Conecta con nosotros

A propósito de…

Para Rosario Castellanos, vivimos en una cultura programada por los hombres cuyas reglas debemos poner en duda siempre

Cristina Martin Urzaiz

Publicado

en

A propósito del nonagésimo sexto aniversario del nacimiento de la escritora Rosario Castellanos el 25 de mayo, es necesario reconocer que muchas de sus ideas respecto a la situación de las mujeres mexicanas son vigentes y es pertinente rescatar su obra como una forma de encontrarla y encontrarnos en sus palabras, ya que dedicó gran parte de su vida a entender “El Eterno Femenino”, como tituló su pieza teatral.

Para recordarla en esta fecha, el Museo de la Mujer transmitió en línea la conferencia de la escritora poeta y cuentista Rocío García Rey, doctora en Letras de la UNAM: “Rosario Castellanos, una mujer que supo latín”, título que refiere al ensayo literario de la chiapaneca, “Mujer que Sabe latín,” satirizando el dicho popular “Mujer que sabe latín no encuentra marido ni tiene buen fin”, por la creencia de que el conocimiento debería ser exclusivo para los hombres.

Durante la charla, García Rey expuso que en la novela autobiográfica “Balún Canán”, describe las dos visiones del mundo que descubrió en su natal San Cristóbal de las Casas, siendo ella integrante de una familia cafetalera, privilegiada, mientras la mayoría de los habitantes indígenas estaban destinados a la pobreza, la marginación y al servicio de los blancos.

Encontró que la inequidad imperaba también en la relación entre los hombres y las mujeres. Cuando niña–afirmó la ponente–se dio cuenta de que sus padres preferían a su hermano varón, quien ocupaba un lugar privilegiado e intuyó que al morir él siendo niño, “sus padres hubieran preferido que fuera ella quien hubiera muerto”, por lo que vivió el resto de su vida con una suerte de “culpa del sobreviviente

También consideró que Rosario Castellanos vivió en profunda tristeza y la escritura llego a ser el gran refugio que la pudo cobijar. Citó una frase de la poesía “Autorretrato” donde dice: “Sería feliz si supiera cómo

A lo largo de su vida, Castellanos profundizó en la situación de las mujeres y en 1950 presentó su tesis de maestría con el título “Sobre cultura femenina”, donde expone cómo las mujeres eran percibidas como menores de edad por los hombres y reflexiona en el papel marginal que se les atribuye en la cultura; como prueba cita una frase del filósofo Arthur Shopenhauer quien sostenía que las mujeres son toda su vida “verdaderos niños”.

Pero no era el único, ideas de ese tipo se repetían por lo que Castellanos aseguraba que el mundo estaba altamente programado por hombres europeos. México – sostenía la escritora – es heredero de la cultura europea de los Siglos XV y XVI y una serie de civilizaciones con sello fuertemente patriarcal.

 Escribió que, a su regreso a Chiapas: “se me rebeló el hecho de que he nacido para ejecutar órdenes, como si nunca hubiera hecho otra cosa, como si nunca hubiera sido maestra en la universidad

En “Mujer que sabe latín,” valora la necesidad de construir otro tipo de relaciones entre hombre y mujer, porque “Nada esclaviza tanto como esclavizar. Nada produce una degradación mayor en uno mismo que la degradación que se pretende infringir a otro

Rocío García Rey hizo una invitación a las jóvenes feministas a leer para contar con un marco teórico. Qué tal – propuso – si le decimos no a las redes sociales por un par de horas y nos acercamos al libro de ensayos “Juicios Sumarios” de Rosario Castellanos. Subrayó la urgencia de encontrar otras posibilidades de convivencia y de vernos a nosotras mismas.

Por lo pronto, yo acepté esa invitación y estoy releyendo “Bella dama sin piedad y otros poemas”. Justamente encuentro “Autorretrato”, donde señala que sería feliz si supiera cómo, “Es decir, si me hubieran enseñado los gestos, los parlamentos, las decoraciones. En cambio, me enseñaron a llorar. Pero el llanto en mí es un mecanismo descompuesto y no lloro en la cámara mortuoria ni en ocasión sublime, ni frente a la catástrofe. Lloro cuando se quema el arroz o cuando pierdo el último recibo del impuesto predial”

Como Rosario Castellanos encontró refugio en la escritura, fue una creadora fecunda. En sus 49 años de vida escribió 11 libros de poesía, 3 de cuento, 4 de ensayo, uno de artículos periodísticos, 3 novelas y una obra de teatro; de tal forma que tenemos mucho material para recordarla en estos días cuando estaría cumpliendo 96 años.

A propósito de…

La consulta popular, una oportunidad de avanzar en nuestros derechos ciudadanos

Cristina Martin Urzaiz

Publicado

en

A propósito de la consulta que tendrá lugar el próximo domingo con la finalidad de determinar si es pertinente revisar los actos y decisiones de quienes gobernaron nuestro país en los últimos 30 años, me parece que los ciudadanos estamos frente a la posibilidad de trascender la democracia representativa y tomar la responsabilidad de participar en un ejercicio nuevo y poderoso.

Más allá de las críticas puntuales respecto a la redacción de la pregunta, el costo o los, a mi juicio excesivos, requisitos para que nuestra resolución se convierta en un ordenamiento para las autoridades, tenemos frente a nosotros la oportunidad de hacerle saber a quienes gobiernan y gobernaron, lo que queremos, mediante un ejercicio avalado por los Tres Poderes de la Unión, con todo el peso de la institucionalidad.

Estoy segura de que la mayoría de los mexicanos – independientemente de nuestro punto de vista frente a la actual administración – desearíamos llamar a cuentas a quienes ocuparon la Presidencia de la República en los pasados sexenios a fin de que respondan por todo el daño acumulado en contra de este país y sus habitantes.

Me parece que una muy reducida porción de la sociedad podría defender la acción de – citados en orden cronológico y no por la magnitud de la afectación causada – Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo Ponce de León, Vicente Fox Quezada, Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto, cuyos actos de gobierno han perjudicado y seguirán perjudicando a varias generaciones de mexicanos.

La pregunta a la que deberemos responder: ¿Estás de acuerdo o no en que se lleven a cabo las acciones pertinentes con apego al marco constitucional y legal, para emprender un proceso de esclarecimiento de las decisiones políticas tomadas en los años pasados por los actores políticos, encaminado a garantizar la justicia y los derechos de las posibles víctimas?, fue elaborada por la Suprema Corte de Justicia, con intención de mantenerla dentro del marco legal. Es cierto que la redacción es ambigua; sin embargo, es la única opción institucional que tenemos los ciudadanos, en este momento, para decirles a esos expresidentes que nos mantendremos firmes en la demanda de que enfrenten las consecuencias de sus actos.

La lista de sus agravios en contra de la sociedad mexicana es enorme y tal vez resulte redundante repetirlos. Lo que no estaría de más, es insistir en que la forma en que dirigieron al país para convertirlo en un negocio privado para ellos, sus socios y sus amigos, sin importar cuántos millones de personas verían canceladas sus posibilidades de lograr una vida mejor, cuántos cientos de miles perderían la vida, cuántos tendrían que abandonar sus comunidades, cuántos pasarían años, lustros, décadas, buscando a sus familiares desaparecidos, debe tener consecuencias.

Es indispensable que sepan que esta vez estamos dispuestos a reclamarles por quienes padecen hambre, quienes lloran a sus muertos sin saber por qué murieron, quienes viven cada segundo de su vida esperando el regreso de un ser querido, quienes remueven la tierra en busca de restos y siempre los encuentran porque nuestro país, todo, es un camposanto, aunque casi nunca sean los de aquel a quien buscan.

El Ejército Zapatista de Liberación Nacional sorprendentemente llamó a participar y a responder SI. Explicó en su comunicado: “Quienes allá arriba, en los partidos de ‘oposición’, se resisten a la consulta, no solo temen lo que de ella se siga; también les aterra que las víctimas recuperen sus demandas del uso ruin y perverso que la ultraderecha hace de su dolor”

Expresa el EZLN: “el dolor no debe ser negocio electoral, y menos para fines tan mierdas como que regresen al gobierno quienes son algunos de los principales responsables de la violencia y que antes solo se dedicaron a acumular paga y cinismo”

Se entiende su enojo porque si alguien sabe de dolor, de marginación y de despojo en México, son los grupos indígenas. Ellos que viven cotidianamente la explotación, el saqueo de sus recursos naturales, la depredación del medio ambiente con el que han tenido una conexión vital y la violencia o el genocidio cuando se oponen. Todo en nombre de la ganancia económica para unos cuantos que integran la cofradía con la cual actuaron Salinas, Zedillo, Fox, Calderón y Peña.

Hagámosles saber a esos cinco y a sus secuaces que tenemos muy claro lo que han hecho, que no lo olvidaremos, que no vamos a caer en sus trampas que intentan limitar nuestros derechos ciudadanos, porque todos somos, de una u otra manera, víctimas de sus actos, incluso los que no lo saben, incluso los que los defienden, incluso quienes se adhieren a la campaña de sabotaje que pretende conculcarnos el derecho a expresar lo que queremos.

Continuar Leyendo

A propósito de…

El negocio de las redes sociales o morir por un like

Cristina Martin Urzaiz

Publicado

en

A propósito de los peligros de las, cada día más populares redes sociales, encontramos la amplia tendencia, por parte de los llamados influencers, de realizar actividades riesgosas con la finalidad de conseguir más seguidores, más aceptación, más pulgares arriba, al punto de que más de 250 personas murieron desde 2011 mientras se tomaban una selfie para publicar en alguna plataforma digital.

Hace algunos días, el nombre de Sofía Cheung se viralizó a nivel mundial: la joven de 32 años de Hong Kong que tenía la costumbre de fotografiarse en situaciones de peligro, con el fondo de bellos paisajes naturales para publicar las imágenes en Instagram. Hace algunos días, intentó hacerlo desde lo alto de una cascada en un parque de ese país de nombre Ha Pak Lai, en la localidad de Yuen, pero resbaló, cayó desde gran altura y murió. A pesar de que la acompañaban algunos amigos y llamaron a urgencias, nada pudo hacerse para salvarla.

No ha sido la única persona que fallece buscando multiplicar el número de seguidores o el nivel de aprobación de sus contenidos. La competencia de popularidad virtual es cruenta y, al parecer, no da tregua.

Aunque la batalla no radica exclusivamente en el deseo de aprobación, sino en la ganancia económica y la obtención de patrocinios. Sé de una instragramer que acudía a múltiples eventos culturales en Los Ángeles, California, pero no para disfrutar del concierto o de la exposición, sino para fotografiarse bebiendo una marca de agua que le pagaba en función de los “me gusta” obtenidos.

El de las redes sociales se ha convertido en un gran negocio. La generalización de su uso las convierte en un medio de comercialización más efectivo que, en otro tiempo, la televisión, cuya audiencia disminuye constantemente, mientras que los youtubers, twiteros, instangramers, tiktokeros, etcétera, etcétera suman popularidad y ganancias económicas. 

El mayor influencer del mundo, con 300 millones de seguidores en Instagram es el futbolista portugués Cristiano Ronaldo, jugador del equipo italiano Juventus, lo cual es explicable por su participación en un deporte con tantos aficionados en el mundo. Hace poco tiempo, un desdén suyo hacia una botella de refresco provocó una pérdida de 4 mil millones de dólares a la empresa fabricante, entre otras cosas, porque sus seguidores compartieron y compartieron y volvieron a compartir la acción de su ídolo.

Es decir, los riesgos a, los que se exponen quienes difunden contenidos o imágenes en las plataformas digitales, en espera de multiplicar las reacciones favorables,  no siempre tienen que ver con carencias emocionales, deseos de aprobación, vocación aventurera, o lo que se ha dado en llamar adicción a la adrenalina, sino con intereses económicos.

En Instagram, por ejemplo, los anunciantes clasifican en 5 niveles a los influencers, el más bajo corresponde a quienes cuentan con entre mil y 5 mil seguidores y pueden ganar entre 10 y 100 dólares por publicación patrocinada. El peldaño más alto lo ocupan quienes cuentan con más de un millón de seguidores y pueden obtener hasta 10 mil dólares por contenido publicitario. En You Tube, con los mismos parámetros de popularidad, las tarifas van de 20 a más de 20 mil dólares.

 En un apartado especial se encuentran los famosos, personalidades del espectáculo, socialités internacionales o deportistas profesionales quienes pueden recibir más de 500 mil dólares por mención de un producto.

La política no está exenta del mercado de las redes sociales. Hace un par de días el Instituto Federal Electoral acordó multar y sancionar a la agrupación llamada Partido Verde Ecologista de México, por la violación a la veda electoral en los pasados comicios, cuando distribuyó un millón de dólares entre 98 influencers para que transmitieran mensajes a su favor en tiempos no permitidos.

En el mismo tenor, el INE notificó al gobernador electo de Nuevo León, Samuel García acerca de una multa por 55 millones de pesos por no reportar como gastos  la campaña en plataformas digitales que realizó su esposa, Mariana Rodríguez Cantú.

En junio de 2017 Pedro Ruiz, residente de Minnesota, Estados Unidos, murió mientras grababa un vídeo. Trataba de demostrar que un libro de muchas páginas colocado en su pecho, como escudo, era suficiente para detener la bala de una pistola disparada por su esposa. Su intención, según informó la mujer, era multiplicar el número de suscriptores en su sitio de You Tube. Ignoro si de todas formas lo compartió.

Continuar Leyendo

A propósito de…

Luego de 30 años como narradora oral, Gina Rubio da testimonio de la fuerza transformadora del cuento, que puede llegar a lo más profundo del alma

Cristina Martin Urzaiz

Publicado

en

A propósito de la importancia de transmitir historias verbalmente, como el medio más antiguo para conservar identidad, tradiciones, costumbres, mitos, leyendas y valores; la narradora Gina Rubio sostiene que esta disciplina artística provoca la reflexión, permite múltiples lecturas e interpretaciones e invita al público a echar a volar la imaginación.

Socióloga egresada de la Universidad Nacional Autónoma de México, Gina Rubio se sentía llamada a la actividad artística, por lo que incursionó en la pintura, el teatro y la danza. Formó parte del grupo de teatro independiente Contigo América, luego se incorporó al Living Theater New York cuyas presentaciones tenían lugar en plazas públicas de la Ciudad de México.

Fue a finales de la década de los ochenta, cuando se encontró con el que ha sido su quehacer artístico preponderante, la narración oral, guiada por el cubano Francisco Garzón Céspedes, maestro de muchas generaciones de narradores en diversos países. A partir de ese aprendizaje, montó su primer espectáculo en 1991.

En 2004, con una carrera consolidada, debió hacer una pausa como consecuencia de una enfermedad, el Síndrome de Guillain Barré, que le produjo una discapacidad motora y requirió de rehabilitación, en un proceso durante el cual contó con el apoyo de su familia, especialmente sus hijas, entonces niñas, con cuya solidaridad y afecto cuenta en todo momento.

En cuanto pude volverme a sentar retomé la narración oral –refiere. Considera que continuar con su actividad artística fue uno de los elementos que la impulsó a recuperarse. “Me motivaba buscar un cambio en la conciencia a partir de los cuentos

Expone su convicción en torno a la capacidad transformadora de esta disciplina. “Un cuento te puede transformar porque llega a lo más profundo de la mente humana, al alma” No se trata de un discurso ni un sermón, sino una historia que lleva a reflexionar y en ese proceso se pueden construir valores humanos. Los grandes líderes de la humanidad, políticos, religiosos, terapeutas, han utilizado este recurso, cuentos, metáforas, relatos para impulsar cambio.

El proceso de la narración oral empieza con encontrar la historia adecuada. Implica todo un trabajo de investigación; “yo leo mucho y selecciono poco”, lo primero es que me guste a mí. Es importante dejarte impresionar por la historia y entregar la esencia de lo que tomaste, tener claro a dónde quieres llegar, explica.

Luego viene la apropiación, hacerlo atractivo con la voz, con los tonos, con los movimientos, aunque diez personas cuenten la misma historia, cada vez será diferente–expresa–la narración oral consiste en invitar a la gente a que eche a volar la imaginación y extraer la esencia de cada cuento, porque cada uno tiene su ritmo y su manera de ser contado.

Aunque inició su carrera artística con funciones con público adulto, ha desarrollado una amplia experiencia en el trabajo con niños, de ahí su convicción de que una buena historia es para todas las edades. Participó en el programa “Juglares y jugares para todos los lugares”  

Recuerda que su regreso, luego de la enfermedad, fue paulatino: “empecé con grupos muy pequeños, hice una gira por bibliotecas; primero notaban que la artista era una señora en silla de ruedas, aunque después del primer cuento ya nadie se acordaba de la silla de ruedas

Reflexiona en que esta condición no resta la capacidad de hacer: “Las personas con discapacidad no sólo tenemos derecho a ser espectadores, sino también creadores y hacedores de la cultura”

Se ha presentado en residencias para adultos mayores, en hospitales, en centros de rehabilitación, ante muy diversos públicos. Pondera las funciones que ha ofrecido a otras personas con discapacidad. En el caso de grupos de personas sordas, ha tenido una magnífica respuesta, debido a que cuenta con una intérprete en el lenguaje de señas con gran capacidad expresiva. En ese sentido, Gina Rubio sostiene que no hay diferencia entre uno y otro público, “yo cuento para el ser humano”, enfatiza.

 Acerca del tema de la limitación de actividades públicas como consecuencia de la pandemia, encuentra que la virtualidad también tiene sus ventajas, como la posibilidad de participar internacionalmente. “Esta situación me abrió más puertas en México y en el mundo”

Gina imparte talleres y cursos de narración oral. En 2016 recibió el Premio Storytelling en San Miguel de Allende, Guanajuato, por la mejor historia en español. En 2019, en Querétaro, donde radica, obtuvo el Premio de Paz Mil Mentes por México, para crear una cultura de paz. Forma parte del Programa Alas y Raíces y del Festival Otros Territorios.

El próximo 8 de agosto se presentará dentro del Festival Escénico Infantil “Apaga el televisor y enciende tu imaginación” a través del canal de You Tube del Centro Cultural España. Es posible tener acceso a muestras de su quehacer artístico en las plataformas de Facebook y YouTube.

Continuar Leyendo

RECOMENDAMOS