Conecta con nosotros

Arte y ciencia

Nacen ocho crías de lobo mexicano, especie en peligro de extinción

Avatar

Publicado

en

Se trata de una de las camadas más grandes de esta especie que se han registrado en el país.

En plena pandemia surge una buena noticia para nuestra biodiversidad. El Museo del Desierto de Saltillo, Coahuila, anunció el nacimiento de ocho crías de lobo gris mexicano (Canis lupus baileyi), una especie en peligro de extinción y prioritaria para su conservación en México.

El alumbramiento de los ocho lobeznos, cuatro machos y cuatro hembras, ocurrió en abril de 2020, siendo la camada más grande y la quinta que se reproduce en el lugar.

El Museo del Desierto indicó que es un acontecimiento de gran trascendencia, ya que se suma a los esfuerzos internacionales de conservación de esta especie. Desde el 2009, el Museo forma parte del Comité Binacional para la Recuperación del Lobo Gris Mexicano, donde participan más de 50 instituciones de México y Estados Unidos.

De la nueva camada, todas las crías han recibido los cuidados y la alimentación adecuada y se integran a los programas de medicina preventiva, nutrición y enriquecimiento establecido para esta especie.

El lobo gris mexicano es la especie que corre más riesgo de desaparecer y la subespecie de menor talla en Norteamérica, según el museo, el cual tiene actualmente bajo resguardo un total de 18 ejemplares de lobo mexicano en sus albergues.

Vale la pena recordar que a mediados del siglo XX, una agresiva campaña de erradicación implementada en Estados Unidos y México llevó al lobo mexicano al borde de la extinción. Sin embargo, en los años 70 ambos gobiernos colaboraron para recuperar a la especie.

A finales de 2019 se dio a conocer que el lobo mexicano abandonó la categoría de especie “Probablemente extinta en el medio silvestre”, para ser incluida en la categoría de “En Peligro de Extinción” de la Norma Oficial Mexicana. De ahí la importancia del reciente nacimiento de ejemplares para la conservación de esta especie.

También te puede interesar: Yucatán, hábitat de una gran diversidad de serpientes

Arte y ciencia

Vacuna contra la viruela

Carlos Bojórquez Urzaiz

Publicado

en

Real Expedición Filantrópica de la Vacuna en Sisal 1804

El hecho sanitario más importante de la historia vernácula, según Carlos Urzaiz Jiménez, fue la campaña contra la viruela emprendida por el gobierno español en 1803, pocos años después de que el médico británico Edward Jenner descubriera la vacuna antivariólica en 1798, y comenzara a aplicarse en Europa para enfrentar la pandemia que más muertos ha causado a la humanidad. Se cree que la viruela acabó con la vida de incontables europeos en el siglo XVIII, y sus estragos fueron enormes en América desde su introducción por los conquistadores, estimando que un alto porcentaje de las muertes indígenas en la colonización fue a causa de enfermedades y no sólo por la conquista militar. En el año 1518, la viruela llegó a la actual República Dominicana y arremetió de manera virulenta contra la población, y de acuerdo con Fray Bartolomé de las Casas sólo pudieron sobrevivir mil habitantes originarios.

Esta labor profiláctica se denominó la Real Expedición Filantrópica de la Vacuna, que entró a México por Yucatán, y fue dispuesta por el rey de España Carlos IV para aplicar la naciente vacuna en las colonias de América y Asia. En tal sentido, fue definitiva la opinión del Cirujano de Cámara Real, Francisco Xavier de Balmis, un partidario irrestricto del nuevo método de vacunación que logró persuadir a Carlos IV para que auspiciara esta jornada cuyo costo, calculado por Américo  Molina, fue de 90,000 reales de vellón.

La expedición sanitaria, sin escapar a las críticas que se han hecho sobre algunos aspectos éticos que la definieron, resultó una proeza puesto que tuvo que sortear incontables dificultades, como la distancia del recorrido, la deficiencia y lentitud del transporte así como las limitantes técnicas propias de la época para poder trasladar la vacuna de España a América.

Conforme a lo previsto, el viaje inició en La Coruña, Galicia, el 30 de noviembre de 1803, en la corbeta María Pita, bajo la dirección el doctor Balmis y el cirujano José Salvany Lleopart, subdirector, contando con el apoyo de dos ayudantes médicos, dos practicantes y cuatro enfermeros. Para conservar la linfa se usaron 23 niños de la Casa de Expósitos de La Coruña, bajo los cuidados de su rectora Isabel López Gandalla, que se fueron transmitiendo la vacuna, brazo a brazo, desde España, pasando por Tenerife, Islas Canarias, hasta alcanzar San Juan de Puerto Rico, donde tocaron tierra el 9 de febrero de 1804.

 https://es.wikipedia.org/

Si bien los criterios pautados para el uso de la vacuna por el doctor Balmis comenzaron a aplicarse en cuanto la expedición llegó a América, al entrar a San Juan, Puerto Rico,  el Cirujano de Cámara Real observó con asombro que interiormente se habían dado pasos importantes para tratar de combatir los brotes de viruela. Balmis supo entonces que el cirujano del Hospital Real, Francisco Oller Ferrer, había introducido a la isla en 1792 la inoculación preventiva de la viruela, con linfa procedente de Saint Thomas, Islas Vírgenes, colonia inglesa, desde 1803 y que ya había vacunado a cerca de 1,557 personas.

De Puerto Rico zarparon rumbo a La Guaira, Venezuela, donde anclaron el 8 de mayo de 1804. En Venezuela la expedición se dividió en dos grupos: el doctor Balmis con 22 niños salió el 8 de mayo de 1804 hacia La Habana, y el subdirector, José Salvany, partió rumbo a Cartagena con tres ayudantes y cuatro niños que se transmitían la vacuna.

El doctor Balmis tocó La Habana el 26 de mayo y al igual que en Puerto Rico se enteró que ya había comenzado la vacunación, en este caso a cargo del doctor Tomás Romay Chacón, quien la aplicó desde el 12 de febrero anterior, a partir de tres niños vacunados en Puerto Rico el 1 de ese mes.

La autonomía relativa de las acciones del sabio cubano Tomás Romay Chacón, no impidió que reconociera la trascendencia de la Real Expedición Filantrópica de la Vacuna, considerada por algunos como una de las bases de la Salud Pública. Bajo esa concepción, Romay Chacón publicó el siguiente texto al arribar el doctor Balmis a Cuba:

 “…se anuncia al público, que el día 26 del presente mes, llegó…a este puerto la expedición de beneficencia de nuestro Soberano nos envía en la vacuna el más eficaz preservativo de las viruelas naturales… Conservar a las futuras generaciones su perfección y hermosura; redimir nuestros hijos y domésticos de una enfermedad que anticipa horrores y fetidez del sepulcro; preservarlos de una muerta, la más cruel y dolorosa; ved aquí los únicos fines que se ha propuesto el Piísimo Carlos…”

El 13 de julio  Balmis instaló la Junta de la Vacuna en La Habana que fue dirigida durante tres décadas por Romay, en el transcurso de las cuales más de 300 000 personas fueron vacunadas en Cuba. En seguida el doctor Balmis salió del puerto cubano el 18 de junio con cuatro esclavos negros que tuvo que comprar, por no haberle facilitado los niños expósitos que necesitaba y había solicitado.

De La Habana se dirigió a Sisal, Yucatán, arribando el 25 de junio, y en tanto desembarcaron y prepararon sus enseres, los expedicionarios entraron a la ciudad de Mérida el 28 del mismo mes. En la capital yucateca el doctor Balmis organizó la Junta Provincial de Vacuna, integrada por prominentes personas de la ciudad, y comenzó la aplicación de la vacuna a partir las linfas de los cuatro esclavos traídos de Cuba, extendiendo su acción a los más “recónditos villorrios”, sensibilizando a la gente mediante unos mensajes e instructivos escritos, según el doctor Álvaro Ávila Escalante, que seguramente no pudieron leer los mayas a quienes “probablemente no se les pidió permiso ni se dio explicación” para aplicarles la vacuna, de acuerdo con las conclusiones del doctor Urzaiz Jiménez.   

Unos días después, el 12 de julio, los expedicionarios llegaron a Campeche desde donde el doctor Balmis envió a su pariente, el practicante Francisco Pastor Balmis con cuatro niños a Villahermosa, Tabasco y después a Chiapas y Guatemala.

Aquel memorable viaje sanitario se prolongó hasta el 15 de agosto de 1806, e incluyó un recorrido hasta Filipinas que zarpo de Acapulco. Y si bien la vacuna no impidió algunos rebrotes de viruela en Yucatán, como los que ocurrieron en 1856 y 1877, más otro de menor alcance en 1915, resultó aleccionador por la disciplina impuesta por el doctor Balmis y sus ayudantes, ante una acción de salud dispuesta por el estado monárquico, sin inhibir las iniciativas locales en América donde con anticipación al arribo  de la Real Expedición Filantrópica de la Vacuna habían tomado cartas en el asunto conforme a los avances que observaban la ciencias de la salud en el siglo XVIII. La consumación de la Real Expedición Filantrópica de la Vacuna dejó grandes enseñanzas que pudieran evocarse en la hora actual de tanta tragedia. 

También te puede interesar: Canción de un vidente

Continuar Leyendo

Arte y ciencia

Propóleo podría ser un auxiliar contra Covid-19: UNAM

Avatar

Publicado

en

Fotos: Piaxbay y UNAM

El propóleo es una sustancia elaborada por las abejas y algunas personas lo usan para tratar la hinchazón y otras anomalías.

Gracias a su actividad antibacteriana, antiviral y antimicótica, el propóleo tiene propiedades para ser un auxiliar en la prevención y tratamiento de afecciones virales como Covid-19, afirmó Tonatiuh Cruz Sánchez, académico de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Cuautitlán de la UNAM.

“Aún no se ha analizado completamente el efecto de esta sustancia en casos clínicos por la enfermedad del coronavirus, pero se puede ingerir como un tratamiento complementario”, explicó.

De acuerdo con la información dada a conocer por la UNAM, el propóleo actúa como inmunomodulador en el organismo, es decir, potencia la respuesta contra agentes infecciosos.

“Se puede tomar para evitar padecimientos virales como influenza estacional, que será importante disipar antes de que converja con la covid-19. Puede ser consumida por la mayoría de la población, a excepción de niños menores de dos años, embarazadas, personas alérgicas al polen y al mismo propóleo, o con una reciente cirugía de trasplante”, sostuvo Cruz Sánchez.

En la FES Cuautitlán, desde hace una década se han estudiado las propiedades del propóleo mexicano proveniente de la abeja nativa sin aguijón y de la Apis mellifera, al que se le han encontrado más de 300 compuestos químicos, como fenoles y flavonoides, los cuales le proporcionan actividad biológica.

Cruz Sánchez mencionó entre los fenoles al éster fenetílico del ácido cafeico, que actúa sobre la polimerasa viral, una enzima capaz de replicar el material genético de la Covid-19, lo que lo convierte en un excelente antimicrobiano.

Mientras que los flavonoides contienen antioxidantes como la pinocembrina, a los que se atribuye actividad antiviral.

Para estudiar sus efectos, Tonatiuh Cruz, junto con los investigadores Carlos Ignacio Soto Zárate, María de Jesús González Búrquez y Gerardo García Tovar, responsable del Laboratorio de Morfología Veterinaria y Biología Celular, determinaron el efecto antiviral del propóleo en cultivos celulares infectados con diversos virus, como los que producen Aujeszky (seudorrabia en cerdos) y distemper (moquillo canino).

González Búrquez, por su parte, expuso que se estudió la actividad antiviral de esa sustancia en tres diferentes etapas de dichas afecciones: al colocarlo en un cultivo celular antes de inocular se impidió el acceso de los virus en los receptores celulares, y al aplicarlo durante y después de la infección la replicación del patógeno disminuyó. Los resultados más eficaces se obtuvieron cuando se usó previo al virus.

Con base en estos resultados, los científicos concluyeron que el propóleo es un medio auxiliar preventivo de infecciones virales, como Covid-19, pues en virus que producen cuadros clínicos similares, como daño a los sistemas nervioso central, respiratorio y digestivo, se logró demostrar su eficacia.

Más sobre el propóleo

El propóleo es un material como la resina producido por las abejas, que se obtiene de los brotes del álamo y de los árboles que producen conos. Por lo general, se obtiene de las colmenas y contiene productos derivados de las abejas.

El propóleo se usa para tratar la hinchazón (inflamación) y llagas dentro de la boca (mucositis oral). También se usa para tratar las quemaduras, la diabetes, el herpes labial, las aftas y otras condiciones, aunque no existe buena evidencia científica para apoyar estos usos.

También te puede interesar: El Covid-19, ¿escondido en tu cepillo de dientes?

Continuar Leyendo

Arte y ciencia

Recomienda el IMSS a personas asmáticas extremar cuidados ante Covid-19

Avatar

Publicado

en

Foto: https://bit.ly/30MyTzf

Las personas asmáticas deben permanecer en casa, alimentarse de forma saludable, seguir su tratamiento médico y reforzar las medidas de higiene.

Las personas asmáticas son un grupo de riesgo que puede presentar complicaciones en caso de contraer COVID-19, por lo que la Oficina de Representación Yucatán del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) hizo un llamado a que permanezcan en casa, se alimenten de forma saludable, sigan su tratamiento médico y extremen precauciones en la higiene.

“El asma es una enfermedad del sistema respiratorio que mayormente se presenta en los niños. Sin embargo, por las características climatológicas en Yucatán, como la fuerte presencia de humedad y cambios bruscos de temperatura, así como por factores hereditarios, es una enfermedad común en los adultos”, explicó Flor Rodríguez Melo, coordinadora de Prevención y Atención a la Salud del IMSS estatal.

Las medidas de prevención del coronavirus para este grupo de pacientes, como para el resto de la población, consisten en lavarse las manos con la técnica correcta, con agua y jabón o, a falta de estos elementos, utilizar gel con base de alcohol en concentración de al menos 70 por ciento.

Además, aplicar el tosido y estornudo de etiqueta, es decir, cubrirse la boca y nariz con el ángulo interno del codo o con un pañuelo de papel, que debe desecharse de inmediato, y posteriormente lavarse las manos.

Otras acciones que deben seguir, recalcó la especialista, son evitar tocarse la cara, nariz, boca y ojos con las manos sucias; no saludar de beso, ni de mano, y si deben salir de casa, mantener una distancia mínima de un metro y medio con otras personas y utilizar cubrebocas de forma correcta.

También es importante alimentarse con base en el Plato del Bien Comer, que incluye porciones abundantes de vegetales, suficientes de granos y moderadas de legumbres y alimentos de origen animal. Es fundamental incorporar alimentos ricos en vitamina A y C, así como hidratarse constantemente con agua natural.

En casa, las personas asmáticas o con otras enfermedades crónicas deben fomentar la limpieza y desinfección de superficies y objetos de uso común, seguir las recomendaciones del médico tratante y tomar el tratamiento prescrito, subrayó la experta.  

Rodríguez Melo refirió que los síntomas característicos de esta enfermedad son dificultad para respirar, tos y jadeos, silbidos y opresión en el pecho.

En tanto, los medicamentos que normalmente se prescriben contra el asma incluyen los de rescate inhalables (rápido alivio) para tratar los síntomas, y los de tratamiento prolongado (por inhalación y de vía oral) para controlar la inflamación que normalmente provoca el asma. 

Finalmente, el IMSS exhorta a las personas con enfermedades crónicas a evitar salir de casa y continuar con el tratamiento médico prescrito, para prevenir complicaciones en su salud.

También te puede interesar: Recomiendan desinfectar objetos para evitar contagios de COVID-19

Continuar Leyendo

RECOMENDAMOS