Conecta con nosotros

A propósito de…

Abastecerse en tiempos de coronavirus

Cristina Martin Urzaiz

Publicado

en

A propósito de las maneras en que la emergencia sanitaria afecta no solamente nuestra cotidianeidad, sino incluso nuestros procesos mentales, el abastecimiento de alimentos y artículos de primera necesidad, actividad que en condiciones regulares se realiza en automático, puede convertirse en una disyuntiva que se sitúa en el nivel del “Ser o no ser”.

¿Cuándo habría imaginado, que aprovisionar la alacena y el refrigerador me significaría una noche de insomnio cavilando sobre la conveniencia de acudir a realizar la compra o hacer el pedido en línea?

He probado ambas maneras, desde que la opción a domicilio está disponible, hace ya muchos años, y nunca me había representado problema alguno decidir en el momento si tomar mis bolsas reutilizables o sentarme frente a la computadora, con mi lista en mano a comprar lo necesario.

Esta vez fue distinto. Hay tantas variables a considerar, tantos peligros a los que enfrentarse, tantos preparativos para acometer la difícil tarea que, si no se tratara de un asunto en el que prácticamente se juega la salud o la vida, movería a risa, a carcajadas. De hecho, en el momento de redactar esta columna, no puedo evitar reír un poco, solamente de recordar lo que hoy se podría titular “Una aventura en el Supermercado” y convertirse en el guion de una comedia humorística.

Sin embargo, la realidad hace que la farsa jocosa tome visos de película de terror al estilo de Alien el Octavo Pasajero, esa cinta tan famosa a finales de los setenta, de un ser extraterrestre que aterroriza y destruye a seis de los siete pasajeros de la  nave espacial Nostromo. Sólo que el Alien ahora se llama COVID 19 o Coronavirus, la nave es el comercio.

La primera opción, por ser la más segura, fue ordenar en línea  y esperar, sin riesgo aparente, como miles de personas decidieron lo mismo en esa fecha, el sistema era lento y en cada artículo seleccionado aparecía un mensaje de “no disponible por el momento”. Había alternativas más caras o en presentaciones enormes. Entre una y otra cosa, tardé 20 minutos en elegir ¡cuatro artículos!, a ese ritmo, requeriría una jornada laboral, unas 8 horas, para completar mi lista.

Las circunstancias me obligaron a acometer el Plan B: hacer las compras personalmente. Cuento con varias tiendas relativamente cerca, ¿a cuál voy, a la más  pequeña que me garantiza terminar rápido o a la más grande donde es posible guardar la “sana distancia”?, ¿voy a la que tiene mejores precios dado que voy a gastar más que de costumbre o a la más cara que debe tener menos clientela pero con estacionamiento subterráneo en donde no se dispersan fácilmente las partículas?

Una vez tomada la decisión me encuentro con que es necesario presionar el botón para obtener el boleto de estacionamiento y ¿cuántos dedos lo habrán tocado antes del mío?, afortunadamente llevaba un bolígrafo a mano. Dentro de la tienda, había dispensadores de gel antibacterial por todos lados, entregaban los carritos con las barras desinfectadas, había círculos verdes marcados en el suelo para conservar la distancia indicada –que no todos obedecían- y muchos productos estaban envueltos individualmente.

De cualquier manera,  tardé mucho más que de costumbre huyendo de los pasillos en los que circularan más de dos personas, distanciándome de los despachadores de carne o de pescado, alejándome de un salto de los empleados que recolectan los productos para el servicio a domicilio, untando y reuntando mis manos con desinfectante. Una vez en casa, el proceso de asepsia en mi persona y en cada uno de los productos que adquirí, incluyendo los empaques llevó muchísimo tiempo.

A continuación, tres anécdotas que me refirieron:

La primera: “Nunca había visto amanecer desde el supermercado” me contó una persona que, escapando de la proximidad con otros seres humanos para abastecerse de provisiones llegó a la tienda en cuanto la abrieron, a las 7 de la mañana, sin percatarse de que – se nos olvida hasta la fecha en que vivimos – ¡era el día de inicio del horario de verano, el domingo pasado!

La segunda: Para no correr riesgos de toparse con otra persona que pudiera ¡toser, estornudar, carraspear o cantar! – lo que también es peligroso según ha advertido enfáticamente el subsecretario López Gatell – otra familia decidió utilizar el servicio a domicilio.

Llamaron a una cadena comercial. Imposible comunicarse; cuando no estaba ocupado, contesta la grabadora pidiendo “no cuelgues porque tu llamada es muy importante”, aunque no tanto como para contestarla. Optaron entonces por el pedido en línea a otra tienda. ¡Lo lograron! Luego de mucho, mucho tiempo escucharon que llamaban a la puerta. Era el repartidor ¡con siete cajas y una cuenta de siete mil pesos! Equivocaron la orden, así que cancelaron ante la posibilidad de un nuevo error. Por último, lo intentaron en otro supermercado. Al momento de redactar esta columna todavía no recibían el pedido. ¡Están tardando hasta siete días! Eso sí, todas las noches les llaman para disculparse por la tardanza y asegurarles que les entregarán “lo más pronto posible”. Ojalá sea antes de que desfallezcan de inanición.

La tercera: Una pareja de jóvenes acude a un mercado público “están muy despejados en este momento, hasta encuentras lugar para estacionarte”. Los atienden, les entregan sus productos, pagan y luego de recibir el cambio,  oprimen el despachador de gel y empiezan a frotarse las manos, pero ¡está pegajoso! Revisan el contenedor ¡es gel para el cabello!, ¿Los locatarios se equivocaron al comprarlo o como el antibacterial es caro prefirieron colocar el otro más barato o se trata de una broma para aligerar la tensión y hay una cámara oculta detrás de las zanahorias?

A propósito de…

Jugar a la ruleta rusa en tiempos de Coronavirus

Cristina Martin Urzaiz

Publicado

en

A propósito de las tumultuosas compras de cerveza que se verificaron la semana pasada en diferentes localidades de país, en muchos casos sin guardar las medidas de sana distancia, en filas de automóviles de hasta tres kilómetros y a pie, fuera de las tiendas formaciones de más de tres horas, no puedo dejar de preguntarme en este y otros casos similares ¿qué motiva a los seres humanos a participar en esta suerte de Ruleta Rusa?

Si bien es cierto que no se trata de las entidades con el mayor número de enfermos de SARS Cov-2, en Nuevo León, Sonora, Sinaloa, Chihuahua y Coahuila, los contagios van a la alza. Veracruz, donde también se verificó el fenómeno, es uno de los de los cinco estados que registran más de 3 mil casos positivos.

 Apenas inició la venta de la bebida en municipios como Apodaca, Escobedo, Ciudad Delicias, Ciudad Juárez, Hermosillo, Cajeme, Nogales, Los Mochis, Saltillo y Coatzacoalcos, entre otros, miles de personas acudieron a expendios y tiendas. En algunos lugares las existencias se terminaron en menos de 2 horas. No está de más recordar que en esos lugares las temperaturas rebasan los 30 grados en esta época.

Se trata del caso más reciente, pero no del único en que las personas han roto las medidas de prevención, reuniéndose multitudinariamente a fin de adquirir algún producto específico, en tiempos de la pandemia.

A mediados de marzo, en vísperas del inicio de la cuarentena en los Países Bajos, y ante el anuncio oficial de que cerrarían los coffe-shops, en los que se expende legalmente la mariguana, en ciudades como  Amsterdam, Rotterdam y Utrecht, se pudieron observar enormes filas de ciudadanos esperando comprar su dosis recreativa, no obstante que el Instituto Nacional de Salud Pública de este país informó del incremento de casos de 176 a mil 135 en la jornada.

El mismo mes, los estadounidenses también hicieron largas filas, pero el artículo que ansiaban adquirir antes del periodo de confinamiento no tenía fines recreativos como la cerveza o la mariguana. Marzo de 2020 se convirtió en el segundo mes en la historia con mayor venta de armas  en los Estados Unidos: 1.9 millones, de acuerdo con información de The New York Times. En enero de 2013, luego del tiroteo en una escuela de Connecticut y la reelección de Barak Obama, la cifra alcanzó los 2 millones.

Las otras dos fechas en las que también hubo un aumento significativo en la adquisición de tales artefactos  fueron, en enero de 2009, al iniciar el primer mandato de Obama, con 1,1 millones y tras los atentados del 11 de Septiembre con 754 mil.

Los días 9 y el 10 de abril, jueves y viernes santos,  a tres semanas de la declaración de emergencia sanitaria en la Ciudad de México, se registraron aglomeraciones difíciles de creer si no se contara con la evidencia de fotografías y vídeos: Decenas de miles de personas acudieron a los mercados La Viga y La Nueva Viga, especializados en la venta de pescados y mariscos, para abastecerse de tales alimentos en la cuaresma.

La secretaria de gobierno de la capital, Rosa Icela Rodríguez, aseguró que la afluencia de consumidores se cuadruplicó respecto a los años anteriores, y que por momentos se contabilizó la presencia de 4 mil personas dentro de las plazas y 4 mil en las calles aledañas. Fue necesaria la intervención de la policía para contener a la multitud.

El mercado de La Nueva Viga, dentro de la Central de Abastos, se encuentra en la alcaldía Iztapalapa, la de mayor número de contagios en el país, con un total de  4 mil 125  y 396 defunciones según los registros el pasado martes 26. 

En este punto, regreso a mi pregunta inicial ¿qué los motiva a tomar esos riesgos, más allá del deseo de un cigarro de mota, de una cerveza bien fría, de una mojarra al mojo de ajo?  El caso de las armas es una clara respuesta ante lo desconocido de un pueblo con inclinaciones bélicas en un país  propenso a las guerras, aunque las compras de pánico pueden obedecer a la misma causa.

Existe una interesante teoría respecto a la “mentalidad de rebaño”. Sociólogos, sicólogos, antropólogos y otros especialistas en el comportamiento humano se han ocupado de este fenómeno de imitación, que  explica también la adquisición de enormes paquetes de papel higiénico al principio de la pandemia en diferentes países. Me pregunto si ya lo terminarían o todavía mantienen parte de sus reservas en alguna habitación de su casa.

El sicólogo, sociólogo y antropólogo francés Gustave Le Bon, identificó tres mecanismos que desatan este comportamiento, desde 1895, y que, me parece, se mantienen vigentes: Uno, en una multitud, como el individuo es anónimo, pierde el sentido de la responsabilidad y participa en actos a los que normalmente no se hubiera prestado. Dos, el proceso de contagio hace que se reduzcan las inhibiciones, haciendo aceptables comportamientos distintos a los que tendrían las personas individualmente. Tres, el ser humano es mucho más susceptible a la sugestión dentro de una multitud, la cual ejerce un efecto hipnótico sobre el sujeto, lo que le hace más proclive a seguir a otros.

Mi última reflexión es en torno a la debilidad de las convicciones personales frente a la colectividad: ¿Hasta dónde es capaz de llegar una persona, para mantener el sentido de pertenencia, a poner en peligro su bienestar y el de su familia; a sacrificar a decenas de seres humanos; a morir?               

También te puede interesar: Aplicarán ley seca en Yucatán ante aumento de casos de violencia

Continuar Leyendo

A propósito de…

Confinados con el enemigo

Cristina Martin Urzaiz

Publicado

en

A propósito de la idea de que el hogar es un lugar seguro en situaciones como la que impone la presencia del coronavirus en el mundo, es necesario considerar que en nuestro país la violencia intrafamiliar es un problema que afecta a una gran cantidad de mujeres, niñas, niños y adolescentes, por lo que lejos de sentirse a salvo en casa, se encuentran atrapados con el enemigo.

En Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) difundió la publicación “Protección de la niñez ante la violencia. Respuestas durante y después del Covid-19”, en la que se plantean varias medidas que el Estado debe implementar, como garantizar el acceso a los servicios de atención y apoyo para los menores así como crear alternativas de alojamiento y mecanismos de alerta para prevenir las agresiones.

El aumento en los niveles de estrés, la inseguridad económica y alimentaria y el confinamiento han elevado radicalmente los niveles de violencia doméstica en México y se requiere de acción inmediata para proteger a la infancia y adolescencia afectada, señaló. Y evidenció que durante la contingencia, se han registrado 115,614 llamadas de emergencia al 911 por abuso sexual, acoso sexual, violación, violencia de pareja y violencia familiar. El número de reportes recibidos en marzo es 28% superior al de enero pasado y 22% mayor al de febrero.

El organismo internacional enfatizó que 6 de cada 10 menores de uno a 14 años sufren maltrato en su hogar, situación que empeora por el confinamiento. Además, en marzo se recibieron 22,628 llamadas por violencia de pareja,  lo cual representa un crecimiento de 23% respecto a  febrero y 33%  más que en enero.

En contraste, al posicionarse al respecto, el presidente Andrés Manuel López Obrador, aseguró el 6 de mayo que “la familia en México es excepcional, es el núcleo humano más fraterno, esto no se da en otras partes, lo digo con todo respeto, o sea, son de las cosas buenas que tenemos”

Aunque el titular del Ejecutivo mantiene una posición que desestima la gravedad  tanto de la violencia de género como de la intrafamiliar, la Red Nacional de Refugios informó que los reportes recibidos han registrado un incremento de más del 80 por ciento y las solicitudes de asilo en estos espacios han aumentado 30 por ciento. Casi la mitad de las llamadas corresponden a la Ciudad de México y el Estado de México

Algunas cifras evidencian que, no obstante las ideas idílicas respecto a la familia mexicana, “el hogar” puede ser terrorífico: UNICEF informa que en México, 63% de niñas, niños y adolescentes ha experimentado al menos una forma de castigo psicológico o físico en casa; cada día 34 niñas son embarazadas en hechos de violencia sexual, ocurrida principalmente en el seno familiar, según datos del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres)

En su sitio oficial, Inmujeres advierte: “Con la puesta en marcha de las medidas destinadas a contener la pandemia del COVID-19, las mujeres nos encontramos más expuestas a vivir actos de violencia doméstica

El Consejo Ciudadano para la Seguridad y Justicia de la Ciudad de México, informó  que la violencia contra mujeres y menores de edad dentro de los hogares aumentó en un 120% desde que se declaró la emergencia y confinamiento, el 23 de marzo.

Según la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en el Hogar elaborado por ONU Mujeres México, casi el 80% de ellas han sufrido violencia; en el  52% por ciento de los casos, la agresión proviene de la pareja. Sin embargo, casi el 79% de estas mujeres no buscan apoyo institucional ni presentan una denuncia, por diversas razones.

La representante del organismo, Belén Sanz, urgió a pensar en respuestas rápidas y coordinadas que pongan en el centro los derechos de las mujeres y las niñas, porque las emergencias humanitarias, los desastres y las pandemias las colocan en mayor riesgo de violencia.

La propia secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero  reconoce: “El incremento de la violencia intrafamiliar en esta emergencia sanitaria se relaciona con el confinamiento pero también se debe al estrés económico y posible desempleo de los responsables de los hogares”.

No es que todos los hogares de México sean sucursales de la casa del terror. Hay muchas familias cuyos miembros se relacionan con respeto y armonía, hasta donde es posible. No obstante, subestimar un problema social tan grave y evidente equivale a dejar en la indefensión a millones de seres humanos, sobre todo a los más vulnerables.

También te puede interesar: Aumentan casos de violencia familiar durante la contingencia

Continuar Leyendo

A propósito de…

¿Nueva normalidad?

Cristina Martin Urzaiz

Publicado

en

A propósito del anuncio de que el país ingresará a lo que se ha denominado “nueva normalidad”, que sustituirá a la situación de emergencia en la que nos encontramos, me hago decenas de cuestionamientos respecto a ¿qué puede considerarse normal?

El Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española define que la normalidad es “Cualidad o condición de normal” y pone un ejemplo que es muy pertinente hoy: “Volver a la normalidad”. Ahí mismo se enlistan las acepciones de lo que es normal: “Que se halla en su estado natural. Habitual u ordinario. Que sirve de modo o regla. Que, por su naturaleza, forma o magnitud, se ajusta a ciertas normas fijadas de antemano”

¿Por qué se eligieron esos términos para definir la anormal y absolutamente antinatural circunstancia en la que viviremos en adelante y en tanto se descubre y se tiene acceso a la cura, a la vacuna o a la inmunidad universal para el SARS CoV-2 o coronavirus? ¿Se trata de un eufemismo, con la intención de suavizarnos la perspectiva de lo que será la vida en los próximos meses o años?

De acuerdo con la información del gobierno federal respecto al programa de inicio (que no regreso) de la nueva normalidad, en los próximos 4 días se buscará establecer medidas para “blindar” a 269 localidades que no han registrado contagios ni limitan con otros que pudieran exportarles la epidemia, para que sean los primeros en reanudar actividades, a partir del lunes próximo.

En este punto me surgen nuevas dudas, la primera de ellas radica en el hecho de que muchos de los municipios que se han clasificado como “de la esperanza” carecen de servicios de salud adecuados, por lo tanto resulta sumamente difícil asegurar, sin vacilación, que están libres de contagios. Me pregunto, asimismo, ¿cómo podría establecerse un cerco sanitario efectivo en una localidad en la que se reanudarán actividades si, por ejemplo, los maestros llegan desde otras comunidades o los productos se deben transportar hacia o desde otras regiones para comercializarlos?

Hace falta información acerca de las razones por las que la construcción, la minería y la fabricación de equipo para transporte ascendieron al rango de “esenciales”, al punto que podrán realizarse inclusive en las entidades con mayor índice de contagios, es decir las consideradas dentro del semáforo en rojo.

En la “nueva normalidad” habremos de estar atentos al color que corresponda a nuestra entidad, para conocer qué puede y qué no puede hacerse, dependiendo de la gravedad de los niveles de contagio. Eso será a partir del primer día de junio, fecha en la que la autoridad sanitaria determinará y dará a conocer semanalmente la situación del semáforo que, a diferencia de los que regulan el tráfico, tendrá 4 colores, porque se sumará el anaranjado.

Advirtieron que la clasificación cromática de los estados no será definitiva, sino que puede modificarse de una semana a otra. Aquí otra inquietud de mi parte: Si una semana una región se encuentra dentro del rango limítrofe verde, pero incrementan los contagios hasta llegar a anaranjado, ¿tendrán que dejar de acudir a la escuela los niños el próximo lunes para ajustarse a las indicaciones según la gama?

Es posible que los cambios no sean tan drásticos, dado que cada color tendrá cuatro niveles, de acuerdo con la gráfica que se dio a conocer en la conferencia matutina de ayer en el Palacio Nacional.

Sin embargo, se establece como primer punto de todos los colores, incluso el verde más claro –por identificarlo de alguna manera – mantener las medidas preventivas de lavado de manos y sana distancia, así como el cuidado moderado de las personas vulnerables, es decir, los adultos mayores, quienes viven con alguna enfermedad crónica, aquellos con un  sistema inmune deprimido por alguna condición preexistente y las mujeres embarazadas.

A partir de que otros países han decidido reabrir las actividades económicas, culturales y sociales, han circulado algunos vídeos al respecto. El del ingreso a una escuela en China es estremecedor, porque se observa a niños pequeños, tal vez de preescolar o de los primeros niveles de primaria, formados, conservando la sana distancia, para luego pasar a un procedimiento de “desinfección” que incluye zapatos, mochilas y hasta ellos mismos, al hacerlos girar frente a un aparato que lanza vapores, en una escena con mucho de castrense y poco de pedagógico.

En otro vídeo, también de un colegio, al parecer en alguna ciudad europea, se puede ver a  otro grupo de niños, en el patio de la escuela, cada uno en el centro de un área delimitada en el suelo de 1.5 metros cuadrados, durante el recreo, sin interactuar, ni siquiera se hablan, mucho menos juegan.

Una más. En un bar alemán, varios jóvenes, distanciados unos de otros, brindan levantando grandes y espumeantes tarros de cerveza. Si se obviara el asunto de la lejanía entre ellos, es una escena común en aquel país y nada llamaría la atención, excepto porque ¡todos llevan cubrebocas! ¿Cómo van a beber?

Por mi parte, no puedo considerarme en la normalidad hasta que sea posible reunirme con las personas a quienes amo; hasta que me encuentre con mis amigas y las abrace largamente; hasta besar a mis familiares una y otra vez. Mientras no sea así, aunque me digan que estamos regresando a la normalidad  me encontraré en una condición anómala.

También te puede interesar: ¿Volveremos a la normalidad?

Continuar Leyendo

RECOMENDAMOS