Conecta con nosotros

Apuntes librescos

Escribidores ejecutivos

Rolando Bello Paredes

Publicado

en

El presidente de la República presumió, en su “opinión mañanera” del pasado 19 de noviembre, su nuevo libro: Hacia una economía moral, que “ya va a empezar a distribuirse para llegar a librerías”, y que primero estará a la venta en formato electrónico, vía internet.

Luego, abundó en su nueva obra: “El libro, el capítulo uno: La corrupción fue por mucho tiempo el principal problema de México. En la historia se registran infinidad de casos sobre este fenómeno económico y político -la corrupción, sostengo, es un fenómeno económico y político-, que, de manera absurda e interesada, ha sido calificada como social o cultural”.

Que su editor será Planeta, y que el tiraje será de 40 mil ejemplares. Y acerca de los ingresos que percibirá, informó: “Lo estoy viendo. La vez pasada entregué parte de las regalías a damnificados de los sismos, ahora voy a ver qué hago, tengo que consultar”.

En julio pasado anunció que escribiría ese libro: “Si tengo tiempo, voy a hacer un libro sobre la economía moral, si tengo tiempo. Para explicar el modelo alternativo al neoliberalismo, a la política neoliberal (…) Economía moral, si me tocara definir, lo diría de esa forma”. (El presidente ha dicho que trabaja 16 horas todos los días, entonces le habría dedicado, tal vez, otras dos horas más para la redacción de su libro, que en menos de cuatro meses concluyó y publicó).

Hacia una economía moral consta –apuntó el portal de Proceso (20 noviembre 2019) de tres partes: “La corrupción, el principal problema de México”, “El fracaso del modelo económico neoliberal”, y “Las nuevas políticas para la transformación”. El pasado jueves 21, Por Esto! informó que “a unas horas de haberse liberado en su formato electrónico en el portal de la librería Ghandi, Hacia una economía moral ya se ubica en el primer lugar de los más vendidos en la Tienda Kindle de Amazon.

A diferencia de dos de los últimos tres ejecutivos federales, López Obrador, es autor de cuando menos otros ocho libros: 1). “2018. La salida, Decadencia y renacimiento de México”, 2). “El poder en el trópico”, 3). “La mafia que se adueñó de México… y el 2012”, 4). “Oye, Trump. Propuestas y acciones en defensa de los migrantes en Estados Unidos”, 5). “Neoporfirismo. Hoy como ayer”, 6). “La gran tentación. El petróleo de México”, 7). “La mafia nos robó la presidencia. Sólo le han quitado una pluma a nuestro gallo”, 8). “Catarino Erasmo Garza Rodríguez. ¿Revolucionario o bandido?”. Felipe Calderón Hinojosa escribió, en 2006, el libro “El hijo desobediente. Notas en campaña”.

El exsecretario de Hacienda del gobierno de la 4T, Carlos Urzúa Macías, criticó el libro Hacia una economía moral, en artículo publicado en el diario El Universal (“De nuevo un manifiesto político”, 25 noviembre 2019). Dijo, entre otras cosas: “De economía no tiene casi nada”, “de tratado de moral tiene menos”, “el libro es, en el fondo, una versión corregida y aumentada del manifiesto político que el presidente López Obrador logró que aprobara la Cámara de Diputados como Plan Nacional de Desarrollo”.

En el caso de los escribidores ejecutivos yucatecos, se hizo una somera revisión desde el periodo gubernamental de 1970-1976 hasta el actual 2018-2024”, en el que han ocupado el cargo de gobernador de Yucatán: Carlos Loret de Mola, Francisco Luna Kan, Graciliano Alpuche Pinzón, Víctor Cervera Pacheco, Víctor Manzanilla Schaffer, Dulce María Sauri Riancho, Federico Granja Ricalde, Patricio Patrón Laviada, Ivonne Ortega Pacheco, Rolando Zapata Bello, y Mauricio Vila Dosal.

Hasta donde entiendo, sólo se reconocen como autores de libros, a Loret de Mola Mediz, Manzanilla Schaffer, y Sauri Riancho, quienes escribieron antes o después de sus respectivos mandatos gubernamentales.

Loret de Mola. Periodista antes y después del ejercicio político. Se conocen los siguientes libros: Ángel sin ojos, Yucatán en la patria, Manuel Cepeda Peraza. Soldado y estadista de la república, Confesiones de un gobernador, Los últimos 91 días, Los caciques, Mil días de Quetzalcóatl, El juicio, y Que la nación me lo demande (obra póstuma).

Manzanilla Schaffer. Es autor de diversos artículos y ensayos sobre temas jurídicos, políticos y sociales, y de los siguientes títulos: El Jurista ante la ley, Los Signos de Nuestro Tiempo, La Reforma Agraria Mexicana, México Falsificado y Devaluado, Confesiones Políticas, Neoliberalismo contra Humanismo, y El Drama de la Tierra en México.

Sauri Riancho. En coautoría con el investigador José Luis Sierra Villarreal, publicó recientemente el libro La Casta Divina por dentro y por fuera, en el que el lector encontrará, entre otros aspectos, “el listado de ese exclusivo y excluyente puñado de familias que dominaron la economía y la política peninsular en la época dorada del henequén”.  Además, es de su autoría, Élites y desigualdad regional. Los casos de Yucatán y Nuevo León, que le sirvió de tesis para optar por el grado de Doctora en Historia, obtenido en 2016.

La exgobernadora (1991-1993) es articulista y ha publicado varios ensayos, como el que contiene el Tomo II de la actualización de la Enciclopedia Yucatanense (2018), “El ciclo del estado en el henequén: de la promoción a la exclusividad”.

El Dr. Luna Kan cuenta con el trabajo “Estudio sobre Higiene y Servicios de Salud Pública en Yucatán”, que publicó el Tomo XI de la reedición, actualización y ampliación de la Enciclopedia Yucatanense (1980). El diario Por Esto! publicó durante varios años sus artículos, principalmente de temas políticos y sociales.

De los otros gobernadores no se conoce ninguna línea editorial, con excepción acaso de sus discursos políticos.

Buen Fin. El comercio mexicano organiza, desde 2011, unos días de “descuentos” en sus mercancías, al que denominó “Buen Fin”, con la finalidad de incrementar sus ventas y generar más ganancias para sus negocios mercantiles.

Este “Buen Fin” no se compara con el tradicional norteamericano, “Black Friday” (viernes negro), “que inaugura la temporada de compras navideñas con significativas rebajas en muchas tiendas minoristas y grandes almacenes”. Los conocedores dicen que es mucho mejor el viernes negro que el buen fin de semana mexicano.

El caso es que este año, una librería yucateca, que lleva el nombre del inmortal poeta italiano, Dante Alighieri, autor de la Divina Comedia, “considerada como una de las obras maestras de la literatura italiana y mundial”, ofreció a sus lectores una extraordinaria promoción: el 20% de descuento en todos sus libros.

Ninguna otra librería brindó esa gratificación a los lectores, quienes acudimos, felices, a las varias sucursales de la librería a surtirnos de las lecturas preferidas.

De esta manera, los lectores sí tuvimos un “buen fin” de semana. 

Leyes. Carlo Frabetti, en su ensayo de “La visión biblioteconómica del mundo”, (Jot Down, visto el 17 noviembre 2019), publicó “las cinco leyes de la biblioteconomía”:

– “En 1931 (el mismo año en que Gödel demostró sus teoremas de incompletitud), el matemático y bibliotecario indio Shiyali Ramamrita Ranganathan propuso sus cinco leyes de la biblioteconomía, que fueron rápidamente adoptadas como referente ético y metodológico por bibliotecarias/os de todo el mundo. Estas leyes son:

1. Los libros están para leerse.

2. A cada lector su libro.

3. A cada libro su lector.

4. Hay que ahorrarle tiempo al lector.

5. La biblioteca es un organismo en crecimiento.

Colón. El escritor Rodrigo Costoya Santos publicó su novela Portosanto, en que “plantea la sorprendente idea de que Cristóbal Colón era en realidad Pedro de Soutomaior, pero tuvo que fingir su muerte y reinventar una nueva identidad, la de un comerciante genovés, para poder cumplir con sus ambiciones”. Señala el autor que Colón “sí era gallego”.

La Real Academia de la Historia (RAH) informa que Colón nació en Génova, Italia, en 1451, que falleció en Valladolid, España, el 20 de mayo de 1506, y que fue “descubridor del Nuevo Mundo en 1492, primer almirante, virrey y gobernador de las Indias”.

Agrega: “La historia de Colón ha sido contemplada no como la de un simple mortal, sino como la de un mitológico semidiós capaz de gestas extraordinarias. Porque su empresa es, por antonomasia, uno de los acontecimientos trascendentales de la Historia de la Humanidad. Nadie pondrá en duda que el viaje de las tres carabelas es la primera de las palancas en la trasformación de la Historia mundial que se llama tránsito a la Edad Moderna”.

El nombre de Pedro de Soutomaior no está incluido en el extraordinario Diccionario Biográfico electrónico de la RAH.

Traspunte. “Expiación”, de Ambrose Bierce, en El Cuento, Revista de Imaginación, Premio Nacional de Periodismo 1981, número 143, abril-diciembre 1999, ejemplar de aniversario número de 35:

– “Dos mujeres se pelaban en el paraíso por la posesión de un hombre que acababa de llegar.

– Yo era su mujer –declaró una.

– Y yo su amante –dijo la otra.

San Pedro dijo al hombre:

– Vete a otro sitio: ya has sufrido bastante”.

Apuntes librescos

Gabo

Rolando Bello Paredes

Publicado

en

En los archivos-biblioteca de mis Apuntes librescos ocupa un lugar distinguido la obra del escritor colombiano, Gabriel García Márquez. Él fue un formidable periodista. Jon Lee Anderson, en el prólogo del libro de García Márquez, El escándalo del siglo, opina: “Gabo fue periodista; el periodismo fue en cierto modo su primer amor y, como todos los primeros amores, el más duradero”.

El periodismo era, enjuiciaba el autor de Cien años de soledad, “el mejor oficio del mundo”.

Cuando le otorgó el Premio Nobel de Literatura en 1982, la Academia Sueca dijo que lo hizo “por sus novelas e historias cortas, en las que lo fantástico y lo real se combinan en un mundo ricamente compuesto de imaginación, lo que refleja la vida y los conflictos de un continente”.

Gabriel García Márquez nació el 6 de marzo de 1927, en Aracataca, Colombia. Gerald Martín, el biógrafo inglés, así lo rememora: “El niño nació con una vuelta de cordón alrededor del cuello -luego él mismo atribuiría su tendencia a la claustrofobia a aquel contratiempo temprano- y pesó, según se dijo, cuatro kilos doscientos gramos. Su tía abuela, Francisca Cimodosea Mejía, propuso que lo frotaran con ron y le echaran agua bendita, por si había algún otro percance”. Falleció el jueves santo de 2014.

El escándalo del siglo (con prólogo de Jon Lee Anderson, Editorial Diana, México, 2019) contiene cincuenta escritos entre 1950 y 1984, publicados en El Heraldo, de Barranquilla; El Espectador, de Bogotá; Revista Crónica, de Barranquilla; Élite, de Caracas; Momento, de Caracas; Revista Casa de las Américas, de La Habana; Alternativa, de Bogotá; El País, de Madrid; y Revista Proceso, de México.

Esta selección proviene de Obra periodística, cinco volúmenes, que compiló Jacques Gilard, y que se publicó entre 1981 y 1990. García Márquez es autor también de tres reportajes novelados: Relato de un náufrago, La aventura de Miguel Littín clandestino en Chile, y Noticia de un secuestro.

Al leer sus artículos, da la impresión que está uno leyendo un bosquejo de novela. El estilo es único e irrepetible, aunque él confiese que el “primer propósito con estas notas es que cada semana les enseñen algo a los lectores comunes y corrientes, que son los que me interesan, aunque esas enseñanzas les parezcan obvias y tal vez pueriles a los sabios doctores que todo lo saben”.

En la introducción de una antología de textos periodísticos de Gabriel García Márquez, coeditada por la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano, Conaculta y el Fondo de Cultura Económica, se lee:

“En el caso de García Márquez, su amplia carrera cubrió, como la de muy pocos, la de reportero de calle, de cronista, de columnista, de corresponsal internacional y de periodista que escribía en la prensa de otro país. Fue el periodismo el que le soltó la muñeca y la imaginación al novelista cuando ensayaba en sus escritos diarios lo que aprendía en sus lecturas, o cuando elaboraba su lenguaje particular y desarrollaba temas venideros. Así, en sus artículos y crónicas de los primeros años, García Márquez ponía en práctica o comentaba diariamente lo que descubría en sus lecturas literarias. Al leerlo hoy sabemos directamente, o podemos leer entre líneas, de su conocimiento desde muy joven de Faulkner, Woolf, Proust, Capote, Borges, Kafka o Joyce; o sobre los Buendía y otros personajes; o del origen de algunas ideas y temas que serán expuestos en Cien años de soledad; o, también, sobre su interés marcado por la música vallenata y la cultura popular de su región caribeña. En ese entonces, García Márquez ya trabajaba en el diario El Heraldo, de Barranquilla, y comenzaba a frecuentar casi diariamente el camino del comentario o de la crónica, que siempre proporcionan distancia panorámica. De la crónica, García Márquez terminará por convertirse en uno de los modelos inmejorables en castellano”.

El mejor homenaje, estoy convencido, que se le puede rendir a Gabriel García Márquez es leer o releer su obra literaria y periodística.

En 1975, leí su portentosa obra Cien años de soledad, en la 40ª edición de 1974, bajo el sello de la Editorial Sudamericana, y con la portada emblemática de Vicente Rojo. Fue una edición de diez mil ejemplares que terminaron de imprimirse en Argentina el 14 de agosto de 1974.  Desde entonces, he leído Cien años de soledad en cuatro ocasiones distintas, y la segunda vez, elaboré, rudimentariamente, el árbol genealógico de los Buendía.

La portada de la primera edición de mayo de 1967, se apunta y reproduce en la edición de 2007 de la Real Academia Española (RAE), “representa un galeón hundido en medio de la selva, (que) se tuvo que improvisar al no llegar a tiempo la que se había encargado a Vicente Rojo y que aparecería en la segunda edición de junio del mismo año”.

Más reciente, conservo también la edición de la más grande obra literaria de latinoamericana, así la considero, editada por la RAE y la asociación de Academias de la Lengua Española, luego de haber publicado la edición popular del Quijote. En el colofón se apunta, con belleza, que “este libro se acabó de imprimir el 6 de marzo de 2007, día en que Gabriel García Márquez cumple ochenta años y CXL aniversario de la ascensión de Remedios, la Bella, al cielo”.

En marzo último, se anunció que una empresa estadounidense de entretenimiento adquirió los derechos de la novela Cien años de soledad, para hacer una serie televisiva, cuyos productores serán los hijos de García Márquez, Rodrigo y Gonzalo García Barcha, director de cine y diseñador gráfico, en su orden.

Empeño. En el reportaje de José Ávila, “Así se vive el negocio prendario de Nacional Monte de Piedad” (Expansión, 18 de julio de 2019), se asegura que el Premio Nobel de Literatura 1982, Gabriel García Márquez, “empeñó su batidora y un calentador de su estudio para costear el envío del manuscrito de Cien años de soledad”.

En su discurso de aceptación del Nobel, intitulado “La soledad de América Latina”, el creador de Macondo, dijo:

“Un día como el de hoy, mi maestro William Faulkner dijo en este lugar: “Me niego a admitir el fin del hombre”. No me sentiría digno de ocupar este sitio que fue suyo si no tuviera la conciencia plena de que por primera vez desde los orígenes de la humanidad, el desastre colosal que él se negaba a admitir hace 32 años es ahora nada más que una simple posibilidad científica. Ante esta realidad sobrecogedora que a través de todo el tiempo humano debió de parecer una utopía, los inventores de fábulas que todo lo creemos, nos sentimos con el derecho de creer que todavía no es demasiado tarde para emprender la creación de la utopía contraria. Una nueva y arrasadora utopía de la vida, donde nadie pueda decidir por otros hasta la forma de morir, donde de veras sea cierto el amor y sea posible la felicidad, y donde las estirpes condenadas a 100 años de soledad tengan por fin y para siempre una segunda oportunidad sobre la tierra”.

Carlos Fuentes. El Fondo de Cultura Económica (FCE) publicó el año pasado el libro Conferencias políticas. Educación, sociedad, democracia, que contiene diversos ensayos del autor de La región más transparente, obra publicada en 2008 por la Real Academia Española, en una edición conmemorativa por el cincuentenario de la novela.

Las Conferencia políticas incluyen: “La situación mundial y la democracia” (10 de febrero de 1992), “La máquina del tiempo” (1995-1997), “Decálogo del cambio” (25 de octubre de 1995), “Nueva educación, nuevo milenio” (3 de julio de 1997), “México: generaciones y regeneraciones” (29 de enero de 1999), “Responsabilidad social y sociedad civil” (15 de noviembre de 2001), “España y México: sol y sombra” (8 de septiembre de 2006), “El bicentenario de la independencia” (7 de junio de 2007), “El desafío de la educación” (10 de febrero de 2010), “Tiempo de despegar” (26 de octubre de 2010), “Los tiempos de la actualidad” (1º de febrero de 2012).

También te puede interesar: Escribidores ejecutivos

Ahora su viuda, Silvia Lemus, anuncia las “Conferencias literarias”, bajo el sello editorial de Alfaguara, para “llegar a un mayor número de países”. El anuncio contiene también una denuncia, que explica por qué no se publicaría en el FCE: “Su prioridad es la colección popular Vientos del Pueblo. La cultura del país está sufriendo un fuerte recorte. Buscamos otras opciones para que los libros de Carlos Fuentes lleguen a los lectores, que no se detengan”.

Las Conferencias literarias incluirán ensayos y conferencias impartidas por Fuentes en universidades nacionales y extranjeras, “en tres apartados: sus maestros, sus amigos y su concepción de la novela” (Excélsior, 14 de junio de 2019).

García Márquez, en El escándalo del siglo, dice del autor de Aura: “Uno entraba entonces en el estudio de Carlos Fuentes, y lo encontraba escribiendo a máquina con un solo dedo de una sola mano, como lo ha hecho siempre, en medio de una densa nube de humo y aislado de los horrores del universo con la música de los Beatles a todo volumen”.

Traspunte. “Cleptómana de cucharillas”, de Ramón Gómez de la Serna, en El Cuento, Revista de Imaginación, Premio Nacional de Periodismo 1981, número 143, abril-diciembre 1999, ejemplar de aniversario número de 35:

– “Era poderosa y aristocrática, pero tenía la obsesión de las cucharillas.

Es esa una cleptomanía corriente sobre todo en los palacios reales, y por eso hubo reyes que cambiaron las de oro por otras de similor, para evitar que se llevasen tan costo “recuerdo de S.M.”.

Poseía cucharillas de los mejores hoteles del mundo, de las casas más nobles –con el escudo en el agarradero-, y hasta algunas arrancadas a las colecciones napoleónicas.

Un día, sin poder resistir mi curiosidad, le pregunté qué se proponía almacenando tantas cucharillas.

Entonces la cleptómana me dijo en voz baja:

– Vengarme del mundo… Dejarlo sin una cucharilla… Que muevan el café con un tenedor”.

Continuar Leyendo

Apuntes librescos

Consejos editoriales locales: uno “vivo” y otro “muerto”

Rolando Bello Paredes

Publicado

en

El Consejo Editorial de la secretaría de la Cultura y las Artes (Sedeculta) fue creado por decreto ejecutivo de fecha 18 de abril de 2013, publicado en el diario oficial estatal el 14 de mayo del propio año. Se instaló el 31 de julio de 2013, en una ceremonia realizada en el Salón de la Historia de Palacio de Gobierno, cuando el titular de la dependencia cultural era el Dr. Raúl Vela Sosa.

El objeto del Consejo, era: 1. Evaluar y seleccionar las producciones (toda obra editorial, así como el material audiovisual o  electrónico que se genera con la finalidad de ser puesta a disposición del público) que le sean propuestas; 2. Fungir como promotor de políticas de creación de espacios para que las producciones de preserven, difundan y distribuyan; y, 3. Regular las políticas editoriales de Sedeculta.

Sus integrantes fueron: Presidente, Roldán Peniche Barrera; secretario ejecutivo, Jorge Cortés Ancona; y consejeros Virginia Carrillo Rodríguez, Rita Castro Gamboa, Felipe Couoh Jiménez, José Cutz Medina, Ena Evia Ricalde, Laura Machuca Gallegos, Karla Marrufo Huchim, Celia Pedrero Cerón, Joed Peña Alcocer y Faulo Sánchez Novelo. 

En los seis años de la administración pública estatal 2012-2018, se editaron más de cien libros: “La tasa de libros editados o coeditados de 2013 a 2018 ha tenido un promedio de1.1 libros por cada 100 mil habitantes, superior a la tasa de 2012 de 0.2 libros por cada 100 mil habitantes”, según el 6º. Informe de Gobierno.

Algunos títulos publicados: Los mayas tienen la palabra, de Francesc Ligorred; Delfina, de Emiliano Canto Mayén; Poesía Completa Tomo 2, de Raúl Renán, De México para el mundo: Manuel Lizama, de Gladys Díaz Negrón; Ritual maya del dios desconocido, de Raúl Cáceres Carenzo; Historia del héroe y el demonio del noveno infierno, de Roldán Peniche Barrera; Allí canta el ave, ensayos sobre música yucateca, de Enrique Martín Briseño; Los hijos de Caissa, de Conrado Roche; ¡Música, maestro! y Bandas de música del estado de Yucatán, documentos para su historia, de Faulo Sánchez Novelo; El caracol, de Carolina Luna.

En julio último, la secretaria de la Cultura y las Artes anunció la extinción del Consejo Editorial de Sedeculta: “concluyó sus compromisos”. En consecuencia, el Ejecutivo 2018-2024 dejó de brindar el apoyo y las facilidades necesarias para el cumplimiento del objeto del Consejo Editorial. El presupuesto de egresos del Ejecutivo para 2019 apenas dedicó la cantidad de 1 millón 960 mil pesos, al rubro denominado “Fomento y promoción del hábito a la lectura y la producción literaria y editorial”.

“La falta de recursos presupuestales obliga a Sedeculta  a editar este año libros en formato digital, y no de manera impresa”, según informó la titular de Sedeculta. Justificó: “Como todos sabemos, ahora la austeridad nos impide disponer de un presupuesto para poder hacer publicaciones físicas, pero queremos proponer algunos esquemas electrónicos en lo que nos vamos estabilizando y podemos garantizar la edición de nuevos ejemplares a través de alianzas con casas editoriales y una gestión más avanzada”.

Anunció que se publicarían de manera electrónica los siguientes títulos: “La tremenda aventura”, de Oswaldo Baqueiro López; “Un desprestigiado reino”, de Gustavo Ruiz Pascacio; “Kahlay: las edades del polvo”, de Indalecio Cardeña Vázquez; Las fotos del antropólogo  Christian H. Rasmussen; “A piel de Luna”, de Feliciano Sánchez Chan, y “La Guardiana de estrellas”, de José Guillermo Ricalde Pérez.

No encontré esos títulos en una revisión hecha al portal de Sedeculta.

La Universidad Autónoma de Yucatán (UADY) sí conserva su Consejo Editorial, a diferencia del Ejecutivo del estado. Es el “órgano colegiado responsable de validar el proceso definido en las Políticas de la Casa Editorial UADY, coadyuvando a la evaluación de los materiales sometidos a publicación”. Está integrado por nueve representantes de altas casas nacionales de estudio y una extranjera.

La coordinadora es la Dra. Karla Yolanda Acosta Viana, de la UADY; y como consejeros: Dr. Xavier Cortés Rocha, Dr. José Luis Fernández Zayas y Dr. Roberto Rodríguez Gómez, de la Universidad Nacional Autónoma de México; Dra. Virginia García Acosta, del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social; Dra. Diana Guillén Rodríguez, del Instituto de Investigaciones Dr. José María Luis Mora; Dr. Roberto Rodríguez Gómez, de la Universidad Autónoma Metropolitana; Dr. Jorge Hernández de Anda, de la University of Florida; y, Dr. José Salvador Flores Guido, de la UADY.

En marzo de 2018, por acuerdo del rector de la UADY, se creó la Casa Editorial, persiguiendo, entre otros, los siguientes fines:

– “Contribuir a que la producción científica, humanística, tecnológica y cultural de la Universidad pueda tener un alto grado de visibilidad nacional e internacional”;

– “Difundir el conocimiento científico, humanístico, tecnológico, cultural y la innovación entre grupos interesados y la sociedad en general”;

– “Publicar resultados originales de proyectos de investigación realizados al interior de la Universidad, así como de otras instituciones nacionales y extranjeras, caracterizadas por su alta calidad académica, científica, humanística, tecnológica y cultural”.

Al finalizar el año 2019, dos importantes consejos editoriales locales guardan la presente situación: Uno está “vivo” y el otro está “muerto”.

Otros Premios. Editorial Planeta existe desde 1949, con sede en la capital española, antes residió en la ciudad catalana de Barcelona. Se considera la “empresa insignia” del Grupo Planeta. Premia desde 1952 la “mejor obra inédita”. Entrega al autor la cantidad de 601 mil euros (casi trece millones de pesos).

Este año correspondió al escritor Javier Cercas, por su novela Terra Alta. Cercas es colaborador de diario madrileño “El País”. Al informar en sus páginas la designación de Cercas, Laura Fernández escribe de la obra: “Una historia de plena actualidad, con el telón de fondo en el procés y un protagonista llamado Melchor Marín, exdelincuente convicto, héroe en los atentados yihadistas de Cambrils de 2017 y actual mosso d’esquadra en Gandesa (Tarragona). Su cometido es resolver un triple asesinato” (El País, 16 octubre 2019).

En 2014, Cercas publicó el libro El impostor, que “cuenta la historia del sindicalista español Enric Marco Batlle, de quien se descubrió que había falsificado información para hacerse pasar como superviviente de los campos de concentración nazis durante la Segunda Guerra Mundial” (Wikipedia).

El año pasado, el escritor Santiago Posteguillo obtuvo el Premio Planeta de Novela, por su obra “Yo, Julia”. Antes, en 2014, la distinción literaria fue para el mexicano Jorge Zepeda Patterson, por su novela “Milena o el fémur más bello del mundo”.

El Premio Princesa de Asturias de las Letras 2019 se otorgó a la escritora Siri Hustvedt. Se concede “a la persona, grupo de personas o institución cuya labor creadora o de investigación represente una contribución relevante a la cultura universal en los campos de la Literatura o de la Lingüística”. Tiene una dotación económica de 50 mil euros.

Hustvedt es una novelista, ensayista y poeta feminista​ norteamericana de padres noruegos. Es autora de Recuerdos del futuro, El mundo deslumbrante, La mujer que mira a los hombres que miran a las mujeres, El verano sin hombres, La mujer temblorosa: o la historia de mis nervios, entre otros.

En 2015 lo recibió el escritor cubano Leonardo Padura, conocido por sus novelas policiacas del detective Mario Conde y por la novela El hombre que amaba a los perros.

Dos mexicanos han sido distinguidos con el premio español, que se entrega desde 1981: Juan Rulfo, en 1983, y Carlos Fuentes en 1994.

Hay otros premios literarios, que importan cantidades varias, todas en euros: Premio Alfaguara de Novela, 175 mil; Premio Fernando Lara de Novela, 120 mil; Premio Primavera de Novela, 100 mil; Premio Ramón Llull, 60 mil; Premio Azorín, 45 mil; Premio Biblioteca Breve de Novela, 30 mil; Ateneo de Sevilla de Novela, 25 mil; Premio Café Gijón, 20 mil; y, Premios Tusquets, Nadal, Málaga y Herralde, 18 mil cada uno (ver artículo de Mónica Zas Marcos, “Cómo mantener la fe en los premios literarios aunque no creas en el Planeta ni ganes 600.000 euros”, en el español eldiario.es).

El Nobel de Literatura dotaría a Olga Tokarczuk y Peter Handke de 830 mil euros (casi 18 millones de pesos).

Ferias. Este año, la Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil (Filij), que se lleva a cabo en la Ciudad de México, tendrá también como escenario la ciudad de Mérida. Se inaugurará en noviembre: a partir del Día de los Muertos y hasta el siguiente domingo 10. Ocupará espacios del Parque de la Paz, la explanada de la ex Penitenciaría Juárez, el Foro Alternativo “Rubén Chacón” y el Centro Cultural del Issste. El evento es coordinado por el promotor cultural Rafael Morcillo López, iniciador de la Feria Internacional de la Lectura Yucatán (Filey).

La Filij es un espacio de promoción a la lectura dirigido a niños y jóvenes y difusión editorial, asimismo dispone de un foro de encuentro con destacados y prestigiosos autores, estudiosos, investigadores, especialistas e interesados en literatura infantil y juvenil. La primera se efectuó en 1981.

Otra. Es la XVII Feria Internacional del Libro Jurídico del Poder Judicial de la Federación, a celebrarse del 11 al 15 de noviembre, en la Ciudad de México, cuyo objetivo, entre otros, es “fortalecer la cultura de la legalidad”.

Franco. En Toledo, España, hay una placa dedicada al dictador, que dice: “Su excelencia el jefe de Estado y Generalísimo de los Ejércitos, D. Francisco Franco Bahamonde, Caudillo de España”. Sus restos fueron trasladados, el pasado jueves 24, del Valle de los Caídos al Cementerio de Mingorrubio, “conocido  -informa Wikipedia- por albergar a diversos altos cargos de la dictadura franquista”.

Coincidente con el destino de los restos del “Caudillo”, apareció la novela del historiador Luis Rius Caso, El espía de Franco. Un “thriller literario en el que reconstruye el asesinato del embajador de Francisco Franco en México, José Gallostra, ocurrido el 20 de febrero de 1950 en las calles de la Ciudad de México perpetrado por Gabriel Fleitas Rouco, un anarquista a quien se vinculó con la organización masona la Legión del Caribe”.

El autor expone: “El asesinato de Gallostra tenía muchos sótanos ocultos y un perfil tan de thriller que decidí usar la ficción para vincular elementos que en un ensayo académico hubiesen quedado fuera como la presencia de la Legión del Caribe, que es un tema que no se ha estudiado. Esa organización que se relacionó con el asesino de Gallostra, es la misma que años después adiestra a Fidel Castro y al Che Guevara para que consumen la Revolución Cubana” (ContraRéplica, 22 octubre 2019).

Traspunte. “Así empezó”, de Pedro Álvarez del Villar, en El Cuento, Revista de Imaginación, Premio Nacional de Periodismo 1981, número 143, abril-diciembre 1999, ejemplar de aniversario número de 35:

– “El pueblo hebreo conducido por Moisés se detuvo a las orillas del Mar Rojo. Los perseguidores estaban muy cerca. Un hombre se acercó al gran líder y preguntó: “¿Qué harás ahora?” Moisés le contestó: “Haré que se abran las aguas, pasaremos nosotros y cuando pasen aquellos haré que las aguas se cierren, sepultándolos”. El hombre dio un alarido de admiración y dijo: “Si logras hacer eso, te juro que te consigo ocho planas en la Biblia”. Había nacido la profesión de relaciones públicas”.

Continuar Leyendo

Apuntes librescos

Nobel de Literatura 2018 y 2019

Rolando Bello Paredes

Publicado

en

Luego del escándalo de 2018, la Academia Sueca otorgó dos premios en 2019, a los escritores, la polaca Olga Tokarczuk, el de 2018, y el austriaco Peter Handke el de 2019. A la primera, por la “imaginación narrativa que con pasión enciclopédica representa el cruce de fronteras como una forma de vida”; y al segundo, por el “ingenio lingüístico con que ha explorado la periferia y la especificidad de la experiencia humana”.

El jurado de este año ha estado compuesto por cuatro miembros del Comité (Anders Olsson, Per Wästberg, Kritina Lugn y Jesper Svenbro) y un refuerzo de cinco especialistas externos (Mikaela Blomqvist, Rebecka Kärde, Kristoffer Leandoer, Henrik Petersen y Gun-Britt Sundström). Cinco hombres y cuatro mujeres: todos suecos (The Washington Post – Post Opinión, 10 octubre 2019).

Tokarczuk es la segunda mujer polaca en recibir la distinción, antes fue la poeta Wislawa Szymborska, en 1966, “por su poesía que con precisión irónica permite que los contextos histórico y biológico salgan a la luz en los fragmentos de la realidad humana”. Otros polacos distinguidos con el Nobel de Literatura: 1905, Henryk Sienkiewicz, “por sus méritos sobresalientes como un escritor épico”; 1924, Władysław Reymont, “por su gran épica nacional, Los campesinos”; 1978, Isaac Bashevis Singer, “por su arte narrativo apasionado que, con raíces en una tradición cultural judía polaca, traen a la vida las condiciones humanas universales”; 1980, Czesław Miłosz, “quien con una lucidez no comprometedora expresa la condición expuesta del hombre en un mundo de conflictos graves”.

Handke es el segundo austriaco en recibir el premio, antes lo fue la novelista Elfriede Jelinek, en 2004, “por su flujo musical de voces y contra-voces en novelas y obras teatrales que, con extraordinario celo lingüístico, revelan lo absurdo de los clichés de la sociedad y su poder subyugante”.

El Nobel de Literatura se ha otorgado solo a 15 mujeres, incluyendo a Tokarczuk. Las otras catorce son: 

– Selma Lagerlof (1909, sueca), Grazia Deledda (1926, italiana), Sigrid Undset (1928, danesa), Pearl S. Buck (1938, norteamericana), Gabriela Mistral (1945, chilena), Nelly Sachs (1966, alemana), Nadine Gordimer (1991, sudafricana).

– Chloe Anthony Wofford (Toni Morrison, 1993, norteamericana), Wisla Szymborska (1996, polaca), Elfriede Jelinek (2004, austriaca), Doris Lessing (2007, británica), Herta Müller (2009, rumana), Alice Munro (2013, canadiense), y Svetlana Aleksiévich (2015, rusa).

La obra publicada de Olga Tokarczuk: La ciudad en los espejos (1989), El viaje de los hombres del Libro (1993), E. E. (1995), Un lugar llamado antaño (1996), El ropero (1997), Casa diurna, casa nocturna (1998), Relatos navideños (2000), La muñeca y la perla (2000), Concierto de varios tambores (2001), Historias últimas (2004), Anna In en los sepulcros del mundo (2006), Los corredores (2007- novela ganadora del Premio Literario Nike 2008), Ara a través de los huesos de los difuntos (2009), El momento del oso (2012), Los libros de Jacob (2014 – novela histórica ganadora del Premio Literario Nike 2015), Sobre los huesos de los muertos (2016), Alma perdida (2017), Relatos bizarros (2018).

Y la de Peter Handke, entre otros: Novela y relatos: Los avispones (1966), El vendedor ambulante (1967), Bienvenida al Consejo de Administración (1967), El miedo del portero ante el penalty (1970), Carta breve para un largo adiós (1972), Don Juan contado por él mismo (2004), Kali (2007), La noche del Morava (2008), La gran caída (2011).Teatro: Insultos al público (1966), Gaspar (1967), El pupilo quiere ser tutor (1969), Los hermosos días de Aranjuez (2012).Ensayo y anotaciones: Cuando desear todavía era útil (1974), El peso del mundo. Un diario 1975-1977 (1977), Historia del lápiz (1982), Fantasías de la repetición (1984), Ensayo sobre el cansancio (1989), Ensayo sobre el lugar silencioso (2012), Ensayo sobre el loco de las setas. Una historia en sí misma (2013). Poesía: Contra el sueño profundo (1977), Por los pueblos (1981).

Tokarczuk sólo tiene tres libros traducidos al español: Un lugar llamado antaño, Sobre los huesos de los muertos, y de próxima aparición, Los errantes. Hay más de Handke.

En 2017, el Nobel de Literatura fue para el escritor japonés Kazuo Ishiguro (de nacionalidad británica a partir de 1982), “por sus novelas de gran fuerza emocional han descubierto el abismo bajo nuestro ilusorio sentido de conexión con el mundo”. Una de sus novelas afamadas es Los restos del día (The remains of the day) (1989). La más reciente es El gigante enterrado (2015). La primera fue llevada en 1993 a la “pantalla grande”, en una muy buena versión, interpretada por dos excelentes actores, Emma Thompson y Anthony Hopkins, y dirigida por el estadounidense James Ivory. Según mis registros, otros dos japoneses han recibido el Premio Nobel de Literatura: Yasunari Kawabata, en 1968, autor de La casa de las bellas durmientes, y Kenzaburō Ōe, en 1994, autor de La presa, su primera novela.

La entrega de los premios 2018 y 2019 tendrá lugar el siguiente martes 10 de diciembre, en una ceremonia en la Sala de Conciertos de Estocolmo, Suecia.

Horas después del anuncio del Premio Nobel de Literatura, falleció la escritora y crítica literaria, Sara Danius, primera mujer en dirigir la Academia Sueca, encargada del otorgamiento anual de la distinción literaria. 

La prensa informó: “Sucedió a Peter Englund en el cargo más importante de la institución, que en 300 años de historia desempeñaría por primera vez una mujer. Bajo su dirección, la Academia Sueca realizó elecciones polémicas para el Nobel de Literatura: la bielorrusa Svetlana Alexievich, el cantautor estadunidense Bob Dylan y el británico Kazuo Ishiguro. Y la crisis histórica tras las acusaciones de abusos sexuales y de filtraciones vertidas en noviembre de 2017 por 18 mujeres en Dagens Nyheter, el principal diario sueco, contra una persona muy vinculada a la Academia.” (Excélsior 12 octubre 2019).

Alfred Nobel falleció precisamente el 10 de diciembre de 1886. “En su testamento firmado el 27 de noviembre de 1895 en el Club Sueco-Noruego de París, Nobel instituye con su fortuna un fondo con el que se premiaría a los mejores exponentes en la Literatura, Fisiología o Medicina, Física, Química y de Paz. Se calcula que su fortuna en el momento de su muerte era de 33 000 000 coronas, de las que legó a su familia apenas 100 000 coronas. El resto fue destinado a los Premios Nobel” (Wikipedia).

Sobre los premios Nobel, únicamente tres mexicanos lo han recibido: Alfonso García Robles, Nobel de la Paz, en 1982; Octavio Paz, de Literatura, en 1990; Mario Molina, correceptor junto con el neerlandés Paul J. Crutzen y el estadounidense Frank Sherwood Rowland, el Premio Nobel de Química, en 1995.

(Al día siguiente del anuncio del Nobel de Literatura 2018 y 2019, acudí a una librería nacional, instalada en una plaza comercial meridana, y desafortunadamente no encontré el libro de Olga Tokarczuk, Sobre los huesos de los muertos. Dice el promocional: “Escrito bajo la forma de un thriller negro, Sobre los huesos de los muertos es un libro que muestra la complejidad del ser humano y las contradicciones que habitan en el fondo de su alma. Las acciones de esta novela de corte policiaco se desarrollan en una provincia montañosa de Polonia. Está protagonizada por Janina Duszejko, una mujer jubilada que intenta resolver el homicidio de varios cazadores. La autora cuestiona tanto la falta de respeto del hombre hacia la naturaleza como el peligro del radicalismo ambientalista, por muy buenas que sean sus intenciones. El libro constituyó un gran éxito editorial en Polonia”. Se me informó que en los próximos días llegará, al igual que los otros libros de ella y de Peter Handke).

Tiempos recios. La más reciente obra del Premio Nobel de Literatura 2010, Mario Vargas Llosa, Tiempos recios, se encuentra ya en librerías, desde el pasado martes 8 de octubre.

En la promoción de la novela: “Una historia de conspiraciones políticas e intereses encontrados durante la Guerra Fría. Una mentira que pasó por verdad y cambió el devenir de América Latina”. Agrega: “En esta novela apasionante, que conecta con la aclamada La Fiesta del Chivo, Mario Vargas Llosa funde la realidad con dos ficciones: la del narrador que libremente recrea personajes y situaciones, y la diseñada por aquellos que quisieron controlar la política y la economía de un continente manipulando su historia”.

El primer párrafo de la novela, publicado en el portal del periódico colombiano El Espectador:

– “Aunque desconocidos del gran público y pese a figurar de manera muy poco ostentosa en los libros de historia, probablemente las dos personas más influyentes en el destino de Guatemala y, en cierta forma, de toda Centroamérica en el siglo XX fueron Edward L. Bernays y Sam Zemurray, dos personajes que no podían ser más distintos uno del otro por su origen, temperamento y vocación”.

Cronista. El periodista antropólogo José Germán Pasos Tzec, quien es autor del libro Travestis, Transgéneros y Transexuales de Mérida: Escenarios y Pasarelas, espacios de expresión y represión de la diversidad genérica, fue designado, el pasado 3 de octubre, como cronista oficial y vitalicio del colectivo Lésbico, Gay, Bisexual, Travesti, Transexual, Transgénero e Intersexual (LGBTTTI).

Dice la promoción del libro: “A través de referencias hemerograficas, bibliográficas, notas periodísticas, entrevistas de primera y segunda mano, datos presenciales y muchas fotos, el autor realizó este ejercicio periodístico con el afán de acercar a sus lectores a la realidad de los Transgéneros”.

Traspunte. Pregunta y respuesta a los bibliófilos, bibliómanos, bibliópatas y/o enfermos del libro, en reportaje de Daniel Heredia, “Diez libros sobre libros (III), en portal Zenda (6 noviembre 2013):

– “¿Codicia poseer una encuadernación antropodérmica con la piel de su actriz (o actor) favorita para acariciarla todas las noches con las yemas de los dedos? Y no se acongoje por esta última pregunta, en la Francia y el Reino Unido de los siglos XVII y XVIII era costumbre usar la piel de los criminales ejecutados para encuadernar libros”.

Continuar Leyendo

RECOMENDAMOS