Conecta con nosotros

LA VISIÓN DE CARONTE

¿Cuál rumbo siguen?

Miguel II Hernández Madero

Publicado

en

Fotos: Informe Fracto

No dependemos de la inmensidad del mundo; la inmensidad del mundo depende de nosotros. Arthur Schopenhauer

Las condiciones en Yucatán requieren acciones para atender a quienes por alguna u otra razón están en vulnerabilidad, desventaja o presentan problemas para satisfacer las necesidades básicas como miembros de una sociedad. Pero esto parece no ser prioridad para quienes están al frente de la Administración Pública, ni para los Legisladores.

La contingencia sanitaria no es la raíz del problema, al menos no en la sociedad mexicana. Simplemente vino a complicar las cosas, en un país con desempleo, cierre de programas sociales, violencia, y falta de rumbo político. Pero se debe reconocer algo…, el COVID-19 dio la excusa perfecta para justificar acciones impopulares.

Sumémosle los fenómenos naturales, que azotan regiones sin posibilidad de apoyo de autoridad alguna, pero eso sí, brindando la oportunidad perfecta de pasarela para los aspirantes a la próxima contienda electoral.

Desde fuera se puede hablar del tema con cierto aire de frialdad, pero la realidad rebasa expectativas, con situaciones complejas que surgen cada día y para afrontarlas es necesaria la participación de todos los sectores e instancias involucradas.

Lo queramos o no, el tema nos atañe a todos. Ningún individuo vive totalmente aislado  y tarde o temprano la misma sociedad reclama a sus integrantes la inacción o el rechazo. Las autoridades, de todos los niveles, deben entender que no basta hablar de lo que ocurre, sino que es necesario abordar la situación desde diversos campos, con la visión de distintas especialidades para desentrañarla y entenderla en su complejidad.

 Foto: Informe Fracto

Muchas veces se asocia el apoyo social con la filantropía o la caridad, pero en realidad debemos asumirla en la justa dimensión como función obligatoria y moral, contemplada en el espíritu de las leyes para un mejor funcionamiento de la sociedad.

Recordemos que la sociedad está integrada por personas, por seres humanos con los mismos derechos desde el nacimiento y atender a quienes forman parte de la población vulnerable es simplemente asumir la responsabilidad y cumplirla en beneficio de todos.

Día a día hay acciones enfocadas a  atender a quienes menos tienen, pero muchas veces se hacen siguiendo las costumbres, por inercia o a golpe de buena voluntad. Eso no es suficiente. La buena voluntad no basta si se realizan acciones dispersas o sin la debida preparación. Es necesario clarificar cómo se deben realizar esas acciones, establecer protocolos y certificar que quienes emprenden ese compromiso social, tengan la debida preparación para ser competentes, eficientes y eficaces.

El recorrer las zonas afectadas sin tener propuestas de solución, viables, sólo es promover la imagen, pero eso no está funcionando. Recordemos que hasta principios de año era común ver que publicaran encuestas con resultados alegres, pero la realidad está desnudando la mascarada.

La sociedad no es estática y sí avanza a un ritmo vertiginoso. Pretender  aplicar acciones surgidas en el pasado es condenarse al rezago sin poder dar respuestas a las demandas de los grupos en situación vulnerable. Es primordial responder adecuadamente y cumplirle a la sociedad. Ojalá que la simulación termine, que los ciudadanos tomen conciencia de que en sus manos tienen el poder del cambio. Yucatán, y México en general, merece algo mucho mejor que la simple simulación.

Hasta la próxima…

Continuar Leyendo
Clic para comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LA VISIÓN DE CARONTE

La complicidad del voto nulo…

Miguel II Hernández Madero

Publicado

en

 En 2018 mucha gente hizo campaña a favor del “voto nulo” o no votar, pues “no estaban de acuerdo con el sistema político”, sin darse cuenta de que en realidad estaban contribuyendo a que siguiera funcionando y ahora, dos años y medio después, se andan quejando en las redes sociales contra de quien resultó electo en ese proceso.

En esa elección con el 62. 6 por ciento de los ciudadanos en las urnas, unos dos millones y medio anularon su voto y se abstuvieron de votar 36 millones 799 mil personas, por decir números cerrados. Como dato comparativo, el actual presidente de México tuvo 30 millones 113 mil 483 votos, 30 por ciento más de lo que obtuvo el segundo lugar.

En porcentaje de electores, no fue la elección más concurrida, pues en 1994 votó el 77 por ciento, ni votaron a favor del ganador la mayoría de los electores, por el contrario, ganó el abstencionismo y con su aliado, el voto nulo, entre ambos tuvieron casi nueve millones más de votos que el candidato que se alzó con el triunfo.

Pero es historia vieja. Lo interesante es que ahora quienes fueron activistas de ese voto nulo y del abstencionismo, ahora se suman a las filas de quienes protestan y critican las “políticas públicas” de la Administración Federal, pero en su momento no salieron a ejercer esa arma ciudadana que es el voto. Decir “no estoy de acuerdo, no voy a votar”, permitió que otros decidieran y ahora están arrepentidos, pero algo aún más preocupante es que a escasos meses del inicio de las campañas electorales, nuevamente hay activismo promoviendo el voto nulo o el no votar.

¿A quién esperaban beneficiar? ¿Cómplices de quiénes eran? ¿Para qué abstenerse de votar si luego se quejarían del resultado? Parece que no se aprende bien de la historia. Parece que se ha olvidado que en las elecciones de 1976 en México sólo hubo un candidato (José López Portillo), porque Acción Nacional no postuló a nadie, los demás partidos lo proclamaron también su candidato y el Partido Comunista, sin registro, postuló a Valentín Campa, cuyos votos no contaron. López Portillo obtuvo el 90 por ciento de los sufragios emitidos.

Cabría preguntarse si esos activistas del voto nulo y del abstencionismo regresarán con la misma intensidad que entonces o esta vez serán menos, pero por si regresan, un comentario a título personal: no se quejen de aquello que contribuyen a crear. Sean más coherentes y eso se aplica a nivel municipal, estatal y federal.

Ojalá no sigamos en ese hoyo de apatía. Yucatán y México merecen vivir en otra realidad, lejos de las palabras bonitas y las decisiones realizadas por capricho. Hasta la próxima…

Continuar Leyendo

LA VISIÓN DE CARONTE

Nada cambia…

Miguel II Hernández Madero

Publicado

en

Las elecciones intermedias, tanto locales como federales serán en junio de 2021, los partidos políticos están iniciando su proceso de selección interna para registrar candidatos en febrero o marzo siguientes, según los tiempos electorales, pero desde hace varios meses hemos visto personajes que promueven su imagen para tener esa nominación, y otros observando desde las sombras para salir y tomar posiciones.

El escenario político y social difiere en mucho de lo ya conocido en procesos anteriores. Es cierto, ha habido elecciones en el marco de una crisis económica, hiperinflación, con desempleo y errores de las autoridades; todo eso lo tenemos, pero se agrega la contingencia sanitaria por el COVID-19, el desmantelamiento de instituciones y, como cereza del pastel, los desastres naturales en el sur/sureste del país.

La península en octubre fue afectada por tres fenómenos meteorológicos, la zona del golfo ha padecido inundaciones. Buena parte de Tabasco está inundada, Chiapas, padece los efectos de la naturaleza y lo impensable se dio en Mérida: zonas inundadas al subir el nivel de los mantos freáticos, dejando a colonias, fraccionamientos y comisarías bajo el agua.

Sumémosle la violencia que se vive en aumento, con homicidios atroces en Yucatán y Quintana Roo y una policía que mantiene elementos ignorantes del significado de su lema “Servir y Proteger”. Como ejemplo mencionemos los casos de los fallecidos después de ser detenidos por la policía yucateca, o como la policía en Cancún dispersó a balazos una manifestación ciudadana que protestaba contra los feminicidios que sufren.

En ese aspecto nada cambia. Los políticos seguirán aprovechando la situación y tomarán el infortunio como bandera política, remarcando el sufrimiento, pero sin tener idea de qué soluciones proponer.

Las campañas que vienen implican gasto de recursos, tanto económicos como humanos, con el mismo tipo de discursos populistas, aunque la situación de los ciudadanos no les importe o no sepan de qué se trata, y el mismo tipo de fotos posadas… todo igual, pero con una sociedad diferente.

Poner las viejas fórmulas como solución a este panorama es querer preservar un sistema político que se mantiene por costumbre y no por ser exitoso. Pero la Historia nos muestra que cuando las costumbres ya no responden a las necesidades o la realidad social, es entonces cuando se habla de revoluciones, no necesariamente armadas, pero sí con cambios drásticos, muchas veces fruto de la desesperación y, por lo tanto, no son las transformaciones más adecuadas.

Desde esta perspectiva y en un país que está en riesgo de caerse a pedazos, con más pobres cada año, ¿cuál es el juego de los políticos actualmente? ¿Jugar con la esperanza? Tan malo es eso como el mantener un discurso de odio, lleno de promesas vacías, pero sin soluciones. Para nadie será sano continuar por eso camino. Con las elecciones en unos cuántos meses, el tiempo se agota.

Hasta la próxima…

Continuar Leyendo

LA VISIÓN DE CARONTE

La depresión de fin de año… Campañas

Miguel II Hernández Madero

Publicado

en

Los tiempos electorales han llegado; eso no es noticia, es sólo una expresión de simple resignación ante el proceso que apenas inicia con la pasarela de aspirantes y concluirá a mediados del próximo 2021, con descalificaciones, enfrentamientos, decepción y hartazgo después de un 2020 pleno de desastres naturales y calamidades políticas.

Y es hablar de resignación porque la lista de personajes, hechos y estrategias ha caído en lo absurdo, con ese toque de política a la mexicana donde todo se puede decir y prometer, para que el pueblo decida en qué va a creer con el mayor riesgo de que el mayor ganador sea el abstencionismo, pues a todos perjudica el no salir a votar o hacerlo y que sea un voto nulo, argumentando, como se hizo en 2018, que no había confianza en las instituciones ni en los partidos políticos.

Es necesario no olvidar que la situación económica del país va en caída libre. Los recortes presupuestales son evidencia de una falta de recursos financieros, pese a que aumentó la base de contribuyentes, o sea más gente está obligada a pagar impuestos y estos son cada vez mayores.

En Yucatán se sigue ese mismo patrón. Los gastos de la administración pública se han disparado y no se han generado empleos, por el contrario, la contingencia sanitaria ha golpeado fuertemente a una entidad donde los ingresos son de los más bajos del país.

Pero la solución no llegará con esos viejos discursos manejados por quienes pretenden ser los candidatos “líderes de las clases populares”, porque en realidad no ofrecen soluciones, no exponen planes concretos, sólo hablan de un futuro promisorio (para ellos), mientras muestran sus mejores caras, arman sus escenografías para la foto o la pasarela y repiten frases vacías, pensando que así se “hace política”, pero no, la política no es eso que están acostumbrados a hacer.

No podemos saber qué nos depara el futuro para 2021, pero sí podemos anticipar que después de las elecciones intermedias seguiremos viendo cómo la alta burocracia mantendrá sus prestaciones e incrementos de salario, y los mexicanos seguiremos pagando para mantener a tantos partidos y hasta los gastos domésticos de políticos supuestamente de izquierda o “surgidos del pueblo”, que se dan sus pequeños lujos.

Definitivamente el panorama económico en sí para 2021 no será positivo, no entraremos a un nuevo “Milagro Mexicano”; no habrá incremento de empleos, ni se generarán mayores recursos públicos, ni habrá paz pues hay constantes amenazas y provocaciones.

A ese panorama se suma la violencia e inseguridad en varios estados del país y nos pinta una situación delicada para la cual serán necesarios hombres y mujeres capaces y con vocación de servicio. Son tiempos difíciles, pero es en las crisis cuando surgen los héroes  o se genera el desastre.

De nosotros, como ciudadanos, dependerá que tipo de representantes tener, si acaso serán líderes que estén a la altura o nos sumiremos con una lista de nombres sin sentido, sin vocación, capacidad, ni ideología. Candidatos que en sus discursos hablan de cosas huecas o melodramáticas, para aprovechar el sufrimiento y desesperación de a gente, pero no proponen alternativas. Con los mismos rostros y acciones pretenden obtener oros resultados.

Pero como sea, esperemos que la noche termine para saber si ha sido un mal sueño, el inicio de una pesadilla o un verdadero despertar ciudadano.

Hasta la próxima…

Continuar Leyendo

RECOMENDAMOS