Conecta con nosotros

Estilo de vida

El gran secreto de las dietas y programas de ejercicio revolucionarios

Jonathan Esteve-Lanao

Publicado

en

El entorno de la preparación física y la nutrición saludable son grandes mercados. Bien sea por motivos de estética y reivindicación del ego, o de convicción y compromiso con un estilo de vida saludable, hoy día la sociedad occidental muestra un amplio espectro de opciones.

Paradójicamente, del mismo modo que se producen otras desigualdades, el entorno de la nutrición y el ejercicio se polariza cada vez más. En este caso no sigue pautas de razón socio-económica, y se polariza de un lado hacia los sedentarios obesos, y en el otro extremo a los muy acondicionados físicamente y que vigilan hasta el último gramo de lo que comen.

Las compañías que operan en el mercado de la estética “fit” nos mostraban durante décadas una mercadotecnia repetitiva del axioma “grandes resultados + en poco tiempo + con mínimo esfuerzo”. Esto parece que hoy día solo se ofrece por parte de algunos médicos o nutriólogos que, omitiendo la deontología profesional que estudiaron y a la que se comprometieron, proveen a sus pacientes de productos que no pasarían un control anti-doping ni en el entorno deportivo, ni en control sanitario de alimentos… y a veces ni en un control de policía. En ocasiones prescriben “cocteles” de pastillas sin etiqueta, cuya combinación con el ejercicio debe ser cuidadosa para evitar efectos fatales, y otras veces se induce a tratamientos hormonales que pueden salirse de control y provocar efectos secundarios graves. Y no estamos hablando de una medalla olímpica, sino de “ganarle al vecino” o de “estar más guapo/a en una etapa de mi vida”.

Afortunadamente, otra línea de mercadotecnia aboga por el esfuerzo y la disciplina como “secreto” del éxito, muchas veces vinculada a “lo que sea más genuino” como término generales. En este primer cuarto de siglo, marcas y tendencias como el “Crossfit”, el “HIIT”, lo “funcional”, las variantes del boxeo… son la tendencia generalizada que le ganó terreno a la clásica “musculación para todos” del último cuarto de siglo pasado, aunque los cánones estéticos varoniles y femeniles siguen siendo parecidos en ese entorno.

Por otra parte, tenemos el ‘boom’ de los deportes de larga duración, con los iconos del Maratón, el Ironman, las vueltas ciclistas europeas, o las ascensiones a las cimas del mundo, que pese a ser retos durísimos, se intentan “democratizar” en formatos donde el deportista aficionado pueda sentirse importante y participar en eventos internacionales.

Algunas de estas corrientes, en particular en la nutrición, utilizan a su antojo lo que de cara al público se presenta como información científica revolucionaria, para justificar predisposiciones genéticas y un retorno a la esencia del ser humano cavernícola. Valga la pena indicar, a modo de resumen, que ni todos los primitivos tenían acceso a la misma alimentación, ni sabemos tanto de sus hábitos, ni se conoce suficiente de los genes que de manera colectiva influyen en un determinado rasgo, ni están considerando qué tanto lo ambiental del fenotipo que lleva años y generaciones haciendo otra cosa pueda influir en la tolerancia y el éxito de un cambio drástico. Digamos que se puede eliminar algunos alimentos o macronutrientes, pero seguimos formando parte de una sociedad tecnológica y con unos objetivos vitales o deportivos diferentes a los del cazador-recolector.

De manera general, tanto en el ejercicio como en la nutrición, la mercadotécnica hoy día muestra un escenario donde “cuanto más extremo, mejor será”, unido a que “hay que retomar algo del pasado y presentarlo como lo nuevo que ahora hacen los campeones”. Paradójicamente, cuando conoces a otros campeones que no son los del anuncio, se observa una gran variedad de contextos y formas de trabajo, en ocasiones contradictorias o alejadas de lo que se estudia en la universidad.

En nuestra humilde opinión, sustentada por cierto aval académico, si dejamos a un lado la mercadotecnia y nos centramos en la salud o en el rendimiento sostenible a largo plazo, la simple aplicación de los principios básicos de la nutrición y del ejercicio físico nos llevará a resultados óptimos y sin efectos adversos. Tan simple como eso.

Dicho de otra manera, con algunos ejemplos en la nutrición, podríamos pensar que no es prioritario recurrir a la suplementación alimentaria sin una alimentación balanceada de base, es muy limitado considerar solamente la cantidad de calorías sin atender la calidad de los alimentos, y hay que procurar que los cambios drásticos no produzcan efectos “rebote”.

En el terreno del ejercicio físico, de entrada éste es indispensable como complemento a una nutrición que busque “perder peso”, del mismo modo que una mala nutrición va a limitar el potencial de rendimiento deportivo de un atleta.

En cuanto a algunas consideraciones específicas, se sabe que no es recomendable orientarse a pruebas de muy larga duración sin una base de años en distancias más cortas, que es arriesgado realizar un entrenamiento de fuerza muy avanzado en la mecánica de los ejercicios sin una técnica y supervisión estrictas, que no es posible realizar ciertas técnicas sin un acondicionamiento previo, o que se dificulta mucho el aprendizaje sin una educación física de base. Al incumplir estas y otras premisas básicas como la progresión y personalización, estamos destinados al sobre-entrenamiento o a la lesión.

En todos los contextos, tanto de profesionales de la salud como del entrenamiento deportivo, la recomendación para el usuario o cliente final es que, más que apantallarse por la mercadotecnia de productos o disciplinas, se oriente la inversión económica hacia el consejo, dirección y supervisión de profesionales cualificados, con el objetivo de lograr cambios de conductas antes de observar los resultados, y posteriormente buscar resultados que sean sostenibles. Sintetizando todo lo expuesto: no hay secretos, y la base del éxito es el equilibrio.

Estilo de vida

Mexicanos, cerca de los más altos niveles de estrés: UAM

Avatar

Publicado

en

En las últimas décadas, el estrés se ha convertido en un serio problema de salud en el mundo. Se trata de una condición que, de no atenderse, puede causar incluso algunos trastornos y enfermedades.

Según parámetros mundiales, los mexicanos se encuentran cercanos a los niveles más altos de estrés, apuntó Carlos Contreras-Ibáñez, investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

A través de un comunicado, el investigador de la UAM explicó que este dato se pudo obtener mediante una encuesta aplicada del 30 de marzo al 27 de abril del presente año a 6,424 mexicanos.

Los mexicanos refirieron más tensión por el siguiente orden de asuntos:

  1. La economía nacional
  2. El riesgo de infección
  3. El peligro de hospitalización
  4. La situación de amigos y parientes que viven lejos
  5. La educación de los hijos

Contreras-Ibáñez señaló que según la versión utilizada de diez reactivos de la Escala de Estrés Percibido, “México está por arriba de la media internacional en estrés y más bien cercano a los puntajes altos”.

Esto, debido a que –en cálculos previos en los ámbitos poblacional y de estudios epidemiológicos amplios oficiales– ya acusaban índices altos de violencia e inseguridad, a los que se añadió el Covid-19.

Los resultados mostraron que las mujeres experimentaron más tensión física o emocional que los hombres y quienes se identificaron en forma no binaria registraron categorías aún más altas, en relación con los grupos anteriores.

Además, en el contexto del confinamiento, las mujeres enfrentaron una doble jornada y la presión de llevarla a cabo en condiciones muy complejas. Esto no significa “que los varones no se estresen”, sino que la carga es distinta para cada sector.

Por último, la encuesta arrojó “una correlación negativa” entre estrés y edad, ya que los jóvenes de alrededor de 20 años mostraron un estrés mayor que los adultos mayores de 65 años.

También te puede interesar: Psicovid-19, plataforma de ayuda para atender estrés y ansiedad

Continuar Leyendo

Estilo de vida

Reconocen labor de madres donadoras de leche materna

Avatar

Publicado

en

En el marco del Día Mundial de Donación de Leche Humana, que se conmemora cada 19 de mayo, el Instituto Nacional de Perinatología (INPer) reconoció la labor de las madres que acceden a compartir su excedente de leche materna para salvar la vida de los bebés prematuros que la necesitan.

“El INPer, a través del equipo del Banco de Leche, festeja y agradece a cada una de esas donadoras ejemplares que han hecho posible que todos nuestros bebés sean alimentados con lo mejor: la leche humana”, comunicó el instituto a través de un video difundido en su cuenta de Twitter @INPer_mx.

El Banco de Leche de la institución recolecta mil 500 litros por año, lo que alcanza para alimentar hasta 750 bebés prematuros enfermos, cuyas madres por algún motivo no pueden amamantar de manera directa o están bajo algún tratamiento que lo contraindica.

Como se ha reiterado en Informe Fracto, los beneficios de alimentar a los bebés con leche materna van desde fortalecer el sistema inmunológico y los órganos vitales, eliminar bacterias, virus y toxinas, hasta prevenir infecciones respiratorias y estomacales, entre muchos otros.

Teniendo en cuenta el papel fundamental de la leche materna se ha buscado garantizar su provisión por medio de donaciones para los bebés que lo requieran.

Requisitos del INPer para donar leche materna:

  • Cubrir las necesidades de alimentación del hijo/a y donar el excedente.
  • Realización de historia clínica y/o exámenes de laboratorio.

Una vez que la madre es aceptada como donante, recibe capacitación sobre técnicas de extracción, conservación, transportación de leche humana y equipo para colectarla y transportarla.

Además del INPer existen otros centros de recolección distribuidos en distintos estados del país, los cuales se pueden consultar en este enlace: https://bit.ly/3g4mWu6

También te puede interesar: Lactancia materna y alimentación

Continuar Leyendo

Escultismo

La fogata

Julián Durán Bojórquez

Publicado

en

Foto de Julián Durán Bojórquez

Algo que se espera con ansias cuando se participa en un campamento es el encendido de la fogata. Poco a poca cae la tarde, y en ese preciso momento  te solicitan que ayudes a recoger leña. Y es que recolectar leña es mucho más que el simple hecho de ir a reunir ramas secas por los montes aledaños. Hacerlo representa sobre todo la enorme satisfacción de saberse útil en un grupo donde todos aportan esfuerzos para lograr una comunión de  amigos que comparten principios e ideales en una noche imperdible.

Cada minuto en que la obscuridad se acerca, cada instante en que el olor a humedad se mezcla con el aroma del campo, se está invocando un ambiente que en ningún otro lugar se puede disfrutar. La leña ya está apilada, rama sobre rama en un círculo de rocas, formando una especia de edificio armonioso. En el centro de ese edificio hay pequeños troncos, y se coloca yerba seca que ayudara a que el encendido sea más rápido.

Empezamos a reunirnos en torno al círculo y la emoción crece, sobre todo cuando es la primera vez que se asiste a un campamento. De pronto el brillo de un cerillo provocará la luz y el calor. Quizás no sea el primero o el segundo que encendemos intentando originar la candela, pero sin duda será un un cerillo el origen de toda la magia y el fuego comenzará a crecer hasta iluminar el rostro de los presentes. En ese preciso instante es cuando se escucha un clamor que dice: “que las llamas se levanten hasta el cielo y con ellas el corazón de los mortales.” Entonces sabrás que la fogata ha comenzado.

El aroma a monte húmedo se combina con el olor de las brasas ardientes, y el crepitar de la candela produce armonía entre quienes estamos allá. Entre los que cantamos, entre los que contamos historias o hacemos escenificaciones cortas que amenizan el momento y le dan un regocijo singular a la noche. Con el paso de las horas, poco a poco la intensidad de las llamas disminuye, y las estrellas parecen brillar con más intensidad. Es momento de la despedida: entrelazamos las manos y cantamos la despedida: “porque perder las esperanzas de volverse a ver…” El momento se torna emotivo, nostálgico pero alegre, la luz se pierde cada vez más y el aroma se extingue, es hora de despedirnos con un hasta luego, es apenas un breve adiós.

Continuar Leyendo

RECOMENDAMOS