Conecta con nosotros

La Nación y el Mundo

¡Vacunas para el bien de todos!

Adalberto Santana

Publicado

en

A fines de febrero de 2021 el escenario internacional de la pandemia de la COVID-19,  tiene un eje central que es inmunizar a más de 7,000 millones de personas en todo el orbe. Difícil reto para la sociedad del siglo XXI que deberá afrontar, venciendo las férreas resistencias que se presentan en el paisaje global.  Particularmente a las políticas de aquellos gobiernos de las potencias occidentales que no hacen todo lo humanamente deseable para vencer al virus Sars-Cov-2. Por ello el gobierno de México durante la sesión del Consejo General de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas, realizada el pasado 17 de febrero condenó el acaparamiento del antiviral por los países productores. Especialmente cuando el canciller mexicano, Marcelo Ebrard Casaubón convocó a la comunidad internacional para evitar la acumulación de vacunas  y también para acelerar las entregas de los biológicos en su primera etapa al Fondo de Acceso Global para Vacunas Covid-19 (COVAX, por sus siglas en inglés).  Tarea urgente y obligada para todos los países del mundo, pero prioritariamente para apoyar a los más vulnerables. Pensemos que los sectores más pobres del mundo son los más débiles para vencer la pandemia. Sin la erradicación de la COVID-19  en ellos no se fortalecerá la difusión del flagelo. Su vulnerabilidad en medio de la pandemia alcanzará más rápidamente a todos los sectores en un mundo hoy cada vez más globalizado. Recordemos que entre  febrero de 1918 y abril de 1920, exactamente hace 101 años, el planeta entero padeció una de las mayores pandemias cuando se expandió  la llamada “influencia española”, la cual  generó más de 50 millones de fallecimientos. Por aquellos  años la población mundial alcanzaba aproximadamente los mil 800 millones de habitantes.

En nuestros días de acuerdo con las estimaciones  de la Johns Hopkins University,  a nivel global el número de infectados se ubica muy cerca de los 112 millones y de 2,5 millones de fallecidos aproximadamente. Cantidad acumulada en más de un año de propagación de la coronavirus.  Si pensamos en otros periodos de la historia, especialmente cuando llegaron al llamado Nuevo Mundo los colonizadores europeos,  expandieron una guerra bacteriológica que diezmó dramáticamente a los legítimos propietarios de estas tierras (como los caracterizaba correctamente, Simón Bolívar, nuestro gran libertador en su “Carta de Jamaica”. Con el llamado “descubrimiento” de las Indias Occidentales, perdieron -conservadoramente-, la vida más de 40 millones de personas, despoblándose gran parte del Nuevo Mundo. “Lo cierto es que las epidemias fueron llegando en grandes oleadas, provocando un daño irreversible en las poblaciones indígenas: la influenza suina o gripe del cerdo (1493), la viruela (1518-1526), el sarampión (1530-1532, 1559, 1563-1564 y 1595), la varicela (1538), la gripe (1558-1559), el tifus o la peste pulmonar (1545-1548 y 1576-1580), las paperas (1550) la tosferina (1562), la peste (1560-1561 y 1587-1595), la difteria, etcétera. La mortalidad fue espantosa al igual que dos siglos después lo fue en Oceanía, muy a pesar de que ya se conocían los mecanismos de transmisión así como algunas vacunas, como la de la viruela”

Ver: https://estebanmiracaballos.blogia.com/2015/041801-el-encuentro-europa-am-rica-la-mayor-hecatombe-demogr-fica-de-la-historia.php

En nuestros tiempos, los deseos y anhelos más humanos es que la pandemia sea erradicada. Para las estrategias de los países occidentales y desarrollados, ha sido en primer lugar inmunizar a su población olvidándose esencialmente del resto del mundo. De ahí que el mismo secretario de la ONU, Antonio Guterres, ha llegado a manifestar la alarma de que únicamente una decena de países han administrado el 75% de las dosis de las vacunas. Agregando que 130 naciones no han recibido ninguna. Es decir, la exclusión al biológico se ha concentrado en los países más ricos del planeta. De ahí que el mismo canciller mexicano, con mucho énfasis puso el dedo en la llaga  al mencionar  la exclusión y al apuntar que los países con menores recursos (y por lo tanto su población más deprimida económica y socialmente), “no tendrán acceso generalizado (a los inmunológicos) hasta la mitad de 2023”.  Tal situación muestra de nueva cuenta -como fue en el periodo colonial de nuestra América-, que los excluidos en los tiempos del neoliberalismo son en el siglo XXI medicamente mucho  más vulnerables.

En otras palabras estamos refiriéndonos al hecho de que hay un gran monopolio de las vacunas generado por la acumulación de las riquezas en las naciones más desarrolladas del mundo capitalista. Solamente la actitud de algunas naciones como Rusia y la República Popular China,  han considerado a las vacunas contra la COVID-19 como un bien público. Gracias a esa política algunos países de un desarrollo medio y otros más  del llamado Tercer Mundo, han logrado acceder a la vacunación. La vacuna rusa Sputnik V del Instituto Gamaleya ha tenido la autorización para su administración en más de 27 países, entre ellos la misma Rusia, Serbia, Argentina, Bolivia, Nicaragua, Venezuela y México entre otros. En tanto que el compuesto Ad5-nCoV, producido  por el Instituto de Biotecnología de Beijing y CanSino Biologics,  se ha aplicado en China y distribuido en Turquía Brasil, Colombia, México y Chile entre varios de los países del llamado Tercer Mundo.

En ese contexto, destaca el acuerdo entre los gobiernos de los presidentes Andrés Manuel López Obrador  (México) y  Alberto Fernández (Argentina) de producir y distribuir para las naciones de nuestra América un biológico como el de AztraZeneca y la Universidad de Oxford que destaca por generarse sin fines de lucro. De igual manera sobresale el avance de las políticas sanitarias de la Revolución Cubana, la cual ha permitido que por su espíritu solidario y el desarrollo de la industria biofarmaceútica, haya logrado avanzar en la generación de cuatro vacunas: Soberana 01, Soberana 02, Abdala y Mambisa. El segundo biológico impulsado por el Instituto Finlay de Vacunas, el cual se encuentra en su fase III de  ensayos clínicos (comienzan el primero de marzo participando más de 42 mil ciudadanos de Irán y Cuba). El presidente cubano Miguel Díaz-Canel ha mencionado: “Ya se produce Soberana 02 a gran escala, en Biocen (Centro Nacional de Biopreparados), institución científica de BioCubaFarma con 30 años de experiencia en producción de vacunas” (La Jornada, 22-02-21).  con us resultados sale efectiva erzose Mndo mntelogre sustierras (como los caraterizaba  Repmulada en aproximadamente un año deMáxime si  con “la aplicación de tres  dosis la inmunidad sea permanente” (La Jornada,   17-02-2021). De ahí que un reclamo de todos los pueblos y países de nuestra América y del mundo periférico sea: ¡Vacunas para el bien de todos!

Madre América

Elecciones en Ecuador y Perú: abril de 2021

Adalberto Santana

Publicado

en

El 11 de abril de 2021 en dos países latinoamericanos del área andina se realizan comicios presidenciales: Ecuador y Perú. Naciones hermanas donde se cierne de nueva cuenta la tendencia creciente del ascenso de la segunda ola progresista en la región, o bien la continuidad de poder en manos de los sectores conservadores que propugnan por la continuidad del llamado régimen  neoliberal. Ese es el punto de inflexión en ambos procesos electorales. Esto es, si en el Ecuador se retoma de nueva cuenta al sendero de llevar a la presidencia a un joven economista, ex ministro de Economía con el gobierno de Rafael Correa y candidato presidencial de la Unión por la Esperanza (UNES). En tanto que en el Perú se perfila la pugna por llevar a la presidencia a Verónika Mendoza de Juntos por el Perú, aspirante de la izquierda quien alcanza el primer lugar de las preferencias y en sus discurso se propone “garantizar una vacunación universal, gratuita y ordenada por parte del Estado que nos permita inmunizar lo más rápido posible a todo nuestro pueblo, garantizar la producción y distribución de oxígeno para impedir que sigan muriendo tantos peruanos como está ocurriendo hoy por falta de oxígeno y reactivar la economía lo más pronto posible” https://www.nodal.am/2021/04/elecciones-en-peru-quien-es-veronika-mendoza-la-candidata-que-propone-cambiar-la-constitucion-fujimorista

Por el otro bloque figuran 17 candidatos que en la sociedad peruana pugnan por continuar con los proyectos tradicionales. Los cuales han generado mayor inestabilidad política y económica, generando más exclusión social. De esa manera en los últimos años, se ha hecho más evidente en la gestión de los últimos ex presidentes de corte conservador su implicación en diversos actos de corrupción por los que se les ha destituido.

Ambos comicios presidenciales, el ecuatoriano y peruano, se dan en un escenario complejo y dramático, como es el paisaje que se presenta en medio de la pandemia desatada por el desarrollo de la coronavirus. En Ecuador el crecimiento de la crisis sanitaria de nueva cuenta ha alcanzado una situación bastante delicada la cual ha puesto en evidencia la incapacidad y el constante  desprestigio del gobierno del presidente Lenin Moreno para contener el problema. El crecimiento de las personas infectadas ha llegado en el mes de abril a un acumulado de aproximadamente 340 mil  y más de 17 mil fallecidos. En tanto que en el Perú alcanza una cantidad  aproximada de un millón 600 mil contagiados y casi 54 mil muertos. Lo que los ubica en la región latinoamericana proporcionalmente con sus respectivas poblaciones -Ecuador con un poco más de 17 millones 283 mil habitantes y Perú aproximadamente con 32 millones 626 mil habitantes-, dentro de las más afectadas. Situación que en ambos países ha generado un gran descontento que políticamente se ha expresado en el crecimiento de la oposición a los gobiernos nacionales y locales. A estos escenarios se suma la crisis económica que en ambas naciones se ha recrudecido en los últimos tiempos tanto por los efectos de la pandemia así como por el crecimiento de la corrupción y de las pésimas administraciones de la situación económica. Un hecho resaltante es que el gobierno de Moreno ha tenido que nombrar a cinco ministros de Salud por la corrupción y el caos imperante en el proceso de vacunación. 

En la situación del crecimiento de la pobreza en Ecuador, muestra que entre 2010-2017, periodo en que gobernó el presidente Rafael Correa se mostró un decrecimiento de la tasa de pobreza en tanto que con la llegada al gobierno de Lenin Moreno, la situación volvió a incrementarse en la media que se comenzaron a revertir los grandes logros sociales que en el gobierno correísta se habían logrado. De tal suerte que en nuestros tiempos, en pleno 2021 según los “Reportes del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC) con datos de 2019 indican que la pobreza llegó al 25%. Pero el informe de la OIT indica otra cosa y sitúa a este indicador social en 32% en 2020, es decir siete puntos porcentuales más. Hasta el 26 de febrero de 2021, el INEC no ha publicado las cifras actualizadas sobre la situación laboral en 2020” https://www.primicias.ec/noticias/economia/oit-pobreza-ecuador-subira-pandemia

 En el caso del Perú los niveles de pobreza y desigualdad social muestran tremendos contrastes. De acuerdo con información proporcionada en el  Estado de la población peruana 2020 (Instituto Nacional de Estadística e Informática), encontramos que la pobreza (2019) “se ubicó en 20,2% que involucra a 6 millones 564 mil 93 personas, que tienen un gasto per cápita mensual que no cubre el costo de la canasta básica”, mostrando que en los sectores indígenas, afrodescendientes y en las mujeres el problema es mucho mayor. A esta situación conflictiva se suma el tema educativo, donde  “la condición de analfabetismo sintetiza la brecha que, especialmente, es más alta entre los adultos mayores que son mujeres y aquellos que viven en áreas definidas como rural….de cada 100 adultos mayores que viven en el área rural 40 no saben leer ni escribir, el porcentaje se incrementa a 61,3% para el caso de las mujeres rurales”. 

Así,  la alternativa en Ecuador -en medio de la pandemia y de la crisis económica y social-, tiende a un cambio del escenario electoral ecuatoriano. La tendencia se orienta hacia el fortalecimiento del sector público incluyente y por lo tanto al triunfo del candidato de la UNES, Andrés Arauz.  De esa manera es de esperar la derrota de nueva cuenta de Guillermo Lasso, el candidato de las derechas (CREO-Partido Social Cristiano) y con ello de la cancelación de las políticas neoliberales y de la exclusividad para el sector privado. En tanto que en esa coyuntura electoral, la dirección del movimiento indígena Pachakutik brazo político de la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (CONAIE), se han pronunciado por impulsar el voto nulo.  Su candidato presidencial Yaku Pérez, quien oficialmente quedó en apretada pugna en el tercer lugar, pretende quedarse en un punto neutro. Sin embargo, las bases aglutinadas en esa tercera fuerza y la llamada socialdemocracia ecuatoriana, representada por el  partido Izquierda Democrática que alcanzó el cuarto lugar son las que probablemente se sumen en mayor número a la candidatura de presidencial de la UNES y una minoría al bloque de la derecha.

En tanto que en el Perú la tendencia es que de los 17 candidatos mayormente de corte conservador, solamente uno de ese bloque, podrá avanzar a la segunda vuelta para disputarle la elección a la candidata de las izquierdas peruanas. De llegar a generarse ese escenario, se confirmará la tendencia dominante en el escenario político-electoral latinoamericano, el arribo de una segunda y más fuerte ola de las fuerzas progresistas para ascender al poder presidencial. En México lo logró Andrés Manuel López Obrador en julio de 2018, Alberto Fernández en Argentina en octubre de 2019, en el estado Plurinacional de Bolivia lo alcanzó en octubre de 2020 Luis Arce Cotacora, y ahora es la oportunidad de Andrés Arauz y Verónika Mendoza en Ecuador y Perú respectivamente. El tiempo y la correlación de fuerzas de esos pueblos andinos  lo decidirán.

Continuar Leyendo

Madre América

Italianos en Cuba

Sergio Guerra Vilaboy

Publicado

en

La presencia de Italia en Cuba comenzó justo con el primer viaje al continente americano de Cristoforo Colombo, natural de Génova. A lo largo de más de cinco siglos, varios miles de italianos visitaron o se establecieron en la mayor de las Antillas, aunque esa emigración nunca alcanzó la magnitud de Argentina u otros países de América Latina.

El imponente Castillo del Morro, la construcción que identifica a La Habana, fue diseñado, junto con otras fortalezas coloniales, por el ingeniero militar de Gatteo (Romagna) Juan Bautista Antonelli. Desde principios del siglo XIX, decenas de artistas del territorio de la actual Italia se radicaron en Cuba, contratados para embellecer iglesias, plazas y edificios, de lo que dan fe las esculturas de Giuseppe Gaggini y Ugo Luis, inauguradas entre 1836 y 1838, así como el majestuoso Teatro Sauto de Matanzas (1863), construido por Daniel Dall’ Aglio. Por esa época, también laboró en La Habana Antonio Meucci, el verdadero inventor del teléfono, mientras Giuseppe Garibaldi pasaba de incógnito por la isla. Náufragos italianos fundaron en 1605, en el deshabitado extremo occidental de Cuba, la villa de Mantua, en alusión a Mantova (Lombardía), consagrada a la romana Virgen de las Nieves, convertida después en patrona de los tabaqueros de Vuelta Abajo, lo que explica la abundancia de los apellidos Ferrari, Zaballo, Pesana, Fiallo, Pittaluga y muchos otros en esa región.

Durante las guerras por la independencia, varios italianos se incorporaron al Ejército Libertador, como hizo constar el sabio cubano Fernando Ortiz, quien se carteaba con Cesare Lombroso, en su libro Los mambises italianos (1909). Uno de los más connotados fue el estudiante napolitano Oreste Ferrara, que sirvió bajo las órdenes de Máximo Gómez y alcanzó el grado de coronel, tal como él mismo cuenta en Una mirada sobre tres siglos. Memoria (1975), escrita en Roma, donde falleció. En las primeras décadas del siglo XX, Ferrara se distinguió en Cuba como abogado, periodista, historiador, político y diplomático, aunque por sus servicios a las dictaduras de Gerardo Machado y Fulgencio Batista debió exiliarse varias veces. Por esa razón, no pudo disfrutar mucho tiempo de su lujoso palacete Dolce Dimora, de estilo renacentista florentino, ubicado a un costado de la Universidad de La Habana.

La tradición de contratar artistas italianos continuó en el siglo XX para erigir obras, al estilo de la colosal estatua bajo techo del Capitolio Nacional de Angelo Zanelli o monumentos a héroes nacionales, como el de Antonio Maceo realizado por Domenico Boni. También operarios de Potenza, entre otros los hermanos Garofalo y los Amalfi, trabajaron en los veinte en las minas de Matahambre (Pinar del Rio), al igual que en 1858 lo habían hecho sus compatriotas de Livorno en las del cobre del oriente cubano. Fue precisamente en 1920, cuando el famoso cantante Enrico Caruso dio sus memorables recitales en la isla.

El primer intento de Benito Mussolini de hacer propaganda en Cuba–después llegó a financiar radios y periódicos-, fue con la visita del barco Italia (1924), que provocó la protesta pública de Julio Antonio Mella, quien después en México, junto a su compañera Tina Modotti, continuaría denunciado sus crímenes. Durante la Segunda Guerra Mundial, nueve italianos, en su mayoría comerciantes y profesionales, fueron apresados por simpatizar con el fascismo. El empresario Amadeo Barletta, que había huido a Argentina para evitar ser encarcelado, tras regresar a Cuba en 1946 se convirtió, además de cónsul honorario de Italia, en dueño de un poderoso banco, del periódico El Mundo, de un importante canal de televisión y representante de la General Motors, en un moderno edificio de su propiedad en la céntrica Rampa de El Vedado.

Con la Revolución, la presencia italiana en Cuba ha seguido siendo muy notable, desde la incorporación del partisano italiano Gino Doné Paró a la expedición del Granma, hasta los aportes del cineasta Cesare Zavatini al nuevo cine cubano o el trazo maestro de los arquitectos italianos Vitorio Garatti y Roberto Gottardi en la singular construcción de la Universidad de las Artes, única en su tipo. 

Muestra actual de esa intensa relación histórica tejida entre Cuba e Italia es la realización periódica de una semana de la cultura italiana en La Habana y los concurridos cursos de la Sociedad Dante Alighieri, cuya sede cubana fue inaugurada en 1994 por el desaparecido Eusebio Leal. Para indagar en estas seculares tradiciones comunes, un grupo de historiadores de las universidades de La Habana y Turín, encabezados por la doctora Laura Gaffuri, se han empeñado en un ambicioso proyecto conjunto para buscar otras facetas y perspectivas de la rica historia compartida entre nuestros dos pueblos.

Continuar Leyendo

Madre América: Cuba

Atajar la mentira con pensamiento y verdad

Raciel Guanche Ledesma

Publicado

en

Las redes sociales vuelven a ser por estos días un escenario propenso a la tergiversación para esparcir odio,  rencores y opulentas falsedades. Ciertamente parecen escenas belicistas que conducen por medio del enfoque digital hacia la confrontación. Y sí que lo es porque acaso se necesitan armas para subvertir lo más preciado de una sociedad: sus valores e ideas.

En plena modernidad quien piense que dentro de ese entramado de conexiones, videos, textos y supuestas verdades “absolutas” no se dirime una fuerte contienda, se engaña. Y es que en un mundo polarizado por las nuevas tecnologías pareciera como si los destinos o la suerte de millones viajase entre las redes con una única verdad posible, con la más retorcida e inverosímil de las realidades.

Por supuesto que para Cuba este panorama es siempre retador. Desde el triunfo revolucionario de enero en 1959, la guerra mediática contra el proceso social socialista, sus dirigentes y el pueblo todo ha sido un hecho constante que sólo varía en métodos, pero con directrices muy bien definidas que apuestan a socavar ese pensamiento que mantiene unido a su pueblo durante tanto tiempo.

Sin embargo, en la Cuba actual, que transita por la plena efervescencia informática, gracias a la decidida voluntad del Estado por desarrollar plataformas y espacios digitales, existe como en ningún otro momento histórico una ofensiva que es ya declarada dentro del ciberespacio.

Se trata de una red manipuladora de discursos vanidosos en redes sociales que persigue a través de las minorías internas y del consuelo paternalista del norte, procurar el caos para conducir a otro tipo de revoluciones edulcoradas con matiz neoliberal dentro de la verdadera y única Revolución social vigente en Cuba.

Quizás todavía haya quien piense que es imposible manipular al unísono a cientos de personas con apenas trastocar una palabra o imagen. No obstante, la realidad de los últimos tiempos demuestra que en este mundo tan frontal y de primicias en redes, donde emergen además no muy casuísticamente periodistas “independientes” y relatores aficionados, existe una intención mayor detrás de algunas noticias sensacionalistas.

La maquinaria que funciona paralela a estos hechos, en ocasiones muy bien camuflada y en otras no tanto, es tan potente que puede incluso crear la escena o propiciar con una chispa “audaz” la acción indicada para dar el zarpazo que anhelan y luego arremeter con total desparpajo dentro de medios y redes sociales.

En tiempos en que la moda de las selfis, las directas con los móviles y las filmaciones forman parte ya de nuestra cultura cotidiana, pudiera parecer que todo en el ciberespacio es casual. Pero lo aparentemente fortuito llega a tener en distintos casos, desde un financiamiento hasta el objetivo directo de provocar. Y todo, por supuesto, con el inequívoco fin de manipular en primera instancia una realidad y a los sujetos que se desenvuelven en ella.

Pero los personajes que andan prestos a ese juego mediático con segundas intenciones, se escudan esencialmente en un derecho de “libertad” que es finito y del cual abusan sin reconocer sus deberes. Para todo existen límites de privacidad a los que debemos atenernos con respeto constitucional. Sin embargo, ciertos individuos violan ese espacio, orquestan un show hasta de lo intrascendente e intentan después sacar provecho del acto. Así funciona una parte de la poderosa industria digital que genera sus propios espectáculos y a la vez los sirve en bandeja a quienes mejores pagan. Lo cierto es que la verdad navega hoy incoherente entre esos discursos hostiles que, en apariencia no tienen partidos políticos, pero sí una intención bárbara de fragmentar y desunir.

La modernidad sigue demostrando cuán vulnerables podemos ser ante este tipo de hechos que crecen a diario. En estos tiempos retadores, no queda otra alternativa que andar convencidos bajo esa luz martiana que  alerta: “De pensamiento es la guerra mayor que se nos hace: ganémosla a pensamiento”.

Continuar Leyendo

RECOMENDAMOS