Conecta con nosotros

Arte y ciencia

América Latina, la región más afectada del mundo por COVID-19

Avatar

Publicado

en

Foto: https://blog-dialogoafondo.imf.org/?p=13241

La región más afectada del mundo por la pandemia de COVID-19, con un índice de 4.34 millones de contagios y cerca de 182 mil decesos, incluso una tasa mayor, que la presentada por Estados Unidos, es América Latina y el Caribe.

Los países de América Latina y el Caribe, se convirtieron en el territorio con mayor cantidad de contagios al sumar 4 millones 340 mil 214. Siendo la primera vez que la cifra de infecciones en la región sobrepasa la de América del Norte, que acumula 4 millones 330 mil 989 casos.

En Norteamérica los casos corresponden mayormente a Estados Unidos, el país más afectado del mundo, con 4.2 millones de contagios y cerca de 150 mil muertes; que a pesar de las cifras estadísticas que registra, no logra superar en decesos al antiguo continente, con 207 mil 933 decesos.

También te puede interesar: América sin una estrategia clara en tiempos de Covid-19

Arte y ciencia

Voces Verdes, una referencia en la literatura de Yucatán

Indalecio Cardeña Vázquez

Publicado

en

Mira Cardeña, ven a ver esto –me dijo Roger Cícero Mac Kinney, una de las tardes que acudí a visitarlo en su casa de Itzimná, a mediados de la década de 1990. El poeta se acercó a la ventana norte de su biblioteca, en la segunda planta de su casa, y extendiendo su brazo izquierdo para apuntar con la mano, me mostró entre las ramas de la buganvilia que se abrazaba al protector de su ventana, un nido con una tortolita encamada en él.

Aquí vienen siempre, les gusta hacer su nido ahí –añadió mientras se retiraba de la ventana y yo me acercaba a ella para mirar mejor aquella ave.

El aroma del café que él había preparado, llenó la estancia mientras lo servía.

Ya está listo el café, ven –me dijo, y la tarde transcurrió como otras muchas veces que tuve la oportunidad de acudir a visitarlo, entre la plática acerca de la ciudad que fue creciendo, los mayas, sus artículos literarios publicados, el cenote del parque de Itzimná, las antiguas familias de esa colonia, sus proyectos de escritura y editoriales, los poetas de Yucatán, nuestras familias, mi actividad de escritura, los grupos literarios que hubo en Mérida y por supuesto, sus memorias de Voces Verdes, sus recuerdos de cada uno de sus integrantes, entre otros tantos tópicos que hablábamos.

Y es que en los comienzos de la década de 1950, la literatura en Yucatán parecía debilitarse. En 1951, varios jóvenes con inquietudes literarias se reunieron y fundaron un grupo: “Voces Verdes”, que se mantuvo activo hasta 1953, lapso durante el cual editaron también una revista que tuvo el título del grupo.

Voces Verdes lo formamos Alberto Cervera Espejo, Fernando Espejo Méndez, Raúl Renán, Alberto Peón Solís, Jorge Rosado Torres y yo, éramos tan diferentes en estilos, pero eso enriquecía nuestra escritura –me decía.

Hoy, Voces Verdes es un mojón en la historia de la literatura de Yucatán, un antecedente que renovó en su momento el quehacer literario de esta región, y que estuvo en contacto con escritores importantes de su tiempo. Las siguientes líneas, una síntesis biográfica de cuatro de ellos, fueron tomadas de la página web Yucatán Literario.

ALBERTO CERVERA ESPEJO.- (Mérida, Yucatán, 1929–1985) Abogado, poeta, periodista y hombre de teatro. Nació y murió en Mérida. Fue director de los suplementos culturales “Letras Yucatecas” del Diario del Sureste y “Artes y Letras” de Novedades de Yucatán. Entre su bibliografía destacan los títulos: Lección y ejemplo de Juárez (1968), La obra legislativa del Gral. Salvador Alvarado en Yucatán (1972), Reflexiones sobre el teatro experimental (1973), El Teatro de la Revolución en Yucatán (1973), Poemas, versos y otros fantasmas (1977), Tres en un acto (1977), Cuando despierten los hombres mayas (Poema, 1978), Corriendo telones (ensayos teatrales), Poemas de sangre y amistad (1980), De sangre y amistad (Homenaje 1987) y Las Cantinas de Mérida. En 1979 recibió la Medalla Yucatán.

ROGER CICERO MAC-KINNEY.- (Mérida, Yucatán, 1929–2015) En 1963 ganó los IX Juegos Florales de la ciudad de Mérida, Yucatán. En 1965 representó a Yucatán en el Ciclo “Poesía Nueva de México” auspiciado por la Secretaría de Relaciones Exteriores. Su obra está reseñada en los libros: 53 Poetas del Sesenta y Ocho Mexicano (1972), Historia de la Literatura en Yucatán (1981), La voz ante el espejo (1995) y Yucatán en el tiempo (1998). Parte de su producción poética son los siguientes títulos: Poemas de tierra y sangre (1960); El indio, el amor y el mar (1962); Canto en acción de gracias (1969); Sonetos y reflexiones después de la lluvia (1979); Correa Rachó: tiempo de liberación (1987); El fraude burlado (1985); Los Juegos Florales de Mérida de 1903 a 1992 (1992); Los poemas mayas (1995) y Las esferas del canto (1997). En 2004, publicó La Casa, prosa autobiográfica, y en 2006 Otra vez La Casa, una continuación del primer libro.

RAÚL RENÁN.- (Mérida, Yucatán, 1928–México D.F. 2017) En 1956 se trasladó a Ciudad de México, donde estudió teatro y literatura en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Publicó en diversos periódicos y revistas: México en el Arte, Vuelta, México en la Cultura, Sábado de Unomasuno, Revista de Poesía de la UNAM, y Páginas (Instituto de Cultura de Yucatán). Su obra literaria comprende cuento, poesía y ensayos. Está incluido en Poesía erótica mexicana 1889-1980 en 2 tomos, recopilada por J. Levi (Edit. Domés, S. A. 1982); Minimalism in mexican poetry 1900-1985 (Tooth of Time Books, Santa Fe, New Mexico, 1988); Antología poética sobre el Quijote, (Museo iconográfico del Quijote. Fundación Cervantina Eulalio Ferrer, 1989); Anuario de poesía 1988-1989 y Anuario de poesía 1990 (INBA). Parte de su obra literaria, son los siguientes títulos: Lámparas oscuras (haiku), 1976; Catulinarias y sáficas (selección) 1979; El Tucán de Virginia, 1981; De las queridas cosas, 1982; Pan de tribulaciones, UAM-Azcapotzalco, 1984; Los urbanos, 1988; Viajero en sí mismo, 1991 y Los niños de San Sebastián, 1986; relatos. En 1992, recibió junto con Roldán Peniche Barrera, el Premio Antonio Mediz Bolio. Igualmente le fue otorgada la Medalla Yucatán y recibió reconocimientos del INBA/UAM-Azcapotzalco, la Universidad de Querétaro y del Instituto de Literatura de Guadalajara.

FERNANDO ESPEJO MÉNDEZ.- (Mérida, Yucatán, 1929–2007) Fue secretario de redacción y director del suplemento cultural del Diario del Sureste. Se dedicó a la publicidad y a la dirección cinematográfica. En esta actividad obtuvo distinciones tales como el “Premio Hollywood Annual Award” y el “León de Plata” del Festival de Cannes. Fue director general de la compañía “Cine Creativo”. En 1984, fue finalista para el premio “Xavier Villaurrutia”. En 1987 recibió la Medalla Yucatán, y en 1993, la medalla “Eligio Ancona”. Salvador Novo lo incluyó en su obra Mil y un sonetos mexicanos (Ed. Porrúa, 1963). Parte de su obra poética son los siguientes títulos: La flauta de la caña, 1960; Como un antiguo caracol, 1978; La flauta y el caracol, 1984; Mérida poro por poro, 1992; Un salitre lejano, 1993, y Cal y canto, 1993.

También te puede interesar: El ladrón de la combi, Fuente Ovejuna mexicana, una tragicomedia real con espíritu griego

Continuar Leyendo

Arte y ciencia

A propósito de mi padre

Carlos Bojórquez Urzaiz

Publicado

en

Viene a cuento mi padre, con su presencia necesaria, a través de la revisión de un fragmento poético que reza:

Viejo de la barba blanca,
que contemplándome estás,
desde tu marco de bronce,
En mi mesa de pensar…

Siempre regresa con esa imagen venerable, en su inerte retrato, precisamente cuando el ego trata de subyugarme queriendo hacerme olvidar que nadie surge por generación espontánea, sino que resultamos de las semillas que nos dieron luz en el camino. Y eso que conmigo mi padre invirtió todos sus esfuerzos de madurez tranquila, con tal de verme con el alma libre y hablar palabras fieras, con esa magia que le venía de leer todas las tardes a Thomas Mann a quien recordaba por sus profundas reflexiones sobre el alma europea, durante la primera mitad del siglo XX.

Seguramente él es quien ha hecho más justicia conmigo, pues estoy seguro que por dejar de lado sus intereses propios y consagrar su vida y la pureza de su alma, repleta de errores, errores que no viene al caso recordar, mereció el cielo y un abrazó a las estrellas brillantes.

Una tarde cualquiera, dolorosa como ninguna que recuerde, supe que estaba cada vez más enfermo por la terquedad de no guardar los controles que le impuso el médico, y desde entonces lo miraba triste con los años graves que ayudaban poco a su restablecimiento. Recuerdo que en esa época se enfundó en un overol azul celeste y sentado en su sillón de lectura combinaba el cigarrillo sin boquilla que le había prohibido el doctor, con una taza de café amargo o a veces con unos tragos de ron. Fueron los años en que me incorporé al ritual de cigarrillo y del café con él, con mi madre y otros familiares. Sin embargo, desde esos tiempos reconocía -y ahora lo reconozco más- que mi padre fue un hombre que portó “… la honradez en la médula, como lleva el perfume una flor, y la dureza de una roca.” No poseía más bienes que la certeza del amor que le teníamos, mientras todos estábamos seguros de que viviría poco ya que tenía tan quebrantada la salud que ninguna esperanza era posible.

Aparte del dolor que causó su tristísimo fallecimiento, aquel vacío que dejó entre nosotros me dictó muchas lecciones, acaso la más profunda fue no haberle pagado en vida la deuda por todo lo que hizo por mí, y si bien aprendí a venerarlo no lo amé bastante por no entender adecuadamente las razones de su vida. Duele no haberle dado las gracias cara a cara por su legado, y duele mucho más reconocerlo.

Por ese hecho, y debido a otras muchas razones, en la actualidad expreso gratitud a mis familiares y amigos a quemarropa, sin ambages, pues agradecer en vida lo que nos brindan los otros no es más que un acto de elemental justicia, una pizca de afecto indispensable. Y además de contar con el favor de mis familiares, recuerdo que José Martí recomendaba cultivar la amistad, bajo el siguiente tenor: “… y no está demás en el mundo lleno de maldad, buscarse amigos.” Muchos escaños de la vida los atravesé con la ayuda de mis amigos que no son sino otra manera de decir familia. Y entre ellos, destacan los honrados maestros que me guiaron en busca del bien común.

Continuar Leyendo

COMUNICADO

Charla Literatura salvaje – 100 años de Bukowski

Avatar

Publicado

en

La Feria Internacional de la Lectura Yucatán, perteneciente a la Universidad Autónoma de Yucatán, se une a la editorial Anagrama para la presentación de la charla Literatura salvaje – 100 años de Bukowski, en la cual destacadas personalidades del ámbito literario conversarán en torno al legado de una de las figuras más influyentes de las letras contemporáneas.

Los participantes para esta charla conmemorativa son:

Mariana Hernández (MX)

Conductora de radio y televisión en el ámbito cultural y musical por más de 20 años. Ganadora del Premio Nacional de Periodismo 2014. Autora del libro de entrevistas Neurosis, sustancias y literatura: 21 conversaciones con escritoras y escritores más o menos jóvenes.

Ángel Tijerín (ES)

Librero. Propietario de la librería especializada en el movimiento beat On The Road, en Barcelona, España.

Bernardo Esquinca (MX)

Escritor y periodista. Su obra incluye novela, cuento y ensayo y mezcla los géneros policiaco, fantástico y de terror. Obtuvo el Premio Nacional de Novela Negra en 2017.

Carlos Velázquez (MX)

Escritor. Su obra incluye varios libros de cuentos y de crónicas. Escribe la columna “El corrido del eterno retorno” en el suplemento El Cultural del periódico La Razón.

Los invitamos a seguir la transmisión especial este sábado 15 de agosto a las 12 h. a través de los siguientes enlaces: https://www.facebook.com/EdAnagramaMX/ y https://www.facebook.com/lafiley/

Continuar Leyendo

BOLETÍN FRACTO

RECOMENDAMOS