Conecta con nosotros

Intimidad

Una gala

Ginón Bojórquez

Publicado

en

Foto de Julián Durán Bojórquez

La elegancia es como un capullo que abre sus pétalos sin prisa, refresca el alma, la prepara, sobre todo si la abrazamos sin artificios ni trampas. Se mira clara cuando su matiz predice el consuelo de la flor, y como el agua, deberá envolvernos sin sofocarse tanto.

La he visto llegar de alpargatas, vistiendo manta cruda o ropa de gala, pero viene segura, sin hacer ruido, sin perder la calma. Su imperio está en la palma, pero entona baladas cual guitarra que canta por todo lo alto y se ciñe en el raigón de la casa. A veces parece vacía, pero en breve supera el regodeo porque el brillo, ya se sabe, le viene de las entrañas. La elegancia es menos suntuosa de lo que se piensa, y se expresa hilo tras hilo en los bordados de quien añade colorido a la palabra y a la distinción del terno.

También te puede interesar: El Pich

BOLETÍN FRACTO

RECOMENDAMOS