Conecta con nosotros

Estilo de vida

El estilo de vida influye más que la genética

Avatar

Publicado

en

El sedentarismo, el tabaquismo, la presión arterial alta, la diabetes y el colesterol alto pueden jugar un papel más importante que la genética en personas con enfermedades cardíacas.

No sólo es la genética

Los hábitos asociados al estilo de vida son determinantes en lo que se refiere a los casos de enfermedad cardíaca prematura entre la población. Hasta la fecha estaba ampliamente aceptado el papel de la genética en la ecuación, pero una investigación presentada en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología (ESC 2019) concluye que determinadas conductas modificables pueden jugar un papel vital.

La genética es un contribuyente importante a la enfermedad cardíaca prematura, pero no debe usarse como una excusa para decir que es inevitable.

Te puede interesar: Cuidados de la salud para mejorar la calidad de vida

El doctor Sousa, experto del Hospital de Funchal (Portugal) y principal autor de la investigación, señalo que es muy común escuchar a pacientes jóvenes escudarse en su genética e historia familiar, sin embargo, al analizar los datos del estudio, encontraron que los pacientes jóvenes eran con frecuencia fumadores, físicamente inactivos, con niveles altos de colesterol y presión arterial alta. Aspectos que son modificables.

Para la investigación, los científicos  tomaron en cuenta  factores de riesgo modificables como  el sedentarismo, el tabaquismo, la hipertensión arterial, la diabetes y la hipercolesterolemia a la hora de comparar los datos de dos grupos bien definidos.

En el estudio participaron 1,075 pacientes de menos de 50 años, de los cuales 555 padecían una enfermedad de las arterias coronarias como angina de pecho, un infarto de corazón o una angina inestable. Sus factores de riesgo y genéticos se compararon con los de los otros 520 voluntarios sanos, y casi tres cuartas partes de los pacientes (73%) tenían al menos tres de esos factores, frente al 31% del grupo de voluntarios sanos.

A más factores de riesgo, más posibilidades

En ambos grupos, la posibilidad de desarrollar una enfermedad coronaria aumentaba exponencialmente por cada factor de riesgo adicional: tres veces más con un factor de riesgo, siete veces con dos factores y 24 veces con tres factores.

Tras secuenciar el genoma de todos los participantes se llegó a la conclusión de que la genética podía ayudar a predecir la aparición de esas enfermedades prematuras, aunque su importancia decrecía conforme aumentaba el número de factores de riesgo.

“Los hallazgos demuestran que la genética contribuye a la enfermedad cardíaca, aunque en pacientes con dos o más factores de riesgo cardiovascular modificables, la genética juega un papel menos decisivo en su desarrollo”, asegura el doctor Sousa.

Tal vez te pueda interesar leer: A los 25 años comienza el envejecimiento

“Nuestro estudio proporciona una fuerte evidencia de que las personas con antecedentes familiares de enfermedad cardíaca prematura deberían adoptar estilos de vida saludables, ya que sus hábitos pueden contribuir más a la enfermedad cardíaca que su genética. Eso significa dejar de fumar, hacer ejercicio regularmente, comer una dieta saludable y controlar la presión arterial y los niveles de colesterol”, concluyó.

México sigue encabezando los primeros lugares de los países con obesidad, lo que nos habla de la poca cultura e información en materia alimenticia con que cuenta la mayoría de las personas. Sería una buena estrategia que el gobierno y las escuelas presten mayor atención a la divulgación y enseñanza de este aspecto tan importante para la salud de la población.

Continuar Leyendo

Estilo de vida

A finales de los 40: la edad más infeliz según estudio

Lupita Sol

Publicado

en

Según el autor, en esa etapa las personas se vuelven “más realistas”.

Si bien es frecuente escuchar sobre la “crisis de los 40”, una investigación demostró que esta frase dejó de ser un mito, al detectar que la edad en la que el ser humano es más infeliz es alrededor de los 47 años.

La extensa investigación en 134 países, realizada por David Blanchflower, economista del Darmouth College de Estados Unidos, sobre la base de encuestas que miden el bienestar y calidad de vida, arrojó que existe una curva de la felicidad que está presente en la mayoría de los países: los mayores momentos de felicidad se encuentran en la etapa inicial de la vida y después de los 50.

El estudio reporta que en los países desarrollados la gente se considera más infeliz a los 47 años, mientras que en los países en desarrollo les ocurre a los 48. La esperanza en una prosperidad futura se reduce de manera significativa en la mitad de la vida.

Según el autor del estudio, esto se debe a que las  personas se vuelven “más realistas”, se dan cuenta de que sus expectativas eran demasiado ambiciosas y no serán cumplidas. Otro factor relacionado es que a finales de los 40 se tienen más responsabilidades, lo cual genera un gran estrés.

En cambio, a partir de los 50 años las personas se quitan el peso de esas expectativas y tienen más habilidades para manejar sus emociones. Se enfocan  menos en la ambición y más en los vínculos personales. Se tiene también la idea de que en adelante las cosas van a mejorar, no porque las condiciones objetivas mejoren necesariamente, sino porque varía la percepción del bienestar.

Blanchflower sostiene que pasados los 50 años “te vuelves más agradecido por lo que tienes”.

Continuar Leyendo

Estilo de vida

Las diez canciones que reducen el estrés, según estudio

Lupita Sol

Publicado

en

Investigadores británicos analizaron diferentes canciones y observaron que algunas son auxiliares para relajar a las personas.

En los últimos años se ha vuelto frecuente escuchar que el ejercicio y la meditación son actividades tranquilizantes, ideales para reducir los altos niveles de ansiedad.  Sin embargo, neurocientíficos británicos se dieron a la tarea de analizar los efectos de la música en situaciones de estrés y elaboraron una lista de reproducción con las diez canciones más relajantes.

La consultora independiente Mindlab Internacional realizó un experimento para saber qué canciones impactaban positivamente en la ansiedad y el estrés. Para ello, dieron a un grupo de personas varios rompecabezas complejos, con la instrucción de armarlos lo más rápido posible mientras estaban conectados a sensores que medían la actividad cerebral, ritmo cardíaco, presión arterial y respiración.

Los académicos detectaron que mientras escuchaban la canción “Weightless” de Marconi Union, los niveles de ansiedad y estrés de los participantes descendían 65%. Precisamente esa composición fue creada con ayuda de terapeutas de sonido, por lo que las armonías, el ritmo y los bajos están diseñados para bajar el estrés y la presión arterial. Las otras nueve piezas “relajantes” según los investigadores, son: “Electra”, de Airstream; “Mellomaniac (Chill Out Mix)”, de DJ Shah; “Watermark”, de Enya; “Strawberry wwing”, de Coldplay; “Please don’t go”, de Barcelona; “Pure shores”, de All Saints; “Someone like you”, de Adele; “Canzonetta sull’aria”, de Mozart y “We can fly”, de Rue du Soleil.

También te puede interesar: Estudiantes mexicanos crean gomitas para combatir el estrés

Continuar Leyendo

COMUNICADO

Estudian factores genéticos que causan obesidad infantil

Avatar

Publicado

en

Especialista advierte sobre consumo alimenticio inadecuado

Los estudios de asociación genética llevados a cabo en el Laboratorio de Genética del Centro de Investigaciones Regionales “Dr. Hideyo Noguchi” de la UADY, demuestran que existe un factor de riesgo con relación a la obesidad en niños y niñas en edad escolar de Yucatán, reveló la investigadora Lizbeth González Herrera.

“Los niños durante su estancia fuera del hogar, en el trayecto de la casa a la escuela y de regreso, tienen una alta disponibilidad de alimentos densos en energía, lo que puede condicionar su consumo y contribuir a la aparición de sobrepeso y obesidad, por lo que resulta importante investigar esta asociación en estudios prospectivos”, detalló en entrevista.

Asimismo, afirmó que este factor de predisposición genética es derivado principalmente del gen asociado a la obesidad y masa grasa.

Otro aspecto que consideró en la investigación, fue que los niños ingieren una importante cantidad de alimentos sin supervisión familiar, lo cual puede facilitar el consumo de alimentos que pueden favorecer el incremento inadecuado del peso corporal.

“Aun cuando la evidencia sobre alimentos específicos o patrones dietéticos que contribuyen al consumo excesivo de energía en los escolares es limitada, se ha observado que las raciones grandes de alimentos y bebidas, los snacks densos en energía e ingerir bebidas endulzadas, contribuyen al consumo excesivo de energía en niños y adolescentes”, advirtió.

En ese sentido, destacó que durante las últimas décadas la prevalencia de obesidad en escolares ha aumentado de manera alarmante a nivel mundial en niños de cinco a 11 años.

Dijo que la escuela y la familia juegan un papel fundamental en la prevención del sobrepeso en escolares, asimismo el Estado como eje rector y el sistema de salud para la prevención temprana y el tratamiento de esta.

Los niños con sobrepeso tienden a seguir siendo obesos en la edad adulta y tienen más probabilidades de padecer a edades más tempranas enfermedades no transmisibles como la diabetes y las cardiovasculares.

“El sobrepeso, la obesidad y las enfermedades conexas son en gran medida prevenibles, por lo que, hay que dar prioridad a la prevención de la obesidad infantil”, aseguró.

Varios estudios han enfocado sus esfuerzos a identificar factores críticos asociados al rápido crecimiento de la prevalencia de sobrepeso en escolares, a fin de diseñar estrategias para reducir su aceleración, concluyó.

Continuar Leyendo

RECOMENDAMOS