Conecta con nosotros

Arte y ciencia

Asiel Babastro: filmo, luego existo…

Penélope Orozco Ortega

Publicado

en

Todos los viernes empiezo una oración que no termino.
Maltrato mi voz reprochando a los adoquines la falta de cemento.
Afirmo mi respiración sosteniéndola
sin llegar al minuto.
Bebo un sorbo de café frío
recuerdo el mejor estado de los hombres
silencio
Callar una pregunta cuesta mucho
Castigo las canciones
Escupo en los cuadernos
Todos los viernes empieza una oración que nunca acaba…
Asiel Babastro

La historia de Asiel Babastro o, mejor dicho, su forma de vida, se cuenta con detalle abrumador. No por su carga política o sentimental, sino por lo descarnado y apasionado de su trayectoria. Una historia en la que la insolvencia, otra vez, fue la sustancia de los días. Nació en 1989, “el año de las caras serias”- como el mismo lo denomina-, en Morón, actual provincia de Ciego de Ávila.

Era su hogar una suerte de templo para toda la familia. Nos cuenta que, algunas veces, se reunían para compartir el poco arroz que quedaba en las cazuelas y, otras muchas, para juntos lidiar con el hambre. Sin duda alguna, para entender el verdadero valor de las cosas, se tiene que haber pasado hambre alguna vez. Se tiene que haber visto a los tuyos sin nada que llevarse a la boca, para comprender el valor real de lo monetario.

El primer sorbo de café en la vida no gusta a nadie, demasiado amargo. Hay que insistir, sofisticar el paladar, aplazar el placer inmediato para encontrarse, al final, con una dicha más intensa. Es un proceso cuyo origen nunca recordamos, pero va asociado a la madurez. Son todos los pedacitos que nos van formando.

Una casa sin televisor, las idas y venidas a casas vecinas en busca de la gran pantalla y los estrellones continuos con la realidad, parecieran anécdotas irreales en la infancia de quien se convertiría en un director de cine de renombre. ¡Muchacho, ponte a leer, al final los que ven el televisor no salen en el televisor! Esta frase de su madre marcó un antes y un después en la vida de Asiel, quien desde hace muchos años no abandona nuestras pantallas.

Quizás, si no hubiese sido “tremendamente pobre”, no se hubiese propuesto superarse, ser alguien, evitar a toda costa que el hambre volviese a adueñarse de su casa. Quizás, de no ser por los “duros” momentos, hoy El Caimán Barbudo no estaría conversando con el gran director de cine, Asiel Babastro.

¿Cómo fueron sus inicios en el mundo del cine? ¿Experimentó antes con alguna otra rama del arte?

El mundo se me hacía pequeño cuando salía del cine. Veía a la gente demasiado chiquita. Al salir y ver un rostro de dimensiones normales no puedes entender que estabas viendo a Sharon Tate en una pantalla de 15 metros. Solo piensas que el cine es superlativo y todo lo demás muy pequeño. Esa relación y el por qué la entendí puedo resumirla en una palabra,  ilusión. Es esa la mentira que creemos sabiendo que nos mienten. Hoffa no murió como lo cuenta Scorsese en The Irishman pero, ¿Quién se atreve a perderse un minuto de ese metraje?

“Estudié guitarra clásica, luego artes plásticas y terminé inventándome el oficio de trovador hasta que una cámara doméstica llegó a mis manos. Filmaba disparates y de vez en vez encontraba uno que otro acierto por el camino. Todo de forma autodidacta. Pasó de ser un juego de un par de días a mi trabajo.”

Cuéntenos ¿qué es lo próximo en la carrera de Asiel Babastro?

Siempre estoy preparando algún video musical o engordando un guión. El año 2020 ha traído un montón de obituarios y muy pocas libertades, pero estoy feliz de estar trabajando en tantos proyectos a la vez. A día de hoy estoy culminando el video Clip de la canción “Caribeña” de Alejandro Falcón, el video de “Ámame como soy” de los Orishas con Ara Malikian y Beatriz Luengo y un video para Pablo FG, que rodaremos aquí en Miami, cuando las condiciones lo permitan.”

También estoy escribiendo una película que se rodará en Ciudad de México a principios de 2021 y el cortometraje “Sobre floreciendo”, que compite en el Bob Short Film Festival, de Bogotá. Sueño con adentrarme en el formato serie con un guión que coescribo junto a Carlos Zamora. Desafortunadamente la relevancia del Covid no me permite hacer planes demasiado serios.”

blenos sobre Alternativo Art, su productora audiovisual.

Alternativo Art es una extensión de mí, la mochila que cargo desde que edité y firmé mi primer audiovisual hasta el último. Ha sido un espacio creativo para más de uno y me ha servido de pretexto para conocer artistas increíbles. Es una productora que va a comenzar a brindar además de servicios audiovisuales, un soporte para otros jóvenes creativos que no han podido hacer ficción aun.”

¿Intenta reflejar en las fotografías lo mismo que en sus producciones audiovisuales?

Es mucho más complicado contar una historia en una foto fija. Aunque la he tenido un tanto desatendida últimamente, la fotografía es algo que me apasiona. Quiero comenzar a tomar más imágenes y dedicarle más tiempo. Es un ejercicio de síntesis poderosísimo. Planeo hacer una serie de fotografías este año. A corto plazo me gustaría que fuese una exposición virtual, para que todos puedan entrar y verlas. Cada imagen estará acompañada por diversos elementos, sueño con una suerte de fotografía-poemas visuales.”

¿Le ha sido difícil desarrollar su obra como realizador en Cuba?

Fácil es una palabra que depende en gran parte de la habilidad que se posea. Definiciones como “fácil o difícil” no me resultan armónicas. Estamos en un mundo de opinadores cada vez más opinólogos. Yo he trabajado mucho, muchísimo. Me fui a vivir a otra ciudad- La Habana-para poder lograrlo, me costó tiempo conseguir los resultados que quería. Ahora solo me queda esperar a ver si en algún momento ponen los calificativos en unidades de medida y establecen un límite, solo entonces sabré qué es difícil. Pero traduciendo todo a esfuerzo, sí, me ha costado muchísimo.”

¿Cuál ha sido el momento más complejo en su carrera hasta la fecha?

Reconocer que tengo una, a veces no se ve y a veces no la ven. Las dos son fatales.”

¿A qué aspira como realizador?

“El próximo trabajo, poder filmar de nuevo. Poder ver el cine de 2080.”

¿Y cómo visualizas ese cine de 2080?

Se crearán actores virtuales, se reducirán los tiempos de producción, se generará contenido casi continuamente, los actores no se desgastarán, será una nueva manera de entender al mundo. La única diferencia entre los actores virtuales y los humanos será la creatividad. No es secreto para nadie de esta época que las personas cada vez interactúan menos, las redes sociales se han convertido en un aquí y ahora. Personalmente es algo que me tiene bastante inquieto. Ese cine es para mí un misterio.”

Desde niño, Asiel era obsesivo con su estilo, incluso cuando no podía permitirse un buen par de zapatos. Sin embargo, a pesar de las pocas condiciones con las que contaba, siempre vestía impecable. La moda era para él una asignatura pendiente. Al mirar a su infancia, recuerda los reclamos de su madre cuando “para ir a la vuelta de la esquina”, se ponía la única muda de ropa que tenía para ocasiones especiales. Para él, salir de la casa, ya era una ocasión especial. Siempre fue un niño muy presumido, drapeaba, desteñía, coloreaba y rasgaba sus propios pantalones, los cambiaba por completo. Se valía de los escasos recursos que tenía a mano para incursionar en la moda.

Algo realmente notable en su apariencia y estilo es la negritud de sus outfits. Practica una especie de luto patrio. “Mi país no me permite vestir de otro color”. El negro le parece sobrio y neutral. Afirma que los colores nunca le han llamado la atención. Varía la forma, pero jamás el tono ni el estilo. Siguiendo al pie de la letra este concepto, se une a Yas González y lanzan su primera colección a mediados de 2020.

Sobre su estancia en Miami resalta el lanzamiento de su colección de ropa junto a Yas González. Háblenos sobre la idea ¿cómo surge, cómo son los diseños, en qué se inspiran?

Ha sido un tiempo de aprendizaje, cada país te alecciona de muchas maneras, y una lección siempre es productiva. Viajé para presentar mi colección con Yas y la pandemia hizo de las suyas, solo pudimos hacer un desfile. La colección presenta solo prendas únicas en blanco y negro. En mayo de 2020 estrenaríamos la colección en el Festival de Cine de Cannes, pero por cuestiones de la pandemia no pudo ser. La primera presentación fue en Miami, en Fashion for a Cause, donde tuvimos la suerte de trabajar con una de las activistas y modelos transexuales más reconocidas en el mundo de la moda, Mimi Tao.

“La moda tiene que parecerse a su época y a la gente que la usa, con esta premisa como base decidimos crear piezas con zippers pues el ajetreo de la vida cotidiana no nos regala tiempo para poner botones. Lo más llamativo de la colección son sus estampados, los cuales varían entre las cartas manuscritas de Martí, la imaginería que nos ha acompañado a ambos en la vida, un montón de mensajes ocultos y Cuba y mi Habana por todas partes. Es como ponerse arte, un lienzo en cuerpo.

¿Qué significó para usted que el video que realizó para la canción  “Ámame como soy” apareciera en el top 15 de videos más interesantes según la Revista Rolling Stone?

Fue una sorpresa emocionante. Siempre he seguido la revista, la considero un medidor de la escena musical, su contenido tiene una curaduría exquisita. Que un día me llegue al correo una nota para informarme que la revista a la que llevo siguiendo y leyendo tantos años me añadió en sus listas es algo extraordinario. Ser parte de una selección tan rigurosa, de la mano de tantos especialistas del cine, es asombroso.”

¿Cuáles son sus referentes como director?

Creo que en los que respecta a aportes para las artes visuales, pasando por La cueva de Altamira y el Renacimiento, la pintura es insuperable. Resulta complicado representar algo como Caravaggio o lograr el impresionismo de Edgar Degas. Una vez entiendes los valores y lo que le ha legado el arte pictórico y escultórico, no puedes hacer otra cosa que alabarla. Hablo de artes visuales pues la música es otra cosa. Para mi Rembrandt ha aportado al cine tanto o más que cualquier cineasta. El uso de la luz en la escena es exquisito. Actualmente se continúa usando la luminosidad de la antigua pintura barroca en las artes contemporáneas.”

¿A qué retos se enfrenta un profesional del cine en la actualidad?

Esta es una pregunta dificilísima. La mayoría de las películas que me han impactado últimamente las he visto en una pantalla de TV y eso es un crimen. Para nosotros los cinéfilos es como perdernos un componente importante de la historia, es lo que hace que tenga sentido un plano americano cortando un Close up. Cuando ves eso en una pantalla enorme tiene sentido, en un TV no es lo mismo.”

“El cine está perdiendo poco a poco su espacio físico y eso, a los que no hemos tenido la oportunidad de hacer un largo y estrenarlo en sala, nos da miedo, pero… es peor no tener películas ¿no? Hay retos, más que eso a día de hoy hay incógnitas, esta pandemia lo ha cambiado todo y nada es como era. Toca reinventarse.”

¿Qué proyecto sueña producir o llevar a la pantalla?

Una película sobre Cuba en su esplendor musical e industrial, que hable de la emigración Gallega y China, de la mafia, la política. Una de esas que duran 3 horas.”

A lo largo de todos sus años de carrera, ha colaborado con grandes como Alejandro Sanz,  Beatriz Luengo y Gilberto Santarosa, Omara Portuondo, Los Van Van y Frank Fernández ¿Cómo vivió esas experiencias?

“La verdad no te da tiempo a que esas experiencias sean demasiado asombrosas, muchas veces te das cuenta después que la pieza está hecha, mientras estás haciendo lo que te gusta y disfrutas. Son Grandes todos y los admiro, pero cuando toca dirigir ya no eres un fan, y tu manera de asumir la obra cambia. Me descubría de vez en cuando diciendo “le estoy haciendo un video a alguien que he visto y escuchado desde niño” Que luego me llame para decirme que le ha gustado el video, mi trabajo, eso es hermoso.”

Cuéntenos sobre el Asiel Babastro que va más allá del arte, el cotidiano, el familiar.

“Dentro y fuera del arte soy el mismo, ponerse un disfraz requiere quitárselo para dormir y entonces los sueños nunca se parecen a la vida que llevas. Es mejor ser honestos, y vivir lo más apegado a ti mismo que puedas. Mi trabajo también es mi Hobbie, por eso no me permito el tiempo libre, siempre me descubro trabajando cuando se suponía que estuviera distrayéndome.”

Mi familia es todo lo que tengo, es la gente que más me ha enseñado del mundo, también es mi sistema de medida, por ejemplo, mi abuela es el ser humano más especial que conozco, y de ahí parte mi unidad de medida. Todo mi universo se resume en mi madre, ha sido la persona más importante de mi vida, siempre.

¿Qué consejo darías a los jóvenes que quieren trabajar en el mundo del cine?

Un consejo es una responsabilidad muy grande, implica muchas cosas y a veces hay caminos exitosos hechos de malas decisiones y viceversa. Siento que cada cual se construye su propio País y su propio cine a la par de una realidad que puede ser distinta a la esperada.”

“Un cineasta es un observador ante todo, que luego hace conclusiones de tanto mirar, y aunque no siempre esas conclusiones son acertadas, no necesariamente  rozan lo deshonesto. Creo que la obra es un destino personal, hay que llegar a ella con medios propios, con determinadas consecuencias y cicatrices, eso hace que sea aún más valiosa. Es una carrera, no se deja de correr nunca, un método sería siempre anacrónico, estaríamos desactualizados en el minuto siguiente.”

¿Cómo es la Cuba que sueña Asiel?

He vivido 30 años de mi vida en Cuba, he aprendido a ver a mi isla desde el mundo y desde adentro. Platicar con personas de diferente índole y sistemas sociales me ha permitido ampliar mi nivel de tolerancia y elevar mi nivel de comprensión. Independientemente de lo que se crea, la verdad es totalmente relativa. Me he encontrado en discusiones donde ambos teníamos la razón y estábamos en extremos opuestos por el vértice, enfrentándonos sin motivo. En esos momentos es cuando más entiendo a Cuba, a mi nación.”

“Me preocupa el país como el lugar que voy a legar a los demás. Nuestros héroes y mártires fueron muy poco egoístas, su vida no valía más que la Patria. En ocasiones me siento cobarde. No sé si sería capaz de actuar como Céspedes. Crecí en un pueblo donde todo el mundo emigró, viví además en el seno de una familia muy identificada con la Revolución, no tuve acercamiento a la oposición. La primera vez que me enfrenté a una conversación política sentí pánico, me estaban hablando “contrarrevolucionarios”.

“Era un niño, no tenía como discernir y aprendí a verlos como enemigos solo porque tenían una opinión totalmente opuesta al sistema donde vivían. Según fui creciendo me rodeé de gente con un pensamiento crítico, no siempre a favor. Cuando tenía alguna angustia o molestia y trataba de decir algo, en casa siempre me ponían el dedo en la boca. Ese paternalismo de mi madre, esa forma de protegerme, también estaba malformado un instinto básico del ser humano, el de manifestarse ante algo que no le favorece, con lo que no está de acuerdo.”

“En momentos como los que está viviendo el país hoy, lo más oportuno es aprender de eso que siempre hemos tenido como asignatura pendiente. La Revolución se ha desarrollado sin una oposición que la critique abiertamente desde dentro, que la haga ser mejor porque está en el punto de mira. Cuba no es estrictamente de la Revolución, en Cuba hay oposición, entre los 12 millones de cubanos hay quienes no piensan a favor del gobierno y otros que sí. No está bien que tengamos en cuenta el discurso favorable y nunca el discurso opuesto. En este momento el país necesita madurez.”

“Yo quiero un país mejor, un país de todos, donde tener una opinión diferente no te convierta en mercenario, donde exista un canal abierto para el diálogo. Si de verdad somos cubanos, si de verdad nos interesa la Patria, que la moneda de cambio sea Martí.”

Publicado en la Revista El Caimán Barbudo

https://link.medium.com/C1Mh0MTt4cb

También te puede interesar: ¡Sesenta y uno y pa´lante! …

Notas al margen

Normalismo rural o sobre la conciencia social

Manuel Tejada Loría

Publicado

en

Decía el poeta Jaime Torres Bodet, en su carácter de secretario de educación, durante una ceremonia con normalistas, en diciembre del 45, que “El heroísmo no surge exclusivamente en las guerras y entre las armas. El más puro heroísmo suele ser el que brota entre las dificultades y la aridez cotidianas, como las flores de ciertos cactus, alimentados por la abnegación y por el sentido del sacrificio”. (Torres, 1994, p.979)

Al leer las páginas de este libro intitulado Normalismo Rural: una educación por México (2020), y por ende, de conocer los testimonios de sus autores, e imaginar las mil y una formas en que sortearon dificultades propias de la singular geografía mexicana, así como constatar la valentía de enfrentar las arbitrariedades del poder que, más de una vez, entorpecieron la formación o la labor educativa; es hasta entonces, cuando uno ha visto y conocido los rostros y nombres detrás de estos veinticuatro textos, de estos testimonios vitales para nuestra historia de la educación, que uno como lector, impávido, se pregunta: ¿de qué materia…, cuál es el ADN del que están hechos, realmente, las maestras y maestros normalistas rurales?

 Porque ciertamente, algo más que vocación y voluntad implica el llegar a los rincones más distantes de México para fundar escuelas y enseñar. Como señala el profesor Macedonio Martín Hu, de la Escuela Normal Rural “Gregorio Torres Quintero”, de San Diego, Tekax (Generación 59-65) “El trabajo del profesor normalista rural no se circunscribe a enseñar a los niños a leer, escribir y sacar cuentas. Había que aplicar la praxis, o sea, poner en práctica las teorías sociales, económicas, educativas y políticas”. (Aranda et al, 2020, p.159)

Esta praxis es un denominador común en los diversos testimonios presentados en el libro: la del profesor y profesora normalista como gestores sociales de la comunidad, donde lo mismo ayudaban en la construcción de un aula, levantaban censos de la población, realizaban campañas de higiene o apoyaban en cuestiones de salud. Así lo refiere el profesor William Alfredo Novelo Novelo, de la Escuela Normal Rural “Gregorio Torres Quintero”, de San Diego, Tekax (Generación 59-65): “Ser profesor rural en aquellos años, además de enseñar a leer y escribir, es ser escribano, gestor, consultor, promotor deportivo y casi doctor; encaucé gestiones para la construcción del camino, para el agua potable y el mejoramiento de la escuela, motivé la participación social, se logró la construcción del campo de beisbol…Ser profesor rural es un compromiso social, y para ello hay que ser parte de la comunidad y sus problemas”. (Aranda et al, 2020, p. 201)

Es aquí donde podemos vislumbrar la esencia del profesor normalista, que en buena medida se debe, a su formación profesional. La dinámica de las Escuelas Normales Rurales funcionaba a modo de internado (Civeira, 2013, p.63), con una activa participación de alumnas y alumnos en las diversas labores que iniciaban a muy temprana hora con diligencias propias del aseo y mantenimiento del edificio, y posteriormente, con formación pedagógica a lo largo del día hasta caer la noche. Un papel fundamental fueron las actividades culturales y deportivas que acompañaron esta formación, y que de algún modo minaron positivamente el espíritu de maestras y maestros, quienes hicieron del arte y la cultura parte de su labor magisterial, y en muchos casos, hasta hoy, en el retiro, de su vida misma, pues aún organizan periódicamente jornadas culturales y deportivas.

Sobre la formación en las normales rurales, el profesor Heberto Laguna Caballero, de la Normal Rural Mactumactzá, en Chiapas, generación 77-81, señala: “Haber estudiado en una normal rural internado, te da una identidad propia (como seguro la tiene cualquier normalista del país), pero la del normalista rural es como un sello aparte, esa convivencia diaria, de realizar todo el proceso de formación inicial en el mismo espacio, te hace diferente”. (Aranda et al, 2020, p. 137) Y esa diferencia, en muchos de los casos, también se debió a las actividades alternas que acompañaron de manera paralela la formación académica, y que tuvieron que ver más con la formación ideológica y política de la comunidad estudiantil en las normales rurales. Esto otorgó un elemento fundamental en el desarrollo de la vocación y la praxis del maestro y la maestra rural: el análisis crítico de su entorno. Y es gracias a esta capacidad de reflexión, y de adaptación, que los maestros normalistas rurales se han podido adecuar a las diversas situaciones que les tocó vivir, dejando en relieve, ese sello único que los caracteriza.

El mismo profesor Heberto Laguna Caballero, en este sentido, comenta: “En este tipo de comunidades de pobreza extrema, marginación de todo tipo, acceso geográfico difícil, sin atención médica, etc., es donde muchas veces pensamos ¿de qué me sirve tanta teoría que aprendí en la normal para esta realidad en donde todo hay que inventar? Yo, hasta mucho tiempo después, entendí que ahí hay que improvisar prácticamente todo”. (Aranda et al, 2020, p. 140) La formación en las normales rurales, entonces, dota a las futuras maestras y maestros de herramientas necesarias para escenarios complejos.

Y ciertamente México es un país ambiguo y complejo, de mucha desigualdad social. Los autores y la única autora de este libro “Normalismo rural: una educación por México”, editado en 2020 por la asociación civil denominada “Normalismo rural”, apuntan sus testimonios en años difíciles para la vida social y política del país. Y estos hechos históricos, desde diferentes latitudes y horizontes de vida, quedan registrados dotando a este documento bibliográfico de un gran valor testimonial e histórico.

Es el caso de la profesora Irma Noemí González Barbosa, de la Escuela Normal Rural “Lic. Benito Juárez”, en Panotla, Tlaxcala, generación 64-69; y del profesor José Antonio Hernández Alejos, de la Escuela Normal Rural “Justo Sierra Méndez”, en Hecelchakán, Campeche, generación 74-78. La profesora Irma Noemí relata los momentos vividos durante el movimiento estudiantil del 68 que, sin duda, nutre la actual investigación (Flores, 2019) sobre el papel que tuvieron las Normales Rurales durante dicho movimiento.

Terminando el primer año del ciclo profesional [relata la profesora González Barbosa] era integrante del Club de Orientación Política e Ideológica, en Panotla. Con motivo de las vacaciones finales (1968), se nos convocó a hacer guardias, cuando aún estábamos de vacaciones, por la agitación que se observaba en el país, en contra de la represión de Gustavo Díaz Ordaz…A medianoche, escuchamos ruidos de botas que caminaban por los pasillos. Apagamos las luces y a hurtadillas, observábamos como aquellos soldados, iban recorriendo todos los dormitorios. Estábamos aterradas”. (Aranda et al, 2020, p. 117).

Por su parte, el profesor José Antonio Hernández Alejos, ofrece testimonio de otro momento trágico de la historia regional. Previo a su ingreso a la normal, cursando aun la secundaria en su municipio natal, nos narra: “En Ticul lo que más trascendió a nivel de la sociedad fue la huelga de los zapateros, organizados por el luchador social Efraín Calderón Lara “El Charras”; como la zapatería es una de las principales actividades productivas de la ciudad, el ambiente que se percibía era de incertidumbre…Cuando se dio a conocer la noticia de que “El Charras” había sido asesinado el 14 de febrero de 1974, hubo en el Estado distintas protestas sociales; en la secundaria, los líderes estudiantiles nos convocaron a una asamblea general y se decidió parar las actividades escolares. La huelga escolar tuvo una considerable duración”. (Aranda et al, 2020, pp. 129-130)

He aquí uno de los tantos valores que contiene este libro, y radica, precisamente, en este tejido de relatos, testimonios y anécdotas que conforman microhistorias necesarias para comprender la perspectiva de lo pretérito, ya no desde el centro del país, sino desde la periferia, incluso más allá de las propias capitales en las entidades federativas, ubicándonos en localidades apartadas, lejanas e inaccesibles, donde la educación es un fenómeno inequívoco de ruptura y transformación social. Hace casi 40 años, el profesor Adolfo Fernández Gárate se preguntaba sobre la existencia de la historia cotidiana de los maestros como fuente de la historia, y afirmaba que “rescatar toda esa historia negada por desconocimiento o por conveniencia es una tarea que puede ser asumida por los maestros y los educadores, de tal forma que podamos entender de manera más clara lo que cotidianamente hemos vivido en nuestras labores educativas”.

En este sentido, la labor que ha emprendido el grupo “Normalismo Rural A.C.” con la publicación de este libro, y que esperemos sea el primero de varios, es de vital importancia para la historia de la educación, y por supuesto, de nuestra historia nacional. ¿Qué hubiera sido de tantas comunidades mexicanas sin la presencia primordial de las maestras y maestros normalistas rurales? ¿Qué hubiera sido de tantas niñas, niños, padres de familia y abuelos, sin el libro y la antorcha, símbolos del Normalismo Rural? Es acaso la heroicidad de la que habló Jaime Torres Bodet, la que brota ciertamente entre las dificultades y la aridez cotidiana, pero también, porque hay que decirlo, la que sigue surgiendo entre la guerra, las armas y la represión.

*Texto leído por su autor durante la presentación del libro “Normalismo Rural. Una educación por México”, el 21 de julio de 2021, en el Facebook de la Casa de la Historia de la Educación de Yucatán.


Referencias
Aranda, M., Barrera, R., Arjona, H., Canché, F., Cardeña M., Carrillo, F., Durán, J., Espinosa, R., Gómez, S., González, I., Laguna, H., Martín, M., Matus, R., Miss, M., Novelo, W., Ordaz, A., Pacheco, F., Pinto, H., … Vivas, V. (2020). Normalismo Rural. Una educación por México. Normalismo Rural A.C.

Civeira, A. (2013). La escuela como opción de vida. La formación de maestros normalistas rurales en México. 1921-1945. El Colegio Mexiquense A.C.

Fernández, A. (1985). La historia de la educación. ¿Una tarea de especialistas? Revista Cero en Conducta, 1 (2). 52-56.

Flores, Y. (2019). Escuelas Normales Rurales en México: movimiento estudiantil y guerrilla. Iztapalapa. Revista de Ciencias Sociales y Humanidades, 40 (87). http://dx.doi.org/10.28928/ri/872019/aot3/floresmendezy

Torres, J. (1994). Misión del maestro. Obras escogidas. Fondo de Cultura Económica.

Continuar Leyendo

Arte y ciencia

Yucateca representará a México en Mini Universo 2021 en Colombia

Avatar

Publicado

en

La belleza, talento e inteligencia de Renata Sarai González Loría, originaria de Izamal Yucatan, le han hecho ganar el título de Reina Nacional de Mini Universo México.

A la edad de 8 años ha tenido la oportunidad de participar desde el año pasado en certámenes de cultura, belleza y altruismo desde nivel municipal posterior estatal y nacional, y ahora tiene la gran responsabilidad y orgullo de representar a México en el certamen más importante del mundo para niñas el Mini Universo Edición 2021, el cual se realizará en Cartagena de Indias, Colombia en el mes de septiembre, donde estará en concentración durante 7 días para las diferentes etapas del certamen como prueba de talento, traje estilizado, entrevista con el jurado y noche de gala.

Durante su reinado ha desempeñando diversas labores altruistas, inclusive se inició como mini emprendedora con la venta de cubrebocas en transmisión en vivo face live con lo cual hace autosustentable la compra de material, productos y alimentos para realizar su proyecto social de ayuda a las familias más vulnerables entregando medicinas, alimentos, víveres, cobijas, etc.

La también ganadora del título Little Miss México 2020 actualmente lleva una ardua preparación en diversas disciplinas para el máximo desarrollo de sus talentos y habilidades con los mejores profesionales en su ramo, Renata toma clases de dicción y oratoria, modelaje, danza y baile, inglés y pruebas de vestuario, su concentración es fundamental para deslumbrar al jurado internacional de Mini Universo 2021, el cual calificará talento, desempeño, traje típico y de gala, entre representantes de Bolivia, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, Panamá, República Dominicana, Venezuela y México.

Renata agradece todo su cariño y les pide que  la  apoyen en esta linda experiencia que está viviendo apoyándola con likes, comentarios y compartiendo sus vídeos de sus redes sociales y de los organizadores del concurso.

“Envíenme sus buenas vibras y les prometo que daré lo mejor de mí para traer la corona internacional, termine el tercer año de primaria, me gusta bailar, modelar, grabar videos de Tik Tok y lo más importante apoyar a la gente que más lo necesita, el mensaje que les quiero dar a todos los niños y jóvenes del país es: “Si lo sueñas lo puedes lograr”. Estoy feliz y agradezco a todos los medios de comunicación su gran apoyo, sin ustedes no podría hacer llegar mi mensaje que es ayudar a los que más lo necesitan, estoy muy orgullosa de representar a mi país México en un concurso tan importante, estoy emocionada de conocer nuevas amigas y otras culturas, me comprometo a entregar más del 100% de mi para ganar la corona.” -Puntualizó.

Como evento de despedida y para desearle toda la suerte en el importante acontecimiento Mini Universo Edición 2021, se llevará a cabo una gran cena de Gala y pasarela fashion show el próximo 10 de septiembre a las 19:30 hrs. en Izamal Yucatán con la presencia de funcionarios, invitados especiales y medios de comunicación para desearle mucho éxito en su presentación.

También te puede interesar: Xíimbal, la pasarela que busca transmitirnos un mensaje

Continuar Leyendo

Arte y ciencia

Recomiendan ejercitar el cerebro con activación mental y física

Avatar

Publicado

en

Foto: https://e.rpp-noticias.io/normal/2017/10/21/463246_505409.jpg

De acuerdo con un especialista, poner retos a la mente en diferentes materias y asuntos, ayudan mucho, de lo contrario la mente va eligiendo el camino más fácil, deja de aprender y aumenta el riesgo de deterioro.

El Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), explicó en un artículo que realizar actividades físicas y mentales ayuda a estimular la buena salud y funcionamiento mental, pero además evita el riesgo de deterioro cerebral relacionados con diversos trastornos psiquiátricos como esquizofrenia, autismo, alteración del estado de ánimo y Alzheimer.

/cms/uploads/image/file/661635/ISSSTE_02.jpeg

Las funciones del aparato mental se favorecen a través de la gestión emocional, la interacción social derivada del ejercicio del lenguaje y de actividades recreativas o artísticas del gusto de las personas, las cuales fomentan hábitos de disciplina, organización, perseverancia, constancia, consistencia, atención sostenida, estrategia, administración del esfuerzo y desarrollo evolutivo para alcanzar metas y objetivos, resaltó el neurocirujano del Centro Médico Nacional (CMN) “20 de Noviembre”, Manuel Hernández Salazar.

“Una persona que maneja adecuadamente sus emociones tiene más probabilidades de ser exitosa, tiene mayor capacidad de respuesta positiva a diferentes situaciones previstas e imprevistas de estrés, no teme a señalamientos y juicios, y es capaz de tener un mejor control de la ira, el miedo o la vergüenza”, acotó.

Resaltó que una manera eficiente de mantener en forma la salud orgánica del cerebro en cualquier etapa de la vida, desde la infancia y hasta la vejez, es adoptar estilos de vida saludables en alimentación equilibrada y práctica cotidiana de ejercitación física; estos factores contribuyen a prevenir obesidad, hipertensión, enfermedades cerebrovasculares y algunos tipos de cáncer cerebral. 

/cms/uploads/image/file/661634/ISSSTE_03.jpeg

Para mantener en forma al cerebro recomendó el hábito de la lectura, aprender otro idioma y viajar, ya que son estimulaciones cognitivas muy buenas. El aparato mental está diseñado para asegurarse ante lo novedoso y tener esta capacidad de apertura a recibir estímulos.

Sugirió ponerle retos a la mente en diferentes materias y asuntos  porque ayuda mucho, de lo contrario la mente va eligiendo el camino más fácil, deja de aprender y aumenta el riesgo de deterioro.

El especialista explicó que las personas pueden implementar hábitos y acciones preventivas en su vida diaria para contrarrestar los factores genéticos y ambientales que influyen en la salud orgánica del cerebro y sus funciones, como la gestión emocional, “es el paso más importante para preservar la salud cerebral, de hecho es un parámetro directo y componente de la inteligencia”.

La gestión emocional eficiente rige mucho el comportamiento humano y hace que nos adaptemos más fácilmente ante un ambiente en constante cambio, señaló.

/cms/uploads/image/file/661636/ISSSTE_04.jpeg

Finalmente, refirió que la frase “mente sana en cuerpo sano” -emanada de la filosofía griega sobre el cultivo de la mente y el cuerpo para alcanzar el equilibrio-, adoptada y transmitida en nuestra cultura por parte de padres y abuelos, refiere a dos componentes indisolubles de la salud preventiva porque una y otra se influyen y complementan.

También te puede interesar: Presentan proyecto para fomentar la lectura

Continuar Leyendo

RECOMENDAMOS