Conecta con nosotros

Arte y ciencia

Esclavos negros en el Caribe: deuda histórica de Nuestra América

René Villaboy

Publicado

en

Es bien conocido que el ingreso, a gran escala, de cientos de miles de negros arrancados de África respondió directamente a la demanda de mano obra de una economía extractiva que se consolidó; por disposición de las potencias europeas colonizadoras, en todos los rincones de América.  Ya sea en el trabajo minero como en el desarrollo de la plantación extensiva de productos agrícolas, muy solicitados en Europa, los africanos esclavizados tuvieron un peso fundamental. De modo que el sistema colonial descansó en muchas regiones del continente en los brazos de los esclavos africanos.

La fuerza de la esclavitud negra cobró una magnitud descomunal particularmente en las colonias del Caribe, el sur de los actuales Estados Unidos y en las zonas litorales y portuarias de la América continental. La prosperidad de los territorios americanos, que comenzaban a explotarse por las potencias europeas desde el siglo XVI, dependía de la explotación de los recursos naturales con que contaban las colonias: tierras y minerales, fundamentalmente. En las Antillas, la población aborigen fue prácticamente extinguida por la brutalidad del trabajo forzado, en unión de otros factores asociados a la conquista: enfermedades, promiscuidad sexual, suicidios, depresión y muchas otros. Por lo cual el Caribe se convirtió en un gran receptor de fuerza de trabajo esclava para la economía plantacionista que se desarrolló en la mayoría de sus islas.

La posterior ocupación por parte de Inglaterra de una buena parte de las Antillas, asoció directamente el trabajo esclavo al desarrollo del capitalismo. Al decir de autores como el historiador y político de Trinidad y Tobago, Dr. Eric Williams, el sistema capitalista fue alimentado lascivamente por la esclavitud y solo cuando éste cobró fuerza le dio la muerte a la más cruel de las explotaciones humanas.  De modo que los capitales provenientes del tráfico y la utilización de los esclavos financiaron la revolución industrial inglesa y el avance capitalista en una buena parte de Europa.

Por otro lado, en las regiones continentales, si bien se contaba con una masa indígena considerable, la necesidad del traslado de las mercancías hacia los puertos de embarque, la agricultura de subsistencia montada en función de la economía minera y el trabajo en los obrajes demandaron gran cantidad de esclavos africanos. Para fundamentar la realidad de que hombres “cristianos y blancos” sometieran al trabajo esclavo a sus semejantes negros se elaboraron diversas teorías que amparaban la desigualdad racial como un hecho natural y divino.

España no podía incursionar ni -mucho menos-sostener el tráfico negrero. En primer lugar, se encontraba el hecho de la famosa división papal del mundo y el Tratado de Tordesillas de 1494, que otorgaban a los portugueses el dominio sobre las costas occidentales africanas. En segundo orden, la trata requería de embarcaciones, hombres y otros recursos de los cuales la corona hispana no disponía, a pesar de la explotación de las colonias americanas. Por ello, la monarquía española comenzó a otorgar los denominados “asientos´´ mediante los cuales particulares o compañías se comprometían con el gobierno español a suplir con negros africanos las carencias de mano de obra que existían en las posesiones de América.

La cuestión de los asientos en América fue motivo de rivalidades entre Francia, Inglaterra, Holanda y otros países, mientras que para España constituyó un mecanismo de presión en las relaciones internacionales de la época.  Las sucesivas guerras que enfrentaron a tales estados consideraron la cuestión de la trata como uno de los puntos neurálgicos de disputa y reconciliación. Sin entrar en la historia del deplorable comercio esclavista, es necesario apuntar que la compraventa indiscriminada de esclavos africanos atrajo a Nuestra América, y también a aquella que no es nuestra, miles de seres humanos víctimas del más lucrativo negocio de la era colonial. Solo en período de menor entrada, de 1521 a 1550, el cálculo más fiable, el de Philip D. Curtin, reporta un total de 15.000 negros desembarcados en Hispanoamérica, y para los años que van de 1551 a 1595, la cifra se eleva sólo a 36.300 individuos. En 1789 el tráfico negrero fue liberalizado, mediante cédula real española, se autorizó a hispanos y extranjeros introducir africanos en las indias, utilizando algunos puertos tales como La Habana en Cuba, San Juan en Puerto Rico y Puerto Cabello en Venezuela. Ello coincidió con el vertiginoso aumento del tráfico mercantil entre América y Europa, a partir de la sustitución del ciclo minero por la expansión de la producción de productos agropecuarios y materias primas, durante todo el siglo XVIII. Por todo lo cual América asimiló un grupo humano sometido a la más inferior de las condiciones.

El esclavo, calificado como mercancía y propiedad, soportó todo tipo de excesos por parte de sus dueños. Durante más de tres siglos la esclavitud se consolidó como una de las instituciones del sistema colonial hispano-portugués, siendo el plano económico uno de sus sostenes más importantes. Sin embargo, los esclavos demostraron en no pocos momentos su inconformidad con su condición y mediante rebeliones o el refugio en Palenques, Cumbes y Quilombos muchos pretendieron conquistar su libertad. Libertad que fue negada durante siglos y que fue  desde entonces una de las grandes deudas sociales  de Nuestra América.

Pasión por el lenguaje

¡Cuidado con la concordancia!

Idalia Cabrera

Publicado

en

No tener en cuenta la concordancia obligada entre sujeto y verbo (en cuanto a número y persona) puede dar lugar a malentendidos. Una amiga me comentó lo siguiente: “Fuimos al cine con mi novio”. Llena de curiosidad le pregunté:

¿Ustedes dos y quien más?

Nadie, solo él y yo.

Pero ocurre que la forma verbal “fuimos” está conjugada en primera persona del plural. En tal caso el sujeto está omitido, y es “nosotros”, de ahí la pregunta de quién, además de ella, fue al cine.

Para una formulación correcta de la frase, si el hablante persiste en omitir el sujeto, podría resultar así: (Yo) Fui al cine con mi novio. (Primera persona del singular, y el verbo en singular).

Otra variante sería un sujeto compuesto: Mi novio y yo fuimos al cine. (Sujeto compuesto de tercera persona del singular –él, mi novio– y primera persona del singular –yo- y el verbo en plural).

Cuidado, amiga que has cometido un error sintáctico que debes resolver; si me dices “Vamos con ni novio a comer”, me voy a dar por invitada.

También te puede interesar: Pasión por el lenguaje

Continuar Leyendo

Arte y ciencia

Genera gran preocupación la misteriosa muerte de cientos de elefantes en Botsuana

Avatar

Publicado

en

Un informe habla de 356 muertes de elefantes, aunque por ahora no se han confirmado todas.

La misteriosa muerte de al menos 275 elefantes en el delta del Okavango, en el norte de Botsuana, mantiene intrigados a conservacionistas y científicos, informaron las autoridades. Los decesos, que en contraste los conservacionistas cifran en más de 300, han ocurrido sin violencia y sin que se hayan podido atribuir a ningún veneno conocido o enfermedad.

“Hemos recibido un informe sobre la muerte de 356 elefantes, y hasta ahora hemos confirmado la muerte de 275 paquidermos”, señaló el director de Parques Nacionales y Vida Silvestre de Botsuana, Cyril Taolo. “La causa de su muerte está siendo determinada. El ántrax [o enfermedad del carbón] está excluido. Tampoco se sospecha de los cazadores furtivos, ya que los animales fueron encontrados con sus colmillos” agregó.

El gobierno de Botsuana informó en un comunicado emitido este jueves que las investigaciones respecto a la muerte sin explicación de los elefantes aún están en proceso. Por su parte, el Ministerio de Medio Ambiente puntualizó que muestras de los restos de los animales se estaban analizando en tres laboratorios de Zimbabue, Sudáfrica y Canadá.

Elefante débiles, letárgicos y desorientados

La ONG conservacionista Elefantes Sin Fronteras (EWB, por sus siglas en inglés) afirmó que en sus sobrevuelos han encontrado que elefantes de todas las edades están muriendo. Al 25 de mayo habían contabilizado 169 paquidermos muertos, y al 14 de junio otros 187.

La organización estima que la muerte de alrededor del 70 por ciento de ellos se remonta “a aproximadamente un mes, mientras que la muerte del 30 por ciento restante parece más reciente, entre un día y dos semanas”.

“Varios elefantes vivos que observamos parecían débiles, letárgicos y demacrados. Oros parecían desorientados, con graves dificultades para caminar y presentaban signos de parálisis parcial o de cojera “, indicó el director de EWB Mike Chase, quien agregó que “se observó a un elefante caminando en círculos e incapaz de cambiar de dirección pese a que otros miembros del rebaño lo alentaban”.

Por su parte, el biólogo Keith Lindsay, especialista en la preservación de la fauna, señaló que los paquidermos parecen haber “muerto repentinamente en algunos casos”. “Los restos que estamos analizando son de elefantes que cayeron sobre su esternón mientras caminaban, lo que es muy inusual”, explicó a la agencia de noticias AFP.

Los conservacionistas han criticado la lenta respuesta de las autoridades de Botsuana, país que alberga alrededor de 130,000 elefantes en libertad, un tercio de la totalidad de la población de paquidermos en África.

También te puede interesar: Nacen ocho crías de lobo mexicano, especie en peligro de extinción

Continuar Leyendo

Etnografía

Cuidado de la riqueza artesanal del oriente yucateco

Carlos E. Gómez Sosa

Publicado

en

Las artesanías son una de las múltiples manifestaciones de la cultura maya. Representan la actividad mediante la cual los pueblos mesoamericanos expresan su concepción de la belleza, en lo ritual y lo profano, a través de objetos efímeros o perdurables. Las artesanías son una expresión fundamental de la cultura maya yucateca. Esta actividad se realiza, generalmente, en unidades familiares o grupales de producción, en el interior de las comunidades rurales y urbanas de la entidad.

Es necesario reconocer el papel relevante de la producción artesanal en nuestro estado, pues representa la continuidad de una tradición cultural y, al mismo tiempo, una alternativa económica para el ingresó familiar. En Yucatán, las artesanías representan un importante ingreso para la economía familiar de quienes están dedicados a la producción de diferentes tipos de piezas. Se  calcula que actualmente existen 15,000 artesanos, en su mayoría mayas, dedicados a esta actividad en diferentes géneros artesanales

Entre estos géneros podemos destacar algunos por su tradición, y otros por el número de familias que lo trabajan.  Una región donde existe una riqueza de géneros artesanales es el oriente de Yucatán: bordados, en Temozón; talabartería y joyería, en Valladolid; tallado de piedra y tejido de Henequén, en Tixhualactún; tejido de bejuco y bordados, en Ebtún; tallado de madera, en Chemax y Pisté; elaboración de hamacas, en Chichimilá y Tekóm; así como alfarería, en Uayma, como los más representativos

En Valladolid, se concentran hoy día los artesanos para comercializar sus productos; pero, lamentablemente, continúan exponiendo sus trabajos a la interperie, exponiéndose a los problemas del tiempo y a las quejas de los empresarios locales; situación que generó, por varios años, su expulsión del parque, así como el decomiso de sus productos.  

Por otra parte, algunos géneros artesanales presentan limitaciones para su desarrollo: descapitalización, falta de promoción, carencia de instrumentos de trabajo; en otros, como la talabartería y la joyería, actividades que han dado renombre a Valladolid, cabe vez son menos los artesanos dedicados a esta actividad, pues los pocos que trabajan hoy día tienen problemas por la escases y carestía de su materia prima.    

En el caso de Valladolid, será necesario impulsar acciones para contribuir al fortalecimiento de las artesanías con un verdadero programa integral; no solamente atendiendo los problemas de comercialización, sino las condiciones en que trabajan; es necesario fortalecer los diversos géneros artesanales, desde una perspectiva de su origen y su importancia dentro del patrimonio cultural de Yucatán, resaltando primordialmente que se trata de una producción respetable, digna y constitutiva de nuestra identidad.

Una contradicción absurda: a pesar de la enorme riqueza de productos artesanales en la región (9 diferentes: bordado, hamacas, tallado de piedra y madera, joyería y platería, talabartería, alfarería, tejido de henequén y bejuco), son desconocidos en los mercados locales, y mucho más en los nacionales e internacionales, en comparación con la cantidad de artesanías de otros estados que inundan la zona arqueológica de Chichen Itzá.

Asimismo, existe una total desvalorización hacia el arte popular por parte de nuestra sociedad.  La falta de promoción en las artesanías del oriente del estado, ha generado cambios en la utilidad de los productos. Asimismo, hasta ahora no se cuenta con un diagnostico actual sobre la problemática de los diversos géneros artesanales en el oriente del estado, que permita orientar interinstitucionalmente programas, proyectos y acciones encaminadas a su desarrollo.

Por eso, las pocas acciones realizadas por las instituciones hacia el trabajo artesanal han sido de manera dispersa y aislada, desvirtuando, en algunos casos, el trabajo artesanal, por lo cual se considera importante generar foros de expresión sobre la problemática artesanal con los diversos grupos de productores con el fin de generar acciones incluyentes de coordinación que permitan apoyar realmente el trabajo artesanal acorde con las expectativas sociales y culturales en el oriente de Yucatán.

También te puede interesar: Ba´ax pasa brother

Continuar Leyendo

RECOMENDAMOS