Conecta con nosotros

Estilo de vida

Invitan a incluir en la sociedad a los adultos mayores

Avatar

Publicado

en

Los expertos coinciden que es importante cuidar la salud del adulto mayor, ya que es una etapa en la que las personas pasan por cambios en su organismo, y de ahí que se invite a no dejarlos solos y hacer que sientan útiles.

Según explica la psicoterapeuta y tanatóloga Reyna Gómora, esta etapa es de cambios debido a que se reducen las capacidades motrices que pueden impedir que las personas puedan realizar las actividades que comúnmente hacían cuando eran más jóvenes, por lo que invitó a hablar del tema a temprana edad.

“Ciertamente con el avance de la tecnología y la medicina vivimos más que antes, entonces si antes morían a los 65 años, hoy a los 65 años es cuando se inicia la edad de adultos mayores. También es cierto que las capacidades físicas se van mermando. Entonces, por un lado apuesto mucho a que hablemos de  cómo van sucediendo estos cambios físicos. Invito mucho que no sea hasta que seamos adultos mayores. Hablar mucho antes, pero mucho antes”, asevera.

La experta aconseja incluir a los adultos mayores a la vida activa, y  así poder “hacer una mezcla entre la experiencia de los adultos mayores con la juventud que se está integrando a la vida social y creo que si pudiéramos hacer estas conexiones generacionales, todos podríamos aprender”.

Reyna Gómora señala que es importante creer en los adultos mayores y no sobreprotegerlos, porque eso les ocasionaría tristeza y cierto enojo al sentirse disminuidos en sus capacidades.

“Que no sobreprotejamos, que preguntemos “qué sí puedes hacer” y creerles, es importante creerles. Si una persona adulta mayor te dice “es que yo puedo caminar de aquí a la puerta”, dale la oportunidad de que lo haga. No lo sobreprotejas porque eso mismo permite que ellos pierdan su autonomía, y ya no solo es el depender si no la tristeza o el enojo profundo que causa el que no lo dejen también en su espacio”.

“El punto es no aislarlos y no dejarlos en este sedentarismo. Entre el sendetarismo y aislamiento, eso es llevarlos a la muerte, y mucho más rápido”, agrega la tanatóloga.

También comenta que es importante que ellos realicen diferentes actividades que los mantengan activos, ya sea física y psicológicamente.

“Hay algunas escuelas que invitan a los adultos mayores a contar cuentos, tienen actividades con los niños, entonces que los adultos mayores sean los que les cuenten cuenten cuentos a los niños es una actividad maravillosa para ambos lados, porque por un lado, los pequeños integran el respeto al que está al frente leyéndoles, y por el otro lado, el adulto mayor se siente útil”, asevera.

Por su parte, la psicóloga y directora general de Casa Romero, Georgina Romero, explica que es importante mantener a los adultos mayores en actividad y cambiar el imaginario sobre las casas de retiro.

“Los principal es identificar en qué condiciones se encuentra ese adulto mayor  para saber de qué forma poderle brindar la atención adecuada. Si es una persona que ya empieza a presentar ciertos síntomas de enfermedades, pues obviamente llevarlo al médico para que tenga un buen diagnóstico. Si es una persona que todavía es funcional, a lo mejor ofrecerle una diversa gama de actividades que pueda realizar, porque si queremos que nuestros adultos mayores en casa tengan  una buena calidad de vida o estén bien hay que estar activos en la parte física, cognitiva y social”, explica.

La experta reitera que la importancia de cambiar los estereotipos sobre el concepto de los asilos y casas de retiro, “por ejemplo en Casa Romero, el plus es que ofrecemos este sentido de pertenencia a una familia. Entonces, el hecho que ellos vengan aquí, no se sienten abandonados, al contrario, nosotros hacemos esta vinculación con la comunidad a través de diversas actividades”.

La directora de este centro explica que en la actualidad “hay algunos lugares que sí implementan algunas actividades y justamente tratan de ver por el bienestar del adulto mayor. Sin embargo, todavía existen algunos espacios donde no tienen ningún tipo de actividad para que el adulto mayor siga activo y esto los ven como estacionamientos de adultos mayores, pues los dejan ahí mirando la tele, sin ninguna actividad, a lo mejor esperando a morir”.

Al reflexionar cómo se visualizan en esa edad, ambas expertas manifestaron que se preparan para tener una buena vejez.

En el caso de Reyna Gómora,  explica que mantendría su salud cognitiva leyendo y escribiendo, además de que dejaría sus cicatrices de la vida, como son las arrugas.

“Seguir cuidándome. Estoy muy consciente de cuál es mi estado de salud, qué si puedo hacer, qué no puedo hacer. Soy una persona que ahora que me veo en las fotos de 10 años atrás, (veo) y ya hay cosas que han cambiado, mis arrugas, y ahí están. Y estoy muy clara que no me las quiero quitar y en cuanto a unos cinco años, cuando ya mi pelo esté blanco, lo quiero corto, lo voy a dejar blanco. Y no me quiero quitar esas cicatrices de la vida que son las arrugas”, comentó.

Por su parte, la psicóloga Georgina Romero opina que se ve activa y moviendo gente: “Yo me veo, pues, abuelita a lo mejor, no lo sé, en este sentido me veo activa, me veo una persona que estaría dando lata a varias personas, haciendo muchas cosas, moviéndome. Me considero un líder, y aún como adulto mayor, me veo movilizando a gente aún de viejita, no sé, vamos a salirnos del asilo, algo así me considero, voy a ser rebelde en mi vejez”.

En su experiencia, la encargada de Casa Romero considera que en 2050 habrá el doble de adultos mayores, por lo que “la demanda de servicios va a ser muy alta, y a lo mejor a nivel institucional el gobierno o instituciones privadas no nos daríamos abasto a eso, si es un panorama poquito desolador”.

“La verdad, el panorama no se ve nada bueno, porque que de verdad vamos a ser muchos adultos mayores para eso. Y ahorita como jóvenes presentamos altos índices de diabetes, de hipertensión, incluso de depresión. ¿Entonces cómo va a ser esta generación cuando llegue a (ser) adulta mayor? Esa es la parte que me preocupaba, o sea, físicamente y emocionalmente, en las condiciones vamos a estar mal. Entonces ahorita es el momento de cambiar esos hábitos para que cuando lleguemos estemos lo más saludable posible y que utilicemos la cuestión de salud. Uno tiene que cuidarse para llegar bien”.

Entrevista con Reyna Gómora, psicoterapeuta y tanatóloga, sobre el adulto mayor (versión estenográfica)

-Cómo se trabaja para que los adultos mayores tengan una buena vejez

Hay un fenómeno muy interesante, a propósito de los adultos mayores, ciertamente con el avance de la tecnología y la medicina vivimos más que antes, entonces si antes morían a los 65 años, hoy a los 65 años es cuando se inicia la edad de adultos mayores. También es cierto que las capacidades físicas se van mermando. Entonces, por un lado apuesto mucho a que hablemos de  cómo van sucediendo estos cambios físicos. Invito mucho que no sea hasta que seamos adultos mayores. Hablar mucho antes, pero mucho antes.

Incluso apuesto a la educación tanatológica, que todos nos vayamos ubicando en nuestra finitud, y que día a día nuestro cuerpo va cambiando. Y que no cuando lleguemos a la vejez, digamos, qué pasó si yo no era así, sino al contrario, que vayamos “entendiendo” que nuestro cuerpo ya no es igual, nuestras piernas se mueven diferente, que nos salieron canas, que las arrugas, todas estas cosas que son parte de la vida.

También una parte de nosotros o de las personas que ya son adultos mayores evidentemente saben que su cuerpo ha cambiado. Una persona con la que trabajaba me decía que “ahora entiendo muy bien cuando las personas dicen, ‘estoy listo para morirme’. (Entonces ellos) van sintiendo, esos cambios, van viendo la imposibilidad a veces de bajarse de la cama y demás. Sin embargo, con este avance de la tecnología, también es cierto que no todos los adultos mayores llegan con capacidades mermadas. También es cierto que hay adultos mayores que tienen mucha vitalidad, mucha energía, pero como sociedad no estamos preparados para saber qué hacer con ellos.

Cuando ellos son parte de la sociedad, no están separados, son parte de nosotros. Yo apuesto a que los pudiéramos incluir a la vida activa, y pudiéramos hacer una mezcla entre la experiencia de los adultos mayores con la juventud que se está integrando a la vida social y creo que si pudiéramos hacer estas conexiones generacionales, todos podríamos aprender.

Entonces, por un lado, cómo acompañarlos, poder no separarlos de la sociedad, sino mantenerlos integrados. Quizá de una manera diferente, con lo que saben, con su experiencia de vida, que nos puedan compartir. Por el otro, no mantenerlos aislados, ni detenidos, sino que puedan seguirse moviendo. Algunos podrán tener la movilidad de seguir yendo a algún lugar, como el parque, y pueden hacerlo con su independencia. Pero una de las mayores pérdidas que tenemos los seres humanos es la pérdida de nuestra autonomía, de nuestra independencia, como poderse bajar de la cama o bañarse solo, son esas cosas que para la generalidad de quienes no están en un asunto de salud pudieran sonar normales, para muchas personas ya no lo son.

Entonces darles la posibilidad de su independencia, su movilidad, su actividad siga sucediendo es importante. Que no sobreprotejamos, que preguntemos “qué sí puedes hacer” y creerles, es importante creerles. Si una persona adulta mayor te dice “es que yo puedo caminar de aquí a la puerta”, dale la oportunidad de que lo haga. No lo sobreprotejas porque eso mismo permite que ellos pierdan su autonomía, y ya no solo es el depender si no la tristeza o el enojo profundo que causa el que no lo dejen también en su espacio.

-Qué tipo de actividades recomendaría si hay en casa un adulto mayor

Yo les podría decir que observen y pregunten, dependiendo  de las capacidades, qué cosas les gusta. A algunos les gusta platicar, ni siquiera tiene que ser un oficio, por eso se me ocurre esto de platicar, porque son súper platicadores. Bueno, hay algunos lugares, pueden ser gratuitos o no, donde platiquen con sus iguales, es importante. No sólo con sus iguales, pero es una opción que acompañarlos, llevarlos o permitirles que ellos vayan solos, en el caso de que tengan la movilidad para hacerlo y la capacidad para ello, y que tengan una actividad en donde puedan compartir con otras personas, que están en circunstancias parecidas.

Hay algunas escuelas que invitan a los adultos mayores a contar cuentos, tienen actividades con los niños, entonces que los adultos mayores sean los que les cuenten cuenten cuentos a los niños es una actividad maravillosa para ambos lados, porque por un lado, los pequeños integran el respeto al que está al frente leyéndoles, y por el otro lado, el adulto mayor se siente útil.

La utilidad es una de las palabras claves en la edad adulta. Lo he oído de muchas voces (de dicen) “necesito sentirme útil”, “necesito sentir que todavía puedo hacer algo”. Y este ejercicio de contar un cuento y que los niños lo puedan escuchar, es muy beneficioso para ambos lados.

En esta sociedad, los niños han perdido ese respeto a los adultos mayores, porque vivimos con más prisa, entonces ellos hacen más despacio muchas cosas. Entonces nosotros debemos enseñarnos a ir al paso de ellos, ir más despacio y respetar esa diferencia.

Habrá a otras personas que eso no les gusta. Algunos adultos mayores se sienten muy bien en casa, leyendo, con la familia, y a lo mejor no están tan activos como una persona que haga deporte, como un adulto mayor que esté haciendo deporte, sin embargo será una actividad. A lo mejor una actividad psíquica, como leer, hacer rompecabezas, compartir con la familia, el punto es no aislarlos y no dejarlos en este sedentarismo. Entre el sendetarismo y aislamiento, eso es llevarlos a la muerte, y mucho más rápido.

-Cuál es el término correcto para referirnos a ellos, ancianos o adultos mayores.

El término anciano es adecuado, el término viejo o vieja es adecuado, lo que pasa es que hay sociedades como la nuestra que (hay que decirles) más suavecito y se oye feo. Sin embargo, no es una ofensa. De hecho les han puesto de todo, adultos mayores, de la tercera edad, pero en términos generales no es tercera edad, sino somos un continuo de una sola vida.

Entonces, legalmente, adulto mayor, una persona adulta mayor, ese es el término así correcto. (Aunque) los términos adecuados son estos, creo que podemos hacer algo en lo individual, y poder preguntarle cómo te gustaría que te dijera. Creo que también se vale preguntar, porque hay quienes consideran que las personas adultas vuelven a ser niños, y no es cierto, son adultos, no vuelven a ser niños. Lo que sí sucede, es que algunas capacidades se van mermando, entonces hay que ayudarles, pero eso no significa que regresen a ser niños. Siguen siendo la autoridad en casa, siguen siendo los sabios, como se decía en antaño.

Son personas individuales, son personas con respuesta sexual también, no porque sean adultos mayores ya no tienen nada que ver con el sexo. Claro que sí, es parte de la vida, y ellos también lo requieren, son cuerpos vivos y mientras existan los cuerpos vivos habrá respuesta sexual. Eso también se les tiene que respetar, porque a veces se les ve como inadecuados, (sin embargo) es una respuesta absolutamente natural.

-Cómo se prepara para una vejez saludable

Seguir cuidándome, en términos físicos, seguir leyendo. Hice un libro que tenía que ver con el tema de las pérdidas, a propósito de las personas de la tercera edad, cuando uno escribe, uno puede reconocer muchas cosas, a menos así me sucede. También leo, pero especialmente cuando las personas adultas mayores se comparten conmigo y me permiten ver estos movimientos corporales.

Hace muy poco en un taller de autoestima preguntaba cómo te miras tú dentro de 20 años, y todos no pueden responder. Entonces, qué me toca a mi, Reyna Góngora, estoy muy consciente de cuál es mi estado de salud, qué si puedo hacer, qué no puedo hacer. Soy una persona que ahora que me veo en las fotos de 10 años atrás, (veo) y ya hay cosas que han cambiado, mis arrugas, y ahí están. Y estoy muy clara que no me las quiero quitar y en cuanto a unos cinco años, cuando ya mi pelo esté blanco, lo quiero corto, lo voy a dejar blanco. Y no me quiero quitar esas cicatrices de la vida que son las arrugas. Entonces sí, no sí como “wow ya viene la vejez”, no la celebro del todo, porque uno quisiera seguir teniendo la capacidad que hoy tengo, sin embargo, en esta conciencia me doy cuenta que mi cuerpo está cambiando, y que las cosas no están necesariamente como yo quisiera que estuvieran.

Entrevista con Georgina Romero, directora general de Casa Romero, licenciada en psicología, maestría en administración de recursos humanos, con estudios y diplomados en gerontología. (versión estenográfica)

-Qué recomendaciones daría para el cuidado de un adulto mayor

Los principal es identificar en qué condiciones se encuentra ese adulto mayor  para saber de qué forma poderle brindar la atención adecuada. Si es una persona que ya empieza a presentar ciertos síntomas de enfermedades, pues obviamente llevarlo al médico para que tenga un buen diagnóstico. Si es una persona que todavía es funcional, a lo mejor ofrecerle una diversa gama de actividades que pueda realizar, porque si queremos que nuestros adultos mayores en casa tengan  una buena calidad de vida o estén bien hay que estar activos en la parte física, cognitiva y social.

“Es importante diagnosticar, canalizar, ver con el geriarta o el médico especialista, y pues buscar lugares de asistencia donde los adultos mayores puedan estar activos”.

-Qué estrategias emplean para que la persona se sienta cómodo en un asilo

Primero hay que cambiar un poquito el estereotipo de los espacios que se brindan para el cuidado del adulto mayor. (Actualmente) hay asilos, centros de día, casas de retiro, los conceptos han estado cambiando y hoy en día tratamos de promover un concepto que es innovador, que es brindarles un servicio de un club. Nosotros como residencia de adultos mayores, tratamos de ofrecer este espacio donde van a estar en constantes actividades.

Ellos en Casa Romero tienen cinco clases diarias, tres clases por la mañana y dos clases por la tarde. La intención es que ellos tengan una dinámica como si estuvieran en la escuela. Tienen actividades desde física, desde manualidades, de huertos, son diferentes cuestiones para que ellos puedan trabajar en todas las esferas que te acabo de mencionar, biológica, psicológica y social.

Entonces, la idea es cambiar esos estereotipos, y por ejemplo en Casa Romero, el plus es que ofrecemos este sentido de pertenencia a una familia. Entonces, el hecho que ellos vengan aquí, no se sienten abandonados, al contrario, nosotros hacemos esta vinculación con la comunidad a través de diversas actividades. Por ejemplo nos vamos a museos, nos vamos al cine, nos vamos al béisbol, entonces como estamos en constante actividad externa, el adulto mayor no siente que está abandonado o está aislado de la sociedad, está en constante comunicación con la parte de la comunidad.

-Cuál es la realidad de los centros de retiro.

Hay muchos lugares que ya han surgido a raíz de que obviamente la población mayor está incrementando y cada vez hay más lugares y espacios que están ofreciendo servicio y cuidado hacia el adulto mayor. Hay algunos lugares que sí implementan algunas actividades y justamente tratan de ver por el bienestar del adulto mayor. Sin embargo, todavía existen algunos espacios donde no tienen ningún tipo de actividad para que el adulto mayor siga activo y esto los ven como estacionamientos de adultos mayores, pues los dejan ahí mirando la tele, sin ninguna actividad, a lo mejor esperando a morir.

Hay que cambiar justamente esa mentalidad, porque pues el adulto mayor no quiere decir que ya está al borde de la muerte. Al contrario, los adultos mayores hoy en día que tienen mucho más calidad de vida y viven mucho más es justamente porque tienen una buena calidad de vida y a lo mejor desde jóvenes implementar buenos hábitos para llegar a donde están. Entonces no sería justo que ellos acaben en espacios donde halla cero actividad o inactividad, (porque) justamente eso les afecta en la parte emocional, los deprime, y tienden a morirse. No se mueren porque a lo mejor surja una enfermedad, se mueren por esta falta de inactividad que en muchos espacios no consideran como parte de sus servicios para brindarle al adulto mayor.

-cómo se visualizan cuando lleguen a hacer adulto mayor

De hecho es algo que platico mucho con mis alumnos, sabiendo que en el 2050 esta cantidad de adultos mayores va a duplicarse, y la demanda de servicios va a ser muy alta, y a lo mejor a nivel institucional el gobierno o instituciones privadas no nos daríamos abasto a eso, si es un panorama poquito desolador. Pero platicaba con mis alumnos que está en nosotros en  fomentar y crear esos hábitos para que cuando llegues a adulto mayor, pues seas una persona activa, puedas brindar ayuda a los demás.

La verdad, el panorama no se ve nada bueno, porque que de verdad vamos a ser muchos adultos mayores para eso. Y ahorita como jóvenes presentamos altos índices de diabetes, de hipertensión, incluso de depresión. ¿Entonces cómo va a ser esta generación cuando llegue a (ser) adulta mayor? Esa es la parte que me preocupaba, o sea, físicamente y emocionalmente, en las condiciones vamos a estar mal. Entonces ahorita es el momento de cambiar esos hábitos para que cuando lleguemos estemos lo más saludable posible y que utilicemos la cuestión de salud. Uno tiene que cuidarse para llegar bien.

Yo me veo, pues, abuelita a lo mejor, no lo sé, en este sentido me veo activa, me veo una persona que estaría dando lata a varias personas, haciendo muchas cosas, moviéndome. Me considero un líder, y aún como adulto mayor, me veo movilizando a gente aún de viejita, no sé, vamos a salirnos del asilo, algo así me considero, voy a ser rebelde en mi vejez.

-Qué tipo de actividades implementar para personas con actividad motriz limitada

Hace poquito nosotros como personal en Casa Romero tomamos un curso de cómo ser “dementia friends” y algo muy importante que promueve la cuestión de “dementia friends” es que hay un lenguaje que es universal, podrá la otra persona a lo mejor no tener conciencia, de lo que esté pasando en el momento, a lo mejor está en cama o está postrada, pasando diversas dificultades, pero hay un lenguaje que sobrepasa a todo ello y es el lenguaje del amor. Entonces yo creo que a través de brindarle amor y cariño y el cuidado oportuno a las personas, podríamos que estas personas sufran algún tipo de depresión.

Actividades físicas todavía las pueden hacer, inclusive hay personas como los fisioterapeutas o los chicos de rehabilitación, que pueden trabajar ejercicios con ellos para que sigan con esa movilidad porque una vez que estén en cama, pues empiezan a sufrir un montón de enfermedades como las escaras, el endormecimiento del intestino y muchas otras consecuencias que a la larga pueden afectar a su salud pero con ejercicios, actividades y sobre todo, amor, creo que la persona aún postrada puede tener y mejorar su calidad de vida.

Continuar Leyendo

Estilo de vida

Recomendaciones para evitar incendios en temporada decembrina

Avatar

Publicado

en

PROCIVY solicita tomar medidas para prevenir accidentes en los hogares

Con el inicio de la temporada decembrina también llegan las decoraciones navideñas a los hogares yucatecos: se colocan los tradicionales pinos, se adornan con esferas y series de luces, o se instalan los nacimientos de todas las extensiones posibles. Precisamente para prevenir incendios relacionados con esos ornamentos, la Coordinación Estatal de Protección Civil (PROCIVY), emitió recomendaciones para evitar accidentes en las viviendas y disfrutar las celebraciones de esta época.

Para comenzar, la dependencia sugirió adquirir los artículos, como las luces eléctricas, en establecimientos reconocidos, pues los de dudosa procedencia no cumplen con estándares de calidad  y seguridad.

Recordó que los “foquitos” no deben colocarse sobre pasto seco, papel o guano; además se debe evitar el uso de multicontactos e instalaciones improvisadas. Es buena idea que una persona se haga responsable de encender las series de luces sólo por las noches y desconectarlas antes de dormir, pues con eso disminuye el riesgo de sobrecalentamiento y se ahorra energía eléctrica.

En el caso de los árboles navideños naturales,  PROCIVY solicitó a la ciudadanía cerciorarse de que estén frescos antes de comprarlos, es decir, que tengan las hojas de color verde oscuro y que no se desprendan con facilidad. Dichos ornamentos deben estar separados de contactos eléctricos y objetos inflamables, como muebles, cortinas y materiales combustibles, al menos por un metro de distancia. Cabe mencionar que después de cuatro semanas, los árboles se secan y deben ser desechados. Los pinos artificiales no deben tener partes filosas que puedan dañar los cables o representar un riesgo físico, reiteró la PROCIVY. También se debe evitar el uso de decoraciones peligrosas hechas de vidrio y en caso de usarlas, situarlas lejos del alcance de los menores. 

Continuar Leyendo

Estilo de vida

¿A quién no le preocupa llegar a enero con unos kilos de más?

Coach Charly

Publicado

en

No te esperes al año nuevo para “resolver” con dietas extremas y matándote de hambre los kilos que subas en Navidad. Claro que se puede disfrutar de la época y de la deliciosa comida, pero recuerda que también se trata de convivir. Aquí te dejo una lista de tips para que no llegues con el mismo propósito que todos los años a enero, mejor aún, hazte ya el propósito de pasar unas fiestas sin dejar por completo tu estilo de vida saludable.

  • NO DEJES DE HACER EJERCICIO: No es que el ejercicio nos de carta blanca para comer lo que sea y en las cantidades que queramos (recuerda que no puedes compensar con ejercicio una mala dieta) pero si además de no comer tan saludable como lo has venido haciendo, dejas de un lado tu actividad física, el resultado podría no ser favorable. Otro tip que te doy es que el día que sepas que vas a pecar más, utilízalo para hacer las rutinas mas pesadas o que tengan ejercicios compuestos en los  que usen grupos musculares grandes como piernas, glúteos, etc.
  • NO PIQUES TODOS LOS DÍAS NI TODO EL DÍA: Que llegó el compañero de la oficina con un pan, con un pastel. O si eres maestro llegó un alumno con chocolates o cualquier situación de este tipo. En estas fechas la comida está en TODOS lados. No se trata de sufrir, pero elige y planea. ¿No tienes nada ese día? Come saludable y disfruta un pedacito de pan o un chocolatito, pero que no se vuelva el desborde total. ¿Tienes evento? Mejor evita picotear, haz tus comidas del día saludables y de preferencia baja en carbohidratos y altas en vegetales verdes, así disfruta con moderación tu evento.
  • NO DEJES DE COMER: “Voy a desayunar un jugo verde, comer una pechuga hervida para en la noche darle vueeeelo a la hilacha” Esto es una de las PEORES cosas que puedes hacer. Primero, vas a llegar muerto de hambre a la fiesta y lo más seguro es que te des un atracón que te haga sentirte peor al día siguiente. Como en el punto anterior, planea.
  • ELIGE LO QUE MÁS TE GUSTA: ¿Llevaron un pan a la oficina pero no te encanta? No comas por comer o porque todos están comiendo. “Ay! Pero es que coooooooomo no voy a comer si todos están comiendo?” ¿Te digo un secreto? Si se puede. Aprende a decir no y quédate por la convivencia, no por la comida.
  • TOMAR O COMER: ¿Eres de los que les gusta disfrutar de un vinito, tequila o cerveza? Entonces trata de que tu comida sea un poco más balanceada. Tampoco es que te aconseje tomar 10 tragos, además recuerda que el alcohol desinhibe y terminarás en la taquería más cercana en la madrugada comiendo tacos al pastor y guacamole. Trata de que tus comidas previas al alcohol (o durante el evento) sean altas en proteína y bajas en grasas y carbohidratos. Si sabes que no habrá nada rescatable en el evento, come una buena merienda o snack antes de salir de casa y así no llegarás muerto de hambre.
  • “AJONJOLÍ DE TODOS LOS MOLES”: ¿Eres de lo más sociable y tienes eventos y fiestas todos los días? No hay cuerpo que aguante (bueno, creo jajaja). Si controlas tus comidas en la semana, haces ejercicio y no te excedes, puedes disfrutar sin consecuencias extremas 2-3 comidas libres a la semana. Léase 2 a 3 COMIDAS, no DÍAS.
  • RETENCIÓN DE LÍQUIDOS: En ésta época lo que abunda son comidas altas en sodio, carbohidratos, grasa y alcohol. Todos “mejores amigos” de la retención de líquidos. Por cada gramo de sodio retenemos 5 de agua, por cada gramo de carbohidrato o grasa, 4 de agua, por cada gramo de alcohol 10 de agua y si a eso le sumas exceso de calorías, falta de ejercicio, etc. Una vez más, el resultado puede ser terrible. Pero, si te controlas y lo que “subes” es solamente agua, te recuperas en un dos por tres y no tienes que sufrir o empezar de cero en enero.
  • DISFRUTA DE LA COMIDA ELIGIENDO MEJOR: Cómo les he dicho antes, no se trata de comer por comer. Puedes disfrutar de todo un poco, haciendo mejores elecciones y “pasándote” un poco más con lo que más te guste, si controlas las demás cosas. Por ejemplo, no ahogues tu pavo en gravy, ponle solo lo suficiente, no abuses de los aderezos. Sírvete en un plato pequeño, come lento y ¡DISFRUTA!
  • CUIDA TUS PORCIONES: Balance es la clave. No es lo mismo que te sirvas pure de papa, pasta, ensalada de frutas y 3 pedazos de pan a que te sirvas pierna o pechuga de pavo, un buen tanto de ensalada y 1 o 2 porciones de los carbohidratos que más te gusten.
  • ¡NO TE SIENTAS CULPABLE! Si un día (o varios) te pasas NO PASA NADA. Todo tiene solución. Sé más consciente con tus elecciones y regresa al buen camino.

Ya ves que si se puede disfrutar sin los efectos indeseables, pasar las fiestas decembrinas pueden ser divertidas y balanceado al mismo tiempo.

¡Te deseamos felices fiestas!

También te puede interesar: Adecuada nutrición para una competencia deportiva

Continuar Leyendo

Cartas a Paloma

Mercados de Grecia

Luis Edoardo Torres

Publicado

en

Querida Paloma:

Todos los sábados vamos al mercado callejero (λαϊκή) en Kallidromiou, muy cerca de nuestra casa. Nos gusta empezar el fin de semana comprando frutas y verduras, a veces plantas, así que se ha convertido en parte de nuestra rutina desde las primeras semanas que nos mudamos a Atenas. A mí la experiencia me resulta fascinante porque, habiendo crecido en la frontera estoy más familiarizado con los supermercados que con los mercados al aire libre.

Para ir al λαϊκή hay que prepararse. Es buena idea llevar tus propias bolsas y suficientes monedas. Hacer una lista es recomendable, pero sólo hay frutas y verduras de temporada; así que muchas veces hay que improvisar. Ahora abundan las granadas, castañas, mandarinas y naranjas, por ejemplo. Nosotros visitamos con cierta regularidad a algunos merchantes: el hombre delgado que vende las papas y cebollas, el hombre mayor al que le compramos las uvas, la señora simpática de la miel y las especias; pero en general somos bastante veletas porque como bien dicen: “de la vista nace el amor”.

Para los turistas el λαϊκή es una curiosidad, una atracción más en sus guías, pero la verdad es que puede resultar una experiencia extrema. El bullicio y las aglomeraciones son de esperarse, pero el “ímpetu” griego puede ser intimidante. Ellos podrán vivir sin prisas, pero no perdonan la falta de determinación. Si te acercas a un puesto de forma automática e inmediata recibirás los buenos días (Γεια σας) y una bolsa de plástico para comenzar a empacar. Es por eso por lo que a mí toda la experiencia me deja exhausto. Ir al λαϊκή es un asalto a los sentidos: el olor a tierra oscura, té, cebollas y paprika; el brillo tornasol en la piel de los pescados, el rojo intenso en la pulpa de los tomates; las voces apiladas unas sobre otras como ladrillos de Babel. A veces es demasiado.

De vez en cuando también paramos en la carnicería. A mí me gusta esperar afuera porque el espacio en la tienda es pequeño y, a veces, me da la oportunidad de socializar con los perros que esperan a sus dueños. Esté sábado no había nadie, así que para no aburrirme me puse a observar a la gente. Enfrente estaba el hombre que vende jugo de granada. Me distraje un rato viendo como escurría el jugo rojo dentro de las botellas, pero luego reparé en el puesto de la acera de enfrente. Había dos chicos en sus veinte que, por la semejanza entre ellos, asumí que eran hermanos. Los dos tienen la piel apiñonada, el pelo negrísimo, los ojos oscuros y la barba tupida cortada al ras. No podrían ser más parecidos y diferentes a la vez. Uno más corpulento, de expresión severa y a veces triste. Como un oso que habla y sonríe con los ojos. El otro atlético, con una sonrisa coqueta y los movimientos de un lince. Es él quien atrae a los clientes y empaca la mercancía con la gracia de un malabarista. Su hermano, con su tierna torpeza, cobra y da el cambio. Intento imaginar su vida fuera del mercado, la relación entre ellos. ¿Tendrán más familia? Quizá han aprendido a llevarse bien porque ya no tienen padres. Eso explicaría la mirada triste del hermano osuno. Luego imagino que huelen a tierra, sol y cebollas; que los chicos del colegio se burlaban de ellos cuando eran niños. Los imagino como tiernos tubérculos creciendo debajo de la tierra tomados de la mano: los hermanos patata solos contra el mundo. (Ojalá Chéjov hubiera escrito sobre ellos).

Quizá algún día me anime a hablarles. Me gustaría conocer su historia, pero temo ser como uno de esos turistas alemanes, de los que nos advirtió Kostís, que hacen fotografías en el mercado como si la cotidianeidad de los otros fuera un souvenir.

También te puede interesar: De canciones y anécdotas

Continuar Leyendo

BOLETÍN FRACTO

RECOMENDAMOS