Conecta con nosotros

Arte y ciencia

Aumenta ligeramente población de tigres salvajes en Tailandia

Avatar

Publicado

en

Foto: https://www.univision.com/noticias/conservacion-de-especies/la-poblacion-de-tigres-salvajes-repunto-por-primera-vez-en-un-siglo

En Tailandia la población de tigres salvajes está aumentando lentamente, pero la especie sigue en peligro de extinción, informaron este miércoles varias asociaciones.

Según la información difundida en el marco del Día Internacional del Tigre 2020 —que busca frenar la extinción de este imponente y maravilloso felino—, en el mundo quedan menos de 4,000 tigres salvajes, en comparación con los 100,000 que había hace cien años. La disminución se ha relacionado con la deforestación y la caza furtiva que ponen en riesgo su supervivencia.

Pese a todo, imágenes recién grabadas en el oeste de Tailandia revelaron la existencia de varios tigres que no estaban registrados. “El número de tigres empieza a aumentar en el país”, dijo John Goodrich, de la ONG Panthera.

“Tailandia intensificó sus esfuerzos de conservación en la última década y ahora pensamos que tiene hasta 200 tigres”, añadió.

Los guardias forestales se encargarán de supervisar si los ejemplares se instalan a largo plazo en esta zona.

 “Si vuelven al bosque, esto significa que el ecosistema se restablece, lo que es bueno para toda la fauna”, dijo Eileen Larney, representante para Tailandia de la sociedad zoológica de Londres.

Pero a pesar de esta expectativa, la especie sigue estando bajo amenaza de extinción, en particular en el sureste de Asia, donde los cazan por su piel, y otras partes de su cuerpo se venden en China y Vietnam para usarlas en medicina tradicional.

En Camboya, Laos y Vietnam, los tigres han desaparecido por completo y en Birmania sólo quedan 23 en estado salvaje.

También te puede interesar: A la caza del Jaguar-Expedición Fotográfica

Historia

LA SECCIÓN PUERTO RICO

José Antonio Quintana García

Publicado

en

La semana pasada publicamos un artículo sobre la constitución del Partido Revolucionario Cubano en Venezuela. Damos continuidad al tema con una breve reseña de su sección Puerto Rico, fundada con el fin de aunar los esfuerzos de los emigrados de las dos islas para lograr la independencia del colonialismo español

 La organización, siguiendo la línea de acción del PRC, creó delegaciones en varios países. En Venezuela su máximo representante fue Lorenzo Mercado, presidente del Club Carlos Manuel de Céspedes. Sotero Figueroa, experimentado conspirador y editor de Patria, a quien Martí llamó “mi amigo preferido, mi amigo de alma americana”, solicitó al Directorio de la Sección ir a este país para recaudar recursos. Su solicitud fue aprobada, y el 12 de abril de 1896 le entregaron la credencial de Comisionado Especial para realizar la misión.

Cuando llegó a Caracas, debido a indiscreciones, elementos contrarios a la causa cubana conocían el objetivo de su viaje. Mercado, quien supo tardíamente la visita de su compatriota, sintió lastimada su autoridad y pidió la renuncia al cargo que ostentaba. Entonces Sotero realizó una labor de persuasión que tuvo éxito. A partir de ese momento Mercado fue su entusiasta colaborador.

Vencido este escollo, se entrevistó con los principales líderes de la emigración antillana en la patria de Bolívar y convocó a una reunión del Club Carlos Manuel de Céspedes. En la cita pronunció un discurso y obtuvo una elevada colecta para los fondos del Partido Revolucionario Cubano y su Sección Puerto Rico, nos dice la historiadora Josefina Toledo en su obra Sotero Figueroa, editor de Patria.

Aprovechó su estancia para fundar el Cuerpo de Consejo del PRC en Caracas. En el informe que escribió al Directorio de la Sección, el 26 de mayo de 1896, valoró así los resultados de la encomienda: “El viaje del que suscribe a la República de Venezuela ha sido fructuoso… porque, con conocimiento de causas, ha llevado el ánimo del señor Delegado del Partido Revolucionario Cubano, que los recursos necesarios para el impulso inicial de la guerra en Puerto Rico los debe suministrar dicho partido, formado por cubanos y puertorriqueños, y porque la política de unión y concordia que el que suscribe realizara en Venezuela, ha sido de inmediato beneficio para Cuba, y ha dejado acopiados simpatías y elementos valiosos para cuando estalle en breve plazo la verdadera, la invencible lucha por la independencia en el último baluarte de la dominación de España en Puerto Rico”.

Este fue el único Cuerpo de Consejo que existió en Venezuela, formado por los clubes Carlos Manuel de Céspedes, Dos Antillas, Betances y el Centro Propagandista Cubano Martí. Luego se incorporaría el Cuba Libre.

Concluía así el proceso de organización del Partido Revolucionario Cuba en Venezuela, sus afiliados a pesar de penurias y de la inestabilidad política de aquella nación cumplieron el legado de Apóstol: aportaron recursos, hicieron propaganda, algunos se sumaron a las filas del Ejército Libertador.

Todavía vibra la protesta enérgica del emigrado Andrés Villalón, residente en Maracay, quien cuando conoció que los estadounidenses nos arrebataban la independencia escribió una carta abierta el 28 de diciembre de 1899 en la que manifestó su posición antimperialista, y denunció el entreguismo de los anexionistas: “Cuba ha llegado a su mayor edad y debe ser árbitra de sus destinos, pese a quien pesare y cueste lo que costare. La Unión Americana, no por humanidad, que ninguna ha demostrado en Puerto Rico, Filipinas ni Cuba, sino por dignidad y honor, debe cumplir su compromiso”.

Continuar Leyendo

Arte y ciencia

El cine mexicano, un bien cultural de la nación (III)

Ariel Avilés Marín

Publicado

en

Foto de Salvador Peña L.

En el año de 1959, se filma “Macario”, película que lleva a Ignacio López Tarso al primer plano de nuestro cine, lugar que sin discusión alguna sigue ocupando. Este filme, marca un precedente en la historia de nuestro cine, es la primera película mexicana nominada a un Óscar. Por esa misma época, aparece una pareja de cómicos que hará época en la pantalla, Gaspar Henaine “Capulina” y Marco Antonio Campos “Viruta”, filman la friolera de veinticinco películas que llenaron las salas de todo el país con un éxito que hizo época. Viruta y Capulina, fueron una versión nacionalizada del precedente que marcaron Stan Lawrel y Óliver Hardy, el Gordo y el Flaco, en el cine de Hollywood. Estas cintas van marcando la aparición de un cambio en la ruta del cine mexicano, y esta nueva etapa se conoce como el Cine de Transición. Si en la Época de Oro la aparición de los ritmos del Caribe saltó a la palestra con un éxito arrollador, al pasar de las década de los 50 a la de los 60, la música juvenil de Norteamérica, va a causar un furor en la juventud mexicana, y va llenar una importante etapa del cine nacional. El Rock and Rol y el Twist, generan una importante producción en celuloide, y llevan a figuras, mayormente intérpretes de estos géneros, a convertirse también en protagonistas de una numerosa serie de películas juveniles y llenas de música y alegría. A este cine de rockeros se une otro cine que llegó a adquirir gran arraigo entre el gran público, el cine de luchadores, con figuras de tremendo arrastre popular, como Santo el enmascarado de plata, Blue Demon, el Médico Asesino, el Mil Máscaras, Tinieblas o el Rayo de Jalisco.

Al iniciarse el período de transición, el cine mexicano va dando signos evidentes de profundos problemas internos. La integración de sindicatos corruptos, la formación de grupos cerrados de cineastas, va provocando que se cierre el paso al surgimiento de nuevos directores; las primeras consecuencias se dejan sentir al desaparecer los importantes estudios, Estudios Tepeyac, Clasa Films y Estudios Azteca, en los años 1957 y 1958. En 1960, el gobierno de Adolfo López Mateos adquiere todas las salas de Operadora de Teatros y Cines Cadena de Oro, constituyendo así un monopolio oficial que hizo más daño que beneficio a la producción cinematográfica. El cine del Rock and Rol y el Twist, lleva al primer plano de popularidad a figuras como Angélica María, Julisa, las hermanas Lorena y Tere Velázquez, y Patricia Conde. La contra parte de galanes recayó en las figuras de Enrique Guzmán, Alberto Vázquez, César Costa, los hermanos Carrión, y Fernando Luján. Cintas como “Juventud Desenfrenada”, “La Locura del Rock and Rol”, “Rock, locura de Juventud”, “Melodías Inolvidables”, “Juventud Rebelde”, “Mañana serán Hombres” o “Twist, locura de Juventud”, llenaron una época de un cine de gran popularidad, alegría, juventud, pero de una modesta calidad artística.

Por su lado, el cine de luchadores, marca un precedente a nivel internacional; mientras en otras latitudes los héroes son personajes ficticios, como Superman o Batman, en México, sus héroes, sus ídolos, son hombres de carne y hueso, son personajes a los cuales encuentran en la calle, en la vida diaria. Al salir del ámbito de sus escenarios naturales, las arenas de lucha libre de México, los luchadores protagonizan historias fantásticas en las salas de proyección de todo el país y conquistan el corazón de la clase popular y le imprimen un entusiasmo por sus hazañas del lado del bien. Cintas como: “Santo el enmascarado de plata”, “Santo contra el cerebro del mal”, “Santo contra Blue Demon en la Atlántida” o “Santo contra las Mujeres Vampiro”, dan cuenta de esta importante producción que llenó toda una época de nuestro cine. El cine de luchadores arraigó en el corazón del pueblo, dio a éste un mensaje positivo de la lucha del bien contra el mal, pero nada aportó al arte, su calidad en este plano dejo mucho que desear. En la siguiente década, nuestro cine ira transitando por caminos nuevos, unos fallidos, y otros con algunos destellos que vale la pena rememorar.

Foto de Salvador Peña L.

El cine mexicano, va entrando en una aguda crisis, tanto que, en 1958, la Academia Mexicana de Ciencias y Artes Cinematográficas, suspende la entrega del “Ariel”, premio que se había instituido desde 1946. La decadencia golpea con fuerza la producción de filmes, y hay un  desprestigio que escapa de la vida interna del país, y se extiende más allá, en todos los medios cinematográficos. La primera institución en tomar cartas en el asunto, es la UNAM, que en 1963 crea el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC), y con ello surge una importante corriente de cine independiente. Por ese entonces, surge una figura polémica, pero crucial para el cine nacional, Alejandro Jodorowsky, que en 1967 produce su primer escándalo al proyectar en el Festival de Cine de Acapulco, “Fando y Lys”, del cual tiene que salir huyendo para no ser linchado. A este escándalo, siguen, “El Topo” en 1970, “La Montaña Sagrada”, en 1971, “Pubertinaje”, en el mismo año, “Apolinar”, en 1972, y su último largometraje en México, “Santa Sangre”, en 1989. Las décadas de los 70 y 80, serán cruciales para buscar nuevos caminos para el cine nacional. El gobierno de Luis Echeverría, toma acciones que van a poner nuevos panoramas a la vida del cine. En primer término, se inyecta una inversión de mil millones de pesos al Banco Nacional Cinematográfico, que existía desde 1942, pero sin acciones efectivas. Se rescata a la Academia y se restituye el “Ariel”, en 1972. En 1974, se funda la Cineteca Nacional.  En 1975, se funda el Centro de Capacitación Cinematográfica y se fundan tres importantes productoras de cine: CONACINE, CONACITE I Y CONACITE II. Un panorama nuevo se va abriendo paso. Muchos estudiosos en la materia, consideran que en este período, se hace algo de lo mejor de la historia del cine mexicano.

Surgen nuevos directores de gran calidad, como Carlos Enrique Taboada, Luis Alcoriza, Arturo Ripstein, Jaime Humberto Hermosillo, Jorge Fonz, Gabriel Retes o Felipe Cazals. Salen para el gran público películas como: “Hasta el Viento tiene Miedo”, “El Libro de Piedra”, “Veneno para las Hadas”, “Tiburoneros”, “Tarahumara”, “Mecánica Nacional”, “El Castillo de la Pureza”, “El Lugar sin Límites”, “La Verdadera vocación de Magdalena”, “Doña Herlinda y su Hijo”, “El Bulto”, “Fe, Esperanza y Caridad”, “Rojo Amanecer”, “Canoa”, “El Apando” y “El Callejón de los Milagros”. Poco dura la dicha en el arte del celuloide, con el cambio de sexenio, viene un verdadero desastre para el cine mexicano, la abominable administración de Margarita López-Portillo, con una mojigatería moralizadora, se propone “restituir el cine familiar” y logra dar al traste con la corriente innovadora y con un desperdicio total del presupuesto, acaba con la producción de un cine con calidad artística para producir baratijas que, afortunadamente, se han disuelto en el tiempo y el olvido.

El desastre lopezportillista, es aprovechado por dos corrientes, para apoderarse de las taquillas de todo el país y sentar sus reales en el gusto popular. El llamado “cine de ficheras” y el “cabrito western”, dejan una estela de vulgaridad, ramplonería, lenguaje soez, escenas de desnudo totalmente injustificadas, y un sabor a corriente muy profundo. Será necesario esperar el surgimiento del llamado Nuevo Cine Mexicano, para recuperar la calidad y el arte de otros tiempos.

Continuar Leyendo

Arte y ciencia

Cuando la mentira va llena de odio

Raciel Guanche Ledesma

Publicado

en

Se le atribuye al nazifascista Joseph Goebbels la frase de que una mentira mil veces repetida se convierte en verdad. Esta expresión bien puede resumir el mundo convulso y globalizado en que vivimos, en el que abunda la desinformación de las masas, ante la sobresaturación de contenidos y el rol hegemónico de los grandes medios.

Muchas personas, acaso por su deseo ególatra, participan con fuerza en los espacios digitales, y se convierten en ejes protagónicos de la comunicación moderna. Son ellas quienes construyen sus propias agendas y jerarquizan propuestas y no siempre lo que dicen va aparejado a la estricta realidad.

Engañar en estos días de ciberguerra resulta un negocio muy rentable y práctico, porque detrás del gigantesco capital que respalda a las redes sociales e internet, aparecen la manipulación y el juego sicológico como instrumentos potentes para confundir a las mayorías.

Conocemos, porque lo hemos escuchado desde hace muchos años, el término fake news (noticias falsas). La expresión, socializada en poco tiempo, hace recordar las campañas difamatorias que sobre Cuba y su pueblo se han fabricado desde el mismo triunfo revolucionario. Los métodos actuales se renuevan con un mismo fin: hacer de la “posverdad”, como también es conocido el fenómeno, un arma fuerte para aniquilar y hacer desvariar las mentes débiles.

Desde hace algunos años los cubanos vivimos un proceso de informatización de la sociedad que procura el desarrollo digital del país. Internet y las redes sociales constituyen un recurso de comunicación muy usado en el país. La muestra fue el pasado año, cuando Cuba estuvo entre las naciones con mayor crecimiento de internautas en el mundo.

En este ámbito multimedial que irrumpe en la nación, personajes carentes de credibilidad, pero con influencias en los escenarios digitales, sin duda, marcan la vanguardia del imaginario confuso que transmite sensaciones de odio.

Nuestro país vive días complejos por la situación hostil que atraviesa y la acción de algunos oportunistas, pues minorías remuneradas desde el vecino norteño, aprovechan determinados resquicios de la realidad para propagar sus mensajes divisorios.

Con el marcado excentricismo de quienes disfrutan ver una precariedad inexistente para luego criticar sin base ni autenticidad, algunos youtubers o “periodistas” independientes que no toleran diferencias ideológicas se inmiscuyen con total arrogancia en la vida de la nación.

Descaradamente proponen soluciones, piden intervención extranjera y se lanzan a un vacío de ofensas en el que llaman régimen castrista al orden social, que tiene de dictadura lo que ellos de dignidad.

Tergiversan la verdad y luego cobran grandes cantidades por sus labores sumisas, que van encaminadas a concretar un desarme moral del pueblo a través de la palabra colérica.

Sin embargo, vale preguntarse. ¿Son del todo creíbles estos personeros de YouTube y medios “independientes”? Por increíble que parezca, algunas personas son arrastradas a ese juego de rencor.

Entran al espacio de falsedad, no comprueban lo auténtico y se dejan llevar por el sensacionalismo de frases irracionales. Así pasa con el minúsculo porciento que se hace eco de mentiras y luego las divulga, muchas veces sin saber que son víctimas del engaño.

No habrá que ser un profesional de la prensa para distinguir dónde está el error, pero sí debemos ser cuidadosos y precisos ante ciertas propuestas nebulosas o confusas que se ofrecen en las redes.

Aprovechemos las bondades tecnológicas que brinda el país, pero seamos siempre suspicaces en el contexto digital, porque una mentira cercada de odio puede ser la bala perfecta para atentar contra la dignidad en los nuevos escenarios.

               (Publicado originalmente en el diario cubano Juventud Rebelde)

Continuar Leyendo

RECOMENDAMOS