Conecta con nosotros

La Nación y el Mundo

México Evalúa propone a los poderes judiciales una lista de indicadores para medir su desempeño

Avatar

Publicado

en

Foto: https://www.historiando.org/wp-content/uploads/2018/10/jueces.jpg

México Evalúa hizo un análisis de la información que producen los 32 poderes judiciales de México y el Poder Judicial Federal, así como de la que necesitan o ‘consumen’ para funcionar adecuadamente. El análisis es el punto de partida para el diseño de una propuesta de contenidos mínimos de información y de indicadores que, de publicarse, darían pie a un cambio significativo en la transparencia de la información judicial. Esta propuesta, única en su tipo, busca que sea posible medir y comparar el desempeño de los poderes judiciales en el tiempo y entre sí.  

Ciudad de México, 14 de septiembre de 2021 Los poderes judiciales no siempre cuentan con la información necesaria para identificar sus áreas de oportunidad y para tomar decisiones oportunas que les permitan mejorar su desempeño. Si la tienen, no necesariamente la publican, lo que impide que los ciudadanos podamos evaluarlos. Como respuesta a este desafío, presentamos una propuesta de contenidos mínimos de información y de indicadores que, de publicarse, darían pie a un cambio significativo en la transparencia de la información judicial. En el estudio Información desde y para el fortalecimiento de los poderes judiciales proponemos un cuerpo de contenidos e indicadores de aplicación universal, es decir, que podrían ser replicados por los 32 poderes judiciales del país y por el Poder Judicial Federal. Su implementación permitiría comparar y evaluar el trabajo de los poderes, fortalecer su funcionamiento y su independencia judicial, en tanto los espacios y canales de información ya existentes continúan su perfeccionamiento.       

“Un poder que es crucial para la democracia y la vida en sociedad no puede seguir en las sombras. Todas y todos deberíamos ser capaces de acceder a información que nos permita saber cómo está actuando el Poder Judicial, pues cada determinación que se toma detrás de sus puertas tiene un potencial impacto en nuestros derechos y calidad de vida”, dijo Edna Jaime, directora general de México Evalúa.
¿Qué encontramos en el análisis? Primero, detectamos que si bien los poderes judiciales han avanzado mucho en los últimos 20 años en el tema de la transparencia, a menudo la información que publican algunos de ellos para responder a sus obligaciones de transparencia a través de la Plataforma Nacional de Transparencia no cumple con los estándares de calidad mínimos: no siempre está actualizada, en un formato accesible o completa, por ejemplo.
En cuanto a la transparencia proactiva, es decir, la información que las instituciones proporcionan de manera voluntaria –más allá de sus obligaciones de transparencia–, los poderes judiciales publican información muy asimétrica entre sí, lo que denota capacidades y perspectivas distintas en cuanto a lo que puede ser información útil y de interés para la ciudadanía. En cuanto a la transparencia reactiva, es decir, la relacionada con las solicitudes de acceso a la información, se detectó que algunos poderes judiciales las contestan con cierto grado de simulación. Aunque formalmente aseguran cumplir con estas obligaciones, muchas veces tardan en responderlas, solicitan que sean reformuladas en otros términos por no ser del todo claras, la información proporcionada no está completa o no corresponde a lo que se solicitó, e incluso simplemente no las responden. Por ello, el investigador del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, Hugo Concha Cantú, y el equipo de Transparencia en la Justicia de México Evalúa desarrollaron una propuesta de contenidos mínimos de información e indicadores a publicarse por parte de los poderes judiciales. El objetivo de esta propuesta es doble: que estas instituciones puedan identificar sus áreas de oportunidad y tomen decisiones informadas para atenderlas, y que los ciudadanos podamos evaluar y comparar su desempeño. Los 13 contenidos mínimos se basaron principalmente en una revisión de la información que los ciudadanos suelen pedir de manera recurrente a los poderes judiciales, y cubren, entre otros, aspectos relacionados con los procesos de selección de los funcionarios jurisdiccionales, incluyendo a los jueces y magistrados, y de los consejeros de la judicatura, sus sueldos, las encuestas de satisfacción aplicadas por los propios poderes judiciales, a los usuarios de sus servicios, todos los reportes de auditorías internas y externas realizadas, así como todos los pagos que realizan a proveedores por más de 25,000 pesos. Los 27 indicadores propuestos se dividen en seis rubros: diseño institucional o estructura; funcionalidad o desempeño; cooperación federal; rendición de cuentas; gobierno judicial abierto, así como innovación y tecnología.

 “Frente a la tradición de opacidad judicial, algunos poderes judiciales se han comprometido recientemente con prácticas de justicia abierta”, aseguró Laurence Pantin, coordinadora del programa de Transparencia en la Justicia. “De ser adoptada por los poderes judiciales, la propuesta que presentamos hoy constituiría un enorme paso hacia una mayor transparencia de la información judicial, muy necesaria para consolidar la confianza ciudadana en estas instituciones”.

Descarga el documento aquí:
bit.ly/MejorInfoJudicial

También te puede interesar: Intercambio de ideas sobre iniciativa de reformas a la Ley Orgánica del Poder Judicial

Continuar Leyendo
Clic para comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Madre América

Antecedentes históricos de la CELAC

Sergio Guerra Vilaboy

Publicado

en

Este fin de semana se reunió en Ciudad México la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), surgida en 2011 para unir a los países de la región sin la nociva presencia de Estados Unidos, como ocurre en la desprestigiada Organización de Estados Americanos (OEA). Después de varios años de inmovilidad ante la ofensiva de gobiernos de derecha, la CELALC se reanima con el impulso dado por el presidente Andrés López Obrador y el nuevo panorama político de nuestra América.

Los orígenes de la CELAC hay que buscarlos en la crisis definitiva del colonialismo europeo a fines del siglo XVIII y principios del XIX. Fue el venezolano Francisco de Miranda el primer criollo que concibió un proyecto de integración hispanoamericana, compartido por otros patriotas como Bernardo O’Higgins, Gaspar de Francia, Miguel Hidalgo, Mariano Moreno y José de San Martín. Sobre esa unidad soñada escribió Simón Bolívar en su Carta de Jamaica (1815): “Ya que tiene un origen, una lengua, unas costumbres y una religión, debería, por consiguiente, tener un solo gobierno que confederase los diferentes estados que hayan de formarse. ¡Qué bello sería que el Istmo de Panamá fuese para nosotros lo que el Corinto para los griegos!”.

A esa aspiración se sumó en 1820 el mexicano fray Servando Teresa de Mier cuando propuso la convocatoria de un cónclave unionista en Panamá que contuviera “las pretensiones que pudiesen formar los Estados Unidos”. En realidad, ese fue el principal objetivo del Congreso Anfictiónico de 1826 convocado por el Libertador, al que asistieron delegados de estados que actualmente son doce repúblicas latinoamericanas, pero que no consiguió fundar la confederación hispanoamericana.

El intento de revivir ese proyecto, tras la muerte del Libertador, correspondió al gobierno peruano que, en reacción a la guerra de Estados Unidos contra México, reunió en Lima (1846) al primer congreso hispanoamericano después del de Panamá. Las continuas agresiones norteamericanas, entre ellas el robo a México de más de la mitad de su territorio (1848) y las depredaciones por Centroamérica de William Walker desde 1854, revivieron los esfuerzos unitarios. En ese ambiente, el pensador chileno Francisco Bilbao proclamó que la América Latina –comenzaba a utilizarse este término- tenía que integrarse, pues en el Norte desaparecía la civilización y emergía la barbarie.

En 1856 se firmaron dos pactos por varias repúblicas latinoamericanas, el Tratado Continental, concretado en Santiago de Chile, y el Tratado de Alianza y Confederación, acordado en Washington. En este último se preveía crear la Confederación de Estados Hispanoamericanos, propuesta por el diplomático guatemalteco Antonio José de Irisarri. La oleada colonialista de los sesenta, entre ellas la intervención francesa en México, compulsó otra vez la anhelada unión continental. En 1864 el gobierno peruano reunió otro congreso en Lima, que fue el último intento para vertebrar una confederación en la región.

En la década del ochenta, con el advenimiento del panamericanismo promovido por Estados Unidos, terminaron los esfuerzos de los gobiernos de América Latina para unirse acorde a la tradición bolivariana, aunque muchos políticos y pensadores continuaron defendiendo esa estrategia fundamentada en la identidad histórica de nuestros pueblos. Uno de sus máximos exponentes fue José Martí, quien en La América de New York, en enero de 1884, escribió sobre “aquellos que son en espíritu y serán algún día en forma, los Estados Unidos de la América del Sur.”

No fue hasta principios del siglo XXI cuando el panamericanismo comenzó a revertirse con los cambios positivos registrados con el ascenso al poder de gobiernos populares y progresistas, proceso abierto en 1999 con el triunfo de Hugo Chaves Frías en Venezuela. La fundación de la CELALC significó el nacimiento de una nueva modalidad de integración latinoamericana y caribeña, con la mira puesta en una confederación política moderna, que preserve y consolide la independencia de la región basada en el legado bolivariano y el respaldo popular, como nos los recuerdan estos hermosos versos de Pablo Neruda: “Yo conocí a Bolívar una mañana larga,/en Madrid, en la boca del Quinto Regimiento,/Padre le dije, ¿eres o no eres o quién eres?/Y mirando el Cuartel de la Montaña, dijo /“Despierto cada cien años cuando despierta el pueblo”.

Continuar Leyendo

La Nación y el Mundo

“México sigue en pie”, el memorial sonoro del #19s

Avatar

Publicado

en

Foto: https://i1.wp.com/noticieros.televisa.com/wp-content/uploads/2017/09/2017-09-26t202246z-205154773-rc17788e1b00-rtrmadp-3-mexico-quake-1.jpg?fit=3500%2C2453&ssl=1

Periodistas, cineastas y brigadistas sumaron esfuerzos para la construcción de esta obra.  

Ciudad de México, 21 de septiembre del 2021.- A cuatro años del terremoto del 19 de septiembre de 2017, más de 20 mil inmuebles continúan en proceso de rehabilitación o reedificación según datos del Portal para la Reconstrucción, por lo que el cantautor de música tradicional mexicana Eutimio Castillo “El Guache”, autor del corrido “México sigue en pie”, aseguró que hoy más que nunca se debe hacer un llamado a la memoria y a la empatía.

“La situación de los hermanos damnificados es muy preocupante, pues además de la lentitud con la que avanza la reconstrucción de sus viviendas o inmuebles un gran número de ellos han tenido que enfrentar casi dos años de pandemia sin un hogar, en los campamentos que montaron tras la tragedia o en la casa de algunos familiares sin que puedan guardar todas las medidas de sana distancia recomendadas. por lo que como artista y ciudadano a través de la música hago un llamado a no olvidar y a sensibilizarnos con respecto a la situación que enfrentan las víctimas del 19s”, enfatizó el artista.

A través del corrido “México sigue en pie” que, dicho en palabras del autor, busca ser un memorial sonoro para dar esperanza a los deudos y damnificados del terremoto, Eutimio Castillo también desea enaltecer el ejemplo de unión y solidaridad que dieron todos los mexicanos durante la tragedia pues la primera ayuda en las calles, al igual que en 1985, fue la de la sociedad civil organizada.

“México sigue en pie” se llevó a cabo con la suma de esfuerzos por parte de arreglistas musicales, fotoperiodistas, cineastas y rescatistas que estuvieron en distintos lugares de la Ciudad y estados afectados durante las labores de rescate, proporcionándole material audiovisual y fotográfico a “El Guache” para la realización de un videoclip que ilustrara la obra del compositor guerrerense.

“Esta canción es un memorial sonoro sin fines de lucro, el cual narra de manera detallada la simbiosis de emociones en la que estuvo inmerso el país en esos días; por un lado experimentamos una profunda tristeza y luto por los hermanos caídos, pero por otro, nos reconocimos como un país unido y solidario. Ver a mujeres, hombres y jóvenes trabajando codo a codo buscando vidas sin pensarlo dos veces, me llevaron a plasmar a través de esta canción la grandeza de mi país y su gente aún en la adversidad”, aseguró Eutimio Castillo.

Con 40 años de trayectoria artística a nivel internacional, Eutimio Castillo “El Guache” es uno de los compositores nacionales que ha apostado por la renovación de la música tradicional mexicana a través de letras poéticas y arreglos musicales oníricos, que aunados a su calidad interpretativa le han llevado a ser considerado por la prensa internacional como “El Paisajista Musical de México”. “El Guache” también es autor del corrido “Pandemia, Coronavirus 19”, una obra que describe los embates del virus a nivel mundial.

“Nuestra música es un tesoro invaluable, cada Estado de la República cuenta con un ritmo distinto y es fundamental preservarla. Retomé el corrido como base para esta obra porque ha sido a través de él como México ha narrado sus hazañas, convirtiéndose en una pieza de valor histórico, social y literario, aspectos que también persigue México sigue en pie en cada una de sus líneas” subrayó “El Guache”.

El video que da rostro a la pieza del compositor se llevó a cabo con material gráfico proporcionado por el Colectivo de cineastas Dospasosabajo e imágenes fijas del fotoperiodista Carlos Santiago Rocha, el brigadista Omar Flores, K9 Creixell Perros de Rescate, Brigada Internacional y de Rescate Topos Azteca (BIRTA), Perros de Búsqueda y Rescate UNAM y la Brigada de Rescate Internacional Topos A.C., la edición y reboot estuvieron a cargo del periodista Erik Castillo. Los arreglos musicales fueron realizados por Miguel Ángel Andrade Meléndez.

“A un costado de la Alameda Central existe un memorial de bronce que nos recuerda lo acontecido en 1985, pero no existe uno que nos recuerde lo que sucedió en 2017, por lo que a través del arte y la palabra queremos perpetuar en el recuerdo de los mexicanos que unidos somos más fuertes que cualquier desastre natural, por lo que este corrido no sólo busca ser canción, sino un documento que mantenga  en nuestra memoria, lo que sucedió aquél mes de septiembre”, finalizó Eutimio Castillo “El Guache”. 

También te puede interesar: Diciembre es el mes donde se registran sismos con mayor frecuencia

Continuar Leyendo

Madre América

Vigencia Antillana de José Martí*

Julio A. Muriente Pérez

Publicado

en

Fueron Cuba y Puerto Rico las últimas colonias de España en América. No pudieron unirse estas dos Antillas al concierto de naciones latinoamericanas que surgieron a principios del siglo XIX, entre otras razones, por la presión que impusieron los Estados Unidos a los revolucionarios sudamericanos. Vibrante y comprometido era el reclamo del Libertador Simón Bolívar que en fecha temprana—en su Carta de Kingston del seis de septiembre de 1815—hiciera en defensa de la libertad de Cuba y Puerto Rico. Allí sentenció Bolívar: “Las islas de Puerto Rico y Cuba que, entre ambas pueden formar una población de 700 a 800,000 almas, son las que más tranquilamente poseen los españoles, porque están fuera del contacto de los independientes. Mas, ¿no son americanos estos insulares?, ¿no son vejados?, ¿no desean su bienestar?

Haití era independiente aun desde antes—fue la primera nación latinoamericana en independizarse, en 1804–;también había alcanzado la independencia Santo Domingo; aunque era convulsa la situación que prevalecía en estas dos naciones.

Septiembre u octubre de 1868 estremecieron a Puerto Rico y a Cuba. En Puerto Rico fue Lares; en Cuba fue Yara, inicio de la más amorosa unidad entre pueblos que luchan por su redención. Ya lo hubo dicho así el Apóstol cubano: “Unas son en el porvenir, como han sido unas en el pasado, el alma de Lares y el alma de Yara. Unos son hoy en la preparación, como fueron ayer en la cárcel y el destierro, los cubanos y los puertorriqueños. Unos han de ser en la acción para acelerar, con el esfuerzo doble, la libertad común”.

A partir de entonces germinó segura la semilla de la unidad antillana. Cuba fue Puerto Rico y Puerto Rico fue Cuba, y con ambas Haití, Dominicana, Jamaica y toda América. “…!los árboles se han de poner en fila, para que no pase el gigante de las siete leguas! Es la hora del recuento, y de la marcha unida, y hemos de andar en cuadro apretado, como la plata de las raíces de los Andes…”

Fue José Martí portaestandarte del antillanismo revolucionario, otros de cuyos exponentes más brillantes los fueran Ramón Emeterio Betances—Padre de la Patria Puertorriqueña–, Eugenio María de Hostos, Gregorio Luperón y Segundo Ruiz Belvis. En la hora de Martí ya Betances se encuentra en el duro exilio en Francia, que duraría casi treinta años, hasta su muerte en 1898. Para Betances la luz de Cuba sería la que alumbraría el camino de su querido Puerto Rico. Entusiasta, se abocó, como representante del Gobierno Revolucionario de Cuba en Armas, a la entrega de cada gramo de sus energías a la causa cubana y martiana.

Vital relación esa que se diera entre Betances y Cuba, entre Martí y Puerto Rico, entre ambos próceres que apenas se conocieran y tanto se apreciaran. “Yo se que no hay para usted—le escribe Martí a Betances—mar entre Cuba y Puerto Rico, y siente usted en su pecho los golpes de las armas que hieren a los nuestros”. El médico de los pobres, como asintiendo, afirmaba en 1895: “Todo ese trabajo es largo y penoso, y cualquiera que a él se dedique habrá de pensar que su vida ha de ser de sacrificio, fatigas sin número, de desengaños y hasta de miseria. La patria lo merece todo”. Cuando dice la patria, Betances dice Cuba y dice Puerto Rico.

Esa unidad ejemplar de propósitos y querencias se funde orgánicamente en el Partido Revolucionario Cubano, constituido en 1892 en el exilio estadounidense. Reza así el primer artículo de la constitución del PRC: “El Partido Revolucionario Cubano se constituye para lograr, con los esfuerzos unidos de todos los hombres de buena voluntad, la independencia absoluta de la isla de Cuba, y fomentar y auxiliar la de Puerto Rico…”.

¿Qué criterio, si queremos ser precisos, hemos de utilizar para determinar en qué medida y profundidad está vigente hoy el pensamiento y la obra de José Martí y con la obra de José Martí, añadimos, el pensamiento y la obra de Betances, Hostos, Ruiz Belvis, Luperón y otros patriotas que junto al Apóstol de Cuba representan lo más  puro y preclaro de nuestras Antillas en la lucha por la liberación?

¿En que medida se han logrado materializar los objetivos revolucionarios que unos y otros se trazaron, especialmente a partir de Lares y de Yara? ¿Cuánto falta por hacer? ¿Cuánto de lo que hace falta por hacer es continuación natural y armónica de esa lucha más que centenaria que libran nuestros pueblos por la libertad? Aquellas frases de unos y otros, los versos y discursos, las citas que se reproducen sin cansancio para referirnos a hechos y situaciones de hoy; palabras aquellas dichas para alentar, estimular, reclamar, convocar al combate y a la victoria, a la entrega total por la patria antillana, ¿nos suenan huecas, sin sentido, o plasman en su esencia nuestras más caras aspiraciones por la emancipación antillana?

Decía Martí que había que “…impedir a tiempo con la independencia de Cuba que se extiendan por las Antillas los Estados Unidos y caigan, con esa fuerza más, sobre nuestras tierras de América”. Decía más: hablaba del “…Norte revuelto y brutal que nos desprecia…”; nos recuerda que, “Viví en el monstruo y le conozco las entrañas…”. Y, sobre todo que, “Estos tiempos no son para acostarse con el pañuelo en la cabeza, sino con las armas en la almohada”. Fue sublime al expresarse sobre la naturaleza esencial de las Antillas, “…ojeadas de cerca por la codicia pujante…”; “…las tres islas que, en lo esencial de su independencia y en la aspiración del porvenir se tienden los brazos por sobre los mares, y se estrechan ante el mundo, como tres tajos de un mismo corazón sangriento, como tres guardianes de la América ambiciosa, como tres hermanas…las tres hermanas que de siglos atrás  se vienen cambiando los hijos y enviándose los libertadores, las tres islas abrazadas de Cuba, Puerto Rico y Santo Domingo”.

Otra vez Cuba y Puerto Rico dan luz a nuestra interrogante sobre la vigencia precisa de Martí en nuestros días; ahora es una relación lamentablemente inversa. Prevalece en Cuba una situación que es contrapartida de la situación que existe en la menor de las Antillas Mayores. En Cuba se han ido consumando las aspiraciones martianas, haciéndose realidad irrefutable la creación de una nueva sociedad, justa y democrática. Pasaron sesenta y cuatro anos desde la muerte en combate de José Martí hasta enero de 1959. Seis largas y oscuras décadas fueron necesarias antes de que la luz del Apóstol y Libertador antillano brillará en todo su esplendor. En Cuba, Martí no es pasado, es presente alentador y futuro promisorio. Hay diez millones de Martí que muchos años después de aquel glorioso primero de enero de 1959 han demostrado que, efectivamente, “La patria…es la voluntad viril de un pueblo dispuesto al triunfo de su emancipación, a un triunfo indudable por el arranque unido y patente de la libertad contra el corazón inmortal y el tesoro arruinado de sus opresores”.

Puerto Rico, en cambio, sigue sumido en el colonialismo terrible. Luego de más de cuatro siglos bajo el dominio español, paso a manos de Estados Unidos como botín de guerra en 1898. Hasta el sol de hoy sigue siendo colonia yanqui. Allí el imperialismo ha caído con “esa fuerza mas sobre nuestras tierras de América”. Es el monstruo el que se ha anidado como parasito mortal en las entrañas de la patria puertorriqueña.

Estremecida en el tiempo, rondando como ciclón caribeño, iracunda ronda el alma de Martí y junto a ésta el alma de Betances en el Puerto Rico irredento. Se repite como el eco hasta el infinito el grito betancino: “No quiero colonia ni con España ni con Estados Unidos”. ¿Qué hacen los puertorriqueños que no se rebelan?

Puerto Rico es la tarea inconclusa de Martí, que diría, en labios de Betances: “…cuán importante será en adelante, no perder ocasión de hacer parecer unidos los nombres de Cuba y Puerto Rico…no dudo que así piensan los cubanos que, aun cuando hiciesen solos su independencia, no tendrían tranquilidad mientras España tuviera un pie en América”.

Al combatir por la libertad de Puerto Rico, “Recogemos los sueños y los anhelos más caros de este pueblo. ¡Somos esperanza, somos futuro, somos patria”!

Pero no sólo en relación a Puerto Rico se mantiene vigente el pensamiento libertario de José Martí. La libertad para los que por ella combaten es algo que se alcanza única e irremediablemente en la medida en que todos los pueblos son libres. Si, como decíamos al principio, Martí es, por su obra, por su acción, por su ejemplo, una figura universal, universales han de ser los objetivos que este hombre enorme trazará en su vida, tan corta como heroica.

Estará incompleta la obra de Martí, como estará incompleta la obra de Betances, Luperón, Bolívar, Lenin, Che y tantos otros, mientras haya un solo pueblo, ¡uno solo!, que sufra las consecuencias de la opresión. Y después, todavía seguirá vigente Martí en la construcción de las nuevas sociedades, señalándonos, lo mismo con su verbo vibrante y combativo que con su verso amoroso y tierno, el camino a seguir para alcanzar la felicidad de nuestros pueblos.

Ahora, como hubiera querido Martí, nos pondremos al servicio de la Patria—que es América y es el mundo por rescatar de las manos enemigas—saldremos “desnudos a que el viento se lleve las carnes, y las fieras se beban el hueso”, a impedir que pase el gigante de las siete leguas; en la marcha unida nos sostendremos y, porque la patria lo merece todo, todo le ofrendaremos.

*Este ensayo fue originalmente una ponencia presentada en el evento celebrado en La Habana—donde fungía entonces como Delegado de la Misión de Puerto Rico en Cuba—en ocasión del 130 aniversario del nacimiento de José Martí. Rindo homenaje aquí al inolvidable compañero Ramón de Armas (1939-1997), quien me fuera asignado entonces como asesor en la atrevida tarea que me habían encomendado de escribir y reflexionar sobre el Apóstol cubano. Luego de aquel ejercicio de precocidad-mía, que no de Ramón-del que salimos con vida, nos hicimos grandes amigos.

Continuar Leyendo

RECOMENDAMOS