Conecta con nosotros

A propósito de…

La danza de las vacunas

Cristina Martin Urzaiz

Publicado

en

A propósito de las vacunas, otra vez. Al momento de escribir esta columna se habían aplicado más de un millón 800 mil en todo el país, la mayor parte de ellas, 860 mil, de Astra Zéneca, se destinaron a personas de la tercera edad. En el municipio de Ecatepec, Estado de México, donde actualmente se registra el mayor número de contagios, se aplicarán 200 mil de la china CoronaVac.

Además, 464 mil de los más de 665 mil trabajadores de la salud, es decir 70 por ciento, recibieron ya la segunda dosis de Pfizer-BionTech.

Son tantas las versiones, las especificaciones para su conservación, su origen, el lugar donde se envasan, el precio por unidad, el tiempo que debe pasar entre la primera y la segunda aplicación para y hasta las reacciones adversas que resulta confuso distinguir cuál es cuál.

Un hecho es indudable: en materia de vacunas el acaparamiento de las grandes potencias es la constante. Podríamos decir que al grito de “sálvese quien pueda”, 10 países se quedan con el 80 por ciento de la producción. Por ejemplo, Canadá tiene aseguradas más de 9 dosis por cada habitante, mientras que 100 de los países más pobres no cuentan con una sola.

Si lo redujéramos a un modelo muy localizado, resultaría absurdo que, en una colonia, dos familias almacenaran 8 de cada 10 de estos medicamentos, mientras los contagios continuaran imparables alrededor, especialmente cuando la relación con los vecinos es inevitable y frecuentemente aparecen nuevas cepas del virus.

Encerrarse en una casa atiborrada de vacunas, mientras fuera los demás enferman o mueren no parece una estrategia muy inteligente, porque ni siquiera sabemos si van a ser útiles en el futuro, frente a una enfermedad que plantea más dudas que certezas, dado el poco tiempo que lleva entre nosotros.

Aunque casi todos los días nos enteramos de nuevas versiones, citamos aquí algunas de las que llegarán a nuestro país: las de origen chino CoronaVac, envasada en Hong Kong, y CanSino, de una sola dosis que cuesta 4 dólares y se envasará en Querétaro. México contrató 32 y 35 millones de dosis respectivamente, hasta el momento. Aseguran los fabricantes que su efectividad es mayor al 85 por ciento en ambos casos.

La rusa Sputnik V, desarrollada por el Centro Gamayela, se conserva a temperaturas entre 2 y 8 grados. La primera y segunda aplicaciones tienen diferente fórmula, aunque ambas consisten en fragmentos del virus atenuado, a fin de que el organismo humano desarrolle anticuerpos para combatirlo, con un 92 por ciento de eficacia. En algún momento, se criticó que era la más barata y por eso el gobierno de nuestro país decidió adquirirla, pero no es así, su precio es de unos 10 dólares.

De la Pfizer, de origen estadounidense y alemán, aunque se envasa y distribuye desde Bélgica, nuestro país apartó 34.4 millones de unidades, pero la entrega se detuvo por el bloqueo que realizaron algunos países europeos, para satisfacer su demanda interna primero. Cuesta 19.5 dólares la dosis y promete una protección del 85 por ciento tras la primera aplicación y hasta 94 por ciento cuatro semanas después de la segunda.

Astra Zéneca, elaborada por la Universidad de Oxford en el Reino Unido, tiene un costo de entre 3 y 4 dólares, ofrece una efectividad de más del 85 por ciento. México recibirá la sustancia activa para elaborar y envasar 77.4 millones de dosis.

Las anteriores son las marcas que el gobierno mexicano ha contratado hasta el momento; sin embargo, cada día surgen nuevas marcas: Moderna, de Estados Unidos, cuya efectividad es de 95 por ciento y debe conservarse a menos 20 grados, con un costo de 25 dólares la dosis; las autoridades de salud estadounidenses acaban de autorizar la producción de Johnson y Johnson.

Debo mencionar el caso de Cuba que, una vez más, demuestra que su apuesta en favor de la salud y la educación es un gran acierto. Cuenta con 4 prospectos, el más avanzado se llama Soberana 02, desarrollado por los laboratorios estatales Biocubafarma, que se declaran listos para producir 100 millones de dosis, casi 10 veces la población de la isla.

Hasta aquí la información que, en este caso, servirá solamente para saciar nuestra curiosidad porque, no importa si te repugna la comida china o rechazas todo lo que suene a gringo o adoras el vodka. En cuanto te convoquen, te apresurarás para llegar a tiempo, te formarás, esperarás el tiempo necesario y recibirás, agradecido, la vacuna que te toque, porque significará que esta devastadora experiencia se acerca a su fin. ¿O me equivoco?

A propósito de…

Los ciudadanos inermes frente al bombardeo electoral

Cristina Martin Urzaiz

Publicado

en

A propósito del inicio de las campañas políticas para la llamada “madre de todas las elecciones” dado el número de posiciones en disputa, cabe preguntarse si habrá un ciudadano, independientemente de sus preferencias, que se sienta contento con la apabullante cantidad de mensajes de partidos y candidatos.

Desde el domingo pasado, cuando se dio el banderazo de comienzo de la contienda y hasta el 6 de junio, fecha de las elecciones, los mexicanos seremos objeto de un bombardeo constante de la publicidad de una serie de personajes que ni siquiera nos atañen. Sólo como ejemplo, esta mañana, en un corte del noticiero que escucho habitualmente, nos endilgaron – a mí y a muchísimos radioescuchas – un anuncio de una candidata a diputada en Toluca, una entidad en la que no radico.

No hay forma de salvarse. Si optas por las transmisiones en línea, en el momento de ingresar al sitio, te hacen escuchar las vaguedades, frases huecas, lugares comunes y, sobre todo, mentiras, de aquellas agrupaciones a las que, este año, el Instituto Nacional Electoral, les entregará más de 7 mil 200 millones de pesos.

Durante las semanas previas, tuvimos que zamparnos a los mismos de siempre, aquellos que dejaron al país en las condiciones de pobreza, desigualdad, inseguridad, corrupción y enfermedad, asegurando que ellos sí tienen la receta. Lo menos que podemos preguntarnos es: ¿Si saben cómo, por qué no lo hicieron cuando tuvieron la oportunidad?, ¿Será porque hacerlo perjudicaría sus intereses económicos de grupo y personales? ¿O bien porque lo último que les interesaba era el bienestar de los habitantes?, ¿Por qué, entonces, habría de importarles ahora?

De acuerdo con los elementos a nuestro alcance, hasta este momento, la contienda radicará en ataques contra la actual administración y ocurrencias sin fin de una gran cantidad de improvisados en materia política para armar espectáculos de acuerdo con la calidad de los aspirantes: promotoras de concursos de belleza, cantantes, actores de telenovelas en decadencia, algunos deportistas.

La mentira como estrategia publicitaria es la premisa. No importa cuanta incongruencia se despliegue en los promocionales, siempre que su cantidad alcance para aturdir a los posibles electores. Por ejemplo, la repetición hasta la náusea de consignas “pseudo feministas” mientras se impulsan como candidatos a los prototipos del machismo.

Un candidato a diputado inicia su campaña saliendo de un ataúd, en un gesto incomprensible, a menos de que se trate de la metáfora de todos aquellos políticos que parecen regresados del más allá, ¿habrá alguno al que traicione el subconsciente y empiece su periodo de promoción surgiendo de un bote de basura o de algún sitio todavía más escatológico?

Y todo ello en una danza de los millones, como si fuéramos un país sin carencias, donde los habitantes gozaran de tranquilidad económica y tuvieran garantizada la satisfacción de sus necesidades. Los partidos gastan en banalidades y lo hacen a manos llenas.

Los ciudadanos los financiamos, sufrimos las consecuencias de su ambición ilimitada, observamos su pretensión de engañarnos y, además, estamos expuestos a su bombardeo propagandístico.

Afortunadamente, hay muchos buenos libros pendientes de leer, muchas excelentes películas y un montón de series por ver en sitios a los que todavía no alcanzan esos mensajes.

Continuar Leyendo

A propósito de…

¿Y tú, ya te vacunaste?

Cristina Martin Urzaiz

Publicado

en

A propósito de las intensas jornadas de vacunación anti COVID en la Ciudad de México, la fecha con mayor número de aplicaciones, hasta el momento de escribir esta columna, fue el pasado martes 30, con una cifra récord de 84 mil 500 personas. Tema casi único en las conversaciones de las últimas semanas, no solamente entre los llamados “adultos mayores”, sino entre gran parte de la población, pendiente de la inmunización de los padres, los abuelos, los tíos.

El lenguaje social y los sentimientos de los ciudadanos parecen transformarse en función de la cercanía del tratamiento. La vista de las primeras aplicaciones a los trabajadores de la salud el 24 de diciembre aportó un incipiente viso de esperanza, tras una “cuarentena” que amenazaba con convertirse en permanente. Luego, el inicio del proceso masivo para los mexicanos de más de 60 años, el 15 de febrero, aportó certeza respecto a la posibilidad de regresar a lo que consideramos normal.

La manera de saludarnos también se modificó en estos meses. Del “ya llegaron las primeras vacunas”, “ya están vacunando al personal médico o – como se repitió hasta convertir la frase en lugar común – a quienes se encuentran en el primer frente de combate”; al “ya casi nos toca”, “ya vienen por Xochimilco”, “seguro que nosotros seguimos, porque estamos aquí junto”, “¿empezaron en Contreras o en Milpa Alta?”, “la próxima semana inician en nuestra alcaldía”.

Fue hace menos de dos meses, en los primeros días de febrero, cuando desesperábamos por incluir nuestros datos en la página de registro que abrió la Secretaría de Salud, porque resultó insuficiente frente a la demanda. Preguntas como “¿alguien ha tenido éxito con el registro?”, “¿hay alguna manera de agilizar el trámite?, llenaban las redes sociales. La mayoría de las respuestas eran en sentido negativo, pero los triunfos esporádicos daban ánimo para intentarlo en los horarios más descabellados “yo lo logré a las 3.40 de la madrugada”, aseguraba un perseverante usuario.  “A las 7 am registre a mis papás, mis tíos y mi abuela”, fue un comentario que provocó envidia al 90 por ciento de los contactos de una afortunada cibernauta.

Como nunca en el pasado, conocemos las marcas, características, porcentajes de eficacia, lapsos entre una y otra inyección, país de origen, laboratorios de procedencia. Un diálogo común en estos tiempos, impensable dos años atrás, puede ser: “¿qué vacuna te tocó?”, “me tocó la rusa, la Sputnik V, yo quería la Cansino porque es única dosis, aunque la Pfizer tiene mayor porcentaje de protección”.

En las últimas semanas prácticamente en todas las conversaciones aparece la palabra “vacuna”, en especial entre los habitantes de más de 60 años: abundan las selfies de personas con cubrebocas a las que les clavan la jeringa en el desnudo brazo izquierdo, las crónicas de vacunación, los intercambios de datos en cuanto a las sedes, los horarios, las recomendaciones, los documentos necesarios.

De acuerdo con una notoria mayoría de opiniones recabadas en esta Ciudad de México, debo reconocer que mi experiencia fue asombrosa. La Universidad Autónoma Metropolitana–con la generosidad que les es característica a las instituciones de educación superior en esta ciudad, la UNAM; el IPN, la Salle y en el país – nos ofreció su campus Xochimilco a miles de afanosos solicitantes de la inyección salvadora – la primera dosis–que invadimos su campus durante una semana, en un flujo constante de satisfechos integrantes de “la tercera edad

Puedo dar testimonio de la eficacia del procedimiento: Decenas de voluntarias y voluntarios amables y atentos, de jóvenes médicas y médicos empáticos y profesionales, de enfermeras y enfermeros cordiales y eficientes. Todos ellos dispuestos a repetir las mismas indicaciones cada 20 minutos sin perder la afabilidad; de escuchar las preguntas una y otra vez y hasta de reírse con algún chistecillo que– estoy segura – escucharon docenas de veces. A pesar de la multitud, transcurrieron unos 40 minutos desde mi entrada a la universidad hasta que salí.

El cuidado en los detalles era evidente: la entrega de una botellita de agua a cada “candidato”, sin importar que el cubrebocas o la careta impidiera beberla ahí mismo; las banderitas de diferente color para marcar el rumbo del trámite; la accesibilidad de los espacios. Este elemento no lo consideraron en todas las entidades, a juzgar por una fotografía de Puebla, donde familiares y policías cargaban a una persona en silla de ruedas para subir algunos tramos de escaleras, ¿ignoran que la movilidad de las personas disminuye con los años?

En Morelos el desorden y la incertidumbre han marcado las jornadas. Quienes se registraron nunca recibieron el aviso respecto a fechas y ubicaciones y hubo filas desde la madrugada en las entradas de las sedes que se difundieron de boca en boca, sin saber si era el correspondiente. En Cuernavaca, las formaciones de automóviles se prolongaban hasta varios kilómetros de la autopista.

Aquí, en la capital, para el 4 de abril, todos los sexagenarios y más contaremos con la primera dosis y en tres alcaldías: Tláhuac, Iztacalco y Xochimilco, terminaron ya con el refuerzo. A diferencia de otras entidades, no hubo vacunación en el automóvil, para evitar la idea de ciudadanos de primera y de segunda y, sobre todo, a fin de mantener en observación a los vacunados durante 20 minutos, para actuar de inmediato en caso de alguna reacción adversa.

¿Y tú, ya te vacunaste?

Continuar Leyendo

A propósito de…

El impacto de COVID tras 365 días del cierre de las aulas

Cristina Martin Urzaiz

Publicado

en

A propósito del “aniversario” de la declaración de emergencia en el país con motivo de la pandemia de Covid 19, empezamos a conocer algunos datos respecto a la afectación de este cambio de vida en los más jóvenes, los estudiantes de los distintos grados, desde los niveles de preescolar hasta los universitarios que debieron abandonar las aulas hace un poco más de 365 días.

El Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática presentó los resultados de la Encuesta para la Medición del Impacto de Covid-19 en la Educación 2020, de donde se desprende que de los más de 54 millones de mexicanos en rangos de edad de 3 a 29 años, 33 millones 635 mil 316, estuvieron inscritos en el periodo escolar del año correspondiente, en tanto 20 millones 627 no.

738 mil 394 mil alumnos no concluyeron el ciclo escolar, las cifras más altas de deserción corresponden a los niveles secundaria y medio superior. Más de 400 mil alumnos refirieron como causa de la suspensión, la pandemia de Covid 19.

En cuanto a los dispositivos electrónicos para continuar con la educación a distancia, más de 25 millones de educandos utilizaron un teléfono inteligente, 7 millones y medio una computadora portátil y más de 5 millones y medio televisiones digitales o pantallas. También se usaron computadoras de escritorio y tablets, en menor medida.

Casi 18 millones de encuestados por el INEGI contaron con un dispositivo electrónico en casa, aunque debieron compartirlo con otros miembros de la familia; en tanto que casi 11 millones aseguraron que el aparato era exclusivo. En contraste, unos 800 mil alumnos carecieron de los dispositivos y se vieron en la necesidad de pedirlos prestados o rentarlos en algún establecimiento.

A la pregunta de si alguna persona de la vivienda los apoya en sus actividades escolares, cerca de 23 millones respondieron afirmativamente y casi 10 millones negativamente. De acuerdo con los datos de la encuesta, la ayuda disminuye mientras el nivel escolar aumenta, lo cual es lógico.

En lo referente a quién presta el soporte en la educación, 17 millones 200 mil señalan a la madre y dos millones y medio más a hermana, prima, abuela, tía. En tanto que poco menos de dos millones cuentan con la asistencia del padre y un millón más de hermano, primo, abuelo o tío. La ayuda por parte de las mujeres de la familia alcanza los 19 millones 700 mil, mientras que la de los hombres llega apenas a 3 millones a nivel nacional.

De los 33 millones 635 mil 216 estudiantes mexicanos, más de 30 millones están inscritos en escuelas públicas y 3 millones 609 mil 904 en privadas, una relación cercana a uno de cada 10.

Los niños llevan más de 365 días encerrados en casa y aunque es prematuro establecer el nivel de afectación en lo emocional y lo educativo, se puede adelantar que las repercusiones serán directamente proporcionales a la situación económica de las familias. Habrá, claro, algunas excepciones a consecuencia de un férreo compromiso y una ardua tarea de acompañamiento familiar en el proceso de aprendizaje, pero esos casos, lamentablemente, no cambiarán la relación numérica de esta ecuación.

Continuar Leyendo

BOLETÍN FRACTO

RECOMENDAMOS