Conecta con nosotros

Madre América: México

Homenaje habanero a Felipe Carrillo Puerto en 1924

Carlos Bojórquez Urzaiz

Publicado

en

Revisando viejos papeles que pertenecieron al doctor Eduardo Urzaiz Rodríguez, encontré una importante nota de la revista habanera Hoy, transcrita quizás por su sobrino Alfredo Urzaiz Márquez, hijo de Fernando Urzaiz Rodríguez, hermano del primer rector de nuestra Alma Mater, y de Isabel Márquez Labastida. ¿Por qué decimos que se trata de anotación de importancia? Incluyo la noticia de la revista cubana citada, que en su edición de 4 de mayo de 1924, apuntó lo siguiente:

Hoy se celebrará a las 9 de la mañana en el Cine Maxim un homenaje a la memoria del que fue  Gobernador de Yucatán, Felipe Carrillo Puerto, sacrificado  por las huestes reaccionarias de México. 

En dicho acto usarán la palabra la distinguida señora  Belén de la Sárraga, el Dr. Eusebio Adolfo Hernández, Julio Antonio Mella, Fernando Sirgo y Leonardo Hernández”.  

Esta crónica enviada desde La Habana en una carta por el joven Alfredo Urzaiz- había nacido el 19 de enero de 1906- al doctor Urzaiz, reviste aspectos de interés histórico ya que el homenaje rendido en La Habana se efectúo apenas unos meses después del fusilamiento del gobernador Felipe Carrillo Puerto, ocurrido el 3 de enero del propio año de 1924. 

El asunto hace recordar que cuando ocurrió la rebelión delahuertista en diciembre de 1923, y la fuerzas federales, bajo el mando de Hermenegildo Rodríguez y Juan Ricárdez Broca, emprendieron la encolerizada persecución contra el gobernante socialista, que acompañado de sus hermanos y otros colaboradores tomaron un ferrocarril con intención de dirigirse al oriente de Yucatán hasta alcanzar el mar, para embarcarse a Cuba, y después a los Estados Unidos, donde se unirían a los obregonistas que peleaban en la República Mexicana.  

El magnicidio  de Carrillo Puerto, a quien rendían homenaje en La Habana en mayo de 1924, abre un capítulo poco explorado de las relaciones internacionales del gran motuleño, ya que solamente se sabía que contó con la colaboración del novelista cubano Carlos Loveira, quien desde la páginas del Heraldo de Cuba difundía en la mayor de Las Antillas la obra social de Carrillo Puerto, y llegó a publicar el libro, El socialismo en Yucatán; estudio informativo y someramente crítico, base de observación directa de los hechos. 

Entre las personas que hicieron uso la palabra durante el homenaje habanero a Carrillo, se contó con Belén de Sárraga Hernández, una periodista y activista feminista española con larga trayectoria en los movimientos sociales de principios de siglo en España y América, y que había visitado Yucatán invitada por el líder ferrocarrilero Héctor Victoria Aguilar en 1913, por lo que no se descarta que hubiera continuado colaborando más tarde con Felipe Carrillo. Sin embargo la figura de mayor relevancia en este homenaje fue Julio Antonio Mella, revolucionario cubano, cofundador del Partido Comunista de Cuba y de la Federación Estudiantil Universitaria, entre numerosas organizaciones. Durante su corta existencia- nació el 25 marzo de 1903 en La Habana y fue asesinado el 10 de enero de 1929 en México- desarrolló una fecunda actividad política y revolucionaria que lo convirtió en un líder de altura internacional.

¿Mantuvo relaciones Mella con Felipe Carrillo Puerto? De los vínculos latinoamericanos del Gran Motuleño, hasta ahora conocemos poco, básicamente lo que aportó Jorge Mantilla explorando sus relaciones con personalidades de Argentina como José Ingenieros  y Alfredo Palacios, este último nombrado Doctor Honoris Causa de la Universidad Nacional del Sureste  en 1923, en pleno gobierno de Carrillo Puerto.

Claudio Meex

Continuar Leyendo

Madre América: México

Miguel León Portilla, adiós al ilustre mexicano

Sergio Guerra Vilaboy

Publicado

en

Este 1 de octubre falleció Miguel León Portilla (1926-2019), el mejor conocedor e investigador de la América indígena, quien con sus enjundiosos estudios de los pueblos originarios abrió un nuevo camino a la historiografía de nuestra América. Nacido en la capital de México, se graduó de bachiller en Guadalajara en 1944 y cuatro años después en Loyola University, de Los Ángeles, California. En agosto de 1956, obtuvo su doctorado en Filosofía en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) con la tesis La filosofía náhuatl estudiada en sus fuentes.

Durante más de medio siglo el doctor León Portilla, quien llegó a dominar varios idiomas (entre ellos el náhuatl), fue Profesor en la Facultad de Filosofía y Letras e investigador del Instituto de Investigaciones Históricas de su Alma Mater, del que fue Director (1976-1986). Lo distinguieron con la condición de Investigador Emérito de la UNAM (1988) y del Sistema Nacional de Investigadores (1996). Fue también Director del Instituto Indigenista Interamericano (1960-1966); Director de la Academia Mexicana de la Historia y Consejero del Instituto de Civilizaciones Diferentes, con sede en Bruselas (Bélgica). Además, fue embajador de México ante la UNESCO (1988-1992). Perteneció a más de una treintena de sociedades académicas y en reconocimiento a su destacada labor recibió numerosas distinciones, entre ellos el Premio Nacional de Ciencias Sociales, Historia y Filosofía de México (1981); el Premio Universidad Nacional (1994) y el Premio de la Universidad Iberoamericana (2005). Además, muchas universidades del mundo le otorgaron el título de doctor honoris causa.

Sin duda, Visión de los Vencidos (1959), es su obra más popular y famosa, traducida a una veintena de idiomas. En este valioso libro, el doctor León Portilla reunió fragmentos de la visión náhuatl desde las premoniciones de Moctezuma hasta los cantos tristes posteriores a la conquista, extraídos de los propios textos aborígenes. Para León Portilla el conocimiento de la literatura indígena era también un arma contra los efectos uniformadores del mundo posmoderno, en el que se quieren imponer las normas genéricas del neoliberalismo como explicó en su texto Pueblos originarios y globalización (1996).

Entre los títulos de su profusa bibliografía están: Siete ensayos sobre cultura náhuatl (1958); Los antiguos mexicanos, a través de sus crónicas y cantares (1961); Trece poetas del mundo azteca (1967); Tiempo y realidad en el pensamiento maya (1968); De Teotihuacán a los aztecas (1971); Culturas en peligro (1976); México-Tenochtitlán, su espacio y tiempos sagrados (1979);  Bernardino de Sahagún (1987); Cartografía y crónicas de la Antigua California (1989); La flecha en el blanco. Francisco Tenamaztle y Bartolomé de las Casas en lucha por los derechos indígenas 1541-1556 (1995); Los manifiestos en náhuatl de Emiliano Zapata (1996); Loreto, capital de las Californias. Las cartas fundacionales de Juan María de Salvatierra(1997); Tonatzin Guadalupe. Pensamiento náhuatl y mensaje cristiano(1999); Motivos de la antropología americanista. (2001); Pueblos indígenas de México: autonomía y diferencia cultural(2003); En torno a la historia de Mesoamérica (2004); Aztecas-Mexicas, desarrollo de una civilización originaria(2005) y México: muchas lenguas y culturas. Su florecer en un universo de biodiversidad(2006), Independencia, reforma, revolución, ¿y los indios qué? (2010).

Me presentaron a León Portilla y a su esposa Ascensión Hernández (Chonta), en una hermosa tarde en casa de Eugenia Meyer en la Ciudad México, en la que también estaban los embajadores mexicanos Beatriz Paredes y José Ignacio Piña. De inmediato conecte con aquel hombre sencillo, jovial, de gran sentido del humor, fácil comunicación y enorme sensibilidad humana. Tuve poco después el honor de pronunciar el discurso de elogio en el Aula Magna de la Universidad de La Habana cuando se le entregó el Doctorado Honoris Causa (2006). Sus conmovedoras palabras de aceptación las publicamos en el número 5 de Chacmool: cuadernos de trabajo cubano-mexicanos.

Al año siguiente, el propio León Portilla inauguró con una impresionante conferencia magistral el VIII Encuentro Internacional de la Asociación de Historiadores Latinoamericanos y del Caribe (ADHILAC) celebrado en Caracas. En esta oportunidad lo recibí en el aeropuerto de Maiquetía junto con Arístides Medina Rubio, entonces Presidente de ADHILAC y Director de la Biblioteca Nacional de Venezuela –quién desgraciadamente también falleció el pasado 1 de octubre- y lo acompañé en distintas actividades, incluyendo el otorgamiento del Doctorado Honoris Causa en la Universidad Bolivariana. Después me mandó su sentido artículo, “Cuba y México”, que publicamos en el Chacmool: cuadernos de trabajo cubano mexicanos  VI, donde condena el bloqueo estadounidense a Cuba y hace votos, como en su discurso del Aula Magna, para que “cubanos y mexicanos, manteniéndonos en nuestra relación y amistad de muchos siglos”, estrechemos “nuestras manos para seguir haciendo al andar: un camino de justicia, libertad y esperanza”.

 
 
 

Continuar Leyendo

Madre América: México

Doctorado Honoris Causa a Alfredo Barrera Rubio en Rusia

Carlos Bojórquez Urzaiz

Publicado

en

La merecida entrega del Doctorado Honoris Causa al Dr. Alfredo Barrera Rubio, por la Universidad Estatal Rusa de Humanidades, en ceremonia que tuvo lugar el día de hoy 26 de septiembre, ha dejado un grato sabor de boca en los círculos académicos mexicanos, particularmente en su natal estado de Yucatán, pues hasta donde se sabe, el apreciable mayista, egresado de la UADY, donde destacó como profesor, es el primer yucateco en recibir  tan importante distinción en Moscú, ciudad en la que reside esta prestigiada casa de estudios.

Barrera Rubio declaró al periódico El Peninsular, sentirse “… muy feliz, porque es un reconocimiento a mi trayectoria como investigador de la cultura maya y al lazo que he tenido con investigadores rusos, como el epigrafista Yuri Knorosov y la doctora Galina Ershova.”  Y es que los que tenemos el gusto de conocer a este arqueólogo que labora en el INAH desde hace cuatro décadas, no podemos dejar de reconocer que su talento como investigador – de un tiempo a esta parte está ocupado de la antigua ciudad maya Kulubá- lo acompaña de una elegante modestia en su trato siempre amable y respetuoso con los demás.

Desde nuestros días de estudiantes en la entonces Escuela de Ciencias Antropológicas de la Universidad de Yucatán, Barrera se distinguió por su entrega a los temas mayas y mesoamericanos. Precisamente fue el editor fundador del Boletín de la Escuela de Ciencias Antropológicas, cuyo primer número salió a la luz en julio de 1973, y se publicó durante 23 años, llegando a ser una de las revistas antropológicas más importantes de México, hasta que 1996 dejó de editarse por alguna decisión absurda. Se le recuerda igualmente por haber fundado los laboratorios fotográficos de la Escuela de Ciencias Antropológicas que fueron la semilla que dio paso a la actual Fototeca Pedro Guerra. 

Barrera Rubio fue docente de la UADY 30 años, y también por una medida desatinada fue “jubilado”, sin explicación de causa.  Nada sin embargo pudo detener la trayectoria de este extraordinario arqueólogo y mejor persona que ha sido reconocido con la Medalla Yucatán 2015, Medalla Yuri Knorosov 2015 y el Doctorado Honoris Causa de la Universidad de Oriente 2014.  Desde estas líneas extendemos un reconocimiento al Dr. Alfredo Barrera Rubio por este invaluable logro científico en un recinto universitario de enorme prestigio.

Continuar Leyendo

Madre América: México

Cumbre por la Paz que no debe ser descafeinada

Avatar

Publicado

en

No es casual que la funcionaria con mayor encargo en la planeación de la Cumbre Mundial de los Premios Nobel sea la Secretaria de Fomento Turístico, Michelle Fridman Hirsch. Sin duda, el hecho de alguna manera  señala cuál es el sentido y alcance que para el gobierno de Yucatán tiene dicho evento: ¿Es un acto de promoción turística? ¿Una más de las acciones que con ese fin lleva a cabo la mencionada funcionaria en su afán por fortalecer el turismo de convenciones en la entidad? En la misma difusión de la Cumbre se resalta, que se realizará en Yucatán por el clima de tranquilidad que se respira en el estado, y no porque se espere algún logro importante en la construcción del anhelado concepto de paz en el entorno local. Tampoco se toma en cuenta que la construcción del clima de tranquilidad imperante no nació por generación espontánea, sino que precisó pasar por trabajos, como el proyecto de educación para la paz emprendido por el pintor cubano Rene de la Nuez entre 2010 y 2011, con un grupo de jóvenes de la Casa de Historia de la Educación de la SEGEY, o por la importante presencia activa de Rigoberta Menchu en Mérida y Valladolid, donde interactuó con jóvenes universitarios de las comunidades mayas de la región, durante los años 2012 y 2013.

Pero el asunto no resulta del todo sorprendente, el propio mecanismo internacional puede hacer algunas revisiones, sobre todo si partimos de la consideración de que el Premio Nobel de la Paz en ocasiones ha sido un reconocimiento que no se ha entregado a auténticos luchadores por los derechos y el desarrollo humano. Este dignísimo premio se ha conferido a líderes políticos ambiciosos, incluso a algunos significados genocidas, como Henry Kissinger o el controvertido Menahem Begin.

Es indudable y positivo que en Mérida se respire, en términos generales, un clima de relativa tranquilidad, pero afirmar que vivimos en paz sin cortapisas, pudiera resultar una temeridad. Los eventos de violencia sexual, de género, homofóbica –lo que incluye la política de negar derechos reconocidos a nivel nacional-, son cada vez más frecuentes y preocupantes. La pobreza, sobre todo en las áreas rurales, que afecta a nuestra población originaria, se recrudece día a día, y ello también es violencia. El mismo concepto de turismo convencional, que se promueve, puede implicar aspectos de violencia económica y cultural. En Yucatán no estamos, tristemente, en una situación de paz sin contradicciones internas. Hemos sentado importantes bases para transitar a un mejor ambiente de equidad que debe preservarse a toda costa y desde luego caminar hacía adelante.

Acaso lo positivo de la Cumbre, aparte de la agenda que se discutirá en las mesas de trabajo previstas, es que, por unos días, Mérida y Yucatán serán uno de los centros de atención mundiales más importantes. Ello permitirá mayor resonancia a las actividades que en estos días estarán realizando activistas por los derechos humanos y por diversas causas trascendentes para nuestra sociedad. Se sabe que serán acciones pacíficas, pero que tensarán los nervios de funcionarios locales. Es importante que estas acciones –estas sí comprometidas con la paz- se lleven a cabo con firmeza y que redunden en avances en este difícil camino por la justicia, la dignidad, la igualdad y la solidaridad, condiciones todas imprescindibles para alcanzar la paz. La paz si es posible, bienvenida la Cumbre.

Continuar Leyendo

BOLETÍN FRACTO

RECOMENDAMOS