Conecta con nosotros

A propósito de…

El juicio contra Trump o cómo se ven los estadounidenses

Cristina Martin Urzaiz

Publicado

en

A propósito de la sesión de la Cámara de Representantes de Estados Unidos en la que se tomó la decisión de someter por segunda ocasión al presidente de aquel país, Donald Trump, a un juicio político, resulta muy interesante la forma en que los integrantes de esa institución-y seguramente la mayoría de sus conciudadanos–se sitúan en la composición geopolítica mundial.

La sesión duró cerca de cuatro horas, tiempo en el cual, se intercalaban demócratas y republicanos para justificar el sentido de su voto e intentar convencer a los demás de la verdad de sus argumentos. Unos alegaban su obligación de defender los preceptos constitucionales, en favor del juicio; los otros aducían el imperativo de lograr la unidad nacional en momentos complicados para su sistema democrático.

Como casi siempre sucede, las palabras pronunciadas en esos recintos tienen muy poco o nulo poder para modificar la decisión en uno u otro sentido, ya que la mayoría acude con posiciones bien definidas de antemano, de acuerdo con intereses específicos.

Quienes se decantaron por efectuar el juicio, arguyeron que el ataque al Capitolio del pasado 6 de enero para impedir la declaración de Joe Biden como presidente electo fue provocado por Trump, acto que calificaron como “la mayor traición de un presidente de Estados Unidos al país” y calificaron como “terroristas internos” a quienes participaron en la protesta.

Por su parte, los que estaban en contra, ponderaron “los logros” de Trump durante su gobierno, entre ellos, “frenar la migración ilegal”, construir el muro fronterizo, renegociar el Tratado de Libre Comercio y “reactivar la economía y recuperar empleos”, negaron que haya llamado a la violencia y afirmaron que quienes participaron en los hechos “lo hicieron por su voluntad

Aunque todo lo anterior era previsible, no deja de ser interesante la manera en que los estadounidenses se visualizan, a pesar de todo.

Al inicio de la sesión, la líder de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, parafraseó el discurso que el presidente John F Kennedy había preparado para su gira por Dallas, el día en que lo asesinaron, en 1963: “en este país, más por destino que por opción, somos los custodios de los muros de la libertad mundial

Luego citó a otro presidente, Abraham Lincoln, quien afirmaba que los Estados Unidos de América deben sobrevivir “como la última esperanza del mundo”. Pelosi no fue la única, la frase se repitió en varias ocasiones, durante la sesión.

Más adelante, otro legislador aseguró “Este gran país, es el mejor país que haya existido”. Uno más, utilizó un lenguaje casi bíblico al señalar que el Congreso debería hacer una declaración inequívoca en el sentido de que “el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo, no perecerá en la tierra

Más adelante, se escuchó decir: “Estados Unidos de América era y es el faro que ilumina al mundo”. Otro representante se refirió al monumento que se encuentra a la entrada del Capitolio, llamado Apoteosis de la Democracia, lo que – sostuvo – refleja la genialidad de los Estados Unidos.

No deja de sorprender que los ciudadanos de los Estados Unidos sigan considerándose los poseedores de la verdad y los paladines de la democracia mundial, en los tiempos que corren, cuando su propio sistema político parece tan frágil y acaban de aprobar someter a juicio político a un presidente que se niega a aceptar los resultados de una elección que no le favoreció.

A propósito de…

La danza de las vacunas

Cristina Martin Urzaiz

Publicado

en

A propósito de las vacunas, otra vez. Al momento de escribir esta columna se habían aplicado más de un millón 800 mil en todo el país, la mayor parte de ellas, 860 mil, de Astra Zéneca, se destinaron a personas de la tercera edad. En el municipio de Ecatepec, Estado de México, donde actualmente se registra el mayor número de contagios, se aplicarán 200 mil de la china CoronaVac.

Además, 464 mil de los más de 665 mil trabajadores de la salud, es decir 70 por ciento, recibieron ya la segunda dosis de Pfizer-BionTech.

Son tantas las versiones, las especificaciones para su conservación, su origen, el lugar donde se envasan, el precio por unidad, el tiempo que debe pasar entre la primera y la segunda aplicación para y hasta las reacciones adversas que resulta confuso distinguir cuál es cuál.

Un hecho es indudable: en materia de vacunas el acaparamiento de las grandes potencias es la constante. Podríamos decir que al grito de “sálvese quien pueda”, 10 países se quedan con el 80 por ciento de la producción. Por ejemplo, Canadá tiene aseguradas más de 9 dosis por cada habitante, mientras que 100 de los países más pobres no cuentan con una sola.

Si lo redujéramos a un modelo muy localizado, resultaría absurdo que, en una colonia, dos familias almacenaran 8 de cada 10 de estos medicamentos, mientras los contagios continuaran imparables alrededor, especialmente cuando la relación con los vecinos es inevitable y frecuentemente aparecen nuevas cepas del virus.

Encerrarse en una casa atiborrada de vacunas, mientras fuera los demás enferman o mueren no parece una estrategia muy inteligente, porque ni siquiera sabemos si van a ser útiles en el futuro, frente a una enfermedad que plantea más dudas que certezas, dado el poco tiempo que lleva entre nosotros.

Aunque casi todos los días nos enteramos de nuevas versiones, citamos aquí algunas de las que llegarán a nuestro país: las de origen chino CoronaVac, envasada en Hong Kong, y CanSino, de una sola dosis que cuesta 4 dólares y se envasará en Querétaro. México contrató 32 y 35 millones de dosis respectivamente, hasta el momento. Aseguran los fabricantes que su efectividad es mayor al 85 por ciento en ambos casos.

La rusa Sputnik V, desarrollada por el Centro Gamayela, se conserva a temperaturas entre 2 y 8 grados. La primera y segunda aplicaciones tienen diferente fórmula, aunque ambas consisten en fragmentos del virus atenuado, a fin de que el organismo humano desarrolle anticuerpos para combatirlo, con un 92 por ciento de eficacia. En algún momento, se criticó que era la más barata y por eso el gobierno de nuestro país decidió adquirirla, pero no es así, su precio es de unos 10 dólares.

De la Pfizer, de origen estadounidense y alemán, aunque se envasa y distribuye desde Bélgica, nuestro país apartó 34.4 millones de unidades, pero la entrega se detuvo por el bloqueo que realizaron algunos países europeos, para satisfacer su demanda interna primero. Cuesta 19.5 dólares la dosis y promete una protección del 85 por ciento tras la primera aplicación y hasta 94 por ciento cuatro semanas después de la segunda.

Astra Zéneca, elaborada por la Universidad de Oxford en el Reino Unido, tiene un costo de entre 3 y 4 dólares, ofrece una efectividad de más del 85 por ciento. México recibirá la sustancia activa para elaborar y envasar 77.4 millones de dosis.

Las anteriores son las marcas que el gobierno mexicano ha contratado hasta el momento; sin embargo, cada día surgen nuevas marcas: Moderna, de Estados Unidos, cuya efectividad es de 95 por ciento y debe conservarse a menos 20 grados, con un costo de 25 dólares la dosis; las autoridades de salud estadounidenses acaban de autorizar la producción de Johnson y Johnson.

Debo mencionar el caso de Cuba que, una vez más, demuestra que su apuesta en favor de la salud y la educación es un gran acierto. Cuenta con 4 prospectos, el más avanzado se llama Soberana 02, desarrollado por los laboratorios estatales Biocubafarma, que se declaran listos para producir 100 millones de dosis, casi 10 veces la población de la isla.

Hasta aquí la información que, en este caso, servirá solamente para saciar nuestra curiosidad porque, no importa si te repugna la comida china o rechazas todo lo que suene a gringo o adoras el vodka. En cuanto te convoquen, te apresurarás para llegar a tiempo, te formarás, esperarás el tiempo necesario y recibirás, agradecido, la vacuna que te toque, porque significará que esta devastadora experiencia se acerca a su fin. ¿O me equivoco?

Continuar Leyendo

A propósito de…

Las primeras vacunas para los adultos mayores, un atisbo de esperanza

Cristina Martin Urzaiz

Publicado

en

A propósito del inicio del programa de vacunación para todos los mexicanos, que inicia con la aplicación para los mayores de 60 años, vislumbramos, al fin, un asidero hacia la normalización de nuestras vidas, luego de un año de incertidumbre, durante el cual cada estornudo, cada tos, un ligero malestar en la garganta, adquiere magnitud de tragedia ante la posibilidad de un contagio.

Aun quienes hemos permanecido prácticamente de tiempo completo en reclusión, con el mínimo contacto posible con otros seres humanos, nos mantenemos en un estado de alerta, cuyas consecuencias emocionales, sicológicas y hasta físicas no han sido valoradas todavía.

Hemos recibido la esperanza a cuentagotas: primero, la noticia de la elaboración de una vacuna en tiempo récord; luego, la posibilidad de que México la adquiriera; más adelante, las negociaciones con los fabricantes para la compra de millones de dosis y, recientemente, la llegada de las unidades destinadas al personal de salud.

Aunque el gobierno federal aseguró que los mayores de 60 años serían los siguientes beneficiados y se presentaron estrategias generales, la inquietud ha sido, indudablemente, el signo de estos tiempos. Las primeras informaciones giraban en torno a los tiempos: primero la población de más de 80 años, luego de 70 a 80 y, en tercer lugar, los de 60 a 70, se decía, sin precisar fechas o lugares.

Vino entonces la noticia de un registro en línea. El inicio de ese proceso fue una pesadilla en las entidades de mayor densidad de población, donde la inscripción fue una hazaña que muy pocos consiguieron. A los pocos días se corrigió la ineficacia y muchos adultos mayores pudimos realizar el trámite.

 En ese momento se aseguró que los beneficiarios recibirían a través de alguno de los números telefónicos o de los correos electrónicos de contacto la información de las fechas y los lugares de aplicación. Más adelante, las autoridades de Salud comunicaron que serían los habitantes de las poblaciones más aisladas los primeros en recibir la inmunización. Hubo otra noticia en torno a que los adultos mayores recibirían el fármaco de dosis única.

Sin embargo, todo se precipitó. El domingo 14 informaron que el lunes 15 empezaría la jornada en municipios seleccionados de todo el país. Para la Ciudad de México correspondió a las alcaldías Cuajimalpa, Milpa Alta y Magdalena Contreras, donde la población equivale al número de dosis establecidas para la primera semana.

El primer día fue notorio el desorden en los centros de vacunación. No requerían el folio del registro en línea, por el contrario, solicitaban documentos no previstos. Algunos lugares abrieron muy tarde, provocando largas filas en las afueras y tiempos de espera de más de 3 horas. Hubo desconfianza por la inexplicable toma de fotografías a los beneficiarios.

Al parecer, algunos errores del primer día se subsanaron; las filas y el tiempo de espera disminuyeron y se agilizó la atención. Se aplicaron 61 mil 831 dosis, entre lunes y martes, equivalentes al 80 por ciento de los fármacos destinados a esta entidad. Correspondieron a Cuajimalpa 20 mil 790 vacunas, a Magdalena Contreras 30 mil 587 y a Milpa Alta 10 mil 454.

Lamentablemente, el objetivo inicial de que les correspondiera a los mayores de 60 años el fármaco de dosis única no se logró en esta primera etapa, por lo que deberán acudir a una segunda aplicación en algunas semanas. Es muy importante recordar que la inmunización no es inmediata, ni siquiera tras el suministro de la segunda parte, sino hasta 15 días después, de tal forma que los cuidados y previsiones deben mantenerse.

Mientras en nuestro país la distribución de las vacunas no se ha observado ningún privilegio ni preferencia, en el mundo las cosas son muy distintas: el 75 por ciento de las primeras dosis se concentran en sólo 10 países, que, por supuesto, son los más ricos y poderosos. Algunos de ellos, incluso, han bloqueado la entrega ya programada a naciones como México y si se mantiene esta tendencia los estados más pobres del orbe deberán esperar hasta mediados del 2023 para acceder a ellas.

Según datos del Banco Mundial, las mayores economías del mundo, concentran más de nueve de cada diez dosis administradas, pese a albergar sólo a la mitad de la población mundial. Lo cual evidencia lo poco que los líderes de las potencias han aprendido de esta pandemia.

Continuar Leyendo

A propósito de…

Rita Cetina, poeta y educadora yucateca, precursora de la defensa de los derechos de la mujer

Cristina Martin Urzaiz

Publicado

en

A propósito de la creación de los centros de ayuda para mujeres, niñas y adolescentes, denominados “Las Siemprevivas,” en referencia a la publicación de la escritora y maestra yucateca Rita Cetina Gutiérrez, resulta un acto de justicia recordar su obra por los derechos de las mujeres, en la segunda mitad del Siglo XIX, cuando se vivía un clima de conservadurismo, regido por las clases económicamente poderosas y la jerarquía católica.

En su tiempo, se consideraba que la educación para las mujeres debía restringirse a darle elementos para “formar buenos ciudadanos, hombres útiles a sí mismos y a sus semejantes, y buenos e ilustrados ciudadanos que sirvan a la patria con lealtad y abnegación”, según los preceptos de la época.

Rita Cetina fundó “La Siempreviva”, publicación quincenal, cuyo primer número vio la luz el sábado 7 de mayo de 1870, con un costo de “un real pagadero al recibirlo” en Mérida y la posibilidad de envío a otros puntos del interior del estado y del resto de la República Mexicana.

En la parte superior de la revista se informaba: “es redactada exclusivamente por señoras y señoritas”, cuyos temas son las bellas artes, ilustración, recreo y caridad. En su nota editorial se exponían, como primer objetivo, trabajar para que la mujer “salga completamente de la esclavitud de la ignorancia y entre con paso lento, pero firme, en el sacrosanto templo de la verdad y de la ciencia

Se refería también al interés de las fundadoras de ese medio de comunicación por establecer una escuela de Bellas Artes para mujeres, por lo que se ofrecen gratuitamente clases de literatura, música, declamación y dibujo a cargo de las propias autoras de “La Siempreviva”, así como la formación de una pequeña compañía teatral, cuyas funciones podrían presentarse mensualmente.

Esa escuela fue el inicio de la carrera docente de Cetina Gutiérrez, que continuaría en el Instituto Literario de Niñas, que dirigió durante 18 años, en dos periodos; de 1877 a1879 y de 1886 a 1902.

Aunque la Ley de Instrucción Pública para el Distrito Federal, que establecía la obligatoriedad de la educación primaria, laica y gratuita para niñas y niños se promulgó en 1867, fue hasta 10 años después, en 1877, cuando se decretó en Yucatán. Sin embargo, en todo el país, hubo resistencia de grupos conservadores a la aplicación de la enseñanza igualitaria y se mantuvo el énfasis en la función de “hija, esposa y madre”, negando a las mujeres los conocimientos necesarios para acceder a la educación superior.

Ese era el clima en el que Rita Cetina desarrolló su trabajo, lo cual no impidió que formara e inspirará a generaciones de mujeres que protagonizarían, más adelante, luchas fundamentales respecto a los derechos de género. Aunque murió en 1908, un grupo de alumnas suyas formaron parte del Primer Congreso Feminista en Yucatán, en 1916, del que surgiría el movimiento sufragista en la entidad. Entre ellas, Porfiria y Felipa Ávila, Mercedes Pinto, Trinidad Pereira, Elena Osorio y Clara Steger.

También tuvo gran influencia sobre la sufragista Elvia Carrillo Puerto, quien creó la “Liga Feminista Rita Cetina” y sería una de las primeras tres mujeres diputadas en México, luego de conseguir el derecho a votar y ser elegidas en 1923 en Yucatán, avance se revirtió a raíz del asesinato del gobernador Felipe Carrillo Puerto. Sería hasta 1947, en el caso de elecciones locales, y en 1953, en las federales, cuando volvió a reconocerse el derecho de las mujeres a participar en política.

La maestra y activista Rita Cetina Gutiérrez escribió en el primer número deLa Siempreviva” una poesía titulada “A nuestro Sexo”:

¡Oh! Sí, sí; ¿no es verdad? Es que la hora

Ha llegado por fin tan esperada,

De levantar la frente que angustiada

Mustia y doliente se inclinara ayer.

Dejad la postración que tanto tiempo

La gloria y el saber os ha ocultado.

¡Oíd con atención! La hora ha llegado

De que ilustre también sea la mujer.

Continuar Leyendo

RECOMENDAMOS