Conecta con nosotros

Madre América: Puerto Rico

Senado de Puerto Rico: mayoría femenina es solo un paso

Edwin Sierra González

Publicado

en

La nueva Legislatura Colonial ha comenzado sus funciones, y con ello, el beneplácito, sin duda alguna, de que la composición mayoritaria del Senado, compuesto por 27 miembros, es de catorce mujeres puertorriqueñas. Un paso valiente e histórico que ha dado lugar a otro hecho igualmente celebrado: la Comisión de Asuntos de la Mujer en este cuerpo legislativo estará compuesta exclusivamente por mujeres, aunque esta decisión es debatible. Se avanza, sin embargo, habrá que ver si será suficiente.

Aunque la alegría arrope a ciertos movimientos sociales del país y otros se sientan amenazados, el verdadero impacto de esta victoria electoral de las mujeres está por verse. El hecho de que las mujeres dominen la Cámara Alta, no es, lamentablemente, una garantía, y mucho menos un indicio, de que Puerto Rico avanzará en las causas y derechos de igualdad para la mujer. Hemos sido gobernados por mujeres y grandes lideresas le han dado la batalla a un sistema desigual, pero igualmente por otras que han sido cómplices del patriarcado enfermizo e intolerable que ciega vidas y sueños. De las primeras, tenemos hoy en la Asamblea damas de la talla de Mariana Nogales, María de Lourdes Santiago y Ana Irma Rivera Lassén. Mujeres de academia y calle, mujeres que no se limitan en su deber, sino que lanzan a favor de los desprotegidos y los oprimidos del sistema. Mujeres cuya sabiduría y academia van en pos del país y sus intereses, aún en el fragor de la lucha, como las protestas del Verano del 19. Del otro, damas de interpretación cerrada, fundamentalismos severos y alineados con el poder, como la ex mandataria Wanda Vázquez, quien en su momento fue Procuradora de la Mujer, pero cuya gestión fue de dudoso alcance y eficacia. O la ex senadora Nayda Venegas, derrotada en los pasados comicios, quien se caracterizó por defender y apoyar las posturas del ex presidente estadounidense, Donald Trump, a pesar de los desplantes y humillaciones de este hacia la isla y ser ella una mujer negra.

A pesar de lo que mujeres como las primeras puedan aportar en beneficio del país y la lucha femenina, no es sólo en el elemento femenino donde debe residir la esperanza, sino en la capacidad de liberar sus mentes de las ataduras sociales que siglos de colonialismo y eurocentrismo nos han impuesto. De nada vale ser una mujer empoderada que ocupa posiciones de Estado, cuando su mente es presa del sistema y solo reproduce los males de la inequidad, la desigualdad y el patriarcado tóxico. Como profesor en múltiples escenarios educativos y contextos, he sido testigo de la lucha por romper las cadenas sociales de la mediocridad e inferioridad, que son fuertísimas, porque en ocasiones, quienes las sufren, las justifican e incluso romantizan. Es por ello el ideario novelesco de los culebrones donde la protagonista sufre capítulos interminables y todo “vale la pena”, haciendo del dolor un elemento indispensable para el triunfo, no así con el esfuerzo. Es así como las mujeres, desde su inconsciente, reproducen patrones peligrosos e incluso, ante la ausencia de una figura masculina en el hogar.

Requerimos mujeres que se paren en la brecha y que se atrevan a romper los estereotipos y no a sostenerlos. No hacen falta mujeres que se vuelvan verdugos de sus congéneres, sino ilustradoras de un camino de posibilidades, progreso, igualdad y triunfos. Las senadoras que ahora comienzan a andar en ese hemiciclo, desde las conservadoras, hasta las progresistas, tienen la oportunidad única de forjar un país más justo, pero solo el tiempo dirá cual es el verdadero valor de esta Cámara de Mujer. El género no garantiza el cambio, el diálogo, el conocimiento y una mente abierta, sí. El país y las mujeres puertorriqueñas les estarán mirando fijamente para evaluar su proceder. No se admite nada por debajo de lo que se aspira en el siglo XXI. Es momento de hacer sentir orgullosas a todas aquellas mujeres que han luchado y dieron hasta la vida para que a ustedes, mujeres, se les pueda llamar Honorables Senadoras. 

Madre América: Puerto Rico

Cleptocracia Contributiva y otros males

Edwin Sierra González

Publicado

en

El nuevo año, junto con su nuevo gobierno, no da tregua. La administración, que parece dar señales de razón y entrega al interés económico sobre el salubrista, es un orden extraño donde las desconfianzas están a la orden del día. Las denuncias de apropiación ilegal y antiética de los haberes públicos y las vacunas contra la pandemia, sobre quienes les corresponde, son bochornosas. El juego con la salud, la educación y la población estudiantil es asqueante. Mientras el país palidece a la sombra de la pandemia, la escasez económica por la crisis y un preocupante aumento de situaciones de salud mental, que ha provocado seis suicidios en sólo unas horas, los líderes se enriquecen del erario usándolo a su antojo, expoliando los limitados recursos disponibles. Las leyes las acomodan para hacer de nuestro dinero lo que les place, imponiendo sus prioridades, no nuestras necesidades. Esto, empezando desde la junta de control, porque quien toma decisiones no supervisa, controla. No nos engañemos como solemos hacer.

En esa espantosa línea, el Estado Colonial, ha promulgado sedas leyes de beneficios contributivos que la Senadora del Partido Independentista Puertorriqueño, Hon. María de Lourdes Santiago Negrón, llamó “apartheid contributivo” pues privilegia a millonarios y extranjeros pudientes, haciendo del país un paraíso fiscal para ellos, sin que paguen impuestos de ninguna clase, mientras que a los nacionales los azota y les ahogan mediante impuestos sobre los míseros salarios que no aumentan desde el 2009. Beneficios contributivos para extranjeros, sin razón alguna,  porque en nada aporta a la economía del país, pues muchas veces, el establecimiento de estas empresas o millonarios no redunda en la creación de empleos, pero si en suculentas aportaciones a las campañas políticas de aquellos que desangran al país. Nos hemos encaminado, lastimosamente, a una cleptocracia contributiva y financiera. Nuestros dirigentes, en lugar de buscar el bien común, buscan enriquecerse mediante los recursos públicos.

Con ello en mente, el gobierno se propone abrir las escuelas públicas y privadas del país, aún sin los recursos para velar por la seguridad y salud de maestros y estudiantes, todo esto, tras la bochornosa aparición de la designada Secretaria de Educación, Elba Aponte Santos, quien ha sido criticada por las respuestas pobres, opacas y lentas, en un intento de consumir tiempo, ante la Cámara de Representantes en una sesión de interpelación. Su ejecución, entre otras acciones, le ha valido la no recomendación para la confirmación en el puesto por parte del Senado. A pesar del desastroso panorama, en su afán por abrir las escuelas, el gobernador colonial, Pedro Pierluisi Urrutia, ha hecho una declaración de emergencia para “acondicionar las escuelas” para el pautado regreso el lunes, 1 de marzo, que parece moverse para el 10 de marzo. La supuesta emergencia no es más que un mecanismo legal, pues en emergencia lleva nuestro sistema educativo décadas. Desde los desfalcos del PNP, partido del gobernador, bajo Víctor Fajardo, ex secretario recordado por su millonario desfalco a través del programa de “nuestros niños primero”;con la dejadez intencional del bipartidismo privando a las escuelas de materiales escolares y de higiene, así como salarios dignos para maestros; y sobre todo, con el cierre indiscriminado y venta de escuelas a los amigos del alma, quienes se ha hecho de estos edificios hasta por precios nominales de un dólares, para luego establecer colegios privados, aún cuando estas estructuras costaron miles al erarios público. Esta declaración es, simple y llanamente,  el acceso al gusto de millones de dólares de manera preocupante y vulnerable, sin los requisitos de ley para subastas. Un festín para los que gobiernan y se alimentan de la Secretaría y sus múltiples recursos, siendo esta la de mayor presupuesto en el andamiaje colonial, pues claro, hay que mantener las mentes adormecidas y dóciles a favor del sistema.

La ausencia de valores y ética es rampante, sosteniendo un sistema que apela al clientelismo, el nepotismo y otras manifestaciones de saqueo. Lo peor es la impunidad que parece cernirse sobre quienes violentan el orden y que, a pesar de su falta, se pasean por las ramas de la administración colonial y se siguen beneficiando de ella. ¿Acaso existe la posibilidad de inhabilitar a los violadores que privilegian a millonarios mientras someten y le roban al pueblo? No permitir la incursión de quienes observan un comportamiento antiético e ilegal. Incluso más allá, sobre quienes sus acciones drenen el fondo público y no observen una administración eficiente. ¿Cómo es que se mantiene en el cargo a aquellos cuya administración sigue arrastrando al país fiscalmente? La democracia busca el bienestar de lo público, nuestros líderes, si así puede llamárseles, parecen haberlo olvidado por completo. Y nosotros como electores, también.

Continuar Leyendo

Madre América: Puerto Rico

Puerto Nepotismo y otros ataques

Edwin Sierra González

Publicado

en

La nueva administración colonial del partido novoprogresista lleva apenas un mes con las riendas del país y los escándalos se sirven en bandeja grande, lo que no es de sorprender conociendo el historial delictivo y antiético de la institución que hoy gobierna. Sólo hace falta ganar el poder para comenzar la ver las virazones de postura y otros ademanes desastrosos que muestran la verdadera cara de quien gobierna. Pero no es una cara nueva, es una muy conocida, porque es la misma que menospreció a los muertos del huracán, la que escondió los suministros de agua, alimentos y otros víveres tras el terremoto de enero de 2020 y la que se burló del dolor del pueblo en un chat de homófobos, misóginos y prepotentes. La misma que el pueblo heroicamente hizo renunciar durante las famosas protestas del verano de 2019. Aún así, entregándose a su caudillo, una minoría del país le eligió, la suficiente como para entregarles nuestro destino, otra vez.

Sólo un mes hizo falta para que se develaran las intenciones del nuevo inquilino de Palacio respecto a asuntos neurálgicos del país que fuertemente afectan el desarrollo u otros temas. Uno de ellos, es el paupérrimo servicio eléctrico y su elevado costo que continuamente incrementa de manera aparatosa, hediéndose al país cada vez más en la pobreza y la necesidad. Mientras el hoy gobernador, Pedro Pierluisi Urrutia, condenaba en su campaña los aumentos de la electricidad, hoy le pregona al país que “tiene que acostumbrarse a los aumentos”, en lo que representa una nueva estocada a la clase trabajadora que se ve cada vez mas herida en un país que no ve el salario mínimo aumentar hace mas de 10 años. Sobre todo, porque el gobierno se apresta privatizar el servicio eléctrico entregándoselo a una empresa extrajera que no aportará nada al país, sino que se alimentará de él y podrán, so gusto y gana, aumentar los costos del servicio. Como si entregar el patrimonio fuese poco, que no es nuevo pues lo hicieron con otros, como la compañía pública de telefonía, este también indicó que no colocaría a familiares a trabajar con él dados los fuertes casos de nepotismo que han copado las primeras planas del país a causa de la Cámara de Representantes, donde los legisladores han colocado a familiares cercanos: hijos, parejas, cuñados, primos y hermanos, a trabajar dentro de la Asamblea a costosos salarios para el tesoro público, aún sin la preparación requerida para el puesto y en claras violaciones éticas. A pesar de los casi 200 casos que han salido a la luz, el mandatario ha vuelto a dar la virazón colocado a su hermana, Caridad Pierluisi, quien fue su directora de campaña, a trabajar en Palacio, so pretexto que no cobrará por su trabajo, sino que lo hará “ad honorem”, o sea, “de gratis”.

Este hecho resulta poco creíble, pues quienes buscan la gobernación del país no lo hacen siquiera por el salario del puesto, que es mas bajo que el del alcalde de la ciudad capital, sino por el prestigio, el poder y las redes de conexión, así como la información a la que se accede y sus vínculos, a los que después se les saca provecho una vez abandonada la Jefatura Colonial. Lo que se conoce como la “puerta giratoria” de la que muchos otros han hecho provecho, pues beneficia a las empresas privadas durante su mandato y al retirarse, estas les ofrecen un puesto en el que se sigue enriqueciendo a costa de los altos pagos cobrados a los ciudadanos. Un ejemplo ha sido el exgobernador Luis Fortuño, quien después de privatizar tramos de las autovías del país, hoy forma parte de la junta directiva de la empresa que año tras año aumenta los cobros de los peajes y de las que cobra sus rendimientos y ganancias por las supuestas mejoras realizadas a las mismas. Este asunto no es nuevo para el mandatario, pues antes de ejercer el poder ejecutivo colonial, era abogado de la Junta de Control Fiscal, la junta impuesta por Estados Unidos para “ordenar las cuentas del país”, pero que desde su imposición no ha sido más que un despilfarro de dinero que continúa desangrando al país en la mas absoluta miseria, comenzando por su presidenta, Natalie Jaresko. El gobernador parece saber jugar a ambos lados de la papeleta y no es de extrañar que lo haga en este momento.

La última golpiza del mes ha sido la afirmación del gobernador de que la educación en el país estaba paralizada, aún cuando lo maestros se han mantenido trabajando desde su casa y con horarios muy amplios y diversos que se han extendido hasta largas horas de la noche, pues se han dedicado a atender dudas de padres, preparar nuevos materiales didácticos para los estudiantes e incluso, ante los problemas de electricidad e internet que persiste en el país, han tenido que conectarse en lugares públicos desde sus carros para dar las clases, al igual que muchos estudiantes. El menosprecio por el magisterio en este país va mas allá del mísero salario que cobra un maestro, pues se le critica y se le juzga, sin que el Estado provea lo que le corresponde constitucionalmente. Es curioso como ahora se le critica, pero el Estado no ve su fallo como facilitador del proceso educativo, incluso con los alumnos de educación especial, que requieren de atenciones particulares y aún hay que seguir peleándolos en los tribunales. La prisa desmedida por abrir las escuelas, si los recursos y las medidas necesarias, será otro aguijón doloroso en un país cuyo modelo sanitario es lucrativo y ve en la enfermedad y la dolencia ganancias y no una vida que sufre y padece. Cualquiera diría que el gobierno prepara las camillas para que los hospitales del país se enriquezcan a costa del dolor. Solo sus mentes conocen la verdad, al país nos queda esperar.

Continuar Leyendo

Madre América: Puerto Rico

Cautivos: La vitrina rota del Caribe

Edwin Sierra González

Publicado

en

El año 2020, de los más terribles para el país ha concluido. A casi dos meses de las elecciones coloniales todavía no existe la convicción de un proceso justo y limpio. Aún así, entra en funciones el nuevo gobierno, si es que se le puede llamar así a la continuación que veremos, y seguiremos contando votos, porque no todo está aclarado. Lo que un día se le llamó la vitrina de la democracia, en antítesis a las dictaduras que dominaban en Latinoamérica con el beneplácito de Estados Unidos, tampoco lo ha sido, porque, en principio, somos una colonia y; segundo, tenemos un gobierno representativo, que no es lo mismo que democracia en sí. Es hoy un entuerto que nadie entiende y cuya desconfianza ha llegado a niveles inimaginables e insostenibles. Nuestra “gloriosa” colonia representativa está hoy más descompuesta que nunca.

Desde que en este país, bochornosamente, las opiniones de los jueces del máximo foro judicial van acompañadas de estribillos y enlaces de “youtubers” y los ciudadanos se lanzan como almas rabiosas contra los que defienden su derecho a un proceso inmaculado y justo, sólo nos queda reconocer que estamos cautivos, como en la caverna de Platón, esclavizados por nuestra mente y nuestros reflejos delirantes de una libertad que no existe, porque es una nota musical tan alta en el himno, que se toca al son de quien mejor pague. La vergüenza encarnada de un país cuya institución judicial más importante, su Tribunal Supremo, se presta para la bravuconería y la burla, es el acabose donde de los jueces hacen coro con las irregularidades y la chabacanería que lidera el país.

De seguro muchos diferirán, es normal. Es de lo poco que nos queda de una verdadera democracia: la posibilidad de ser escuchados. Sí, porque la oportunidad es sólo para unos cuantos, sobre todo, para aquellos quienes son producto de las corrompidas estructuras partidistas que gobiernan. Nos hemos vuelto judíos en el Caribe: dando vueltas por más de cuarenta años en el mismo sitio y salvando a Barrabás cada cuatrienio electoral, para luego culpar al destino. Eso hace la cueva que hemos preferido. Hacernos en ocasiones los ciegos tiene su premio, sino ya habríamos comenzado a actuar diferente.

Pero esa diferencia de acción parece asomarse, lentamente, como un letargo del que se despierta, con dolor y desesperación. Si bien es cierto que el Poder Ejecutivo ha caído en las manos de un hombre conservador e ideas neoliberales peligrosas que en 2019 el Tribunal Supremo destituyó al considerar su primera jura inconstitucional, Pedro Pierluisi Urritia, lo cierto es que se presta a gobernar con un Poder Legislativo diverso donde no posee mayoría ni en Cámara ni Senado. Los nuevos Cuerpos serán los más diversos en la historia del país con cinco delegaciones legislativas distintas, de los cinco partidos presentados a estas elecciones. Además, Pierluisi Urritia gobernará con el “honor”, para el Partido Nuevo Progresista, de ser el mandatario electo con menos apoyo en las urnas, con apenas un 33%, o sea, dos terceras partes del país en contra. La debilidad parlamentaria del nuevo mandatario es tal que, solo cuenta con 10 Senadores y 21 Representantes, lejos de los 14 y 26 que necesita en cada cámara legislativa para controlarlas, respectivamente.  Eso ha llevado a que el Partido Popular Democrático, de oposición, controle la Cámara de Representantes, al tener una mayoría simple de 26 miembros, recordado el cuatrienio de 2004-2008, cuando los populares controlaban el Ejecutivo, pero no el Legislativo.

Sin embargo, el verdadero escenario político recae este cuatrienio en el Alto Cuerpo o Senado, donde ningún partido tiene mayoría para controlar este cuerpo legislativo de 27 miembros. Para ser mayoría, esta cámara requiere 14 delegados de un mismo partido y el Popular Democrático es quien mas se acerca, con apenas 12. Esto platea un difícil escenario e inédito en el país, pues será posiblemente este cuerpo, el muro de contención contra las políticas avasalladoras y draconianas de la derecha neoliberal del país. El Senado presenta cinco delegaciones y un senador independiente, lo que platea u pulso de constante negociación, sobre todo en las nominaciones del Ejecutivo que requieren el consentimiento del Cuerpo.

No hay duda de que el sueño de vitrina democrática se ha roto. Ahora es cuestión de saber si con la diversidad parlamentaria se puede comenzar a restaurar lo que queda de ella, para que, como país, dejemos de dar vueltas en el desierto, condenemos de una vez a Barrabás y salgamos de esa cueva que os tiene arrastrados y sumidos en el más profundo oscurantismo.  

Continuar Leyendo

RECOMENDAMOS