Diario de Yucatán).

Es grave la tranquilidad de la expresión. En enero se informó que la actual matrícula escolar en educación básica y media superior, fue de 507 mil 298 alumnos. Según el dicho secretarial, casi 203 mil estudiantes no siguen el ciclo lectivo, sin que la autoridad haga algo para rescatarlos del abandono escolar, y se limitaría a “invitarlos”, hasta que “todo se normalice”. Y nadie sabe hoy cuándo se retornará a alguna normalidad.

3. Ingresos. Nuevas cifras de los ingresos en 2020. Que “cayeron” y “bajaron” un total de 20 mil 570 millones de pesos (Informe Fracto).

En un informe gubernamental reciente se dijo que el total de ingresos del estado en 2020 fue de 38 mil 239 millones 561 mil 607.58 pesos. La Ley de Ingresos del estado para el ejercicio fiscal 2020 previó ingresos por un total de 44 mil 096 millones 239 mil 578 pesos. Quiere decir, según las cifras oficiales, que dejó de percibir un total de 5 mil 856 millones 677 mil 971 pesos.

Ahora se dice que hubo menos ingresos, por alrededor de 20 mil millones de pesos.

Campaña. El alcalde de Mérida ya está en campaña, con el anuncio de su programa “Computadora en casa”. El programa pretende imitar al de Bienestar Digital, emprendido por el gobierno de Rolando Zapata Bello (2012-2018), pero en realidad es una burda y mala copia. Bienestar Digital entregaba a estudiantes una laptop sin costo alguno para los padres de familia y para aquéllos. Ahora se haría con crédito y subsidio. “Computadora en casa“, además, llega tarde para ser de utilidad a los alumnos meridanos.

La regidora Alejandrina León Torres calificó como “sospechosa, la implementación del programa Computadora en Casa, a prácticamente dos meses de las campañas electorales” (Por Esto! 24 febrero 2021).

Plan de hoy. En otro capítulo-boletín (25 febrero 2021) de la historia del plan de “mejora a la vialidad” que informa del inicio de la “repavimentación de 10 kilómetros críticos del Anillo Periférico de Mérida”, reitera lo dicho en el quinto capítulo-boletín (14 febrero 2021), que invertirá 50 millones de pesos.

Violaciones a la ley. La Secretaría de Administración y Finanzas (SAF) y la Secretaría General de Gobierno (SGG) cometen violaciones a la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública del Estado de Yucatán, al no dar respuesta a una solicitud de información pública formulada por los Bocadillos. En efecto, el 18 de enero de 2021, se pidió información del gasto de propaganda gubernamental pagada a los periódicos Diario de Yucatán, Por Esto!, Novedades Yucatán, y La Jornada Maya, durante el año 2020.

Más de un mes después, SAF y SGG aún no dan respuesta al cuestionamiento, a pesar de que la ley obliga a responder en un plazo que “no podrá exceder de diez días hábiles”.

A pesar de la opacidad gubernamental, ya se sabe que el gobierno del estado gastó en 2020 un total de 152 millones 478 mil 308.43 pesos, en el rubro de comunicación social, no obstante que el presupuesto le autorizó gastar 131 millones 350 mil 276 pesos. Se excedió en 21 millones 128 mil 032.43 pesos (ver Bocadillos, “Gasto público yucateco en comunicación social”, en Informe Fracto, 13 febrero 2021).

En su informe anual, la presidente del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales, expresó: “La opacidad no debe adueñarse del espacio público” (Excélsior, 24 febrero 2021).

Es una consigna que las autoridades gubernamentales deben repetir una y otra vez hasta aprenderla de memoria, al menos, la Secretaría de Administración y Finanzas y la Secretaría General de Gobierno del Ejecutivo yucateco.

Cuenta pública 2019.Mexicanos contra la corrupción y la impunidad” aporta en una investigación, “El primer año de AMLO y la ASF: 100 mil millones de pesos en irregularidades”, entre otros datos, los dos siguientes:

        1. “En su revisión del primer año de gobierno de Andrés Manuel López Obrador, la Auditoría Superior de la Federación ha identificado 100 mil 914 millones de pesos de recursos federales que fueron usados irregularmente y que deben ser aclarados o devueltos”.

        2. “En cuanto a los principales responsables de estas irregularidades, la mayor cantidad, 55 mil millones, se concentra en el dinero federal transferido a los gobiernos locales”.

Entre los estados que tienen “irregularidades en gasto federalizado”, se encuentra Yucatán, con 371 millones de pesos. Algo tendrá que informar la autoridad financiera y administrativa de Yucatán.

Ad litteram. En la novela de Frank McCourt, Las cenizas de Ángela:

        – “Los parroquianos de la taberna están hablando del terrible estado del mundo y de cómo, en nombre de Dios, pudo escaparse Hermann Goering del verdugo una hora antes de que lo fueran a ahorcar. Los yanquis están declarando allí en Nuremberg que no saben cómo tenía escondida esa pastilla el hijo de puta nazi. ¿La llevaría en el oído?, ¿en la nariz?, ¿en el culo?”.

Continuar Leyendo

Crónicas de La Colonia Yucatán

El Cuyo, clave para el desarrollo de las empresas madereras (IV)

José Antonio Ruiz Silva

Publicado

en

La muerte de Molas

Sobre Molas, el periodista Luis Ramírez Aznar publicó estos últimos comentarios: “El mismo viajero menciona que al cruzar de Cabo Catoche a Contoy, Isla Mujeres y Cancún se embarcaron en Cozumel tocando la punta Norte (hoy se llama Punta Molas y bajando llegaron al rancho “San Miguel “que administraba Vicente Albino, que fuera empleado de Miguel Molas, según se supo en Yalahau, que fue el primer refugio de Molas al ser perseguido, con su mujer y sus hijos.”

“Y pasados los años, fue que se decidió por continuar en el área de la costa, pero en tierra firme. Cuando Stephens lo buscaba, como había tratado de encontrar a los descendientes de Jean Lafitte en Dzilám, supo que había muerto Miguel Molas cuando retornaba de Chemax hacia costa, a nivel de Tancah y Paamul siendo sepultado en el monte por el indígena que lo acompañaba, quién avisó en su rancho de Tacná a sus jóvenes hijos, quienes fueron por el cadáver, y cuando los trasladaban al rancho San Fernando (supuestamente en tierra firme, en tierras de Tizimín) por la vía de Tancá- El Cuyo por mar, zozobró la canoa, y el cuerpo cayó al agua hasta el fondo del mar. Ésta fue la versión que los hijos de Molas dieron a Stephens. Supo además que el hijo mayor estaba también complicado con las actividades de su padre. Añade Stephens que ese hijo mayor era tuerto y el ojo sano mostraba también una afección. Estuvo cinco días en Tulum y les sirvió de guía el hijo menor de Miguel Molas que tendría unos veinte años. Esto sucedía en 1842 y el multicitado Miguel había muerto en plena selva en 1841, cuando ya era anciano enfermo.

Coinciden esos datos con los del heroico coronel Santiago Molas Virgilio, cuya madre doña María Incolaza había enviudado y que nació en 1819, y era casi de la misma edad que el hijo menor de Miguel Molas. ¿Sería el padre de don Sebastián, don José Antonio Molas, catalán como Miguel, un hermano venido de España desde el año de 1795?”

“Don Justo Sierra O’Reilly, al referirse al informe que Molas hace de El Cuyo, comenta “… y con razón dice cosas muy buenas de El Cuyo, pero se han omitido las difusas relaciones, conducentes únicamente a sus intereses particulares…Stephens vio en Yalahau, Quintana Roo a piratas retirados de sus acciones, dedicados a cultivar la tierra como lo estuvo Miguel Molas. De allá que se le llamara “el pirata Molas”, tema que inspiró a José González Avilés, quién por años vivió en Tacna y Paamul.”

Actualmente Punta Molas es un punto que marca el extremo norte de la isla de Cozumel en el vecino estado de Quintana Roo. En ese lugar hay un antiguo faro y unas playas maravillosas que invitan a ser visitados por quienes llegan a la isla, aunque el camino por alguna razón, si bien es transitable todo el año, no está bien pavimentado y se encuentra rodeado de vegetación propia del trópico.

Se comenta que desde este punto, los antiguos mayas podían ver la formación de las tormentas y en la actualidad los visitantes pueden observar desde el faro el paso de los grandes cruceros y yates que llegan a la isla por el norte del canal de Cozumel.

Asociación de Cronistas e Historiadores de Yucatán A.C.

Continuar Leyendo

Voz de la Península

Martha exige justicia para su hija María Pilar, víctima de feminicidio

Lilia Balam

Publicado

en

FOTOGRAFÍAS DE LILIA BALAM

Antes de quitarle la vida a María Pilar, su victimario la violentó física y psicológicamente. Martha Canché, madre de la joven asesinada, exige un castigo justo para el feminicida. También quiere recuperar a su nieta y nieto.

Mérida, Yucatán, 25 de febrero de 2021.- A simple vista, parece sencillo el altar que custodia una de las pocas fotos que Martha Canché tiene de su hija, María Pilar. Pero las flores y las velas fueron elegidas con esmero para honrar la memoria de quien se convirtió en una víctima más de feminicidio en Yucatán. Frente a la ofrenda, la madre de la joven ultimada expresó que quiere recuperar a su nieta y nieto, y también exigió un castigo justo para el asesino.

FOTOGRAFÍAS DE LILIA BALAM

W.B.M.B., quien cometió el delito, era la pareja de María Pilar, a la que violentaba física y psicológicamente. Como es usual en los casos de violencia de género, él no se portaba agresivamente cuando la relación inició en el año 2016.

María Pilar, la menor de tres hermanos, tenía 17 años cuando fue con su familia a un baile porque le gustaba escuchar música. Ahí conoció a W. y comenzaron un noviazgo. Aunque el sujeto aparentemente trataba “normal” a la joven, a su madre no le daba “buena espina”.

Intentó aconsejar a su hija al respecto, pero eso generó conflictos en la familia. Pasados dos meses de relación, la adolescente se mudó con el individuo a casa de su suegra, en el fraccionamiento Santa María Chuburná. Posteriormente tuvieron una hija. Sin embargo, cuando ésta tenía ocho meses, el hombre las sacó a ambas de la casa en la que vivían.

“Ella me habló por teléfono una noche, había frío. Me dijo que estaba en la calle y le habían tirado todas sus cosas. Las fui a buscar y se quedaron en mi casa nueve meses. Luego me dijo que iba a rentar una casa y se fue, no me dijo si iba a regresar con él. Después me enteré que eran pareja otra vez”, relata la madre de María Pilar.

Esta situación es común en los casos de violencia de género, de acuerdo con especialistas como Leonor Walker, quien describió el llamado “círculo de la violencia”. Cuando la mujer se encuentra inmersa en ese ciclo, cree que la conducta del maltratador depende de su propio comportamiento, se siente responsable e intenta cambiar al agresor. Sus expectativas fracasan, y ella se siente mal por no poder romper con la relación y por las acciones que emprendió para intentar detener la violencia.

Volviendo al caso de María Pilar, a partir de que regresó con su pareja, su madre, para evitar problemas con su hija, trató de no hacer comentarios sobre la relación. Pero cuando visitaba a la joven, sentía tensión en el ambiente. Además, uno de los hijos de Martha, Iván, con quien María Pilar se llevaba muy bien, le contaba que su hermana era maltratada.

“Me decían que a mi hija le pegaba ese señor [W], pero yo le preguntaba a ella y nunca me decía nada. Pero mi hijo Iván sí me decía que la golpeaba. Y el señor lo sacaba de su casa para que no se metiera a defender a su hermanita. Le dije a mi hijo que mejor no lo hiciera, porque ese señor andaba con un cuchillo todo el tiempo y podía lastimarlo”, cuenta Martha.

En ese lapso, María Pilar comenzó a trabajar para mantener a su bebé, pues W. no permanecía en ningún puesto y lo poco que ganaba, lo destinaba al consumo de drogas. Nada desanimaba a la joven, vendía comida o preparaba pan de elote para comercializar. Después encontró trabajo en restaurantes del barrio de Santiago y de la Macroplaza. Martha optó por visitarla en esos sitios y no en su casa, para no generar discusiones con el sujeto.

En el 2019, la pareja tuvo a su segundo hijo y María Pilar se dedicó con más ahínco a obtener ingresos. De acuerdo con sus vecinas, la joven generalmente salía a trabajar y el resto del día lo pasaba en su casa con el bebé y la niña. No solía platicar con otras personas. Aunque W. también era muy reservado, los vecinos varias veces atestiguaron los pleitos e incluso que lo arrestaran por los episodios de violencia familiar.

En marzo del año pasado, antes de que iniciara el confinamiento por la pandemia de Covid-19, Martha fue a visitar a su hija, pero de nueva cuenta la habían sacado de la vivienda. “Me dijeron que se había ido con los niños porque su suegra se los quería quitar. En ese momento no supe qué hacer, pero pensé que a lo mejor ella estaba en un lugar donde la trataban mejor, pues en esa casa le pegaban, le jaloteaban el pelo. Y todo eso sus hijos lo veían”.

Planeó buscar a la joven, pero la contingencia sanitaria no le permitió hacer mucho. Además, en ese entonces la pareja de Martha enfermó gravemente, por lo que ella se tuvo que mudar a un lugar cercano al centro hospitalario donde lo atendían. Aunque falleció al poco tiempo, Martha no regresó inmediatamente a su vivienda. Aparentemente, durante ese lapso la familia de W. le dijo a María Pilar que su madre había muerto.

“Hace unos días sus vecinas me dijeron que la llevaron a una tumba vacía. Después mi hijo Iván me fue a buscar a la casa de siempre, pero como yo vivía cerca del hospital, no me encontró. Seguramente también pensó que era cierto que estaba muerta”, explicó Martha.

La mujer tenía intenciones de visitar a la joven pronto. Y aunque escuchó noticias del asesinato, ocurrido el pasado viernes, no pensó que se tratara de su hija María Pilar. Se enteró hasta el lunes, cuando se lo comentó una de las personas con las que labora haciendo trabajo doméstico.

FOTOGRAFÍAS DE LILIA BALAM

“Yo ya sabía que mataron a una muchacha, pero no imaginé que fuera ella. Cuando me lo dijeron me puse a temblar. No sé ni cómo, pero logré llegar a mi casa, hablé con una de mis vecinas y ella contactó a un licenciado. Nos fuimos a la Fiscalía y ahí me dijeron que ellos sabían que María Pilar no tenía mamá. Y yo dije, pues ya estoy aquí”, recordó.

De hecho, en el lugar ya se encontraba uno de los tíos paternos de la joven, quien también pensaba que Martha había fallecido. Finalmente, la mujer pudo realizar los trámites y recuperar el cuerpo.

Temía no contar con el dinero suficiente para cubrir los gastos funerarios, pero recibió apoyo de la Comisión Ejecutiva Estatal de Atención a Víctimas (CEEAV). De igual forma, vecinos de Santa María Chuburná y asociaciones feministas le donaron 3, 500 pesos.

Aunque a Martha todavía la agobia el dolor por la pérdida de su hija, está sacando fuerzas para luchar por su nieta y su nieto, quienes actualmente se encuentran con la abuela paterna.

“No sé cómo están. Quiero recuperarlos. Semanalmente lavo, plancho, hago dulces, queso napolitano. A mis nietos no les va a faltar nada. Yo voy a sacarlos adelante, yo los voy a crecer, conmigo van a tener paz, tranquilidad, lo que no tuvieron antes por ver puros pleitos y que golpeen a su mamá”, aseguró Martha con la voz quebrada.

FOTOGRAFÍAS DE LILIA BALAM

Exigió también un castigo justo para el feminicida, pues teme que si lo liberan pueda dañar a otras mujeres y ocasionar dolor a más familias. “Solo quiero que hagan justicia”, exclamó.

Como se comunicó en Informe Fracto, el sujeto fue detenido el pasado viernes tras asesinar a María Pilar. El lunes, el Juzgado de Control del Primer Distrito Judicial del Sistema Penal ratificó como legal el arresto e impuso prisión preventiva oficiosa al imputado. Hoy se llevará a cabo la audiencia de vinculación a proceso.

Este el primer feminicidio que se registra en 2021. El año pasado fueron asesinadas 10 mujeres. Sólo seis casos se tipificaron como feminicidios. 

*Si tú o alguien que conoces vive una situación de violencia de género, puede acudir a la Secretaría de las Mujeres (SEMUJERES), para recibir asesoría. Calle 14 núm. 189 x 17 y 19, Col. Miraflores, C.P. 97179, Mérida, Yucatán
(999) 923 3711, 924 0221, 928 7219 Ext. 229

También te puede interesar: Ya arrestaron al feminicida de María Pilar: permanecerá en prisión preventiva

Continuar Leyendo

RECOMENDAMOS