Conecta con nosotros

Madre América

EL SÍNODO PANAMAZÓNICO PROPONE

Felipe Arizmendi Esquivel - Obispo Emérito de SCLC

Publicado

en

Ha concluido en Roma la Asamblea Especial del Sínodo de los Obispos sobre la Región Panamazónica con el tema “Amazonía: Nuevos Caminos para la Iglesia y para una Ecología Integral”. Se hicieron muchas propuestas, concentradas en la invitación, a partir de “la única conversión al Evangelio vivo, que es Jesucristo”, a cambiar nuestras actitudes en cinco dimensiones: una conversión integral, pastoral, cultural, ecológica y sinodal.

Las propuestas se agrupan en cinco capítulos. El primero se titula Amazonía: de la escucha a la conversión integral. Tiene estos apartados: La voz y el canto de la Amazonía como mensaje de vida. El clamor de la tierra y el grito de los pobres. La Iglesia en la Región Amazónica. Llamados a una conversión integral.

El segundo: Nuevos caminos de conversión pastoral, con estos subtemas: La Iglesia en salida misionera. Iglesia samaritana, misericordiosa, solidaria. Iglesia en diálogo ecuménico, interreligioso y cultural. Iglesia misionera que sirve y acompaña a los pueblos amazónicos. Iglesia con rostro indígena, campesino y afrodescendiente. Iglesia con rostro migrante. Iglesia con rostro joven. Iglesia que recorre nuevos caminos en la pastoral urbana. Una espiritualidad de la escucha y el anuncio. Nuevos caminos para la conversión pastoral.

El tercero:Nuevos caminos de conversión cultural, con estos subtítulos: El rostro de Iglesia en los pueblos amazónicos. Los valores culturales de los pueblos amazónicos. Iglesia presente y aliada de los pueblos en sus territorios. Y presenta un tema de particular interés, con dos puntos: Caminos para una Iglesia inculturada: La vivencia de la fe expresada en la piedad popular y la catequesis inculturada; el misterio de la fe reflexionado en una teología inculturada. El No. 54 habla de la teología india. Luego expone: Caminos para una Iglesia intercultural, con estos puntos: El respeto a las culturas y a los derechos de los pueblos. La promoción del diálogo intercultural en un mundo global. Los desafíos para la salud, la educación y la comunicación. Nuevos caminos para la conversión cultural.

El cuarto: Nuevos caminos de conversión ecológica, con estos subtemas: Hacia una ecología integral desde la encíclica Laudato si’: Amenazas contra el bioma amazónico y sus pueblos. El desafío de nuevos modelos de desarrollo justo, solidario y sostenible. Y, como respuesta, propone: Iglesia que cuida la “casa común” en la Amazonía: La dimensión socio-ambiental de la evangelización. Iglesia pobre, con y para los pobres desde las periferias vulnerables. Sugiere: Nuevos caminos para la promoción ecológica integral: Interpelación profética y mensaje de esperanza a toda la Iglesia y todo el mundo. Observatorio Socio Pastoral Amazónico.

El quinto: Nuevos caminos de conversión sinodal, con estos apartados: La sinodalidad misionera en la Iglesia Amazónica: La sinodalidad misionera de todo el Pueblo de Dios bajo la guía del Espíritu. Espiritualidad de comunión sinodal bajo la guía del Espíritu. Hacia un estilo sinodal de vivir y de obrar en la región amazónica. Y es aquí donde aborda los temas más delicados: Nuevos caminos para la ministerialidad eclesial: Iglesia ministerial y nuevos ministerios. La vida consagrada. La presencia y la hora de la mujer. Diaconado permanente. Itinerarios de formación inculturada. La Eucaristía fuente y culmen de comunión sinodal. Finalmente, aborda Nuevos caminos para la sinodalidad eclesial: Estructuras sinodales regionales en la Iglesia amazónica. Universidades y nuevas estructuras sinodales amazónicas. Organismo Eclesial Regional Postsinodal para la región amazónica. Rito para los pueblos originarios.

La propuesta No. 111, que sugiere ordenar sacerdotes a hombres casados, es la que recibió más votos en contra: 41, con sólo 128 votos a favor; 11 se abstuvieron. La otra con muchos votos en contra fue la 103, que propone ordenar diaconisas: 30 votaron en contra y 137 a favor; 14 abstenciones. La propuesta 119, para crear un rito amazónico, dentro del culto católico, tuvo 29 votos en contra y 140 a favor; 12 abstenciones. A pesar de esto, todas las propuestas fueron aprobadas por las dos terceras partes de los 181 sinodales. En un próximo artículo, abordaré estos puntos.

PENSAR

Algunos se extrañan de que este Sínodo esté promoviendo una Iglesia más encarnada en la realidad de esa zona del planeta, como si esto fuera algo novedoso, algo original del Papa Francisco. No es así. El Decreto Ad gentes del Concilio Vaticano II prescribe que debe haber iglesias autóctonas, no autónomas, y describe sus características:

“Deben crecer de la semilla de la Palabra de Dios en todo el mundo Iglesias particulares autóctonas suficientemente fundadas y dotadas de propias energías y maduras, que, provistas suficientemente de jerarquía propia, unida al pueblo fiel, y de medios apropiados para llevar una vida plenamente cristiana, contribuyan, en la parte que les corresponde, al bien de toda la Iglesia. El medio principal para esta plantación es la predicación del Evangelio de Cristo. Para anunciarlo envió el Señor a sus discípulos a todo el mundo, a fin de que los hombres, renacidos por la Palabra de Dios, ingresen por el bautismo en la Iglesia, la cual, como cuerpo del Verbo Encarnado que es, se alimenta y vive de la Palabra de Dios y del pan eucarístico” (No. 6).

ACTUAR

Aunque muchos no vivimos en la Amazonía, sin embargo sus propuestas nos incumben, no sólo para proteger esa región, sino para avanzar también nosotros hacia una conversión integral, pastoral, cultural, ecológica y sinodal.

Madre América

Cuba y la Segunda Guerra Mundial

Sergio Guerra Vilaboy

Publicado

en

Cuba fue el segundo país americano que declaró la guerra al Eje fascista, después que lo hiciera Estados Unidos. En sintonía con la política norteamericana, el gobierno de Fulgencio Batista (1940-1944) adoptó una política conciliatoria interna que permitió la obtención de conquistas democráticas y sindicales –a cambio de que no se  produjeran huelgas, para apoyar el “esfuerzo de guerra”-, estableció en octubre de 1942 relaciones diplomáticas con Moscú –el primer país latinoamericano que lo hizo- y conformó un gobierno de amplio espectro que incluyó al Partido Comunista, cuyo apoyo le había permitido ganar las elecciones en 1940. Esta agrupación, redenominada tres años después, Partido Socialista Popular (PSP), llegó a tener a dos de sus miembros en el gabinete batistiano, algo que no se repitió entonces en ningún otro país de América Latina. 

En virtud de los acuerdos militares firmados por Batista con el gobierno norteamericano en noviembre de 1941 y septiembre de 1942, Estados Unidos pudo construir dos estratégicas aeropuertos militares en territorio cubano, uno en San Antonio de los Baños y el otro en San Julián, en las provincias de La Habana y Pinar del Rio respectivamente, que se unieron a la gran estación naval ya existente en Guantánamo. Además, se autorizó otra pista de aterrizaje cerca de Camagüey, así como dos apostaderos para dirigibles, uno en Caibarién y otro en Isla de Pinos.

En esas condiciones, se vertebró en 1942 la Oficina de Regulación de Precios y Abastecimientos –que daría origen a muchos negocios ilícitos-, y se dispuso, desde julio de ese mismo año, la centralización de exportaciones por el puerto de La Habana en convoyes, para eludir los frecuentes ataques de los submarinos nazis, que incluso provocaron el 12 de agosto de 1942 el hundimiento frente a las costas de La Florida (Estados Unidos) de los buques de carga El Bahía de Manzanillo y el Santiago de Cuba, con un saldo de 31 muertos.  Sólo ocho víctimas pudieron ser rescatadas y veladas con todos los honores en el Capitolio Nacional.

También el 13 de mayo de 1943 fue hundido al norte de Puerto Padre el tanquero Mambí, ocasionando la muerte de 19 marineros cubanos y cuatro soldados norteamericanos. Otros barcos cubanos destruidos por los submarinos alemanes fueron el pesquero refrigerado Lalita, cerca de las costas de Yucatán, el Libertad –un antiguo buque italiano nombrado Recca, expropiado por el gobierno cubano en 1941, que fue hundido el 4 de octubre de ese mismo año- el Mínima y el 24 de Febrero, a principios de 1944. En cada uno de estos ataques murió un tripulante cubano.

En esa situación, un destacamento de las fuerzas navales cubanas, integrado por tres caza submarinos, que escoltaba a dos buques cargados de azúcar, detectó un submarino alemán al que destruyeron el 15 de mayo de 1943 con varias cargas de profundidad. En América Latina sólo se conoce otro hundimiento de submarino nazi en Brasil. El oficial alemán de la embarcación destruida en las costas cubanas –el U-176 capitaneado por Reiner Dierksen-  poseía la cruz de hierro por haber echado a pique una decena de barcos. El caza submarinos CS-13 de la marina de guerra cubana que participó en esta acción naval estaba al mando del alférez de fragata Mario Ramírez Delgado y entre sus tripulantes, como operador de sonar, figuraba el futuro timonel del Granma Norberto Collado.

También la contrainteligencia cubana capturó en la ciudad de La Habana a un espía alemán nombrado Heinz August Lansing, o Luning según otros autores, natural de Bremen, encargado de enviar a su mando informaciones militares y del movimiento portuario. Fue enjuiciado y fusilado –único caso en América Latina y el Caribe- en la fortaleza El Príncipe el 10 de noviembre de 1942.

Acorde a la situación de guerra, el gobierno de Batista expropió desde el 12 de diciembre de 1941 los bienes de los ciudadanos japoneses residentes en Cuba, los que fueron detenidos, medidas punitivas aplicadas también a los residentes alemanes y a varios italianos. Los mayores de edad fueron encerrados en Triscornia o en el Castillo de El Príncipe. Desde el 16 de abril de 1942 casi todos fueron remitidos a la Isla de Pinos (hoy Isla de la Juventud). Hasta 1946 permanecieron detenidos 341 japoneses y 114 alemanes, ya que los trece italianos fueron excarcelados en 1943. Pero nada de esto impidió que la impopularidad del gobierno de Batista siguiera creciendo, aumentada por la corrupción administrativa, las violaciones de los preceptos constitucionales y el ambiente violento existente en el país, que facilitaron la resonante victoria de la oposición en los comicios presidenciales del 14 de julio de 1944.

Continuar Leyendo

Madre América

La Segunda Guerra Mundial y los países latinoamericanos

Sergio Guerra Vilaboy

Publicado

en

El estallido de la Segunda Guerra Mundial, hace ahora 80 años, produjo el alineamiento de la mayoría de los gobiernos de América Latina y el Caribe con los Estados Unidos, en particular desde el momento en que este país se involucró en la conflagración, tras el ataque japonés a Pearl Harbor el 7 de diciembre de 1941. Hasta entonces las naciones del sistema panamericano se consideraban neutrales y habían acordado en la reunión de Panamá, efectuada en septiembre-octubre de 1939, la creación de una hipotética zona de seguridad de trescientas millas, dentro de la cual reclamaba que los países beligerantes se abstuvieran de actos de guerra.

En realidad, el continente americano no fue escenario de los grandes enfrentamientos bélicos que caracterizaron la contienda mundial. La única excepción fue el aparatoso combate naval entre ingleses y alemanes, el 13 de diciembre de 1939, que arrojó el hundimiento del pequeño acorazado alemán Graff Spee en la desembocadura del Río de la Plata por los cruceros británicos Ajax, Achilles y Exeter.

El país que desafió por más tiempo la política norteamericana en relación a la Segunda Guerra Mundial fue Argentina, donde un grupo de militares de derecha, simpatizantes de la Alemania nazi, se hizo del poder en junio de 1943, adoptó una serie de medidas autoritarias y ratificó su neutralidad en el conflicto. En represalia, Estados Unidos accionó los mecanismos de presión diplomática e incluso una escuadra de guerra de Estados Unidos bloqueó el puerto de Buenos Aires en enero de 1944, hasta obligar a la junta militar a romper con el Eje Roma-Berlín-Tokio y convocar a elecciones.          

Hacia 1945 todos los países de América Latina y el Caribe habían declarado la guerra a las potencias fascistas, aunque sólo México y, sobre todo, Brasil participaron de manera significativa en la conflagración internacional. El gigante sudamericano declaró la guerra al Eje el 21 de agosto de 1942, después de que submarinos nazis -en sólo cinco días- hundieron varios indefensos mercantes brasileños con más de seiscientas personas a bordo. Las propiedades alemanas -tal como había sucedido durante la Primera Guerra Mundial- fueron confiscadas y se constituyó en 1943 la Fuerza Expedicionaria Brasileña (FEB). A fines del año, Brasil desembarcó 25 mil soldados en el frente italiano, donde brindaron una destacada contribución a la lucha antifascista.

La Segunda Guerra Mundial dio gran impulso a la economía latinoamericana y caribeña, valorizando sus exportaciones y permitiendo la creación de cuantiosas reservas en oro y divisas, a pesar de que la mayoría de los gobiernos de la región aceptaron su papel de simple retaguardia, proporcionando, como cooperación a sus aliados, materias primas y alimentos a bajos precios con la promesa de un trato preferente en el futuro. Además, entregaron a Estados Unidos territorios propios para el establecimiento de numerosas bases militares mientras siguiera el conflicto militar, en consonancia con lo acordado en la conferencia panamericana celebrada en Rio de Janeiro del 15 al 29 de enero de 1942.                                            

Como sucedió durante la Gran Guerra de 1914 a 1918, la disminución de los vínculos comerciales con los países directamente involucrados en el conflicto, junto a la reconversión bélica de la industria norteamericana, permitieron a algunas naciones, como México, Brasil y Argentina, acelerar los ritmos de su desarrollo fabril. Otra consecuencia económica del conflicto fue el incremento del comercio, gracias al trueque entre los propios países latinoamericanos y caribeños, que antes de la guerra era casi inexistente. Desde el punto de vista político, el clima antifascista a nivel mundial estimuló las luchas y reivindicaciones populares, que dieron lugar a una oleada democratizadora por todo el hemisferio.

Al término de la Segunda Guerra Mundial, la bancarrota del fascismo a escala internacional estimuló la rebeldía de sectores oprimidos en América Latina y el Caribe. Con intensas jornadas revolucionarias y populares se puso de manifiesto el significativo crecimiento de las organizaciones de izquierda, de las fuerzas obreras y del movimiento democrático. En particular, desde 1944 las masas populares, de un extremo al otro del continente, se levantaron esgrimiendo consignas antioligárquicas y antifascistas, en reclamo de una mayor democratización de la sociedad, de elecciones libres, a favor de la plena actividad de los partidos y sindicatos, así como por reivindicaciones sociales y nacionales de envergadura y contra la asfixiante dominación de las grandes potencias. Ello explica que la cercana derrota del fascismo provocara en América Latina y el Caribe la caída sucesiva de dictaduras y gobiernos autoritarios, algunos avalados con largos años de represión y terror.

Continuar Leyendo

Madre América

Editorial brasileña establecen colaboración para publicaciones de historiadores latinoamericanos

María Grajales

Publicado

en

La Asociación de Historiadores Latinoamericanos y el Caribe y la Editorial Navegando, que se especializa en la publicación de libros impresos y ebooks de acceso libre, crearon una alianza y lanzaron la colección Nuestra América, coordinada por el profesor Anderson Brettas, miembro de la Directiva internacional de Adhilac- para la edición de obras que traten de la historia, sociedad, cultura y educación de América Latina en las distintas lenguas del continente.

La primera publicación de esta colección será la obra, Jugar con Fuego: Guerra social y utopía sobre la independencia de América Latina, de Sergio Guerra Vilaboy, libro galardonado con el Premio especial de la Casa de las Américas para conmemorar el bicentenario de las Independencias hispanoamericanas en 2010. Guerra Villaboy, como presidente de Adhilac, se ha destacado como el principal impulsor de la unificación de los historiadores latinoamericanistas y desde hace varios años dirige el Departamento de Historia de la Universidad de La Habana

La Editorial Navegando surgió del Grupo de Investigación de Historia, Sociedad y Educación -o HISTEDBR- coordinado por los profesores de Unicamp –Universidad de Campinas- Demerval Saviani y José Claudinei Lombardi, colectivo creado en 1986, y actualmente con operaciones en todos los estados de Brasil. La Editorial Navegando busca traducir el objetivo de investigación de HISTEDBR, es decir, la producción de estudios críticos sobre la sociedad brasileña y latinoamericana, y su principal propósito es habilitar libros electrónicos de notable calidad y acceso gratuito a los lectores, creando un espacio científico, crítico y resistente para investigadores brasileños e internacionales. Navegando ha alcanzado más de 900,000 descargas y el libro Jugar con Fuego es el primer libro en español de la editorial.

Según Carlos Alberto Lucena, profesor titular del Programa de Posgrado en Educación de la Facultad de Educación de la Universidad Federal de Uberlândia y editor de Navegando, la Adhilac “es una asociación notable con una larga historia, inserción en el continente y reconocimiento académico, con contribuciones científicas que fomentan la investigación crítica y el debate que contrarrestan el crecimiento del fascismo a nivel internacional “, señaló.

Continuar Leyendo

BOLETÍN FRACTO

RECOMENDAMOS