Conecta con nosotros

La Nación y el Mundo

El Museo de la Prostitución de Ámsterdam

Ginón Bojórquez

Publicado

en

Ámsterdam es una de las ciudades que goza de más libertades en el orbe, sobre todo en temas relacionados con la prostitución, las diversidad sexual y consumo recreativo de la mariguana. En el centro de esta sagaz urbe holandesa, destaca el mundialmente conocido Red Light District o Barrio Rojo. Esta zona que cuenta con una arquitectura inigualable y una singular actitud liberal, destaca por su tolerancia y seguridad, ya que a pesar de que la gente tiene libertades irrestrictas  en asuntos que en otras ciudades se pueden relacionar con la delincuencia, Ámsterdam y en particular el Barrio Rojo, son lugares seguros por excelencia.

Cuando te sumerges en la esta zona, es inevitable hacerte un sinfín de preguntas, sobre todo si provienes de un país donde las drogas y la prostitución se asumen a través de conceptos completamente diferentes y hasta contrarios a como son vistos en Ámsterdam. En ese sugerente  entorno urbano, existe un sitio que se puede dejar de visitar, para contrastar culturalmente las formas en que mujeres, homosexuales y transexuales practican la prostitución en esa ciudad. Este lugar es el Museo de la Prostitución, Red Light Secrets

 Se sabe que abrió sus puertas en 2015, y es el único de este tipo en el mundo. Uno de los propósitos que mueve a quienes iniciaron este proyecto, es ofrecer una visión completa del mercado sexual, sin romanticismos añadido, según explica Ilonka Stakelborough, creadora de la Fundación Geisha, que vela por los derechos del sector.

En el Red Light Disctric, puedes encontrar en vitrinas, como la de cualquier tienda o en un centro comercial, mujeres o transexuales, portando insinuante ropa diminuta, haciendo sus mejores poses, para que cualquier interesado pueda tomar sus servicios. Detrás de la puerta de la vitrina, se encuentra una especie de habitación donde atenderán a sus clientes, es decir, no tienen que salir de su escaparate, el cliente es el que entra.

En el museo tendrás la oportunidad de situarte en el lugar de la prostituta dentro del escaparate, ver las habitaciones, con su versión barata o de lujo, instrumentos sadomasoquistas y conocer la moda de las meretrices desde los años veinte hasta la actualidad.

Puedes estar en el interior de las estrechas casas de los escaparates del Red Light Distric, donde se recrea una habitación de un club. Las prostitutas que trabajan en el Barrio Rojo tienen entre 21 y 55 años, muchas jóvenes que no alcanzan a pagarse los estudios universitarios o madres solteras, y en el 70 % de los casos, con una pareja estable, según fuentes del propio Museo.

Trabajan una media de 5 años y muchas no se retiran porque se acostumbran a un estilo de vida. La entrada tiene un costo de 10 euros y sólo se permite el acceso a mayores de 18 años, si estás interesado en saber más de este lugar puedes visitar el sitio web oficial www.redlightsecrets.com.

Continuar Leyendo

Madre América: Venezuela

El 23 de enero de 1958 en Venezuela

Sergio Guerra Vilaboy

Publicado

en

El 23 de enero de 1958 cayó en Venezuela la tiranía de Marcos Pérez Jiménez, una de las aborrecidas dictaduras latinoamericanas aupadas en los años cincuenta por Estados Unidos, en el contexto de la “guerra fría”, y que el escritor dominicano Juan Bosch incluyera en su libro, Poker de espanto en el Caribe, junto a las de Trujillo, Somoza y Batista.

El ascenso de este militar venezolano comenzó cuando se involucró en 1944 en la conspiración cívico-militar contra el gobierno de Isaías Medina Angarita, quien había realizado una apertura política y dictado leyes progresistas sobre hidrocarburos y tierras, que le provocaron la hostilidad estadounidense y de la elite criolla. Derrocado Medina Angarita en 1945, el Mayor Pérez Jiménez estuvo en la Junta Militar que le sucedió en el poder y de 1948 a 1952 se encargó del Ministerio de Defensa.  En el ínterin, fue uno de los protagonistas del golpe de estado de noviembre de 1948 contra el presidente Rómulo Gallegos e integró otra vez una Junta Militar, ahora presidida por el Coronel Carlos Delgado Chalbaud, que abrió una década de regímenes castrenses caracterizados por la represión, el fraude y la corrupción.

El extraño asesinato, el 13 de noviembre de 1950, de Delgado Chalbaud, eliminó el último obstáculo que separaba a Pérez Jiménez del control total del país. Dos años después, se declaró triunfador en unos amañados comicios presidenciales que obligó a los opositores a exiliarse. El 19 abril de 1953 una Asamblea Constituyente lo juramentó como primer mandatario de la República de Venezuela, pues la nueva carta magna centralista había eliminado el nombre de Estados Unidos de Venezuela, que llevaba desde 1864, cuando se estableció el régimen federal.

La dictadura de Pérez Jiménez se benefició del extraordinario aumento de los ingresos como resultado del boom petrolero, duplicados entre 1953 y 1957, cuando llegó a representar el 71% del ingreso nacional. Estos enormes recursos fueron destinadas a fortalecer el aparato militar, así como al desarrollo de la infraestructura y obras sociales, como parte del proclamado Nuevo Ideal Nacional, dirigido a modernizar el país con edificaciones monumentales y modernas autopistas.

A pesar del espectacular auge económico y constructivo, se agudizaron las diferencias sociales y la pobreza de la mayoría de la población –incrementada por la entrada masiva de inmigrantes y la proletarización del campesinado-, lo que unido a la despiadada persecución a la oposición alentó el descontento, sobre todo después que Pérez Jiménez, ascendido sucesivamente a General de Brigada (1955) y de División (1957), intentara extender su mandato hasta 1963 mediante el manipulado plebiscito del 15 diciembre de 1957.

A los pocos días, los estudiantes universitarios se lanzaron a las calles en airadas protestas, duramente castigados por los cuerpos policiales, mientras las organizaciones clandestinas vertebraban en contra de la dictadura una Junta Patriótica, que incluía al Parido Comunista. Aunque el inesperado alzamiento liderado por el Coronel Hugo Trejo en Maracay fracasó el 1 de enero de 1958, el apoyo militar al régimen se debilitó. Finalmente, el 21 y 22 de ese mismo mes se produjeron impresionantes manifestaciones populares, procedentes sobre todo de los barrios humildes de los cerros de Caracas, y se declaró una huelga general. En la madrugada del día 23, mientras los militares rebeldes tomaban el Palacio de Miraflores, así como las emisoras de radio y televisión, Pérez Jiménez huía del país en avión con toda su familia.

Un papel especial en estos acontecimientos le cupo al Contraalmirante Wolfgang Larrazábal, a la sazón jefe de la Marina, quien quedó al frente del gobierno provisional, convertido pronto en un carismático líder popular. A ello contribuyó qué, durante su breve mandato, consiguió reducir el desempleo, aumentar sustancialmente los ingresos del Estado, legalizar los partidos disueltos por la dictadura, promover el regreso de los exiliados, intervenir las propiedades de Pérez Jiménez y democratizar el sistema electoral. También Larrazábal sobresalió por su respaldo a los revolucionarios cubanos encabezados por Fidel Castro, facilitando sus campañas públicas en Venezuela e incluso el envío de recursos y armas, como el avión bimotor C-46 que llegó el 8 de diciembre de 1958 a la propia Sierra Maestra. Ello explica que el 23 de enero de 1959, en el primer aniversario de la caída de Pérez Jiménez, Fidel Castro visitara Caracas para agradecer el respaldo venezolano a la Revolución Cubana, ocasión en que recibió un apoteósico recibimiento popular, solo comparable al que se había producido quince días antes en su entrada triunfal en La Habana.

También te puede interesar: La rebelión esclava de Venezuela en 1795

Continuar Leyendo

La Nación y el Mundo

Ya serán cinco las alcaldías capitalinas que “cosecharán” agua de lluvia

Avatar

Publicado

en

Como parte del programa Cosecha de Lluvia, en abril de 2019 entró en operación en las alcaldías de Iztapalapa y Xochimilco el primer sistema de captación de agua de lluvia, como estrategia de mitigación de la escasez de este recurso hídrico. Ahora la Secretaría del Medio Ambiente (SEDEMA) informó que este sistema estará disponible para los hogares de Milpa Alta, Tlalpan y Tláhuac.

Este sistema permite tener agua hasta por siete u ocho meses al año, sin tener que comprarla a pipas, de manera que el propósito es captar el agua de lluvia para abastecer los hogares de colonias que presentan altos niveles de precariedad hídrica.

Imagen que contiene captura de pantalla

Descripción generada automáticamente

En este 2020, se prevé instalar 10 mil sistemas en 279 colonias, pueblos o barrios que tengan mayor escasez de agua en las cinco alcaldías ubicadas en el sur y oriente de la capital del país.

“La operación del programa contempla una serie de etapas que involucran al gobierno, a las personas beneficiarias y a los proveedores o facilitadores del servicio, cada uno con un rol específico”, indicó la SEDEMA en un comunicado.

Los interesados en hacerse acreedores a estos sistemas deben asistir a reuniones de sensibilización sobre la problemática del agua y las soluciones a corto plazo, además de recibir visitas de seguimiento y monitoreo de la calidad del agua.

La información sobre las reglas de operación del programa se puede consultar en el sitio de Internet: https://bit.ly/2tNCS0D

También te puede interesar: Buscan crear conciencia con la iniciativa “Un día sin agua”

Continuar Leyendo

La Nación y el Mundo

“NUEVA” CARRERA ARMAMENTISTA: UN GIGANTESCO Y REAL PELIGRO PARA LA HUMANIDAD

Héctor Hernández Pardo

Publicado

en

El gasto militar global, declarado en 2019, alcanzó la astronómica cifra de 1,8 billones de dólares. Han quedado evidenciadas las verdaderas causas que generan el desarrollo del Complejo Militar Industrial. Se alejan las esperanzas de acuerdos para limitar las armas de exterminio masivo. El mayor presupuesto, por mucho, destinado a gastos militares lo registra Estados Unidos. Culpa Putin a Washington de iniciar esta “nueva” carrera armamentista.

En medio de tantos problemas y riesgos de todo tipo que afronta el mundo hoy, a veces pasa desapercibido –o no se le presta la atención necesaria-  a un asunto que representa un peligro gigantesco para la Humanidad. Me refiero a la “nueva” carrera armamentista que despliegan los países más poderosos del Planeta, muy especialmente Estados Unidos. Ese proceso, característico de la denominada Guerra Fría, lo justificaban las grandes potencias por una supuesta rivalidad entre el campo socialista europeo –encabezado por la extinta Unión Soviética- y el occidente capitalista, a cuyo frente se encontraba el país del Norte.

Desaparecida la URSS y reestructurados los antiguos países socialistas del viejo continente, nada entonces fundamenta los extraordinarios gastos militares ni el acelerado desarrollo de la industria militar que en la actualidad se registran en las mayores potencias económicas del orbe, y mucho menos la existencia y fortalecimiento de bloques bélicos como la Organización del Tratado del Atlántico Norte, una alianza militar intergubernamental que reúne a Estados Unidos, Inglaterra, Francia, Alemania y otras naciones europeas.

Ahora, desvanecidos como cortina de humo los pretextos para la Guerra Fría, han quedado evidenciadas las verdaderas causas que generan el desarrollo de esa maquinaria de muerte y desestabilizadora de la paz, a contrapelo de los intereses de la Humanidad. Son causas de carácter económico: 1) la lucha por la hegemonía de los mercados y de los recursos de otros países; y, 2) las enormes ganancias que genera el Complejo Militar Industrial.

Desgraciadamente algunos pasos que décadas atrás se lograron dar entre potencias para evitar la conflagración mundial, sobre la base de acuerdos destinados a disminuir armas nucleares y otras de exterminio masivo, han quedado sólo para la historia y como ejemplos de esperanzas truncas. Y debe decirse con total sinceridad que las políticas belicistas de administraciones norteamericanas, y en particular del ejecutivo que encabeza el presidente Donald Trump, muy comprometidos con el Complejo Militar Industrial de Estados Unidos, han sido los principales factores del deterioro de un camino de paz para el mundo.

Hace apenas unos días expertos internacionales en el tema han precisado que el gasto militar declarado a nivel global en 2019 alcanzó la astronómica cifra de 1,8 billones de dólares. El gasto estadounidense significa el 36 por ciento del total y la OTAN, en su conjunto, supone el 53 por ciento de los recursos invertidos en esfuerzos militares. El país más exportador de material bélico es EE.UU. con un volumen de negocio internacional cercano al 60 por ciento de las ventas globales.

EE.UU. es el rey supremo del gasto militar con casi 650 mil millones de dólares anuales. Le sigue China, 250 mil millones. Entre 50 mil y 70 mil millones se encuentran, por este orden, Arabia Saudita, India, Francia, Rusia, Reino Unido, Alemania. Japón y Corea del Sur.

Este lucrativo negocio que mueve miles de millones de dólares, se reparte sobre todo en una élite de cuatro transnacionales norteamericanas, Lockheed Martin, Boeing, Raytheon y NortthropGrumman, y una británica, BAE Systems. Otros países que también figuran en los primeros puestos del escalafón exportador son Rusia, Francia, Alemania, China y España. En este exclusivo “bazar mundial” puede adquirirse una amplia gama de “artículos” militares de última generación: bombarderos, aviones de combate, misiles, buques de guerra, armamento, munición. Business isbusiness, suministra lo mismo una Coca Cola que armas sofisticadas, lo importante es la ganancia.

Se estima que las fuerzas armadas de EEUU disponen de 1,520, 000 efectivos. A esto se une el empleo de fuerzas mercenarias paramilitares en sustitución de los ejércitos regulares, como ocurrió en Irak, donde al retirarse el grueso de las fuerzas de ocupación norteamericanas, se emplearon unos 125,000 mercenarios para sustituirlas, a los que se denomina eufemísticamente como contratistas de la firma Blackwater.

Una característica de la “nueva” carrera armamentista es la introducción acelerada de tecnologías de avanzada en la industria bélica. Uno de los ejemplos más significativos de lo que esto representa es el uso de los drones–aviones sin piloto-capaces de cumplir misiones de alta precisión, sin riesgos de pérdidas humanas en la operación por parte del agresor, lo cual Estados Unidos ha venido experimentando en el Medio Oriente.

Los aumentos del presupuesto militar en Estados Unidos (para este año se prevén 738 mil millones de dólares) y la decisión del gobierno de ese país de militarizar el cosmos con la creación de la llamada Fuerza Espacial, propuesta por Trump, no deja duda de que ese país apuesta por una “nueva” carrera armamentista que se complementa con un incremento de sus venta de pertrechos en el mundo. Al respecto, sobresale la firma del mayor acuerdo sobre armas en la historia de Estados Unidos, en este caso suscrito con Arabia Saudita por 109,700 millones de dólares, con la perspectiva de cerrar negocios por 350, 000 millones en los próximos 10 años.

Para muchos analistas, la actual política exterior estadounidense da continuidad y brinda un mayor impulso al poderío militar como instrumento de dominación en todo el mundo, al tiempo que constituye una carta de negociación para expandir oportunidades económicas-comerciales en otras regiones.

Obviamente otras potencias ven en esa política un riesgo real y no se han quedado con las manos cruzadas; desconfiadas,  han decidido responder. China –segunda potencia económica mundial-se ha propuesto aumentar su poderío militar. En algunos campos, incluso, se dice que ha ido tomando la delantera gracias a la modernización de su ejército. Parte de la inversión del gigante asiático recae en la alta tecnología, un sector donde se encuentran sus “ventajas” más destacadas. Convertir al país en una potencia militar de primera línea ha sido un objetivo expuesto por el actual presidente chino, Xi Jinping.

China ha informado de sus avances, por ejemplo, en tecnología hipersónica. Y llevó a cabo su primera prueba de un artefacto volador hipersónico, tanto para vuelos comerciales como para misiles capaces de esquivar los sistemas antiaéreos convencionales. Medios de prensa internacionales también hacen alusión al acelerado incremento de los medios técnicos, especialmente lo relacionado con el uso del láser y las armas termonucleares, satélites de alta tecnología, vehículos aéreos supersónicos y también medios navales, como los portaviones. Está claro que la estrategia militar china tiene como objetivo contrarrestar a largo plazo el poderío militar de Estados Unidos en un contexto donde se reconocen riesgos externos, producto del reenfoque estratégico norteamericano hacia el escenario Asia-Pacífico y de conflictos regionales.

En esas perspectivas se espera que para este año 2020 China erogue 260,000 millones de dólares por concepto de gasto militar, lo que la ubicaría en el segundo mayor presupuesto bélico del mundo y con el mayor ejército, que actualmente cuenta con 2 millones 285 mil efectivos.

Por su parte, Rusia ha logrado la reconstitución de su poder militar para enfrentar los intentos de contener su desarrollo mediante una cadena de agresiones que han transitado por el despliegue de un sistema de misiles antimisiles en Europa y el acercamiento de las bases militares de la OTAN a las fronteras del país.

Ante esta presión y las actuales políticas norteamericanas destinadas a provocar un desbalance militar global, el gobierno ruso ha desarrollado también contramedidas estratégicas, especialmente en alianza con China, así como diversas decisiones neutralizadoras con los gobiernos de la India y Turquía, entre otras acciones.

No hace mucho tiempo las autoridades rusas informaron que habían probado con éxito nuevos sistemas de armas estratégicas y públicamente fue mostrado el nuevo misil balístico intercontinental Sarmat, el cual posee una decena de ojivas nucleares autopropulsadas y con vector teledirigido independiente. Las ojivas nucleares pueden volar decenas de kilómetros a velocidad supersónica, lo cual las hace imbatibles con los sistemas anticoheteriles existentes ahora en el orbe. También fue confirmada la existencia de un submarino-drone, propulsado por energía nuclear y con un alcance de acción intercontinental, entre otras novedosas armas.

 Los gastos militares de Rusia el año pasado –según fuentes internacionales- sobrepasaron los  70, 345 millones de dólares, lo que significa un crecimiento superior al 50 % con respecto al inicio de la última década.

Preguntado por los gastos militares que registra Rusia, en una reciente entrevista a la cadena de televisión estadounidense NBC,  el presidente ruso, Vladimir Putín, no dudó en culpar directamente a la actual administración del presidente norteamericano Donald Trump por el comienzo de una nueva carrera armamentista, desde el momento que éste decidió abandonar unilateralmente al Tratado de Defensa Antimisil (DAM). “Si vamos a hablar de carrera armamentista, se inició cuando Washington salió del DAM“, expresó el mandatario ruso. Complejo panorama para el destino de la Humanidad.  

También te puede interesar: NUEVAS SEÑAS ALARMANTES DEL CALENTAMIENTO GLOBAL

Continuar Leyendo

BOLETÍN FRACTO

RECOMENDAMOS