Conecta con nosotros

Crónicas de Ixil

Personaje

Miguel Ángel Orilla

Publicado

en

Don Petronilo Baquedano Concha, allá a principios del año 19OO fue un próspero comerciante de abarrotes y ganadero. Ocupó diversos puestos públicos en el municipio que desempeñó con acierto y probidad. Casó con María Escobedo.

El 25 de septiembre de 1925 estando en su tienda ” El Tigre”, colocando en un pomo de cristal unos explosivos conocidos como “garbanzos,” éstos estallaron, hiriéndolo mortalmente en el pecho. Por lo peligroso de sus lesiones fue trasladado en un tren de vía al sanatorio de “La Ibérica” de Mérida, donde falleció el 3 de octubre de 1925.

En Ixil, su sepelio fue una sentida manifestación de duelo. Tiempo después, en el año de 1965, sus descendientes colaboraron en la construcción de la escuela primaria de esta localidad, a la cual se le puso el nombre Petronilo Baquedano, honrando la memoria de tal dilecto ixileño.

Continuar Leyendo

Crónicas de Ixil

¡VAMOS A JUGAR PELOTA!

Miguel Ángel Orilla

Publicado

en

Ahora que han pasado muchos años, me acuerdo de mi infancia y de mis compañeros con quienes en los campos llaneros y pedregosos, jugábamos béisbol.

El bate era un pedazo de leña; la pelota era de sosquil o de cañamos que los propios niños pueblerinos elaborábamos. El juego era a mano limpia.

Recuerdo varios niños de esta inolvidable época deportiva con quienes por las tardes nos divertíamos hasta que el sol se ocultaba o alguna mamá venía en busca de su pequeño. Entre ellos estaban: los hermanos Baquedano, Arturo, Nilo, Arturo, y Armando, Pepe Coba, el Negro Bonete, Guty Zaldívar, Luis y Damián Cisneros, mi primo Casiano, Bacal, el Fosforito Aguilar y muchos más que no cabrían en este espacio.

El campo deportivo nos parecía el mejor el mejor del mundo. Varios de ellos ya se han ido al más allá, pero abrigo la esperanza que algún día en otras circunstancias, volveremos a escuchar aquel inolvidable grito de batalla: ¡Vamos a jugar Pelota!

También te puede interesar: El mejor amigo

Continuar Leyendo

Crónicas de Ixil

El mejor amigo

Miguel Ángel Orilla

Publicado

en

Durante más de una década compartió las alegrías y tristezas del hogar. Con los niños retozaba en el parque con arena y también les servía para jugar de toro. Cuando los pequeños retornaban de la escuela les manifestaba su alegría moviendo la cola. Cuando algún integrante de la familia salía a la calle, siempre le seguía la pista; iba al mercado, la plaza, las fiestas y, a veces, hasta el templo parroquial.

Era fiel guardián de la casa. Por las noches no dejaba ni pasar al aire. Se dio a querer y sus dueños le prodigaron toda clase de cuidados. Era un afecto reciproco. Sus ojos húmedos y tristes parecían que adivinaban cuando en el hogar las cosas no marchaban bien. Entonces permanecía acostado, quieto como estatua.

Poco a poco los achaques lo comenzaron a vencer. Aquel paso veloz para corretear por el patio a las gallinas o perseguir ciclistas, se tornó lento. Esa fue la causa de que lo atropellara un camión que por poco lo mata. Desde eso dejo de ser el juguetón de siempre. De pronto, un buen-¿o mal?- día estiro las patas y se murió.

Entonces Mike, un robusto muchacho- que había crecido junto con él- lo abrazó, lo metió en una bolsa de nylon y en triciclo, lo llevo hasta el cabo del pueblo.

Antes de partir, aquel joven discretamente se secó las lágrimas y dijo que no quería que a su amigo lo vieran así los niños de la casa al regresar del colegio.

Este sencillo relato recuerda la vida de un perro malix, color grisáceo, llamado “Llanero”, que un buen día vino a regalarse y que se adueñó del cariño de la familia.

Quienes dicen que el perro es el mejor amigo del hombre, dicen una gran verdad.

También te puede interesar: Una obra de Ermilo Vera Grados

Continuar Leyendo

Crónicas de Ixil

LA GENTE

Miguel Ángel Orilla

Publicado

en

PONY

Les presento a mi amigo Fidelio Cob, más conocido como

Pony, por ser de cuerpo menudo y corazón grande. Durante sus años juveniles desempeñó varios oficios relacionados con el henequén y también fue un buen jaranero, bailaba como trompo chúcuro. Fue durante mucho tiempo bastonero de club “Capullo Primaveral”.

Actualmente de dedica a cuidar a sus nietos; es una persona humilde pero que ante la adversidad, presenta buena cara. Orgullo de Ixil.

DOÑA PILAR

Nonagenaria y sigue siendo optimista, amable, conversadora. Así es Doña Pilar Argáez Vda. Quijano. Durante mucho tiempo tuvo muchas carencias para levantar a su numerosa familia con su esposo Pedro, pero siempre salió adelante.

Actualmente recuerda varias anécdotas acerca de Ixil y sus habitantes, además canta baila y recita poesía. Por estos motivos se ha ganado el respeto y cariño del pueblo. Dios nos conserve a esta dama que en la foto aparece entre sus hermanos Deysi y Rubén.

También te puede interesar: LA GENTE

Continuar Leyendo

RECOMENDAMOS