Conecta con nosotros

Crónicas de Ixil

El chino Camilo

Miguel Ángel Orilla

Publicado

en

Eran los tiempos aquellos en que las burras, propiedad de doña Cinta y las chivas de doña Andrea pastaban libremente por la plaza sin que nada ni nadie las molestara.

Él era un chino, como cualquier otro, porque dicen que todos los chinos se parecen. Sus ojos de rayita eran vivaces, vendía ropa por abonos y era un comerciante muy abusado, tan abusado que hasta hablaba maya: “Man a nok’, malchante, man a nok” (compra tu ropa), por las angostas calles del pueblo se oía este pregonar del Chino Camilo, de quien jamás se supo su apellido. Había vivido cierto tiempo en Chicxulub, la población más cercana de Ixil, tenía harta lana, y era como de 60 años.

En esos tiempos, viajar a Mérida era toda una hazaña, así que ustedes comprenderán que ése comerciante vino a llenar una gran necesidad en la comunidad. Tela “lica”, rebozos, tiras de hipiles, zapatos, de todo había en sus bien provistos tenates que colgaba de un madero sobre su hombro a la manera tradicional de su natal puerto de Cantón.

En poco tiempo se supo ganar el cariño de los moradores aunque quizá no de los pequeños porque dicen que cuando éstos se portaban mal, los asustaban diciéndoles “ahí viene el Chino Camilo, te va a llevar”. Los buenos tiempos de la bonanza henequenera lo favorecieron, así que para llevar mercancía a las haciendas del municipio, San José, Kansacopó, San Juan y Too, adquirió un caballo canelo, a quien la primera vez que lo montó, dicen que puso al revés la montura.

Fue tanto el cariño por el pueblo, que por seguir las costumbres tradicionales del mismo, fue su deseo que los bautizaran cristianamente y fueran sus padrinos, el respetable matrimonio formado por don Anatolio Aguilar y doña María Rodríguez. Para entrar al templo su saludo era postrarse de rodillas y pegar la cara al suelo, quizás imitando las costumbres de sus lejanos dioses.

Mucho tiempo vivió solo en su casa que ocupa ahora Don Fernando Pech. Un día despareció del pueblo, no se supo más de él, pero la gente -sobre todo sus deudores- siempre recuerdan con gratitud y cariño al chino-maya “Mananok”.

Continuar Leyendo

Crónicas de Ixil

El cilantro

Miguel Ángel Orilla

Publicado

en

El cilantro es el principal cultivo de los ixileños. Diminutas hojitas de aroma inigualable que dan sabor a los mejores platillos yucatecos. No puede concebirse el frijol kabax o un puchero de tres carnes sin este aderezo. Un caldo sin cilantro estar falto de sabor.

Por eso y por muchas cosas más, hoy hacemos un público recogimiento a los laboriosos horticultores de esta población que en grupos familiares se dedican a esta actividad.

En las fotos sembradío de cilantro y el popular donde Francisco Dzul

“Laco”  y su hijo, muestran orgullosamente el producto fresco recién cosechado.

Continuar Leyendo

Crónicas de Ixil

El orgullo de ser cebollero

Miguel Ángel Orilla

Publicado

en

Visité en su parcela de “San Rafael” a mi amigo José Carlos Cen Rubio, conocido por todos como “Patito”, uno de los mejores productores de las conocidas cebollitas de Ixil.

Amable como siempre, nos recibió y conversó que desde niño se inició en esta actividad y que también cultiva cilantro y chile habanero, apoyado por sus familiares. José Carlos dice que se siente orgulloso de ser cebollero y continuar con esta ancestral tradición que corre el peligro de perderse por que pocas personas se dedican a ello.

Agregó que está poniendo en práctica nuevas técnicas de cultivo para fomentar la producción y que ya se inició la cosecha con buenos augurios.

Durante nuestro recorrido, llamó poderosamente nuestra atención la floración de este cultivo, por el albo y atractivo panorama que presenta y que pocos conocen.

Ojalá que pronto las personas que a pesar de la sequía y el sol abrazador, se dedican a esta actividad, reciban apoyo de quienes tienen el deber y pueden ayudarlos.

Felicitamos a hombres y mujeres ixileños, que se dedican a cultivar y hacer producir la tierra.

Continuar Leyendo

Crónicas de Ixil

EL ABUELO DEL PUEBLO

Miguel Ángel Orilla

Publicado

en

En el mes de septiembre de 2016 don Arturo Cutz cumplió 100 años de vida, y con tal motivo lo visité a su casa, donde nos recibió afectuosamente y nos brindó una silla, con la característica risa que pocos saben convertir en carcajada como él.

Don Arturo vive enfrente a la única escuela primaria de la comunidad, así que Ud. podrá imaginar cuántas generaciones de niños ha visto pasar con esa mirada encendida que poseen sus verdes ojos. Él fue nombrado vigilante para que se cumplieran las fajinas en la construcción de ese centro escolar en el año de 1966.

Con su esposa Concepción tiene 8 hijos que le han dado 35 nietos e incontables tataranietos. Toda su vida se la pasó trabajando en los henequenales, en el chapeo, en la  quema y en el corte del agave. Don Arturo goza de gran estimación en el pueblo, por su buen carácter. En víspera de la celebración de sus 100 años de vida, sufrió una afectación en su salud de la que se recuperó como si no hubiera pasado nada. Quedó tan bien que, ya se adivina una alegre reunión este 2020 para festejar sus 104 años, que lo ratifican como la persona más longeva de Ixil.

Salud para todos en estos días difíciles, quédense en su casa tanto como pueda.     

Continuar Leyendo

RECOMENDAMOS