Conecta con nosotros

Editorial

La política en México: descomposición imparable

Mario Alejandro Valdez

Publicado

en

Probablemente sea uno de los políticos más populares del país, pero también ha sido señalado desde hace años como un hombre violento, adicto al alcohol y agresor sexual. Se trata de Félix Salgado Macedonio quien se aferra en estos días a la candidatura de MORENA a la gubernatura de Guerrero, pese a un alud de testimonios en su contra y al menos dos denuncias penales en proceso. No obstante lo anterior, todas las encuestas señalan que no sólo ganaría la elección si finalmente se presenta como candidato, sino que arrasaría a sus contrincantes, quienes, por otro lado, tienen expedientes aún peores. Aquí vemos a un candidato con una figura pública arrolladora, pero cuyo truculento pasado se ha visibilizado de un modo muy negativo.

En cambio, en nuestro Yucatán, las alianzas políticas están guardando a sus candidatos ante el temor al naufragio. No se puede entender de otra forma que el gobernante Acción Nacional aún no haya dado a conocer ni siquiera a sus precandidatos a los distritos locales. Se dice que el gobernador Mauricio Vila y sus asesores políticos están negociando febrilmente con sus nuevos aliados y aún con sus rivales con tal de asegurar la mayoría legislativa que le permita al Ejecutivo una segunda parte más desahogada de su gestión. ¿Por qué no aprovechar el tiempo de las precampañas para lanzarse al ruedo y comenzar la labor de convencimiento a la ciudadanía, aprovechando los medios electrónicos? Obviamente porque en la mayoría de los distritos NO se cuenta con candidatos viables, que representen una alternativa de triunfo, y aún se está en la negociación con los demás partidos y con algunos políticos en particular, sobre todo militantes y exmilitantes del PRI, que eran sus rivales mortales hasta hace pocos meses.

Un político de izquierda probablemente pierda su candidatura por ser demasiado visible, en tanto que los políticos de derecha de Yucatán probablemente pierdan sus elecciones por permanecer velados. Lo cierto es que el terremoto “López Obrador”, que ha desestabilizado a los partidos políticos tradicionales, ha terminado por poner en evidencia la enorme descomposición política del país, algo particularmente grave en un contexto en el que se mantienen irresolutos los grandes problemas nacionales: la violencia de género, la violencia en general, la corrupción, la pobreza. Sobre estos dos últimos temas se han dado pasos importantes, y ya sabíamos que no son de resolución inmediata y milagrosa, pero lo cierto es que la corrupción sigue enquistada en la actual administración -su combate se ha ralentizado-, mientras que la pobreza se ha expandido en México, como en todo el planeta, como consecuencia de una pandemia que hoy vive sus momentos más álgidos.

Es cierto que la descomposición es mundial. Lo hemos señalado reiteradamente para el caso del Imperio, pero las evidencias saltan de todos lados: las izquierdas y derechas europeas, toda América Latina, Estados Unidos por supuesto. Pero el caso de nuestro país es particularmente preocupante: no tenemos una tradición democrática, ni siquiera de la democracia liberal burguesa, que garantiza al menos el respeto al resultado electoral, mucho menos de una auténtica democracia participativa, en la que la ciudadanía se involucra no sólo en el acto electoral, sino en la gestión del gobierno, en la discusión de las leyes, en el ejercicio de los presupuestos, en el acompañamiento cercano a los órganos judiciales.

La llegada de López Obrador a la presidencia creó muchas expectativas al respecto. Luchador sincero e irreductible por la democracia, comprometido sin duda con el combate al ruin neoliberalismo, su contundente triunfo nos hizo concebir muchas esperanzas, probablemente ingenuas, pues aunque percibíamos el tamaño del monstruo, también conocíamos del talento y dedicación del tabasqueño. Pero la realidad se ha presentado apabullante, y aún esfuerzos que sabemos inmensos en algunos campos, apenas y han comenzado a dar resultados visibles. En otras áreas, como las que mencionamos, incluso se ha presentado un retroceso.

López Obrador le rompió el espinazo al sistema, sin duda. El problema es que el mismo MORENA, así como la estructura de gobierno de la 4T son parte de ese sistema roto, y los agujeros asoman por todos lados, sobre todo por los sectores de mayor compromiso y relevancia. Así, un Félix Salgado Macedonio podrá ser un político muy comprometido con ciertas causas populares, pero también es un macho patriarcal, misógino y depredador sexual, cuyas criminales acciones han sido cobijadas por décadas por el mismo sistema que decía combatir. Y ello no es sorprendente, pero sí muy lamentable, y nos pone en un escenario de gran preocupación.

Atacar al gobierno por sus insuficiencias y contradicciones puede representar estarle haciendo el trabajo sucio a la derecha, que sueña con recobrar el poder y desarticular lo poco que se ha podido hacer; pero dejar pasar esas insuficiencias y contradicciones sería convertir la esperanza en traición. El momento es grave, y el pueblo consciente debe jugar el rol que le corresponde impulsando el progreso político, ideológico, cognitivo, así como el desarrollo social y económico de nuestro sufrido México. Y muchas y muchos están haciendo el trabajo, les pasamos un nombre: Carol Arriaga, secretaria nacional de Mujeres en MORENA. Vale mucho la pena seguir lo que está haciendo esta extraordinaria mujer en la ardua y exigente tarea de transformar a México.

El pasado nos alcanzó

Una genuina manifestación por la vida

Ricardo Maldonado Arroyo-

Publicado

en

Aglomeradas en el acceso principal de la Fiscalía General del Estado de Yucatán, varias personas agitaban globos azules y gritaban consignas a favor de la vida. Unas mujeres rezaban a las orillas del andador, mientras un sacerdote rociaba agua bendita al edificio. Me acerqué a una de las más activas para abrir la conversación:

– ¿Cuál es el motivo de la manifestación?

Exigimos que las autoridades protejan la vida de niñas, niños y adolescentes.

– ¿De qué manera? ¿Cuáles son sus peticiones?

En primer lugar, que se hagan efectivas las leyes que castigan la violencia sexual infantil. El mismo gobierno reconoce la cifra de 5.4 millones de casos al año en México, publicada en un estudio de la OCDE. Apenas en abril de este año el Senado aprobó la no prescripción de los delitos sexuales contra menores, es un avance significativo, pero hay que hacerlo efectivo. La impunidad es altísima, ni el 1% de los casos se castiga. Es frecuente que el agresor sea un familiar, un hombre cercano a la familia o una figura de autoridad en quien depositan confianza, como el profesor o el párroco, por lo que es importantísimo que exista educación sexual integral desde la infancia, seguir los protocolos para identificar casos de agresión y aplicar políticas que favorezcan una vida libre de violencia, comenzando por el hogar. Hemos gestionado con donantes altruistas, recursos para contar con un equipo de defensoría legal que permita atender casos de violencia sexual infantil, combatir la revictimización y llegar a las instancias que sean necesarias. Protestamos porque las autoridades, comenzando por la Fiscalía, tienen que asumir su responsabilidad ante esta impunidad vergonzosa.

– ¿Por qué el pañuelo azul celeste y los globos del mismo color?

El azul representa nuestra convicción por defender la vida, en el sentido de salvaguardar la integridad de las personas y procurarles condiciones dignas. Nuestra defensa de la vida consiste en exigir que los menores nazcan en condiciones idóneas, evitar la mortalidad infantil y materna, que gocen plenamente del derecho a la salud, la educación y la vivienda. Celebramos que el Congreso de Yucatán aprobara recientemente una reforma que agiliza el trámite de adopción, lo que brinda mayores probabilidades a niñas, niños y adolescentes de desarrollarse en el seno de una familia. Desde 2018, más de 400 menores han sido adoptados en el estado, pero hay quienes siguen en espera. Así que nos acercaremos al Congreso para que realice las modificaciones legales que permitan la adopción a familias homoparentales. Mientras más hogares cobijen a menores, obtendrán una mejor calidad de vida. Nos preocupan igual los abusos sexuales por los que sentenciaron a dos custodios del CAIMEDE. Estaremos vigilantes de que el DIF estatal garantice que nunca más vuelva a suceder algo así.

– ¿Qué otras circunstancias impiden a niña y niños gozar de una vida digna?

La violación al derecho a la salud, sin duda. Las familias de infantes con cáncer, enfermedades congénitas, enfermedades raras, discapacidades físicas y cognitivas o trastornos de neurodesarrollo tienen que enfrentar un sistema de salud que no les proporciona todos los estudios, la atención médica ni los medicamentos para sobrellevar su condición. Familias que empobrecen por la desesperación de darle a sus hijas e hijos una vida digna. Varias de las personas presentes aportamos a fundaciones que apoyan estas causas. Pero no es suficiente, el gobierno tiene que comprometerse a hacer su parte. El equipo de defensoría legal está promoviendo la atención de varios de estos casos.

– ¿Y qué opina de las recientes resoluciones de la Suprema Corte que despenalizan el aborto y declaran inconstitucionales las leyes locales que protegen la vida desde la concepción?

Nos gustaría que ninguna mujer abortara, pero también entendemos que cada una debe tomar sus decisiones y no nos concierne juzgarlas. Sabemos que detrás de muchos abortos hay situaciones de violencia que obligan a las mujeres a ser madres porque no pueden decidir sobre su cuerpo y su sexualidad, así que lo primordial es que el gobierno emprenda acciones para erradicar esa violencia, antes que perseguir y encarcelar mujeres. Además, ¿qué ganas encarcelándolas? Las sometes a más violencia, empobreces más a la familia y hay mujeres que han abortado y son madres. ¿Por qué separarlas de sus hijos? La vida de las mujeres nos importa tanto como la de los infantes.

La manifestante se retiró del lugar para acudir al DIF, le agradecí el tiempo y me quedé pensando que sería fantástico que esta entrevista fuera real.

Continuar Leyendo

A propósito de…

Con el argumento de defender la vida, lo que buscan es el castigo

Cristina Martin Urzaiz

Publicado

en

Para Cristina Urzaiz Mediz, cuya reflexión y
análisis enriquecieron este texto.

A propósito de las reacciones respecto a la declaración de inconstitucionalidad del castigo penal por la interrupción del embarazo por parte de la Suprema Corte de Justicia, es evidente el deseo de agrupaciones “provida” e integrantes de la Iglesia Católica de imponer castigos, sin sopesar las causas que ponen a las mujeres en condición de tomar una decisión tan difícil.

El burdo caso del sacerdote católico del templo de San Juan Bautista de La Salle en Monclova Coahuila, Lázaro Hernández Soto, haciendo un llamado al feminicidio en contra de las mujeres que aborten, es un ejemplo del pensamiento de aquellos que más que defender la vida, buscan mantener el control sobre el cuerpo, los pensamientos y las decisiones de las mujeres.

Aunque luego aseguró que sus declaraciones fueron sacadas de contexto, las palabras del cura son imposibles de suavizar: “No apoyen a las jóvenes matando a sus hijos para que dejen de estorbar y se diviertan; mejor maten a sus hijas para que ellas no estorben

Lo dijo durante la homilía del domingo pasado, desde el púlpito, frente a la feligresía, lo cual le confiere un carácter de adoctrinamiento. Aseguró que una mujer que aborta “tampoco va a servir para nada, está hueca moral, física y sicológicamente” ¿Cómo funciona el cerebro de alguien que pretextando defender la vida, llama a asesinar mujeres, especialmente en un país donde se cometen 10 feminicidios diarios?

Por otro lado, estos integrantes de la Iglesia Católica se manifiestan tan profundamente preocupados por el bienestar de los niños cuando se trata del tema del aborto, pero no se escucha su voz acusadora en los casos de pederastia protagonizados por sus colegas.

Tuvo lugar otra reacción: una manifestación frente a la Suprema Corte de Justicia en contra del fallo de no penalizar el aborto, a la que asistió cerca de un centenar de personas, de acuerdo con los reportes periodísticos. Vestían de azul celeste, portaban globos del mismo color, así como imágenes religiosas y pancartas.

La reflexión se repite en este caso: si están tan preocupados por los niños mexicanos, ¿por qué no hacen mítines para demandar la acción de la justicia en contra del negocio de la pornografía infantil, que tan próspero es en este país o para cancelar los llamados “paraísos de turismo sexual” – con menores de edad que se ofrecen como mercancía – o para protestar por las constantes violaciones en contra de niñas y adolescentes, la mayor parte de los cuales quedan impunes?

Ahí es donde debería concentrarse la acción social en defensa de niñas, niños y adolescentes. Excepto algunas organizaciones de la sociedad civil, unos cuantos periodistas comprometidos con estos temas – tengo en la mente a Lydia Cacho, por supuesto–hay inacción, desinterés e incapacidad de reaccionar.

Si la Suprema Corte de Justicia acuerda – en una resolución que es un ejemplo de amplitud de miras – que es función del Estado prevenir los embarazos no deseados abordando el problema como un asunto de educación y salud, en lugar de penalizar, por ejemplo, a una adolescente que no cuenta con los elementos para hacerse cargo de un hijo, ¿no deberíamos estar todos los mexicanos complacidos por la transformación en el enfoque de un problema tan sensible?

Los banales argumentos del cura de Monclova en el sentido de que las mujeres abortan para “seguirse divirtiendo” se multiplican en las redes sociales, porque ésta es una sociedad muy dispuesta a señalar al otro – a la otra – con dedo flamígero.

Eso resulta más fácil que asumir que vivimos en un país machista en extremo, donde la violencia contra las mujeres es cotidiana, donde una gran cantidad de hombres consideran que tienen el derecho de tomar el cuerpo de una mujer o una adolescente o una niña o un niño impunemente, donde la auténtica educación sexual es inexistente, donde los servicios de salud están saturados y no funcionan o funcionan mal hasta en las urgencias, no digamos en temas de control de la natalidad o prevención de embarazos y donde las familias son incapaces de dotar de herramientas a los jóvenes para que el inicio de su sexualidad sea lo más sano posible.

En fin, muchos en nombre de la defensa de la vida, quisieran ver lapidadas a las mujeres, las adolescentes o las niñas que deciden no ser madres, la Iglesia Católica la primera, sin recordar aquello de “el que esté libre de culpa, tire la primera piedra”

Continuar Leyendo

La política en Yucatán

Introspección histórica: en busca de los orígenes locales de la Revolución Mexicana (XIII)

Mario Alejandro Valdez

Publicado

en

Una empatía muy particular nació entre aquellos dos hombres tan disímbolos. Madero, el hombre del Norte, procedente de una de las familias acaudaladas de Coahuila, terrateniente, con estudios en Europa y vínculos con la teosofía y el espiritismo; Pino Suárez, el hombre del Sur, un abogado con los pies en la tierra, literato, clase mediero, de un catolicismo discreto… Pese a las diferencias, el vínculo fue inmediato, y ante las renuencias y ambigüedades del periodista Carlos Ricardo Menéndez González, José María fue designado por Madero, en aquel junio de 1909, como su representante en Yucatán.

Apenas salió Madero de Yucatán, Pino Suárez inició su labor, fundando decenas de clubes antirreeleccionistas en las principales poblaciones del Estado. En esas condiciones, y ante la proximidad de las elecciones para renovar el Poder Ejecutivo local, el tabasqueño aceptó la candidatura por las agrupaciones maderistas para enfrentar a Enrique Muñoz Arístegui, candidato oficial y gobernador interino, y al abanderado cantonista Delio Moreno Cantón, sobrino del Gral. Francisco Cantón Rosado.

A inicios de octubre de aquel 1909, y reconociendo el débil impacto de su candidatura, Pino Suárez ofreció su apoyo a Moreno Cantón, con la única condición de que éste reconociera el liderazgo nacional de Francisco Madero y se comprometiera a trabajar por su proyecto. Moreno Cantón, quien en realidad continuaba apoyando a don Porfirio pese a oponerse al candidato porfirista a nivel local, rechazó la propuesta, pero las alarmas sobre las consecuencias de una posible alianza resonaron en el Palacio de Gobierno, desde donde Muñoz Arístegui ordenó desatar una represión abierta, acusando a morenistas y pinistas del delito de rebelión. Muchos líderes y militantes de estas agrupaciones fueron detenidos, aunque tanto don Delio como don José María evitaron la prisión saliendo de Yucatán. Pino Suárez encontró refugio en su Tenosique natal, donde pasó varios meses. Sin oposición, el porfirista Muñoz Arístegui arrasó con la elección y tomó posesión de un nuevo período de gobierno en febrero de 1910.

Pino Suárez, entre tanto, mantuvo contacto con Madero, quien lo convocó a la Ciudad de México para participar en la Gran Convención Antirreeleccionista que se celebró el siguiente mes de abril. Durante aquellas reuniones, Madero anduvo siempre muy cerca de José María, e incluso intentó fuera desde aquella ocasión su candidato a la Vicepresidencia, puesto para el que fue electo Francisco Vázquez Gómez, quedando el tabasqueño como candidato a una de las magistraturas de la Suprema Corte de Justicia.

Mayo y junio fueron meses febriles en la campaña presidencial, y Pino Suárez acompañó a Madero a varios puntos de su gira por la república, aunque no se encontraba con él cuando fue detenido, unos cuantos días antes de la jornada electoral, en San Luis Potosí. Aquella detención, como es fácil comprender, ocasionó un auténtico caos en las filas antirreleccionistas. Muchos líderes salieron del país, refugiándose en poblaciones fronterizas con los Estados Unidos; otros se hicieron “ojo de hormiga” y comenzaron a actuar en la clandestinidad. El propio Madero, cuya prisión se relajó después de consumado el fraude electoral que permitió la reelección de Díaz, estuvo entre los primeros; José María Pino Suárez pasó lista entre los segundos, ocultándose, como en octubre anterior, a la vera del Usumacinta, en su querido Tenosique natal. Allí se encontraba la tarde del 20 de noviembre, la fecha proclamada por Madero para iniciar un levantamiento armado que expulsara al anciano Díaz del poder presidencial.

Continuar Leyendo

BOLETÍN FRACTO

RECOMENDAMOS