Conecta con nosotros

Apuntes librescos

Intimidades de los detectives literarios

Rolando Bello Paredes

Publicado

en

Ya se sabe que el autor de estos Apuntes Librescos prefiere la lectura de la novela negra, y luego la denominada histórica. En esta sección se abordarán, destacadamente, dos asuntos: las mujeres de los detectives literarios, y una nota sobre las adicciones de algunos de estos personajes.

Las mujeres.

El detective Kurt Wallander, creado por Henning Mankell, estuvo casado un tiempo con Mona, aunque luego se separaron.

Jo Nesbo creó al policía Harry Hole, quien tuvo una relación, con altibajos, con Rakel Fauke.

El policía judicial de Visby, isla sueca de Gotland, Anders Knutas, personaje de Mari Jungstedt, es casado con Line, de origen danés y que trabaja como comadrona.

Otro casado es el comisario Martin Beck, creado por Maj Sjöwall y Per Wahlöö, su esposa se llama Inga.

El comisario Salvo Montalbano, creado por Andrea Camilleri, tiene una relación sentimental con Livia Burlando, quien reside en Génova.

Jules Maigret es un comisario de la policía judicial francesa creado por Georges Simenon, fue casado con Louise Leonard.

Los dos famosos detectives de Agatha Christie y Arthur Conan Doyle, Hércules Poirot y Sherlock Holmes, son solteros.

Tampoco se conoció que Chevalier Auguste Dupin, normalmente conocido como C. Auguste Dupin, producto de la imaginación de Edgar Allan Poe, tuviera alguna relación sentimental.  

Otro soltero, pero mujeriego hasta la médula, fue James Bond. Las llamaban las “Chicas Bond”.

Las adicciones.

En el portal “libropatas.com”, una nota de Cristina Domínguez, “Las adicciones de los detectives literarios”:

Quizá la culpa sea de Arthur Conan Doyle y su Sherlock Holmes. Quizá ahí comenzase la moda de describir a los detectives como series geniales pero bastante particulares, hombres duros, eficientes, inteligentes, pero con alguna debilidad: una sustancia que podía ser más o menos típica. Esa imagen se perpetuó en películas y series de televisión y hoy, cuando pensamos en un detective molón, casi siempre lo imaginamos así. Como un Sherlock Holmes.

“Aunque lo cierto es que hay detectives para todos los gustos, ganadores y perdedores, torturados y prosaicos, inspirados y trabajadores, convencionales y poco ortodoxos… pero casi todos tienen algún vicio más o menos oculto. Hoy repasamos algunos de ellos.

“Sherlock Holmes – ¿Quién no sabe, a estas alturas, cuál era la adicción del detective más famoso? Se inyectaba cocaína (en una solución del siete por ciento, y usando una jeringuilla que guardaba en un estuche de cuero marroquí), aunque también era consumidor habitual de morfina y de tabaco. En todo caso, lo único que preocupaba al Dr. Watson era el uso de la cocaína (aunque era legal en la época) por si el «único vicio» de Sherlock acababa perjudicando su mente superior.

“Auguste Dupin – Aunque ya el detective de la primera novela negra (que muchos consideran que es ‘Los crímenes de la calle Morgue’ de Edgar Allan Poe) tenía una clara adicción: fumar en pipa.

“Hércules Poirot – Más inocuo es el vicio del detective de Ágata Christie. Le encanta beber chocolate caliente, aunque la verdad, no podemos más que sentirnos identificadas. Nosotras también sucumbiríamos a esa bebida si viviéramos en la húmeda Inglaterra.

“Pepe Carvalho – No sabemos si se le puede considerar adicción, pero sin duda el personaje de Manuel Vázquez Montalbán tiene una afición por la comida que sobrepasa la normalidad. De hecho, podemos leer algunas de sus recetas favoritas en medio de sus novelas.

“Guillermo de Baskerville – Volviendo a drogadictos de más entidad, el protagonista de ‘El nombre de la rosa’ de Umberto Eco, inhalaba ciertas hierbas medicinales, aunque no llegamos a saber cuáles.

“Sam Spade – Sin duda es el alcohol el que hace estragos entre todo tipo de detectives literarios. El de Dashiell Hammett ni siquiera es que fuera muy exigente. Le valía cualquier tipo de alcohol barato, y solemos leerlo bebiendo ron con cola y licores de todo tipo.

“Philip Marlowe – Otro que tal baila, o incluso peor. Para muchos está cerca del alcoholismo, y su copa favorita era el gimlet, al igual que la de su autor Raymond Chandler, quien, por lo demás, era un pésimo bebedor, que se olvidaba de todo a la mañana siguiente, amenazaba con suicidarse y (según sus propios amigos) se ponía de lo más pesado.

“Kurt Wallander – El personaje de Henning Mankell también bebe un montón, solo cervezas, pero en cantidades ingentes, a cualquier hora del día, y con el estómago a menudo vacío.

“Harry Hole – Otro ejemplo de alcohólico es el del detective de Jo Nesbø, aunque en este caso, el personaje es consciente: trata de mantenerse sobrio y sustituir esa adicción por otras menos nocivas como ver la tele o machacarse en el gimnasio. Muchas veces no lo consigue.

“Hayden Glass – Y si buscas algo más original, el autor Stephen Jay Schwartz nos propone un personaje mucho más desconocido, pero que parece ser adicto al sexo”.

James Bond bebía, según la novela Casino Royale, Vesper Martini. Su receta: “En una copa de champagne, tres medidas de Gordon’s, una de vodka, media medida de Kina Lillet. Agítelo bien hasta que esté helado; entonces añada una peladura de limón”.

El inspector Jules Maigret, creado por el novelista Georges Simenon, cuenta John Carlin, en su artículo “El crimen perfecto” (La Vanguardia, 12 julio 2020): “Fuma –una pipa– todas las horas del día. Empieza a beber a las ocho de la mañana, habitualmente un par de copas de vino blanco, a veces un brandy. Y no para –cerveza, anís, coñac, más vino– hasta que se acuesta, pero nunca, si está en casa, sin tomarse antes un par de licores de cereza. Un buen almuerzo y una buena cena son de rigueur, pero casi nunca come pescado. Prefiere carne y su plato favorito es la andouillette, una salchicha –o, mejor dicho, una bomba de colesterol– hecha con el intestino y el estómago de un cerdo”.

Libros. Cuatro apuntes:

1. “Buena noticia: no bajaremos el ritmo de editar nuevos autores y títulos. Vienen muchos volúmenes nuevos que presentaremos en esta FIL. Estamos hablando de unos 500 títulos”, según anuncio de Carlos Ramírez Vilela, director general del Grupo Planeta México, EU y Centroamérica (La Razón, 20 julio 2020).

2. En el ensayo de Juan Domingo Argüelles, “Necesidad y vigencia del libro en papel”, en La Razón (27-28 junio 2020):

– “Incluso en los países de mayor facturación del libro digital, como Estados Unidos (30 % de toda su producción), Gran Bretaña (22 %), China (19 %) y Alemania (17 %), el libro en papel sigue siendo dominante en la industria editorial, pues lo mismo en Japón que en España, Francia e Italia tiene una primacía de casi el 95 %, y ni qué decir al respecto de los países de América en lengua española, en los que el libro digital tiene una demanda insignificante que oscila entre el 0.5 % y el 1.5 %. Vistas las cosas así, publicar una novedad editorial únicamente en soporte digital es condenarla a pasar casi inadvertida, especialmente en los países de lengua española”.

3. En el artículo de Judith del Río, “14 datos curiosos que quizá no sabías sobre el mundo de la literatura”, en el diario español Vanguardia, destaco dos:

a). “El libro más largo del mundo es En busca del tiempo perdido, de Marcel Proust. Escrito entre 1908 y 1922, ostenta el Guinness de los récords al libro más largo del mundo con sus 3.031 páginas. Sin embargo, el ‘ganador’ real es Artamène ou le Grand Cyrus, publicado en el siglo XVII. 13,095 páginas de nada, contenidas en 10 volúmenes”.

b). “¿Sabes el nombre del monstruo de Frankenstein? No, no es Frankenstein, aunque muchos piensen que lo es. Nunca se le da un nombre dentro de la novela, aunque durante una lectura pública, Mary Shelley se refirió a él como “Adam”.

4. La Librería Dante anunció que cerró sus sucursales de Uptown y de la calle 59, así como la apertura de otra ubicada sobre la avenida Líbano de esta ciudad.

Traspunte. Hasta que la muerte…”, de José Luis Coll, en El Cuento, Revista de Imaginación, Premio Nacional de Periodismo 1981, número 143, abril-diciembre 1999, ejemplar de aniversario número de 35:

– “Me gustaría que una mujer se hubiera suicidado por mi amor. Pero nada; ahí sigue, llamándome querido esposo”.

También te puede interesar: Crímenes novelescos

Apuntes librescos

Libros en otoño

Rolando Bello Paredes

Publicado

en

Los Apuntes Librescos se enriquecieron en días pasados con los anuncios de próximas novedades editoriales, según publicaciones en diversos medios de comunicación y en las redes sociales. No hay un orden de preferencia:

        1. El académico español Arturo Pérez-Reverte, Línea de fuego, que aborda “por primera vez la guerra civil española, y evoca desde la ficción la Batalla del Ebro”. El año anterior publicó la novela Sidi. “Hay muchos Cid en la tradición española, y éste es el mío”, dijo Pérez-Reverte.

2. Ken Follett, Las tinieblas y el alba, “precuela de la saga de Los pilares de la tierra”. En esta nueva novela –señaló el portal Zenda“Follett se traslada al momento en el que termina la Edad Oscura y comienza la Edad Media, durante el final del primer milenio. Es el ocaso de una época violenta y brutal y el comienzo de un nuevo tiempo”.

3. Pierre Lemaitre, El espejo de nuestras penas, que cierra la trilogía denominada Los hijos del desastre. La primera fue Nos vemos allá arriba, y luego Los colores del incendio. Lemaitre sostiene: “La historia me parece, igual que la sociología, cada vez más una excelente vía para descifrar nuestro mundo actual y la literatura nos puede permitir dar a conocer y divulgar de forma masiva y amena todo esto”.

4. Andrea Camilleri, El rey campesino. La promoción libresca apunta: “He aquí la historia de Michele Zosimo, un joven campesino siciliano que, a principios del siglo XVIII, se convirtió en el efímero rey de Girgenti, la actual ciudad de Agrigento, tras desarmar al ejército piamontés destacado en la zona”.

Camilleri es el creador del comisario Salvo Montalbano, protagonista de veintisiete novelas, varias de ellas han sido llevadas a la cinematografía, que pueden disfrutarse hoy en alguna de las redes sociales. La primera fue La forma del agua (1994), y la última, será Riccardino, novela póstuma que dará fin a la saga de Montalbano.

        5. Carlos Ruiz Zafón, La ciudad de vapor, una “colección de relatos, algunos de ellos inéditos, con la que la editorial Planeta quiere rendir homenaje al autor de La sombra del viento”. Bajo el título de El cementerio de los libros olvidados, Ruiz Zafón publicó una tetralogía: La sombra del viento, El juego del ángel, El prisionero del cielo, El laberinto de los espíritus.

        6. John Connolly, La mujer del bosque, protagonizada por su afamado detective Charlie Parker. De la novela, dice la editorial Tusquets: “Y en una casa cercana a los bosques, un teléfono de juguete empieza a sonar. Suena para un niño que está a punto de recibir una llamada de una mujer muerta. Pero, cuando los muertos llaman, sólo Charlie Parker se atreve a contestar”.

        7. Daniel Silva, La chica nueva. “En un exclusivo colegio privado suizo, el misterio envuelve la identidad de una niña de cabello negro que llega cada mañana acompañada por una escolta digna de un jefe de estado. Dicen que es hija de un empresario muy rico”. El personaje central de la novelas de espías de Silva, es Gabriel Allon, jefe del servicio de inteligencia israelí.

        8. Jo Nesbø, Sol de sangre. “A las tierras más al norte de Noruega, donde nunca se pone el sol, ha llegado un sicario rebelde. Huye de su pasado y es un hombre sin futuro. Pongamos que se llama Jon y acaba de traicionar a uno de los reyes del crimen organizado de Oslo, El Pescador”.

        9. Leonardo Padura, Como polvo en el viento. El portal de Radio Cadena Habana pregunta: “¿De qué trata la obra?”, y responde: “De un asunto recurrente en las escrituras del Premio Princesa de Asturias de las Letras 2015: la existencia humana, la complejidad de las relaciones sociales, sus abigarrados entornos. Al margen de los argumentos específicos de sus novelas —sean temas policiales, como la saga de Mario Conde, o indagaciones históricas del linaje de El hombre que amaba a los perros—  el escritor reflexiona de y desde su  contemporaneidad”.

        10. Registro también la nueva obra del escritor yucateco Carlos Martín Briceño, Toda felicidad nos cuenta muertos. Un libro de cuentos negros, basados en hechos reales. “Son negros -dice su prologuista, Mauricio Carrera- por sus ámbitos donde el crimen prevalece en lo cotidiano, crímenes en lo oscurito, en esa zona donde la hipocresía esconde el abuso, donde el poder político es sinónimo de delincuencia”.

        Salman Rushdie. En el libro Memorias. Joseph Anton, Rushdie cuenta sus años de persecución provocada por una condena de muerte hecha por el por ayatolá Ruhollah Jomeiní, líder religioso de Irán, por la publicación de la novela Versos satánicos. Fue prohibida la venta del libro en India, Sudáfrica, Pakistán, Arabia Saudita, Egipto, Somalia, Bangladés, Sudán, Malasia, Indonesia y Qatar.

La fatwa: “Comunico al orgulloso pueblo musulmán del mundo que el autor del libro Los versos satánicos –libro contra el islam, el Profeta y el Corán- y todos los que hayan participado en su publicación conociendo su contenido están condenados a muerte. Pido a todos los musulmanes que los ejecuten allí donde los encuentren”.

        En las Memorias registré las siguientes expresiones:

        – Secreto. “Un secreto, una vez contado, no pertenecía ya a quien lo había contado sino a aquel que lo recibía. Si uno no quería que un secreto se propagara, debía atenerse a una única regla: No contárselo a nadie”.

– Fe. “La mente irracional, impulsada por los absolutos de la fe exentos de duda, no podía ser persuadida por la razón”.

– Computadora. “El último suspiro del moro sería su primera novela escrita con ordenador”.

        Proverbios italianos del Siglo XV (finales de 1488). En la novela de Orazio Bagnasco, El banquete (España, Plaza Janés, 1998):

1. Las campanas jamás suenan por nada.

2. Con los superiores siempre hay que bajar la cabeza.

3. Cuando se trate de dinero y de pureza, siempre es mejor calcular la mitad de la mitad.

4. La paja cerca del fuego arde.

5. En la hostería y en la cama, nunca se es viejo.

6. Una mujer que menea la cadera si no es puta, poco le falta.

Curiosidades papales. En 2005 se anunció que el Papa Benedicto XVI se fue de vacaciones a los Alpes, ya no a Castelgandolfo.

El Palacio de Castel Gandolfo (en italiano, Palazzo Pontificio di Castel Gandolfo o Palazzo Apostolico di Castel Gandolfo) es un museo que pertenece a la iglesia católica y antiguamente era una residencia papal suburbana. Las villas pontificias eran frecuentadas por los papas durante las vacaciones desde la época de Urbano VIII. Los pontífices solían trasladarse a Castel Gandolfo al menos una vez al año, en verano” (Wikipedia).

A propósito del descanso papal, el semanario La Crónica, número 509 de 17 de julio de 2005, editado por el periódico español El Mundo, publicó un reportaje de José Manuel Vidal, “De vacaciones a los Alpes con deberes”, que incluía lo siguiente:

“Varios Papas fueron al encuentro del Señor en sus vacaciones de verano”.

– “Pablo VI murió el 6 de agosto de 1978 en Castelgandolfo, tras recibir la visita de Sandro Pertini”.

– “Pío XII, que dormía sólo cuatro horas diarias, también murió en la residencia estival de los Papas el 9 de octubre de 1958, víctima de un ataque de hipo, tras recibir un tratamiento a base de hormonas de simio, patentado por el médico suizo Paul Niehans.  Pocos días antes de su muerte dijo que había visto a Jesucristo”.

– “Gregorio XIV (1590-1591) fue víctima de sus médicos, que le administraron oro molido”.

– “A Inocencio X (1644-1655) le llevó prematuramente a la sepultura el agotamiento y el excesivo calor del verano”.

– “Juan XXI (1276-1277) murió en Viterbo aplastado por la biblioteca que se desplomó sobre él”.

Traspunte. En la novela de Paloma Sánchez Garnica, La sospecha de Sofía:

        – “La gente que lee puede ser muy peligrosa para aquellos que pretenden el pensamiento único. La Lectura es el germen de toda revolución”.

Continuar Leyendo

Apuntes librescos

“Diez negritos”

Rolando Bello Paredes

Publicado

en

La novela Diez negritos de la reina del crimen, Agatha Christie, se publicó hace casi 81 años, por Collins Crime Club, el 6 de noviembre de 1939. Hace referencia a una canción infantil, en versión libre:

                “Diez negritos se fueron a cenar;

uno se asfixió y quedaron nueve.

                Nueve negritos estuvieron despiertos hasta muy tarde;

uno se quedó dormido y entonces quedaron ocho.

                Ocho negritos viajaron por Devon;

uno dijo que se quedaría allí y quedaron siete.

                Siete negritos cortaron leña;

uno se cortó en dos y quedaron seis.

                Seis negritos jugaron con una colmena;

una abeja picó a uno de ellos y quedaron cinco.

                Cinco negritos estudiaron Derecho;

uno se hizo magistrado y quedaron cuatro.

                Cuatro negritos fueron al mar;

un arenque rojo se tragó a uno y quedaron tres.

                Tres negritos pasearon por el zoo;

un gran oso atacó a uno y quedaron dos.

                Dos negritos se sentaron al sol;

uno de ellos se tostó y solo quedó uno.

                Un negrito quedó solo;

se ahorcó y no quedó… ¡ninguno!”.       

Según Wikipedia, Diez negritos está considerada como una de las “cien mejores novelas policiacas de todos los tiempos”. En la obra no aparecen el célebre detective belga Hércules Poirot ni Miss Jane Marple ni Tommy y Tuppence Beresford, personajes afamados de la escritora británica.

En diez ocasiones, sigue Wikipedia, la novela se ha adaptado a la pantalla grande, la primera vez en 1945, dirigida por René Clair, y la más reciente, en 2015, en una miniserie de la British Broadcasting Corporation (BBC), para conmemorar el 125º aniversario del nacimiento de Agatha Christie.

Resulta que ahora, y para “no herir al público actual”, el título de la novela de Agatha Christie, será Eran diez, según publicación de La Jornada (27 agosto 2020), con información de Agence France-Presse.

El bisnieto de Christie, James Prichard, dijo: “Debemos dejar de utilizar términos que pueden herir”. El diario casi bicentenario Le Figaro lo respaldó: “se trata de un nuevo triunfo de lo políticamente correcto”. La información agrega que la novela es un “fenómeno literario mundial, con más de 100 millones de ejemplares vendidos. Es su mayor éxito y el libro de crimen más vendido de la historia, recordó su bisnieto”.

En el diario español La Vanguardia, Prichard “explicó que la palabra nigger (negro, en inglés), es “extremadamente despectiva” en el mundo anglosajón. Por ello, con el fin de adaptarse a los nuevos tiempos, la obra no contará con esta palabra que, según cuenta, aparece escrita hasta 74 veces en su interior”.

En mi carácter de fiel lector de la Reina del Crimen, desde hace ya muchos años, no estoy de acuerdo con la decisión, manifiesto mi inconformidad, y protesto lo necesario.

La novela siempre será para muchos de los vehementes seguidores de Christie, Diez negritos (Ten little niggers).

Como me escribió una estudiosa de las novelas de Agatha Christie, rechazando el cambio del título de la memorable novela:

        – “¡Nunca había oído una pendejada más grande!”.

Gabo. Tres apuntes del inmortal escritor colombiano Gabriel García Márquez, Gabo, para sus amigos:

1. Una copia mecanuscrita de la novela universal, Cien años de soledad, del Premio Nobel de Literatura 1982, Gabriel García Márquez, se puede observar y disfrutar en el Museo Soumaya en la que fuera la casa de Guillermo Tovar de Teresa, según informa Yanet Aguilar Sosa, en su artículo “La Mafia mexicana que marcó a Gabo y Cien años de soledad“, en El Universal (12 agosto 2020). Es una copia que el autor le obsequió al escritor Emmanuel Carballo.

2. En la nota “6 curiosidades de Carmen Balcells junto a Gabriel García Márquez”, del portal de Fundación Gabo (10 agosto 2020), un “contrato de mierda”:

“Carmen Balcells comenzó a representar a García Márquez a partir de 1962 como negociadora de sus traducciones. El 5 de julio de 1965 llegó a México para avisarle al escritor que había pactado en Nueva York un contrato con Roger Klein, de Harper and Row, para editar por mil dólares y en inglés las cuatro obras que Gabo había escrito hasta ese momento: La hojarasca, El coronel no tiene quien le escriba, La mala hora y Los funerales de la Mamá Grande. Cuando estaba explicándole las condiciones contractuales a García Márquez, él le dijo: “Esto es un contrato de mierda”.

– “Unos días después, ya con mejor ánimo, Gabo autorizaría a Balcells para que lo representara en todas las lenguas y lugares del mundo durante ciento cincuenta años”.

3. La obra cumbre del escritor Gabriel García Márquez, Premio Nobel de Literatura 1982, fue dedicada a María Luisa Elío y Jomí García Ascot. ¿Quiénes eran estas personas? Elío fue una escritora del exilio republicano español en México; y García Ascot fue un poeta, ensayista, cineasta, crítico de arte y publicista español.

En la nota “10 datos curiosos sobre Cien años de soledad que quizás no sabías”, del portal de la Fundación Gabo, se lee lo siguiente:

– “Gabo dedicó su libro a María Luisa Elío y Jomí García Ascot, una pareja de esposos que solía visitar a la familia García Barcha en México por los días en que el escritor colombiano había renunciado a sus trabajos para encerrarse a escribir Cien años de soledad. Los García Elío llevaban comida, daban algo de dinero y en ocasiones cuidaban a los hijos del novelista. También tenían un amplio conocimiento sobre ocultismo y hechicería que compartieron con Gabo.

“Se dice que una noche de septiembre de 1965, durante una reunión de amigos en la casa del poeta Álvaro Mutis, García Márquez contó todas las historias de su nueva novela y que sólo María Luisa Elío lo escuchó por largas horas hasta el final. Esa vez, el escritor prometió que le dedicaría el libro”.

La Gaba. Como se sabe, la esposa de Gabo, La Gaba, según sus amigos y familiares, falleció el pasado sábado 15 en la Ciudad de México. De acuerdo a los biógrafos del escritor colombiano, Mercedes Barcha Pardo fue “pieza fundamental en la creación literaria del autor de Cien años de soledad“.

Malas noticias. Según la presidenta de la Asociación de Libreros de México, Georgina Abud, el “20 por ciento cerraron definitivamente sus puertas, entre ellas, librerías independientes y sucursales de grandes librerías; además, 30 por ciento están evaluando si van a reabrir” (La Jornada, 14 agosto 2020).

Aquí, se recuerda que recientemente la Librería Dante anunció que cerró sus sucursales de Uptown y de la calle 59, así como la apertura de otra ubicada sobre la avenida Líbano de esta ciudad.

 “Instrucciones para leer una página. A golpe de vista, el problema parece muy sencillo de resolver. Para comenzar, la persona que se enfrenta a este reto debe estar medianamente alfabetizada, se tiene que quedar callada durante un rato, y ha de fijar la mirada en la primera línea y pasar a la siguiente en forma descendente hasta que se tope con la última palabra de la página y pueda comenzar la que está a su lado o detrás de ella. Después de esto, el lector tiene que repetir el proceso varias veces hasta terminar el texto que seguramente tiene en sus manos, o que —en algunas ocasiones— está sobre la cama mientras él se acomoda boca abajo. Obviamente, la posición en la que se lleva a cabo esta acción es poco relevante, aunque siempre se recomienda que sea lo más cómoda posible. Leer de cabeza no es aconsejable, pues provoca severísimas migrañas y un notorio amoratamiento del rostro. Así pues, todo parece indicar que el problema se reduce a tres asuntos bastante simples y aparentemente obvios: la alfabetización, el silencio y el lograr que los ojos del lector recorran un camino que se parece al que una viborita dejaría en la mancha tipográfica que se mira en el papel” (En “Los signos de la lectura. Instrucciones para leer una página”, de José Luis Trueba Lara, en revista Lee +, número 129, febrero 2020).

Traspunte. Alberto Manguel, escritor argentino-canadiense, en la nota de Alejandro García Abreu, “La elegía libresca de Alberto Manguel”, en La Jornada Semanal, número 1329, de 21 de agosto de 2020: – “Quizá los primeros libreros fueron los sacerdotes egipcios que vendían en sus templos ejemplares del Libro de los muertos a las familias de los difuntos, para guiar al alma en su viaje al más allá”.

También te puede interesar: Espías

Continuar Leyendo

Apuntes librescos

Espías

Rolando Bello Paredes

Publicado

en

La emisora internacional alemana de noticias, Deutsche Welle (DW), publicó (19 agosto 2020) la nota “Noruega expulsa a un diplomático ruso por posible espionaje”, en la que relata que las autoridades noruegas han “expulsado a un diplomático ruso por su vinculación en un supuesto caso de espionaje, por el que ha sido arrestado un ciudadano noruego de origen indio”.

El indo-noruego es sospechoso de haber “revelado secretos de Estado a cambio de dinero”. La nota informa que trabaja como especialista en actividades de extracción petrolera y gasística para el grupo Det Norske Veritas”, sociedad de clasificación con sede en Høvik, Noruega, y que el diplomático ruso, “vinculado a la sección comercial de la legación y que tiene 72 horas para abandonar el país”.

En la información de DW se aporta, además, un fichero breve de “los casos más espectaculares del espionaje”. Cita, entre otros, a los siguientes:

a). Mata Hari, “agente seductora” de principios del siglo pasado, y a quien el “servicio secreto alemán la enroló como espía. Poco después, también el servicio secreto francés recurrió a sus servicios. Pero luego fue descubierta como doble agente y fusilada”.

b). Los Rosenberg, Jules y Ethel, quienes fueron acusados de haber “entregado informaciones sobre el programa atómico de Estados Unidos a Moscú” Fueron ejecutados en 1953”.

c). Un espía en Bonn. El asistente del canciller Willy Brandt, Günter Guillaume, quien “tuvo acceso a documentos secretos que hizo llegar a la RDA. El hecho provocó a Brandt a renunciar en 1974”.

d). Los cinco de Cambridge. “Anthony Blunt confesó en 1979 -a cambio de inmunidad- que un círculo de cinco exestudiantes de Cambridge, que tenían acceso a las altas esferas gubernamentales, había espiado para el KGB desde la II Guerra Mundial. Cuatro de sus miembros (Blunt fue uno de ellos) quedaron así al descubierto. El nombre del quinto sigue siendo un misterio”.

e). Anna Chapman, detenida en 2010, “como parte de un círculo de agentes rusos. Tras un intercambio de prisioneros emprendió en Rusia una carrera como modelo y conductora de TV. Su fama la llevó, entre otras cosas, a aparecer en la portada de la edición rusa de la revista masculina “Maxim”, en ropa interior y portando una pistola”.

f). Heidrun Anschlagpasaba por ser una dueña de casa común y corriente de Marburgo. Cada martes recibía en su receptor de onda corta instrucciones del servicio secreto de Moscú. Y eso durante décadas. Se estima que ella y su marido entregaron a los rusos cientos de documentos de la UE y la OTAN. Ambos fueron condenados por espionaje en 2013”.

La literatura ha abordado el tema de los “topos”, agentes encubiertos, “infiltrado en una organización que sirve a otra”. Por ejemplo, las novelas del estadounidense Daniel Silva y de la británica Stella Rimington.

La otra mujer, de Silva, que trata de que la “KGB infiltró a una agente doble en el mismo corazón de Occidente, un topo que hoy se encuentra a las puertas del poder absoluto”.

El topo, de Rimington, que narra la penetración de un topo en una de las ramas del espionaje británico, que de ser cierto, sufriría un tremendo revés”.

Stella Rimington fue la primera mujer en desempeñar el cargo de directora general del MI5, los servicios de seguridad británicos que “principalmente se dedica a la seguridad interna del país, desde el 1992 al 1996”.

Otra información reciente fue “El ático del espía que inspiró la creación de James Bond, a la venta por 5,5 millones de libras”, que publicó el diario español ABC (19 agosto 2020), y que afirma que el “verdadero agente que inspiró la creación de este personaje, (fue) Sir Mansfield Simth-Cumming, el primer jefe del servicio secreto”. El ático se ubica en una de las “zonas más exclusivas de Londres”, y se encuentra “a dos pasos dos pasos de Downing Street (oficinas del primer ministro británico), en el barrio de Whitehall”.

Este último dato hizo que recordara una nota de color de la campaña municipal de Mérida en 2018. El candidato del PRI, Víctor Caballero Durán, se declaró “fan” de James Bond, y quizá en ese entonces habrá estado de júbilo, con el anuncio de que se filmaría la película No Time to Die (Sin tiempo para morir), la número 25 del agente secreto de Su Majestad, James Bond, con el actor Daniel Craig.

Intimidades. El novelista cubano Leonardo Padura recibió en 2015 el Premio Princesa de Asturias de las Letras, que se concede a la “persona, grupo de personas o institución cuya labor creadora o de investigación represente una contribución relevante a la cultura universal en los campos de la Literatura o de la lingüística”. Es el creador del detective Mario Conde.

En anteriores Apuntes Librescos (“Intimidades de los detectives literarios”, Informe Fracto, 22 julio 2020), el redactor no incluyó al detective Mario Conde. Agradezco al Lic. Francisco Rodríguez Solís el atento recordatorio.

Conde es un gran bebedor de ron y de café. Andrés Amorós, en su artículo “Mario Conde, detective  cubano”, en portal Libertad Digital (2 octubre 2015), dice: “Le gustan a Conde los viejos parques y barrios de su ciudad, los boleros (Pasarán más de mil años…”, de Sabor a mí), los Beatles, el jazz clásico, el pianista Bola de Nieve, el béisbol, los relatos de Hemingway y Salinger (Franny y Zooey), Carson McCullers y Julio Cortázar… Odia el estalinismo, la burocracia, el realismo socialista”.

En Wikipedia se lee: “Conde —desordenado, frecuentemente borracho, descontento y desencantado, “que arrastra una melancolía”, según el mismo Padura— es un policía que hubiera querido ser escritor y que siente solidaridad por los escritores, locos y borrachos”.

Otro dato: En la novela del escritor noruego Jo Nesbø, La estrella del diablo, se lee acerca de la bebida favorita del comisario Harry Hole:

– “Jim Beam está hecho de centeno, cebada y un setenta por ciento de maíz que le da al bourbon ese sabor rotundo y dulce que lo distingue del whisky corriente. El agua del Jim Beam procede de un manantial cercano a la destilería de Clermont, Kentucky, donde también fabrican esa levadura especial que, según algunos, sigue la misma receta que Jacob Beam utilizaba en 1795. El resultado madura durante un mínimo de cuatro años antes de ser enviado a todos los rincones del mundo y de ser adquirido por Harry Hole, que se caga en Jacob Beam y que sabe que el agua de manantial es un truco de comercialización”.

La Papisa Juana. El académico universitario, Dr. Raúl Vela Sosa, envió el siguiente comentario:

– “La papisa Juana, según algunas fuentes, muere durante una procesión en el Vaticano,  en la cual da a luz, en plena calle. El sitio donde ocurrió tal acontecimiento, es a las puertas de una pequeña capilla que se encuentra en la ruta directa entre el inicio y destino de esa procesión tradicional. Curiosamente, la procesión se sigue realizando pero se evita pasar por esa capilla, modificando, desviando el derrotero y haciéndolo más largo, sin que nadie explique esa modificación que los hace dar una vuelta que está fuera de lógica”.

Lectores.En México las mujeres leen mucho más que el promedio general de 3.2 libros por año que señala el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Entre las mexicanas, 38 por ciento lee de siete a 15 libros al año y 29 por ciento lee más de 15 en ese lapso, de acuerdo con la encuesta realizada por la organización Entre Editores” (La Jornada, 23 julio 2020).

Y en la revista Newsweek, en la nota de Emma Landeros, “La rebelión de las letras” (9 agosto 2020), se informa:

– “Pese a que cada año ven la luz miles de nuevas publicaciones, en México la población lectora ha disminuido. El más reciente estudio del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) indica que, en el último lustro, el porcentaje de la población que leyó libros, revistas, periódicos, historietas, páginas de internet, foros o blogs presentó un decremento, pues pasó de 73.6 por ciento en 2016 a 65.7 por ciento en 2020”.

Realeza. Para quienes gustan de las banalidades, puerilidades de la realeza, se anunció la publicación del libro Finding Freedom: Harry and Meghan and the Making of a Modern Royal Family, (“Encontrar la libertad: Harry y Meghan y la creación de una familia real moderna”, en traducción libre), de la autoría de Omid Scobie, editor de temas de realeza de Harper’s Bazaar, y Carolyn Durand, corresponsal de la Revista Elle.

Traspunte. En la novela de Fernando del Paso, Noticias del imperio:

– “El Canciller austriaco Clemens Lothas Metternich, apodado el Gran Inquisidor de Europa, afirmaba que el café debía ser caliente como el amor, dulce como el pecado y negro como el infierno”.

También te puede interesar: La Papisa Juana

Continuar Leyendo

BOLETÍN FRACTO

RECOMENDAMOS