Conecta con nosotros

Arte y ciencia

Amos de títeres de Robert A. Heinlen

Aracelly Guerrero Maldonado

Publicado

en

“Amos de Títeres” de Robert A. Heinlein es un clásico de la ciencia ficción, por muchas y obvias razones: el tema, el tratamiento, el guion, argumento e incluso su final; es el prototipo de lo que después se convertiría la ciencia ficción, tanto en libro como en película, para bien o para mal, y aunque muchos autores han pasado y muchos géneros se han re creado, re valorado y ponderado, Heinlein sigue siendo un referente, y es que si no son conocedores tal vez no puedan obviar esta influencia, pero si les da curiosidad, sepan que su lectura no es nada aburrida, a pesar de ya estar muy fuera de contexto, es trepidante, entretenida y si pueden ver con humor las situaciones más imposibles, se reirán con el sentido tal vez demasiado irónico o tal vez ingenuamente patriótico que tiene nuestro autor.

Muchos hablan de las posturas políticas de Heinlein, y es que bueno, en éste título en particular, es obvio que estamos viendo la apoteosis del macartismo de EUA, y la persecución comunista, no se puede negar y no debería negarse, por mucho que nos guste Heinlein, como tampoco podemos negar su machismo, vaya, que en esta época ni se hablaba de igualdad de derechos, estamos décadas antes de la revolución de pensamiento que fueron los 70´s, el libro se publicó en 1951, por lo que hablar de esta forma de pensamiento machista normalizado me parece paralela a la que se da en Jane Austen; así como de la misma forma que la literatura de Jane Austen ha servido para perdurar un ideal romántico del amor y el matrimonio, Heinlein ha servido para perdurar un ideal del heroísmo y de lo estoico, del auténtico sacrificio del hombre militar, patriótico defensor de las libertades individuales y de todo lo que representa EUA.  Este patrón que podría estar más que descartado, al igual que el de Austen, sigue vigente y es que el héroe americano, altamente patriótico aunque menospreciado por las altas esferas burocráticas y sobra decir militar, no ha desaparecido de las pantallas, ni de los libros, cambian las formas, cambian los efectos, las tecnologías, pero el patrón sigue allí, apenas estamos viendo las vueltas de tuerca que nos llevan a otros modelos, a otras perspectivas.

Entendamos que en su origen Heinlein está retratando el ideal de su época, de sus convicciones muy personales, y que si sabe hacer algo es contarnos historias, no nos aburre, nos emociona, nos sorprende y nos divierte, pero no cometamos el error de ver lo que no és o de criticarlo por lo que tampoco es, al igual que con Austen, no cometamos el error de pretender que no vemos el machismo, así como tampoco lo satanicemos por lo mismo, entendámoslo igual que con Austen, que son productos de sus épocas y que si algo nos debería sorprender es que no lo veamos, no lo discutamos y que sigamos perpetuándolo.

Por lo demás sean amantes o no de la ciencia ficción, este libro les gustará, ampliamente recomendado incluso para primeras lecturas, así de ameno es, aun si son fans hard core del género con más razón deberán leer este icónico libro.

“Cuando la dosis de píldoras extratemporales fue dejando de producir sus efectos en mí, yo tenía una imagen de Estados Unidos que ni siquiera hubiera podido imaginar cuando me hallaba en Kansas City; un país bajo el reinado del terror.  El amigo podía matar al amigo; la esposa denunciar al marido.  El rumor de la presencia de un titán reunía de inmediato a una multitud donde fuese, dispuesta al linchamiento.  Llamar a una puerta por la noche equivalía a invitar a un disparo a través de ella.  Las gentes honradas se quedaban en casa; de noche, los perros era los únicos amos de la calle.”

Robert A. Heinlein “Amos de Títeres”.

Continuar Leyendo

Arte y ciencia

Entrevista a Giovanna Jaspersen García

José Miguel Rosado Pat

Publicado

en

El gobierno Jalisco, a través de su Secretaría de Cultura, ha puesto en marcha un programa mediante el que se apoya a miembros de la comunidad artística y cultural de esa entidad, en particular a aquellos que se han visto más afectados por la dura situación económica que ha generado la pandemia.

La adecuada ejecución de este programa, está a cargo de la titular de la Secretaría de Cultura, la licenciada Giovanna Jaspersen García, y su equipo de trabajo.

En Yucatán, conocemos bien a la licenciada Jaspersen García. Muchos fuimos testigos de su dinámico y ejemplar desempeño al frente de la dirección general del Museo Regional de Antropología e Historia Palacio Cantón, el cual sostuvo hasta el último día de su gestión para, posteriormente, incorporarse al equipo del gobernador Alfaro, en su tierra natal.

Licenciada, quisiera me platicara sobre cómo surge Sumarte, ¿Se contempló desde un inicio, se planeó de momento, lo charló previamente con el gobernador, ¿cómo?

SumArte es una respuesta ante una crisis que nadie esperábamos y que ha dejado profundas afecciones. En todo el mundo, a causa de la pandemia, los espacios culturales y artísticos cerraron sus puertas lo que se tradujo en una crisis económica para la comunidad. Más que nunca, la salud se convirtió en una prioridad para todos los gobiernos, y el sector cultural se volvió susceptible a recortes importantes puesto que las actividades proyectadas presupuestalmente se volvieron irrealizables en un contexto de contingencia y nuevas medidas sanitarias.

En este escenario, logramos a través del diálogo y la apertura de nuestro Gobernador, la Jefatura de Gabinete, la Coordinación de Gabinete Social y la Secretaría de la Hacienda Pública, hacer una revisión crítica del presupuesto de la Secretaría de Cultura y conciliar una redistribución y rediseño programático, para atender la emergencia.

Así surgió el programa, como una suma de voluntades. Con una bolsa inicial de 20 millones de pesos, para la atención a fondo perdido de 2500 miembros de la comunidad artística y cultural;  mismos que hace unos días fueron incrementados a 30 millones, por la inmensa demanda del programa y el reconocimiento de su buena recepción.

SumArte es, además, la materialización de que en Jalisco, las artes y la cultura no son cuestiones accesorias, sino herramientas estratégicas para el desarrollo social.

Los que hemos estado en el servicio público conocemos bien los “estira y encoge” que eso implica, más cuando se trata de presupuestos. Me refiero a que no ha de ser fácil andarle explicando a los funcionarios de las áreas de finanzas, contraloría, hacienda pública, entre otros sobre la relevancia de contar con un programa como este. ¿Cómo ha sido ese transcurrir en relación con la gestión de Sumarte?

El proyecto se gestó como un trabajo conjunto de la Jefatura de Gabinete y el equipo de la Secretaría de Cultura. Esta sinergia fue fundamental para tomar en cuenta todas las aristas y presentar un proyecto emergente, pero bien pensado.

Un factor fundamental era que el recurso pudiera ser entregado lo antes posible, sin procesos burocráticos largos y complicados; pero también garantizar que la comunidad artística de los 125 municipios de Jalisco tuviera las mismas posibilidades de participar que quienes viven y trabajan en la Zona Metropolitana. Para esto, la experiencia de otras áreas del gobierno en programas de apoyo solidario en el marco de COVID fue fundamental, para poder aplicar el mismo modelo, en la singularidad de nuestro sector.

Ha sido una lección de gobernanza, diálogo, trabajo en equipo y transversalización. Afortunadamente, contamos con un gobierno sensible que, desde las diferentes áreas, centra su trabajo siempre en las personas y ese fue justo el punto de partida y camino común.

Muchos dirían que existen otros grupos de mayor vulnerabilidad que requieren el apoyo, pues se piensa los artistas, los gestores y los creadores no conforman un sector, verdaderamente, afectado. ¿Qué nos dice esto acerca de la percepción social que existe sobre estos y sobre la actividad cultural, artística y académica?

Hoy más que nunca, es importante una visión solidaria que nos permita no perder de vista que esta situación ha afectado sin excepción a todas las personas y que desde cada sector nos corresponde hacer la reinvención y protección de quienes lo integran.

Para que haya bienestar emocional y mental en la sociedad, necesitamos que los agentes transformadores del entorno estén bien y continúen dando un mensaje a través de la creatividad y las artes. La búsqueda es la supervivencia de todos los sectores y la construcción de nuevas rutas para cada uno de ellos, dejando de lado las preconcepciones o desestimaciones. La lección de la pandemia es hacer comunidad.

¿Se ha visto increpado el programa? ¿Cuáles cree que han sido las razones?

En términos generales, el programa ha sido muy bien recibido y las historias de las personas a las que ha alcanzado nos hablan de su trascendencia. Si bien el número de beneficiados – 2 mil 500 artistas, que ahora con la extensión del fondo serán 3 mil 500-no representa la totalidad de la comunidad artística de Jalisco que se ha visto afectada, si es una parte importante que encontró en SumArte un mensaje solidario y una oportunidad de apoyo.

Es imposible que un presupuesto público sea suficiente para resolver los efectos de esta crisis, por lo que SumArte ha sido solo el primer paso en un programa que contempla medidas a corto, mediano y largo plazo: el programa Cultura en Resiliencia, que traza la ruta de Cultura Jalisco hacia la nueva normalidad en el sector: las convocatorias, programación clave y protocolos que nos permiten pensar en el regreso solidario a los espacios físicos.

Secretaria, al leer la convocatoria, me parece que existe la voluntad política de ayudar al sector, ¿cómo ha logrado que su gobernador mire hacia el arte y la cultura y sus protagonistas en Jalisco?

La cultura y las artes han sido una marca de todos los cargos públicos que el Gobernador ha tenido, desde todas sus administraciones y gestiones. Muestra de ello son las iniciativas para la recuperación del espacio público a través de las artes y la cultura de paz. Así como la inversión en el sector y el interés de continuidad y reinvención en esta crisis.

Le interesa de manera legítima, por lo que desde el principio de la administración se ha hablado de la cultura como un área sustantiva y estratégica, así, el replanteamiento del proyecto en medio de la crisis es continuidad de esta voluntad política.

Le pido que tomemos un poco las cifras y hablemos, como se dice, “en plata”, podría señalarme ¿cuánto aporta la comunidad artística y cultural al PIB del Jalisco? ¿Cuántas familias viven directa e indirectamente de la actividad cultural y artística?

En este tema, es pertinente hablar no sólo de los logros sino de los retos. Una constante en los estados, en México y en otros países, es la falta de un censo para conocer específicamente cuántas personas y familias viven del arte. Esto es particularmente difícil porque quienes se dedican a la cultura generalmente tienen un segundo o primer oficio. Sabemos por estimaciones realizadas a partir de los resultados definitivos de los Censos Económicos de INEGI en 2014 y 2018, que el sector cultural y artístico contribuye directamente a la economía estatal con aproximadamente el 1% del PIB; de manera indirecta, en vinculación con otras industrias recreativas, como el deporte y el turismo, la contribución del PIB cultural puede alcanzar hasta un 3%.

Es difícil saber cuántas familias dependen directa o indirectamente del sector, sin embargo, podemos afirmar que alrededor del 2% de las personas ocupadas en Jalisco dependen directamente del sector y que cerca del 5% depende de manera indirecta.

¿Cómo ha sido recibida la iniciativa entre los beneficiarios? ¿Consideraría compartir los resultados de Sumarte con sus homólogos de otras entidades?

Ha sido grandioso. Tenemos un equipo de trabajo de más de 100 personas que además de agilizar el proceso y humanizarlo, han sido fundamentales para estrechar lazos con la comunidad y autoridades de cultura de todos los municipios de Jalisco. Gracias a ellos conocemos historias de personas que la estaban pasando muy mal durante la pandemia y se van con el recurso aliviados, sintiéndose acompañados.

Una de las grandes lecciones que nos dejó la pandemia fue que antes de las preocupaciones individuales siempre están las colectivas. Esto nos ha permitido coordinarnos con autoridades municipales, instituciones, públicos y artistas para lograr objetivos comunes.

En este sentido, sí ha habido estados que nos han solicitado compartir la experiencia de SumArte para buscar replicarlo y hemos compartido el modelo con mucho gusto, lo hemos compartido también en algunos foros internacionales y colegas en otros países. No hay nada que nos enorgullezca más que extender un trabajo al que le hemos dedicado tanto esfuerzo para que se reproduzca en otros contextos, ajustándose a las necesidades y condiciones de cada estado, por supuesto.

¿Cuáles son los retos que le esperan a la actividad cultural y artística? ¿Cuál considera será la nueva realidad de la dinámica de la vida cultural y artística?

El panorama nos exige desde la función pública tener estrategias que compensen las incertidumbres actuales con objetivos concretos. La reinvención de nuestro sector es imprescindible, la manera de producir y consumir cultura se replantea con base en este nuevo escenario.

Somos personas distintas que convivimos y nos relacionamos de manera diferente, por lo que también necesitamos nuevas cosas de la cultura y las artes; uno de los principales retos tendrá que ver con las audiencias.

Lo más importante en lo que viene es construir entre todos el futuro que queremos y que el talento y la creatividad, sean la materia prima de su construcción.

Continuar Leyendo

Arte y ciencia

Farmacéutica Moderna inicia fase 3 de su vacuna contra Covid-19

Avatar

Publicado

en

Foto: https://www.elperiodico.com/es/

El proyecto contará con la participación de 30,000 voluntarios en Estados Unidos.

La farmacéutica estadounidense Moderna inicia este lunes la fase 3 del ensayo de su vacuna experimental contra la enfermedad de COVID-19, cuya financiación gubernamental ha conseguido duplicar hasta los 955 millones de dólares.

En un comunicado, Moderna informó que ha modificado su contrato con el organismo BARDA (Biomedical Advanced Research and Development Authority) para que amplíe en 472 millones de dólares la cantidad inicial que iba a destinar al desarrollo de la vacuna mRNA-1273.

“Tras discusiones con la Administración de Alimentos y Fármacos de EE.UU. y consultas con la Operación “Warp Speed” en los últimos meses, la compañía ha decidido ejecutar una tercera fase del ensayo clínico significativamente más grande, lo que dejaba una brecha en la financiación de BARDA que se cerrará gracias a esta modificación del contrato”, indicó la empresa.

El contrato original con BARDA proveía 483 millones a Moderna para el desarrollo de la vacuna, que originalmente iba a tener un “número más pequeño de participantes en la fase 3” en comparación con los 30,000 voluntarios que necesitará en Estados Unidos.

En esta tercera fase del ensayo de su vacuna, dirigido por el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE. UU., los 30,000 participantes recibirán aleatoriamente una dosis de 100 microgramos del fármaco o una dosis de placebo con el objetivo principal de comprobar si puede prevenir la enfermedad sintomática de COVID-19, además de la “prevención” de la infección con el virus que la provoca, SARS-CoV-2, y de casos graves.

“Agradecemos a BARDA su continuo compromiso con mRNA-1273, nuestra vacuna candidata contra COVID-19”, manifestó el consejero delegado de Moderna, Stéphane Bancel, quien destacó los “alentadores” datos de la fase 1 que llevan a la firma a considerar que pueden “ayudar a abordar la pandemia” y “prevenir futuros brotes”.

Cabe recalcar que con el inicio de la tercera fase de su ensayo, Moderna se convierte en la primera empresa en la carrera estadounidense por el desarrollo de la vacuna contra la COVID-19 que entra en esta etapa avanzada.

También te puede interesar: Trabajan 18 mexicanos en la vacuna contra el Covid-19

Continuar Leyendo

Arte y ciencia

Generar las condiciones para el desarrollo cultural y creativo de las personas con discapacidad

Carlos E. Gómez Sosa

Publicado

en

La cultura se refiere a la transmisión y formación de los individuos, así como la interpretación y organización social, desde las formas de vida simples hasta los modos de organización más complejos. Si cotidianamente modificamos nuestro entorno, a partir de una relación dinámica con la naturaleza, y la esfera social, a través del trabajo productivo, nos encontramos con la actividad cultural creadora.

Para relacionarse con sus semejantes y su medio, el hombre crea símbolos para interpretar y comunicar la realidad; participa de hechos y crea productos tangibles e intangibles, los cuales van desde una frase, un poema, algún instrumento de trabajo, un cuento, una obra artística o acaso la reconstrucción histórica, hasta una concepción moral, un ritual religioso o un lenguaje. Estos elementos, conforman la cultura.

Durante muchos años, se concibió una visión de la “cultura” de una manera homogénea, y fue impuesta en nuestra la sociedad. Esta versión de la cultura ha impedido reconocer y valorar la diversidad cultural étnica, de género, clase social, así como de personas con discapacidad.

En nuestra sociedad no se fomenta suficientemente el desarrollo cultural y creativo de las personas con discapacidades, las cuales forman parte de la Gran Familia Humana, como poseedores de valores y sensibilidades para desarrollarse integralmente como individuos. Es lamentable observar en la sociedad contemporánea a personas con discapacidades por varios rumbos de la ciudad, en su mayoría adultos, que diariamente desempeñan diferentes actividades en la calle, y que requieren de programas tendientes a integrarlos al desarrollo social.

En este sentido, existen individuos con potencial cultural y artístico, que por sus limitaciones físicas se ven imposibilitados para trasladarse a los lugares de instrucción, capacitación o recreación, limitando con esto sus posibilidades para un desarrollo más humano.

Esta situación se debe a que no existen las condiciones para que estas personas aprovechen las oportunidades brindadas a otros sectores.  Por otro lado, son muy limitados los programas integrales que ofrecen capacitación artística para la generación de empleos en el ámbito cultural. Actualmente se carece de convocatorias y/o festivales que permitan difundir sus expresiones culturales.

Es importante valorar la capacidad humana de las personas en general, pero no hay que desvalorizar la sensibilidad cultural y artística de las personas con discapacidades, por lo cual se proponen las siguientes acciones: elaborar un diagnóstico sociocultural de las personas con discapacidad que existen en el estado; generar programas integrales de capacitación cultural y artística para contribuir a crear empleos rentables; establecer fondos económicos que permitan contribuir al desarrollo cultural y artístico: literario, musical, artes visuales, artes escénicas, etc., de las personas con discapacidades; y crear las condiciones para que estas personas asistan a los espacios culturales y artísticos existentes, a fin de contribuir al desarrollo de su creatividad y sensibilidad.

También te puede interesar: La situación de los artesanos en Valladolid

Continuar Leyendo

RECOMENDAMOS