Conecta con nosotros

Madre América

EL SÍNODO PANAMAZÓNICO PROPONE

Felipe Arizmendi Esquivel - Obispo Emérito de SCLC

Publicado

en

Ha concluido en Roma la Asamblea Especial del Sínodo de los Obispos sobre la Región Panamazónica con el tema “Amazonía: Nuevos Caminos para la Iglesia y para una Ecología Integral”. Se hicieron muchas propuestas, concentradas en la invitación, a partir de “la única conversión al Evangelio vivo, que es Jesucristo”, a cambiar nuestras actitudes en cinco dimensiones: una conversión integral, pastoral, cultural, ecológica y sinodal.

Las propuestas se agrupan en cinco capítulos. El primero se titula Amazonía: de la escucha a la conversión integral. Tiene estos apartados: La voz y el canto de la Amazonía como mensaje de vida. El clamor de la tierra y el grito de los pobres. La Iglesia en la Región Amazónica. Llamados a una conversión integral.

El segundo: Nuevos caminos de conversión pastoral, con estos subtemas: La Iglesia en salida misionera. Iglesia samaritana, misericordiosa, solidaria. Iglesia en diálogo ecuménico, interreligioso y cultural. Iglesia misionera que sirve y acompaña a los pueblos amazónicos. Iglesia con rostro indígena, campesino y afrodescendiente. Iglesia con rostro migrante. Iglesia con rostro joven. Iglesia que recorre nuevos caminos en la pastoral urbana. Una espiritualidad de la escucha y el anuncio. Nuevos caminos para la conversión pastoral.

El tercero:Nuevos caminos de conversión cultural, con estos subtítulos: El rostro de Iglesia en los pueblos amazónicos. Los valores culturales de los pueblos amazónicos. Iglesia presente y aliada de los pueblos en sus territorios. Y presenta un tema de particular interés, con dos puntos: Caminos para una Iglesia inculturada: La vivencia de la fe expresada en la piedad popular y la catequesis inculturada; el misterio de la fe reflexionado en una teología inculturada. El No. 54 habla de la teología india. Luego expone: Caminos para una Iglesia intercultural, con estos puntos: El respeto a las culturas y a los derechos de los pueblos. La promoción del diálogo intercultural en un mundo global. Los desafíos para la salud, la educación y la comunicación. Nuevos caminos para la conversión cultural.

El cuarto: Nuevos caminos de conversión ecológica, con estos subtemas: Hacia una ecología integral desde la encíclica Laudato si’: Amenazas contra el bioma amazónico y sus pueblos. El desafío de nuevos modelos de desarrollo justo, solidario y sostenible. Y, como respuesta, propone: Iglesia que cuida la “casa común” en la Amazonía: La dimensión socio-ambiental de la evangelización. Iglesia pobre, con y para los pobres desde las periferias vulnerables. Sugiere: Nuevos caminos para la promoción ecológica integral: Interpelación profética y mensaje de esperanza a toda la Iglesia y todo el mundo. Observatorio Socio Pastoral Amazónico.

El quinto: Nuevos caminos de conversión sinodal, con estos apartados: La sinodalidad misionera en la Iglesia Amazónica: La sinodalidad misionera de todo el Pueblo de Dios bajo la guía del Espíritu. Espiritualidad de comunión sinodal bajo la guía del Espíritu. Hacia un estilo sinodal de vivir y de obrar en la región amazónica. Y es aquí donde aborda los temas más delicados: Nuevos caminos para la ministerialidad eclesial: Iglesia ministerial y nuevos ministerios. La vida consagrada. La presencia y la hora de la mujer. Diaconado permanente. Itinerarios de formación inculturada. La Eucaristía fuente y culmen de comunión sinodal. Finalmente, aborda Nuevos caminos para la sinodalidad eclesial: Estructuras sinodales regionales en la Iglesia amazónica. Universidades y nuevas estructuras sinodales amazónicas. Organismo Eclesial Regional Postsinodal para la región amazónica. Rito para los pueblos originarios.

La propuesta No. 111, que sugiere ordenar sacerdotes a hombres casados, es la que recibió más votos en contra: 41, con sólo 128 votos a favor; 11 se abstuvieron. La otra con muchos votos en contra fue la 103, que propone ordenar diaconisas: 30 votaron en contra y 137 a favor; 14 abstenciones. La propuesta 119, para crear un rito amazónico, dentro del culto católico, tuvo 29 votos en contra y 140 a favor; 12 abstenciones. A pesar de esto, todas las propuestas fueron aprobadas por las dos terceras partes de los 181 sinodales. En un próximo artículo, abordaré estos puntos.

PENSAR

Algunos se extrañan de que este Sínodo esté promoviendo una Iglesia más encarnada en la realidad de esa zona del planeta, como si esto fuera algo novedoso, algo original del Papa Francisco. No es así. El Decreto Ad gentes del Concilio Vaticano II prescribe que debe haber iglesias autóctonas, no autónomas, y describe sus características:

“Deben crecer de la semilla de la Palabra de Dios en todo el mundo Iglesias particulares autóctonas suficientemente fundadas y dotadas de propias energías y maduras, que, provistas suficientemente de jerarquía propia, unida al pueblo fiel, y de medios apropiados para llevar una vida plenamente cristiana, contribuyan, en la parte que les corresponde, al bien de toda la Iglesia. El medio principal para esta plantación es la predicación del Evangelio de Cristo. Para anunciarlo envió el Señor a sus discípulos a todo el mundo, a fin de que los hombres, renacidos por la Palabra de Dios, ingresen por el bautismo en la Iglesia, la cual, como cuerpo del Verbo Encarnado que es, se alimenta y vive de la Palabra de Dios y del pan eucarístico” (No. 6).

ACTUAR

Aunque muchos no vivimos en la Amazonía, sin embargo sus propuestas nos incumben, no sólo para proteger esa región, sino para avanzar también nosotros hacia una conversión integral, pastoral, cultural, ecológica y sinodal.

Madre América

Crece movimiento mundial para que se le otorgue el Premio Nóbel de la Paz a las brigadas médicas cubanas que combaten el COVID-19 en diversos países

Héctor Hernández Pardo

Publicado

en

Sumario:

  • En Estados Unidos, Francia, Bélgica, Inglaterra y otras naciones se registran iniciativas para nominar las brigadas Henry Reeve al Premio de la Academia Sueca.
  • El Contingente, creado en el 2005, originalmente para apoyar al pueblo norteamericano en ocasión del huracán Katrina, cuenta con una hermosa hoja de servicios solidarios.
  • Es una brigada integrada voluntariamente por médicos, enfermeras y técnicos de la salud para enfrentar Situaciones de Desastres y Graves Epidemias.
  • Actualmente está presente en 25 países de América Latina y el Caribe, Africa, Europa y Medio Oriente.

Coincidiendo con numerosos reconocimientos de gobiernos, organizaciones y personalidades internacionales a las autoridades y al pueblo de Cuba por la colaboración y el envío de personal salud especializado a muchos países para combatir la pandemia del nuevo coronavirus, diversas voces en el mundo se dejan escuchar para proponer que se entregue el Premio Nóbel de la Paz a las brigadas médicas cubanas  Henry Reeve, por sus esfuerzos para erradicar la COVID-19 y su hermosa trayectoria de solidaridad.

La organización feminista estadounidense CODEPINK demandó apoyo internacional para nominar ante la Academia Sueca para el Premio Nóbel de la Paz a la Brigada Médica Cubana Henry Reeve, que hoy actúa en 25 países para contribuir a la lucha contra el COVID-19. CODEPINK dijo que aunque la fecha límite para las nominaciones ya venció, “debemos insistir  y trabajar para convencer al Comité a cargo del Premio de incluir a la brigada médica cubana en la lista de nominados. Si unimos suficiente respaldo alrededor del mundo creemos que podemos lograrlo”.

La organización norteamericana añadió que “la nominación demostraría al pueblo cubano cuánta admiración despiertan sus acciones de solidaridad en todo el planeta”.

A la petición se han unido numerosas personalidades del mundo y organizaciones. En Francia varias agrupaciones, reunidas en una plataforma, abogaron también por la entrega del Premio Nóbel de la Paz a las brigadas médicas cubanas Henry Reeve. En un llamamiento una docena de asociaciones convocaron a sumarse a esta iniciativa.  Entre sus integrantes, la Organización gala Cuba Linda subrayó que en el 2015 los sindicatos de Noruega hicieron la misma propuesta en el contexto de la presencia solidaria de la brigada Henry Reeve en África Occidental para enfrentar la epidemia del Ébola.

Por lo mismo han invitando a todo el público a sumarse para respaldar dicha solicitud. Señalaron que los que deseen incorporarse pueden hacerlo a través de la red social Facebook y del correo electrónico nobelpaixmedcub@gmail.

La plataforma actividad con el fin de informar, unir esfuerzos y promover la propuesta del Nóbel de la Paz para los profesionales de la salud cubanos, destacó la ayuda internacionalista de la población de la Isla en tiempos en los que la humanidad enfrenta una pandemia capaz de amenazar la vida de millones de personas.

Las asociaciones francesas agradecieron  al diputado François-Michel Lambert, presidente del Grupo de Amistad Francia Cuba en la Asamblea Nacional, la aceptación de presentar ante el Comité del Nóbel de la Paz, en Noruega, la solicitud de entrega del reconocimiento. Al respecto, insistió en que la ayuda de los médicos de la isla ya no puede ser ocultada por los grandes medios de comunicación, a partir de su presencia en naciones de América Latina, el Caribe, África, Asia y .Europa.

En Bélgica se ha lanzado una campaña en línea por la Asociación de ese país Cubanismo.be destinada a promocionar la entrega del Premio Nóbel de la Paz a las brigadas médicas de la Mayor de las Antillas que tienen presencia en diversos continentes. De acuerdo con la convocatoria de la organización belga: “La isla muestra al mundo en estos tiempos de coronavirus lo que es la verdadera solidaridad, con el envío de profesionales de la salud al mundo entero. Incluso la región más rica de Italia, Lombardía, ha podido contar con su apoyo concreto”.

La presidenta de la Asociación, Isabelle Vanbrabant, dijo que la petición ya ha sido firmada por decenas de personas, pese a que la campaña fue recién, y que se hará cada vez más promoción, “porque nuestra meta es lograr un amplio apoyo”.

Por su parte, el diario británico Morning Star se hizo eco de la recomendación hecha por organizaciones francesas de otorgar el Premio Nóbel de la Paz a las brigadas médicas cubanas que combaten la Covid-19 en decenas de países. El artículo publicado por el vocero del movimiento laborista y los sindicatos del Reino Unido destaca en particular que la brigada Henry Reeve fue creada en 2005 por el líder histórico de la Revolución Cubana, Fidel Castro, y las acciones de solidaridad realizadas desde entonces en muchos países en contextos de desastres  y grandes epidemias.

El Contingente Internacional de Médicos Especializados en Situaciones de Desastres y Graves Epidemias Henry Reeve fue creado originalmente, con la intención de asistir a los damnificados del huracán Katrina en Estados Unidos. La ayuda médica cubana nunca llegó pues el presidente George W. Bush no dio su permiso. La tragedia dejó más de 1 800 muertos. Un año después Bush declaró “Mi Gobierno no estuvo a la altura de su responsabilidad”.

Desde entonces, el Contingente Henry Reeve –que integran voluntariamente médicos, enfermeras y técnicos- ha acudido en casos de terremotos (Paquistán, 2005; Indonesia, 2006; Perú, 2007, China, 2008; Haití, 2010; Chile, 2010; Nepal, 2015; Ecuador, 2016), lluvias intensas (Guatemala, 2005; Bolivia, 2006; México, 2007; El Salvador, 2009; Chile, 2015; Venezuela, 2015), emergencias médicas (cólera en Haití, 2010; ébola en Sierra Leona, Guinea Conakry, Liberia, 2014) y huracanes (Dominicana, 2015; Islas Fiji, 2016; Haití, 2016).

Su trabajo ha sido reconocido por varios gobiernos y por organismos internacionales. En mayo de 2017, la Organización Mundial de la Salud (OMS) otorgó al contingente médico cubano el Premio de Salud Pública en Memoria al Dr. Lee Jong-wook, en reconocimiento a los 250 especialistas que lucharon contra el ébola en África.

Las brigadas Henry Reeve hoy prestan servicios para ayudar a detener la pandemia del COVID-19  en 25 países: entre ellos Italia, Andorra, Catar, Togo, Angola, México, Belice, Cabo Verde, Jamaica, Haití, Honduras, Venezuela, Nicaragua, Surinam, Granada, San Vicente y las Granadinas, Antigua  y Barbudas, Dominica, Santa Lucia, Trinidad y Tobago, San Cristóbal y Nieves, Barbados y Sudáfrica.

Aparte de las Brigadas Henry Reeve, que como ya se ha dicho ahora actúan concretamente atendiendo solicitudes de gobiernos para combatir la pandemia del COVID-19, según datos ofrecidos recientemente por la Unidad Central de Cooperación Médica de Cuba, la Mayor de las Antillas presta colaboración de salud en 59 países, con 28 729 colaboradores.

También te puede interesar: Los poderosos se retiran y Cuba vuelve a dar el ejemplo

Continuar Leyendo

Madre América

CEPAL dio a conocer informe medular sobre los desafíos sociales para América Latina y el Caribe en tiempos del COVID-19

Héctor Hernández Pardo

Publicado

en

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), en un minucioso Informe titulado El desafío social en tiempos del COVID-19 ha llamado a los líderes de la región a que -ante las grandes brechas históricas que la pandemia ha agravado-instrumenten  políticas universales, redistributivas y solidarias con enfoque de derechos, para no dejar a nadie atrás.

El detallado análisis sobre la evolución y los efectos de la pandemia del COVID-19 en la región latinoamericana y caribeña se dio a conocer en la sede de la CEPAL, en Santiago de Chile, por su Secretaria Ejecutiva Alicia Bárcena. Como se conoce, la CEPAL es un prestigioso organismo dependiente de la Organización de las Naciones Unidas que realiza investigaciones económicas  de gran importancia para los gobiernos  y tiene como función principal  promover el desarrollo económico y social de nuestra América.​

Para la CEPAL la pandemia del COVID-19 tiene fuertes efectos en el ámbito de la salud y profundas implicaciones sobre el crecimiento económico y el desarrollo social. Llega a América Latina y el Caribe en un contexto de bajo crecimiento y, sobre todo, de alta desigualdad y vulnerabilidad, en el que se observan tendencias crecientes en la pobreza y pobreza extrema, un debilitamiento de la cohesión social y manifestaciones de descontento popular.

En el susodicho Informe – el tercero de una serie que ha elaborado la CEPAL sobre la evolución y los efectos de la pandemia del COVID-19 en América Latina y el Caribe-, se explica que las medidas de cuarentena y distanciamiento físico, necesarias e imprescindibles para frenar la propagación acelerada del coronavirus y salvar vidas, generan pérdidas de empleo (en 2020 habría 11,6 millones de desocupados más que en 2019) y reducen los ingresos laborales de las personas y de los hogares. La pérdida de ingresos afecta sobre todo a los amplios estratos de población que se encuentran en situación de precariedad laboral.

El pronóstico de la CEPAL es que, en cualquier escenario de esta pandemia,  la pobreza y la pobreza extrema aumentarán en todos los países. Y además en caso de reducirse las remesas provenientes de familiares que migraron, se acentuará la situación de pobreza de quienes las reciben en sus países de origen. Esta reducción es muy probable ante el fuerte impacto del COVID-19 en la región y en particular en países extrarregionales receptores de migrantes latinoamericanos y caribeños, como por ejemplo los Estados Unidos y España.

En línea con el aumento de la pobreza y la pobreza extrema, también se incrementará la desigualdad en todos los países de la región. La CEPAL proyecta subidas de ese  índice  entre el 0,5% y el 6,0%. Los peores resultados se esperan en las economías más grandes de la región. Esto representa un retroceso respecto a los esfuerzos de muchos países en la década anterior.

Teniendo en cuenta la previsión de caída del PIB regional (5,3%) y el aumento del desempleo por los efectos de la pandemia, la CEPAL estima que alrededor del 10% de las personas que se encontraban en situación de pobreza no extrema en 2019 (11,8 millones de personas) verían deteriorada su situación económica y caerían en una situación de pobreza extrema  Asimismo, el 15% de las personas ubicadas en estratos bajos no pobres (entre 1 y 1,8 líneas de pobreza per cápita) caerían en la pobreza no extrema (20,8 millones de personas) o en la pobreza extrema (3 millones de personas). También habría un fuerte deterioro de la situación económica de las personas que consideradas en los estratos medios.

La pandemia tiene un impacto discriminado en diversos grupos de población y su capacidad de respuesta. La imposibilidad para muchas familias de trabajar desde el domicilio, las condiciones de hacinamiento y la falta de acceso a agua y saneamiento aumentan el riesgo de infección de la población en situación de pobreza y vulnerabilidad. Asimismo, su riesgo de muerte es mayor por la mayor incidencia de condiciones preexistentes de salud como enfermedades pulmonares, cardiovasculares y diabetes y por carecer de acceso adecuado a la atención médica.

Según los expertos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, las medidas de protección social de corto, mediano y largo plazo que se adopten para enfrentar los efectos de la pandemia deben considerar el bienestar de toda la población, especialmente el de los grupos que experimentan múltiples formas de exclusión y sufren más agudamente los impactos de la crisis.

Los grupos más afectados abarcan una gran proporción de la población de los países de la región. Por ejemplo, en el caso del Brasil, las estimaciones realizadas por la Institución Fiscal Independiente (IFI), órgano del Senado de dicho país, con información hasta el 1 de mayo de 2020 indican que la mitad de la población (111 millones de personas) podría requerir ayuda económica para enfrentar los efectos de la pandemia, lo que supondría un costo de más de 37.000 millones de dólares. Esto implicaría duplicar con creces el alcance de las medidas en curso en el gigante suramericano.

Si bien la crisis afecta a toda la fuerza de trabajo, es particularmente desastrosa  la situación de los trabajadores informales de ambos sexos, y especialmente la de las mujeres y las personas jóvenes, indígenas, afrodescendientes y migrantes. Ellos constituyen un fuerte núcleo de vulnerabilidad y desigualdad.

En el Informe se denuncia que en un contexto de confinamiento, cierre de escuelas y necesidad de cuidados ante la posible presencia de uno o más contagiados en el hogar, la carga de trabajo doméstico no remunerado que asumen las mujeres, las adolescentes y las niñas, así como los casos de violencia hacia ellas, se incrementan significativamente.

Refleja el exhaustivo análisis que  es probable que los hijos de las familias más pobres se vean obligados a entrar en el mercado de trabajo, lo que incrementaría las tasas de trabajo infantil. Subraya también que en una situación de aumento del desempleo y restricción de los presupuestos familiares, la población joven enfrentará un escenario más adverso respecto de sus oportunidades de continuidad educativa e inserción laboral, lo que impactará en sus trayectorias de inclusión social y laboral, especialmente entre aquellos que pertenecen a los estratos de ingresos bajos.

Las personas mayores de 60 años, es decir, cerca del 13% de la población de la región (85 millones de personas), enfrentan una mortalidad más alta en la pandemia; por tanto, su demanda de atención especializada y crítica de salud es mayor.

En su desarrollo, el Informe de la CEPAL alerta que la crisis profundizaría las desigualdades y la exclusión social y laboral que sufren  pueblos indígenas y afrodescendientes en algunos países de América Latina y el Caribe.

 La pandemia ha agudizado las dificultades de la población —especialmente la más pobre y vulnerable— para satisfacer sus necesidades básicas. Por ello, la CEPAL sugiere a los gobiernos de la región que es preciso garantizar los ingresos, la seguridad alimentaria y los servicios básicos a un amplio grupo de personas cuya situación se ha vuelto extremadamente vulnerable y que no necesariamente estaban incluidas en los programas sociales existentes antes de la pandemia.

Para enfrentar los impactos socioeconómicos de la crisis, la CEPAL propone que los gobiernos garanticen transferencias monetarias temporales para satisfacer necesidades básicas y sostener el consumo de los hogares, lo que será crucial para lograr una reactivación sólida y relativamente rápida.

Desde una perspectiva de largo plazo, la CEPAL reitera que el alcance de esas transferencias debe ser permanente, ir más allá de las personas en situación de pobreza y llegar a amplios estratos de la población muy vulnerables a caer en ella, como los estratos de ingresos bajos no pobres y los medios bajos. Esto permitiría avanzar hacia un ingreso básico universal que se debe implementar gradualmente en un período definido de acuerdo con la situación de cada país. Esta consideración es importante pues la superación de la pandemia tomará su tiempo y las sociedades deberán coexistir con el coronavirus, lo que dificultará la reactivación económica y productiva.

Los especialistas de la CEPAL que redactaron el Informe recuerdan que desde 2014, antes de la pandemia, la región vivía un proceso de deterioro de la situación social en términos de pobreza y pobreza extrema, y un menor ritmo de reducción de la desigualdad. Y precisan que ante las grandes brechas históricas que la pandemia ha agravado, “es el momento de implementar políticas universales, redistributivas y solidarias con enfoque de derechos, para no dejar a nadie atrás”.

Generar respuestas de emergencia desde la protección social para evitar un grave deterioro en las condiciones de vida es ineludible desde una perspectiva de derechos y bienestar, afirma el estudio.

Para la CEPAL será crucial consolidar sistemas de protección social universales, que incluyan la salud universal, basados en un enfoque de derechos y sensibles a las diferencias, y desarrollar estrategias de inclusión laboral en el período de la recuperación. Estos sistemas permitirían identificar y responder a los impactos de la crisis en el empleo y las condiciones de vida de las personas, y atender la situación diferenciada que enfrentan diversas poblaciones, con atención oportuna a los trabajadores informales, a los grupos etarios más vulnerables, a los habitantes de áreas rurales y remotas, a los pueblos indígenas, a las personas con discapacidad y a los migrantes.

Ratifica la Comisión que “Definir un conjunto de garantías universales para el bienestar social en función de las capacidades nacionales, en línea con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y la Recomendación sobre los Pisos de Protección Social de la Organización Internacional del Trabajo,  es esencial para el desarrollo sostenible y la estabilidad política”.

Construir el Estado de bienestar y sistemas de protección social universal es clave para evitar otra década perdida, afirman los expertos que redactaron el Informe. La crisis financiera internacional de 2008 mostró la importancia del gasto público social contracíclico y de las políticas sociales orientadas a moderar los efectos de la crisis en las economías reales y frenar el aumento del desempleo y la pobreza. En cambio, la crisis de la deuda de los años ochenta llevó a incrementos muy significativos de los niveles de pobreza. La región demoró 25 años en retornar a los niveles de pobreza previos a la crisis. Revisar estas experiencias es importante pues el aumento de la pobreza proyectado por la CEPAL para 2020 implica un retroceso de 13 años

Una cuestión clave que subraya la CEPAL es que un elemento central en la construcción de un Estado de bienestar es el derecho a la salud. Superar la actual fragmentación, jerarquización y mercantilización de los sistemas de salud será una de las enseñanzas que dejará la pandemia. Además, es urgente contar con políticas de mayor alcance y profundidad para enfrentar los determinantes sociales de la salud pública y, en particular, los requerimientos de salud alimentaria y nutricional.

En el documento elaborado por la CEPAL revela que la pandemia ha puesto al descubierto no solo las limitaciones estructurales del modelo económico vigente, sino también las fallas e insuficiencias de los sistemas de protección social y de los regímenes de bienestar en general. “Avanzar hacia el trabajo decente, fomentar la corresponsabilidad en los cuidados entre el Estado, el mercado y las familias, y promover el acceso universal a la protección social, asegurando el acceso a sistemas de salud pública de calidad, es imprescindible para proteger las condiciones de vida de toda la población” dice el Informe.

Finalmente la CEPAL señala: “Para salir de la crisis es necesario repensar el modelo de desarrollo y consolidar las dimensiones económicas, sociales y ambientales del desarrollo sostenible, sin dejar a nadie atrás, como se plantea en la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.”

También te puede interesar: Nada deberá ser igual después de la pandemia del nuevo coronavirus

Continuar Leyendo

Madre América

El ataque anticubano en Washington espera una respuesta

Raciel Guanche Ledesma

Publicado

en

Benito Juárez dijo a su llegada triunfal a Ciudad México en 1867 que: “el respeto al derecho ajeno es la paz”. Sin embargo, existen en la actualidad quienes violan ese principio y un ejemplo latente fue el ocurrido hace apenas unas pocas jornadas, el pasado 30 de abril, cuando en la madrugada de ese propio día un sujeto abrió fuego contra la sede diplomática de Cuba en Washington, Estados Unidos.

El número de impactos en el edificio de la Embajada en el 2630 de la calle 16th Northwest, en el barrio de Adams Morgan de la capital estadounidense, ascendió hasta 32 en una acción que duró algunos minutos y que reporta varios daños materiales dentro y fuera del recinto.

A la hora del ataque armado se encontraban laborando cerca de una decena de funcionarios en la misión diplomática, según informó en conferencia de prensa Bruno Rodríguez Parrilla, Ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, por lo que significó una acción de suma gravedad para el contexto internacional y que incumple con las normativas de la Convención de Viena sobre relaciones diplomáticas vigente desde 1961.

Las principales autoridades del gobierno norteamericano no se han pronunciado sobre este hecho, algo que llama poderosamente la atención si tenemos en cuenta que a diario se suscitan comentarios banales del Secretario de Estado, Mike Pompeo y del propio Presidente, Donald Trump, para denigrar a la Isla.

Lo cierto es que este acto reprochable tiene aún más preguntas que respuestas. Pero, ¿Quién fue el atacante? ¿Qué hizo más allá de los disparos? ¿Cuál era su objetivo? ¿En qué punto judicial está el caso?, son algunas interrogantes que han sido recurrentes luego de este 30 de abril y que evaluaremos con detenimiento.

Se conoció este 12 de mayo, a través de una conferencia de prensa virtual que brindó el Canciller cubano, que el individuo que realizó la maniobra fue capturado escasos minuto después del ataque por fuerzas de la policía metropolitana y del servicio de inteligencia y se identifica como Alexander Alazo Baró. De origen cubano este hombre salió de la Isla en el año 2003 para residir en México y luego en 2010 se instaló en los Estados Unidos.

Antes de los disparos, este hombre llegó en una camioneta y sacó de su auto una bandera estadounidense y otra cubana escrita con improperios, a la que intentó prenderle fuego como una muestra de rencor venido también de la propaganda anticubana que desde la Florida pretende incentivar estos actos. A Alazo lo presentan como una persona opuesta al sistema político de la Isla, dependiente de la droga y sobre todo hacen hincapié en mostrarlo como un hombre en estado mental ¿desequilibrado? porque supuestamente está siendo perseguido por el gobierno cubano.

Sí, habría que preguntarse cuál es ese nivel de inestabilidad cuando en un lugar donde hay otra serie de embajadas, este sujeto con problemas “mentales”, puede distinguir perfectamente la sede cubana. Además porque es alguien que declarara abiertamente que su objetivo era “matar al que se le pusiera en frente”, incluso al embajador cubano, según su testimonio.

Pero lo significativo de su estado mental era que este ciudadano poseía una licencia para portar armas, según dio a conocer Rodríguez Parrilla. Resulta contraproducente e inaudito que una persona con sus supuestos trastornos pueda andar en las calles de varios estados con un rifle de asalto.

Y es que en el largo tiempo que vivió en Cuba y luego durante sus ocho viajes a la Isla, Alexander, nunca mostró una conducta antisocial y ejerció además la actividad pastoral. Pero, ¿de dónde vienen entonces las actitudes indecentes de este ciudadano?

Todo indica, a través de la información que se ofreciera este 12 de mayo, que el atacante ha tenido varios contactos con personeros anticubanos de Miami. Él formó parte de un centro religioso en esa ciudad donde contactó con el pastor Frank López, allegado del Senador Marcos Rubio y del Congresista Mario Díaz-Balart,  ambos reconocidos ideólogos de políticas hostiles hacia Cuba.

Otra muestra fue su asociación con Leonardo Pérez, un hombre que amenaza asiduamente en redes sociales a la Isla e instiga a la violencia popular y contra los líderes del gobierno, como mismo se pudo apreciar en el perfil de Facebook de Alazo, en el que se hace denominar Hamilton Alexander.

Cuando Alazo Baró dice ser perseguido por el gobierno, me viene a la mente la infinidad de veces que los cubanos opuestos al sistema socialista que es respaldado por millones en la Isla, se hacían pasar por hombres acosados políticamente para acceder a la exclusividad de hacerse norteamericanos. Eso sólo tiene un nombre, el de aprovechar las circunstancias y es lo que al parecer intenta Alazo, mostrarse como víctima dentro de una película que le queda mucho rodaje.

Entonces ese desequilibrio del que hablan, bien pudiese ser, en vez de problemas mentales, un odio hacia Cuba alimentado por la misma escalada del gobierno norteamericano, como expresó de forma certera en La Habana, Rodríguez Parrilla, el día del atentado terrorista.

Sin embargo, las mayores dudas respecto al caso llegan con una posible condena. Es lógico que exista cierto nivel de incredulidad, pues sólo se han mostrado escasas pruebas y Estados Unidos ha colaborado muy poco o nada con las autoridades cubanas.

El Ministro de Relaciones Exteriores acudió precisamente a la Embajada norteamericana en Cuba para expresarle a la encargada de negocios Mara Tekach, su descontento con el hecho y con el manejo del mismo por las autoridades estadounidenses, pero aún se espera un comunicado oficial de las altas autoridades de la Casa Blanca. Así lo ha indicado también parte de la comunidad internacional, quienes piden que se aclare lo más trasparente posible este acto terrorista, que intenta revivir los años de Guerra Fría en el continente, cuando Cuba fue víctima de innumerables acciones de este tipo en hoteles, escuelas y en las propias sedes diplomáticas.

Por lo pronto la Isla espera que el peso de la justicia caiga sobre Alazo como un freno a estos hechos delictivos, pero habrá que esperar a ver cómo se proyecta un país que no respeta lo ajeno y mucho menos aboga por la paz. Ojalá me equivoque y este atentado no quede impune en las cortes norteñas, porque de lo contrario, se estaría vulnerando la exigua estabilidad del continente.

También te puede interesar: Reclamo viral en las redes sociales por la agresión a la sede diplomática de Cuba en Washington

Continuar Leyendo

RECOMENDAMOS