Conecta con nosotros

Editorial

Privilegiados sean

Roque Torrecillas Mena

Publicado

en

La sucesión al interior de la UNAM se calentó. Una comunidad “académica” que dice ser progresista pero que en los hechos es sumamente conservadora observa con desconfianza cómo un proceso de cambio de rector que debía anunciarse terso y calmado ha tendido a evidenciar muchos de los vicios ocultos al interior de la “máxima casa de estudios”.

Desde aquel lejano año 2000 cuando fuerzas extrañas y ajenas pusieron en jaque a la institución, el control de los médicos sobre la “Universidad de la Nación” ya suma 20 años. Cierto es que el rector Juan Ramón de la Fuente, hoy embajador ante la ONU, logró recuperar y reposicionar a la UNAM como la institución de educación superior más importante del país. Pero no olvidemos que también fue el rector que metió a la Policía Federal al campus universitario. Por su parte el Dr, solo honoris causa por favor, el Dr. José “Pepe” Narro fue un rector muy de la vieja escuela priista del siglo pasado, cercano al poder peñanietista, al rector Narro le bastó nadar de a muertito para mantener lo que su antecesor había logrado y heredar una Universidad en “paz y avanzando”. Es de tal magnitud el priismo del “Dr” Narro que una vez terminado su encargo se fue corriendo al gabinete de Peña Nieto, para desde ahí contender por la presidencia del PRI. Conocedor de la cultura priista, se retiró al ver que la cargada no estaba con él. Hizo bien, lo hizo a tiempo antes de hacer un mayor ridículo y ponerse más en evidencia.  Aunque ahora el pésimo chiste político llamada “futuro 21” o sobras del PRD, lo busca con insistencia.

En el proceso pasado, Enrique Graue fue erigido  rector por la Junta de Gobierno, el status quo universitario que simula escuchar para dar atole con el dedo a la comunidad universitaria. Graue entró con credenciales suficientes: director de la Facultad de Medicina, pero sobre todo amigo y compadre de De la Fuente y Narro, médico pues. Sin embargo pronto Graue tuvo su primera prueba de fuego y contundente fue su fracaso.  La recuperación del mítico auditorio “Justo Sierra” conocido popularmente como “Che Guevara”, le fue puesta en bandeja de plata por los gobiernos federal y de la CDMX en conjunto. Graue no se atrevió a dar el paso definitivo. Desde entonces el poder del narco es evidente en CU y otros planteles de la UNAM. La delincuencia organizada le tomó la medida al rector y desde entonces la inseguridad es cosa común en la mayoría de las instalaciones de esa casa de estudios. Asaltos, extorsiones, violaciones y hasta asesinatos han tenido lugar durante estos últimos años. Investigaciones van y vienen y la comunidad no sabe qué pasa.

La estrategia de Graue es minimizar e ignorar en la medida de lo posible todos los males que existen en la institución. Desde los ya mencionados problemas de seguridad y narcotráfico, hasta la preferencia laboral evidente por los “juniors” de la UNAM, es decir el tráfico de influencias y corrupción en la distribución de plazas. Al cabo Graue mismo es producto de herencia del poder.

La “máxima casa de estudios” se ha ido llenando de “jóvenes académicos” cuyo mayor atributo es ser “hijo de”, mientras que cientos de jóvenes doctores se eternizan como postdoctorantes, profesores de asignatura y perpetuos candidatos fallidos en concursos arreglados de antemano. Basta con ver la lista de concursos que aparecen, trajes hechos a la medida, temas que muy pocos trabajan por el grado de especialización y especificidad que se señalan. Concursos donde se dibuja el perfil perfecto del candidato ya seleccionado de antemano, donde solo faltó poner el nombre y el apellido. Concursos donde el jurado suele estar integrado por amigos, por cercanos al grupo, a la familia, en ocasiones en el descaro del cinismo por la familia misma. Todo ello lo ha propiciado el actual rector. Al interior de la institución abundan hijos, hijas, ahijados, matrimonios, sobrinos, exs, etc.  

A lo anterior hay que aunar el crítico problema de una planta académica cada vez más vieja y que se resiste a dejar espacios a jóvenes académicos sin el “pedigrí” necesario. Una planta de viejos que simple y sencillamente ya dan lastima, basta ir a cualquiera de las escuelas, facultades, centros o instituto de la UNAM para ver a académicos que ningún respeto causan ya y si mucha lastima al verlos avanzar con su paso cansado, en ocasiones con andaderas e incluso tanques de oxígeno, se rumora que es el caso del mismo Graue; repitiendo las mismas clases, los mismos contenidos que hace 20, 30, quizás 40 años, acompañados de sus eternos colaboradores quienes sirven a manera de corte y continúan esperanzados en la muerte del cacique para ocupar su plaza. Académicos que muchas ocasiones ni siquiera se reinventan, que tardaron años en obtener un grado, que han tenido el descaro de robar o plagiar alguna idea novedosa de sus alumnos, sin mencionarlos, sin darles el crédito que corresponde.  Algunos de ellos evidenciados por el “me-too” pero protegidos por la misma institución.  Esos mismos profesores que se indignan profundamente ante cualquier mínima propuesta de cambio, que se oponen a cualquier reforma a plan de estudios, a ceder espacios a nuevos cuadros, que mantienen el monopolio de la “ciencia” y la “academia” en México, que odian profundamente a la actual dirigencia del CONACYT porque ha osado cuestionarlos. Ellos piden becas para sus “súbditos” perdón, estudiantes, pero se niegan a abrirles un espacio en sus proyectos propios. Problema que rebasa a la UNAM, pero que en esta se ha acentuado. 

De igual manera las mafias “internacionales” se han ido apoderando poco a poco de la UNAM, sino pregúntenle a John Ackerman. No se trata de xenofobia sino de clara discriminación al local. Miles de académicos emigran hacia otras latitudes para poner sus conocimientos al servicio de otras universidades y otras sociedades. Allá si les valoran, aquí se le sigue dando preferencia al acento extraño que nos cautiva, no importa que su discurso este lleno de obviedades, lugares comunes e incluso prejuicios, si es pronunciado por aquel que se suena a Hernán Cortez o a Henry Ford.  

Sin mencionar al sindicato del STUNAM, que daría para dos o tres columnas más. Ahí las plazas se heredan “legalmente” está escrito en su contrato colectivo de trabajo. Y tal es la fuerza de ese sindicato que con la mano en la cintura puede parar la universidad. Ello lo saben y por ello chantajean, sabotean en la medida de lo posible, el quehacer académico de la institución. Se saben protegidos por un sistema que poco a poco les fue abriendo espacios y que hoy no los puede controlar más. Graue ni siquiera los menciona en su discurso. ¿Por qué será?

Todo lo anterior tiene un impacto grande sobre el trabajo académico al cual está destinada la institución, porque nos guste o no, la UNAM es el cerebro del país, un cerebro que corre el riesgo de colapsar sino se hace algo. Un cerebro que cumple aun cabalmente con sus tareas de docencia, investigación y difusión de la ciencia y el conocimiento. Principal creador y emisor de conocimiento en el país, continúa siendo, aunque cada vez menos, una escalera social para los menos aventajados en un país sumamente desigual.

Pero para Graue todo va bien, peor aún, para la mayoría de la comunidad universitaria todo va mal, pero con Graue están bien. No quieren conocer nada nuevo, prefieren la  comodidad de lo inamovible. Eso tiene un nombre y es: conservadurismo.

Además de Graue hay otros dos candidatos. Ambos representan un verdadero cambio conservando cierta continuidad. Se trata de dos candidatos con credenciales académicas probadas, reconocidos por sus pares, quizás con mejor presencia y respaldo científico que el mismo Graue. Ambos con conocimientos en la administración universitaria. Por un lado una mujer que podría inyectarle dinamismo e innovación a la UNAM, mujer probada y conocedora también de las entrañas universitarias, lo mismo ha pasado por el infierno que por el purgatorio y el paraíso de la institución. La socióloga si limpió la parte de la casa que se le pidió limpiar, ella si está renovando su planta académica, ha implementado medidas contundentes y eficaces para prevenir la violencia en su facultad; los concursos que se presentan son mucho más abiertos que los que suelen abrirse en otros recintos universitarios. Dos son sus pros que también podrían ser sus contras: ser mujer y su distante cercanía con la 4T. Aquí la pregunta es obvia: ¿Está lista la UNAM y su comunidad para una mujer rectora? El tercer candidato representa la continuidad de un status quo pero profundizando en la mano firme que parece requerir la institución, al menos discursivamente el abogado egresado del ITAM dice querer limpiar la casa. Sus pros y contras al mismo tiempo son su juventud impetuosa y su “pedigrí” itamita. ¿Los universitarios aceptarían a un externo para dirigir la casa?     

Suele decirse que la UNAM es un reflejo del país, de su sociedad. Una verdad parcial. México continúa siendo un país de castas, lo mismo pasa en la “máxima casa de estudios”. La sociedad mexicana se bate contra un racismo, clasismo y malinchismo que desarrolló a lo largo de tres siglos. Al interior de la UNAM se dan grandes debates al respecto, pero pocas acciones visibles. México aceptó el reto de un cambio radical en su gobierno. Por su naturaleza misma la UNAM no pasará por un cambio radical sino gradual, la pregunta es si realmente lo hará o continuará anclada en una cultura priista del siglo XX.   

Posdata. Los males descritos aquí no son exclusivos de la UNAM sino de todo el universo de instituciones de educación superior en el país, centros CONACYT, Universidades Estatales e incluso Universidades privadas. 

Continuar Leyendo
Clic para comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Editorial

Una coalición para España

José Miguel García Vales

Publicado

en

El domingo 10 de noviembre, los españoles acudieron de nuevo a las urnas para intentar aclarar la correlación de fuerzas y desbloquear la situación política que ha mantenido a España con un gobierno provisional desde marzo de este año. Y el resultado estuvo lejos de poner las cosas en orden. La fragmentación del parlamento, el conflicto catalán y el ascenso de la extrema derecha hacen que formar un gobierno estable sea más complicado.

Al igual que las elecciones generales de abril, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), fue el vencedor del proceso, alcanzando 120 escaños (tres menos que en abril), equivalente al 28.0% del total de los sufragios. De acuerdo al sistema parlamentario de gobierno español, para formar gobierno se requiere una mayoría absoluta de 176 escaños. Esto obliga a que el partido que obtuvo más votos y más diputados acuerde con otros partidos políticos su apoyo para lograr una mayoría. En el proceso anterior no se lograron acuerdos para formar gobierno, por lo que fue necesario repetir elecciones.

Como adelantamos, ahora formar gobierno es más complicado por la dificultad de articular una mayoría. Si en abril el bloque de la izquierda (PSOE-Unidas Podemos) tenía una base de 165 escaños, después de las elecciones de domingo ese bloque está formado por 158 diputados (120 del PSOE, 35 de Unidas Podemos y 3 de Más País). Por el lado de la derecha, en las elecciones de primavera tuvieron 147 diputados entre el Partido Popular, Ciudadanos y Vox. En otoño, este bloque tiene una representación de 150 diputados. Es decir, los bloques ideológicos y de representación nacional tienen una diferencia de 8 diputados. Para superar la franja de 176 diputados y tener una mayoría, se debe llegar a acuerdos con partidos de diferentes posiciones ideológicas y otros que representan a las distintas regiones españolas.

Así, hay 23 escaños entre independentistas catalanes (anticapitalistas, republicanos y de derecha), 12 entre partidos vascos (PNV y EH Bildu), 2 por las Islas Canarias, 2 por Navarra, 1 por Galicia, 1 por Cantabria y 1 por Teruel. Esta dispersión geográfica, es la más diversa que se ha presentado en el Congreso Español. Sumando a los partidos nacionales, hace un total de 16 partidos, cuando en abril de 2019 fueron 13 y en las elecciones de 2016 habían sido 9 partidos.

A simple vista, la posibilidad de sumar apoyos que permitan formar un gobierno es reducida. Sin embargo, PSOE y Unidas Podemos dieron un primer paso comprometiéndose a un gobierno de coalición. El mismo que intentaron negociar entre abril y septiembre y que se empeñaron en dinamitar. Entonces, el acuerdo se rompió al no ponerse de acuerdo en los ministerios (secretarías de Estado) y las competencias que asumirían Unidas Podemos, así como la postura ante el conflicto catalán. Pero, ante el crecimiento electoral de la derecha y especialmente de Vox -un partido ultraderechista con tesis contarías a la inmigración, los derechos de las mujeres, los servicios públicos o las identidades existentes en España-, el acuerdo que no fue posible en 5 meses se concretó en menos de 48 horas.

PSOE y Unidas Podemos firmaron un documento en el que definen sus prioridades para conformar un gobierno “rotundamente progresista”: 1) creación de empleo digno, estable y de calidad, 2) política social con escuelas de 0-3 años, salud pública, sostenibilidad de las pensiones, derecho a la vivienda, ciencia como motor de la innovación y lucha contra la corrupción, controlar casas de apuestas, 3) lucha contra el cambio climático, 4) fortalecer pequeñas y medianas empresas y autónomos, 5) derecho a la muerte digna y eutanasia, 6) cultura como derecho y fomento al deporte, 7) políticas feministas, 8) revertir la despoblación, 9) garantizar la convivencia en Cataluña dentro de la Constitución y 10) justicia fiscal y equilibrio presupuestario.

De concretase, sería el primer gobierno de coalición desde la Segunda República en los años treinta, previa al golpe de estado franquista. De acuerdo a reportes de prensa, la coalición no es bien vista por el sector empresarial. Sin embargo, la Unión Europea celebra que el cuarto país más importante del continente pueda formar gobierno.

Se prevé que los debates parlamentarios para la formación de gobierno sean entre el 16 y el 20 de diciembre. Para entonces se habrán hecho la consultas con el Rey Felipe IV, con el fin de proponer un candidato. En una primera votación, se debe alcanzar la mayoría de los 176 diputados. En caso de no lograrlo, basta tener más síes que no es, con las respectivas abstenciones que permitan las sumas para formar gobierno.

En caso de que el PSOE y Unidas Podemos logren formar gobierno, sería el segundo país más importantes de Europa con un gobierno de izquierda, pues Alemania está gobernada por la gran coalición de cristiano demócratas de Merkel y socialistas, Francia por los liberales de Macron e Italia con los apoyos del Movimiento 5 Estrellas y el Partido Democrático; todo en espera de que sucede con el Brexit y las elecciones británicas.

España tiene ante sí los retos comunes de crear empleo y prosperidad social para sus habitantes, de contribuir a la construcción de Europa y restablecer la convivencia territorial (Cataluña, falta de infraestructuras en ciertas regiones y evitar que otras zonas pierdan población). No hay otro camino que la coalición. Una coalición que también pare a la extrema derecha.

Continuar Leyendo

Editorial

El caso Isstey, un atentado contra los trabajadores yucatecos

Mario Alejandro Valdez

Publicado

en

Creado en 1976 por el gobernador Francisco Luna Kan –en tiempos del llamado “desarrollo estabilizador”, cuando el Estado aún  no renunciaba a sus obligaciones sociales-, el Instituto de Seguridad Social de los Trabajadores de Estado de Yucatán (ISSTEY) continúa hoy en día siendo un modelo de institución en cuanto al tema por su eficiencia, cobertura y calidad. Pese a ello, las visiones neoliberales que hoy permean en el Gobierno del Estado de Yucatán, han decretado su extinción, para lo que se ha montado una amplia campaña mediática.

Se inició, desde hace meses, la paulatina interrupción de algunos de sus servicios y, recientemente, se afectó de manera significativa los pagos de cientos de jubilados y pensionados. Esto último, probablemente decidido por un burócrata de mediano escalafón, ha sido la gota que derramó el vaso, y que ha generado una serie de protestas que ya impactaron a nivel nacional, prendiendo un foco rojo en la gestión de Mauricio Vila Dosal.

Desde que inició la actual administración, algunos funcionarios, pero sobre todo algunos “escribidores” de esos de “a tanto la línea”, comenzaron a plantear el tema de la quiebra financiera del ISSTEY. De este modo, repitiendo las frases, sin gran sustento ni argumentación, empezó a informarse que el gobierno estaba diseñando un plan para la reestructuración del Instituto, sugiriendo que el modelo era “inviable”, y que ya “todo el país” había abandonado ese esquema de seguridad social. Los “jilgueros” repetían, sin datos, insistimos, que el quebranto del ISSTEY se debía al uso de sus fondos como “caja chica” por gobiernos anteriores, sin aportar la fuente de esta grave información.

Una primera “reestructuración” se pretendió en términos legales, intentando aminorar el monto de las pensiones al calcularlas en UMAS, pero la tentativa, que hubiera afectado a menos del 10 por ciento de las obligaciones del Instituto, en detrimento de los derechos de trabajadores que laboraron por más de 30 años, sobre todo en el ramo educativo, fue parada en seco cuando los “sesudos” asesores jurídicos del Ejecutivo se percataron que ello violaría disposiciones específicas de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Retirado el aberrante proyecto, la campaña mediática arreció, y a otro “brillante” se le ocurrió afectar las percepciones de los jubilados, ahora sí de todos los niveles, esferas y condiciones, lo que explotó en una serie de movilizaciones que ya llegaron a oídos del presidente Andrés López Obrador, y están presentes todos los días en el corazón de nuestra Ciudad de Mérida.

Ahora bien ¿qué hay sobre el tema del quebranto financiero? Debemos distinguir varios aspectos en este sentido: primero, efectivamente, sabemos que TODOS los gobiernos estatales han hecho uso discrecional de los recursos del ISSTEY precisamente porque es, en principio, una institución sana y equilibrada, sustentable a partir de las aportaciones de los derechohabientes y la comercialización de sus servicios (Centros Comerciales, guarderías, Centro Vacacional); segundo, este manejo irregular de las finanzas del ISSTEY ha sido aprobado por las distintas Juntas de Gobierno, que en reiteradas ocasiones han aceptado terrenos u otros bienes muy por encima del valor del mercado para el pago de las deudas que ha contraído la Secretaría de Hacienda –bajo cualquier denominación que haya tenido-, al retener las cuotas de los derechohabientes y no transferirlas a la institución; tercero, a pesar de que la estructura del ISSTEY se diseñó de manera sustentable –aún en tiempos en los que ese concepto no era común-, diversos gobiernos estatales han dispuesto de la misma como parte de su organigrama, creando puestos innecesarios, pagando salarios desproporcionados y colocando a parientes, amigos y paniaguados, en detrimento de las finanzas y de la calidad de los servicios de la institución.

Recientemente, y sólo después de que el caso ISSTEY ha cobrado dimensiones políticas, un grupo de diputados afines al Ejecutivo interpuso denuncias por los supuestos malos manejos, pero podemos adelantar que, si esas acusaciones tienen un curso legal adecuado, NO arrojarán mayores resultados, ya que obviamente los manejos se dieron en apego a la normativa y disposiciones administrativas, por lo que los fraudes, de haber existido, estarán perfectamente velados detrás de miles de documentos adecuadamente sustentados. El problema del ISSTEY no está en el robo de sus fondos, sino en la aceptación, como pago de deuda, de bienes ajenos a su interés y funciones, monstruosamente sobrevalorados, en perjuicio de los derechohabientes. Pero todo, seguramente, bajo impecables formas legales.

Entonces, las denuncias sobre malos manejos en el ISSTEY deberían dirigirse contra sus más altos directivos y, sobre todo, contra las Juntas de Gobierno que tomaron decisiones que afectaron y afectan el patrimonio de todos los derechohabientes. El curso de estas denuncias, y su desahogo favorable en algo resarcirá las finanzas de la institución, pero realmente ese no es el punto toral. El problema de fondo, es que el actual gobierno neoliberal de Yucatán pretende cancelar sus responsabilidades legales para con los más de 20 mil burócratas estatales y municipales, activos, pensionados y jubilados, que gozan de los derechos creados por la Ley del ISSTEY, y que aportaron y aportan cotidianamente cuotas más que suficientes para garantizar esos beneficios. Una política de austeridad real, y no la simulación que en la práctica vemos día a día, denuncias bien sustentadas y bien gestionadas, así como un rescate financiero en condiciones favorables, permitirán en el corto plazo al ISSTEY marchar a plenitud. Pero eso sería contrario al “librito” neoliberal que dirige los pasos de nuestro gobernador, pues, al parecer, lo social no es su fuerte. ¿Será que al menos su olfato político lo impulse a rectificar?

Continuar Leyendo

A propósito de…

Shino Watabe

Cristina Martin Urzaiz

Publicado

en

A propósito de la resistencia de los seres humanos y su capacidad para superar escollos que parecen insalvables, me encontré con la obra de la artista plástica Shino Watabe, quien perdió parcialmente el sentido de la vista como efecto de una enfermedad en el nervio óptico, no así su talento y creatividad.

Conocí el trabajo de Watabe en la muestra “Territorios Explorados” que tuvo lugar en la galería Arte Binario del Centro Nacional de las Artes, como parte del proyecto Arte y Discapacidad que incluye exposiciones, presentaciones y la entrega de financiamiento para proyectos específicos.

La artista nacida en Tokio, que radica en México desde 1990, ha señalado: “cuando adquirí la discapacidad visual pensé que era el fin de mi vida y de mi carrera, sin embargo, hoy es mi mayor fortaleza” Y, en efecto,  resulta casi una contradicción  entender el quehacer de un artista visual sin el sentido de la vista; no obstante, puede ser.

La discapacidad de Shino Watabe viene desde 2008, cuando requirió de un proceso de aprendizaje y adaptación,  hasta llegar al punto en que se encuentra actualmente. Mediante la experimentación de nuevas formas de hacer, ha producido obras que pueden percibirse con todos los sentidos, a fin de no excluir del disfrute del arte plástico a quienes, como ella, viven con debilidad visual.

De esa forma, ha creado piezas que, además, de verse, pueden tocarse e incluso olerse. Utiliza diversos materiales para privilegiar las texturas. Contrariamente a lo que sucede con la mayoría de las exposiciones, en “Territorios Explorados” (y otras anteriores de la misma Watabe)   no sólo está permitido sino  se invita a recorrer las obras con los dedos, con las manos y hasta acercar la nariz para percibir los aromas.

Es el caso de “Aroma asociado a los recuerdos”, un autorretrato de 2019 en técnica mixta sobre madera, en la parte derecha del cuadro la pintora plasmó un ramo de flores que, además de relieves y texturas huele a perfume. Al acercar la nariz se percibe la fragancia, que también queda en las yemas de los dedos  después de tocarlo.

Watabe se pinta desnuda, pero no es una característica que haya adoptado a raíz de su condición visual: “Requiem para la antigua yo” de 2003, “Amor como de canción antigua” de 2013,  “Entre las flores que me traes” de 2018, en técnica mixta sobre madera, ya con los relieves característicos de la actualidad. En todos se hace acompañar por flores. 

Otro de los elementos recurrentes en la muestra son el agua y sus habitantes: carpas, corales, ranas, renacuajos. En ellos despliega el ingenio de combinar diversos materiales para  dotar de  volúmenes, relieves y tramas a las obras, de tal manera que puedan percibirse los detalles al transitarlas con los dedos.

En “Carpas”, por ejemplo, se aprecian las irregularidades de la piel de los peces. Lo mismo sucede en “Fulgor de esperanza” y “Libertad que resplandece”. Es impresionante la minuciosidad del trabajo en “Coral” de 2013, donde pueden verse y palparse cada uno de los milimétricos filamentos.

Shino Watabe ha dicho que uno de los mayores miedos que enfrentó al conocer el diagnóstico médico fue la advertencia de que paulatinamente perdería la memoria de la apariencia de las cosas. Ella se negó a aceptar el olvido y pintó escenas para obligarse a mantenerlas vivas en el recuerdo. Al recorrer la exposición, es posible advertir que una de ellas es la danza, dado el número de cuadros sobre el tema.

En “Mirarte”, obra que se escogió como imagen de la exposición en el CNA, se observa a una persona abriendo sus ojos con los dedos índice y medio, para “ver mejor” y lleva a reflexionar que la autora, perdió parcialmente la habilidad de ver con los ojos para mirar con todo su ser.

Continuar Leyendo

BOLETÍN FRACTO

RECOMENDAMOS