Conecta con nosotros

Crónicas de Ixil

Peluqueros ambulantes

Miguel Ángel Orilla

Publicado

en

Una postal regional que poco a poco se pierde por la modernidad, es la del peluquero ambulante que realiza su trabajo por las calles del pueblo de Ixil y de otras demarcaciones municipales. Un ejemplo de tesón y perseverancia para conservar esta antigua costumbre, la encarna nada menos que don  Henry Zaldívar, con más de 63 años de estar dándole al oficio, y el popular don Roque Muñoz, su cliente habitual, que durante medio siglo, acompañado de su esposa doña Maru, estuvieron al frente de la céntrica tienda “La Alicia”, y que hace varios años cerró sus puertas definitivamente. Peluqueros ambulantes: insistan en su empeño, siempre encontrarán clientes tan amables como las personas que describen estas líneas e imágenes. 

Continuar Leyendo
Clic para comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Crónicas de Ixil

Las trincheras

Miguel Ángel Orilla

Publicado

en

Al Norte de esta población, rumbo a la costa, como a dos horas de camino pedregoso, se ubican unas antiquísimas construcciones conocidas como las trincheras. Estas fortificaciones fueron edificadas como un medio para tratar de detener las continuas incursiones de los piratas, principalmente de Inglaterra, que se proponían restarle poderío comercial a las colonias de España. El historiador Juan Francisco Molina Solís señala que durante el siglo XVII la defensa de la Península de Yucatán, estaba constituida por la Ciudadela de San Benito en Mérida, la muralla de Campeche y 23 vigías con centinela alerta en la costa, entre las que figuraban las de Ixil.

Es indiscutible que Ixil, este municipio identificado por sus sabrosas cebollitas, tuvo un gran valor estratégico para el asedio de la capital yucateca, ya que se halla a tan sólo 22 kilómetros, al noroeste de Mérida. Y es que no solamente el saqueo y el pillaje de los piratas provocaban el temor de las autoridades, sino también causaba furor el contrabando introducido por los bucaneros a espaldas del gobierno colonial español.

Las imágenes que presento son las trincheras, una gran lápida con inscripciones que resultan ilegibles y las aguadas y flora propias de la sabana.

Continuar Leyendo

Crónicas de Ixil

Francisco “Laco” Dzul, cantante y horticultor

Miguel Ángel Orilla

Publicado

en

Casi todas las tardes, después de cumplir con sus labores de cultivar rábanos y cilantro, el popular Francisco “Laco” Dzul, se pone a cantar en la puerta de su hogar, para quien deseé escucharlo. Las canciones favoritas de “Laco” son las de Leo Dan. Aproximadamente su actuación dura una hora.

Este entusiasta del canto, me comenta que desde joven le gusta cantar y que es una manera de olvidarse de los problemas cotidianos. Admiro sobremanera el optimismo de este campesino de cantarle a los ixileños y a la vida. Pero mi amigo “Laco”, como auténtico melómano que es, también gusta amenizar diversos eventos sociales a precios asequibles y se le puede contactar en su céntrico domicilio, allá donde canta todas las tardes, ubicado en la calle 18 entre 19 y 21 de Ixil.

 Francisco Dzul, posee otras virtudes además de cultivar el canto, ya que es muy buen cocinero y se sabe que en su juventud trabajó en varios renombrados hoteles de Mérida, hasta que se cansó de tanto viajar a la capital del Estado, y se dedicó de lleno a trabajar la horticultura, en especial las conocidas cebollitas, acompañado de esas melodías que siempre lleva dentro. Nos dice que la tierra da lo suficiente para vivir, porque es muy noble y productiva cuando se trabaja con esmero y dedicación. Prueba de lo anterior, es que en compañía de su esposa Lina, lograron con mucho esfuerzo y sacrificio, darles profesión a sus hijos Luis y Ángel. Admiro el ejemplo y optimismo de este campesino que hace bueno el refrán que dice: “vale más el que quiere que el que puede”.  Adelante “Laco”, a seguir cantando al pueblo y a la vida. Eres un ejemplo para Ixil.

Continuar Leyendo

BOLETÍN FRACTO

RECOMENDAMOS