Conecta con nosotros

Voz de la Península

Reclasifican el delito, pero joven golpeador permanecerá en prisión

Lilia Balam

Publicado

en

Aunque se reclasificó el delito del que se le acusa, C.J.C.D. continuará en prisión durante el tiempo que dure el proceso judicial en su contra por haber golpeado brutalmente a una joven.

Mérida, Yucatán, 6 de diciembre del 2019.- Tras la reclasificación del crimen del que se le acusa y ser vinculado a proceso por su probable participación en delitos de violencia familiar y lesiones calificadas, el joven C.J.C.D. permanecerá en prisión preventiva mientras concluye el proceso judicial en su contra, iniciado tras golpear salvajemente a una mujer.

Como se ha comunicado en Informe Fracto, en días pasados el Tribunal Colegiado en Materia Penal y Administrativa del 14° Circuito de Yucatán otorgó un amparo a C. J.C.D., acusado de feminicidio agravado en grado de tentativa por golpear y dejar gravemente herida a la joven con quien sostenía una relación sentimental. La resolución del recurso incluye prescindir del ilícito de intento de feminicidio, lo que abría la posibilidad de que el sujeto recuperara la libertad.

Esta tarde, la jueza del Primer Distrito Judicial del estado, Blanca Bonilla González acató el mencionado amparo y vinculó a proceso al individuo por los delitos de violencia familiar y lesiones calificadas. Debido a que dichos ilícitos no ameritan prisión preventiva oficiosa, los asesores jurídicos de la joven agredida presentaron argumentos para que la jueza determinara que permaneciera en la cárcel. Finalmente, Bonilla González resolvió que el sujeto representa un peligro para la víctima, por lo cual debe continuar en prisión en tanto concluye el proceso judicial. La jueza concedió un plazo de diez días hábiles para que la Fiscalía General del Estado (FGE) realice su investigación complementaria.

Continuar Leyendo

Voz de la Península

El cine en Yucatán continúa pese al confinamiento

Avatar

Publicado

en

Grabación de Boca de Culebra, Maricarmen Sordo encuadra la cámara mientras Adriana Otero dirige. Foto por Allie M. Jordan.

Aun en cuarentena, cineastas yucatecos continuaron desarrollando o exhibiendo sus proyectos. 

Pese a que desde el mes de marzo las actividades regulares se encontraron en pausa debido a la pandemia de Covid-19 en todo el mundo, la naciente comunidad cinematográfica en Yucatán ha continuado dando de qué hablar en el ámbito local y nacional. 

Durante estos siete meses, algunos cineastas locales como Maricarmen Sordo (“A solas”), Victor Rejón (“Abril Fase II”) y David Igneas (“Pronto”, “Offline”, “Mango”) presentaron diversos cortometrajes realizados durante el confinamiento. Ya sea como ejercicios de narrativa, documental o para participar en diversas convocatorias, estos cortometrajes demuestran que la necesidad de contar historias continúa presente aun frente a las adversidades. La mayoría de estos cortometrajes podrán verse en la página de Facebook de Piensa Cine

“La Laguna Rosa” buscará estrenarse en 2021.

Durante el 2018, una producción de Ciudad de México fijó sus ojos sobre Yucatán para contar una bella historia sobre una joven con síndrome de Down cuyo sueño es bailar ballet en un gran escenario y conocer el lugar en donde el agua es color rosa. La producción contó con la ayuda de diversos miembros de la comunidad cinematográfica local, bailarines, músicos y actores; además mostrará locaciones como Las Coloradas, el Parque de Santa Lucía y Paseo de Montejo, en lo que se espera sea una muy emotiva película. 

Grabación de “La Laguna Rosa” en el Parque de Santa Lucía. Foto por Producción La Laguna Rosa.

En días pasados, mediante sus redes sociales (fb.com/lagunarosafilm), los realizadores dieron la noticia de que se encuentran en la última etapa del financiamiento del proyecto, buscando apoyo para completar lo correspondiente a la música y el diseño sonoro. Una vez finalizada, sus productores buscarán estrenarla en festivales y muestras de todo el mundo y seguramente, contar con una premiere yucateca. Ofrecen recompensas a cambio de aportaciones.

La película es dirigida por Juan Arce y protagonizada por Mónica Arce, actriz con síndrome de Down. 

El premio cinematográfico más importante para el cine yucateco.

El 19 de agosto pasado fueron anunciados los ganadores de la décimo sexta edición del Festival Internacional de Cine de Monterrey, y entre ellos destacó el documental corto “Boca de Culebra”, dirigido por Adriana Otero. 

Adriana recibió el premio por el mejor cortometraje documental, convirtiéndose así en el reconocimiento más importante otorgado para una producción yucateca, sólo comparable con el Premio Especial Studio 5 de Mayo del Festival de Cine de Morelia otorgado en 2010 a Miguel Ventura por “El Venado y la Niebla”. 

Será normal escuchar cada vez más de la destacada cineasta local, pues recientemente también fue ganadora del estímulo económico EFICINE para la distribución de su más reciente película documental, “¿Qué les pasó a las abejas?” (co dirección con Robin Canul), sobre la lucha de las comunidades originarias contra el uso de agentes tóxicos en los cultivos. 

Poster de ¿Qué les pasó a las abejas? de Adriana Otero y Robin Canul.

Boca de Culebra” y “¿Qué les pasó a las abejas?” cuentan con página de Facebook y pueden ser consultadas para obtener más información sobre sus futuras exhibiciones.  

Continuar Leyendo

Voz de la Península

Suben cifras de muertos por COVID-19 en cárceles yucatecas: ya son cinco decesos

Lilia Balam

Publicado

en

IMÁGENES DE LA CNDH

Se han confirmado 48 diagnósticos de la enfermedad en recintos penitenciarios locales, pero también se han detectado dos casos sospechosos.

Mérida, Yucatán, 24 de septiembre del 2020.- Las cifras de personas fallecidas a causa de la COVID-19 en prisiones yucatecas han incrementado: ya son cinco las defunciones por dicho padecimiento en recintos penitenciarios locales,  informó la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

De acuerdo con el organismo, hasta el 22 de septiembre se habían registrado cinco muertes en prisiones de la entidad. Sin embargo, la CNDH no ha precisado en qué penales ocurrieron los hechos ni si quienes perdieron la vida eran personas privadas de la libertad, trabajadores o trabajadoras.

Hasta ahora, el Gobierno del Estado solamente ha reportado la defunción de una persona que cumplía una pena de diez años en el Centro de Reinserción Social (CERESO), de Mérida desde el 2014. Tenía 56 años y fue internada en un hospital a finales de abril. Falleció en mayo.

La CNDH también indica que se han confirmado 48 diagnósticos de COVID-19 en las cárceles locales. Con dicha estadística, Yucatán ocupa el décimo lugar a nivel nacional en cuanto a la incidencia del virus en el sistema  penitenciario, por debajo de la Ciudad de México, con mil 216 casos positivos; Puebla, con 260; Chihuahua con 131; Jalisco, con 112; Guanajuato con 96; Colima, con 90; Sinaloa, con 64; Sonora, con 53; y Campeche, con 50. De igual forma, se han detectado dos casos sospechosos en prisiones del estado.

Como se ha comunicado previamente en Informe Fracto, activistas y especialistas en derechos humanos, como el director general de la organización AsíLegal, José Luis Gutiérrez, han manifestado su preocupación sobre la falta de información de los casos de la enfermedad al interior de las cárceles, pues podría desatar incidentes de violencia e indicar la existencia de un “subregistro” de contagios en los penales.

También te puede interesar: Son pocas las preliberaciones otorgadas a reclusos de las prisiones yucatecas: AsiLEGAL

Continuar Leyendo

Crónicas de La Colonia Yucatán

Personajes imperdibles, Pancho López o Felipe Francisco Leal Pérez

José Antonio Ruiz Silva

Publicado

en

Recordando gente de la Colonia Yucatán, nos viene a la memoria la presencia de un personaje destacado a quien muchos recordamos con singular afecto. Nos referimos a don “Pancho “López, encargado de cuidar el orden de este pueblo maderero, junto con el viajero Bernabé “Tucho” Tinal.

Don Felipe Leal Pérez, nombre verdadero de “Pancho López”, nacido en de Dzitás Yucatán, el 4 de julio de 1921. Ahí pasa su infancia y estudia la educación primaria. Decía: “…no se me olvida mi cumpleaños, pues coincide con el Día de la Independencia de los Estados Unidos”.

En algún momento de su vida, debido a las difíciles condiciones económicas de Yucatán en la década de los años 40, Felipe Leal se traslada con su familia a la ciudad de Mérida escogiendo vivir por el rumbo de la calle 54 por 87. Posteriormente pasa parte de su adolescencia en el estado de Campeche, para después retornar a la ciudad de Mérida y enrolarse en la entonces sección de la Policía de Caballería de   Mérida,  animado por su hermano Reynaldo Leal Pérez, quien se desempeñaba como oficial de la policía de tránsito y quién lo  apoyó para ingresar a la corporación. Pronto sigue su carrera en  la Policía de Tránsito y finalmente se alista en la Policía Judicial.

Durante su juventud  enamoró hasta el noviazgo a Guadalupe Campos Lara que vivía cerca de donde se desplomó el avión en que perdió la vida el gran Pedro Infante en el año de 1957. Contraen  nupcias y  de esa unión nacen 10 hijos, 4 de ellos en la Colonia Yucatán, donde había sido comisionado como Agente Judicial. Cuando caminaba por las calles de la Colonia Yucatán o cuando visitaba alguno de los ejidos cercanos, siempre se hacía acompañar de un revólver calibre 38 que cargaba al cinto, junto con su sombrero, un fuete de cuero y su inseparable paliacate  rojo enrollado al cuello. En la época de los años 50 y 60, la administración de las fábricas tenía prohibido que la gente anduviera descalzo por las calles y evitarlo era una de sus tantas funciones, al igual que cuidar los niños no hicieran “putz escuela.

Cuando ocurre el cierre de las empresas madereras en 1975, opta por trasladarse con parte de su familia a la ciudad de Mérida, donde inicia y logra  tramitar su pensión como agente judicial , cargo que desempeñó durante más de 40 años. En una ocasión, ya jubilado y haciendo sus compras en una plaza comercial del poniente de la ciudad de Mérida, se encontró con un capitán jubilado  y le comenta a su hijo el profesor Silvestre: “Mira hijo esta persona es un gran amigo que perteneció al Escuadrón 201 y participó en la Segunda Guerra Mundial del lado de los Aliados en contra de las fuerzas del Eje.” Entonces, después de la charla el capitán sacó de entre sus cosas un libro que le autografió y que siempre conservó entre sus recuerdos.

“Pancho López” era además un apasionado de la música, mostrándoles dispuesto a tocar el “rascabuche” o las “quijadas de caballo” cuando era requerido por el director de la Orquesta MEDVAL. Por otra parte, tenía una habilidad especial para arrancarle sonidos a la madera, utilizando sus gruesos dedos y agua para deslizarlos sobre ella, en ocasiones sobre una mesa y en otras en las paredes de las casas de Colonia Yucatán que estaban forradas por dentro con hojas de triplay.  Con este singular técnica realizó algunas presentaciones en los antiguos  restaurantes El Faisán y el Venado y la  Ciudad Maya, cercanos al Zoológico del Centenario, para después ser agasajado por los dueños o administradores con alguna comida, que disfrutaba en compañía de sus hijos .En el ámbito estatal era conocido por gobernadores y diputados como el Sheriff de la Colonia Yucatán, y  como tal  participó en innumerables detenciones de personas dedicados a la siembra de mariguana en los ejidos cercanos, y entonces era común ver su foto con algún detenido en las páginas rojas de las revistas de esa época como Presidio y Alarma, y que en su momento mostraba orgulloso a sus amigos. Don “Pancho López”, falleció en la tranquilidad de su hogar a la edad de 85 años en la ciudad de Mérida, el 1 de diciembre de 2006.

Asociación de Cronistas e Historiadores de Yucatán A.C.

www.coloniayucatanfrentealaselva.blogspot.com.mx

Continuar Leyendo

RECOMENDAMOS