Conecta con nosotros

Estilo de vida

¿Cuáles son los beneficios de comer sano?

Avatar

Publicado

en

Fotos cortesía del IMSS Yucatán

Conoce las sugerencias de especialistas para prevenir enfermedades crónicas.

Mérida, Yucatán, 21 de octubre del 2020.- Comer de manera saludable acarrea grandes beneficios a la salud. Sin embargo, es común desconocer cuáles son esas ventajas y cómo alimentarse de manera balanceada.

¿CUÁLES SON LOS BENEFICIOS?

Comer sano permite fortalecer el sistema inmunológico, algo importante en el contexto actual, con la pandemia de COVID-19. Es decir, mantener buenos hábitos alimenticios evitaría contagios de enfermedades respiratorias, entre otras, explicó la nutrióloga del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Francia Rodríguez Suárez.

También disminuye el riesgo de tener padecimientos cardiovasculares, problemas de colesterol o de presión arterial, deterioro de la memoria y otras funciones cerebrales; evitar casos de anemia, caída del cabello, resequedad de la piel, uñas quebradizas, entre otras complicaciones.

Además, la supervisión de especialistas en nutrición durante un tratamiento médico es crucial para mejorar la salud de la o el paciente, pues la alimentación balanceada ayuda al control y a una mejor recuperación, sobre todo en personas con obesidad, diabetes, hipertensión, colesterol, triglicéridos altos, hígado graso y algunos tipos de cáncer.

¿QUÉ SIGNIFICA COMER SANO?

De acuerdo con la experta, una alimentación balanceada es aquella que aporta la energía (calorías) y los nutrientes necesarios para el buen funcionamiento de todo el organismo.

Uno de los esquemas que se pueden utilizar como guía para poder lograr una mejor alimentación es el Plato del Bien Comer, en el cual se visualizan tres grupos de alimentos: verduras y frutas, cereales, así como leguminosas y alimentos de origen animal.

A partir de ahí, se recomienda preparar dos colaciones al día, de preferencia frutas; y consumir tres comidas principales que incluyan todos los grupos de alimentos del Plato del Bien Comer, en las cuales cada grupo ocupe una tercera parte del plato.

Es de vital importancia que, si se registra alguna enfermedad crónica, se consulte a especialistas en nutrición, para una mejor atención y orientación en cuanto a dietas relacionadas con controlar su padecimiento y lograr una mejor calidad de vida.

Es importante disminuir la ingesta de alimentos ricos en grasa, azúcares e industrializados, señaló Rodríguez Suárez, quien recordó a la población que el uso de las fórmulas, productos o dietas milagro ponen en riesgo su salud.

Cabe recordar que el IMSS cuenta con personal especializado en nutrición y dietética en sus unidades y hospitales, con una cartera de alimentación correcta y actividad física que puede ser descargada desde internet, a través de la página www.imss.gob.mx.

También te puede interesar: Ley sobre comida chatarra debe considerar a padres y madres de familia: especialista

Continuar Leyendo

Estilo de vida

¿Por qué son importantes los buenos hábitos alimenticios durante la pandemia?

Avatar

Publicado

en

Imagen: lacuinatradicion.es

La nutrióloga Norma Pazos Pereira recordó que las personas con desnutrición presentan sistemas inmunes débiles, lo cual aumenta el riesgo de desarrollo de enfermedades.

Mérida, Yucatán, 17 de noviembre del 2020.- Una nutrición adecuada es esencial ante cualquier enfermedad, incluida la COVID-19, porque se sabe que las personas con desnutrición presentan sistemas inmunes más débiles, lo cual aumenta el riesgo de desarrollo de distintos padecimientos, afirmó la nutrióloga Norma Pazos Pereira.  

Las prácticas alimentarias, dijo, también cambiaron durante el confinamiento, afectaron el peso, y la composición corporal, lo que tendría relación estrecha con factores como la economía, trabajo, situaciones familiares o hasta algún tipo de violencia al interior del sitio de confinamiento.   

La especialista en nutrición impartió la conferencia “Vida Saludable también en tiempos de pandemia”, en el marco de la XIV Feria de la Salud de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), donde comentó que el estado de ánimo también tiene que ver con la alimentación; al tiempo que los malos hábitos alimentarios han provocado enfermedades crónicas.   

“Aumentó el sedentarismo, cambiaron los hábitos de sueño, las preocupaciones, la incertidumbre, el estrés y la ansiedad hizo que cambiaran esos hábitos, que también afectan o influyen en lo que comemos”, apuntó.   

Pazos Pereira resaltó el tema de la salud mental, porque está relacionada con los hábitos de alimentación y viceversa.  

“Hay estudios que dicen que las personas con sobrepeso u obesidad tienen alta presencia de depresión, por lo mismo del confinamiento están aumentando los casos de depresión y ansiedad que hacen que algunas personas encuentren refugio en la comida”, dijo.   

Ante estos distintos escenarios, la nutrióloga brindó algunos consejos para llevar tanto una mejor vida saludable como mental, entre ellos subrayó el mantener una rutina de horarios con las comidas.  

“En aquellos momentos entre horas en los que apetece comer algo se puede recurrir a alimentos como fruta, frutos secos crudos o tostados sin sal, un yogur natural”, recomendó.   

Sugirió, además, mantener una hidratación correcta, acordarnos de beber agua, que sea nuestra bebida de elección y tomar infusiones, que podemos aromatizar con limón o menta.   

Otro consejo fue realizar actividad física dentro de casa, si no se está habituado a practicar ejercicio físico, se puede aprovechar la oportunidad de moverse con las tareas domésticas como limpieza del hogar, poner en orden las cosas, mover muebles o limpiar cristales.   

Actualmente, destacó que es muy frecuente la modalidad de teletrabajo, por lo que es importante no descuidar la forma física, levantarse al menos cada hora, estirarse o caminar unos pasos y llevar a cabo una “pausa saludable” para cada dos horas levantarse, dar un paseo, estirar los brazos, el cuello con suavidad, tomar una bebida como agua, té o café y comer una fruta.   

“Si bien es cierto que la pandemia del coronavirus llegó a sacudirnos, también ha provocado mayor conciencia en los seres humanos de cuidar nuestro cuerpo, pues no hay que olvidar que somos lo que comemos, no todo lo que hacemos en nuestra alimentación está mal, hay cosas que hacemos muy bien y hay que fortalecerlas y adquirir responsabilidad en lo que nos toca, reconciliarnos con nosotros y con lo que comemos”, concluyó. 

Continuar Leyendo

Estilo de vida

Paradigmas sobre el turismo: algunas reflexiones contemporáneas

César Benítez

Publicado

en

Sin duda alguna la industria turística ha sido una de las más afectadas desde que la pandemia del COVID19 inicio a finales el 2019. A nivel mundial esta actividad disminuyó a niveles tan drásticos  que en algunos países prácticamente se nulifico por pocos meses. Sea por las medidas sanitarias y de control, o por el mismo miedo de los viajeros, el caso es que tanto aerolíneas, agencias de viajes, hoteles, restaurantes, bares y demás prestadores de servicios, se vieron hondamente afectados por el impacto de la pandemia sobre la actividades turística y de viaje.

En recientes fechas hemos visto que poco a poco, de manera gradual, estas actividades han comenzado a levantarse tímidamente a lo largo del mundo y entre los diferentes países y ciudades gracias a algunos “valientes” viajeros que han aprovechado las promociones de aerolíneas y agencias de viaje. Ahora bien, sería interesante acercarse a estos turistas de pandemia para preguntarles si la experiencia del viaje ha sido lo que ellos habían imaginado, pues hay que tomar en cuenta que muchos sitios de interés se mantiene aún cerrados, o con acceso restringido, algunas actividades lúdicas no están disponibles en todas las ciudades (hasta hace unas semanas la venta de alcohol en nuestra ciudad había sido una las cuales los restauranteros se quejaban) y en general, el ambiente es pesado y abrumador. Quizás no es realmente para un viaje “de placer” en el estricto sentido.

Para hablar de turismo como fenómeno sociocultural y económico, podríamos remontarnos a la época antigua, desde los grandes conquistadores como Alejandro Magno, Julio César o Las Cruzadas, pues la expansión de los territorios incluía la movilidad de pueblos y sociedades de un lugar a otro, muchas veces por cuestiones de resguardar la integridad, comerciar, posicionamiento y empoderamiento político o simplemente para “conocer” los nuevos territorios adheridos. (Tenemos que dejar en claro que lo mencionado anteriormente debe ser tomando como un antecedente general y no como el fenómeno moderno que conocemos como turismo).

Con el paso del tiempo, la revolución industrial y el desarrollo del ferrocarril como medio de transporte, así como de otros factores comerciales y económicos, ya se podía vislumbrar un turismo más recreativo a finales del Siglo XIX y principios del XX. De acuerdo a John Urry, fue en Francia donde comenzó el fenómeno del desplazamiento masificado de ciertos grupos sociales de una ciudad a otra con fines meramente recreativos y/o lúdicos. Sin embargo esta génesis del turismo se vio truncado considerablemente durante la Primera y la Segunda Guerra Mundial.

El mismo John Urry identifica que a partir de 1945 comienza de nuevo un el movimiento y paradigma turístico, en el cual la estabilización de la economía, el desarrollo tecnológico, la proyección a través de la televisión y otros medios, detonaron el gusto e interés de la sociedad por los viajes, por conocer otros lugares, culturas y sociedad, convirtiéndose en una verdadera industria que comenzó a generar derrama económica para los países receptores de viajeros, siendo necesario invertir en la imagen y promoción de las ciudad, con la finalidad de atraer mas gente.

Entre la primera y la segunda década del Siglo XXI se fueron dando nuevos matices en el fenómeno turístico, pues la llegada y popularización de redes sociales fue un nuevo catalizador para que más gente decidiera emprender la aventura de viajar y conocer.  Intervinieron redes sociales como Flickr, Facebook, Youtube, Instagram, etc. ya que se volvió común ver fotos y videos de gente que viajaba o visitaba otros países generando expectativa e interés entre las demás personas que podían ver los álbumes o leer las reseñas de estas personas. Otro aspecto para considerar es la de la “facilidad” para comprar viajes o paquetes con tarjetas bancarias a través de pagos mensuales, amortizando con esto la carga económica para los viajeros podían costear “tours” por continentes como Europa o Asia y pagando en diferentes periodos de tiempo el costo de dicho viaje.

Curiosamente, junto al avance del turismo comercial y voraz del Siglo XXI, aparece una modalidad de turismo más “alternativo,” aquel que le apuesta a cuestiones mas intimas, a viajes con conciencia social y medio ambiental así como de recreación y aprendizaje. Se trata pues del turismo que no le apuesta a la masificación, sino a la experiencia personal e individual, teniendo como eje la atención por los diversos problemas sociales, económicos y culturales que se están dando por todos los continentes. Este turismo más “orgánico” ha ganando popularidad entre grupos ambientalistas, así como en otros núcleos que buscan generar conciencia contra la depredación cultural que conlleva el turismo tradicional.

Ya en pleno 2020, la pandemia vino a poner en jaque a la industria turística, en cualquiera de sus modalidades, y como se menciono al inicio, dejó demostrada la fragilidad ante este tipo de situación, pues turismo va ligado completamente y de manera inherente a viajar y desplazarse, actividad que hoy día sigue muy limitado. De toda crisis se debe aprender y generarse algo nuevo, algo que permita subsistir a la sociedad y que habilite sus diversas actividades para permitir que sigan manteniéndose activas o al menos vigentes.

¿Acaso los grandes empresarios de la industria turística internacional deberían replantear sus estructuras y generar nuevas modalidades que permitan blindarse frente a futuras crisis mundiales? Nosotros como consumidores, como viajeros, y como sociedad, ¿cómo debemos cambiar o modificar los hábitos, gustos e intereses turísticos? Cómo realmente nos hemos planteados los pros y contras de un turismo voraz y masificado como el que actualmente participamos eventualmente? ¿Qué papel jugamos dentro de todo esto y cual es nuestra responsabilidad como sujetos sociales y económicos? ¿Es necesario que regulemos nuestras “necesidades” consumistas y falsos imaginarios de realización personal vinculados con el hecho de conocer otras culturas?

Sin duda alguna el fenómeno del turismo da para profundizar mucho más en diferentes aristas, sin embargo eso ya se atendería a otros artículos enfocados en seguir enfilándonos en esta actividad.

Continuar Leyendo

Estilo de vida

Los cenotes sagrados

Sherly Canul

Publicado

en

Los cenotes en la península de Yucatán, son puertas al inframundo y poseer carácter sagrados en la cultura maya

Muchos años han transcurrido mientras la naturaleza despunta con sus luces matutinas. Cada día se embellece y sana poco a poco el planeta tierra, y quizás como muchas personas han afectado los recursos naturales, valoramos a más no poder los hermosos cenotes en la península de Yucatán.

¿Qué son los cenotes?

La palabra Cenotes proviene de la palabra maya “Dzonot”, significa abismo, profundidad. Se formaron hace unos 65 millones de años, cuando apenas Yucatán era un hermoso arrecife de coral bajo la superficie del agua.

En este largo proceso, surge una plataforma de cal de aproximadamente 2,5 km de diámetro y con el gigantesco meteorito de 190 km de diámetro llamado “Chicxulub” que cayó entre el Golfo de México y Mérida, genera un movimiento en las placas tectónicas de Centroamérica, resultando el desplazamiento de mares dejando la Península de Yucatán.

El nivel del agua se elevó drásticamente una vez más y la península se cubrió de nuevo con corales y piedra cal. Durante unos 18 000 años, el nivel del agua se ha asentado en el nivel actual y las cuevas están llenas de agua de lluvia.

En algunos lugares donde el agua no llegó a cubrir la cueva, los techos se derrumbaron debido al peso de la selva, cada vez más densa, dejando como resultado a los hermosos cenotes.

Historia de los Cenotes

Probablemente en el siglo IX algunos de los primeros cascabeles de oro fundido llegaron a Chichén Itzá por el puerto de la Isla Cerritos, 60 km al norte de la ciudad.  Los cascabeles de oro y miles de cascabeles de cobre arrojados en el cenote fueron parte de atuendos de soldados, que los usaban en los tobillos.

En este tiempo se ofrendaron también algunas lanzas de madera con una punta de pedernal o de calcedonia, que semejan una especie de bastón de defensa, como los que portan los guerreros que se ven en los relieves de Chichén Itzá. En Yucatán no hay lagos o ríos, por lo que los Cenotes eran- y siguen siendo- de gran importancia para la cultura maya. La boca de un cenote, es la entrada al inframundo.

Sagrados cenotes

Se creía, según narran algunas historias, que el dios Chac Mool renacía como un Jaguar al anochecer, causando el miedo, y para alabar a este dios, los mayas hacían sacrificios. Otro dios al  que se horraba era Kukulkan que, entre otros atributos, era responsable de la fertilidad de las tierras.

Un dato relevante es que, por un tiempo, los mayas talaron el bosque en el auge más alto de la evolución de Chichén Itzá, lo que quizás pudo ocasionar que el ecosistema saliera del equilibrio. Este problema causó que los cenotes fueran fosos de ofrendas y cuerpos humanos como ofrecimientos a Kukulkan.

Los objetos arqueológicos recuperados en las aguas del Cenote Sagrado revelan que se trataba de piezas elaboradas ya sea en el norte de la península de Yucatán o en regiones distantes de Yucatán, como Guatemala, Costa Rica, Panamá y el suroeste de Estados Unidos.

Cenotes más conocidos en Yucatán

 Tratando de ayudar a reactivar la economía en la península de Yucatán, con todas la medidas sanitarias exigidas en estos tiempos de pandemia por el COVID-19, se invita a visitar algunos de los cenotes más conocidos como: el cenote Zací de Valladolid, Yucatán; el cenote Kikil de Tizimín, Yucatán; el cenote Lol-Ha de Yaxuna, Yucatán; el cenote Azul de Playa del Carmen, Quintana Roo, y el cenote San Vicente Cumpich de Hecelchakán, Campeche.

Hoy en día los cenotes ofrecen una flora y una fauna hermosas, en su entorno  y dentro del agua; plantas y especies de seres vivos que se pueden encontrar sin dificultad. Se invita a todos los residentes y visitantes a respetar, y preservar la naturaleza de estos lugares.

Continuar Leyendo

RECOMENDAMOS